Buenos Aires, 27 de septiembre de 2005.-
VISTO:
La actuación nº 2016/05, iniciada a raíz del reclamo
interpuesto por el cuerpo de Supervisores de Educación Artesanal y
Técnica/Tecnológica de la Secretaría de Educación del Gobierno de la
Ciudad de Buenos Aires, quienes solicitan la intervención de esta
Defensoría del Pueblo a efectos de la reapertura del Profesorado de
Educación Tecnológica, tal como existió en la Ciudad de Buenos Aires
hasta el año 1998.
Y CONSIDERANDO QUE:
A fs. 3, se presenta en pleno el cuerpo de
Supervisores de Educación Artesanal y Técnica, de la Secretaría de
Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quienes
unánimemente expresan: “Hasta diciembre de 1998, existió en el
edificio que compartía con la Escuela Normal Superior Nº 6, sita en
Güemes 3859, el Profesorado Nacional de Educación Artesanal y
Técnica, que otorgaba títulos docentes, para dictar el área que nos
ocupa, en escuelas primarias, de adultos y de Educación Especial, y
con incumbencias en Educación Media y Superior. En dicho año, fue
cerrado, abriéndose en su lugar, dos tecnicaturas no docentes.
Desde entonces, y hasta la actualidad, NO EXISTE EN LA
JURISDICCIÓN UN PROFESORADO, DE GESTIÓN OFICIAL O
PRIVADA, que responda a la necesidad de generar nuevos docentes
capaces de enseñar los contenidos de Educación Tecnológica QUE
PRESCRIBEN LOS DISEÑOS CURRICULARES VIGENTES (de los
cuales se hizo cargo el área de Educación Artesanal y Técnica), a
pesar de los incesantes esfuerzos realizados en todos los niveles para
lograr ese objetivo. De mantenerse esta situación, no se contará en los
próximos años con el personal idóneo para dictar el área.
En este momento existe UN SERIO MALESTAR en el conjunto
de las docentes de la especialidad, que cumplimos diferentes
funciones, al no recibir respuesta por parte de las autoridades de la
Secretaría de Educación, a las promesas realizadas en los últimos
años en relación a la creación del Profesorado.
Vale aclarar que los más de mil docentes que actualmente
dictan la materia, han realizado y realizan desde el año 1994, en y
fuera de servicio, numerosos cursos de capacitación en Educación
1
Tecnológica, generados por la misma Secretaría de Educación, que
representan una fuerte inversión de recursos, pensados
originariamente para dar respuesta al período de transición entre el
cierre del Profesorado existente y la creación de uno nuevo, que a la
fecha, no sólo no se ha concretado, sino que tampoco
vislumbramos que exista un proyecto de cercana creación”.
A fs. 4 se presenta la licenciada Graciela
Salazar, quien aporta información a efectos de profundizar la
comprensión de la necesidad de la reapertura inmediata del
Profesorado en cuestión, y dice: “...representan el esfuerzo de
inversión tanto de las instituciones involucradas como de los docentes
que asistieron a dichas capacitaciones”.
Asimismo, a fs. 117/121, la profesora Ana
María Lukez, Supervisora Coordinadora del área, acerca también un
informe “sobre las acciones desarrolladas desde el 2000 hasta la
fecha, y lo que se está realizando actualmente y un resumen del área
en relación a cantidad de docentes, módulos, antigüedad, calidad de
títulos, etc.”.
De la información aportada por los
reclamantes, se destaca particularmente la siguiente: “...desde el año
2000 hasta la fecha se realizaron encuentros:
- De carácter informal con los representantes de los distintos
gremios, Adef, UTE, Sedeba, Udam y otros para interiorizarlos del
problema del área y de los docentes a efectos de buscar apoyo;
- De carácter formal con funcionarios de la:
- Secretaría de Educación, Subsecretaría de Educación,
Dirección de Currículo, Dirección General de Educación Superior para
generar espacios de discusión y elaboración de la normativa para su
creación;
- Junta de Clasificación para interiorizarlos del tema;
- Instituto Superior del Profesorado Técnico para conversar
sobre la posibilidad de formación y capacitación que estaban en
condiciones de brindar.
Hasta la fecha, estas conversaciones no se concretaron en
soluciones a la problemática planteada.
En relación a una acreditación en Educación Tecnológica para
las docentes en actividad, luego de seis años como mínimo de
capacitaciones en y fuera de servicio, tampoco hemos tenido una
resolución favorable.
Desde abril, un grupo de Supervisoras están abocadas a
estudiar junto a la Subsecretaría de Educación, la posibilidad real de
obtener recursos humanos a corto y largo plazo.
Actualmente la Subsecretaría de Educación delegó en la
Dirección de Educación Primaria la organización de una reunión con
los responsables de CePA y Supervisoras de la especialidad con el fin
de concretar acciones para obtener recursos a corto plazo.
Sin embargo, sigue siendo una necesidad abrir a la brevedad
los canales de debate sobre la obtención de recursos a largo plazo,
concretamente la creación del profesorado.”
2
Señala dicha información algunos datos
estadísticos correspondientes a un relevamiento que habría sido
efectuado entre 1998 y 2003, del que se destacan los siguientes
guarismos:
Personal de Conducción:
1998
2 (dos)
4 (cuatro)
Supervisores suplentes
Supervisores Adjuntos suplentes
2003
1(uno)
2 (dos)
Cantidad de Escuelas:
Área Educación Primaria:
1998:
2003:
428 Escuelas (49 % Jorn.Simple - 51 % Jorn. Completa)
437 Escuelas (45% Jorn.Simple - 55 % Jorn. Completa)
Área Educación Especial:
1998: Rec. 16 - D. Mot. 01 - Hosp. 02 - Dom. 02 - CENTES 02
2003: Rec. 16 - D. Mot. 01 - Hosp. 02 - Dom. 02 - CENTES 02
“...Además de estos establecimientos, hay 26 escuelas de
educación especial transferidas, cuyos datos no constan en este
trabajo”.
Módulos:
“...En todas las escuelas nombradas hay 01 o más módulos de
distinta carga horaria. Para esta estadística no se contaron los
módulos de escuelas domiciliaria”.
1998: 840 módulos
2003: 834 módulos
Personal de Ejecución:
“...La cantidad de personal de ejecución titular e interino es
inferior a la cantidad de módulos en razón que un alto porcentaje tiene
más de un módulo como titular, interina y/o suplente. Ese relevamiento
no está completo.
En el año 1998 estas variables se trabajaron sobre el total de
módulos. Para permitir la comparación en el 2003 se optó por el mismo
criterio”.
Situación de Revista:
“... En la actualidad hay 800 docentes titulares frente al grado,
15 en disponibilidad y 34 interinas”.
1998: 714 titulares
126 interinas
3
2003: 815 titulares
34 interinas
Antigüedad Docente:
“...en el año 1998 era bajo el porcentaje de personal con más de
30 años de antigüedad, debido a las numerosas jubilaciones anteriores
a esa fecha.
En el 2003 es importante el porcentaje, que subió por tres
causas:
- el envejecimiento de la población docente,
- la modificación de la edad mínima para acceder a la jubilación
- La acumulación de módulos ya sea como titulares (acceden
las docentes con mayor puntaje por lo tanto con mayor antigüedad en
la docencia) o como suplentes e interinas (por tener menos gente en
los listados para aspirantes a suplencias e interinatos)”.
años de
antigüedad
0 a 10
11 a 20
21 a 30
+ de 30
1998
1998
1998
1998
34 % (286);
30% (252);
31% (260);
05% (42);
2003:
2003:
2003.
2003:
21% (178)
31% (263)
26% (221)
22% (187)
Recibido el reclamo en la Adjuntía a cargo
del profesor Gustavo Lesbegueris, se solicitó informes a la Secretaría
de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, con traslado
del reclamo de inicio, lo que mereció la contestación que obra
agregada a fs. 122/131.
De la respuesta recibida, tiene sustancial
relevancia el informe de fs. 129 suscripto por la licenciada Flavia
Terigi, a cargo de la Subsecretaría de Educación del Gobierno de la
Ciudad de Buenos Aires. Allí se lee: “...hasta el presente, la Secretaría
de Educación no comprometió la creación de un Profesorado de
Tecnología. Ello se debe a que resulta imprudente asumir un
compromiso de estas características, habida cuenta de lo mucho que
aún resta discutir... Ello no obsta para considerar propuestas, avanzar
en análisis pertinentes, etc., que es lo que ha ocurrido en el curso del
último año; (...) esta Subsecretaría de Educación tiene plena
conciencia de la necesidad de encontrar una solución transitoria al
problema de la cobertura de los cargos (...) ha considerado una
propuesta de estas supervisoras de organizar, para el segundo
cuatrimestre de este año, un curso a dictar por la Escuela de
Capacitación - CePA que, en concurrencia con otras titulaciones (en
especial, con títulos técnicos de nivel secundario) pueda otorgar título
habilitante para el ejercicio docente en el nivel... Sin que ello comporte
una solución completa a la situación del área, la Subsecretaría de
Educación desea expresar que esta decisión no sería posible sin la
voluntad de la Secretaría de Educación de atender la problemática
4
planteada y de hacerlo con la responsabilidad y mesura que ella
amerita”.
Frente a dicha respuesta, el Cuerpo de
Supervisores de Educación Artesanal y Técnica reclamante, expresó a
fs. 133/134: “1- La actual gestión de la Secretaría de Educación no
comprometió la creación del profesorado de inmediato, pero sí
manifestó el compromiso de trabajar al respecto, a partir del segundo
cuatrimestre 2005. Por ello el cuerpo de Supervisores insiste sobre
este pedido. Asimismo, todas las gestiones políticas anteriores han
expresado la necesidad de su creación.
2- El Área posee contenidos propios, tal como están
explicitados en los Diseños Curriculares aprobados y que son llevados
a la práctica en nuestra jurisdicción. Se desprende por ende, que para
organizar la estructura curricular de la especialidad los mismos
debieron ser discutidos y acordados en su momento, hace 10 años.
3- Deberían ser éstos el punto de partida para la discusión de la
estructura curricular del profesorado, teniendo en cuenta, además el
enfoque social, antropológico, económico, psicológico, filosófico y
científico en el que se apoyan dichos documentos. Existen en otras
jurisdicciones instituciones que tienen muy buenos planes acordes con
nuestro enfoque y hay un proyecto de plan de estudios presentado en
la Legislatura de la Ciudad.
4- Se desprende que los formadores de docentes para esta
especialidad podrían ser:
a. Especialistas en estas disciplinas. Ej. FLACSO u otras
Universidades.
b. Capacitadores de FORDECAP.
c. Capacitadores trabajan en CePA.
d. especialistas de Currículum.
e. capacitadores del Ministerio.
f. Profesoras de nuestra área altamente capacitadas por nuestro
sistema.
5- Respecto a las Instituciones donde dictarse, podrían
utilizarse:
a- Para la base pedagógica - didáctica en común, los profesorados
estatales y/o privados en funcionamiento que preparan otras áreas
del conocimiento.
b- Para el resto de las materias específicas, establecimientos
educativos con talleres, como por ej. las escuelas técnicas.
c- Asimismo se pueden llevar adelante convenios con distintas
instituciones tal como la Dirección General de Educación Superior
tiene con Universidades y otros organismos.Por lo expuesto y en razón del motivo que dio lugar a este
expediente, lo prioritario que los supervisores solicitan es que a la
brevedad se avance en el análisis y la discusión de la estructura
curricular de la carrera de formación docente cuya
implementación garantizará el correcto dictado de la especialidad
que nos ocupa. La solución transitoria al problema de la
cobertura de cargos mediante un curso de actualización dictado
por CEPA, no fue el motivo de la nota presentada por los
supervisores. Por lo tanto éstos rechazan que la posibilidad de
5
ese dictado interfiera en el propósito de creación de un
profesorado, motivo de esta presentación”.
Conforme consta a fs. 136/140, la
Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires actualmente tiene
en trámite el Expediente nº 1510-D-2005, que tiene por objeto un
Proyecto de Declaración referido al estudio para la creación de una
Carrera de Formación de Profesores de Educación Artesanal y
Técnica. Entre los fundamentos del Proyecto, puede leerse: “Motiva el
presente proyecto de Declaración la necesidad que el Poder Ejecutivo,
a través de la secretaría de educación, instrumente la creación de una
carrera de Formación de Profesores de Educación Artesanal y Técnica
/ Educación Tecnológica, en el ámbito de la Ciudad.... La realidad es
que al día de hoy no existe ningún Profesorado en Educación
Tecnológica.
Los docentes que provienen de aquellos profesorados siguen
trabajando, actualizándose y capacitándose de acuerdo a los
contenidos que son emanados por la Dirección de Currícula por medio
de Cepa. Al no existir una formación de profesores toda esta disciplina,
poseedora de una determinada identidad, dejará de tener continuidad
en el tiempo.
Los niños tienen derecho a recibir una educación completa, que
los haga reflexivos y autónomos, y esta requiere en mucho de los
conocimientos que se imparten desde el área. De modo que perderla
condenaría a nuestros niños, los hombres del futuro, a la dependencia
y la sumisión...”.
A fs. 141-143, se agrega una presentación
del Sindicato de Educadores de Buenos Aires -SEDEBA, Inscripción
Gremial nº 1478-, suscripta por la profesora Ada Mercedes Leiros en
carácter de Secretaria General y licenciada Graciela A. Salazar como
Directora, en representación de dicha entidad sindical, agregando
como anexo planillas que suman un total de mil cincuenta y cinco
(1055) firmas de docentes en apoyo al “Reclamo para la creación del
Profesorado de Educación Tecnológica”.
Expresan en su nota: “...nos dirigimos a esa
Defensoría para solicitar se adjunte este documento a las acciones
realizadas por el Cuerpo de Supervisores de Educación Artesanal y
Técnica/Educación Tecnológica del Gobierno de la Ciudad Autónoma
de Buenos Aires - Secretaría de Educación y se exija el cumplimiento
de los artículos que se detallan a continuación:
Ley de Educación Superior Nº 24.521
Título III; Capítulo 2, Art. 19 (...) Constitución de la Ciudad de Buenos
Aires, Libro Primero, Título Segundo, Capítulo Tercero, Art. 24; (...)
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales,
Parte III, Artículo 6...”.
Del análisis de los extremos contenidos en
el reclamo de origen, se enfatiza la necesidad de un profesorado en el
ámbito de la Ciudad de Buenos Aires que permita la formación de
docentes especializados en la Educación Tecnológica. La
6
preocupación que manifiestan las reclamantes y da fundamento a su
denuncia, se vincula a las otras falencias que esa ausencia provoca en
el sistema educativo, dado que los diseños curriculares vigentes
incluyen contenidos propios de esa especialidad.
Esta contradicción, da por resultado el
progresivo agravamiento de la situación, en tanto cada vez se cuenta y
se contará con menor cantidad de personal preparado para trabajar
idóneamente en el área. Recuérdese que, tal como señalan las
reclamantes, el veintidós por ciento (22%) de los docentes del área
tiene una antigüedad mayor a 30 años. Además, también se van
incrementando las unidades educativas que tienen módulos del área, y
según señalan: cada vez hay menos gente en los listados para
aspirantes a suplencias e interinatos. En síntesis, crece la demanda
de docentes con formación en esta área, y decrece la cantidad de ellos
con que cuenta el sistema para responder a tal necesidad.
Según destaca el informe oficial recibido, la
problemática del área es bien conocida por la Secretaría de
Educación. No obstante, se observa una divergencia entre el objetivo
que persigue esa dependencia de gobierno, y la preocupación de la
comunidad educativa del área. Ello así, en tanto la Secretaría de
Educación insiste en su posición de aportar “una solución transitoria”,
mientras docentes y el cuerpo de Supervisores en pleno, transmiten el
“serio malestar en el conjunto de las docentes de la especialidad”,
entienden la necesidad acerca de la “obtención de recursos a largo
plazo, concretamente la creación del profesorado”.
En tal sentido, y luego de repasar los datos
antes referidos y que ilustran el dificultoso panorama que presenta el
área en cuanto a la cobertura de los cargos docentes con personal
idóneo, y el constante reagravamiento de esta situación, se aprecia
como necesaria y razonable la pretensión de que la ciudad vuelva a
contar con un Profesorado de Educación Tecnológica, tal como existía
hasta 1998, como solución definitiva para un asunto que afecta al
sistema del área en su conjunto y preocupa a directivos, docentes y
supervisores que incluso han manifestado su temor por la continuidad
del área como tal.
Más aún, se ha cuestionado la expresión de
la Subsecretaría de Educación en cuanto considera “imprudente”
asumir el compromiso de crear el profesorado porque “aún tiene
mucho por discutir”, por cuanto:
- las discusiones y encuentros por la creación del profesorado, se
suceden desde el año 2000.
- los diseños curriculares hoy vigentes incluyen contenidos de
esta área.
- el último profesorado que tuvo la Ciudad en la materia, cerró en
el año 1998.
- existen serias falencias en los listados para suplencias e
interinatos del área.
7
- hay un alto porcentaje de docentes del área próximos a
jubilarse.
- la permanencia del área con asignaturas que formen al
alumnado en la educación tecnológica, y a cargo de personal
docente especializado, es una necesidad incuestionable.
A propósito de este último aspecto
reseñado, y particularmente en nivel primario, es a través de las
modalidades didáctico-metodológicas que brinda la formación docente
especializada, quien asegura que los alumnos se apropien
debidamente de los contenidos impartidos.
Al respecto, el trabajo aportado a fs. 5/115,
luego de un profundo teórico-práctico acerca de los cursos de
formación y capacitación docente en Educación Tecnológica
realizados entre los años 1996 y 2000, concluye con la insuficiencia de
estos a efectos de brindar a los docentes los recursos necesarios para
lograr en el trabajo áulico los objetivos propuestos en los diseños
curriculares. Dicho estudio, basado en el seguimiento de cada uno de
los cursos, docentes del área, encuestas, estadísticas, y soporte
teórico en la materia, detecta el marcado desfasaje entre las metas
buscadas con tales cursos y la realidad que enfrenta el docente a
cargo de niños de nivel primario.
Se afirma como resultado de una encuesta:
“... plantean la necesidad de capacitarse en la forma de planificar las
actividades para la enseñanza de los nuevos contenidos, ...No se
puede planificar lo que no se comprende, tampoco puede aplicarse
una metodología” (...) “Se pude observar la necesidad de
capacitaciones que contemplen las situaciones reales de aula,
definición en cuanto a los contenidos y los conceptos, claridad en las
ideas y capacitadores que conozcan la realidad del trabajo con
alumnos del primer y segundo ciclo y séptimo grado de EGB y que
posiblemente permitan al docente aplicar lo nuevo apoyándose en sus
conocimientos y su experiencia” (...) “hay un porcentaje alto de
respuestas que indican los pocos beneficios que les dio a los
participantes de los cursos en su trabajo cotidiano. Pareciera ser que
hay una baja relación entre el planeamiento e instrumentación de los
cursos y la valoración de los mismos por parte de los agentes que los
efectuaron. En efecto, la forma en que se instrumenta es de tipo
vertical descendente y no se ha tenido en cuenta en demasía las
necesidades de los sujetos que han tomado dicha capacitación” (...)
“En síntesis se está pidiendo a la capacitación lo que esta por sí
sola no puede proporcionar”.
Entre las reflexiones finales de dicho trabajo
se rescata: “sigue siendo legítimo defender la tesis de que los alumnos
accedan a comprender lo que se les enseñe en lugar de repetir lo
enseñado sin atribuirle ningún significado y sin apropiarse de esos
contenidos y sin que por lo tanto se cumpla una de las funciones
básicas de los cursos de capacitación el cual es formar profesores que
8
puedan apropiarse de los aprendizajes e implementarlos en sus
puestos de trabajo”.
Es
importante
formular
estas
consideraciones en atención a lo expresado por la Subsecretaría de
Educación, que prefiere avanzar con una propuesta provisoria,
transitoria, a través de cursos que otorguen título habilitante a
egresados del nivel secundario (con título técnico), para el ejercicio
docente en el nivel primario. Pues los estudios antes referidos, resultan
muy claros en orden a la necesidad de formar docentes con la
preparación pedagógica adecuada a las etapas evolutivas de niños y
niñas de ese nivel.
Después de todo, estos son argumentos
que la propia Secretaría de Educación sostiene habitualmente. Sin ir
más lejos, al responder oficios de este organismo en actuaciones
vinculadas a la profesionalización de sus agentes, ha dicho: “Nuestro
objetivo es lograr que todos los trabajadores posean el título docente
pertinente al área donde se desempeñan” (Nota nº 14-CPEyAED-04
de la Comisión Permanente de Evaluación y Actualización del Estatuto
del Docente de la Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad
de Buenos Aires).
Lo antedicho no implica que este organismo
deje de reconocer el esfuerzo realizado por la Secretaría de Educación
al ofrecer los cursos de capacitación brindados especialmente luego
de cerrado el anterior profesorado. El planteo, en rigor, se refiere a que
pasados siete años desde aquel entonces, se torna impostergable la
adopción de medidas concretas dirigidas a la creación de un
profesorado.
Más aún, precisamente toda la inversión
que ya ha realizado el Estado en materia de recursos humanos y
materiales para enfrentar estos requerimientos y progresar en el
proyecto objeto de esta actuación, es la que justifica la necesidad de
concretar la creación del profesorado.
Además, en cuanto a la necesidad de
mantener las propuestas educativas comprendidas en el área, si bien
los diseños curriculares pueden y deben ir actualizándose con el paso
del tiempo, la formación de educandos en el área tecnológica cobra
cada vez mayor relevancia en atención no sólo a las actuales
exigencias de los alumnos, sino también de la sociedad. En lo
individual, en cuanto abre al niño desde su más temprana edad, sus
perspectivas de conocimiento y profundiza su contacto experimental
con la realidad. En lo social, en tanto se vincula a la contribución que el
Estado también desde la Educación debe fomentar para el permanente
mejoramiento de las condiciones de vida de nuestro pueblo y de la
competitividad tecnológica del país.
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
fundamenta a menudo su normativa en materia educativa señalando:
“Que es responsabilidad del Gobierno asegurar y financiar la
9
educación pública en los términos establecidos en la Constitución de la
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, siendo una de sus funciones
primordiales la de procurar la capacitación y la calidad educativa, la
que constituyen herramientas fundamentales para la construcción de
una sociedad más justa e integrada”.
La Constitución de la Ciudad de Buenos
Aires, manda: art. 23: “La Ciudad ... Promueve el más alto nivel de
calidad de la enseñanza y asegura políticas sociales complementarias
que posibiliten el efectivo ejercicio de aquellos derechos”. - art. 24: “La
Ciudad ... Crea y reconoce, bajo su dependencia, institutos
educativos con capacidad de otorgar títulos académicos y
habilitantes en todos los niveles. Se responsabiliza por la
formación y perfeccionamiento de los docentes para asegurar su
idoneidad y garantizar su jerarquización profesional y una retribución
acorde con su función social...”.
A nivel nacional, la Ley Federal de
Educación, en su art. 5º dispone: “El Estado nacional deberá fijar los
lineamientos de la política educativa respetando los siguientes
derechos, principios y criterios. ... d) El desarrollo social, cultural,
científico, tecnológico y el crecimiento económico del país”.
La Ley de Educación Superior, en su art. 19
dice: “Las instituciones de educación superior no universitarias podrán
proporcionar formación superior de ese carácter, en el área de que se
trate y/o actualización, reformación o adquisición de nuevos
conocimientos y competencias a nivel postítulo. Podrán asimismo
desarrollar cursos, ciclos, o actividades que respondan a las
demandas de calificación, formación y reconversión laboral y
profesional”.
La presente se dicta de acuerdo a las
facultades otorgadas a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de
Buenos Aires por el art. 137 de la Constitución de la Ciudad de Buenos
Aires, el cual reza en su parte pertinente: “Es su misión la defensa,
protección y promoción de los derechos humanos y demás derechos e
intereses individuales, colectivos y difusos tutelados en la Constitución
Nacional, las leyes y esta Constitución, frente a los actos, hechos u
omisiones de la administración o de prestadores de servicios públicos”,
así como por el art. 36 y concordantes de la Ley nº 3 de la Ciudad de
Buenos Aires.
POR TODO ELLO:
LA DEFENSORIA DEL PUEBLO
DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
RESUELVE:
10
1) Solicitar a la señora Secretaria de Educación del Gobierno de la
Ciudad de Buenos Aires, licenciada Roxana Delia Perazza, tenga a
bien disponer las medidas necesarias tendientes a concretar la
creación de un Profesorado de Educación Tecnológica en el ámbito de
la Ciudad de Buenos Aires.
2) Fijar en 60 días el plazo previsto en el art. 36 de la Ley nº 3 de la
Ciudad de Buenos Aires.1
3) Registrar, notificar a la Supervisión Coordinadora de Educación
Artesanal y Técnica de la Secretaría de Educación del Gobierno de la
Ciudad de Buenos Aires y al Sindicato de Educadores de Buenos Aires
-SEDEBA, Inscripción Gremial nº 1478-; reservar en la Adjuntía para
su seguimiento y oportunamente, archivar.
Código 401
M.R.
Ezg/D/LDS/
RESOLUCION Nº 3041/05
1
Ley nº 3, art. 36º: Con motivo de sus investigaciones, el Defensor o Defensora del Pueblo puede formular advertencias,
recomendaciones, recordatorios de los deberes de los funcionarios, y propuestas para la adopción de nuevas medidas.
Las recomendaciones no son vinculantes, pero si dentro del plazo fijado la autoridad administrativa afectada no produce
una medida adecuada, o no informa de las razones que estime para no adoptarla, el Defensor o Defensora del Pueblo
puede poner en conocimiento del ministro o secretario del área, o de la máxima autoridad de la entidad involucrada, los
antecedentes del asunto y las recomendaciones propuestas.
Si tampoco así obtiene una justificación adecuada, debe incluir tal asunto en su informe anual o especial a la Legislatura,
con mención de los nombres de las autoridades o funcionarios que hayan adoptado tal actitud.
11
Descargar

VISTO: Buenos Aires, 27 de septiembre de 2005.- 2016/05

ORGANIZACIÓN DEL CENTRO ESCOLAR "Proyecto Educativo de Centro"  Fase práctica

ORGANIZACIÓN DEL CENTRO ESCOLAR "Proyecto Educativo de Centro" Fase práctica

MotivaciónEducaciónPlanificaciónPedagogíaTrabajo en equipo del profesoradoNecesidades educativasMemoriaMaestroCualificación de docentes

Integración educativa

Integración educativa

EvaluaciónEspecialistasEducación infantilMEC (Ministerio de Educación y Ciencia)Nuevo programa

TEMA 11: EL PROFESOR 1.− Formación inicial y permanente. 2.− Condiciones laborales.

TEMA 11: EL PROFESOR 1.− Formación inicial y permanente. 2.− Condiciones laborales.

EducaciónMagisterioPedagogíaProfesorado