INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE RAFAEL CORREA EN
EL FORO DE COOPERACIÓN CELAC – CHINA
Beijing, 8 de enero de 2015
Desde Ecuador traigo el saludo fraterno de mi pueblo para
el pueblo de China, con quien nos une cada vez más la
amistad, la esperanza y el trabajo en común, para construir
un mundo más justo, para la prosperidad de nuestros
pueblos.
Quiero comenzar agradeciendo muy sentidamente, a la
República Popular China por la cálida e inmejorable acogida
que nos han brindado sus habitantes y su gobierno desde
que pisamos esta gran nación, de verdad Señor Presidente,
son ustedes unos extraordinarios anfitriones. Un abrazo
lleno de alegría para los hermanos latinoamericanos y
caribeños y nuestro especial agradecimiento a Costa Rica,
por el esfuerzo desplegado y los resultados obtenidos como
Presidencia Pro Témpore de la CELAC durante este último
año. Felicitaciones Guillermo y un saludo a tu querido
pueblo.
Las relaciones entre la CELAC y China deben basarse en el
diálogo, el beneficio mutuo, el respeto, la cooperación y la
solidaridad
y
nos
deben
permitir
avanzar
en
la
transformación del sistema internacional que no es solo
desigual
e
injusto
sino
que
en
muchos
casos
es
abiertamente inmoral, basta mencionar como ejemplo, la
existencia de algunos centros de arbitraje entre Estados y
transnacionales
descaradamente
parcializados,
la
instrumentalización política que muchos hacen de los DDHH
o el propio sistema financiero internacional surgido de
Breton Woods.
En este ámbito, el foro China-CELAC que representa casi
2000 millones de habitantes, debe proponerse algunos
objetivos fundamentales:
1.
Reforzar el multilateralismo.
2.
Plantear
una
profunda
transformación
y
democratización del sistema de Naciones Unidas.
3.
Impulsar compromisos verdaderos para mitigar la
crisis climática que enfrenta la humanidad; y
4.
Asegurar una paz duradera en todo el planeta como
la que vivimos felizmente en nuestra región.
En la etapa de desarrollo que viven los países de América
Latina y el Caribe, el tipo de cooperación que requerimos es
principalmente formación de talento humano, transferencia
de ciencia y tecnología, acceso a fuentes de financiamiento,
recursos con los que cuenta China y que puede aportar en
este proceso integrador. Por otro lado, nuestra región
cuenta con recursos energéticos y
minerales,
amplia
producción agropecuaria, sociedades estables y en franco
crecimiento que podemos aportar a la relación con China,
en estos ámbitos de producción agropecuaria, energía,
minerales.
Nos
necesitamos
unos
a
otros,
somos
claramente
complementarios, una adecuada combinación de nuestras
fortalezas
nos
hará
progresar
y
desarrollarnos
mutuamente. El presidente Xi Jinping ya ha manifestado la
intención de convertir a China en el centro mundial de la
innovación, estamos totalmente de acuerdo, coincidimos
plenamente con esa visión y América Latina y el Caribe,
pueden ser también parte de ese horizonte. Si somos
capaces de aprender del largo camino recorrido ya por la
República Popular y de aportar a esta dinámica con lo
mejor de nuestras capacidades.
En Ecuador, nos hemos propuesto pasar de una sociedad
productora de bienes, a ser una sociedad del conocimiento,
porque estamos convencidos de que no hay mejor camino
para alcanzar el desarrollo equitativo y justo, que el de
multiplicar nuestros saberes y diseminarlos entre nuestra
gente.
Para
esto,
debemos
modificar
las
reglas
del
juego
imperantes que privatizan los bienes públicos, entre ellos el
conocimiento, a través de medidas institucionales como los
derechos de autor y las patentes, lo que es perjudicial para
la sociedad como un todo, en lugar de ello, debemos
encontrar maneras más eficientes de producir y distribuir
conocimiento, ciencia, tecnología. Incluso a nivel regional,
con una mayor participación de la academia y del sector
público o compensando a través del Estado, a las personas
y empresas que crean conocimientos con fines de lucro.
Debemos
alcanzar
consensos
y
adoptar
decisiones
concretas sobre estos temas fundamentales, para ello nos
hemos propuesto celebrar el I Foro de Ciencia y Tecnología
CELAC – CHINA en septiembre de este año, el mismo será
un ejemplo concreto de la utilidad que representa para
nuestros países la institución que inauguramos este día.
Por otro lado, nuestra región lleva años trabajando en
planes específicos para concretar nuestros sueños de
integración, planes que contemplan la construcción de
infraestructura vial, energética, de telecomunicaciones, la
potenciación de áreas tan importantes como la agricultura,
la ciencia, la tecnología, la innovación, el turismo; existen
ya consensos en estas áreas surgidos en el marco de
organizaciones como UNASUR, SICA o CARICOM, pero
ahora es necesario materializar estos proyectos.
La CEPAL, la Comisión Económica para América Latina de
las Naciones Unidas, estima que la región requiere invertir
en infraestructura el 6.2% del PIB regional, esto significa
cerca de 320 MIL MILLONES de dólares anuales hasta el
2.020; sin embargo, en el último decenio solo se ha
invertido el 2.7% de ese PIB regional, por tanto nuestros
países deben redoblar los esfuerzos para elevar el nivel de
financiamiento de infraestructuras. En este objetivo es
fundamental contar con un gran socio inversor, capaz de
compartir esfuerzos y beneficios para el desarrollo de estos
planes. Por su parte, China ha demostrado sobradamente
su capacidad económica y sobre todo una voluntad política
precisa y clara para asumir un desafío de esta envergadura,
lo que la ha convertido en un socio estratégico fundamental
para muchos de nuestros países. Ecuador es un caso
ejemplar de esta relación virtuosa de cooperación financiera
con China. Invitamos a nuestros colegas chinos a la
materialización de estos proyectos en toda nuestra región.
La cultura multiétnica y milenaria del pueblo chino en
diálogo permanente con la cultura infinitamente diversa de
nuestra región también será un aporte decisivo para el
entendimiento entre nuestros pueblos. Debemos generar
un verdadero tsunami de eventos artísticos, deportivos,
exposiciones
regiones;
costumbres
pictóricas,
¡a
y
conciertos
compartir
saberes
entre
nuestra
y,
dicho
nuestras
cultura,
sea
de
dos
tradiciones,
paso
Señor
Presidente, felicitaciones por ese maravilloso espectáculo
brindado el día de ayer en la cena de recibimiento a los
participantes de este foro, realmente precioso!
Con satisfacción observamos que a partir de lo resuelto en
la pasada Cumbre de La Habana de 2014 y de la respuesta
inmediata que ofreció el presidente Xi Jinpin, ya se ha
establecido un marco práctico y realista para la cooperación
que hoy estamos implementando. Ahora tenemos que dotar
a esta relación de una cobertura institucional sólida, para
resultados tangibles. Impulsaremos el Foro de Ciencia y
Tecnología, como ya mencioné, pero también el Foro de
Desarrollo Industrial y Cooperación, el Foro de Recursos
Minerales y Energía y otros más que permitirán concretar,
impulsar,
sistemática
dotar
a
de
ese
contenidos
gran
y
paraguas
representa el Foro China-CELAC .
de
una
dinámica
institucional
que
Aquí no podemos contentarnos con proponer solo una
declaración política o un conjunto de reglas para el
funcionamiento de este foro, necesitamos además un plan
de cooperación entre pueblos hermanos que potencie
nuestras
relaciones
concretos,
metas
en
el
largo
cuantificables
plazo
y
con
objetivos
presupuestos
comprometidos con plazos y cronogramas realistas y
realizables.
A fines de enero de 2015, Ecuador asumirá la Presidencia
Pro-tempore de la CELAC; desde este cargo mi país sabrá
honrar la amistad que nos brinda la República Popular
China y buscará la concreción de los proyectos conjuntos en
la región en los términos que establezcamos aquí, de
común acuerdo, con total respeto por nuestras leyes y
soberanías; y también con entero optimismo por el futuro
que hoy empezamos a construir en este encuentro.
No quisiera finalizar esta intervención sin adherirme a la
solidaridad que ha manifestado Guillermo con el pueblo
francés, por los terribles atentados terroristas sufridos el
día de ayer. La CELAC, Latinoamérica región de paz, junto a
China, junto al planeta entero debemos rechazar toda
forma de violencia. Nuestra solidaridad con el pueblo
francés.
Que la alegría nos guíe en esta construcción de un futuro
de prosperidad, armonía, paz, justicia, dignidad para los
pueblos del Caribe, de Latinoamérica y el gran pueblo
chino.
¡Muchísimas gracias!
Rafael Correa Delgado
PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA
DEL ECUADOR
Descargar

2015-01-08-Discurso-Foro-CELAC-China