TRES GIGANTES EN HEBRÓN
Mensaje predicado por el Pastor Julio Donati
Abramos nuestras Biblias en el libro de Josué 14:7 en adelante.
Esta lectura tiene estrecha relación con un hombre que se atrevió a
creerle a Dios y en consecuencia su carácter, su ser interior, su
manera de actuar a la hora de oír la voz de Dios, lo alineó con el
propósito de Dios para hacer la obra de Dios. Fue un GUERRERO DE
DIOS.
Este capítulo 14 nos introduce a la vida de Caleb, un compañero de
Josué. Este hombre, después de haber obrado de acuerdo a lo que
Dios dijo y no a las opiniones de la mayoría, le creyó al Señor y Dios
lo tuvo en cuenta en gran manera. El carácter, el ser interior de este
hombre, hizo que Dios pronunciara unas palabras sobre él y a la hora
de escribir esa historia, Dios lo tuvo en cuenta, porque se atrevió a
creerle a Dios cueste lo que costare.
¿Estás dispuesto a que Dios, esta mañana, escriba esta historia
contigo? ¿Estás seguro? Entonces habrá que conquistar lo que él
conquistó, para poder llegar a ser un instrumento en manos de Dios,
sin limitaciones.
Leemos en Josué 14:7 al 14 “Yo era de edad de cuarenta años
cuando Moisés siervo de Jehová me envió de Cades-barnea a
reconocer la tierra; y yo les traje noticias como lo sentía en mi
corazón. Y mis hermanos, los que habían subido conmigo, hicieron
desfallecer el corazón del pueblo; pero yo cumplí siguiendo a Jehová
mi Dios.
Entonces Moisés juró diciendo: ciertamente la tierra que holló tu pie
será para ti, y para tus hijos en herencia perpetua, por cuanto
cumpliste siguiendo a Jehová mi Dios. (Dijo Caleb)
Ahora bien, Jehová me ha hecho vivir, como él dijo, estos cuarenta y
cinco años, desde el tiempo que Jehová habló estas palabras a
Moisés, cuando Israel andaba por el desierto y ahora, he aquí, hoy
1
soy de edad de OCHENTA Y CINCO AÑOS. Todavía estoy tan fuerte
como el día que Moisés me envió; cual era mi fuerza entonces, tal es
ahora mi fuerza para la guerra, y para salir y para entrar.
Dame, pues, ahora, este monte, del cual habló Jehová aquél día;
porque tú oíste en aquel día que los anaceos están allí, y que hay
ciudades grandes y fortificadas. Quizá Jehová estará conmigo, y los
echaré, como Jehová ha dicho.
Josué entonces le bendijo, y dio a Caleb hijo de Jefone a Hebrón por
heredad.
Por tanto, Hebrón vino a ser heredad de Caleb hijo de Jefone
cenezeo, hasta hoy, por cuanto había seguido cumplidamente a
Jehová Dios de Israel”.
Josué 15:14 “Y Caleb echó de allí a los tres hijos de Anac, a Sesai,
Ahimán y Talmai, hijos de Anac.
De aquí subió contra los que moraban en Debir, y el nombre de Debir
era antes Quiriat-sefer.
Y dijo Caleb: Al que atacare a Quiriat-sefer, y la tomare, yo le daré mi
hija Acsa por mujer. Y la tomó Otoniel, hijo de Cenaz, hermano de
Caleb; y él le dio su hija Acsa por mujer.
Y aconteció que cuando la llevaba, él la persuadió que pidiese a su
padre, tierras para labrar. Ella entonces se bajó del asno. Y Caleb le
dijo, ¿qué tienes? -Y ella respondió: Concédeme un don; puesto que
me has dado tierra del Neguev, dame también fuentes de aguas. Él
entonces le dio las fuentes de arriba, y las de abajo.”
Al introducirnos a este tema tan hermoso, de aprender a hacer la
guerra espiritual, aprender la estrategia de ser usados por -Dios como
guerreros, aprender a hacer la guerra espiritual e incorporar para uno
mismo la didáctica del Espíritu Santo para ser usado por el Señor,
debemos prestar mucha atención.
Ustedes habrán notado que la Escritura dice por tres o cuatro veces
(en el pasaje leído) “por cuanto te atreviste a creerle a Dios”, por
cuanto oíste lo que Dios dijo -Él (Caleb) dijo: Yo, cuando vine, traje el
“reporte” que sentía en mi corazón.
Y el corazón de él sentía esto: ¡Dios nos ha dado esta tierra! ¡El Señor
2
lo ha dicho! ¡Jehová está con nosotros! ¡No está con ellos! ¡Los vamos
a devorar como pan! Pero la mayoría... dijo no. No se puede... hay
gigantes allí... es muy difícil...
¡Las mayorías hicieron desfallecer el ánimo del pueblo y de los que
estaban listos para poseer la tierra! De los doce espías, diez dijeron:
Y... es buena tierra... Dios es grande... ¡pero ALLÁ HAY GIGANTES!
No se puede...
Y el ánimo de los guerreros y de la gente que estaba lista para decir:
¡vamos detrás de estos príncipes que estaban designados para
traernos buenas nuevas! ¡vamos a introducirnos! ¡vamos a
conquistar!... empezó a decaer en su ánimo, a poner “peros”... a
desertar...
Esto nos muestra que no siempre las mayorías tienen razón a la hora
de obrar SEGÚN LA VOLUNTAD DE DIOS. ¿Verdad?
CALEB significa “perro de presa”. En otra versión dice “el que muerde
y no ladra”; da a entender de alguien que se compromete en algo al
punto de “jugarse”... ¡aún su propia vida! Son aquellos que dicen. ¡Si
muero, muero! ¡Absolutamente comprometidos! ¡Atrás, no vuelven
jamás! Y si Dios dice: ve porque te lo doy... ¡no será mi ánimo el que
desfallece porque cuatro o cinco digan: no tenemos ganas de entrar...
los gigantes son MUY GRANDES...
¿Y Dios... qué, estimado amigo?
Caleb... verdadero perro de presa... (como los perros de raza buldog,
que muerden y no largan la presa y aunque los maten quedan
adheridos a lo que han mordido). ¡Así quiere encontrarnos el Espíritu
Santo cuando Dios habla! Dios va a usar hombres y mujeres
comprometidos... (“jugados”)... para acá, para allá, para el Señor, a la
Palabra, a la Obra, al Propósito...
Hijo de Jefone (Caleb).
Un hombre, un padre, que tenía la
característica de su nombre. Jefone significa: “Que Dios sea visto”.
¡Nada más! Vean ustedes qué hijos nacen cuando uno desaparece y
sólo quiere hacer la obra de Dios. Pero a la hora de desaparecer...
¡ay! ¡ay!
A la hora de aparecer... ¡Aquí estoy yo!...
3
¿Quién eres? -le dijeron a Juan el Bautista. ¿Tú eres el Mesías? ¡No!
¡no! ¡no!... Entonces eres un profeta... ¡no!... Entonces... ¿quién
eres?... UNA VOZ. ¡Dime tu nombre! ¿para qué? Yo vine a preparar
los caminos del Señor... Pero...
Sólo una voz que clama en el desierto... ¡qué Dios sólo sea visto!
Si nos unimos y DESAPARECEMOS ¡Cristo aparece! Y como cordón de
tres dobleces se hace fuerte la GRACIA DE DIOS.
Cuando APARECEMOS... ¡CRISTO DESAPARECE!
¿Quién eres? ¡Yo soy FULANO de tal... el reverendo... pónganme en la
columna del diario, en la página de la derecha, arriba (que es la que
se ve primero). (Y si no le pusieron la nota... ¡ay! ¡ay! ¡ay!)
¿Quién eres tú?
Yo soy uno -dijo Caleb- que se atrevió a creer con otro -mi compañero
Josué- que DIOS ESTABA CON NOSOTROS.
¿Te animas a creer que tu ciudad será ARRASADA POR LA GLORIA DE
DIOS? ¿TE ANIMAS? ¿TE ANIMAS?
Es más... ¿te animas a creer que los “Caleb” que Dios está buscando
hoy, son USTEDES? ¿TE ANIMAS?
Hay gigantes... hermano... muchos responderán... (están los
satanistas... los macumberos, los san la muerte...)
¡¡JESUCRISTO ES SAN “LA VIDA”!!
Dice la Escritura que Caleb dijo: ¡Dame Hebrón!
Hebrón significa “fuerte amistad” con Dios y con mi hermano.
Amistad.
Pero Hebrón, estaba en manos de los gigantes. Hebrón estaba bajo
el reinado de tres gigantes que -él dijo- ¡hay que sacarlos!
Yo voy a poner mi casa ahí; yo voy a subir mi material allí, voy a
edificar mi casa ahí; mi casa va a vivir en el monte Hebrón; ¡yo voy a
conquistar Hebrón! ¡la fuerte amistad con Dios! Y... ¡Con mis
hermanos! Caleb va a vivir allí -y de pronto, Caleb se encamina para
subir el monte. Y los “gigantones” que hace tanto tiempo que están
en Paraguay, en Argentina y en tantos lados... no... “la historia dice
que acá no pueden”... “la historia dice que acá NO VAN A SUBIR...” ¡Y
vino un anciano de ochenta y cinco años! ¡subiendo!... (como se
4
dijera: “vayan desalojando, muchachos, que acá viene el dueño”)
¿¿Quién es este hombre?? -habrán preguntado muchos...
¡Deja que llegue! (Habrá dicho Caleb) ¡Y que te ponga la mano
encima!... ¡no van a quedarte huesos sanos!...
Recordemos lo que dijo David: “En esto conoceré que te he halagado,
cuando mi enemigo no se huelgue de mí.”
Si el enemigo se turba y se ofusca de ira y odio, será porque algo le
molesta ¿verdad?
Cuando tú camines lleno de la gracia de Dios, en Paraguay, y los
demonios crucen la calle y expresen: ¡¿otra vez viene éste?!
¡Gloria a Dios por esto! Es señal que eres hijo de Dios.
1. Dice la Escritura que Caleb subió allí, y el primer gigante que tuvo
que echar se llamaba SESAÍ.
¿Sabes lo que significa este nombre? Significa: SOLITARIO.
Otra
versión dice: SIN COBERTURA.
Anda solo. Es un gigante muy común que atenta contra la unidad y la
fuerte amistad con otros.
SOLITARIO.
Por mucho tiempo ese gigante estuvo allí. La tendencia, la historia
dice: No... hermano, no se “gaste”, mire... acá... esto no se puede...
¡¡SE TERMINÓ LA HISTORIA!! ¡¡EMPIEZA OTRA!! ¡¡LA DEL ESPÍRITU
SANTO haciendo una obra terrible y tremenda!!
El primer gigante que sale al encuentro y que tiene que irse, es Sesaí.
Dice que los hijos de Anac eran gigantes (de la tribu de Anac era
Goliat).
Sesaí, el solitario, sin cobertura, era de esa tribu.
Bien; ¿sabes tú cómo caza el león a su presa? ¿Has visto algún
documental sobre este tema? El león no ataca la manada; la molesta
nomas; la corre... hasta que una de las presas se va del grupo.
Cuando el león ve una presa solitaria, la corre, y se la come (“como
un pancho evangélico”).
EL VALOR DE LA UNIDAD NO TIENE PRECIO
Es el tiempo de bajar del monte Hebrón a Sesaí y declarar, por la fe,
5
con un espíritu guerrero, sin pensar en ambiciones personales, sin
levantar la vida mía y mi estima y mi nombre por encima de otros
sino, haciendo un CORDÓN DE TRES DOBLECES. Es el tiempo de
sacar a Sesaí, de vivir bajo la cobertura de otros.
Dice la Escritura en Efesios 5:21 “Someteos unos a otros en el Temor
de Dios”. Es la manera de vivir.
La preposición “SO” significa “DEBAJO DE”. ¡Colóquense unos debajo
de otros! ¡Vivan en cobertura! ¡Vivan en armonía! ¡Bajen ese gigante
solitario! -como el “llanero solitario”- (ya no se ven “llaneros
solitarios”). Pero de nuestro espíritu tenemos que arrancar esa
tendencia, tenemos que bajar de ese lugar estratégico y extirpar la
tendencia de andar solos... ¡solos! ¡sin cobertura!
Te pregunto: Si tú estás solo y tienes un problema. ¿A quién acudes?
Estoy hablando a pastores... ¿quién pastorea a los pastores?
¿Tienen un amigo íntimo a quien pueden confiarle todo?
LA UNIDAD NO ES UNA UNIDAD INTERVENCIONISTA, QUE AVASALLA
LA IGLESIA DE OTRO. ES UNA UNIDAD EN EL ESPÍRITU. Es una
fuerte amistad con Dios que va a llevarme a tener una fuerte amistad
con mi hermano, de otra denominación que no tiene nada que ver Dios ve la iglesia como UNA.
2. El segundo gigante que tiene que bajar es AHIMÁN.
Ahimán significa: “hermano del enojo”.
La Escritura nos enseña que se quite de nosotros toda tristeza, todo
enojo, toda ira, todo resentimiento, levantando manos limpias para
poder entrelazarnos los unos con los otros.
Ahimán es hermano del enojo. Asociado con el enojo, caminando con
el enojo. Y yo pregunto: ¿Estás dispuesto a bajar esta tendencia, este
gigante que vive en Hebrón, que no te permite tener amistad?
AMISTAD SEGÚN DIOS ¡ES CALEB REINANDO!
Hebrón, no estaba en manos de Caleb sino de tres gigantes jebuseos,
pisoteadores, que avergüenzan y desaniman.
Pero la amistad que Dios quería era que Caleb estuviera en Hebrón.
¿Estás dispuesto a permitir al Espíritu Santo hacer esa obra donde
6
bajamos nuestras ambiciones personales?
No solamente caminamos con otros, sin estar solos, sino que también
arrancamos aquello de que no me gusta... me enojo... me voy... no
me gusta tu rostro... cómo hablaste -no me gustó... la corbata que
tienes no me gusta... la falda que usaste no me gustó... ¡tu nariz!...
ME ENOJO. Es el síndrome del hermano mayor. En Lucas 15:11-32
hay dos hermanos (es una parábola del Señor). Uno se creyó que era
SUPERMAN y se fue. A éste le faltó formación y creía que todo lo
podía.
Pero el otro, no se fue al mundo a pecar, no se acostó con ramera, no
malgastó el dinero de su padre, se quedó en la casa... ¡PERO SIN
GOZO! Porque cuando su hermano vino, cuando VINO LA
RESTAURACIÓN, CUANDO LA MISERICORDIA DE DIOS EMPEZÓ A
OBRAR Y VIO A SU HERMANO QUE ESTABA PERDIDO Y AHORA,
RESTAURADO, ¡SE ENOJÓ!
Y donde estaba el júbilo, la danza, el regocijo en medio de la gran
fiesta, allí NO QUISO ENTRAR. ¡Dios TE LIBRE DE NO QUERER
ENTRAR EN ESTA HORA HISTÓRICA QUE DIOS TRAE BENDICION
AQUI!
¡DIOS NOS LIBRE DE TAN TERRIBLE ACTITUD!
El padre del joven le dijo: ¿por qué no quieres entrar, hijo?... ¡porque
no!... porque yo siempre quise un cabrito y nunca me lo diste. Y a
éste que viene... ¡le estás dando todo!
Hijo... (a éste... ¡le faltó información!)
Hijo... ¿no ves que todo lo que tengo es tuyo? Si tú querías un cabrito
por qué no abriste la tranquera y lo tomaste? ¡TODO LO QUE TENGO
ES TUYO!
¡Este hijo ESTABA EN LA CASA PERO CON DERROTA, SIN GOZO, ERA
LEGALISTA!
¡LO UNO Y LO OTRO ES NECESARIO RESTAURAR!
A LA HORA DE LA GUERRA ESPIRITUAL ES NECESARIO IDENTIFICAR
LAS FORTALEZAS QUE NOS DETIENEN DE HACER LA OBRA DE DIOS.
Y decimos... ¡ah!... no se puede... mire lo que dice la estadística... en
Paraguay no se puede...
7
¡NO ME INTERESA LO QUE DICE LA ESTADÍSTICA! ¡ME INTERESA LO
QUE DICE DIOS! ¡A ÉL LE VOY A CREER! ¡ESTO ES MÁS
IMPORTANTE!
Dios dice: Voy a revolucionar TU VIDA. Y Dios lo va a hacer
contigo, con aquéllos que se animan a creer.
Por lo tanto, atención con “el enojo”. La Escritura dice que “la ira del
hombre no obra la justicia de Dios”. Nuestras relaciones...
El Espíritu Santo me está diciendo que Dios va a hacer, está formando
una UNIDAD pero no en lo tácito, no en un papel escrito sino en la
realidad, donde muchos van a estar cruzando la vereda y van a decir:
Yo quiero pedirte perdón... ¡yo también! -responderá otro.
La verdad que yo no te aguantaba... ¡y yo también! perdoname...
Y empiezan a SANARSE LAS AGUAS, como Eliseo sanó las aguas. La
tierra de los hijos de los profetas era buena, el lugar era espacioso,
pero las aguas estaban amargas... ¿por qué? Porque había una
vertiente de la montaña que nadie sabía... que contaminaba las
aguas... Así el corazón de los hijos de Dios, cuando somos llamados.
A veces, no sabemos cómo solucionarlo. DALE LA VASIJA NUEVA AL
PROFETA. ES UNA OBRA NUEVA DE DIOS. Llénala de SAL, que es la
PALABRA LLENA DE GRACIA. DÁSELA A ÉL EN LAS MANOS Y ÉL LA
ECHARÁ, LA TIRARÁ JUSTO EN LA PARTE DE TU VIDA Y DE TU
CORAZÓN QUE NECESITA SER SANADO.
El Espíritu Santo me da testimonio aquí, ahora mismo, hay una LUCHA
con la palabra que estamos teniendo.
HAY UNA LUCHA EN EL
CORAZÓN: ¿QUÉ ME VAN A MOVER A MÍ? ¿QUÉ ME VAN A
REMOVER? ¿QUÉ ME VAN A SACAR? ¿QUÉ ME VAN A HACER? ¿ME
VAN A SACAR DE MI LETARGO, DE MI COMODIDAD? ¡TODA LA VIDA
ESTUVE ASÍ Y AHORA ME DICEN... “que tengo que caminar dos
cuadras más! Si es necesario... DIEZ CUADRAS... CIEN... CON TAL DE
BUSCAR LA UNIDAD CON TUS HERMANOS LAVADOS CON LA MISMA
SANGRE, HEREDEROS DEL MISMO REINO, HIJOS DEL MISMO PADRE,
PEREGRINOS HACIA LA MISMA TIERRA... COMPRADOS POR EL
MISMO PRECIO.
¡HIJO! SI NO TE ANIMAS A VIVIR EN UNIDAD CON TU HERMANO EN
8
LA TIERRA... ¡¡QUÉ PROBLEMA EN EL CIELO!! ¿Verdad? Es necesario
empezar aquí y llenar con la gracia de Cristo... ¿Sabes? Cuando el
pueblo de Dios se une, cuando los líderes se unen, pasa lo de
Nehemías. Pone a los principales sobre el muro, se toman de la mano
y empiezan a dar gloria a Dios... ¡y los enemigos se llenan de ira!...
pero el muro va a ser terminado para poner un ADENTRO Y UN
AFUERA. ¡Ya no entrarán los puercos del monte, pisoteando! ¡Ya no
los bandoleros y ladrones y pisoteadores, entrando! ¡HAY UN MURO!
¡Se enloquecieron porque se levantó UN MURO! Porque el pueblo de
Dios MARCÓ LA RAYA y dijo ¡BASTA DE LA HISTORIA NEFASTA! ¡SE
TERMINÓ! ¡VAMOS A LEVANTAR EL MURO! ¡VAMOS A MARCAR LA
CANCHA! ¡VAMOS A VIVIR PARA DIOS! ¡VAMOS A SUBIR EL MONTE!
Yo no sé lo que dicen los diez (referido a los diez espías que volvieron
con noticias negativas después de reconocer la tierra de Canaán).
Yo lo que sé es que no quiero morir como un cobarde, agarrado de un
enemigo... (me van a tener que enterrar a mí y a él, pero teniendo yo
la cabeza del enemigo).
PERRO DE PRESA -JUGADO- COMPROMETIDO.
3. El tercer gigante: TALMAÍ, significa “muy atrevido”.
Es un síndrome en nuestros días. Hoy hemos escuchado un mensaje
sobre la soberbia, el orgullo, Talmaí es el símbolo de los que andan en
la carne, por sentimientos nomas; y a la hora de ser “líricos” “son
orgullosos de no tener orgullo”, mire que fino... ¿no? Son los que
dicen: NO SOY NADA, Señor (pero si no me ponen el primero en la
lista... ¡arde Troya!) No soy nada, Señor, para tu gloria... (pero si no
me dan una “partecita”...)
¿QUIÉN ERES? (Le preguntaron a Juan el Bautista) Éste respondió:
“UNA VOZ”.
¿Quién conoció a David antes de ser rey? Dime quién. El padre, la
madre, sus hermanos. NADIE MÁS.
El profeta estaba llorando a Saúl y el Espíritu de Dios le dijo: ¡Deja de
llorar! Yo me encontré uno, no lo conoce NADIE. Yo ya tengo rey.
¡Trae el cuerno de aceite porque yo ya he visto uno, ya me he
9
provisto de rey!
En el corazón de Dios, había un muchacho, en el medio del campo, no
era conocido, no era famoso, pero tenía un corazón de guerrero.
Si tú piensas que porque tú no apareces en radio, en televisión, tu
nombre no está en el periódico, no has escrito un libro y no has hecho
cosas para ser conocido... ¿que Dios no te conoce? Estás equivocado.
En el poblado donde estés, el ESPÍRITU de Dios te está mirando
ATENTAMENTE porque DIOS TE TIENE EN CUENTA.
¿Lo puedes creer? DIOS TE TIENE EN CUENTA, ya sea que estés en
medio de la ciudad como metido dentro del Chaco Paraguayo. Eres
muy valioso para Dios, cuando tu corazón está alineado.
Hay dos cosas que llaman la atención de este principado, de esta
fortaleza con la que tenemos que guerrear. La primera: Es que
produce “ILUMINISMO”. Iluminismo es: Sólo mi palabra, lo que yo
enseño, lo que yo digo, tiene valor. Solamente por lo que yo digo y
enseño, mi doctrina, ni enseñanza... es válida. Lo demás es todo
cuestionable.
Iluminismo es que yo soy el único “iluminado” que puede decirle algo
apropiado a esta gente. Lo demás... es de “medio pelo”.
DE ESTO, HAY QUE ARREPENTIRSE. PORQUE AUNQUE NO LO DIGO,
MUCHAS VECES LO PENSAMOS. (Yo tengo la mejor enseñanza).
Lo segundo es: COMPLEJO MESIÁNICO.
“Estate tranquilo, Señor... aquí estoy yo en Paraguay”. Quedate
tranquilo... yo voy a solucionarte estos problemas que tienes. Hay
que bajar a TALMAI (el creernos superiores a otros).
Cuando mires a tu hermano, tiene que brotar la Palabra que dice:
Nadie tenga más alto concepto de sí, que el que debe tener.
A la hora de hablar de tu hermano, ¿cómo hablas?
A la hora de conquistar Hebrón ¿cómo subes?
A la hora de bajar esos gigantes, tú te crees que esas fortalezas hay
que decirles: Señor gigante, ¿me haría el favor de bajar que yo tengo
que subir? VAS A TENER QUE HACER GUERRA, porque vas a llegar a
tu casa, vas a mirar tus apuntes y vas a decir, todo aquí está bien, yo
no voy a cambiar. Pero el Espíritu Santo te va a decir: Así, no te
10
puedo usar.
¡Señor, no me vas a lavar los pies! -dijo Pedro- Pedro, TENGO QUE
LAVARTE -dijo el Señor.
¡Señor... no, Señor!... SI YO NO TE LAVARE, NO TENDRÁS PARTE
CONMIGO.
¡Entonces lávame todo! -respondió Pedro.
No, no... el que está lavado, sólo necesita lavarse los pies. SE HABLA
AQUÍ DE UNA CONCIENCIA LIMPIA, acercándose con un corazón
sincero, con plena certidumbre de fe, con una conciencia limpia y
lavados los cuerpos con agua pura. EXTRAORDINARIO. Eso es: El
que está lavado, no necesita más que lavarse los pies, venir a SU
PRESENCIA SIEMPRE con una CONCIENCIA LIMPIA.
En la Escritura dice que en una colonia chiquita había un monte
llamado DEBIR. Ahí, los brujos hacían sus oraciones (en el tiempo de
CALEB). DEBIR significa “oráculo”. Allí iban los brujos a hacer
oraciones a los demonios.
Caleb dijo: ¡VAMOS A CONQUISTAR DEBIR! ¡EN ESE LUGAR VAMOS A
HACER LA ORACIÓN A DIOS! ¡VAMOS A ALABAR Y ADORAR AL DIOS
VIVO! El que conquiste ese monte... yo le voy a dar a mi hija... (Este
ancianito de ochenta y cinco años no daba a su hija así nomas...)
(¿Cuántos tienen hijas mujeres?) ¡EL QUE CONQUISTE ESE MONTE!
¿Saben que yo creo que él no quería que el marido de su hija sea un
hombre flojo (un “perejil”) como aquellos a los cuales se les invita a
adorar a Dios y dicen: No lo siento...
¡Bendice al Señor! No tengo ganas...
¡Vamos a ayunar!... me duele el estómago...
¡Vamos a guerrear!... estoy cansado...
Y uno tiene que arrastrarlo siempre... y vive siempre de las
emociones... y por las influencias de lo que le dicen... no tiene oído
para oír lo verdadero... ¡No, no! -habrá dicho Caleb- Yo no quiero un
yerno así.
El que conquiste esto, yo le daré mi hija... ¡Y lo conquistó OTONIEL!
(Significa “león de Dios”)
(Anécdota personal: Miren, yo tengo un hijo casado, voy a ser abuelo.
11
Tengo otro hijo y una hija de trece años. La van a venir a buscar. Sí,
pero les va a costar. Yo no le voy a elegir el marido a mi hija, pero
VOY A ORAR AL PADRE PARA QUE MI YERNO NO SEA UN HOMBRE
FLOJO -”perejil”- Deseo que sea un LEÓN DE DIOS. Nadie me puede
impedir que ORE.
Yo quiero tener nietos llenos del Espíritu Santo. Quiero tener una hija
casada con un León de Dios. No digo nada de los demás, cada uno
puede pensar como quiera, pero nadie me puede impedir que aleje a
todos los cobardes (cacatúas) y que diga: ¡Padre, espantame a los
flojos, yo quiero leones de Dios, hombres que salgan guerreros!...)
Dice la Palabra que Caleb le dio a la hija a Otoniel. La miró, la besó y
se la dio. Había “liquidado” (vencido) a tres gigantes... (como hizo
Samuel con Agag -1º Samuel 15:8-33) ¿o no? ASÍ HACE EL SEÑOR
CON SUS ENEMIGOS.
Hoy no es la espada que mata a tu hermano la que usamos. En la
guerra espiritual la espada es la Palabra de Dios, la del Espíritu.
Hoy el Señor no dice como la Palabra en el Salmo 149, exalten a Dios
con sus gargantas, den la Palabra, exalten a Dios aún en las camas,
porque la Palabra que ustedes den va a ser para aprisionar con grillos
a gobernadores, a príncipes de maldad, para ejecutar venganza en el
nombre del Señor. ¿Cómo? Con la PALABRA. Es el ejército de Dios
que está esperando que se levante un pueblo de Dios aguerrido,
atrevido, que no se marchite cuando uno dice: son muy grandes...
(los gigantes). Mejor, mayor es el “ruido” cuando caigan.
Es el tiempo cuando la bendición de Dios llega a través de la punta de
la cabeza de un anciano de ochenta y cinco años hasta tus hijos que
van a formar familia.
¡Dame las fuentes! -dijo la hija, y el padre le dijo: Buenos, ya que me
pedís las fuentes, te voy a dar las de arriba y te doy las de abajo. Y
las fuentes de arriba, según Colosenses capítulos 2 y 3 sugieren
“sabiduría de Dios, discernimiento, inteligencia, fe, poder,
conocimiento de Dios, temor de Jehová.”
“Y también te doy las de abajo” (Colosenses 3:12), mansedumbre,
humildad, paciencia, templanza. ¿Te animas? Dios te está llamando a
12
la guerra... ¡Qué linda es la canción que cantamos sobre este tema!
De pronto el Espíritu Santo empieza a repartir las espadas y decimos:
no, no... lo voy a pensar... ¡lo cantaba nomas!
El Espíritu de Dios te va a usar. El Espíritu de Dios te va a levantar,
lleno del Espíritu Santo tú serás un “Jefone” (que significa: QUE DIOS
SEA VISTO) para conquistar la amistad en Hebrón, una fuerte amistad
con Dios y con tus hermanos. Tenemos que bajar, tenemos que
cruzar la calle y decir: hermano, yo te necesito. Lo que nunca hice, lo
hago ahora: ora por mí. Voy a hacer un pacto, un pacto recíproco de
UNIDAD, de AMOR, de FE, de RESPETO, donde no voy a permitir aunque seas de otra denominación- que nadie hable mal de vos.
Y cuando los creyentes empiezan a ver que los pastores se respetan y
que no se roban las ovejas... (no hay “cuatrerismo evangélico”) y son
amigos y que el que sale mal de allá vuelve... porque se le dijo:
Arregle su problema...
¡De esta manera bajamos los gigantes! ¡Vivimos en unidad!
El que anda desordenado no se puede meter allá porque se le dice
¡vuelva! Entonces se va para otro lado y se le dice: ¡vuelva! Aquel
pastor es mi amigo. Arregle y vuelva allá... ¡Eso es lo que va a pasar!
El corazón de aquel que anda desordenado no va a ser un linyera
espiritual que va debajo de un puente con su teología... (¡no me
gusta!... me voy allá... ¡no me gusta!... me voy allá...)
Los pastores van a estar en UNIDAD, se van a RESPETAR y cualquiera
que ande desordenado, no le queda otro recurso que SANARSE.
Debe arreglar... no puede ser que pasen cuatro años y le diga al
pastor: yo estuve enojado con usted por cuatro años, pero no tenía
razón... (no, no tenía razón) yo era el culpable...
Evitate problemas. Camina en unidad.
¿Estás dispuesto a ser parte de minorías que son mayorías en el
REINO DE DIOS?
Dios quiere escribir esta parte de la historia contigo. Y esto que
estamos diciendo esta mañana queda grabado en los cielos, en los
videos, en los cassettes, pero sobre todo en tu corazón.
Dios te va a decir: yo te di la oportunidad. Yo quiero hacer la obra
13
contigo. Tú eres el Sansón, el David, el Josué, el Caleb de hoy. Tú
eres el Elías que Dios quiere levantar. Los “David”. ¿Te animas? ¿te
animas?
.................................................................................................
Vamos a ponernos de pie. Aleluya. Pon tu mano con respeto sobre el
que tienes al lado. Levanta tu mano y ora por tu hermano, bendícelo.
¿Te animas?
Olvídate de tu congregación. No me mires a mí. Abrí la “canilla” de
tu corazón y empieza a bendecir a su iglesia, sus hijos, la casa, la
esposa, el trabajo, el barrio... ¡Esto sana! ¡Es la corriente del Espíritu
que sana! ¡Es Eliseo arrojando sal en las aguas! (Donde dice: ¡Nunca
más estarán enfermas estas aguas!) Pero hay que poner delante del
Señor un CORAZÓN RENOVADO, LA SAL DE LA GRACIA DE LA
PALABRA, olvídate de ti y ora por tu hermano, el Señor se va a ocupar
de ti.
¡Es el tiempo de romper los esquemas que nos ataban! Es el tiempo
de volver, de subir al Monte, de ser fortalecidos... y aunque seas
anciano dale a Él tu fuerza, el Señor da fuerzas al cansado...
La unción pudre los yugos...
Ora por tu hermano, cierra los ojos, no mires a nadie y asegúrate que
lo estás bendiciendo.
Cuando termines, que el otro ore por ti...
Mencionale, di su nombre, llama como testigo a los ángeles en luz y a
los lobos que están alrededor -los demonios- porque ÉL PREPARA
MESA en presencia de mis angustiadores. El Señor derrama el
maná... El Señor está... ES EL TIEMPO DE LA GRAN AMISTAD...
ES EL TIEMPO DEL GOBIERNO TOTAL DEL ESPÍRITU SANTO...
Repite esta oración: Señor Jesús, te pido ahora, que uses mi vida,
cuenta conmigo, quiero hacer un pacto delante de ti, voy a respetar,
voy a ayudar, voy a amar a mi hermano, sea quien sea, voy a estar
con él, voy a hacer un pacto de respeto, de asistencia mutua, de
intercesión para ser parte de esta obra extraordinaria, esta lluvia de
14
bendición que viene sobre Paraguay. SEÑOR, cuenta conmigo, cueste
lo que costare y pase lo que pasare. Mayor es el que está con
nosotros que aquel que en el mundo está.
En Cristo somos más que vencedores. Repítelo: ¡En Cristo somos más
que vencedores!
15
Descargar

Tres gigantes en Hebrón