Iglesias Cristianas de Dios
[001]
Los Elegidos como Elohim
[001]
(Edición 1.3 19940311-19990322)
Este artículo se ocupa de la multiplicidad de los elohim en la Divinidad y el destino de convertirse en
elohim de los elegidos. La aptitud para convertirse en elohim o theoi era la visión de la Iglesia de los
primeros días. Este artículo está relacionado con los artículos La Deidad de Cristo y también El Dios
que Adoramos y la serie sobre el Espíritu Santo.
Christian Churches of God
PO Box 369, WODEN ACT 2606, AUSTRALIA
Correo electrónico: [email protected]
(Derechos de propiedad literaria  1994, 1998, 1999 Wade Cox)
Tr. 2005
Este documento puede copiarse libremente y distribuirse con tal de que se copie en su totalidad sin
alteraciones o tachaduras. Debe incluirse el nombre del editor y dirección y el aviso de derechos de propiedad
literaria. Ningún cargo puede realizarse a los destinatarios de copias distribuidas. Las citas breves pueden ser
incluidas en artículos críticos y revisiones sin interferir en los derechos de propiedad literaria
Este documento se puede obtener desde los sitios internet:
http://www.logon.org/spanish/ y http://www.ccg.org/
Página 2
Los Elegidos como Elohim [001]
Los Elegidos como Elohim [001]
La Iglesia, en el tercer y cuarto siglo, adoptó un
cambio doctrinal desde la posición de que los
elegidos existirán como elohim o theoi que era la
posición sostenida por Cristo en Juan 10:34-35
de Salmo 82:6, y que era la comprensión original
de la Iglesia. La posición original se explica en
detalle en la obra Dios Revelado. Este artículo se
ocupa de lo que el texto de la Biblia realmente
dice y de establecer el plan que esboza. Habiendo
establecido el esquema bíblico, éste será luego
examinado comparándolo con la comprensión de
los escritores más antiguos de la Iglesia para
mayor exactitud. Los problemas y suposiciones
son esbozados en Dios Revelado. La mayoría de
los diccionarios inglés-hebreo registran los
diversos usos de las palabras. Los distintos usos
de los nombres de la deidad son extraídos de
estos y explicados según un patrón trinitario. Tal
paradigma requiere que los textos sean
explicados dentro de un contexto que no vierta la
doctrina
Trinitaria
como
un
absurdo.
Consecuentemente, algunos, como Francis,
Driver y Briggs o el más ampliamente usado
Gesenius (Robinson, tr. actualización de Brown,
Driver, Briggs), se construyeron para explicar los
significados extensivos de los términos aplicados
a la deidad y la hueste dentro de un paradigma de
una religión en vías de desarrollo. La disciplina
de Estudios Religiosos también intenta explicar
el contexto del Antiguo Testamento y el del
Nuevo Testamento en términos similares. Este
orden conviene tanto a trinitarios como a
agnósticos. Los primeros, porque la premisa que
adoptan es que la forma final de la estructura no
fue desarrollada hasta el Concilio de Calcedonia
(c. 451 EC) usando metafísicas griegas, y los
últimos porque el concepto de un Dios vivo
escribiendo una Biblia inspirada está en
desacuerdo con la naturaleza sincrética de sus
estudios. Nosotros estamos interesados en las
palabras reales de los textos.
Las palabras normalmente aplicadas a la deidad
en sociedades israelitas o no israelitas son
también aplicadas a los humanos. Tal aplicación
es en Oriente Medio una visión consistente del
mundo, la cual extiende al ejército celestial a
interactuar con los humanos. El examen del uso
de Eloah, elohim, el, elim (eliym), etc., los
términos hebreos o sus equivalentes caldeos y
arameos, es expuesto en Dios Revelado. Los
ejemplos donde Eloah (o Elahh) es usado en
singular para referirse a un concepto de un dios
aparte de Eloah, están en 2Crónicas 32:15;
Daniel 11:37-39; Habacuc 1:11. Eloah nunca
tiene el artículo aunque Habacuc 1:11 lo
determina por el sufijo y eso ocurre una vez en la
construcción en Salmo 114:7 (véa al Theological
Wordbook of the Old Testament (Diccionario
Teológico del Antiguo Testamento), Harris Ed.,
Moody, Chicago, 1980, p. 93). Tales
preocupaciones no se detraen de este artículo.
Por ejemplo, los textos en el Brown Driver
Briggs Gesenius en El (DHS 410), página 42,
demuestran que la palabra significa dios pero con
varias aplicaciones subordinadas para expresar
ideas de poder y son aplicadas a hombres de
poder y rango.
Del mismo modo, elohim (DHS 430), página 43,
es explicado siendo plural en número y como
refiriéndose a gobernantes, o jueces, ya sea como
representantes celestes en lugares sagrados, o
como reflejando majestad y poder divinos. Así, el
término se extiende tanto a los humanos como al
Ejército angélico. Los textos bíblicos muestran
que esta explicación simple de reflejar la
majestad sagrada es el sentido en el cual los
términos fueron aplicados en la Biblia. Así, el
nombre conllevó la autoridad que había sido ella
misma conferida por Dios. Este sentido es
resistido por trinitarios.
Las obras trinitarias, que tratan de adelantar los
conceptos de la Biblia como una estructura en
vías de desarrollo desembocando en la trinidad,
Los Elegidos como Elohim [001]
son comunes. Buenos ejemplos son los de Karen
Armstrong, A History of God (Una Historia de
Dios), Heinemann, Londres, 1993, y C M
LaCugna, GOD FOR US: The Trinity and
Christian Life (DIOS POR NOSOTROS: La
Trinidad y la vida Cristiana), Harper, San
Francisco, 1993. LaCugna admite (Enc. de
Religión, art. La Trinidad) que ni el Antiguo ni el
Nuevo Testamento contienen una base para la
Trinidad. La obra clásica de referencia para tales
propósitos es W F Albright, Yahweh and the
Gods of Canaan (Yahweh y los Dioses de
Canaan), Londres, 1968. G R Driver desarrolla el
concepto del mito en su Canaanite Myths and
Legends (Leyendas y Mitos cananeos),
Edimburgo, 1956. R L Fox va aún más allá en
esta vena en The Unauthorised Version: Truth
and Fiction in the Bible (La Versión
Desautorizada: Verdad y Ficción en la Biblia),
Londres, 1991. El acercamiento trinitario
fundamentalista ha sido alterar la traducción de
los textos bíblicos para disfrazar los conceptos, y
negar la pluralidad de la palabra elohim. Josué
22:22 es un ejemplo. La RSV vierte el texto:
¡El Poderoso, Dios el Señor! ¡El Poderoso, Dios el
Señor!
Mark S Smith en The Early History of God
(Historia Temprana de Dios), Harper, San
Francisco, 1990, la página 8, nota el texto hebreo
como 'el'elohim yhwh 'el'elohim yhwh o Dios de
los dioses es yhwh Dios de los dioses es yhwh.
Así “El” de los Elohim significa cabeza de una
pluralidad. Smith sostiene que el texto exhibe la
asimilación de la palabra el al hebreo y su
desarrollo a un sustantivo genérico cuyo
significado es dios. Smith argumenta a favor del
desarrollo de los conceptos hebreos, a partir del
cananeo, quizá desde el período de la Edad de
Hierro 1, según se demuestra en el cuerpo
Ugaritico, imponiéndose ellos mismos en el culto
de Yahvé (Intr., p xxvii). Él dice que al final de
la Monarquía, el Yawismo monolátrico era la
norma en Israel, permitiendo el desarrollo
gradual del Monoteísmo (Ibíd.). Smith admite la
importación de prácticas en la religión de Israel.
Él argumenta que algunas prácticas, consideradas
como sincréticas, pertenecen a la herencia
Página 3
religiosa de Israel (Ibíd. p. xxxi), quizá también
de la base lingüística cananita, la cual es
esencialmente el mismo lenguaje que el hebreo.
Smith intenta establecer las aseveraciones
bíblicas y luego examinarlas dentro de un marco
más amplio. Este escrito también procura
establecer el marco bíblico, para que pueda ser
examinado más exhaustivamente pero con
conclusiones diferentes a las de Smith. Ese
examen es ampliado aún más en el texto
Misticismo. Por lo tanto, el marco bíblico no
debería ser depreciado por el prejuicio
sociológico. La estructura debe ser fielmente
restaurada asumiendo que el texto de la Biblia
quiere decir lo que dice. El prejuicio trinitario
interfiere con este proceso. Los textos de los
Rollos del Mar Muerto, Ugarit y Nag Hammadi
han derramado una luz importante sobre lo que
realmente se entendía era el significado de los
textos bíblicos en el tiempo de Cristo y a estos se
refiere como necesarios.
Lo que tiene importancia es que ningún erudito
niega que, en el tiempo de Cristo, se entendía que
la Biblia se refería a un Concilio de los Elohim o
Elim y que el término se extendía mucho más
allá del concepto de una dualidad o una Trinidad.
Una obra significativa sobre el tema es The
Psalms: Their Origin and Meaning (Los Salmos:
Su Origen y Significado) por Leopold Sabourin
S.J., Alba House, Nueva York, la versión
revisada y actualizada (post 1974). Sabourin
demuestra el concepto del Concilio de los
Elohim en su trabajo. En la página 398 en ade.,
Sabourin enumera el uso de Eloah pero evita
tratar sobre el significado. De páginas 72-74,
Sabourin menciona los Salmos 86:8-10; 95:3;
96:4; 135:5. Los Bene Elim son identificados
como los Hijos de Dios, como así también los
Bene Elyon (los Hijos del Altísimo). En las
paginas 102-104, él menciona a los santos o los
Santos (qedosim) del Salmo 89:6-8, que son los
asistentes celestiales de Dios, y que el término es
usado también acerca de los humanos fieles.
Estos seres supra-terrestres son los Bene Elim o
Bene HaElohim. Los Bene HaElohim son los
Hijos del Dios(es). Notando también el
comentario de Coppens (ETL, 1963, p. 485-500)
Página 4
de que, en el texto Masoreta, el sustantivo
qedosim designa a la Corte supra-terrestre de
YHVH, quienes se afirma son elohim (p. 102103), Sabourin dice de esto:
El concepto de una asamblea divina no es una forma
puramente literaria, sino que es un elemento del patrón
viviente de la fe israelita (p. 75).
El patrón del uso de los términos que refieren a
Dios es de un orden extendido. No hay duda que
el significado se entendía ya sea que estuviese
escrito en hebreo, arameo, o caldeo. El patrón
indudablemente es él de un orden extendido, el
cual incluía a los humanos, e involucraba a un
Concilio que Cristo había establecido en Sinaí. A
estos elohim se refiere en Éxodo 21:6 donde la
palabra es traducida como jueces.
La palabra es por lo tanto reconocida como plural
aquí, y en Éxodo 22:8-9, por su traducción como
jueces, pero la palabra usada es elohim. Hay, sin
embargo,
dos
palabras
perfectamente
distinguibles y comunes para juez (jueces) en
hebreo. Éstas son DHS 6414 paliyl (Éxodo
21:22; Deut. 32:31) y DHS 8199 shaphat
(Números 25:5; Deut. 1:16 en ade.). Las palabras
estaban en uso en el tiempo en que la palabra
elohim fue usada. Por lo tanto, la distinción se
hizo para transmitir un concepto distinto al de
juez. El concepto que el término estaba destinado
a transmitir era él de la autoridad de Dios, tal
como era extendida a la congregación de Israel.
El Concilio Gobernante de Israel así formaba
parte de los Elohim. Esta extensión era como un
reflejo del sistema divino, como fue notado en
Hebreos 8:5. El patrón se entendía de manera
coherente a todo lo largo del Antiguo
Testamento, y fue aplicado asimismo en el
Nuevo Testamento. Era la intención expresa de
Dios que, a partir de este pacto, Él escribiría la
ley en los corazones y mentes de los hombres y
que ellos no necesitarían maestros (Hebreos
8:10).
El Antiguo Testamento demuestra las relaciones
subordinadas de los Elohim e indica su
extensión. También identifica al Ángel de
YHVH (leyendo el término como Yahovah de las
Los Elegidos como Elohim [001]
interpretaciones antiguas de Yaho de los textos
de Elefantina; ref. Pritchard, The Ancient Near
East: An Anthology of Texts and Pictures (El
Antiguo Cercano Oriente: Una Antología de
Textos e Imágenes), Princeton 1958, p. 278-282))
y su relación con la ley que es fundamental para
el tema de la posición y autoridad de Cristo. La
progresiva identificación del Ángel de YHVH
ocurre del Génesis 16:7 (vea nota al pie NIV). Él
también es identificado por comentaristas como
el Ángel de la Presencia (Isaías 63:9). También
hay instancias de múltiples entidades apareciendo
y a los que se refiere como YHVH. Las
instancias de las alteraciones de YHVH por
Adonai (por los Sopherim) en 134 lugares
figuran en el Apéndice 32 de la Biblia
Companion (ver también Apé. 31 para los quince
puntos extraordinarios y Apé. 33 para enmiendas
y a Ginsburg, Introduction to the Hebrew Bible
(Introducción a la Biblia hebrea), p. 318-334,
para los detalles).
El Ángel se apareció ante Abraham y su familia.
Agar vio al Ángel (Gén. 16:7) a quien se refiere
como Eres El Dios Que Ve. Él fue un “El”. La
entidad fue llamada de forma indistinta como el
ángel de Yahovah y Yahovah, Él que le Habló a
Ella – implicando así multiplicidad. Este Ángel,
quien era Yahovah, se aparece ante Abraham en
Génesis 17; 18:3 (la primera de las 134
alteraciones de los Sopherim; Ver Massorah, ss.
107-115 y Ginsburg, ibid.). Las sustituciones que
afectan este concepto están en Génesis
18:3,27,30,32; 19:18; 20:4; Éxodo 4:10,13; 5:22;
15:17; 34:9; Números 14:17. Elohim fue tratado
del mismo modo y, por lo tanto, la lista requiere
expansión. Las tres entidades que se aparecieron
ante Abraham fueron nombradas como YHVH,
sin distinción, y los dos ángeles en Génesis 19
que destruyeron Sodoma se los llamó YHVH,
ambos conjuntamente y sin distinción, lo que es
probablemente la razón por la cual los Sopherim
hicieron el cambio. La destrucción de Sodoma
fue hecha por elohim (Gén. 19:29). Así, el título
Yahovah o YHVH es aplicado en una estructura
jerárquica desde YHVH de los ejércitos, Dios
Altísimo o Eloah al Elohim de Israel que es un
Dios subordinado, a los dos ángeles que estaban
Los Elegidos como Elohim [001]
a su vez subordinados a ese Elohim. Así, el
término es uno de autoridad delegada de Eloah.
El elohim que era el Ángel de YHVH también se
apareció ante Abimelec en Génesis 20:4 en ade.
En Génesis 21:17-30, elohim es llamado el Ángel
de elohim.
Abraham mismo fue llamado elohim en Génesis
23:6. Los términos son traducidos príncipe de
Dios pero las palabras son DHS 5387 nâsîy', uno
enaltecido, como un rey o jeque y DHS 430
elohim, por lo tanto, rey o príncipe elohim.
Génesis 23:6 Óyenos, señor nuestro. Tú eres un
príncipe de Dios entre nosotros; sepulta a tu muerta en
lo mejor de nuestros sepulcros, pues ninguno de
nosotros te negará su sepulcro ni te impedirá que
entierres a tu muerta. (RV)
Las palabras traducidas príncipe de Dios, en
realidad, son príncipe de los elohim. Esto es algo
engorroso para los trinitarios y el judaísmo
moderno, así es que ambos lo traducen como
príncipe poderoso o de Dios. Por lo tanto,
Abraham y Moisés fueron ambos llamados
elohim en la Biblia.
El Ángel de YHVH fue llamado elohim, Yahovah,
y El Ángel de Yahovah en el sacrificio de Isaac,
en Génesis 22:11-12 (vea La Biblia Interlineal).
Este ser subordinado no era omnisciente. Él
apareció en Génesis 24:7,30-44,48 y claramente
no era Eloah.
El Ángel de YHVH se reveló a sí mismo a Jacob
como El BethEl o el Dios (El) de la Casa de Dios
(Gén. 28:21-22), por lo tanto, el sumo sacerdote
de la casa de Dios. Este YHVH, el Elohim de los
Patriarcas y “El” de la casa de Dios, más tarde se
identifica a sí mismo como el Ángel de
HaElohim o El Dios(es) (Gén. 31:11-13). Este
elohim instruye a Jacob (Gén. 35:1-13). Génesis
35:11 en ade. usa a AbiEl o Dios es Mi Padre. El
término Elohim Abi El Shaddai también tiene el
significado de Dios Quien Adora al Dios
Todopoderoso (vea a Dios Revelado). Este Ángel
era el Peniel o La Faz de Dios (Gén. 32:24-30).
Oseas identifica a este Ángel como elohim
(Oseas 12:2-9). Este Ángel, uno de los elohim,
Página 5
era el Elohim (o Capitan) del ejército (Elohi Ha
Tseba'avch), equivocadamente llamado Dios de
los ejércitos (suprimiendo la referencia a El).
Él fue un 'ach elohim o el Hermano Elohim
denotando una relación familiar más amplia de
los elohim. Amós 9:5 también tiene un
significado similar que es acorde con Josué 5:15.
Este Ángel era el Comandante del Ejército o
Capitán del Ejército de Dios. Jehová es Su
Memorial es aparentemente otro término para
designar al Ángel. El concepto de sello o marca
es probablemente el significado de Éxodo 3:15
(Mi Nombre es Mi Memorial). Jacob consideraba
a este elohim como el Ángel de Redención (Gén.
8:15-16).
Este Ángel de YHVH le dirigió la palabra a
Moisés en el Monte Del Dios(es) (HaElohim) y
se identificó a sí mismo como el Elohi de
Abraham, Isaac y Jacob (Éxodo 3:1-6,10-12). Él
se distingue de, y es un mensajero para, Eloah, el
Dios de los Ejércitos o Dios Altísimo. Este ser
era el Ángel en la Nube en el Éxodo (Éx. 13:21;
14:19 (observe la identificación intercambiable)),
quien era el YHVH que hizo volver las aguas del
mar (Éx. 14:21), el YHVH en la Columna de
Fuego y Nube (Éx. 14:24). Él así tiene títulos
intercambiables. Fue él que le proporcionó la ley
a Moisés y estableció los setenta ancianos de
Israel (Éx. 24:9-18). Deuteronomio 5:30-33
identifica a esta entidad como YHVH y él es un
mensajero de YHVH de los Ejércitos, a quien
Cristo dice, nadie ha visto y ni oído su voz jamás
(Juan 5:37; 6:46). Se entendía que este Ángel era
la Presencia de Dios y, por lo tanto, el Ángel de
la Presencia. Él es un Dios subordinado
designado como Elohi de Israel por su Dios por
encima de sus compañeros (Salmo 45:6-7; Vea
también Hebreos 1:5-13; Romanos 15:6; Efesios
1 al 3). El YHVH envió a este Ángel a sacar a
Israel de Egipto (Números 20:16) y desterrar a
los habitantes de Canaán (Éx. 33:2-3). Este
Ángel fue el YHVH que le habló a Moisés cara a
cara (Éx. 33:11) y Moisés no diferenció entre
ellos en forma significativa alguna (Éx. 33:1217). Así, se sostenía que la presencia de Dios
estaba en el Ángel que era Su cara o personaje,
Página 6
que es la palabra latina para cara o máscara y de
la cual se deriva la palabra persona, la cual es
incorrectamente aplicada y confinada en la
Trinidad.
Este Ángel de YHVH permaneció con Israel
durante el período de los Jueces y al que se
refería como YHVH (vea a Jueces 6:11 en ade.).
El Ángel era llamado Adonai (v. 13), y YHVH (v.
15) (alterado por los Sopherim), y el Ángel de
Elohim (v. 20). Este Ángel también es nombrado
como YHVH Shalom o Él Causa la Paz, por lo
tanto, él es el Príncipe de Paz, un título del
Mesías. Gedeón rezó y sacrificó Al Dios y no a
este elohim (Jueces 6:36), aunque este elohim
facultó al Espíritu del Señor para que entrara en
Gedeón (Jueces 6:34).
El Ángel se apareció ante los padres de Sansón y
él fue llamado elohim (Jueces 13:19-20). El
Ángel declaró su nombre como pel'iy (Jueces
2:18), aproximadamente maravilloso, el cual es
un título del Mesías (de Isaías 9:6). El Ángel
aparece en los días de los Reyes (2Sam. 24:16,
1Crón. 21:12-30). Este Ángel es un mediador
entre el cielo y la tierra, según 1Crónicas 21:16.
El Ángel de YHVH fue el YHVH que habló a
través del profeta Gad (v. 18). La versión en
Samuel demuestra que dos YHVHs están
involucrados – el Ángel de YHVH y el YHVH
para quien el sacrificio está siendo hecho. Por lo
tanto, YHVH comanda al Ángel (1Crón. 21:27).
David estaba motivado por temor al Ángel de
YHVH y, por lo tanto, trasladó el Templo o Casa
Del Dios (1Crón. 22:3).
El Ángel de YHVH se apareció ante Elías y fue
llamado YHVH (1Reyes 19:5-12). Él habló
condenando al rey en 2Reyes 1:3. Él habló por
YHVH, en 2Reyes 1:15, que es identificado
como YHVH de los Ejércitos, en 2Reyes 19:3132; 2Crónicas 32:31; Isaías 37:36 identifica al
Ángel como Elohi de Israel. Este Ángel de
YHVH, el Dios intermediario de Israel, es el
protector de Israel (Salmo 34:7).
Las formas deferentes de referirse a Yahovah y a
su Superior, Yahovah de los Ejércitos, se
Los Elegidos como Elohim [001]
encuentran en Ezequiel (vea también a DHS
3068, 3069). Yahovah se refirió a Yahovah de
los Ejércitos como Yahovih (p.ej. Ezequiel
16:36; 31:10,15; 36:5; 38:10,14; 39:8; Etc.). El
dabar Yahovah o palabra de Yahovah es dado
normalmente en Ezequiel. Ezequiel 31:1 en ade.
se refiere al Jardín del Dios(es) (HaElohim).
Adonai Yahovih es usado para esta profecía en
Ezequiel 29:8, así insinuando una distinción
entre la Palabra de Dios y el uso de Adonai
Yahovih. El concepto hebreo así evoluciona de la
Memra que fue traducida como logos en el
Nuevo Testamento griego.
El Ángel o Palabra de Dios, como la Memra, - se
entiende - es el Mesías. Zacarías 3:1-9 muestra al
Ángel como Juez y es identificado como YHVH
y el Ángel de YHVH. Satán está como acusador.
El Ángel tiene el poder de juicio y es así el juez
justo de los Testamentos y el Elohim de Salmo
82:1 que está en la Congregación de los “El” y
juzga entre los elohim. La referencia se extiende
hasta abarcar al siervo de YHVH, la Vara. Salmo
110:4 prolonga el sacerdocio desde el Aarónico
al de Melquisedec a través de esta entidad. Los
RMM demuestran que el judaísmo esperaba un
Mesías de dos advenimientos (véale a G Vermes,
The Dead Sea Scrolls in English (Los Rollos del
Mar Muerto en inglés), esp. Antología Mesianica
y la traducción de los trece fragmentos de la
caverna XI). El linaje del Mesías fue de Natan y
de Leví (vea a Zacarías 12:10; por lo tanto, Lucas
3). La Antología Mesiánica llama la atención
sobre las promesas hechas a Leví en
Deuteronomio 33:8-11 y 5:28-29. El texto
identifica al profeta de Deuteronomio 18:18-19
como una referencia al Mesías, como también
Números 24:15-17. El Mesías de Aarón y el
Mesías de Israel eran la misma persona, según el
Reinado de Damasco (VII) y el fragmento inédito
en la caverna IV (Vermes, p. 49). Las
traducciones de Qumran se refieren a
Melquisedec como Elohim y El. Esto surge del
sentido del juicio final dirigido por el sacerdote
Mesiánico y el sacerdocio. Isaías 52:7 usa elohim
en el contexto del advenimiento Mesiánico a
Sión (vea a Hebreos 12:22-23). Se lo consideraba
identificado con el arcángel Miguel y estaba a la
Los Elegidos como Elohim [001]
cabeza de los Hijos del Cielo o Dioses de
Justicia. Así algunas sectas judías identificaban
al Mesías como Miguel (de Dan. 12:1). Ésta fue
la vieja doctrina adventista hasta 1931.
También se asumía que el Mesías era
Melquisedec. Ambas suposiciones son erradas.
Melquisedec significa Mi Rey es Rectitud o Mi
Rey es Justicia (siendo justicia y rectitud
sinónimos, ver Vermes, los Rollos del Mar
Muerto en inglés). Si Melquisedec fuese el
Mesías, entonces habría un serio problema con la
encarnación y el sacrificio. La suposición
Cristiana de que Melquisedec es el Mesías
estriba en una mala comprensión de los textos en
Hebreos 7:3. Los términos sin padre, madre ni
genealogía (apator, etc.) se refieren al requisito
de poseer linaje Aarónico registrado (Nehemías
7:64) para el sacerdocio Levítico. El término
comienzo de días y fin de vida se refiere al
requisito de comenzar el sacerdocio a los treinta
años de edad y cesar a los cincuenta años
(Números 4:47). El sumo sacerdote asumía en el
día de la muerte de su predecesor. Melquisedec
no tiene tal requisito. Hebreos consigna que él
fue un hombre (Hebreos 7:4). Él fue hecho como
el Hijo de Dios (Heb. 7:3) pero él no era el Hijo
de Dios, quien fue otro sacerdote (Heb. 7:11).
Así, todos los elegidos pueden participar del
sacerdocio, haciéndose como el Hijo de Dios,
independientemente
de
linaje
y edad,
continuando a perpetuidad. En cuanto a quién
Melquisedec fuera, sólo podemos suponer (ver el
artículo Melquisedec [128]). Los essenios, como
también algunos fundamentalistas modernos,
construyeron mal el texto Mesiánico. Hebreos
parece haber estado escrito a fin de corregir este
error pero el escrito mismo ha sido erróneamente
construido. El Midrash opina que él fue Sem
(Rashi) siendo rey (melek) sobre un lugar justo
(tsedek) (Abraham ibn Esdras y Nachmanides).
Este lugar estaba donde el Templo sería
construido para la Presencia Sagrada, el cual el
Midrash aplica a Jerusalén como un todo, del
texto Justicia habitó en ella (Isaías 1:21) (ibn
Esdras y Nachmanides, ver Soncino, n. Gén.
14:18).
Página 7
Pero más importante aún, el concepto de un
Concilio de Elohim era absoluto y es innegable
como el significado correctamente entendido de
los textos del Antiguo Testamento involucrando
a los elohim. Por un lado, la estructura
subordinada de los Elohim es comprendida, pero
incomprendida en relación con Miguel y
Melquisedec.
YHVH Sabaoth o YHVH de los Ejércitos es el
nombre de Dios (de Isaías 51:15; 54:5; Jer.
10:16; 32:35 en ade.; Amós 4:13; 5:27) quien es
Eloah. Este ser tiene a un Hijo, quizá de la
lectura del texto en 1Crónicas 22:11 (en vez de
hayah DHS 1691), como el Hijo de Yehi
Yahovah. Ciertamente Eloah tiene un hijo, según
Proverbios 30:4-5. Así, el Hijo de Eloah parece
ser el Elohi de Israel, pero no es el objeto de
oración y sacrificio.
Este Elohim, ungido por su Dios, poseyendo un
trono de los elohim (Salmo 45:6-7) está luego en
la Asamblea de los El y juzga en medio de los
Elohim (Salmo 82:1). Por lo tanto:
(Salmo 82:8) ¡Levántate, Dios (Elohim), juzga la
tierra, porque tú heredarás todas las naciones!
El resultado final de esta actividad del Ángel de
YHVH, como Elohim, se extiende al grupo
familiar de David en el Antiguo Testamento. Es
por lo tanto absolutamente seguro que, según el
Antiguo Testamento, el destino de los elegidos
sería convertirse, como grupo familiar de David,
como Rey de Israel, en elohim, como el Ángel de
YHVH a su cabeza.
Zacarías 12:8 En aquel día Jehová defenderá al
habitante de Jerusalén; el que entre ellos sea débil, en
aquel tiempo será como David, y la casa de David será
como Dios, como el ángel de Jehová que va delante de
ellos. (RV)
El término delante de ellos es traducido a otro
sitio como a su cabeza. Así el Ángel de YHVH
era el elohim a la cabeza del grupo familiar de
Israel. Este ser sólo puede ser el Mesías.
El Antiguo Testamento así mira hacia un avance
en el estatus de Israel. El grupo familiar del rey
Página 8
es promovido a la posición de elohim
gobernando desde Jerusalén entre las naciones.
Vemos que este concepto no es físico y no se
desarrolla en el Nuevo Testamento.
El Nuevo Testamento (Hechos 7:38) confirma
que fue un Ángel que apareció en el Sinaí y que
habló con Moisés y quien le dio la ley (Hechos
7:35) y identifica a Jesucristo como este Ángel
del Antiguo Testamento. Más aún, el Nuevo
Testamento (Heb. 1:8-9, citando el Salmo 45:67) demuestra inequívocamente la obediencia y
subordinación de Cristo.
La palabra singular o nombre aplicado a Dios
Altísimo, según podemos observar, es la palabra
singular Eloah. Se aplica a Dios el Padre y nunca
es usada para referirse a Cristo. El término
genérico que es usado para referirse al orden
extendido de la Hueste que opera bajo la
autoridad de Dios es Elohim.
Los Elohim actúan tanto como un Concilio entre
la Hueste como para el género humano. La
posición según afirman los trinitarios que el
Concilio es él de los magistrados en Jerusalén es
una presunción derivada de los comentarios en
Éxodo. Era la comprensión aceptada del primer
siglo que el rango de Elohim o Theoi se
prolongaba al género humano y, por lo tanto, se
entendía estaba extendida a Moisés, tanto por
referencia a Philo como a Josefo. La postura
Cristiana era la indicada por Ireneo. Esto es bien
comprendido por eruditos modernos. Por
ejemplo, Gregg y Groh se refieren a Ireneo quien
dijo:
No hay ninguno otro llamado Dios por las Escrituras
Sagradas excepto el Padre de todos y el Hijo, y los que
poseen la adopción (Early Arianism - A View of
Salvation (Arrianismo temprano – Una visión de la
Salvación), Fortress Press, Filadelfia, 1981, p. 68).
Ireneo usó el término griego theoi que era el
equivalente del elohim hebreo. La suposición
moderna es que, por esta declaración, el Ejército
angélical no estaba incluido en este término.
A saber, se sostiene que eran inferiores al género
Los Elegidos como Elohim [001]
humano (de un malentendido de 1Cor. 6:3 que
guarda enteramente relación con la Hueste caída)
o no tenían adopción, la cual para ellos era
innecesaria. Según la visión de los teólogos
antiguos, la Hueste caída tendría el poder de
arrepentirse (esto se desarrolla más ampliamente
en Dios Revelado).
La investigación moderna demuestra que el
judaísmo reconocía una dualidad en la Divinidad
– a saber un Dios supremo y un Dios
subordinado hasta la Edad Media (ver Peter
Hayman, ¿Monotheism: A Misused Word In
Jewish Studies? (Monoteísmo: Una Palabra
Usada Indebidamente en los Estudios Judíos),
JJS 42 (1991), 1-15; Margaret Barker, The Great
Angel: A Study of Israel’s Second God (El Gran
Ángel: Un Estudio del Dios Secundario de
Israel), SPCK, Londres, 1992; Y también
Hurtado, One God, One Lord: Early Christian
Devotion and Ancient Jewish Monotheism (Un
Dios, Un Señor: Devoción Cristiana Primitiva y
Monoteísmo Judío Antiguo), Fortress / SCM; Su
artículo en Dictionary of Jesus and the Gospels
(Diccionario de Jesús y los Evangelios) (eds.
Green McKnight y Marshall, Inter-Varsity Press,
1992); Y su inédito What do we mean by "FirstCentury Monotheism"? (¿Que queremos
significar con "Monoteísmo del Siglo-Uno "?
(Estudio de investigación de la universidad de
Manitoba). El Theological Wordbook of the Old
Testament (Léxico Teológico del Antiguo
Testamento) (93c) rechaza que el origen de Elah,
el nombre arameo bíblico para Dios, ha derivado
de dos Dioses, El y Ah (Ahyeh acortado o "yo
seré", como sugiere Feigin (JNES 3:259)). No
hay duda que la entidad Eloah es el Dios
Altísimo y que la dualidad de las deidades
israelitas involucra directamente formas superior
y subordinada.
Cuando la referencia es al Dios Altísimo, éste es
diferenciado del YHVH subordinado por el
epíteto YHVH de los Ejércitos, o el Elyon, la
designación Altísimo. La exposición del
desarrollo del concepto de Dios está hecha por
Smith (loc. cit.). Él sostiene que el Dios original
de Israel era “El”. Esto es así porque “El” no es
Los Elegidos como Elohim [001]
un nombre Yahwistico. Por lo tanto, “El” fue el
principal Dios original del grupo denominado
Israel. Smith encuentra soporte de Génesis 49:2425 que presenta los nombres “El” separados de la
mención de YHVH en el versículo 18. También,
Deuteronomio 32:8-9 esboza a YHVH como uno
de los hijos de “El”, aquí llamado Elyon.
Cuando El Altísimo (elyon) dio a las naciones su
herencia, cuando (É)l separó a la humanidad, (É)l
arregló los linderos de los pueblos de acuerdo al
número de seres divinos. Pues la porción de Yahvé es
su pueblo, Jacob su herencia adjudicada (Smith, p. 7).
La Soncino traduce el texto Masoreta (TM) como
según el número de los hijos de Israel. Así, el
nexo es confinado a las doce tribus y los
territorios cananeos, pero sólo por rabí Rashbam.
El TM dice bene yisrael donde la Septuaginta
(LXX) dice aggelon theou y el Qumran dice bny
'ilhym [o bene eliym] (ref. Smith, n. 37, notando
también a Meyer, y Skehan BASOR 136
(1954):12-15 (ref. la primera epístola de
Clemente, usa aggelon theou), y el texto de Ben
Sira 17:17, reflejando el exégesis posterior de
Deut. 32:8, implica un gobernante divino para
cada nación). Así los textos más antiguos apoyan
lo dicho anteriormente y el Masoreta parece
haber sido alterado en alguna fecha posterior. La
RSV adopta esta visión y traduce los textos como
Hijos de Dios.
La asignación de las naciones según el número de
los Hijos de Dios o los Elohim / eliym demuestra
aún más el orden extendido. En lugar de sostener
el argumento de una estructura en desarrollo, más
bien apoya una estructura extendida disfrazada
por el judaísmo farisaico y tal disfraz sostenido,
sin argumento serio en contra, por los trinitarios.
Smith mismo dice:
Así como hay poca prueba, en la era de los jueces,
para “El” como un Dios israelita separado, del mismo
modo Asera, como una diosa separada israelita en este
período, es pobremente atestiguada. Los argumentos...
descansan en Jueces 6 donde ella es mencionada con
Baal.
La comprensión regional como una estructura
Página 9
extendida de los elim no es apreciada en su
totalidad por los eruditos. La teoría sincrética de
integración se usa para explicar los titulos varios
y las jerarquías. Sin embargo, esto no era tan
confuso entre las naciones como algunos eruditos
nos quisieran hacer creer. La sugerencia de que
los elegidos serían elohim es aceptada como un
hecho en la Épica de Gilgamesh donde Noé (UtaNapishtim) es hecho uno de los elim o elohim
(ver New Larousse Encyclopedia of Mythology
(Nueva Enciclopedia Larousse de Mitología),
cap. Mitología asiría-babilónica, Hamlyn, 1984,
p. 63).
El así llamado Yahvé (o más correctamente
Yahovah), al referido anteriormente en
Deuteronomio
32:8-9,
es
el
Yahovah
subordinado de Israel a quien le fue asignado
Israel, como la nación crucial de la restauración.
La asignación de las naciones según el número de
seres divinos aquí se extiende más allá de los
treinta, ya que se entendía que había setenta
naciones o lenguas. Así, se puede deducir que
setenta elohim divinos comprendían la totalidad
del Concilio de los Elohim.
El sanedrín o Concilio de Ancianos establecido
en Sinaí era un prototipo del orden extendido.
Que los guardianes nacionales o elim resistieron
a Dios y al YHVH de Israel es notado en Daniel
10:13 (ref. Deut. 32:18). Así, el Concilio
extendido debe haber tenido un número
significativo de Elohim que se rebeló. Estas
entidades deben ser reemplazadas de las filas de
los elegidos comenzando desde la primera
resurrección.
Harvey (en Jesus and the Constraints of History
(Jesús y las Restricciones de la Historia), en Cap.
The Constraint of Monotheism (La Restricción
del Monoteísmo), Westminster Press, Filadelfia,
1982) observa que se usa el honorífico para
describir figuras aparte de Dios. Moisés es
referido como "divino". En Josefo (Antiquities of
the Jews (Antigüedades de los judíos) 3:180;
8:34,187; 10:35), él es llamado como Theios y
también en Philo (p.ej. Vita Moses (El Pequeño
Resumen Autobiográfico de Moisés) 1:158).
Página 10
Harvey considera que la referencia a Moisés
como divino sea un fenómeno lingüístico que no
cualifica la divinidad única Dios
Sin embargo, ninguno de los comentaristas
parece darse cuenta de que fue Dios quien hizo
de Moisés un Elohim y le puso como Elohim
para Egipto haciendo a Aarón su profeta. Estos
términos son usados sólo para la agencia divina
pero es demostrado que la delegación no es sólo
de Dios Altísimo al Ángel de la Presencia sino
que continúa a Moisés quien es la primera prueba
bíblica específica que tenemos de que la jerarquía
de Elohim fue extendida al género humano y por
orden directa de Dios (vea a Éx. 4:16; 7:1). Si el
rango Elohim no pudo ser delegado por orden de
Eloah, entonces Dios Mismo habría forzado a
Faraón al quebrantamiento del primer
mandamiento haciendo de Moisés un Elohim
para Faraón. Es decir, Faraón habría tenido a otro
Elohim antes de Dios. Sin embargo, el
mandamiento claramente no quiere decir eso.
Con la nominación, Dios demostraba que el
término antes o al lado de significaba
específicamente en lugar de, o sin delegación ni
por autoridad de. Por lo tanto, Dios podía
nominar al Elohim subordinado de Israel en
Salmo 45:7 sin afectar el sentido y la autoridad
del primer mandamiento. El uso del término
Elohim por delegación para los magistrados,
como los jueces en Jerusalén, se sostiene que
implica que el término como Dios, por
consiguiente, no se extiende más allá de tres
hipóstasis en realidad. Un razonamiento tan
absurdo parece poner al revés el pensamiento
involucrado en el Antiguo Testamento.
El término Elohim fue aplicado tanto al Ejército
angélical como a los que ejercían la autoridad en
el sacerdocio, específicamente Moisés, para
demostrar que la jerarquía Elohim, y la unidad de
Dios y Su naturaleza, se extenderían hasta
abarcar al género humano. Si lo inverso fuese el
caso, entonces el sacerdocio estaría embarcado
en blasfemia en forma continua.
El término elohim es una palabra plural que se
usa para referirse al Ejército angélical, o a Dios
Los Elegidos como Elohim [001]
actuando a través o con el Ejército angélical. Esto
por sí mismo demuestra que el término elohim es
un término plural que extiende el concepto, y la
autoridad, de Dios a una estructura subordinada.
En Génesis 35:7, el término elohim tiene un
verbo plural pero es traducido Dios se le había
manifestado en vez de los Dioses se le habían
manifestados. La Soncino nota que:
Elohim que describe a Dios bajo el aspecto de Señoría,
puede ser usado en el plural; pero ninguna otra palabra
cuyo significado es Dios es utilizada así jamás.
La Soncino procede notando que la autoridad
rabínica Abraham ibn Esdras entendió que este
texto se refería a los ángeles. Este texto puede ser
desarrollado para demostrar que se refería al
Ángel de la Presencia o el Mesías. El aspecto
significativo es que la lógica del uso de elohim
aquí - se admite - se extiende hasta el Ejército
celestial. Así, el concepto de la extensión de la
aptitud de ser elohim para la Hueste era
sustentado dentro del judaísmo. Bíblicamente, la
extensión a los elegidos comenzó al menos ya en
Moisés.
La referencia a Isaías 44:8, como una
demostración de que YHVH es un Elohim, que
es ofrecida por los trinitarios, es sencillamente
falsa. Isaías 44:6-8 afirma:
Así dice Jehovah, el Rey de Israel, y su Redentor,
Jehovah de los Ejércitos: Yo soy el Primero y yo soy
el Último; ¿Y no hay Dios excepto Yo... ¿Hay un Dios
junto a mí? No, no hay ninguno. No he conocido una
roca. (Interlineal)
Se afirma que Yahovah (o incorrectamente
Jehovah) es uno aquí, pero el texto de hecho es
sobre dos entidades, Yahovah Rey de Israel y
Yahovah de los Ejércitos. Yahovah Rey de Israel
habla de Yahovah de los Ejércitos. Green ha
traducido el texto insertando y con su Redentor
para hacer aparentar que ambos son referidos
como a uno. De modo semejante, él ha traducido
la palabra biladay (DHS 1107) como excepto en
Isaías 44:6 y como junto a en Isaías 44:8. Sin
embargo, el sentido de sin o junto a es lo que se
ha dado a entender aquí.
Los Elegidos como Elohim [001]
Isaías 44:8 identifica claramente la entidad de la
que habla, a saber YHVH de los Ejércitos, como
Eloah. Eloah es una palabra singular que se
refiere sólo a Dios el Padre o el Dios de los
Ejércitos. De Proverbio 30:4-5, se sabe que este
Eloah es Dios el Padre y Él tiene un Hijo
predicado a Él en Su relación con Israel en el
Antiguo Testamento. El Judaísmo, el Islam y el
Cristianismo bíblico adoran a esta entidad como
el Único Dios Supremo. El Yahovah de Israel es
identificado, arriba, como el Ángel de la
Presencia, que es el Mesías. El texto demuestra
que hay dos YHVHs aquí, el subordinado YHVH
de Israel proclamando la ascendencia de YHVH
de los Ejércitos. Este YHVH de los Ejércitos es
Eloah y junto a quien, y ciertamente sin quien, no
hay Elohim. Este concepto forma la base del
primer mandamiento. Así, el YHVH de Israel
aquí está separado y subordinado.
El Dios subordinado de Israel, el Ángel de
YHVH que es el Mesías, es el sumo sacerdote de
la casa o templo de Dios. Él es el “El Bethel”. En
Hebreos
se
menciona
su
designación
directamente de Salmo 45:6-7. No hay duda que
este elohim fue ungido y señalado sobre sus pares
(metoxous) o compañeros (Hebreos 1:9) en el
Concilio. El Concilio de los Elohim que él dirige
como sumo sacerdote está reflejado en la
organización del Templo, ya que el Templo de
Sión es un ejemplo y sombra de la estructura
celestial (Hebreos. 8:5). El sumo sacerdocio del
Templo consta de veinticuatro sumos sacerdotes
divisionales y un sumo sacerdote central. La
organización está reflejada en el Concilio de
Ancianos en Apocalipsis 4 y 5. Este Concilio de
los elohim Ancianos es al que se hace referencia
a todo lo largo de la cosmología del Oriente
Medio, desde Sumeria hasta Egipto, demostrando
que la estructura bíblica era ampliamente
conocida (ver también Eliade, Gods, Goddesses
and Myths of Creation (Dioses, Diosas y Mitos
de la Creación), Harper y Row, Nueva York,
1974, p. 21-25).
Salmo 9:5-8 se refiere a YHVH que es fiel en la
asamblea de los santos (la multitud). Él es el
supremo de los Hijos del poderoso (o los Elim,
Página 11
como plural, del El, o sea los Dioses). “El” es de
ser grandemente temido en la congregación (el
concejo o asamblea interior) de los santos
(qadoshim o santos). Yahovah, Dios de los
Ejércitos, es la entidad descrita como rodeada por
la fidelidad. Apocalipsis 4 y 5 demuestran que
este grupo contaba con treinta entidades
incluyendo a los cuatro querubines o criaturas
vivientes. Así, treinta piezas de plata (también el
precio de un esclavo) fueron requeridas para la
traición de Cristo (Mateo 27:3,9 Zacarías 11:1213), pues fue una ofensa contra toda la
Divinidad. Los Ancianos están encargados de
monitorear las oraciones de los santos (Apo. 5:8)
y Cristo es su sumo sacerdote, el miembro de
entre ellos que fue hallado digno de abrir el rollo
del plan de Dios, habiendo rescatado hombres y
hecho de ellos un reino y sacerdotes para nuestro
Dios, o sea el Dios del Concilio y de Cristo (Apo.
5:9-10).
El rescate de hombres es parte de una
restauración del tiempo del fin que ocurre en la
segunda llegada del Mesías, como Rey de Israel;
siendo comprendida Su primera llegada como el
Mesías de Aarón. Este primer advenimiento
Mesiánico era para la expiación del pecado y el
establecimiento del sacerdocio de Melquisedec.
Se entendía que la restauración del tiempo del fin
sería una extensión de los elohim, como descripta
en Zacarías 12:8. En la restauración de los
últimos días cuando el Mesías retorne a Sión,
según se entiende por Hebreos 12:22-23, la
secuencia del advenimiento involucraría la
defensa de Jerusalén y el fortalecimiento de los
habitantes físicos de la ciudad para el reinado
milenario. Pero como hemos notado arriba,
Zacarías procede a indicar:
Y él que es débil entre ellos en ese día será como
David; Y la Casa de David será como Dios (elohim),
como el Ángel de YHVH al frente de ellos (énfasis
añadido).
El significado aquí es que a Zacarías le fue dado
entender que el Ángel de YHVH era un elohim y
que el grupo familiar de David (quien había
estado por largo tiempo muerto) consistiría de los
que serían ellos mismos elohim, como parte del
Página 12
Los Elegidos como Elohim [001]
grupo familiar de David. Zacarías escribió al
final del período bíblico, como uno de los
últimos libros en ser escrito (supuestamente
alrededor de 413-410 AEC, Apé. 77 de la Biblia
Companion refiere). Así, la comprensión de la
secuencia no fue alterada durante la recopilación
del texto. Por los RMM / Ugaritico / Nag
Hammadi, sabemos que la comprensión estaba
intacta en el tiempo de Cristo.
la Navidad e de las Pascuas Floridas [235],
sabemos que el dios Attis conllevaba ambos
aspectos, él de padre e hijo. Esa es una estructura
Modalista. Estos dos elementos dieron
surgimiento
al
Trinitarianismo.
El
Trinitarianismo es el deseo de acomodar la
estructura del culto al dios Attis y su Modalismo
a la Cristiandad para satisfacer las objeciones
filosóficas de sus seguidores.
La iglesia adoptó una forma de Trinitarianismo
que primordialmente buscaba negar lo antedicho.
Es seriamente incoherente y nada bíblico. En
resumen, la forma temprana de Trinitarianismo
fue inicialmente desarrollada por Origenes en
Alejandría para combatir la tal llamada visión
gnóstica de un concilio celestial de los elohim a
la cual adhería la iglesia primitiva. Cristo era un
Dios subordinado designado por su Dios (Salmo
45:7 (usando a Eloheik) y Hebreos 1:9), quien era
Eloah o Theon o ho Theos (como El Dios) en
griego (Juan 1:1,18). Origenes usó el concepto
estoico de las hipóstasis que es un sinónimo
(como es el ousia platónico), que quiere decir
existencia real o esencia, lo que una cosa es.
Pero Origenes le da el sentido de subsistencia
individual, por tanto, existente individualmente.
Así, Origenes desarrolló una jerarquía cerrada de
sólo tres elementos de la Divinidad. El Padre era
el Dios supremo. Los otros dos elementos, el de
Hijo y el de Espíritu Santo, eran creaciones del
Padre como ktisma. Pero el esquema de Origenes
es un precursor del Trinitarianismo cuyo único
propósito era limitar la extensión de la aptitud de
ser elohim a sólo tres seres y niega tal aptitud a
los elegidos y al Ejército divino. Los griegos
adoptaron el esquema de Origenes en la última
mitad del tercer siglo. Algunos, tales como
Theognostus de la escuela catequista en
Alejandría, enfatizaba el parentesco del Hijo con
el Padre aunque el Hijo fuese una criatura con su
actividad restringida a los seres racionales. Él
también declaró que su sustancia u ousia (usando
el término platónico en vez de hipóstasis) era
derivada de la sustancia del Padre (ver Kelly,
Early Church Doctrines (Doctrinas primitivas de
la Iglesia), p. 133). Los otros enfatizaron su
subordinacionismo. Del artículo Los Orígenes de
El discípulo de Origenes, Dionisio, Papa de
Alejandría, por una irrupción del Sabelianismo
en Pentápolis, Libia, a finales de los años
cincuenta del tercer siglo, escribió refutando al
Modalismo. Él propulsó al primer plano la
distinción personal entre el Padre y el Hijo de
Dios. Los Sabelianos tenían una de sus cartas a
los obispos Amonio y Eufranor resaltando este
aspecto, lo cual Kelly (p. 134) alega fue
indiscreto. Los Sabelianos objetaban que los
Origenistas estaban haciendo una división bien
definida que equivalía a la separación entre Padre
e Hijo. Esto fue opuesto y limitado por los
Novacionistas en Roma quienes influenciaron al
Obispo Dionisio, el Papa. Atanasio intentó (De
sent Dion. 4) excusar a Dionisio de Alejandría un
siglo más tarde pero Basilio (Ep. 9.2) sostuvo
que él había ido al extremo opuesto en el celo
anti-Sabeliano.
El término hipóstasis fue finalmente incorporado
a la doctrina Católica dando como resultado los
anatemas de los Concilios de Calcedonia y
Constantinopla II. La estructura dio por resultado
las declaraciones de la Monarquía y la
Circumincesión. La declaración de que la
Divinidad es distinta pero no separada es
esencialmente una declaración de la Monarquía y
la Circumincesión. Es filosóficamente absurda
dadas las funciones del español. El uso de
hipóstasis y ousia, como términos, parece
intentar esconder la incoherencia. Los trinitarios
sostienen que la Divinidad es de tres hipóstasis
en una ousia usando los términos estoicos y
platónicos para intentar una distinción.
La negativa del término Ser para Dios y Cristo
efectivamente niega su existencia, lo cual es
Los Elegidos como Elohim [001]
absurdo. Decir que Dios es Mente Universal (o
Alma Universal) despersonaliza absolutamente a
Dios y niega la realidad del Hijo de Dios excepto
que la existencia del Hijo se declara
nocionalmente como una hipóstasis. Es un juego
de palabra que no le proporciona realidad al
Salvador. Por otra parte, si se insistiese en la
realidad del Hijo de Dios, entonces la doctrina es
en esencia un insipiente quebrantamiento del
primer mandamiento.
No tendrás otro elohim ante mí.
Página 13
Luceros de la Mañana (vea Job 38:7;
Isaías 14:12; Apo. 2:28; 22:16).

Que Cristo es Dios de la misma forma
que Dios es Dios (ver arriba) y no un
Dios subordinado (Hebreos 1:9) enviado
por el Señor de los Ejércitos (Zacarías
2:10-11). Por lo tanto, él es hecho un
objeto de culto y oración contrario a
Éxodo 34:14, Mateo 4:10, etc.).

Que Cristo fue el unigénito Hijo y no el
único Dios e Hijo nacido (monogenes
theos y uion) (Juan 1:18; 3:16; 1Juan 4:9;
vea también a Lucas 7:12; 8:42; 9:38;
Hebreos 11:17 para la comparación). Él
fue el primer engendrado (prototokos) de
toda la creación (Col. 1:15), por lo tanto,
el comienzo de la creación de Dios (Apo.
3:14, no según la NIV).

Que Cristo tuvo existencia separada a su
encarnación; por lo tanto, él pudo haber
rezado a sí mismo como Dios. Una
proposición tal, efectivamente niega la
distinción entre Padre e Hijo y la totalidad
de la resurrección. Es de anticristo (1Juan
2:22; 4:3; 2Juan 7).

Que Cristo y Dios fueron de la misma
voluntad y que Cristo no estaba poseído
de una voluntad separada, la cual
subordinó a Dios a través de la
obediencia voluntaria, en contra de Mateo
21:31; 26:39; Marcos 14:36; Juan 3:16;
4:34.

Que la naturaleza divina no admite
ganancias o pérdidas en Cristo.
Lógicamente, esto negaría la resurrección
de los santos, según se explica en
1Corintios 15, y las promesas bíblicas a
los elegidos. La Trinidad trata de afirmar
que la naturaleza divina dada a los
elegidos difiere de la forma en la cual es
compartida por Cristo.

Que el Espíritu Santo es dado por medida
La entidad aquí es el YHVH Eloheik (YHVH Su
Elohim) que es identificado en Salmo 45:7-8
como el Elohim que ungió al Elohi de Israel.
Al elevar a nuestro elohim intermediario, uno del
Concilio (Salmo 89:7), al nivel de Eloah, Dios el
Padre, estamos quebrantando el primer
mandamiento. Éste es el pecado de Satanás que
se declaró el “El” del Concilio de los Elohim
(Ezequiel 28:2).
La doctrina de la Trinidad descansa en una serie
de falsas premisas diseñadas para posibilitar un
cambio de paradigma (ref. el artículo
Binitarianismo y Trinitarianismo [076]). Éstas
son:

Que elohim como la Divinidad se refiere
sólo a dos entidades, no haciendo
distinción entre Eloah y las entidades
múltiples, incluyendo al Concilio y el
Ejército (Dan. 7:9 en ade.)

Que estas dos entidades (y el Espíritu)
son incapaces de separación de hecho o
pensamiento y no son descriptibles como
Seres propiamente.

Que la existencia pre-encarnada de
Cristo no fue como el Ángel de YHVH.

Que Cristo era el único Hijo de Dios
antes de la creación del mundo (vea Job
1:6 ; 38:7).

Que Cristo y Satanás eran los dos únicos
Página 14
fija, contrariamente a Juan 3:34 (RSV);
Romanos 12:6.




Que Cristo no pudo haber pecado (de la
premisa falsa, que la naturaleza divina no
admite ganancias y pérdidas, en lugar de
la omnisciencia de Dios, quien supo que
Cristo no pecaría).
Que Cristo era consubstancial con Dios
de manera tal que era igual y co-eterno
con Dios, en contra de Filipenses 2:6 y
1Timoteo 6:16 que demuestran que sólo
Dios es inmortal. La eternalidad de Cristo
o vida aioonion (1Juan 1:2) y la de todos
los seres, incluyendo a Cristo, se derivan
de esa entidad. Tanto Cristo y los
elegidos son del mismo origen (Hebreos
2:11 RSV) derivando su vida y
eternalidad de la obediencia condicional
al Padre (Juan 5:19-30), quien nos creó a
todos nosotros (Mal. 2:10-15). Como el
Padre tiene vida en Sí Mismo, así le ha
dado al Hijo el tener vida en sí mismo
(Juan 5:26), y somos coherederos, siendo
ordenados para tener vida en nosotros
mismos por autoridad de Dios (vea el
artículo Consubstancial con el Padre
[081]).
Que los elegidos no son Hijos de Dios de
la misma forma en que Cristo es un Hijo
de Dios y, por lo tanto, no coherederos,
contrario a Romanos 8:17; Gálatas 3:29;
Tito 3:7; Hebreos 1:14; 6:17; 11:9;
Santiago 2:5; 1Pedro 3:7.
Que el Dios Supremo bajó en carne y
hueso y moró entre los hombres
(resultado de las inserciones fraudulentas
en 1Timoteo 3:16 en Códice A. Las
inserciones falsas se retuvieron en la KJV
y manipuladas en el preámbulo en la
NIV). La aseveración de que el Supremo
Dios bajó en carne y hueso es contraria a
Juan 1:18 (y Juan 1:14 donde es el logos
(o Memra) que se convirtió en carne) y
los numerosos textos que alejan a Cristo
Los Elegidos como Elohim [001]
del Único Dios Verdadero (Eloah o
Theon u ho Theos como El Dios, quien es
Dios el Padre), el Dios de Jesucristo
(Juan 17:3, 20:17; 1Cor. 8:6; 2Cor. 1:3)
quien se levanta en su nombre (Miqueas
5:4).
El concepto de cómo Dios es Uno no es
comprendido por los trinitarios. El Shema (Deut.
6:4) se refiere a Yahovah Elohenu o Yahovah
como un Dios. La entidad en Deuteronomio 6:5
es identificable como Dios Altísimo, el Dios que
ungió a Cristo como Elohi de Israel en Salmo
45:7.
La unidad de Dios, necesaria para el
Monoteísmo, es de un orden extendido, morando
en unidad bajo una voluntad centralizada en
acuerdo e interacción espiritual por medio del
espíritu y poder de Dios (1Cor. 2:4-14), la cual a
través Cristo es hacia Dios (2Cor. 3:3-4). La
Trinidad niega la imprescindible unificación para
el Monoteísmo y es lógicamente politeísta.
Ocurre porque los gobernantes no entienden,
siendo no espirituales (1Cor. 2:8,14).
El Dios que, en Proverbios 30:4, se declara que
tiene un Hijo, es Eloah, según Proverbios 30:5.
Los Hijos de Dios son por lo tanto conocidos en
el Antiguo Testamento y, en particular, el Mesías
es conocido. La comprensión del Padre por
Cristo es consecuente con la revelación
voluntaria del Padre de sí mismo (vea Apo.
1:1,6). Cristo no es omnisciente y nunca sostuvo
serlo.
La Biblia sostiene que Dios es el Dios y Padre de
Cristo (de Romanos 15:6; 2Cor. 1:3; 11:31;
Efesios 1:3,17; Col. 1:3; Hebreos 1:1 y sig.;
1Pedro 1:3; 2Juan 3; Apo. 1:1,6; 15:3). Cristo
deriva su vida, su poder y su autoridad por orden
de Dios el Padre (Juan 10:17-18). Cristo
subordina su voluntad a la de Dios, quien es el
Padre (Mateo 21:31; 26:39; Marcos 14:36; Juan
3:16; 4:34). Dios le dio los elegidos a Cristo y
Dios es más grande que Cristo (Juan 14:28) y
más grande que todos (Juan 10:29). Así Dios
envió a su único Hijo nacido (monogene) al
Los Elegidos como Elohim [001]
mundo para que pudiésemos vivir a través de él
(1Juan 4:9). Es Dios que honra a Cristo, siendo
mayor (Juan 8:54).
Dios es la Roca (sur) como una Cantera o
Montaña de la cual todos los demás son cortados,
el pedernal de Josué 5:2, la causa principal y
efectiva (Deut. 32:4, ver Maimonides Guide of
the Perplexed (Guía de los Perplejos), Prensa de
la Universidad de Chicago, 1965, Ca. 16, p. 42 y
sig.). Dios es la Roca de Israel, la Roca de su
salvación (Deut. 32:15), la Roca que los sustentó
(Deut. 32:18,30-31). 1Samuel 2:2 demuestra que
Nuestro Dios es nuestra Roca, una Roca eterna
(Isaías 26:4). Es de esta Roca que todos los otros
son tallados, como lo son todos los descendientes
de Abraham en la fe (Isaías 51:1-2). El Mesías es
cortado de esta Roca (Dan. 2:34,45) para
subyugar a los imperios mundiales. Dios, no
Pedro, ni Cristo, ni cualquier otro, es la Roca (o
fundamento) sobre la cual Cristo construirá su
Iglesia (Mateo 16:18) y sobre la cual él mismo
descansa.
El Mesías es la piedra angular principal del
Templo de Dios, del cual los elegidos son el
Naos o el Lugar Santísimo, el repositorio del
Espíritu Santo. Las piedras del Templo son todas
cortadas de la Roca que es Dios, como fue
Cristo, y dadas a Cristo, la roca espiritual (1Cor.
10:4), la roca de ofensa y la piedra de tropiezo
(Rom. 9:33) para construir el Templo. Cristo
construirá el Templo a fin de que Dios pueda ser
todo, en todos (Efesios 4:6). Dios ha dado a
Cristo para que sea todo y en todos (panta kai en
pasin Col. 3:11), poniendo todas las cosas bajo
sus pies (1Cor. 15:27), concediéndole ser la
cabeza sobre todas las cosas para la Iglesia, que
es su Cuerpo, la plenitud de Aquel que llena todo
en todos (Efesios 1:22-23). Cuando Dios puso
todas las cosas bajo Cristo, es manifiesto que
Dios es exceptuado, siendo Aquel que puso las
cosas bajo los pies de Cristo (1Cor. 15:27).
Cuando Cristo someta todas las cosas, luego
Cristo mismo se sujetará a Dios quien puso todas
las cosas bajo Cristo para que Dios sea todo en
todos (panta en pasin 1Cor. 15:28, no según
RSV). Por lo tanto, las doctrinas platónicas que
Página 15
buscan hacer uno de Dios y Cristo en la trinidad
son disparates metafísicos que contradicen la
Sagrada Escritura. Cristo estará sentado a la
mano derecha de Dios, bajo la dirección de Dios
(Hebreos 1:3,13; 8:1; 10:12; 12:2; 1Pedro 3:22) y
compartirá el trono de Dios, como los elegidos
compartirán el trono dado a Cristo (Apo. 3:21),
lo cual es un trono de Dios (Salmo 45:6-7; Heb.
1:8 o Dios es tu Trono, traducido Tu trono Oh
Dios, ver nota al pie en RSV).
Dios, quien envía, es mayor que él que es
enviado (Juan 13:16), el sirviente no es mayor
que su Señor (Juan 15:20). Es el máximo absurdo
sugerir que un ser pueda ser un sacrificio para sí
mismo. Tal acto, lógicamente, es suicidio, o
dentro del Trinitarianismo, una mutilación
parcial. Por lo tanto, la doctrina niega la
resurrección, especialmente de 1Corintios 15.
Así, la distinción en la crucifixión y la
resurrección es obligatoria y completa. La
resurrección tuvo que ser en la carne
involucrando la translación, como la Gavilla
Mecida, de otra manera, no hay salvación y no
hay cosecha continua. La preparación de Cristo
para la ascensión hacia su Dios y nuestro Dios,
quien es nuestro Padre (Juan 20:17), fue real y
distintiva. Cristo logró su capacidad de ser Dios y
logró la plenitud de la Divinidad físicamente de
la operación del Espíritu Santo. Así, la doctrina
de la cualidad de hijo desde el bautismo es
verdadera y completa.
Habiendo establecido la posición bíblica en el
tiempo de Cristo, podemos ver cómo estaba
presente esta posición durante los siglos primero
y segundo. De los textos de Justino Mártir e
Ireneo disponibles para nosotros, se sabe que la
Iglesia primitiva tuvo esta comprensión.
Justino Mártir manifiesta que Dios enseñó lo
mismo mediante los profetas que mediante
Moisés y esto se confirma arriba (ver Dialogue
with Trypho (Dialogo con Trifono), Ca. XXVII,
ANF, Vol. I, p. 207 en ade.). Justino enseñaba
que Dios, como el comienzo, engendró de sí
mismo un cierto poder racional, quien es
Página 16
Los Elegidos como Elohim [001]
llamado, por el Espíritu Santo: ya la Gloria del
Señor, ya el Hijo, alguna vez Sabiduría, otra vez
un Ángel, luego Dios (Theos), y luego Señor y
Logos. Justino le identifica como el Captan del
Ejército del Señor que se apareció ante Josué
(ibid., LXI). Esta sección fue delineada por
exposición de Proverbios 8:12 en ade. donde la
Sabiduría es identificada como el Mesías, quien
fue hecho por Dios. La voluntad de Dios era
luego ejecutada por el Mesías. Justino sostiene
que (ibid., LXII), en la creación, Dios departió
con entidades numéricamente distintas de Él
Mismo. Así, se considera que Moisés sostenía
que la creación involucró al menos dos seres
numéricamente diferentes el uno del otro. El
Diteísmo intenta aislar estos dos y los trinitarios
los mancomunan en tres hipóstasis indistintas.
Los elohim eran de hecho más numerosos, según
los otros textos a los que nos hemos referido
arriba, esp. Salmo 45:6-7, que le atribuye pares o
compañeros a Cristo.
tratado de infundir los conceptos bíblicos con
metafísicas griegas, así destruyéndolos. Los
gnósticos fueron forzados a la clandestinidad,
siendo parte de los Misterios, y finalmente se
desarrollaron en la Trinidad. Esto se explica en
otro sitio.
Ireneo (c. 125-203) escribió sobre la cuestión de
la extensión al género humano del término
elohim (o theoi en griego). Ireneo es importante
porque él fue instruido por Policarpo, el discípulo
de Juan (ver a Butler, Lives of the Saints (Vidas
de los Santos), Burns y Oates, UK, 1991, p. 56).
Así, podemos estar completamente seguros de
que la comprensión de Ireneo (exceptuando
falsificación) se aproxima a la de la Iglesia
primitiva. Él ciertamente apoyó a los
Cuartodecimanos y medió en la controversia de
la Pascua (Butler, ibid., p. 197), aunque él estaba
aislado de Asia Menor, estando en Lyon. En su
obra, Contra Herejías, él expuso el concepto de
que los elegidos existirían como elohim.
Dios estaba en la Congregación de los dioses (theoi),
él juzga entre los dioses (Adv. Her., Li., III, Ca. VI,
ANF, Vol. I, p. 419).
Ireneo sostenía que los ángeles y el creador del
mundo no ignoraban la existencia del Dios
supremo, siendo que eran Su propiedad, y Sus
criaturas y eran contenidos por Él (Li. II, Ca. VI,
ANF, p. 365). Ireneo no se refería al creador del
mundo, quien era Mesías, como el Dios Altísimo
o el Todopoderoso (ibid., Ca. VI:2). De este
trabajo, se muestra que los conceptos griegos del
Demiurgo y la Pleroma habían invadido los
conceptos de lo que es llamado Aeons y habían
Ireneo (y Justino) impartían la enseñanza de que
la resurrección sería física y, que luego, Dios
convertiría los cuerpos a incorruptibles e
inmortales. (ANF, Vol. I, p 403). Sostenían que
Dios era el creador (ibid., p. 404) a distinción de
Cristo que creó el mundo bajo este Dios (ibid., p.
405). Ireneo opinó que el Espíritu Santo había
denominado a ambos el Padre y el Hijo de Dios
(de Salmo 45:6-7) como Elohim o Theoi – el
Padre nominando al Hijo.
Ireneo opinaba que el Salmo 82:1 se refería al
Padre, al Hijo y a los elegidos (los de la adopción
como la iglesia) cuando dijo:
Él no entendió por completo que la extensión de
la hermandad de los elegidos se extendía a toda
la Hueste que son hermanos en el Reino. La
revelación fue dada a Juan estando exiliado en
Patmos después de que él había entrenado a
Policarpo. Apo. 12:10 declara que los ángeles
son los hermanos de los elegidos. Apocalipsis 4 y
5 demuestran que los elegidos han sido
rescatados al Concilio de Ancianos para
convertirse en reyes y sacerdotes en la Hueste.
Cristo dice que los elegidos serán como los
ángeles (isaggelos de isos y aggelos (Lucas
20:36), lo que tiene el concepto de ser parte de
ellos, como un orden). Cristo nos confiesa ante
sus hermanos en el Ejército.
Ireneo opina que la Iglesia era la sinagoga de
Dios, que el Hijo había recogido para sí mismo.
Dios de dioses, en Salmo 50:1, se sostiene se
refiere a Dios. Nuestro Mesías era el theos o Dios
que vendrá abiertamente y no guardará silencio
(Salmo 50:3) y quien se apareció ante los que no
lo buscaron (Isaías 65:1). El nombre dioses, en
Los Elegidos como Elohim [001]
Salmo 50:1, se refiere a los elegidos acerca de
quienes Cristo se refirió, cuando él dijo:
Ustedes son dioses y todos hijos del Altísimo (Juan
10:34-35; Ref Salmo 82:6) (ibid.).
Es por lo tanto bastante erróneo que la Iglesia
afirme a dos milenios de distancia que Cristo
estaba usando un texto que se refería a los
magistrados de Jerusalén cuando un discípulo de
Policarpo sostenía que él se estaba refiriendo a
los elegidos, como elohim. Ireneo sostenía que
aquellos que creyeron en Cristo eran Hijos de
Dios, como coherederos con Cristo y así elohim.
Ireneo también opinó que Cristo fue el Hijo de
Dios de Yo soy lo Que Soy (YHVH) o, más
correctamente, seré en lo que me convertiré (ref.
Oxford RSV Anotada) (de Éx. 3:14). Así, su
sustento del título era por delegación. Ireneo cita
a Isaías del siguiente modo:
Yo también soy testigo (él declara) dijo el Señor Dios,
y el Hijo que he escogido, para que ustedes sepan, y
crean, y entiendan que Yo Soy (Isaías 43:10) (ibid.).
Página 17
Los dioses que no han hecho los cielos y la tierra,
dejadles perecer de la tierra que está bajo el cielo.
Del hecho que él adjuntó su destrucción demuestra
que no son dioses (elohim o theoi) en absoluto.
Así, los ídolos mismos eran mostrados para ser
considerados, no como si fuesen simplemente
ídolos, sino más bien, como la personificación
del demonio que representaban (vea también a
Libro III, cap. XII:6, ibid., p. 432). Esto era como
comprensión el estándar en todo el mundo
antiguo. Así, la remoción de los demonios, su
restricción y su posterior juicio los removió de la
categoría de elohim. Ireneo muestra mediante la
referencia a Éxodo 7:1 que Moisés por cierto
había sido hecho un elohim para Faraón pero
apropiadamente no es llamado Dios o Señor por
los profetas. Sino que es, más bien, calificado por
el Espíritu como Moisés, el sirviente y ministro
fiel de Dios (Heb. 3:5; Núm. 12:7), lo cual es
también cómo califica al Mesías en los textos.
Por lo tanto, cada elohim es un sirviente
subordinado de Eloah, el Elyon.
Ustedes son mis testigos, dijo el Señor, Y Mi Siervo a
quien he escogido; para que sepan y me crean y
entiendan que yo soy Él; Antes de mí no hubo Dios
(El) formado, Ni tampoco habrá después de Mí.
Ireneo (ibid., p. 421) manifestó que Cristo
confesó a César como César y Dios como Dios,
en Mateo 22:21 y también de Mateo 6:24, en
servir a Dios y no a mamona. Así, Cristo se
distanció a sí mismo del reclamo de ser El Dios
(vea también ibid., p. 422).
La cita de Ireneo, y la variante de la Soncino que
más o menos confirma a Ireneo, demuestra que
YO SOY se refiere a Dios que es el Padre. La
referencia al siervo en la Soncino se ve por
Ireneo que se refiere al Mesías. La Soncino trata
de equiparar a Mi Servidor con los antiguos
testigos, como Israel, aunque ninguna autoridad
rabínica sea citada. Lo que es seguro es que este
texto era considerado como un indicador de que
solo Dios, y no el Mesías, era preexistente. Más
aún, el Mesías es diferenciado de Dios
Citando Filipenses 2:8, Ireneo muestra que la
relación que Cristo tenía como Dios y Juez era
derivada del Dios de todos porque él se hizo
obediente hasta la muerte (ibid., Cap. XII:8, p.
433). Ireneo cita Isaías 9:6 en la LXX
manifestando que el Mesías era Emmanuel, el
mensajero [o Ángel] del Gran Concilio del
Padre (ibid., Cap. XVI:3, p. 441). Mostró de ese
modo que el Ángel del Gran Concilio del
Antiguo Testamento (LXX) - se entendía - era
Cristo.
Ireneo demostró que su comprensión de Isaías
44:9 y Jeremías 10:11 en la cuestión de los ídolos
era que los ídolos eran ídolos de demonios (Adv.
Herejía, Li. III, Ca. VI, ANF, p. 419). Estos
demonios fueron removidos de los theoi o
elohim. Al referirse a Jeremías 10:11, Ireneo cita:
Ireneo niega el concepto que el sufrimiento de
Jesús pudiese ser separado del Mesías alegando
que Cristo permaneció impasible. En otras
palabras, él niega el intento de afirmar que el
aspecto divino del Mesías pudiese ser separado
La Soncino traduce el texto:
Página 18
del Jesús humano en la tierra. Esto se convirtió
en una enseñanza de las sectas gnósticas
tergiversando el evangelio de Marcos e
ignorando otros. Ireneo también expone lo que se
convirtió en la base de los errores de las sectas.
Los Ebionitas usaron únicamente el evangelio de
Mateo. Así, extrajeron conclusiones erróneas en
la estimación de la posición de Cristo. Los
Atanasios o trinitarios usaron el término Ebionita
más tarde en un intento de confinar las doctrinas
de subordinacionismo y los subordinacionistas de
cualquier persuasión a un linaje herético de los
Ebionitas a las facciones involucradas en las
disputas en Nicea, las cuales fueron etiquetadas
como arrianas. Tales afirmaciones son falsas a
partir de un examen de los escritores primitivos
de la Iglesia que, antes de Nicea, eran
subordinacionistas (ref. el artículo La Teología
Primitiva de la Divinidad [127]).
Ireneo era enfático en cuanto a que había un sólo
Dios o Padre, a saber Dios el Padre. El Mesías
era Su hijo. Él dice que Marcion también mutiló
el evangelio de Lucas para establecer su
enseñanza. Los Valentinianos usaron a Juan en
detrimento de los demás e incluyendo seudo
evangelios. El hecho es que entonces, como
ahora, las Sagradas Escrituras deben ser usadas
en conjunto diligentemente y no selectivamente.
Ireneo demuestra una comprensión avanzada de
la naturaleza cuádruple de los evangelios y su
significado en relación a los querubines (ibid., Li.
III, Cap. XI:8, p. 428-429).
Ireneo negó el concepto de que Jesús pudo haber
sufrido y resucitado otra vez y que él que
emprendió el vuelo a lo alto fue otro,
permaneciendo impasible. Ireneo sostuvo que el
Cristo que Dios prometió enviar, Él envió en
Jesús, a quien crucificaron y que Dios levantó
(ibid., Cap. XII:2,4,5, p. 430-431).
No hay confusión entre Dios y Cristo en la mente
de este teólogo y él indica aquí, claramente, que
los apóstoles no cambiaron de Dios sino que
Cristo fue enviado por Dios. Ireneo dice:
Por este medio conoced el espíritu de Dios: Cada
espíritu que confiese que Jesucristo vino en la carne es
Los Elegidos como Elohim [001]
de Dios; Y cada espíritu que separe a Jesucristo no es
de Dios pero es del anticristo (Cap. XVI:8 citando a
1Juan 4:1,2. Nota: La Vulgata y Origenes están de
acuerdo con Ireneo. Tertuliano parece reconocer
ambas lecturas. Sócrates dice (VII, 32. p. 381) que el
pasaje ha sido corrompido por los que tienen el deseo
de separar a la humanidad de Cristo de su divinidad.
Policarpo (Ep., c, vii) parece estar de acuerdo con
Ireneo y también Ignacio (Ep Smyr., c, v) (ver nota al
pie de ANF, ibid., p. 443, citando también Burton,
Ante-Nicene Testimonies to the Divinity of Christ
(Testimonos ante-Nicenos sobre la Divinidad de
Cristo).
Así, cualquier doctrina que busque separar a
Cristo por la reubicación conjunta de las áreas
tanto terrenal como la divina era comprendida
por la Iglesia primitiva como la doctrina del
anticristo. La alteración del texto parece haber
sido hecha en el Este. Los textos de la Biblia
están todavía sin corregir hasta el día de hoy.
Ireneo dice que el Espíritu de Dios descendió
sobre Cristo como una paloma para que Isaías
11:2 fuese cumplido (Y el espíritu de Dios
descansará sobre él) y también Isaías 61:1 (El
Espíritu del Señor es sobre mí porque Él me
ungió). Así Porque no sois vosotros los que
hablaís sino el Espíritu de vuestro Padre que
habla en vosotros (Mateo 10:20) (ibid., Cap.
XVII:1, p. 444). El Espíritu Santo por lo tanto se
entendía era de Dios y no de Cristo sino más bien
a través de Cristo, como explicado arriba.
Esto era a fin de que:
El Hijo de Dios, hecho el hijo del hombre,
acostumbrándose en su compañerismo con Él a morar
en la raza humana, descanse con seres humanos y
more en la hechura de Dios, obrando la voluntad del
Padre en ellos, y renovándolos de sus viejos hábitos en
la novedad de Cristo (ibid.).
Ireneo enseñó que los elegidos se vestirían la
inmortalidad a fin de que pudiesen recibir la
adopción como Hijos (ibid., Cap. XIX:1).
El Espíritu uniría a los elegidos a Dios, trayendo
a tribus distantes a unidad, y ofreciendo al Padre
los primeros frutos de todas las naciones (ibid.,
2). Cristo era el instrumento de esta acción pero
él no era el objeto de culto ni el arquitecto de su
Los Elegidos como Elohim [001]
operación. Pero él era, no obstante, el Consejero
Maravilloso y el Poderoso Dios del que se habla
en Isaías 9:6, el Juez de Daniel 7:13 (ibid.).
Sin embargo, Cristo reconoció al Padre como su
Dios, como hizo David citando el mismo Salmo
22:1 donde David dijo en primer lugar:
¿Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado?
Y Cristo afirmó nuevamente esto desde la cruz,
tal como lo registra Mateo en 27:46 y Marcos en
15:34. Ambos textos se refieren a Eloah, el Dios
Supremo y el Dios y Padre de Cristo. Las
palabras usadas por Cristo son arameas – a saber,
él supuestamente dijo:
Eli, Eli, la'ma sabach th'a'ni.
Ésta es una transliteración inglesa de una
transliteración griega del arameo 'eli, 'eli lamah
'azabthani. La palabra para Dios es la aramea
“El”, pero aquí el equivalente de Eloah, como
Dios expresando Su voluntad y a Su hijo. No
obstante, Cristo y los elegidos eran llamados
Dios (elohim) por extensión.
Ireneo dice:
Hay ninguno otro designado Dios por las Escrituras
Sagradas excepto el Padre de todo, y el Hijo de Dios y
los que poseen la adopción (Adv. Her., Li. IV, Pref. 4,
ANF, p. 463).
Aún más:
[Cap.] 1. Desde entonces, por consiguiente, esto es
seguro y confirmado, que ningún otro Dios o Señor
fue anunciado por el Espíritu, excepto aquel quien,
como Dios, gobierna sobre todo, conjuntamente con
Su Verbo, y los que reciben el espíritu de adopción
[ver iii. 6,1], es decir, los que creen en el único Dios
verdadero, y en Jesucristo, el Hijo de Dios; Y
asimismo los apóstoles mismos no llamaron a nadie
más como Dios, o nombran a ningún otro como Señor;
Y, lo que es mucho más importante aún [ya que es
cierto], que nuestro Señor [actuó del mismo modo],
quien también nos ordenó que a nadie confesemos
como Padre, excepto Él que está en los cielos, quien es
el único Dios y el único Padre; ... (Ibid., p. 463).
Es por lo tanto absurdo sugerir que la
comprensión de que los elegidos se convertirán
Página 19
en Elohim no era considerada como la posición
original de los primeros dos siglos de la Iglesia,
dado que Ireneo fue el enlace más cercano que
tenemos con sus doctrinas y él tan claramente
sostiene esta posición. Aún más, se demuestra
más allá de toda duda que esa posición es el plan
coherente de las Sagradas Escrituras, no sólo de
las Escrituras mismas que por definición bíblica
eran el Antiguo Testamento (Dan. 10:21; Mateo
21:42; 22:29; 26:54; Marcos 12:10,24; 14:49;
15:28; Lucas 4:21; 24:27,32,45; Juan 2:22; 5:39;
7:38; Etc.), sino que también de los evangelios y
las escrituras del Nuevo Testamento.
En el mismo pasaje que se refiere a los elegidos
como Elohim, a saber Juan 10:35, Cristo
introduce el concepto que la Sagrada Escritura no
puede ser quebrantada. La selección de este
pasaje como el ejemplo no fue un accidente. Este
mismo concepto señala nuestro destino y es el
aspecto que el adversario atacaría mayormente y
para cuyo propósito la Trinidad se diseñó. Los
evangelios son específicamente para el
delineamiento del futuro Reino de Dios. Los
escritos de los apóstoles son para preparar a los
elegidos y mostrar la mecánica del desarrollo.
Pero todos los apóstoles, según observa Pablo,
sostenían que:
Toda la Escritura es inspirada por Dios (o respirada
por Dios) y provechosa para impartir enseñanza, para
amonestar, para corregir y para instruir en rectitud
(2Tim. 3:16).
La Sagrada Escritura es la portadora de la ley real
de amar al prójimo como a sí mismo (Santiago
2:8). La escritura no es tampoco de interpretación
privada alguna (2Pedro 1:20). Así, una doctrina
desarrollada por tres teólogos Capadocios en el
cuarto y quinto siglo en contradicción a la
Sagrada Escritura y la antigua posición de la
Iglesia debe ser resistida con toda nuestra fuerza.
Obviamente quebranta el primer mandamiento
haciendo a Cristo igual a Dios. Éste era tan
obviamente el intento que el pasaje en Filipenses
2:6 fue alterado en la KJV para reflejar este
aspecto y crear la ilusión de que Cristo era un
igual de Dios. Esto es acusar a Cristo de idolatría
como el pecado de Satanás.
Página 20
Ningún Cristiano puede aceptar la doctrina de la
Trinidad ya que ésta niega la omnipotencia de
Dios el Padre y rechaza nuestro destino. Éstas
son las razones por las cuales las Iglesias de Dios
han sido perseguidas por 1.600 años.
Los elegidos han sido perseguidos por esta
doctrina por los que se llaman a sí mismos
ortodoxos, o al menos a quienes ha sido
concedido ese derecho, porque su doctrina de
gobierno era la que mejor satisfacía al imperio
que los usó. Las Iglesias de Dios han tenido,
hasta épocas recientes, una estructura de
organización diferente que los ha ayudado a
resistir una persecución tal como la que debieron
enfrentar.
Pablo registra que la Iglesia en muchas ocasiones
ha tenido disputas en lo que se refiere a la
doctrina aunque no tienen por costumbre agrado
en la contienda (1Cor. 11:16). Él registra el
surgimiento de disputas que terminarían en
divisiones dentro de las Iglesias de Dios.
Es preciso que entre vosotros haya divisiones, para
que se pongan de manifiesto entre vosotros los que son
aprobados (1Cor. 11:19).
Disputas acerca de la naturaleza de Dios y la
subordinación de Cristo han surgido antes dentro
de las eras de la iglesia. El resultado ha sido la
división. Los grupos que abrazaron el
Trinitarianismo, o su equivalente Modalista en
los días de Juan, luego, o han dejado la Iglesia
cuando sus errores fueron señalados al igual que
con Juan (1Juan 2:19), o se fueron deslizando al
Los Elegidos como Elohim [001]
antinomianismo, volviéndose Protestantes tal
como lo acontecido entre los Waldenses. Cristo
no intervino en por lo menos la última ocasión.
Cada persona tuvo que escoger basándose en su
comprensión, tal como había sido desarrollada
por el Espíritu Santo.
El
proceso
de
exposición
trinitaria
tradicionalmente ha sido sobre un período de
tiempo. El primer paso fue exponer la doctrina
que Cristo era co-eterno con Dios desde el
principio, en lugar de desde su orden, tal como lo
son los elegidos y toda la Hueste. Impuesto este
error, es luego avanzada la doctrina de coigualdad hasta que se considera herejía afirmar su
subordinacionismo dependiente o que él fue el
prõtotokos, el primer engendrado de toda la
creación, el comienzo de la creación de Dios.
Prõtotokos no es un título, como fue demostrado
por la comprensión primitiva o antigua. Por esta
razón, Cristo señala este punto en Apocalipsis
3:14 a la Iglesia de Laodicea que él es el
comienzo o arche de la creación de Dios (ver el
artículo El Arche de la Creación de Dios como
Alpha y Omega [229]). Aparentemente, esa
Iglesia enseña que él no lo era. Fueron la única
Iglesia en hacer eso y toda enseñanza sobre las
eras debe concluir que la última era de la Iglesia
hace lo mismo. El error de co-igualdad, ab
origine, comenzó a ser expuesto en las Iglesias
de Dios por primera vez en quinientos años algún
tiempo después de 1940, probablemente en los
1950. Este error debe ser entendido y corregido.

Descargar

Los Elegidos como Elohim [001] - Las Iglesias cristianas de Dios

Los tres rezos diarios del judaísmo

Los tres rezos diarios del judaísmo

TefiláTalmudRitosJudaísmoShabat

Hebraísmo en las Escrituras Sagradas

Hebraísmo en las Escrituras Sagradas

BibliaLingüística hebreaEstudios bíblicosExpresiones hebreasLengua rabínica

EL  RENACIMIENTO Andrea Sepúlveda Cristian Herrera

EL RENACIMIENTO Andrea Sepúlveda Cristian Herrera

ArteContexto históricoHistoria Medieval y ContemporáneaPeríodo renacentistaFilosofíaCorrientes de pensamiento