ADMINISTRACION DE MEDICAMENTOS POR VIA PARENTERAL
Introducción
El término parenteral hace referencia a la vía de administración de los fármacos. Esto es, atravesando una o más capas de la piel o
de las membranas mucosas mediante una inyección. La vía parenteral es diariamente empleada en atención primaria en multitud de
situaciones (ver tabla 1).
Tabla 1. Usos más comunes de la vía parenteral
Vía
Usos más comunes
- Prueba de Mantoux
Intradérmica
- Pruebas cutáneas
- Anestésicos locales
- Insulinas
- Heparinas
Subcutánea
- Vacunas
- Otros fármacos (salbutamol, adrenalina, escopolamina, analgésicos opioides,
antieméticos, benzodiacepinas, etc.)
- Vacunas
Intramuscular
- Otros fármacos (analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos, neurolépticos,
corticoides, etc.)
- Medicación urgente (naloxona, adrenalina, atropina, flumacenilo, fisostigmina,
Intravenosa
glucosa hipertónica, etc.)
- Múltiples fármacos a diluir en suero
A la hora de administrar una medicación se debe de actuar sistemáticamente, cumpliendo una serie de pasos:




Preparar el material necesario.
Preparar el medicamento.
Elegir el lugar de inyección.
Administrar el medicamento.
La preparación del material y la del medicamento, salvo pequeñas particularidades, suelen ser comunes a los cuatro tipos de vías
parenterales. La elección del lugar de inyección y la administración del medicamento ya sí que son específicos de cada vía
parenteral. En este documento se trata de cómo se han de llevar a cabo los dos primeros pasos para la administración parenteral de
los medicamentos.
Preparación del material necesario para la administración parenteral de los medicamentos
En general, es el siguiente: antiséptico, jeringas, agujas, gasas o algodón, guantes y, si la vía es la intravenosa, se añadirán el equipo
de perfusión, el torniquete y los sistemas de fijación. Todo el material debe ser desechable y aquél que precise estar estéril debe de
venir envasado adecuadamente.
El antiséptico más recomendable es el alcohol etílico al 70%. Su eficacia es del 90% si se deja dos minutos, mientras que si se hace
una friega rápida es del 75%. En caso de no disponer de alcohol se puede emplear la povidona yodada, aunque siempre es mejor
utilizar un antiséptico incoloro, ya que ello nos permitirá observar con mayor facilidad cualquier posible complicación (eritemas,
sangrado, etc.).
Las jeringas poseen tres partes: un cono para conectar la aguja, un cuerpo milimetrado con una lengüeta de apoyo y un émbolo con
otra lengüeta de apoyo. Una vez extraída la jeringa de su envase, debemos de seguir conservando la esterilidad del cono y del émbolo
(de éste solo se debe de tocar la lengüeta a la hora de manipularlo). Existen jeringas de diferentes capacidades: 1, 2, 5, 10, 20 y 60 ml
respectivamente, siendo la cantidad de fármaco que hemos de administrar la que determinará su capacidad. Las jeringas de 60 ml se
usan normalmente para las bombas de perfusión portátiles, careciendo entonces de cono.
Las agujas están formadas por un cono y por una parte metálica. Una vez extraídas del envase, se deben de seguir conservando
estériles tanto la parte metálica como la parte del cono de la aguja que conecta con el cono de la jeringa. A la hora de preparar el
material se debe de tener en cuenta que vamos a precisar dos agujas: una para cargar el medicamento en la jeringa y otra para
administrarlo. No se aconseja administrar el fármaco con la misma aguja con la que se carga la medicación ya que:
 Al haber más manipulación es más probable que se pierda la esterilidad.
 Al realizar el procedimiento de carga la aguja se puede despuntar con lo que, si empleamos esa misma aguja para
administrar el medicamento, la técnica va a ser más dolorosa.
Si por alguna razón no disponemos de agujas de carga, usaremos para ello la de mayor calibre de las que tengamos.
Con respecto a las partes de la aguja, es interesante remarcar los siguientes aspectos:
La parte metálica va a variar según la vía a emplear, de tal modo que para cada caso se debe de utilizar un calibre, una longitud y un
bisel adecuado:
 El calibre se refiere al diámetro de la aguja, el cual viene medido en “números G”: a mayor calibre, menor “número G”.
 La longitud variará según el número de capas de tejido a atravesar: a mayor número de capas, mayor longitud de la aguja.
Nuestra elección también estará condicionada por el tipo de paciente a tratar: adultos, lactantes, escolares, adultos con
poca masa muscular, etc.
 El bisel nos habla del ángulo de la punta de la aguja, que es el que va a determinar el tipo de corte que se producirá en el
momento en el que se atraviese la piel o la mucosa. El bisel puede ser largo (la aguja es más puntiaguda), medio o corto
(la aguja es menos puntiaguda, con un ángulo de 45º).
El cono de la aguja puede ser de diferentes colores, pero éstos no vienen determinados internacionalmente, sino por cada casa
comercial. Aunque existe una cierta uniformidad entre las diferentes marcas (el cono de la aguja intravenosa suele ser amarillo, el de
la intramuscular de adultos suele ser verde, el de la intramuscular de niños azul, etc.), a la hora de escoger la aguja no debemos
fijarnos sólo en el color del cono, pues ello puede inducir a error.
En la tabla 2 se reproduce un cuadro con los tipos de agujas más empleadas en la administración de los tratamientos parenterales (el
color del cono que se indica es el más frecuente, pero puede variar según la casa comercial).
Tabla 2. Tipos de agujas más empleadas en la administración de los tratamientos parenterales
Vía
Longitud
Calibre
Bisel
Color del cono
Intradérmica
Subcutánea
9´5 -16 mm
16 - 22 mm
25 - 26G (0´5 mm)
24 - 27G (0´6 mm)
Corto
Medio
Intramuscular
25 - 75 mm
19 - 23G (0´8 mm)
Medio
Intravenosa
Aguja de carga
Elaboración propia
25 - 75 mm
40 - 75 mm
16 - 21 (0´9 mm)
14 -16G (1 mm)
Largo
Medio
Transparente o naranja
Naranja
Adultos: verde
Niños: azul
Amarillo
Rosado
Preparación del medicamento a administrar
Antes de realizar cualquier procedimiento hay que lavarse las manos y enfundarse unos guantes que, salvo en el caso de los accesos
centrales, no es necesario que sean estériles. Por otro lado, a la hora de cargar cualquier medicamento en una jeringa hay que tener
en cuenta varios aspectos:
Consideraciones previas
Los medicamentos inyectables pueden encontrarse dentro de dos tipos de recipientes de cristal, las ampollas o los viales:
 Las ampollas se caracterizan por tener un cuello largo que presenta una constricción en su base, mientras que los viales
tienen un cuello corto coronado por un tapón de plástico duro que está forrado externamente por un metal.
 Las ampollas constituyen un sistema cerrado que, una vez roto el cuello, pasan a ser un sistema abierto. Esto es: se puede
aspirar el líquido fácilmente a través de la abertura que hemos creado.
 Los viales constituyen un sistema cerrado por lo que, para poder extraer sin dificultad su contenido, se debe de inyectar
previamente en su interior un volumen de aire igual al volumen de la sustancia que albergan y que queremos extraer.
La medicación puede venir presentada para administrarla directamente o mezclándola previamente con un disolvente. Así la
encontraremos en forma líquida o como polvo, ya sea suelto o prensado. Cuando haya que mezclar el fármaco con un disolvente
trabajaremos con dos recipientes: uno que contiene el fármaco y otro que contiene el disolvente. Por otro lado, debemos de tener en
cuenta que:
 Hay que leer siempre las instrucciones. Así sabremos cómo se debe realizar la mezcla, la cantidad de disolvente que se
precisa, si se puede desechar o no parte de éste, cuál es su composición (a veces pueden contener parte del principio
activo o anestésico), etc.
 Los pasos para conseguir la mezcla son, por este orden: cargar el disolvente en la jeringa. Introducir la cantidad de
disolvente indicada en el recipiente que contiene el fármaco. Homogeneizar la solución si es necesario (en muchos casos
se homogeiniza espontáneamente al mezclar ambos productos). Cargar la solución nuevamente en la jeringa.
 Para conseguir una solución homogénea nunca agitaremos la mezcla pues, además de formarse espuma, se pueden
producir cambios que modifiquen su farmacodinamica. Lo que se debe hacer es rotar el recipiente (normalmente es un
vial) entre las palmas de las manos hasta homogeneizarla.
Instrucciones para cargar en una jeringa un medicamento inyectable a partir de una ampolla
 Coja la ampolla y golpee suavemente su parte superior con un
dedo, así todo el contenido pasará a la parte inferior del
recipiente.
 Coloque una gasa pequeña alrededor del cuello de la ampolla con
el fin de evitar un posible corte.
 Sujete la ampolla con la mano no dominante. Con los dedos
pulgar e índice de la otra mano, rompa el cuello de la ampolla en
dirección opuesta a usted.
 Coja la jeringa que previamente había preparado con la aguja de
carga e inserte ésta en el centro de la boca de la ampolla. No
permita que la punta o el cuerpo de la aguja toquen el borde de
la ampolla. Si ello sucede, deseche el material y reinicie el
procedimiento.
 Incline ligeramente la ampolla y vaya aspirando el medicamento con la jeringa. Recuerde que para movilizar el émbolo no
debe apoyarse en éste, sino en las dos lengüetas que posee la jeringa: la del propio émbolo y la del cuerpo.
 Una vez cargada toda la medicación, saque la aguja de la ampolla. Sostenga la jeringa con la aguja apuntando hacia arriba
para que el líquido se asiente en el fondo de la primera. Golpee la jeringa con un dedo para favorecer que asciendan las
burbujas de aire que se puedan haber aspirado. Tire levemente del émbolo para que si queda algo de líquido en la aguja
éste caiga al cuerpo de la jeringa. Ahora empuje suavemente el émbolo hacia arriba para expulsar el aire, procurando
que no se pierda nada del líquido. Ya tiene la medicación cargada. Proceda ahora a cambiar la aguja de carga por la que
vaya a utilizar en el paciente. No se recomienda purgar la jeringa con esta última pues hay soluciones que, al contacto
con el metal, se cristalizan y obstruyen la aguja.
Instrucciones para cargar en una jeringa un medicamento inyectable a
partir de un vial
 Conecte la aguja de carga a la jeringa elegida.
 Retire el protector de la aguja.
 Cargue la jeringa con un volumen de aire equivalente al volumen de
sustancia que vaya a extraer.
 Retire la tapa metálica del vial y desinfecte la parte que queda
expuesta con un antiséptico.
 Inserte la aguja por el centro del tapón (es más delgado y más fácil
de penetrar) e inyecte el aire en el vial sin dejar que el émbolo se
retraiga. Procure que el bisel de la aguja quede por encima de la
medicación, sin introducirse en ella, pues así se evita la formación
de burbujas y se facilita la extracción posterior del líquido.
 Coja el vial con la mano no dominante a la vez que con la otra sujeta
firmemente la jeringa y el émbolo.
 Invierta el vial. Mantenga la aguja en la misma posición: ahora, al
haber invertido el vial, quedará cubierta por el líquido (se previene
la aspiración de aire).
 Permita que la presión positiva del aire introducido llene poco a
poco la jeringa con el medicamento (la presión impulsa el líquido
hacia la jeringa y desplaza el émbolo). Tire un poco del émbolo si
es necesario.
 Desinserte la aguja del tapón del vial. A veces la presión existente
en éste puede hacer que al realizar esta maniobra salga algo de
líquido y nos salpique. Para evitarlo, tenga la precaución de volver
a colocar el vial en su posición original (recuerde que para extraer
la medicación lo había invertido).
 Si lo que ha extraído es la medicación, aquí ha acabado el
procedimiento de carga. Si lo que ha extraído es el disolvente y
ahora tiene que introducirlo en el vial de la medicación, actúe
siguiendo los pasos que se han detallado hasta ahora. La única
diferencia es que no tendrá que cargar la jeringa con aire, pues ya
la tiene cargada con el disolvente.
 Purgue la jeringa como ya se explicó anteriormente.
Preparación del material necesario para la administración intramuscular de los medicamentos
Instrucciones para cargar en una jeringuilla un medicamento inyectable a partir de una ampolla
 Coja la ampolla y golpee suavemente su parte superior con un dedo, así todo el contenido pasará a la parte inferior del
recipiente.
 Coloque una gasa pequeña alrededor del cuello de la ampolla con el fin de evitar un posible corte.
 Sujete la ampolla con la mano no dominante. Con los dedos pulgar e índice de la otra mano, rompa el cuello de la ampolla
en dirección opuesta a usted.
 Coja la jeringa que previamente había preparado con la aguja de carga e inserte ésta en el centro de la boca de la ampolla.
No permita que la punta o el cuerpo de la aguja toquen el borde de la ampolla. Si ello sucede, deseche el material y
reinicie el procedimiento.
 Incline ligeramente la ampolla y vaya aspirando el medicamento con la jeringa. Recuerde que para movilizar el émbolo no
debe apoyarse en éste, sino en las dos lengüetas que posee la jeringuilla: la del propio émbolo y la del cuerpo.
 Una vez cargada toda la medicación, saque la aguja de la ampolla. Sostenga la jeringa con la aguja apuntando hacia arriba
para que el líquido se asiente en el fondo de la primera. Golpee la jeringa con un dedo para favorecer que asciendan las
burbujas de aire que se puedan haber aspirado. Tire levemente del émbolo para que si queda algo de líquido en la aguja
éste caiga al cuerpo de la jeringuilla. Ahora empuje suavemente el émbolo hacia arriba para expulsar el aire, procurando
que no se pierda nada del líquido. Ya tiene la medicación cargada. Proceda ahora a cambiar la aguja de carga por la que
vaya a utilizar en el paciente. No se recomienda purgar la jeringuilla con esta última pues hay soluciones que, al contacto
con el metal, se cristalizan y obstruyen la aguja.
Instrucciones para cargar en una jeringuilla un medicamento inyectable a partir de un vial











Conecte la aguja de carga a la jeringa elegida.
Retire el protector de la aguja.
Cargue la jeringa con un volumen de aire equivalente al volumen de sustancia que vaya a extraer.
Retire la tapa metálica del vial y desinfecte la parte que queda expuesta con un antiséptico.
Inserte la aguja por el centro del tapón (es más delgado y más fácil de penetrar) e inyecte el aire en el vial sin dejar que el
émbolo se retraiga. Procure que el bisel de la aguja quede por encima de la medicación, sin introducirse en ella, pues así
se evita la formación de burbujas y se facilita la extracción posterior del líquido.
Coja el vial con la mano no dominante a la vez que con la otra sujeta firmemente la jeringa y el émbolo.
Invierta el vial. Mantenga la aguja en la misma posición: ahora, al haber invertido el vial, quedará cubierta por el líquido (se
previene la aspiración de aire).
Permita que la presión positiva del aire introducido llene poco a poco la jeringa con el medicamento (la presión impulsa el
líquido hacia la jeringuilla y desplaza el émbolo). Tire un poco del émbolo si es necesario.
Desinserte la aguja del tapón del vial. A veces la presión existente en éste puede hacer que al realizar esta maniobra salga
algo de líquido y nos salpique. Para evitarlo, tenga la precaución de volver a colocar el vial en su posición original
(recuerde que para extraer la medicación lo había invertido).
Si lo que ha extraído es la medicación, aquí ha acabado el procedimiento de carga. Si lo que ha extraído es el disolvente y
ahora tiene que introducirlo en el vial de la medicación, actúe siguiendo los pasos que se han detallado hasta ahora. La
única diferencia es que no tendrá que cargar la jeringuilla con aire, pues ya la tiene cargada con el disolvente.
Purgue la jeringuilla como ya se explicó anteriormente.
Elección del lugar de la inyección para la administración intramuscular de
medicamentos
Las zonas donde se pueden administrar los medicamentos intramuscularmente son la dorsoglútea, la deltoidea, la ventroglútea y la
cara externa del muslo. A la hora de elegir el lugar de punción tendremos en cuenta la edad del paciente y su masa muscular, la
cantidad de medicamento a inyectar, si es una sustancia más o menos oleosa, etc.
Las características principales de cada una de las áreas se describen a continuación. En la tabla 1 se ofrece un resumen de ellas.
Tabla 1. Áreas para aplicar una inyección intramuscular
Área
Posición del enfermo Volumen admitido
D. lateral
Dorsoglútea
D. prono
Hasta 7 ml
Bipedestación
Deltoidea
Prácticamente todas
Hasta 2 ml
D. lateral
Ventroglútea
Hasta 5 ml
D. supino
Cara externa del
D. supino
Hasta 5 ml
muslo
Sedestación
Precaución
Nervio ciático
Otros
Evitarla en < 3 años.
De elección en niños > 3 años.
Nervio radial
De elección en niños > 3 años.
De elección en < 3 años.
 Zona dorsoglútea (ver figura 1). Se localiza en el cuadrante superoexterno de la nalga, pues así es como se evita lesionar
el nervio ciático. Es el lugar que más fármaco admite: hasta 7 ml. El paciente puede estar en decúbito lateral, en decúbito
prono o en bipedestación (en este último caso, debe de tener cerca una zona de apoyo por si surge cualquier
complicación). Debe de evitarse su uso en los menores de tres años.
Figura 1
 Zona deltoidea (ver figura 2). Está ubicada en la cara externa del deltoides, a tres traveses de dedo por debajo del
acromion. Se debe de tener en cuenta que el nervio radial pasa cerca de ahí. Admite hasta 2 ml de volumen. El paciente
puede estar prácticamente en todas las posiciones: sedestación, decúbito supino, decúbito lateral o bipedestación.
Figura 2
 Zona ventroglútea (ver figura 3). Es una de las más seguras, ya que no tiene cerca ningún punto conflictivo. Con el
enfermo en decúbito lateral o en decúbito supino, colocaremos nuestra mano en la base del trocánter mayor del fémur
del lado elegido. A continuación abriremos los dedos de la mano y pincharemos en el espacio que quede entre los dedos
índice y medio. Admite hasta 5 ml. de volumen. Junto con la dorsoglútea es la de elección para los niños mayores de tres
años.
Figura 3
 Cara externa del muslo (ver figura 4). Admite hasta 5 ml de volumen. Con el paciente en decúbito supino o en
sedestación, delimitaremos una banda imaginaria que vaya, por la cara externa del muslo elegido, desde el trocánter
mayor hasta la rótula. La zona óptima de inyección está localizada en esta banda, 5 cm por arriba y 5 cm por debajo de
su punto medio. Es la zona de elección para los niños menores de tres años.
Figura 4
Aplicación intramuscular del medicamento
Los pasos a seguir a la hora de ejecutar la inyección intramuscular son los siguientes:
 Antes de inyectar el medicamento desinfectaremos la piel. Para ello aplicaremos una torunda impregnada de antiséptico
en el centro de la zona elegida. Posteriormente y con un movimiento que dibuje una espiral hacia fuera, abarcaremos un
diámetro de unos 5 cm. Con ello “barreremos” hacia el exterior los gérmenes de esa zona de la piel, cosa que no
conseguiremos si el movimiento que le imprimimos a la torunda es de derecha a izquierda o de arriba abajo.
 Según la bibliografía, la aguja se puede insertar tanto mediante el sistema cerrado (jeringa y aguja conectadas) como
mediante el sistema abierto (jeringa y aguja separadas), no poniéndose de acuerdo las fuentes si un procedimiento es
mejor que el otro y cuándo debe aplicarse cada uno de ellos. En lo que sí hay coincidencia es en que la aguja se debe de
introducir formando un ángulo de 90º (por lo que es indiferente hacia dónde mire el bisel) con un movimiento firme y
seguro, en un solo acto.
 Antes de introducir el medicamento siempre se debe aspirar para ver si hemos conectado con un vaso. En caso
afirmativo, debemos extraer la aguja y pinchar nuevamente en otro lugar.
 El medicamento se debe de inyectar lentamente ya que, aparte de ser menos doloroso, iremos dando tiempo a que se vaya
distribuyendo por el músculo. Como media emplearemos un minuto -y nunca menos de treinta segundos- en introducir 5
ml de sustancia. Durante todo el procedimiento iremos observando cómo va reaccionando el paciente y le
preguntaremos si tiene dolor, si se encuentra mareado, etc.
 Una vez hayamos administrado todo el medicamento, esperaremos unos diez segundos antes de retirar la aguja, pues así
evitaremos cualquier pérdida de medicación. A continuación colocaremos la torunda con el antiséptico justo sobre el
punto de la inyección -al sujetar la piel minimizaremos en lo posible el dolor- y retiraremos la aguja con suavidad y
rapidez. Posteriormente haremos una suave presión mientras friccionamos ligeramente la zona para evitar que el
medicamento se acumule y así favorecer su absorción.
ADMINSITRACION DE MEDICAMENTOS POR VIA INTRAVENOSA O ENDOVENOSA
La vía intravenosa es una de las cuatro vías parenterales que existen para la administración de medicamentos lo cual, en atención
primaria, se suele llevar a cabo de dos maneras:
 Directa. Es la administración del medicamento en forma de bolo, ya sea solo o diluido (normalmente en una jeringuilla de
10 ml, la cual contendría la sustancia a inyectar junto con suero fisiológico hasta completar los 10 ml). Se usa pocas
veces por las complicaciones a que puede dar lugar, ya que en general los medicamentos necesitan un tiempo de infusión
más amplio que el que se obtiene con este procedimiento.
 Por goteo intravenoso, canalizando una vía venosa. Es la forma de tratamiento empleada ante determinadas situaciones
clínicas (crisis asmática, cólico nefrítico, etc.) o bien para permitir la derivación hospitalaria en unas condiciones
adecuadas.
EQUIPO PARA ADMINISTRAR MEDICAMENTOS ENDOVENOSO
 Aguja para cargar el fármaco y luego introducirlo. Emplearemos una aguja de carga (longitud de 40-75 mm, calibre de 1416G y bisel medio) o, en su defecto, la que tenga mayor calibre de las que dispongamos.
 Antiséptico.
 Recipiente con la solución a perfundir.
 Gasas o algodón.
 Guantes (no es necesario que sean estériles).
 Torniquete.
 Sistema de fijación.
Preparación del medicamento a administrar intravenosamente
Antes de realizar cualquier procedimiento hay que lavarse las manos y enfundarse unos guantes, que en este caso no es preciso que
sean estériles. A continuación haremos las siguientes actividades:
Cargar en la jeringuilla el medicamento que luego vamos a introducir. Las instrucciones a seguir quedan explicadas en
“Administración parenteral de medicamentos: conceptos generales”.
Elección del lugar de la inyección para la administración intravenosa de medicamentos
A la hora de elegir el lugar para la venopunción hay que tener en cuenta una serie de factores previos:
 La duración del tratamiento. Si se prevé que va a ser menor de 6 horas, se escogerá el dorso
de la mano. Si se estima que la duración va a ser mayor, se preferirá el antebrazo.
 El tipo de solución. Si es fleboirritante (soluciones ácidas, alcalínas o hipertónicas, de uso
poco frecuente en atención primaria), se aconsejan las venas gruesas.
 El tamaño de la aguja. Para venas de pequeño calibre, agujas de pequeño calibre y para venas
de mayor calibre, agujas de mayor diámetro. En los adultos los calibres que mas se emplean
son el de 20G (color del cono rosa) y el de 18G (color del cono verde). En los niños y en los
adultos en los que hay que elegir una vena de pequeño calibre, se utiliza el catéter de 22G
(color del cono azul).
 El tipo de vena. Son de preferencia las venas que sean flexibles y rectas. Está contraindicado
pinchar cualquier trayecto venoso que esté inflamado.
 La edad del individuo. En los recién nacidos y los lactantes hasta el año de edad se escogen las venas epicraneales. En
los adolescentes y los adultos, las de la mano y el antebrazo. En los ancianos se prefieren
las venas del antebrazo ya que las de la mano, además de tener un trayecto bastante
tortuoso, son difíciles de fijar a la hora de pincharlas (se mueven o “bailan”).
Las zonas donde se pueden administrar los medicamentos se localizan en las extremidades,
prefiriéndose siempre la extremidad superior a la inferior:
 Red venosa dorsal de la mano: venas cefálica y basílica.
 Antebrazo: venas cefálica y antebraquiales.
 Fosa antecubital: vena basílica (la de elección), vena cubital (es la de elección para las
extracciones de sangre periférica, pero no para canalizar una vena, ya que su trayecto es
corto) y vena cefálica (es difícil de canalizar porque no es recta y “se mueve” bastante).
 Brazo: venas basílica y cefálica.
 Red venosa dorsal del pie.
 Zona inguinal: venas safena interna y femoral.
A la hora de decidir el lugar de venopunción se ha de ir sin prisas, observando y palpando los diferentes trayectos venosos.
Se debe proceder de la siguiente manera:
 Coloque el torniquete entre 10-15 cm por encima de la zona que va a observar.
 Espere unos segundos a que se rellenen los trayectos venosos. Se puede favorecer la dilatación del vaso con varias
maniobras: friccionando la extremidad desde la región distal hacia la proximal (por debajo del torniquete); abriendo y
cerrando el puño; dando golpecitos con el dedo; y aplicando calor (con una compresa caliente o friccionando la zona con
alcohol).
 Observe y palpe los trayectos venosos una vez bien dilatados y rellenos.
 Elija el lugar de punción.
Inserción del cateter y aplicación intravenosa del medicamento
Los pasos a seguir son los siguientes:
Desinfectar el lugar de punción. Para ello aplicaremos una torunda impregnada de antiséptico en el centro de la zona elegida.
Posteriormente y con un movimiento que dibuje una espiral hacia fuera, abarcaremos un diámetro de unos 5 cm. Con ello
“barreremos” hacia el exterior los gérmenes de esa zona de la piel, cosa que no conseguiremos si el movimiento que le imprimimos a
la torunda es de derecha a izquierda o de arriba abajo.
Inmovilizar la vena a puncionar. Colocaremos la mano no dominante unos 5 cm por debajo del lugar de punción y tiraremos de la
piel en este sentido, así conseguiremos “aplastar” la vena contra el músculo subyacente, el cual actuará de plano duro.
Realizar la venopunción. La punción de la vena se puede hacer mediante dos métodos: el directo (se punciona directamente sobre la
vena) y el indirecto (se punciona la zona cercana al vaso y luego dirigimos la aguja hacia el trayecto venoso). Insertaremos la aguja
con el bisel hacia arriba, formando un ángulo de 30-40 grados con la piel. Observaremos si retorna sangre hacia la cámara trasera
del catéter, lo cual nos indica que la aguja ha entrado en la vena. A continuación, disminuiremos el ángulo de la aguja, dejándola casi
paralela a la superficie cutánea. Finalmente y con un movimiento coordinado de ambas manos, canalizaremos la vena: la mano no
dominante va introduciendo el catéter mientras que la mano dominante va retirando el fiador.
ADMINITRACION DE MEDICAMENTOS POR VIA SUBCUTANEA
La vía subcutánea es una de las cuatro vías parenterales que existen para la inyección de medicamentos. Clásicamente, esta vía
estaba representada por la administración de insulina, heparina y vacunas. Sin embargo, con la incorporación del cuidado del
enfermo terminal, las utilidades del acceso subcutáneo se han ampliado considerablemente en la atención primaria (al final de este
documento se dedica un apartado a este asunto).
A la hora de administrar una medicación se debe de actuar sistemáticamente, cumpliendo una serie de pasos:




Preparar el material necesario.
Preparar el medicamento.
Elegir el lugar de inyección.
Administrar el medicamento.
Preparación del material necesario para la administración subcutánea de medicamentos
 Antiséptico.
 Jeringuilla. Se emplean normalmente las de 1 ml, pues el volumen de sustancia que hay que inyectar no suele superar esta
cantidad.
 Agujas. Emplearemos una aguja para cargar la medicación y otra para inyectarla subcutáneamente (longitud de 16-22 mm,
calibre de 24-27G y bisel medio).
 Gasas o algodón.
 Guantes (no es necesario que sean estériles).
Preparación de la sustancia a administrar subcutáneamente
Antes de realizar cualquier procedimiento hay que lavarse las manos y enfundarse unos guantes, que en este caso no es preciso que
sean estériles. Muchos de los medicamentos que se administran subcutáneamente ya vienen precargados.
Las zonas donde se pueden administrar subcutáneamente los medicamentos son las siguientes:
 Tercio medio de la cara externa del muslo.




Tercio medio de la cara externa del brazo.
Cara anterior del abdomen.
Zona superior de la espalda (escapular).
Otros lugares que también se contemplan, según la
bibliografía consultada, son: el flanco del
abdomen, la cresta iliaca y la zona superior y
lateral de la nalga.
Aplicación subcutánea del medicamento
Los pasos a seguir a la hora de ejecutar la inyección subcutánea son los siguientes:
45º
 Antes de inyectar el medicamento hay que desinfectar la piel.
Para ello se aplica una torunda impregnada de antiséptico en el
centro de la zona elegida. Posteriormente y con un movimiento
que dibuje una espiral hacia fuera, se abarca un diámetro de
unos 5 cm. Con ello “se barren” hacia el exterior los gérmenes
de esa zona de la piel, cosa que no se consigue si el movimiento
que le imprimimos a la torunda es de derecha a izquierda o de
arriba abajo.
 Con la mano no dominante, pellizcar la piel del paciente, formando un pliegue de unos 2 cm. Coger la jeringa con el pulgar y
el índice de la otra mano.
 Colocar la aguja formando un ángulo de 45 grados con la base del pliegue que hemos formado. El bisel debe de mirar hacia
arriba.
 Clavar la aguja en la base del pliegue e introducirla unos 3-4 mm. Aspirar, para ver si hemos conectado con un vaso. En
caso afirmativo, debemos extraer la aguja y pinchar nuevamente en otro lugar.
 Soltar el pliegue e introducir lentamente el medicamento. El fundamento de estas dos acciones es que con ellas se
disminuye el dolor que causa el procedimiento.
 Una vez inyectada toda la sustancia, retirar la aguja. No se debe masajear la zona. Se puede dejar una gasa en el lugar de
punción, por si refluye algo de líquido. Para evitar ese posible reflujo, a la hora de cargar la medicación en la jeringuilla
podemos añadir 0,1 ml de aire y asegurarnos de que éste queda posterior al líquido a administrar. Así, a la hora de
realizar la inyección, el aire forma una burbuja-tapón que impide que salga el medicamento.
A estas indicaciones generales, se deben de añadir algunas advertencias particulares:
 En el caso de los diabéticos, dado que se inyectan insulina al menos una vez al día, se debe de rotar la zona de punción,
para así evitar las lesiones cutáneas. Por otro lado, con las jeringuillas precargadas no se puede formar un ángulo de 45
grados al clavar la aguja en la piel. El ángulo que se emplea es de 90 grados.
 En el caso de las heparinas de bajo peso molecular, la zona de punción es la cintura abdominal antero y posterolateral,
siempre por debajo del ombligo y alternando el lado con cada pinchazo. El ángulo que se emplea para clavar la aguja
también es de 90 grados. Por último, tras introducir la aguja, no se debe de aspirar, ya que se ha visto que esta
maniobra favorece la aparición de los hematomas.
ADMINISTRACION DE MEDICAMENTOS POR VIA INTRADERMICA
La vía intradérmica es una de las cuatro vías parenterales que existen para la administración de medicamentos, generalmente
anestésicos locales. Es también el acceso que se emplea para la realización de algunas pruebas diagnósticas, como la de
TUBERCULINA o las pruebas cutáneas para dirimir si se es alérgico COMO LA PENICILINA.
Preparación del material necesario para la administración intradérmica de sustancias
El material que se precisa es el siguiente:
 Antiséptico.
 Jeringuilla. Se emplean las de 1 ml, pues el volumen que hay que administrar no supera normalmente los 0’3 ml.
 Agujas. Emplearemos una aguja para cargar la sustancia y otra para inyectarla intradérmicamente (longitud de 9’5-16
mm, calibre de 25-26G y bisel corto).
 Gasas o algodón.
 Guantes (no es necesario que sean estériles).
Elección del lugar de la inyección para la administración intradérmica de sustancias
Las zonas en las que se pueden administrar sustancias
intradérmicamente son las siguientes:
 Cara anterior del antebrazo, cuatro traveses de dedo por
encima de la flexura de la muñeca y dos traveses de dedo
por debajo de la flexura del codo. Es el lugar que se elige
con más frecuencia.
 Cara anterior y superior del tórax, por debajo de las
clavículas.
 Parte superior de la espalda, a la altura de las escápulas.
Fig. 1
Aplicación intradérmica de la sustancia
Los pasos a seguir a la hora de ejecutar la inyección intradérmica son los siguientes:
 Antes de inyectar el medicamento hay que desinfectar la piel. Para ello se aplica una torunda impregnada de antiséptico
en el centro de la zona elegida. Posteriormente
y con un movimiento que dibuje una espiral hacia
fuera, se abarca un diámetro de unos 5 cm. Con
ello “se barre” hacia el exterior los gérmenes de
esa zona de la piel, cosa que no conseguiremos
si el movimiento que le imprimimos a la torunda
es de derecha a izquierda o de arriba abajo.
 Con la mano no dominante, sujetar la zona de
inyección estirando la piel. Coger la jeringa con
el pulgar y el índice de la otra mano.
 Colocar la jeringa de forma que la aguja quede
paralela a la piel y con el bisel hacia arriba.
 Levantar la aguja unos 15-20 grados e insertarla en la piel. Avanzar despacio y paralelamente al tejido cutáneo, de modo
que a través de éste podamos ver el bisel (si no es así, es que hemos traspasado la piel y estamos en la zona
subcutánea). No hay que introducir toda la aguja, sino solo el bisel y algunos milímetros más.
Fig. 3
 Inyectar lentamente la sustancia. A medida que la vamos introduciendo, observaremos que la piel se va elevando,
formándose una pápula blanquecina.
 Una vez inyectada toda la sustancia, retirar lentamente la aguja. No se debe masajear la zona. Se puede dejar una gasa en
el lugar de punción (que no en la pápula), por si refluye algo de líquido. Para evitar el posible reflujo, a la hora de cargar
la sustancia en la jeringuilla podemos añadir 0,1 ml de aire y asegurarnos de que éste queda posterior al líquido a
administrar. Así, a la hora de realizar la inyección, el aire forma una burbuja-tapón que impide que salga la sustancia.
Descargar

ADMINISTRACION DE MEDICAMENTOS POR VIA PARENTERAL

Administracion de fármacos por vía intradérmica

Administracion de fármacos por vía intradérmica

InmunoterapiaPreparación del paciente y del personalMedicamentosPostejecuciónRegistro

Vía de administración VIA ORAL Formas de presentación:

Vía de administración VIA ORAL Formas de presentación:

EnfermeríaVíasVía OralRectalInhalatoriaTópicaParentalFormas de presentación de fármacos

Punción lumbar

Punción lumbar

NeurologíaMeningitisPresión de líquido cefalorraquídeoDiagnósticoLeucemia

Procedimientos intravenosos

Procedimientos intravenosos

MantenimientoCánulaPalomitaProcedimientoCatéterRegistro