Decreto 613/1985 sobre el acceso preferente de los discapacitados a
determinados puestos públicos
En virtud de lo previsto en el artículo 30.2 de la ley número 333 de 19 de junio de 1974 sobre
asistencia social (cf. Decreto núm. 413, de 5 de julio de 1984), se dispone:
Artículo l. l. Las instituciones, empresas y organismos estatales y municipales, las
instituciones cuyos gastos salariales estuvieren cubiertos en más de la mitad por el Estado y
por el municipio, los concesionarios y similares, así como los colectivos municipales, estarán
obligados a dispensar un trato preferente en todos los puestos que pudieren desempeñar con
normalidad a los individuos que por su discapacidad tuvieren dificultades en conseguir
empleo en el mercado laboral ordinario.
2. No obstante, lo dispuesto en el punto 1 no será aplicable, en el supuesto de que se aceptara
a alguien para el citado puesto que ya estuviere colocada en dicha empresa o institución.
3. En lo concerniente a la asignación de ciertos puestos (cf. art. 3), los organismos públicos
estarán, pues, obligados a dispensar trato preferente para tales puestos a aquellas personas
que por una discapacidad tuvieren dificultad en conseguir empleo en el mercado laboral
ordinario.
Art. 2. l. Incumbirá a las oficinas de empleo el registro de toda la información pertinente
sobre los datos personales del solicitante, su formación académica y su titulación, así como el
tipo y la envergadura de su discapacidad, cuando atendieren a una persona que por causa de
una discapacidad tuviere problemas en encontrar empleo en el mercado laboral ordinario,
pero que, a juicio de la oficina, pudiere desempeñarlo. El subsecretario de Estado de Trabajo
dictará normas concretas sobre el registro de datos.
2. Cuando, a juicio de la oficina de empleo, una persona discapacitada pudiere desempeñar
un puesto vacante, que se hubiere puesto en conocimiento de dicha oficina, en cualquiera de
los organismos, etc. públicos citados en el artículo 1, ésta se dirigirá al organismo pertinente
para realizar las gestiones de colocación.
3. Si la colocación del discapacitado no se llevare a cabo de forma inmediata, el organismo
pertinente estará obligado a realizar negociaciones al respecto con la oficina de empleo antes
de que dicho puesto se cubriere.
4. El organismo contratante en cuestión estará obligado a ofrecer al solicitante discapacitado
la posibilidad de una entrevista personal, antes de asignarse una vacante, a menos que el
discapacitado estuviere evidentemente peor cualificado que el más cualificado de los demás
solicitantes.
Art. 3. 1. Previamente al reparto de autorizaciones de vacantes en puestos de venta, quioscos
de prensa, estancos y tiendas de chocolatinas, o demás licencias, arrendamientos, etc., de
similares características, incumbirá a los organismos públicos la negociación con la oficina
de empleo sobre la asignación de la vacante a una persona que, debido a una discapacidad,
tuviere dificultades en conseguir empleo en el mercado laboral ordinario.
2. Las autorizaciones de vacantes para transporte general de pasajeros serán de aplicación
análoga. No obstante, el organismo que emita la autorización deberá hacer caso omiso del
trato preferente, en el supuesto de que el discapacitado careciere de experiencia alguna en
transporte comercial de pasajeros, o en caso de que el discapacitado no estuviere en disposición de desempeñar las funciones del puesto que normalmente se requieren de un taxista.
3. Según lo mencionado en los puntos 1 y 2, el organismo pertinente estará obligado a ofrecer
a los discapacitados solicitantes de un puesto o similar la posibilidad de una entrevista
personal, antes de cubrirse la vacante (cf. art. 2.4).
Art. 4. La comisión de la Dirección General de Empleo mantendrá reuniones de forma
regular y como mínimo una vez al año con los representantes de los organismos, etc., citados
en el artículo 1 con el fin de discutir problemas en torno a la colocación de discapacitados en
el ámbito público.
Art. 5. La comisión de la Dirección General de Empleo elaborará anualmente un informe
sobre la administración del presente Decreto.
Art. 6. 1 . Este Decreto entrará en vigor el 1 de enero de 1986 y será de aplicación en la
contratación de mano de obra a contar desde dicha fecha y en el reparto de puestos que estén
o queden vacantes a partir de la misma.
2. Asimismo, quedará derogado el Decreto número 437, de 26 de agosto de 1976, relativo al
trato preferente de los discapacitados en determinados puestos públicos.
(Ministerio de Trabajo, a 18 de diciembre de 1985.)
Descargar

Decreto 613-1985 sobre el acceso preferente de los discapacitados