PROMOVEMOS ACCIÓN DE HÁBEAS CORPUS
Sr. Juez:
FEDERICO MARIANO EGEA, SANTIAGO GINES
NABAES JODAR, MATILDE MOYA, GLADYS YOLANDA RODRIGUEZ, en
el carácter que a continuación expondremos, con domicilio legal constituido en calle
salta 625 P. B. “A” de la ciudad de Neuquén, con el patrocinio de Federico M. Egea,
nos presentamos y decimos:
1.- PERSONERÍA:
Que actuamos en nombre y representación de la Asociación
Zainuco, con domicilio real en calle Salta 625 P.B A de la Ciudad de Neuquén.
2.- OBJETO:
Que en los términos del artículo 43 de la Constitución Nacional
y del artículo 60 de la Constitución de la Provincia del Neuquén, venimos a promover
la presente acción de hábeas corpus con el fin de que se adopten las medidas
necesarias para garantizar las condiciones de salud y alimentación e integridad física
y psíquica de IBAZETA CRISTIAN, privado de su libertad en el Pabellón 1, de la
Unidad de Detención nº 11 de la provincia de Neuquén. La protección se solicita en
base a los argumentos de hecho y de derecho que a continuación pasamos a exponer:
3.- SITUACIÓN DEL AFECTADO:
Iniciamos la presente acción en virtud de las innumerables
denuncias recibidas por parte de IBAZETA Cristian, con respecto a los
avasallamientos a su integridad física, a la deficiente alimentación recibida y a las
condiciones de detención en general.
Como parte de la realización del objeto de nuestra organización
es que ingresamos regularmente a la Unidad Nº 11 en los días lunes y jueves, visitas
en las cuales nos entrevistamos, entre otros, con el aquí tutelado; quien
sistemáticamente nos manifiesta su malestar y deterioro físico por las pésimas
condiciones de alimentación y salud, como asimismo por las agresiones físicas y
psíquicas aplicadas por personal policial de la Unidad de Detención Nº 11, como
también de otras Unidades de Detención de la Provincia.
En efecto, esta parte ha podido corroborar el deterioro físico y
psíquico sufrido por IBAZETA, en tanto que tras numerosas entrevistas mantenidas
1
con el mismo (desde Mayo de 2008), se ha podido realizar un seguimiento de su
condición.
Es así como se ha constato el alarmante descenso de peso, la
pérdida de piezas dentales producto de las golpizas policiales, cicatrices de todo
tipo por igual motivo, la falta de asistencia médica, etc. Al sólo efecto ilustrativo,
el detenido tras una violenta agresión física sufrida en la ciudad de Zapala por el
personal policial que allí se desempeña, quedó con una severa secuela en su ojo
izquierdo, reduciéndose su visión. Nunca recibió tratamiento médico.
Es de resaltar que esta situación se evidencia como sistemática
en la medida de que a la fecha se encuentran radicadas siete denuncias efectuadas por
IBAZETA, todas ellas por apremios ilegales. Así se han iniciado los expedientes
56214/8, Juz. Inst. 3; 56227/8, Juz. Inst. 3; 56228/8; Juz. Inst. 3; 56349/8, Juz. Inst. 3;
38413/7, Juz. Inst. 4; 25162/8, Juz. Inst. 5; 3765/9, Fiscalía de Graves Atentados
contra las Personas.
En igual sentido, de diversos informes realizados por la
Comisión Intersectorial Ad-hoc creada por Resolución Nº 218/8 del Ministerio de
Justicia Trabajo y Seguridad de la Provincia de Neuquén, e integrada por miembros
del Poder Judicial según Resolución Nº 32/08. De los mismos se desprende que “el
día 23 de Febrero –de 2009- se habrían producido nuevos hechos de tortura en es
sector denominado “buzones” (vgr. Celdas de aislamiento), ubicados en el pabellón
Nº 6 de la citada unidad –U 11- siendo víctimas los internos CRISTIAN IBAZETA,
RAMÓN MANSILLA, MANUEL SERRANO y MARCELO NÚÑEZ Dichas torturas
habrían sido infligidas por integrantes del denominado “Grupo Especial de
Requisa” y comprendieron no sólo la aplicación de golpes en distintas partes del
cuerpo, sino también la práctica del llamado “submarino seco”, consistente en
tapar la cabeza de la víctima con una bolsa y golpearla repetidamente en el
abdomen, con el fin de provocar un principio de asfixia y una situación de pánico y
que constituye una incontrovertible práctica de tortura.” (Informe de fecha 27 de
febrero de 2009, dirigido al Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Dr. Oscar
Massei). Así también, “Sin duda los casos más graves fueron las agresiones que
sufrieron Mansilla e Ibazeta en la misma oportunidad (29 de Mayo) donde los
integrantes de la Comisión pudimos ver que Mansilla presentaba signos de
ahorcamiento con lazo e Ibazeta se encontraba muy severamente golpeado...”
(Informe de fecha 25 de julio de 2008, dirigido al Sr. Ministro de Justicia, Trabajo y
Seguridad, Dr. Omar César Pérez).
2
Por último es dable citar que en fecha 23 de mayo de 2008, en la
Comisaría 5ta de Centenario Cristian IBAZETA es sometido a tortura por parte del
personal de la Comisaría, recibiendo golpes en el abdomen, en el rostro, en sus
piernas, etc. Este traslado pretendía evitar los apremios que el detenido sufría en la
Unidad de Detención 11, pero a todas luces evidencia que el mismo fue
absolutamente ineficaz. Ante esta situación se lo vuelve a trasladar a la U 11, donde
nuevamente es brutalmente agredido, esta vez por personal policial de dicho centro de
detención.
A este estado de afectación física, se suma la deficiente
provisión alimentaria, lo cual magnifica de manera significativa el deplorable estado
de salud del aquí tutelado. En lo que respecta a lo específico de la alimentación, el
tutelado afirma y esta parte ha podido corroborar que la alimentación se sirve en mal
estado de conservación y cocción, en escasa cantidad, sin valor nutricional y en
algunos casos adulterada con sustancias y/o elementos no aptos para el consumo
humano como viruta de hierro y otras sustancias químicas. Todo ello a pesar de que
IBAZETA cuenta con prescripción médica específica respecto de la dieta que debe
suministrársele.
Pese a la cantidad de denuncias entabladas por la víctima, a los
informes producidos por la Comisión ut supra mencionada y al acabado
conocimiento de esta situación por parte de los distintos organismos del Estado, no
existe respecto al caso concreto ningún tipo de acción positiva tendiente a garantizar
la legalidad respecto a las condiciones de detención, ni la punición respecto de sus
autores materiales.
Esta circunstancia no es menor si se tiene en cuenta que ya se
han dictado medidas protectorias respecto de IBAZETA, las cuales han sido
sistemáticamente violadas ante la mirada esquiva de los órganos de control
correspondientes.
Las circunstancias descriptas exigen la adopción de medidas
concretas que efectivamente garanticen las adecuadas condiciones de salud física y
psíquica y de alimentación.
Por nuestra parte, nos vemos en la obligación de entablar la
presente acción ya que el detenido no puede realizarlo por temor a nuevas represalias
policiales que pudieran presentarse.
3
Las circunstancias reseñadas son sencillamente corroborables, a
través de la documental acompañada, y además puede recabarse información con
respecto a las mismas por medio de declaraciones de los propios internos,
declaraciones de miembros de esta organización y de los miembros del poder
ejecutivo que forman parte de la comisión mencionada.
Es en virtud de ello que consideramos como único remedio
posible la intervención judicial a través de la admisión de la acción aquí intentada,
disponiendo la inmediata enmienda de la situación de grave irregularidad en relación
a las condiciones de detención.
4.- ENCUADRE JURÍDICO:
En primer lugar, debemos hacer mención a lo dispuesto en el Art. 18
de la Constitución Nacional en cuanto a que “las cárceles de la nación serán sanas y
limpias, para seguridad y no para el castigo de los reos detenidos en ellas, y toda
medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de los que
aquella exija hará responsable al juez que la autorice”.
En segundo lugar, cabe mencionar las disposiciones presentes en la
Constitución de la Provincia del Neuquén referidas al tema en cuestión, a saber: el
art. 70, que establecen la obligación de que los lugares de detención sean sanos y
limpios, y organizados en base a la reeducación y readaptación de los internos
detenidos en ellos; y el art. 71 que consagra le responsabilidad civil y criminal del
juez que autorice o consienta medidas que modifiquen o alteren las condiciones de
detención de presos o detenidos.
Por otro lado, el art. 58 de la ley 24660 establece que el régimen
penitenciario debe asegurar y promover el bienestar psicofísico de los internos. El art.
143 establece que los internos tienen derecho a la salud e impone el deber de brindar
asistencia médica preventiva e integral a los mismos.
En el plano internacional cabe mencionar las disposiciones sobre el
tema contenidas en los “Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las
Personas Privadas de Libertad en las Américas” de la CIDH. Tales disposiciones
establece como Principio Básico “Toda persona tendrá derecho a la libertad personal
y a ser protegida contra todo tipo de privación de libertad ilegal o arbitraria. La ley
prohibirá, en toda circunstancia, la incomunicación coactiva de personas privadas de
libertad y la privación de libertad secreta, por constituir formas de tratamiento cruel e
inhumano.”
4
Por su parte el Principio X establece : “Las personas privadas de
libertad tendrán derecho a la salud, entendida como el disfrute del más alto nivel
posible de bienestar físico, mental y social, que incluye, entre otros, la atención
médica, psiquiátrica y odontológica adecuada; la disponibilidad permanente de
personal médico idóneo e imparcial; el acceso a tratamiento y medicamentos
apropiados y gratuitos; la implementación de programas de educación y promoción
en salud, inmunización, prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas,
endémicas y de otra índole; y las medidas especiales para satisfacer las necesidades
particulares de salud de las personas privadas de libertad pertenecientes a grupos
vulnerables o de alto riesgo, tales como: las personas adultas mayores, las mujeres,
los niños y las niñas, las personas con discapacidad, las personas portadoras del VIHSIDA, tuberculosis, y las personas con enfermedades en fase terminal. El tratamiento
deberá basarse en principios científicos y aplicar las mejores prácticas.”
4.1.- ADMISIBILIDAD:
La vía intentada, hábeas corpus, aparece como la única alternativa
viable para la tutela judicial efectiva en resguardo de los derechos a la integridad
física y psíquica -que se encuentran materialmente amenazados- de los detenidos.
Así, el hábeas corpus es la única vía para lograr una tutela cautelar
efectiva, para evitar así que los derechos fundamentales ya nombrados continúen
siendo efectivamente conculcados y menoscabados, previniendo también de esta
forma la posible responsabilidad del estado por su accionar ilegítimo.
Es una exigencia constitucional que se ampare judicialmente a los
sujetos que se encuentran privados de su libertad, otorgándoseles una tutela concreta
que impida que mediante una omisión inconstitucional de las prestaciones en cabeza
del Estado se les conculque el derecho a su integridad física y psíquica.
La inocultable naturaleza suprema del derecho a la integridad física
requiere superar cualquier prurito adjetivo que reduzca su inmediata protección.
El hábeas corpus aparece como la única solución que reúne a la vez un
trámite sencillo y expedito, y que finalmente procure la salvaguarda e integridad
física de aquellos que utilizan un derecho de predicamento tan constitucional como
las supuestas afecciones realizadas en nombre de ese ejercicio jurídico.
4.2.- LEGITIMACIÓN:
Respecto a la legitimación activa en el procedimiento de hábeas
corpus es mucho más amplia que en el caso del amparo. El art. 43 párrafo 3° de la
5
Constitución prescribe que aquél puede ser interpuesto "... por el afectado o por
cualquiera en su favor...", lo que ha llevado a Sagüés a afirmar que el hábeas corpus
es un verdadero supuesto de "acción popular"
Por su parte, el art. 60 de la Constitución de la Provincia establece que
“TODA PERSONA por sí o por otra, sin necesidad de acreditar mandato, puede
ocurrir al juez más inmediato, sin distinción de fueros ni de instancia, para que se
investigue la causa y el procedimiento de cualquier restricción o amenaza a su
libertad personal.”
La recepción del instituto en el art. 43 último párrafo de la C.N. del
hábeas corpus admitió la procedencia de la garantía contra lesiones, restricciones,
alteraciones o amenazas de la libertad física siempre que -por remisión tácita al
primer párrafo del mismo artículo- no exista otro medio judicial más idóneo para
remediarlas.
Por otra parte, la ampliación de la protección de los derechos
individuales operada por la incorporación al texto constitucional, entre otros tratados
de derechos humanos, de la Convención Americana de Derechos Humanos ha
significado una ampliación del estándar de protección de la libertad ambulatoria.
Asimismo, el art. 25.1 dispone que "[t]oda persona tiene derecho a un
recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o
tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos
fundamentales reconocidos por la Constitución, la ley o la presente convención, aun
cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus
funciones oficiales".
4.3.- COMPETENCIA:
V. S. Resulta competente para entender en la presente acción, en virtud
de lo dispuesto en el art. 60 de la Constitución Provincial.
5.- CONCLUSIÓN:
Que como surge de los hechos expuestos existe una clara situación de
ilegalidad respecto de las condiciones de detención de Cristian Ibazeta, las que por su
gravedad en relación a la integridad fisica y psíquica requieren una inmediata y eficaz
intervención de parte del poder judicial a fin de garantizar el pleno ejercicio de
derechos constitucionales y convencionales.
6.- PRUEBA:
a) Documental:
6
Adjuntamos la siguiente:
-Copias de informe de la Comisión Intersectorial Ad hoc de fecha 02
de junio de 2008.
-Copias de informe de la Comisión Intersectorial Ad hoc de fecha 25
de julio de 2008.
-Copias de informe de la Comisión Intersectorial Ad hoc de fecha 30
de septiembre de.
-Copias de informe de la Comisión Intersectorial Ad hoc de fecha 27
de febrero de 2008.
-Copias de informe de la Comisión Intersectorial Ad hoc de fecha 25
de febrero de 2008.
-Copia de notas dirigida Ministro de Justicia Trabajo y Seguridad
enviada por la Comisión Ad hoc, de fecha 22 de septiembre de 2008.
b) Informativa:
- Se requiera a la Comisión ad-hoc creada por el Ministerio de
Seguridad de la provincia del Neuquén remita los informes realizados con respeto a
las condiciones de detención en la Unidad Nº 11.
-Se solicite al Juzgado de Instrucción Penal Nº 3 la remisión de los
expedientes Nº 56214/8; Nº 56227/8; Nº 56228/8 y Nº 56349/8.
-Se requiera del Juzgado de Instrucción Penal Nº 4 la remisión del
expediente Nº 38413/7.
- Se requiera del Juzgado de Instrucción Penal Nº 5 la remisión del
expediente Nº 25162/8.
-Se requiera del Juzgado de la fiscalía de Graves Atentados contras las
Personas la remisión del expediente Nº IPF 3765/9.
c) Testimonial:
- WALTER SABATIER, funcionario de la Sub-Secretaría de
Derechos Humanos de la provincia del Neuquén.
- MATILDE MOYA, DNI 32.3216.280, integrante de la organización
Zainuco.
7.-SOLICITA MEDIDAS:
A fin de relevar y remediar la situación denunciada es que solicitamos:
-Se ordene el traslado de Cristian Ibazeta a un centro de detención en
el que se garantice su integridad física, adecuadas condiciones de detención,
acercamiento familiar y visitas.
-Se ordene la realización de una revisación médica en relación a
Cristian Ibazeta.
7
-Se ordene la inmediata remediación de las deficiencias denunciadas y
constatadas, garantizando niveles de salud y alimentación adecuados.
-Se ordene la investigación y eventual punición de los responsables de
las conductas penales denunciadas.
8.- PETITORIO:
En virtud de lo expuesto, solicitamos:
- Se tenga por presentada la acción de habeas corpus en debida forma.
- Oportunamente se dispongan las medidas solicitadas y se readecuen
las condiciones de detención de CRISTIAN IBAZETA.
Proveerlo así, es acorde a derecho y justo.
8
Descargar

hábeas corpus ibazeta