LA EPIDEMIA DE LA OBESIDAD INFANTIL
18-febrero-2010
LA OBESIDAD INFANTIL AFECTA A UN 16% DE LOS NIÑOS MURCIANOS
La obesidad infantil crece en la región de
Murcia a un ritmo del 1 % anual desde hace 15
años y afecta en la actualidad al 16 por ciento de los
niños, un porcentaje que supera en un punto la
media nacional. (Según el endocrinólogo Juan
Madrid).
La obesidad infantil se ha triplicado en la
Región en las últimas dos décadas. 15 de cada 100
niños padecen este problema, y dos de cada tres
murcianos tienen un peso superior a los niveles que
los médicos consideran saludables
En la Región de Murcia la media nacional de niños obesos se supera en más de
cuatro puntos. Mientras la media nacional es de 14 obesos por cada 100 niños, en Murcia es
de 18, además el crecimiento de la obesidad infantil crece en la actualidad el doble de lo que
lo hacía en la década de los años ochenta. Sólo Canarias y Andalucía superan a Murcia en
los porcentajes de obesidad.
Según datos del Ministerio de Sanidad y Consumo de España, sólo el 7,5% de los
niños y niñas españoles toma un desayuno equilibrado, es decir, el compuesto por leche, fruta
o zumo, e hidrato de carbono. Aproximadamente el 20% de la población infantil y juvenil sólo
toma un vaso de leche, mientras un 56% sólo lo acompaña de algún hidrato de carbono. La
mitad de esos niños dedica menos de 10 minutos para desayunar. En resumen, los niños y
niñas españolas desayunan mal, lo que implica, según expertos de nutrición, un aumento de
la obesidad infantil en la mayoría de los casos.
Los niños con sobrepeso corren el riesgo de sufrir diabetes, colesterol e hipertensión.
En definitiva, todas ellas conducen a padecer de enfermedades cardiovasculares. Las causas
más frecuentes de la obesidad infantil son:
1) Una alimentación incorrecta.
El abandono de la alimentación tradicional, el consumo
excesivo de comida rápida e hipercalórica, como la bollería
industrial y las golosinas, y el sedentarismo y la falta de
ejercicio físico. (Según el endocrino Dr. Madrid). 100 gramos de
bollería industrial, bebidas hipercalóricas, golosinas o
chocolatinas contienen 500 calorías, un tercio de las necesidades de un escolar, (según el
director general de Salud Pública, Francisco García Ruiz).
1
2) El sedentarismo.
Actualmente, las actividades sedentarias
(televisión, videojuegos, ordenador...) restan
e incluso, a veces, anulan la actividad física. Un
20% de los escolares no hace nada de ejercicio
al salir de clase, son sedentarios, y de forma
más acusada las niñas.
Entre semana, más del 90% ve la
televisión, la mayoría entre una y tres horas,
pero hay otro 18% que pasa ante la pantalla más
de tres horas diarias, porcentaje que se dobla el fin de semana. Seis de cada diez añaden un
"ratito" de hasta una hora más con la consola o el ordenador.
Por esto, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:
Educar a nuestros hijos con una correcta alimentación.
Hay que enseñarles que es preferible una manzana a un bollo, y explicarles por qué.
Seamos críticos con la publicidad de estos productos y prevengámosles contra las máquinas
expendedoras. También nosotros debemos tomar nota. Vigilemos los menús de los
comedores escolares y convenzamos a nuestros hijos de que coman de todo. Debemos estar
informados de lo que han comido en el colegio para poder complementar en casa su
alimentación, si es necesario.
Potenciar la actividad física de nuestros hijos.
La actividad física ayuda a luchar contra la obesidad. Pero para ello, la actividad física
debe ser a diario, no sólo los fines de semana. No podemos confórmanos con la Educación
Física de los colegios ya que están lejos de las
recomendaciones de cinco horas semanales y,
en el tiempo libre, requiere el esfuerzo de llevar y
traer a los pequeños, hasta nadar con ellos o
montar en bicicleta.
La importancia de un desayuno equilibrado
El desayuno es una de las comidas más
importantes del día. Supone, al menos, ¼ de las
necesidades nutricionales de los niños. Cuando
los niños no desayunan bien no tienen la energía
y la vitalidad para afrontar el esfuerzo físico e
intelectual que les exigen las actividades
escolares. Un desayuno no adecuado hará que
los niños sientan, a media mañana, la necesidad de un gran aporte energético, encontrados
en productos de alto contenido de azúcar y de ácidos grasos, como es la bollería y tantos
otros que están directamente relacionados con el crecimiento de los índices de sobrepeso y
de obesidad durante la infancia, por su alto contenido calórico.
La falta de tiempo, las prisas, y los atrasos, que impone la sociedad actual hace que
algunas familias les falte tiempo para dar a sus hijos un buen desayuno en casa.
2
Descargar

Sedentarismo, obesidad y malos hábitos sitúan la esperanza de