AMPARO EN REVISIÓN 824/2011.
QUEJOSO: **********.
MINISTRO PONENTE: ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA
SECRETARIA: ANA MARÍA IBARRA OLGUÍN.
México, Distrito Federal. Acuerdo de la Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día
quince de febrero de dos mil doce.
VISTO BUENO
SEÑOR MINISTRO:
V I S T O S; y
R E S U L T A N D O:
COTEJÓ:
PRIMERO. Por escrito presentado el veinte de mayo de dos
mil diez, en la Oficina de Correspondencia Común de los
Juzgados de Distrito en el Estado de Colima, **********, por su
propio derecho, solicitó el amparo y protección de la Justicia
Federal, en contra de las autoridades y por los actos que a
continuación se indican:
AUTORIDADES RESPONSABLES:
1. Congreso de la Unión en sus dos Cámaras.
2. Presidente
Mexicanos.
Constitucional
de
los
Estados
Unidos
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
3. Secretario de Gobernación.
4. Director del Diario Oficial de la Federación.
5. Subdelegado de Prestaciones de la Delegación Estatal
en Colima, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales
de los Trabajadores del Estado.
ACTOS RECLAMADOS:
Del Congreso de la Unión en sus dos Cámaras: la creación,
aprobación y publicación de la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, publicada en
el Diario Oficial de la Federación el 27 de septiembre de 1983,
(legislación vigente hasta el 31 de marzo de 2007, aplicable al
caso) concretamente, el artículo 75, fracción III.
Del Presidente Constitucional de los Estados Unidos
Mexicanos: la promulgación y orden de publicación de la Ley del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores
del Estado.
Del Secretario de Gobernación: el refrendo que otorgó a la
Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado.
Del Director del Diario Oficial de la Federación: la
publicación que hizo de la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.
2
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
Del Subdelegado de Prestaciones de la Delegación Estatal
en Colima, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado: la aplicación en perjuicio del quejoso del
artículo 75, fracción III, de la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.
El quejoso estimó violados en su perjuicio los artículos 1º,
4º, 14, 16, y 123 apartado “B”, fracción XI, inciso a), de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, narró los
antecedentes del caso y expresó los conceptos de violación que
estimó convenientes.
SEGUNDO.
El
conocimiento
de
dicha
demanda
correspondió al Juzgado Segundo de Distrito en el Estado de
Colima, en el que se admitió por auto de veintiuno de mayo de
dos mil diez y fue registrada con el número **********. Agotada la
secuela procesal, se celebró la audiencia constitucional y se dictó
sentencia el dieciséis de julio de dos mil diez, misma que se
terminó de engrosar el treinta de septiembre de dos mil diez, en la
que se concedió el amparo solicitado por el quejoso respecto a la
creación, aprobación, promulgación, refrendo, publicación y
aplicación del artículo 75, fracción III de la Ley del Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.
TERCERO. Inconformes con la resolución anterior, el
Subdelegado de Prestaciones, así como la Apoderada y Titular de
la Unidad Jurídica, ambos de la Delegación Estatal del Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, y
el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos,
3
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
interpusieron recurso de revisión, el cual correspondió conocer al
Tribunal Colegiado del Trigésimo Segundo Circuito.
CUARTO. Por auto de veintiuno de febrero de dos mil once,
el Presidente del Tribunal Colegiado del Trigésimo Segundo
Circuito admitió el recurso de revisión, registrándolo con el
número **********.
Seguido los trámites de ley, en sesión de dos de diciembre
de dos mil once, dicho órgano colegiado dictó sentencia, en la
cual: a) Desechó el recurso de revisión interpuesto por la
Subdelegación de Prestaciones de la Delegación Estatal en
Colima, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado, y de la Apoderada y Titular de la Unidad
Jurídica de dicha dependencia, b) En la materia de la revisión,
modificó la resolución recurrida, c) Sobreseyó en el juicio de
garantías promovido por **********, contra la publicación de la Ley
del
Instituto
de
Seguridad
y
Servicios
Sociales
de
los
Trabajadores del Estado, publicada en el Diario Oficial de la
Federación el 27 de diciembre de 1983, (legislación vigente hasta
el 31 de marzo de 2007), por cuanto al artículo 75, fracción III;
misma que reclama de las autoridades responsables Cámara de
Diputados y Cámara de Senadores, y d) Se reservó jurisdicción a
la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para conocer de la
impugnación del artículo 75, fracción III, de la Ley Federal del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores
del Estado publicada en el Diario Oficial de la Federación el 27 de
diciembre de 1983 (abrogada).
4
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
QUINTO. Por auto de Presidencia de tres de enero de dos
mil doce, esta Suprema Corte asumió su competencia originaria
para conocer del recurso de revisión, al subsistir el problema de
inconstitucionalidad planteado; se ordenó formar y registrar el
toca con el número 824/2011; dar vista al Procurador General de
la República para que formulara el pedimento respectivo; y turnar
el asunto al Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, para la
elaboración del proyecto de resolución respectivo. Asimismo, se
solicitó al Presidente del Tribunal Colegiado del Trigésimo
Segundo Circuito remitiera el archivo electrónico que contiene la
sentencia dictada en el toca de revisión **********.
Previo dictamen del Ministro Ponente, en el que solicitó la
remisión de este expediente a la Sala de su adscripción, el
Presidente de este Alto Tribunal turnó el expediente a la Primera
Sala, cuyo Presidente ordenó el avocamiento del mismo, así
como su devolución al Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea,
para la elaboración del proyecto correspondiente.
CONSIDERANDO
PRIMERO. Esta Primera Sala de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación es competente para conocer del presente
recurso de revisión, de conformidad con lo dispuesto en los
artículos 107, fracción VIII, inciso a), de la Constitución Federal;
84, fracción I, inciso a), de la Ley de Amparo; 21, fracción XI, de la
Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación; y conforme a lo
previsto en el Punto Cuarto, en relación con el Tercero, fracción
III, del Acuerdo General Plenario 5/2001, emitido el veintiuno de
5
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
junio del año dos mil uno y publicado en el Diario Oficial de la
Federación el veintinueve del mismo mes y año, en virtud de que
se interpuso en contra de una sentencia dictada por un Juez de
Distrito en la audiencia constitucional de un juicio de amparo en el
que se cuestionó la constitucionalidad de un ordenamiento
federal, como lo es la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios
Sociales de los Trabajadores del Estado (legislación vigente hasta
el 31 de marzo de 2007, aplicable al caso).
Debe señalarse que en el caso, no se justifica la
competencia del Tribunal Pleno para conocer del presente asunto,
en términos del punto Tercero, fracción III, del Acuerdo General
Plenario 5/2001, en virtud de que la resolución del mismo no
implica la fijación de un criterio de importancia o trascendencia
para el orden jurídico nacional ni reviste un interés excepcional.
SEGUNDO. Procedencia. El presente recurso de revisión
resulta procedente, en virtud de que el mismo se interpuso en
contra de una sentencia dictada por un Juez de Distrito en un
juicio de amparo en el que se cuestionó la constitucionalidad de
un ordenamiento federal, como lo es la Ley del Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado
(legislación vigente hasta el 31 de marzo de 2007, aplicable al
caso). De este modo, se surten los extremos del Punto Cuarto, en
relación con el Tercero, fracción III, del Acuerdo General Plenario
5/2001, emitido el veintiuno de junio del año dos mil uno y
publicado en el Diario Oficial de la Federación el veintinueve del
mismo mes y año.
6
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
Cabe señalar que no es necesario analizar la oportunidad en
la interposición del recurso, habida cuenta de que el Tribunal
Colegiado que conoció del asunto examinó dicha cuestión,
concluyendo que el recurso de revisión fue presentado en los
términos legalmente establecidos.
TERCERO. Cuestiones necesarias para resolver el
asunto.
Conceptos de violación. La parte quejosa expresó los
conceptos de violación que a continuación se sintetizan:
a)
Violación al artículo 1º constitucional. El precepto
legal impugnado viola la garantía de igualdad prevista en el
artículo 1º constitucional al establecer un trato distinto para tener
acceso a la pensión por viudez otorgada por el Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado,
según se trate de la esposa supérstite, o bien, del esposo
supérstite de la trabajadora o pensionada.
En efecto, la norma impugnada dispone que para que el
esposo supérstite pueda acceder a la pensión por viudez, es
necesario que sea mayor de cincuenta y cinco años o esté
incapacitado para trabajar y dependa económicamente de ella, en
tanto que la esposa supérstite del trabajador o pensionado, para
obtener los mismos beneficios, sólo requiere demostrar tal hecho,
es decir, que es la esposa supérstite, sin que se le exija alguna
otra condición, lo cual evidencia una transgresión a la garantía de
7
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
igualdad pues al varón se le discrimina por razón de género,
edad, discapacidad y condición económica.
b)
Violación al artículo 4º constitucional. El artículo
impugnado viola la garantía de igualdad prevista en el artículo 4º
constitucional, al establecer como requisitos para que el esposo
supérstite de la trabajadora pueda ser derechohabiente de una
pensión por viudez, los consistentes en: tener cincuenta y cinco
años, estar incapacitado para trabajar y haber dependido
económicamente de
la esposa trabajadora;
cuando esos
derechos se reconocen sin dichos requisitos a la esposa
sobreviviente del trabajador.
c)
Violación al artículo 123, apartado B, fracción XI,
inciso a) de la Constitución. El artículo 123 constitucional
contempla la garantía social que tutela a la familia bajo un
régimen de seguridad y justicia social, al proteger a los
trabajadores, pensionados, en vía de consecuencia, a sus
beneficiarios, entre los cuales se ubican sus cónyuges y, en su
caso, concubina o concubinario.
En esa virtud, el artículo 75, fracción III de la Ley del Instituto
de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del
Estado, al condicionar que para que el esposo supérstite pueda
acceder a la pensión por viudez, es necesario que sea mayor de
cincuenta y cinco años o esté incapacitado para trabajar y
dependa económicamente de ella, en tanto que la esposa
supérstite del trabajador o pensionado, para obtener los mismos
beneficios, sólo requiere demostrar tal hecho, esto es, que es la
8
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
esposa supérstite, sin que se le exija alguna otra condición, viola
la mencionada garantía social, pues si durante su vida laboral la
extinta pensionada cotizó para que quienes le sobrevivieran y
tuvieran derecho a ellos disfrutaran de los seguros previstos en
ley, entonces la pensión por viudez no es una concesión gratuita,
sino un derecho generado durante su vida productiva con el
objeto de garantizar, en alguna medida, la subsistencia de sus
beneficiarios, que en el caso corresponde y reclama el viudo.
Sentencia recurrida. El argumento del Juez Federal para
motivar el sentido del fallo es el siguiente:
El artículo 75, fracción III de la Ley del Instituto de Seguridad
y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado evidencia
una clara transgresión a la garantía de igualdad entre el hombre y
la mujer consignada en el seno del artículo 4º constitucional, esto
en la medida que en el caso de que sea la cónyuge supérstite
quien solicite una pensión por viudez a consecuencia de la muerte
del esposo o pensionado, la fracción I del artículo 75 de la
mencionada Ley, únicamente exige como requisito a satisfacerse,
el que se tenga esa calidad de esposa; lo que no ocurre en el
caso de la fracción III del invocado numeral, pues como se
advierte de su contenido, además de la calidad de cónyuge, se
exige también que el marido solicitante de la pensión por viudez
tenga una edad mayor a cincuenta y cinco años, o bien, que sufra
de
una
incapacidad
para
trabajar
y
hubiere
dependido
económicamente de la extinta esposa trabajadora o pensionada.
9
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
Agravios. Únicamente se harán referencia a los argumentos
planteados por el Delegado del Presidente de la República, toda
vez que el recurso de revisión interpuesto por la Delegación
Estatal del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado se desechó al carecer de legitimación
para interponer el recurso que nos ocupa. Los agravios, en
síntesis, son los siguientes:
a)
El a quo violó el contenido de los artículos 77 y 78,
ambos de la Ley de Amparo, toda vez que no manifestó los
motivos por los cuales en la parte considerativa de la resolución
recurrida, tuvo por no rendido el informe justificado del Presidente
de la República.
b)
Señaló que en el caso se actualizó la causal de
improcedencia prevista en la fracción V del artículo 73 de la Ley
de Amparo, en virtud de que a su parecer, la parte quejosa
carecía de interés jurídico necesario para impugnar el artículo 75,
fracción III, de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios
Sociales de los Trabajadores del Estado.
c)
Resulta ilegal que se haya concedido a la quejosa el
amparo, respecto del artículo 75, fracción III, de la anterior Ley del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores
del Estado, en virtud de que en modo alguno dicho numeral viola
la garantía de igualdad.
Sentencia del Tribunal Colegiado. Finalmente, el Tribunal
Colegiado resolvió lo siguiente:
10
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
a)
Determinó que resultaban infundados los agravios
propuestos por la autoridad recurrente en donde se afirma que el
informe justificado rendido, se hizo en tiempo y forma, pues,
contrariamente a ello, se concluye que si el plazo de cinco días
para presentarlo concluyó el uno de julio de dos mil diez y dicho
documento lo depositó en la Oficina de Correos de México,
Distrito Federal, hasta el día quince siguiente, tal y como se
desprende del sello de recepción, entonces es indudable que su
presentación es extemporánea.
b)
Estudió la causal de improcedencia hecha valer por la
autoridad responsable, y concluyó que el quejoso sí tiene interés
jurídico para promover la inconstitucionalidad del artículo 75,
fracción III de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios
Sociales de los Trabajadores del Estado, pues establece
condicionantes para que el quejoso pueda acceder a un derecho
(pensión por viudez).
c)
Indicó que al subsistir el tema de constitucionalidad o
inconstitucionalidad del artículo 75, fracción III de la Ley del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores
del Estado, se abstiene de analizar los motivos de agravios
expresados en el recurso de revisión y reservó jurisdicción a esta
Suprema Corte de Justicia de la Nación, para el análisis
correspondiente.
CUARTO. Estudio de fondo. A continuación, esta Sala se
avoca al estudio de los argumentos hechos valer por el
11
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
revisionista en su escrito de agravios, con los que pretende
demostrar la constitucionalidad del artículo 75, fracción III de la
Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado, bajo los siguientes razonamientos:
-
En la sentencia constitucional, el a quo realizó una
indebida interpretación del artículo 4º constitucional. Además, no
se analizó a fondo dicho precepto constitucional, en el que la
igualdad está establecida principalmente para que exista una
equiparación entre la mujer y el hombre en materia de trabajo.
-
Resulta ilegal la sentencia al sustentarse en una
supuesta igualdad entre el hombre y la mujer, apoyándose en el
artículo 4º constitucional. Se dejo de analizar que el artículo 75,
fracción III de la abrogada Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, atiende
cuestiones de seguridad social, ya que cuida la integridad física
de la mujer, al prever un plazo menor para la mujer para obtener
la pensión por jubilación en razón de que tiene varias
características físicas y biológicas por las cuales tiene un
desgaste mayor que el varón.
-
El establecimiento de mayores requisitos para los
esposos supérstites para el otorgamiento de la pensión por
viudez,
encuentra
justificación
en
las
diferencias
físicas,
biológicas y psicológicas existentes entre el hombre y la mujer.
Por ello, el artículo 75, fracción III de la Ley del Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado,
12
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
no afecta la dignidad humana y no anula o violenta la igualdad de
oportunidades de los trabajadores y sus derechos.
Ahora bien, resultan infundados los agravios anteriormente
reseñados por las siguientes razones:
-
No le asiste la razón al recurrente al señalar que el
Juzgador Federal: a) realizó una indebida interpretación del
artículo 4º constitucional y, b) no analizó a fondo dicho precepto.
Lo anterior es así, porque en la sentencia de amparo, el
Juez de Distrito señaló que el artículo 4º constitucional contiene la
garantía de igualdad, la cual se traduce en que varias personas
que se encuentren en una situación particular frente a la ley,
tengan la capacidad y posibilidad de ser titulares de los mismos
derechos o bien de contraer las mismas obligaciones que otra
persona, o sea, que guardan el mismo estatus jurídico.
Por otra parte, se precisó que la anterior prerrogativa parte
de la concepción de que la persona humana es lo más
importante, y por ello, todo atributo que diferencie a los grupos
humanos con la finalidad de discriminarlos o darles un trato
preferente a otros, debe ser eliminado, si se basa en razones de
raza, religión, condición económica, color de piel u alguna otra
característica que no forme parte de la esencia del ser.
Como puede apreciarse, el Juez de Distrito sí interpretó de
forma debida y analizó a fondo el artículo 4º constitucional.
13
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
-
Ahora bien, de conformidad con el artículo 79 de la Ley
de Amparo, serán analizados en conjunto los demás argumentos
planteados en la revisión dada su estrecha relación, en los que la
parte recurrente, sustancialmente estima que, contrario a lo
plasmado en la sentencia reclamada, el artículo 75, fracción III de
la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado (publicada en el Diario Oficial de la
Federación el veintisiete de diciembre de mil novecientos ochenta
y tres) no afecta la garantía de igualdad entre los trabajadores
por razón de género, pues considera inexacta la equiparación
entre la mujer y el varón en materia de seguridad social, dadas las
diferencias físicas y biológicas existentes entre ambos sexos.
En ese sentido, corresponderá a esta Sala atender a los
agravios mencionados, a la luz del contenido de los artículos 1º,
4º y 123, apartado B, fracción XI, inciso a), de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos a través del
cuestionamiento siguiente: los requisitos que debe cumplir el
esposo supérstite de la trabajadora para obtener una pensión de
viudez ¿se justifican a la luz de la garantía de igualdad?
Para
lo
anterior,
se
retoman
íntegramente
las
consideraciones que sostuvo esta Primera Sala en sesión de
veinticinco de mayo de dos mil once, al resolver por unanimidad
de cinco votos, el amparo en revisión 328/2011 bajo la ponencia
del señor Ministro José Ramón Cossío Díaz.
A fin de dar contestación a la cuestión planteada, es preciso
conocer el contenido del numeral impugnado.
14
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
“Artículo 75. El orden para gozar de las pensiones a
que se refiere este artículo será el siguiente:
I. La esposa supérstite sola si no hay hijos o en
concurrencia con éstos si los hay y son menores de 18
años o que no lo sean pero estén incapacitados o
imposibilitados parcial o totalmente para trabajar, o
bien hasta 25 años previa comprobación de que están
realizando estudios de nivel medio o superior de
cualquier rama del conocimiento en planteles oficiales
o reconocidos y que no tengan trabajo remunerado;
II. A falta de esposa, la concubina sola o en
concurrencia con los hijos o éstos solos cuando reúnan
las condiciones señaladas en la fracción anterior,
siempre que aquélla hubiere tenido hijos con el
trabajador o pensionista, o vivido en su compañía
durante los cinco años que precedieron a su muerte y
ambos hayan permanecido libres de matrimonio
durante el concubinato. Si al morir el trabajador o
pensionista tuviere varias concubinas, ninguna tendrá
derecho a pensión;
III. El esposo supérstite solo, o en concurrencia con los
hijos o éstos solos cuando reúnan las condiciones a
que se refiere la fracción I siempre que aquél fuese
mayor de 55 años, o esté incapacitado para trabajar y
hubiere dependido económicamente de la esposa
trabajadora o pensionada;
IV. El concubinario solo o en concurrencia con los hijos
o éstos solos cuando reúnan las condiciones
señaladas en la fracción I siempre que aquél reúna los
requisitos señalados en las fracciones II y III;
V. A falta de cónyuge, hijos, concubina o concubinario
la pensión se entregará a la madre o padre conjunta o
separadamente y a falta de éstos a los demás
ascendientes, en caso de que hubiesen dependido
económicamente del trabajador o pensionista durante
los cinco años anteriores a su muerte;
15
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
VI. La cantidad total a que tengan derecho los deudos
señalados en cada una de las fracciones, se dividirá
por partes iguales entre ellos. Cuando fuesen varios
los beneficiarios de una pensión y alguno de ellos
perdiese el derecho, La parte que le corresponda será
repartida proporcionalmente entre los restantes; y
VII. Los hijos adoptivos sólo tendrán derecho a la
pensión por orfandad, cuando la adopción se haya
hecho por el trabajador o pensionado antes de haber
cumplido 55 años de edad”.
El numeral transcrito establece, en la parte que interesa, las
condiciones que deben cumplir tanto la esposa como el esposo
supérstite para verse favorecidos con una pensión por viudez.
Así, en el caso de la esposa supérstite, la fracción I del numeral
referido señala que podrá obtener la pensión por viudez cuando:
a) se encuentre sola, b) en concurrencia de hijos, cuando éstos
sean menores de dieciocho años o siendo mayores de dicha edad
se encuentren incapacitados o imposibilitados para trabajar, o en
su caso, c) cuando los hijos tengan hasta veinticinco años, previa
comprobación de que se encuentran estudiando el nivel medio o
superior de cualquier rama del conocimiento en planteles oficiales
o reconocidos y que no tengan trabajo remunerado.
En relación al esposo supérstite, la fracción III del propio
numeral señala los requisitos establecidos para la esposa
sobreviviente (plasmados en la fracción I, referida). Sin embargo,
además de dichos requisitos, deberá acreditar que: a) es mayor
de cincuenta y cinco años, o b) está incapacitado para trabajar, y
c) hubiere dependido económicamente de la esposa trabajadora o
pensionada.
16
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
Como puede observarse, la norma establece mayores
condiciones al esposo supérstite para obtener una pensión por
viudez en relación con la esposa sobreviviente; por ello, esta Sala
considera que la cuestión planteada por el quejoso obliga en la
presente instancia a analizar si la fracción III, del artículo 75 de la
Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado (publicada en el Diario Oficial de la
Federación el veintisiete de diciembre de mil novecientos ochenta
y tres), viola el principio de igualdad establecido en el artículo 1º
constitucional, en relación con el 4º del propio ordenamiento.
Así, el artículo 1º constitucional establece que todo individuo
debe gozar de los derechos humanos reconocidos en la
Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado
Mexicano sea parte, así como de las garantías para su
protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse,
salvo en los casos y bajo las condiciones que la propia
Constitución establece. Lo anterior, evidencia la voluntad
constitucional de asegurar en los más amplios términos el goce
de los derechos fundamentales y, particularmente importantes
para el presente caso, que las limitaciones a los mismos sean
concebidas restrictivamente, de conformidad con el carácter
excepcional que la Constitución les atribuye.
Dicho precepto constitucional guarda íntima relación con el
diverso 4º pues en ambos se contienen las garantías individuales
de igualdad y no discriminación que tutelan el derecho subjetivo
del gobernado a ser tratado en la misma forma que todos los
demás —sin que pueda prevalecer discriminación alguna por
17
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
razón de nacionalidad, raza, sexo, religión o cualquier otra
condición o circunstancia personal o social— y el correlativo
deber jurídico de la autoridad de garantizar un trato idéntico a
todas las personas ubicadas en las mismas circunstancias, lo que
proscribe todo tipo de discriminación que atente contra la dignidad
humana y anule o menoscabe los derechos y libertades del varón
y la mujer, porque ambos deben ser protegidos por la ley sin
distinción alguna1.
Una vez establecido lo anterior, debemos recordar que el
precepto impugnado prevé el derecho a la pensión de viudez para
quien fue esposa del trabajador (viuda) cuando se encuentre sola,
o en concurrencia de hijos con los requisitos establecidos en la
propia norma. Dicho derecho, también se encuentra reconocido
para el viudo de la trabajadora, en principio bajo las mismas
condiciones que las mencionadas para la viuda; pero, además,
exige la acreditación de otros requisitos, a saber:
 Ser mayor de cincuenta y cinco años.
 Esté incapacitado para trabajar.
 Haber dependido económicamente de la trabajadora o
pensionada.
Ahora bien, la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios
Sociales de los Trabajadores del Estado, publicada en el Diario
Oficial de la Federación el veintisiete de diciembre de mil
1
Sobre el tema resulta ilustrativa la jurisprudencia de rubro: “IGUALDAD. LÍMITES A ESTE
PRINCIPIO”. 1ª./J. 81/2004. No. Registro: 180,345. Materia(s): Constitucional. Novena Época.
Instancia: Primera Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. XX, Octubre de
2004. Página: 99.
18
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
novecientos ochenta y tres, en su artículo 73, establecía el origen
de
las
pensiones
de
viudez,
concubinato,
orfandad
o
ascendencia.
Dicho artículo establecía a la letra:
“Artículo 73. La muerte del trabajador por causas ajenas
al servicio, cualesquiera que sea su edad, y siempre que
hubiere cotizado al Instituto por más de quince años, o
bien acaecida cuando haya cumplido sesenta años o
más de edad y mínimo de diez años de cotización, así
como la de un pensionado por jubilación, retiro por edad
y tiempo de servicios, cesantía en edad avanzada o
invalidez, dará origen a las pensiones de viudez,
concubinato, orfandad o ascendencia en su caso, según
lo prevenido por esta Ley.”
El precepto transcrito señala que el origen de las pensiones
de viudez (entre otros), es la muerte del trabajador cuando éste
hubiere cotizado al Instituto por más de quince años, o bien
cuando tuviere sesenta años de edad o más al momento de su
fallecimiento y que hubiese cotizado un mínimo de diez años.
Por su parte el artículo 123, apartado B, fracción XI, inciso a)
constitucional, señala:
“Artículo 123. Toda persona tiene derecho al trabajo
digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la
creación de empleos y la organización social de trabajo
conforme a la ley…
… B. Entre los Poderes de la Unión, el Gobierno del
Distrito Federal y sus trabajadores:
19
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
… XI. La seguridad social se organizará conforme a las
siguientes bases mínimas:
a) Cubrirá los accidentes
y
enfermedades
profesionales; las enfermedades no profesionales y
maternidad; y la jubilación, la invalidez, vejez y muerte:
…”.
El precepto constitucional transcrito establece las bases
mínimas de seguridad social para los trabajadores al servicio del
Estado, dentro de las que destaca como derecho fundamental de
los
trabajadores el
protegerlos ante
su
muerte,
lo
que
necesariamente implica la protección de su familia en caso de
fallecimiento. El aserto tiene apoyo en el contenido de la
jurisprudencia P./J 150/2008, sustentada por el Tribunal Pleno de
rubro: “ISSSTE. EL ARTÍCULO 136 DE LA LEY RELATIVA, AL
LIMITAR
LA
PENSIÓN
DE
VIUDEZ
DEL
CÓNYUGE
SUPÉRSTITE, ES VIOLATORIO DE LOS ARTÍCULOS 1o. Y 123
DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS
MEXICANOS (LEGISLACIÓN VIGENTE A PARTIR DEL 1o. DE
ABRIL DE 2007)”2.
Así, el derecho a una pensión no encuentra limitantes por
razón de género, pues se refiere en general a los trabajadores.
Esto es, si una trabajadora desempeñó la misma labor que una
persona del sexo masculino, cotizó de igual forma para tener
acceso a los derechos que otorga la Ley del Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, y
si su estado civil también es el mismo, sus familiares tienen
2
Jurisprudencia P./J 150/2008. No. Registro: 166,402. Materia(s): Constitucional, Laboral. Novena
Época. Instancia: Pleno. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. XXX,
Septiembre de 2009. Página: 8.
20
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
acceso al disfrute de los derechos que la institución concede, en
la misma forma que lo tiene un trabajador varón.
Bajo esta óptica, contrariamente a lo argumentado por el
agraviado, para esta Primera Sala no existe justificación para que
ante una misma situación jurídica, es decir, el estado de viudez
del cónyuge supérstite de una trabajadora o de un trabajador, se
les dé un trato diferente, en tanto que se establecen mayores
requisitos para que el viudo pueda acceder a dicha pensión en
comparación a los que se exige para la viuda, sin razones válidas
que lo justifiquen; pues tales exigencias se basan simplemente en
el sexo de la persona en estado de viudez.
En ese sentido, esta Primera Sala considera que diferenciar
entre uno y otro (viudo y viuda), sin mayor razón que las
diferencias por cuestión de género, es claramente violatorio de lo
dispuesto en los artículos 1º y 4º, en relación con el 123, apartado
B, fracción XI, inciso a), de la Constitución.
Por los anteriores razonamientos, se estiman infundados los
argumentos hechos valer por la autoridad revisionista, en el
sentido de que el trato desigual apuntado, encuentra una
justificación por tratarse de una garantía de seguridad social, que
atiende a las características físicas, biológicas y psicológicas de la
mujer en relación con el varón, pues como ya quedó esclarecido,
y la Juez Federal lo destacó, el artículo 123, apartado B, fracción
XI, inciso a) de la Constitución, no hace excepción alguna a la
garantía de igualdad.
21
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
Apoyan a lo anterior, por identidad de razón, las tesis
sustentadas por el Tribunal Pleno de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación, que a la letra dicen:
“TRABAJADORAS AL SERVICIO DEL ESTADO. EL
ARTÍCULO 5o., FRACCIÓN V, PÁRRAFO SEXTO, DE
LA LEY DEL INSTITUTO DE SEGURIDAD Y
SERVICIOS SOCIALES DE LOS TRABAJADORES AL
SERVICIO DEL ESTADO, VIOLA LA GARANTÍA DE
IGUALDAD. El artículo 4o., primer párrafo, de la
Constitución de los Estados Unidos Mexicanos
establece que el varón y la mujer son iguales ante la
ley, lo cual significa que ésta debe aplicarse por igual a
todos los destinatarios sin consideración de sexo. Por
su parte, el artículo 123, apartado B, fracción XI, inciso
D), de la misma Constitución, dispone que los
familiares de los trabajadores tendrán derecho a la
asistencia médica y medicinas, en los casos y en la
proporción que determine la ley. De los anteriores
preceptos se desprende que los familiares del
trabajador, como de la trabajadora, tendrán el mismo
derecho a la asistencia médica y medicinas en los
supuestos y en la forma que determinen las leyes, sin
distinción de sexos. Ahora bien, el artículo 5o., párrafo
sexto, fracción V, de la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio del
Estado, viola los preceptos constitucionales referidos al
establecer un trato desigual entre el varón trabajador y
la mujer trabajadora. En efecto dicho precepto dispone
que el esposo o concubinario de la mujer trabajadora
sólo será derechohabiente si es mayor de cincuenta y
cinco años o bien si se encuentra incapacitado física o
psíquicamente y depende económicamente de la
trabajadora, mientras que, para que la esposa o
concubina del trabajador sea derechohabiente, es
suficiente con que tenga el carácter de cónyuge o
concubina. Este trato desigual por razones de sexo o
económicas que establece el precepto que se impugna,
no tiene fundamento constitucional, máxime que el
párrafo tercero del artículo 4o. de la propia Constitución
22
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
establece que ‘toda persona tiene derecho a la
protección de la salud”3.
“TRABAJADORES AL SERVICIO DEL ESTADO. EL
ARTÍCULO 24, FRACCIÓN V, DE LA LEY DEL
INSTITUTO
DE
SEGURIDAD
Y
SERVICIOS
SOCIALES DE LOS TRABAJADORES AL SERVICIO
DEL ESTADO, VIOLA LA GARANTÍA DE IGUALDAD
CONTENIDA
EN
EL
ARTÍCULO
4o.
CONSTITUCIONAL. El artículo 4o. de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos prevé, como
garantía individual, la igualdad del varón y la mujer ante
la ley, evitando las discriminaciones de que
frecuentemente eran objeto uno u otra por razón de su
sexo. Por su parte, el artículo 123, apartado B, fracción
XI, inciso d), de la propia Constitución, establece, en
forma genérica, que los familiares de los trabajadores
tienen derecho a la asistencia médica en los casos y en
la proporción que establezca la ley. Ahora bien, no
obstante que la Constitución prevé como derecho
fundamental la igualdad ante la ley, y el derecho a que
los familiares de los trabajadores de ambos sexos
disfruten de atención médica, el legislador ordinario
estableció un trato distinto para tener acceso a los
servicios de salud proporcionados por el Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al
Servicio del Estado, según se trate de la esposa del
trabajador, o bien, del esposo de la trabajadora, pues al
disponer, en el artículo 24, fracción V, de la ley que lo
regula, que para que el esposo o concubinario de la
trabajadora, como familiar derechohabiente, tenga
derecho a la atención médica, de diagnóstico,
odontología, hospital, farmacia o rehabilitación en el
citado instituto, es necesario que sea mayor de
cincuenta y cinco años o esté incapacitado física o
psíquicamente y dependa económicamente de ella, en
tanto que la esposa o concubina del trabajador, para
obtener los mismos beneficios, sólo requiere demostrar
tal hecho, sin que se le exija alguna otra condición, lo
3
Tesis LIII/89. No. Registro: 205,982. Materia(s): Constitucional, Laboral. Octava Época. Instancia:
Pleno. Fuente: Semanario Judicial de la Federación. III, Primera Parte, Enero a Junio de 1989.
Página: 201,
23
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
que evidencia una transgresión a la garantía de
igualdad establecida en el artículo 4o. de nuestra Carta
Magna”4.
QUINTO. Ante lo infundado de los agravios hechos valer, y
no existir queja a suplir, procede en lo que es materia de la
revisión, confirmar la sentencia que se revisa y conceder el
amparo solicitado respecto al artículo 75, fracción III de la Ley del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores
del Estado, publicada en el Diario Oficial de la Federación el
veintisiete de diciembre de mil novecientos ochenta y tres.
Por lo expuesto y fundado se resuelve:
PRIMERO. En la materia de revisión, competencia de la
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se
confirma la sentencia recurrida.
SEGUNDO. La Justicia de la Unión ampara y protege a
**********, en contra de la fracción III, del artículo 75 de la Ley del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores
del Estado, publicada en el Diario Oficial de la Federación el
veintisiete de diciembre de mil novecientos ochenta y tres.
Notifíquese; con testimonio de la presente resolución
remítanse los autos al Tribunal Colegiado del Trigésimo Segundo
Circuito en turno y, en su oportunidad, archívese el asunto como
totalmente concluido.
4
Tesis P.LIX/99. No. Registro: 193,437. Materia(s): Constitucional, Laboral. Novena Época.
Instancia: Pleno. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. X, Agosto de 1999.
Página: 58.
24
AMPARO EN REVISIÓN 824/2011
Así, lo resolvió la Primera Sala de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, por unanimidad de cinco votos de los
señores Ministros: Jorge Mario Pardo Rebolledo, José Ramón
Cossío Díaz, Guillermo I. Ortiz Mayagoitia, Olga Sánchez Cordero
de García Villegas y Presidente (Ponente) Arturo Zaldívar Lelo de
Larrea.
Firman el Presidente de la Sala y Ponente con el Secretario
de Acuerdos, que autoriza y da fe.
PRESIDENTE DE LA PRIMERA SALA Y PONENTE:
MINISTRO ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA.
SECRETARIO DE ACUERDOS
DE LA PRIMERA SALA:
LIC. HERIBERTO PÉREZ REYES.
En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II, 13, 14 y 18 de la Ley
Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, en
esta versión pública se suprime la información considerada legalmente como
reservada o confidencial que encuadra en esos supuestos normativos. CONSTE.
AMIO/DRA/OACA*oaor
25
Descargar

En su primer concepto de violación el quejoso aduce

1. Escribe los números correctos para convertir las fracciones a... a)  1 =

1. Escribe los números correctos para convertir las fracciones a... a) 1 =

AmplificaciónConversiónSimplificaciónNúmeros mixtosOrdenación

ESCUELA SECUNDARIA TÉCNICA No. 12 . NOMBRE: . No L. .

ESCUELA SECUNDARIA TÉCNICA No. 12 . NOMBRE: . No L. .

Números decimalesOperaciones matemáticasProblemasFracciones

SECRETARÍA DEL TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL POR: – MARÍA FERNANDA CERVANTES

SECRETARÍA DEL TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL POR: – MARÍA FERNANDA CERVANTES

Reformas de la Ley Federal del TrabajoAdministración públicaIndicadores de gestiónFuncionesAntecedentesEstructura orgánica

Derechos y obligaciones de los trabajadores y patronos

Derechos y obligaciones de los trabajadores y patronos

FuentesProhibicionesCódigo del trabajoLeyesMéxicoDerecho Laboral mexicanoArtículos