JUDITH Y LAS ROSAS
Personajes:
• Judith
• Holofernes
• Miriam: Sirvienta de las cuñadas de Judith
• Melita: Nodriza de Judith
Lugar: Betulia (Palestina)
ACTO 1
Judith es una viuda que vive con sus dos cuñadas en la ciudad de Betulia que se encuentra sitiada por el
ejercito de Holofernes.
Miriam y Melita salieron de compras al pueblo y de regreso en la puerta de la casa de Judith se encontraron
con dos locos que se hacían pasar por Holofernes. Esto provoco el enojo de Rebeca y Sarah, las cuñadas de
Judith, que la acusaron de pecadora a Judith porque poseía unos espejos.
Sarah y Rebeca la acusaron de matar a su hermano. Ya que este murió de insolación cuando iba al campo y no
llevaba sombrero. Sus cuñadas dicen que ella le provoco la muerte porque no le llevo el sombrero. Judith
enojada las echa de su dormitorio.
El sueño de Judith era ser Bailarina. Melita le recomienda ir a Babilonia por buenos profesores de danza. Algo
imposible para Judith porque había que pasar por encima del ejercito de Holofernes.
Un oficial trae una tinaja de agua para darle la ultima ración a Judith ya que Holofernes había destruido el
acueducto.
Judith bailaba en el dormitorio cuando sus cuñadas entraron y la acusaron de desvergonzada, ya que el pueblo
estaba de duelo. Rebeca le arroja ceniza al cabello de Judith. Esta las corre y para vengarse utiliza lo que
quedaba de agua para lavarse el cabello.
Judith se va de la casa con Melita, camino a Babilonia. Pero sus cuñadas corren detrás de ella y la acusan de
traicionar a la patria, mandan a llamar al Consejo de ancianos. Estos se hacen presentes y el pueblo quiere
lapidar a Judith por querer ir a campo enemigo.
Judith para escapar de la situación inventa que tiene que cumplir un mandato. Que en la noche en sus sueños
se le presento un ángel y le dijo que vistiera sus mejores ropa, se perfumara y con su mejor sonrisa se
presentara ante Holofernes. Que Dios dispuso que ella sea la salvadora de Betulia. Que él se enamoraría de
ella y esta lo mataría. Para comprobarlo dijo que usos la ultima ración de agua para lavar sus cabellos
desafiando la sed y la muerte y que el aliento del ángel seco sus cabello. Los ancianos la dejaron partir pero
primero la peinaron y le dieron joyas para que resplandeciera ante Holofernes.
ACTO 2
Holofernes estaba de caza junto a un oficial que era el encargado de poner y sacar unas flechas de sus barbas.
El oficial escribía un parte de batalla a Nabucodonosor en el que contaba que Holofernes lucho con 25
1
soldados de Betulia cuando estos quisieron sacar agua del río.
Judith llega al campamento y entra a la carpa de Holofernes. Esta le dice que soñó con él y lo alaba. Le pide
que suelte a los 25 prisioneros hebreos. Para conseguirlo se le insinúa y le coquetea. Este le concede la vida de
la mitad de los prisioneros y no la de todos porque eso lo desprestigiaría ante el ejército. Él la revisa para ver
si lleva alguna arma entre sus ropas. La forcejea y trata de besarla. En un descuido de él ella se acomoda y se
escapa.
Aparece el verdadero Holofernes y echa a su doble , Anubiasis, dándole la orden de que suspenda la
ejecución. Le explica a Judith que él utiliza un sustituto que lo representa en actos, trabajos y ceremonias que
le desagradan.
Holofernes le cuenta a Judith que es floricultor prisionero. Que Babilonia es la ciudad de las flores y todos los
años Nabucodonosor organiza concurso de rosales y que los mejores siempre los presenta él. Pero los jurados
le dan el premio al dueño del concurso pero en secreto se dice la verdad. Esto provoco la ira del déspota, y
encontró un medio para deshacerse de Holofernes nombrándolo general de sus ejércitos. Así él comenzó a
conquistar ciudades y reinos para el hombre que mas odia. Lo único que lo puede dejar en libertad es una
derrota. Que nunca va ha suceder porque las primeras batallas el las gano pero luego todos los pueblos a los
que él llegaba se daban por vencidos por su prestigio.
Holofernes le muestra un pequeño cofre a Judith que contiene tierra de un oasis perdido en el desierto en el
que se puede dar una rosa perfecta.
Judith propone liberarlo matando ha Anubiasis ya que todo el ejercito lo conoce como Holofernes. Así Betulia
triunfaría sobre Babilonia y él seria libre para cultivar sus rosa.
El poderosos Holofernes le parece bueno el plan pero siente que no puede traicionar ha alguien que le sirvió
como un perro fiel. Judith lo convence y él manda a llamar al verdugo para prepara el asesinato de Anubiasis.
Entonces Holofernes decide contarle toda la verdad a su doble que debe aparecer sus cabeza colgada en las
murallas de Betulia con el objetivo de desmoralizar al ejército, darle una lección a Nabucodonosor y
reconquistar su libertad.
Anubiasis le confiesa que él también tenia un doble y que su pedido seria concedido.
ACTO 3
Cumplido el pedido de Holofernes se fueron al oasis en el desierto. Allí él consiguió cultivar la rosa perfecta
que siempre anhelo que la nombro Judith de Betulia.
Holofernes le dio el botín de guerra prometido a Judith por su libertad. Pero ella no estaba contenta a pesar
que ahora ya podía ir a Babilonia ha cumplir su sueño de ser bailarina. Ella estaba cansada de que Holofernes
solo pensara en ella como una flor y no como persona.
Holofernes le ofrece comida y bebida a un soldado y le cuenta que dejo ir al amor de su vida. El soldado para
distraerlo le cuenta que el gran Holofernes murió degollado por un peine y el tirano Nabucodonosor fue
vencido. Entonces los jueces declararon que habían obrado bajo presión y que los mejores ejemplares de rosas
fueron siempre de Holofernes.
Judith regresa por Holofernes y le declara su amor. Aparecen los ancianos, los vecinos y la nombran salvadora
de Betulia decorado de rosas el pueblo ella decide casarse.
2
Descargar

Judith y las rosas; Conrado Nale Roxlo

Teatro de ArgentinaArgumentoHumorBetuliaHistorias de amorLiteratura hispanoamericana contemporáneaJardinerosSiglo XX
La Dama Duende; Calderón de la Barca

La Dama Duende; Calderón de la Barca

PersonajesArgumentoTeatro

Ambiente socioculturalNarrativa renacentista y barrocaLazarillo de TormesClases socialesSiglo de Oro de la literatura españolaPobreza

La Lengua y los Hablantes; Raúl Ávila

La Lengua y los Hablantes; Raúl Ávila

Signo lingüísticoLengua españolaLenguasContextoSintagmaFonemasSignificadoHablaLingüísticaRelaciones paradigmáticasComunicación

Los árboles mueren de pie; Alejandro Casona

Los árboles mueren de pie; Alejandro Casona

BiografíaArgumento y personajesLiteratura española contemporánea del siglo XXTeatro de PosguerraDrama

LA CASA DE BERNARDA ALBA Sergio Rodríguez Vicente

LA CASA DE BERNARDA ALBA Sergio Rodríguez Vicente

PersonajesArgumentoLiteratura española contemporánea siglo XXTeatro y drama lorquianoGeneración del 27

El arte egipcio

El arte egipcio

TemplosEsculturaPirámidesArquitedctura EgipciaEsfingesFrontalismoObeliscos

Complemento direco

Complemento direco

SintaxisLengua españolaGramáticaPronombres

Flor del desierto; Waris Dirie

Flor del desierto; Waris Dirie

Contrato matrimonialAblaciónAutobiografíaÉticaPrincipios morales

LA VOZ DORMIDA 2ºBACHILLERATO B

LA VOZ DORMIDA 2ºBACHILLERATO B

Victoria KentCastilblanco13 rosasCampo de AlmendrosNegrínCarrilloBrigadaPostguerraFalangeSiglo XXIglesiaLiteratura española contemporáneaObrerosNarrativaNormandíaMilicianosNovelaParacuellosLa Internacional

Historia de una escalera Antonio Buero Vallejo

Historia de una escalera Antonio Buero Vallejo

PersonajesTeatro español de PosguerraObra dramáticaArgumentoSituacionesLiteratura española contemporánea del siglo XX

Contratación laboral y el impacto que ha tenido en la rentabilidad de las empresas floricultoras

Contratación laboral y el impacto que ha tenido en la rentabilidad de las empresas floricultoras

Condiciones laboralesProductividadFloricultura colombianaEconomíaEficiencia

· Resumen: CUENTO XV

· Resumen: CUENTO XV

Narrativa (prosa) medieval moralizante o didácticaRelatos o ejemplosLiteratura española de la Edad Media

Antes y Después; Barbet Schroeder

Antes y Después; Barbet Schroeder

Perfil psíquico del protagonista: sentimiento de culpabilidadSentido del título: transformación familiarArgumentoPsicologíaCineAutodefensa