QUIERO ROBARME A LA NOVIA
INFORMACIÓN SOBRE LA PRODUCCIÓN
En la comedia romántica de Columbia Pictures, Quiero Robarme a la Novia, Tom
(Patrick Dempsey) lleva una buena vida: es sexy, exitoso, y sabe que puede
confiar ciegamente en Hannah (Michelle Monaghan), su deleitosa mejor amiga y la
única constante en su vida. Todo es perfecto hasta que Hannah decide realizar un
viaje de negocios a Escocia, en donde permanecerá seis semanas... y Tom se
siente asombrado cuando cae en la cuenta de que su vida no tiene sentido sin
ella. Toma la decisión de que en cuanto ella regrese, le propondrá matrimonio –
pero sus planes se vienen abajo cuando se entera de que Hanna se ha
comprometido con un apuesto y rico escocés e incluso planea mudarse a Europa.
Cuando Hannah le pide a Tom que se convierta en su “dama” de honor, él acepta,
pero no sin cierta reticencia... y sólo porque de esa forma intentará conquistar a
Hannah y detener la boda antes de que sea demasiado tarde.
Columbia Pictures presenta, en asociación con Relativity Media, una producción
de Original Film, una película de Paul Wiland, Quiero Robarme a la Novia.
Estelarizada por Patrick Dempsey, Michelle Monaghan, Kevin McKidd, Kathleen
Quinlan y Sydney Pollack. Dirigida por Paul Weiland. Producida por Neal H.
Mortiz. El guión es de Adam Sztykiel y Deborah kaplan & Harry Elfont. La historia
original es de Adam Szytykiel. Los Productores Ejecutivos son Callum Greene,
Tania Landau, Amanda Lewis, Marty Adelstein, Aaron Kaplan, Sean Perrone y
Ryan Kavanaugh. El Director de Fotografía es Tony Pierce-Roberts, BSC. El
diseño de producción corrió a cargo de Kalina Ivanov. El Editor es Richard Marks,
A.C.E. La Diseñadora de Vestuarios es Penny Rose. Música por Rupert GregsonWilliams. Supervision Musical de Nick Angel.
ACERCA DE LA PELICULA
En Quiero Robarme a la Novia, una comedia romántica de Columbia Pictures,
Tom (Patrick Dempsey) ha caído finalmente en la cuenta de que la mujer de sus
sueños es aquella que ha estado ahí desde el principio: su mejor amiga Hannah
(Michelle Monaghan). Pero justo cuando está a punto de proponerle matrimonio,
Hannah se compromete con otro hombre – Colin, el escocés (Kevin McKidd) – e
incluso consigue sacar a Tom de sus casillas cuando le pide que se convierta en
su “dama” de honor. Tom acepta, sobre todo porque esta propuesta supone una
oportunidad inigualable para aproximarse a la futura esposa y cortejarla antes de
que sea demasiado tarde. A pesar de que Hannah comienza a darse cuenta de
que, después de todo, Tom podría ser también un buen candidato matrimonial, la
novia tendrá que decidirse entre su mejor amigo o el hombre que se le declaró
primero.
“La elección de Hannah no es sencilla”, asegura Neal H. Mortiz, productor de
Quiero Robarme a la Novia. “Tom y Colin son buenas y meritorias personas”.
“En el fondo, Quiero Robarme a la Novia tiene que ver con la antigua idea de que
el amor es invisible cuando lo tenemos justo frente a nosotros”, comenta el director
Paul Weiland. “Tom es un hombre muy apuesto que puede conseguir mujeres
fácilmente, pero que asimismo rehuye los compromisos. Cuando Hannah conoce
a alguien más, él cae en la cuenta de que no solamente perderá a su mejor amiga,
sino a la chica que, a pesar de no haberlo notado antes, ama por encima de toda
duda. Durante mucho tiempo tuvo un pastel que pudo haber devorado, pero de
pronto, alguien se lo ha arrebatado”.
“Desafortunadamente, Tom descubre demasiado tarde que Hannah es su
verdadero amor”, dice Dempsey. “Hannah cree en el matrimonio, mientras que,
hasta ahora, Tom se ha comportado como un mujeriego, oponiéndose
tajantemente al ritual del casamiento. Tom ha tenido muchas oportunidades, así
como momentos equívocos, pero la verdad es que Hanna siempre ha estado ahí.
Ahora se la han arrebatado, y su único recurso consiste en ir a Escocia fungiendo
como la “dama” de honor de su amiga a fin de conquistarla”.
Monaghan señala que “quise con toda mi alma formar parte del proyecto porque la
historia me fascina y adoro a todos los involucrados. Lo extraño fue que yo había
pasado por una situación similar: cuando me casé, mi dama de honor fue un
hombre que continúa siendo mi mejor amigo”.
Desde el comienzo, Mortiz quiso rodar la película con Patrick Dempsey. “Cuando
recibimos el guión nos enamoramos del concepto”, recuerda Mortiz. “Nos pareció
una gran idea para una comedia romántica. Y yo me convertí en admirador de
Patrick Dempsey desde que vi Can’t Buy Me Love. Tiempo después apareció en
una de mis películas, Sweet Home Alabama. Desde entonces, él se ha convertido
en representante de una cierta esencia, un cierto estilo – no cualquiera puede
interpretar al Dr. McDreamy. Patrick puede desempeñar papeles románticos, pero
asimismo puede interpretar al bribón; y, pase lo que pase, estarás de su lado. Por
supuesto, él fue el primero con el que hablamos acerca del papel de Tom”.
“Patrick era la persona indicada para este papel”, dice Weiland. “Siempre me ha
impresionado su polimorfa habilidad. Él y Michelle son una combinación muy
emocionante. Ella está llena de vida, y su sentido del humor es muy parecido al de
Patrick”.
Por su parte, Dempsey se sintió atraído sobre todo porque el papel le permitía
explotar su aspecto ‘bribón’. “Tom lo tiene todo, hasta el momento del compromiso
de Hannah – y es entonces cuando cae en la cuenta de que su vida perfecta
carecería de sentido sin su amiga”, comenta. “Cuando todo comienza a indicar
que está a punto de perderla, sufre una especie de desquiciamiento – e incluso
está dispuesto a modificar su vida con tal de que ella permanezca a su lado. Creo
que ésta es una historia realmente satisfactoria – sé que muchos hombres en la
vida real desearían haber sido lo suficientemente listos, lo suficientemente osados,
como para haberse aferrado a aquella persona que dejaron escapar”.
Con Dempsey abordo, Mortiz emprendió la búsqueda del director perfecto para el
proyecto. Un colega le sugirió ver la película Sixty Six, dirigida por Paul Weiland.
Mortiz la vio, le fascinó, se encontró con Weiland y contrató al director.
“Paul posee una sensibilidad humorística impresionante y además lo sabe todo
acerca de las sutilezas de las relaciones románticas”, dice el productor. “Es
verdaderamente capaz de otorgarle autenticidad a una historia”.
“En el fondo, yo también soy bastante romántico”, confiesa Weiland. “y esto es
algo que siempre he deseado: filmar una comedia romántica. Tom es un lisiado
emocional al principio de nuestra historia, pero al final logra confesar su amor. Me
agrada la idea de que todo esto ocurra desde una perspectiva masculina, porque
por lo general, en las películas, la chica es la que termina con el corazón roto. ¡Me
gusta cuando ocurre lo mismo con el sexo opuesto!”
Dempsey asegura que, “Una de las cosas que hicieron de este proyecto algo tan
satisfactorio fue el hecho de haber trabajado con Paul. En numerosas ocasiones,
resolvimos ciertos problemas de última hora echando mano de la improvisación.
Es todo un reto, pero asimismo es un proceso muy divertido que permite ubicar los
meollos humorísticos, aunque, al mismo tiempo, Paul nunca perdió de vista los
fundamentos y las bases”.
Un perfecto ejemplo de lo anterior lo constituye una escena en la que Tom,
fungiendo espléndidamente como “dama de honor”, acompaña a Hannah a elegir
su vajilla. Weiland recuerda que, “En alguna parte había leído que Patrick sabía
hacer malabares, así que le sugerí que hiciera malabares con los platos de la
vajilla china. Durante los ensayos nos dejó a todos con la boca abierta. Nuestra
mala fortuna provocó que rompiera todas las piezas durante la primera toma –
pero en las siguientes vaya si lo consiguió”.
“La idea surgió una mañana en la que nos encontrábamos filmando esa escena”,
dice Dempsey. “Paul me preguntó si yo hacía malabares y cuando le respondí
afirmativamente, me dijo, ‘¿Por qué no lo intentas con los platos?’ Le dije que
había perdido práctica, pero aun así logramos que dicha escena girara en torno de
esta noción. Y eso modificó la dinámica de la escena entera”.
Hannah, la mujer que de pronto deja de ser la mejor amiga de Tom para
convertirse en al amor de su vida, es interpretada por Michelle Monaghan.
“Hannah no se toma a Tom en serio”, dice la actriz. “Ella tiene sentido del humor y
se divierte con todas las historias que Tom le cuenta acerca de sus aventuras. En
realidad está enamorada de Tom, pero no es algo que le interese demostrar. No
puede ver el potencial para una relación duradera por la sencilla razón de que él
no cree en el matrimonio y en cambio ella sí, con todo su corazón. Es el típico
caso de aquellos que no aprecian lo que tienen mientras están juntos”.
Dempsey disfrutó mucho compartir cámara con Monaghan. “Nos reímos mucho”,
dice. “Lo divertido es que ella es una actriz muy osada – está dispuesta a todo”.
Según el productor ejecutivo Callum Greene, “Quiero Robarme a la Novia es una
historia muy dulce en la que participan dos actores a los que siempre da gusto ver.
He ahí la clave. Tanto Patrick como Michelle son actores sumamente dotados que
lograron crear un vínculo sumamente especial entre ellos. Sus personalidades te
atrapan y te hacen reír”.
Monaghan sostiene que Paul Weiland consiguió la mezcla perfecta de humor y
emotividad, de payasada y sofisticación. “Adoro a Paul”, dice esbozando una
enorme sonrisa. “Me hizo reír todos los días – me encantó estar con él y ser
dirigida por él. Posee una sensibilidad maravillosa que jamás encontrarás en
ningún otro director del género; su visión europea es única, así como el tono con
que ha investido a la cinta”.
Kevin McKidd, quien interpretó el papel principal en “Rome” (HBO) y más
recientemente estalarizó “Journeyman” (NBC), ocupa la arista número tres del
triángulo amoroso que se desarrolla en Quiero Robarme a la Novia: Colin el
escocés, quien se ha enamorado de Hannah y pide su mano tras seis semanas
realmente vertiginosas. Weiland: “Busqué a alguien no tan obvio para el papal de
Colin. Quería a aun tipo serio – fuerte y apasionado. No podía ser alguien que las
audiencias pudieran odiar inmediatamente, porque en realidad necesitábamos de
un enemigo que estuviese a la altura de Tom. Colin también es rico, pero tiene
mejores modales y es más sincero. Parece ser la clase de hombre que Hannah ha
estado esperando – fuerte y siempre presente, en los buenos y en los malos
momentos”.McKidd dice, “De primera impresión, Colin es el hombre perfecto. Es
dueño de un castillo fantástico. Es amo de un extenso terreno en Escocia. Su
familia ha sido dueña de una famosa destilería de whiskey a lo largo de
numerosas generaciones y huelga decir que es muy distinguida. Él es casi un
noble – su familia es de abolengo, su vida es muy lujosa”.
El actor admite que este papel representó un descanso necesario así como un
distanciamiento de la clase de trabajo que normalmente desempeña. “Al principio,
me sentí un poco nervioso, porque siempre he participado en cintas serias e
intensas”, dice. “En Quiero Robarme a la Novia debía compartir escena con
Patrick, un actor fenomenal que ha realizado innumerables cintas románticas y
comedias. Él es muy hábil para la improvisación y los detalles graciosos. Estaba
nervioso, pero Patrick me hizo sentir muy cómodo”.
Con semejantes colegas estelares, Monaghan asegura que la interpretación de su
propio papel fue pan comido. “Resulta muy fácil sentirse embriagada en compañía
de estos dos hombres. Los dos son extremadamente encantadores. ¿Qué hay de
contraproducente en todo ello para el trabajo de una actriz?”
Un momento realmente memorable para McKidd ocurrió cuando el escocés
aprendió a jugar básquetbol. “En una de las versiones más primitivas del guión, mi
personaje jugaba al golf, algo muy natural para un escocés. Cuando decidieron
sustituir esta actividad por el básquetbol, pensé, “¡Demonios! ¡Esto comienza a
agriarse! Lo bueno es que mi coordinación mano-ojo es muy buena, así que al
menos no tuve problemas para atrapara la pelota. Por fortuna, en la televisión
programaron muchos partidos de básquetbol durante la época de la filmación. Ese
detalle, aunado a un excelente coordinador de acrobacias y a la magia del cine me
convirtieron en toda una estrella de este deporte...”
Aun otra irrupción del azar sobrevino cuando Weiland descubrió que McKidd
poseía una voz cantante preciosa, aunque un tanto salvaje y carente de
entrenamiento. En el guión original existe una escena en la que Colin recita un
poema de Robert Burns durante una elegante cena celebrada en el castillo de la
familia. Los versos los dedica a su futura esposa. Sin embargo, McKidd prefirió
cantar una canción tradicional de Escocia, “Love Is Like a Rose”, ante una
audiencia anegada en lágrimas - ¡y nos referimos tanto al elenco como al equipo
de producción!
“Sencillamente, Colin no cesa de encandilar a Hannah”, señala Monaghan. “Ella
ha pasado la vida esperando a su Príncipe Azul, y está absolutamente segura de
que esta vez su fantasía se ha hecho realidad. ES un hombre nuevo, fresco,
inesperado y encantador. Juro que cuando Kevin cantó “Love is Like a Rose”, su
voz derritió mi corazón en cada una de las escenas. Es tan amoroso - ¡y ese
acento! Cupido ha colocado a mi personaje entre estos dos hombres”.
En torno de estas tres estrellas, los realizadores reclutaron a un par de
reconocidos veteranos: Sydney Pollack interpreta al padre de Tom y Kathleen
Quinlan desempeña el papel de Joan, la madre de Hannah.
“Sydney y Kathleen son actores de un calibre impresionante”, añade Mortiz. “Las
escenas que comparten con Patrick y Michelle le otorgan peso y credibilidad a
nuestra historia. Fue un excelente decisión de Paul: los veteranos nos ayudaron a
dar vida a todas estas escenas”.
“Conozco a Sydney desde hace mucho tiempo”, dice Weiland. “De hecho, su
compañía está produciendo otro proyecto en el que estoy inmerso en estos
momentos. Su interpretación es realmente graciosa, pero debo admitir que su
presencia en el set me llenó de miedo, sobre todo ¡porque tuve que dirigir a uno
de los directores más famosos del mundo! Pero él me brindó todo su apoyo y nos
divertimos muchísimo.
“Me sentí honrado cuando Kathleen Quinlan desempeñar el papel de Joan, la
madre de Hannah”, prosigue Weiland. “No es un papel estelar, pero su
importancia no es menor, porque ella es la única que intuye que su hija podría
estar cometiendo un error al casarse con Colin. Sin embargo, tampoco está muy
contenta con Tom – a pesar de que a Joan le agrada la tunantería del personaje
de Patrick, e incluso le quiere, no estoy muy seguro de que desee ver a su hija
casada con él. Quizá ella crea que ningún hombre está a la altura de su hija, pero
todo parece indicar que Joan siente que su hija podría correr con mejor suerte.
Joan cae en la cuenta de que Tom es lo más importante en la vida de Hannah - y
eso es lo que hace a una gran pareja”.
EL RODAJE EN ESCOCIA
Desde el principio, comenta el productor Neal H. Mortiz, los realizadores se
propusieron filmar el clímax de Quiero Robarme a la Novia en Escocia, lugar en
donde ocurre gran parte de la historia. “Sencillamente no hay forma de construir
sets o encontrar locaciones adecuadas o cuando menos parecidas a la realidad”,
dice. “La hermosa atmósfera del lugar contribuyó a la película inmensamente y
asimismo otorgó profundidad a los personajes y credibilidad a sus acciones. Todo
ello es propicio para la realización de algo mágico”.
“En definitiva, Escocia es un personaje más de la cinta”, asegura Patrick
Dempsey. “Puedes sentir la diferencia cuando estás ahí. El agua, el campo – un
lugar único y precioso. Y los habitantes nos dieron un trato estupendo – no podía
entender una sola palabra, pero todo ello quedaba compensado con su extrema
dulzura”.
El equipo decidió filmar en el castillo de Dunvegan, emplazado en la Isla de Skye.
Pasaron ahí cinco días. A pesar de que en Skye no cuanta más que con 12,000
habitantes, el equipo de producción de Quiero Robarme a la Novia tomó por asalto
el poblado con 250 integrantes, además de un elenco de veinticinco personas y
trescientos extras. “Nos dispersamos y ocupamos unos cincuenta hoteles,
hostales y casas de huéspedes. Fue todo un reto”, comenta el productor ejecutivo
Callum Greene.
El Castillo de Dunvegan, una fortaleza construida en una idílica ribera, es el
castillo habitado más antiguo del norte de Escocia y ha sido ocupado sin
interrupción por los jefes de MacLeod a lo largo de siete siglos. Así que continúa
siendo la Casa Ancestral de los McLeod.
Las escenas de los Juegos y del
enternecedor encuentro entre Hannah y Tom fueron filmadas aquí, en estos
vastos terrenos.
Paul Weiland hace una remembranza: “Si observas los extensos campos del
castillo, todo es como una fantasía, como un festín para los ojos. Para mí, el
efecto visual de la cinta debe ser parte del paquete. Me parece que muchas
comedias románticas son planas y por ende aburridas. Yo deseaba que este
proyecto tuviese textura. Quería crear un mundo tal que cualquiera que se
asomase a él pudiera pensar, ‘Me encantaría vivir ahí’”.
Kevin McKidd, quien creció en la parte este de Escocia, se sintió feliz cuando supo
que trabajaría en la tierra que lo vio nacer. “Cuando el sol brilla, Escocia es el
lugar más bello del mundo”, sostiene. “Me parece excelente que la cinta se
proponga demostrarle a la audiencia que Escocia es un sitio verdaderamente
romántico y mágico. Imposible fingir buscando un sucedáneo en algún otro rincón
del mundo”.
Durante su estancia en Skye, la compañía se dio de bruces con un pequeño
milagro. Algunas locaciones exteriores de proporciones gigantescas debían ser
filmadas, incluso echando mano de cientos de extras, y en cinco días no cayó una
sola gota de lluvia – a pesar de que el área recibe de sesenta a ochenta pulgadas
de lluvia al año. Los ciudadanos no podían creerlo. Y mientras que la isla de Skye
permanecía seca, la frontera con Inglaterra padecía incesantes tormentas e
inundaciones.
Por lo que respecta a la secuencia de los Juegos Highland, Mortiz señala que,
“Son una tradición escocesa. Cuando alguien está a punto de contraer nupcias, el
novio debe ganar los Highland Games a fin de tener derecho a la novia. Tom
intenta demostrar su valía participando en unos juegos completamente ajenos a la
mentalidad norteamericana, como por ejemplo, el lanzamiento de piedras
conocido como Braemar Stone, o la violenta lucha de la cuerda”.
“Quería investir esta escena con un sabor de autoridad”, dice Weiland. “Los
Juegos Highland son por definición algo muy divertido; todo mundo usa falda
escocesa o se disfraza con ropa del Renacimiento, pero para Tom es un asunto
muy serio. Él cree que venciendo a Colin en alguno de estos eventos tendrá
oportunidad de ganarse a Hannah. Aunque, claro, las cosas no se resuelven tan
sencillamente”.
Durante el proceso de filmación en Escocia, el equipo de producción también
realizó algunas escenas a bordo de un pequeño barco que cruza regiones como
Sound of Sleat y conecta a Kylerhea con Glenelg. Este trasbordador, inaugurado
en 1695, constituye el servicio más antiguo de Skye.
ACERCA DE LA PRODUCCIÓN
Entre las personas que le ayudaron a Weiland a llevar Quiero Robarme a la Novia
hasta las pantallas tenemos al fotógrafo Tony Pierce-Roberts, BSC, y a los
diseñadores de vestuario Penny Rose y Rebecca Hale, con quienes el director ya
había colaborado previamente, así como la diseñadora de producción, Kalina
Ivanov, encargada del diseño de Little Miss Sunshine, el inesperado éxito
cinematográfico del año pasado.
Ivanov comenta que la imagen de la cinta está definida por cada uno de los
personajes. “Mis colores son muy específicos e individuales, porque para mí, el
color es sinónimo de emoción”, dice. “Cuando leo un guión, ciertos sentimientos
sumamente distintivos me dictan los colores de cada personaje. Mi intención es
utilizar una misma paleta de colores a lo largo de toda una cinta. Cada uno de los
personajes posee su propio arco narrativo, y lo mismo sucede con mis colores:
éstos también pueden contar una historia”.
Cuando recibió las primeras propuestas de trabajo por parte de los realizadores,
Ivanov creó una galería de imágenes en su página web y le pidió a Weiland que
echara un vistazo. Más adelante, durante una junta, el director y la diseñadora
descubrieron que compartían una manera muy similar de ver a los personajes, el
humor e incluso la elegancia del guión.
“Uno de las cosas que lograron seducirme”, dice Ivanov, “fue la oportunidad de
crear dos mundos completamente distintos. Uno de ellos es el de Tom, y es un
mundo sumamente contemporáneo. Este personaje es un hombre muy rico y
talentoso. El otro mundo es tradicionalmente escocés y se basa en décadas de
tradición así como en una fortuna realmente antigua. El dinero de Nueva York es
actual, está de moda y es vibrante, y tiene que vérselas de alguna forma con un
dinero muy viejo, muy serio y muy anticuado: el escocés.
“Me enorgullece haber podido encontrar el piso en Los Ángeles que utilizamos
para la casa de Tom”, prosigue Ivanov. “Hallamos un espacio que contaba con la
mejor estructura imaginable, con altos techos y múltiples niveles. En realidad, se
trataba de dos pisos convertidos en una sola casa. Descubrí que si tirábamos uno
de los muros podríamos conectar con facilidad los dos espacios, y de esa forma
quedarnos con una bellísima arquitectura estilo Nueva York”.
“Esta especie de concha vacía me permitió crear un estilo adecuado para el
personaje de Tom. Asimismo, deseaba conferirle una cierta fluidez. Construí
numerosos libreros e incluso toda una biblioteca curva que ocupa la mayor parte
de una habitación. Esto, a su vez, hizo del cuarto un espacio cálido y acogedor, le
dio alma y creatividad. Ya que Tom es un soltero muy rico, quise crear
implementos tecnológicos de punta, así que también diseñé una videoteca curva y
algunas escaleras metálicas. Asimismo diseñé la cocina del soltero por
antonomasia, un hermoso y sobrecogedor espacio que jamás ha sido usado, así
como una inmensa cava”.
Afortunadamente, tras crear este espacio, Ivanov encontró un edificio en Nueva
York cuyos exteriores encajaban perfectamente con las ventanas interiores del
piso en Los Ángeles.
A la hora de crear los sets escoceses, Ivanov decidió embeberse de un poco de
historia. “La inspiración para la paleta de colores del segmento escocés provino
del tartán clásico de la familia Escocesa que aparece en la cinta”, dice. “El tartán
tiene un verde muy hermoso, un poco de azul y una pizca de rojo, así que decidí
reservar el color rojo para la sección escocesa. Para la boda celebrada en
Escocia, la mayoría de nuestras flores fueron rosas rojas, además de los
tradicionales brezos escoceses – es decir, el azul y el verde de los que hablaba”.
A pesar de que en la mayoría de las tomas el Castillo de Dunvegan representa los
exteriores de la casa de Colin, Ivanov señala que el hallazgo de locaciones para
los interiores no fue una tarea tan secilla. “Echamos mano de la magia de la
tecnología a fin de crear nuestro castillo. Utilizamos cuatro o cinco estructuras
para concretar una sola”, comenta. “Tras haber visitado varios castillos y haber
leído algunos libros acerca de la arquitectura escocesa, descubrí que cada castillo
tiene varios niveles y que cada uno de ellos fue añadido durante cierto periodo
histórico. Si el original fue levantado en el siglo XIII, un techo muy distinto pudo
haber sido añadido en el siglo XV, y más tarde, quizá en el siglo XVIII, alguien
pudo haber remodelado la construcción tapizando las paredes, y posiblemente en
el siglo XIX se añadió un sistema de drenaje. Así que cada castillo despliega gran
cantidad de apariencias. Puede que el piso luzca muy ‘siglo XIII’, pero quizá la
planta alta semeje el interior de una casa del siglo XIX o XX”.
Entre los castillos ingleses y escoceses que conforman el interior de la casa
McMurray se encuentra el Broughton, ubicado en las proximidades de Oxford,
Inglaterra: Esta construcción tiene una gran sala de piedra que lo emparenta con
la arquitectura escocesa.
Sin embargo, el segundo piso del Castillo Broughton no cumplió con las
expectativas de los realizadores. Así que todo el equipo se dirigió a un tercer
castillo, el Dorney Court, a fin de filmar en habitaciones más íntimas. Los pasillos
de madera y ladrillo fueron recubiertos con piedra de utilería para armonizarlos
con la arquitectura del Castillo Broughton. Así, estas habitaciones fueron
transformadas justamente en aquello con que los realizadores soñaban.
Para ciertas tomas en exteriores, la casa de Colin fue ‘interpretada’ por otro
castillo escocés, el Elian Donan, emplazado sobre un promontorio que sobrevuela
las aguas de Lochlash, en Skye. “Nuestro castillo se convirtió en una Cubo Rubik;
Tuvimos que juntar las piezas a fin de garantizar que todas las tomas mantuvieran
la misma sensación ‘escocesa’ que descubrimos durante el periodo de
investigación”, señala Ivanov. “¡Pero esa es la magia de los diseñadores de
producción!”
El fotógrafo Tony Pierce-Roberts, BSC, que ha sido nominado a dos Premios de la
Academia, fue el encargado de iluminación durante el rodaje de Quiero Robarme a
la Novia. Al contrario de lo que suele ocurrir en las comedias románticas, Quiero
Robarme a la Novia recibió un tratamiento romántico y exuberante, lo que no ha
hecho sino conferirle una rara profundidad.
“Paul insistió mucho en que la cinta no debía ser demasiado brillante. No deseaba
aquello que él llama “iluminación para comedias”, dice Pierce-Roberts. “Él
anhelaba algo real y creíble”.
El hallazgo de un sistema de iluminación adecuado al piso de Tom constituyó todo
un reto para nuestro director de fotografía. “El piso que Kalina descubrió era
perfecto”, explica. “Era enorme, pero asimismo muy difícil de iluminar porque en
realidad se encuentra en el piso quince. Las ventanas tenían una forma
hemisférica idéntica a la de los antiguos departamentos de Nueva York , así que
eso no supuso mayor problema”.
Para la escena de una boda celebrada en una azotea, Pierce-Roberts trabajó con
la diseñadora de producción y ambos decidieron implementar luz natural. “Kalina
había elaborado un dibujo para mostrarme el decorado y la clase de iluminación
que deseaba urilizar”, recuerda. “Y yo implementé casi todos sus señalamientos.
El resultado fue una imagen más linda y romántica, y, de hecho, pudimos iluminar
de la misma manera tanto a los extras como la mayor parte de la acción de fondo.
Funcionó muy bien”.
“En esta cinta acontecen tres bodas”, explica Weiland. “Cada boda debía contar
con sus propias temáticas. Obviamente, la última era la más importante.
Queríamos evocar una sensación de libertad, así que filmamos al aire libre y de
noche. Esta boda tiene lugar en Nueva York y la línea del horizonte es
sencillamente espléndida. La iluminación es hermosa y los efectos son grandiosos
– todo resulta increíblemente romántico. La idea es que el público salga con la
sensación de que esta escena ha sido todo un festín para la vista y el corazón”.
Una de las colaboraciones más importantes de este proyecto fue la entablada por
las dos diseñadoras de vestuario. Penny Rose se encargó de la porción americana
del film, mientras que Rebecca Hale tomó el mando una vez que la compañía hizo
su arribo en el Reino Unido.
Weiland suelta una carcajada y dice, “Ahora que lo pienso, creo que me comporté
terriblemente con Patrick: le obligué a desnudarse y a portar una falda demasiado
ajustada”.
“En realidad”, dice Rose, “nosotros estamos ahí para señalarle al actor el sendero
que debe tomar a fin de dar con la imagen que proyectará en pantalla. Nosotros
no solemos imponernos. Un actor se envuelve en lo que le ofrecemos y poco a
poco se transforma en su personaje. Todo ello es trabajo del actor.
“El personaje de Michelle atraviesa una especie de proceso y hacia el final de la
cinta logra transformarse en un ser infinitamente más glamoroso”, prosigue. “Me
parece también relevante mencionar que, siendo restauradora de arte, es probable
que Hannah no sea una mujer rica, así que decidimos prescindir de modas caras.
Al principio, ella es una chica muy sencilla, pero poco a poco se va volviendo más
chic”.
“Si el personaje va a casarse con un miembro de la aristocracia escocesa”, explica
Rose, “lo más probable es que estemos frente a un acontecimiento exuberante. La
boda escocesa debía ser algo muy parecido a una celebración de la alta nobleza.
A Hannah la vestimos con una seda glamorosa y le dimos un tafetán y un vestido
de organdí. Yo había visto un vestido de novia en una revista llamada Vogue
Sposa. Contacté a los editores en Italia y ellos a su vez me contactaron con Atelier
Aimee, una tienda que recién había abierto sus puertas en Nueva York. Los
vestidos de las madrinas son de Vera Wang”.
Contrastando con el glamoroso vestido que Hannah utiliza para su boda escocesa,
tenemos el simple pero elegante vestido que el personaje porta para casarse con
Tom: La prenda fue diseñada por Selia Yang.
A Rebecca Hale se le encomendó el diseño del vestuario de la porción inglesa de
Quiero Robarme a la Novia. “Durante un mes, Penny y yo hablamos acerca de lo
que ella estaba haciendo”, dice. “Debíamos realizar una división evidente y tajante
entre Estados Unidos y Escocia”.
Según Hale, ella y Rose contemplaron en un principio la posibilidad de no mostrar
ningún tafetán hasta llegado el momento de la boda. “Por lo general, los
escoceses no están vestidos con tafetanes o faldas de los pies a la cabeza. Estas
prendas se utilizan sólo ceremonialmente. Pero hablé con Paul al respecto. Su
intención desde el comienzo fue que los escoceses parecieran ‘extraterrestres’, al
menos para las audiencias norteamericanas, para así mostrar mejor las
diferencias entre las dos culturas. Y eso hicimos. Se nos ocurrió que tanto para el
arribo de la familia de Hannah como para la boda, toda la familia de Colin debía
aparecer portando tartanes, paños de lana y calzones”.
Lo que Hale descubrió gracias a su investigación fue que, durante el día, los
hombres preferían usar paños de lana, en vez de tartanes. Uno de los miembros
escoceses del equipo de producción viajó al norte y descubrió una maravillosa
tiendita con cientos de telas gruesas. “Ya no existen telas así”, comenta Hale.
“Quedé fascinada. EL paño de lana Harris suele ser fabricado en esa zona y cada
familia posee un diseño particular”.
Para los tartanes de los McMurray, Hale e Ivanov echaron un vistazo a más de
ochenta tartanes distintos del clan Murria antes de decidirse por uno más buen
sutil de color verde con tonos rojos y azules. “Visitamos House of Bruar, una
especie de centro comercial en donde fabrican faldas. Una de las trabajadoras
estaba casada con el mayordomo de un Señor local. Conversamos con ella, y así
nos enteramos de lo que la gente usa en realidad- y de cómo lo usa”.
El tartán elegido para el personaje de Patrick Dempsey se llama Royal Stewart.
Hale comenta: “Es un tartán militar – es para los tocadores de gaita. Cuando la
gente imagina una falda escocesa, en realidad está pensando en las Royal
Stewart”.
Para le secuencia de los Juegos Highland, “Paul pronunció una sola palabra”,
recuerda Hale, “y ésta fue: ‘medieval’”. Ya que he trabajado tantas veces con él y
sé que le encanta estimular el sentido del humor de la gente, inmediatamente
comprendí lo que se proponía. Rentamos muchos disfraces en teatros, porque en
ese ámbito suelen fabricar disfraces mucho más imaginativos. Encontramos
algunas máscaras con cara de cerdo sencillamente fabulosas, así como una cierta
cantidad de trajes de juglar, en el teatro de la Royal Shakespeare Company”. Su
reto más grande para dicha secuencia consistió en vestir a doscientos extras,
disfrazándolos con vestidos renacentistas, pantalones y sombreros extravagantes.
La terminología utilizada en los sets de filmación británicos no hizo sino
incrementar la diversión de los norteamericanos – y ni qué decir tiene que algunos
de ellos aprendieron algunas palabras en celta durante su estadía en Skye. Los
carpinteros son ‘chippies’; los electricistas, ‘sparks’; ‘bairn’ es un vocablo que
designa a los niños; y ‘detour’ es sinónimo de desviación a lo largo y ancho del
Reino Unido.
ACERCA DEL ELENCO
PATRICK DEMPSEY (Tom) ha sido nominado para un Globo de Oro en dos
ocasiones y en 2006 fue nominado a un premio SAG en la categoría de Mejor
Actuación en una Programa de Televisión – Drama. Actualmente puede ser visto
en el exitoso drama televisivo “Grey’s Anatomy” (ABC-TV). Esta serie ganó en
2007 un Globo de Oro en la categoría de Mejor Serie de Televisión – Drama, así
como un Premio SAG 2007 en la categoría de Actuación Sobresaliente de un
Ensamble en una Serie Dramática. Este programa fue asimismo nominado para
un Emmy tanto en 2006 como en 2007 en la categoría de Mejor Serie Dramática,
así como para un Globo de Oro en 2005 en la misma categoría. A pesar de que
quizá es mejor conocido como el improbable rompecorazones de cintas
nostálgicas de los 80’s, Can’t Buy Me Love y Loverboy entre ellas, Dempsey ha
crecido y se ha convertido en un maduro actor al que Hollywood no cesa de
reconocer. Hace poco tiempo estelarizó Enchanted, cinta en la que comparte
pantalla con Amy Adams, y Freedom Writers, dirigida por Richard LaGravenese.
Dempsey fue nominado a un Emmy gracias a su desempeño como Aaron Brooks,
el trastornado hermano de Sela Ward, en el aclamado programa de televisión,
“Once & Again”. En 2004, Dempsey co-protagonizó “Iron Jawed Angels”,
aclamada producción de HBO en la que asimismo aparecen Hilary Swank y
Angélica Huston.
El resto de sus créditos cinematográficos incluye películas como Sweet Home
Alabama, Scream 3, With Honors, Outbreak, Hugo Pool, The Treta, The Palace
Thief, Heaven Help Us, Happy Together, Some Girls, Coupe de Ville, Run,
Mobsters e In the Mood.
En 2003, Dempsey se desempeñó memorablemente como artista invitado en la
exitosa serie “Will & Grace” (NBC), en donde interpreta al objeto amoroso de Will.
Además, Dempsey estelarizó una película para televisión producida por NBC-TV,
“Crime and Punishment”, basada en la novela de Fyodor Dostoyevsky. En esta
producción comparte cámara con Ben Kingsley. Asimismo apareció con Michael
Caine en la miniserie “20,000 Leagues Under the Sea”. Junto con Oliver Reed
estelarizó la épica “Jeremiah”, basada en una historia de la Biblia. Otras de sus
películas y miniseries de televisión incluyen: “JFK: Reckless Youth”, “A Season in
Purgatory”, “Blood Knot”, “The Right to Remain Silent”, “In a Shallow Grave” y
“Blonde”.
Deempsey nació y creció en Lewsiton, Maine. Apareció por primera vez sobre el
escenario interpretando a David en una puesta en escena de “Torch Song Trilogy”,
en San Francisco. Otros trabajos teatrales tempraneros incluyen: “On Golden
Pond”, para la Maine Acting Company; “Brighton Beach Memoirs”, producción
dirigida por Gene Sacks que incluso realizó una gira internacional; y “The Subject
Was
Roses”,
Recientemente
presentada
apareció
en
en
el
Roundabout
el escenario
de
Theatre
The
de
Nuava
Pasadena
York:
Playhouse
interpretando a Algerson Moncrieff durante la temporada de presentaciones de
“The Importance of Being Earnest”.
Además de actuar, Dempsey es un ávido entusiasta de las carreras
automovilísticas y ha participado tanto en las series Panoz como en las Pro Miata.
Actualmente vive en Los Ángeles, California, con su esposa Jillian y sus tres
niños, Talula, Sullivan y Darby.
La estrella en ascenso MICHELLE MONAGAHN (Hannah) sigue siendo una de
las estrellas más solicitadas de Hollywood.
En los últimos años, Monaghan se ha desempeñado como figura principal en
cintas como Gone Baby Gone, en donde también participan Casey Affleck y
Morgan Freeman; The Heartbreak Kid, coestelarizada por Ben Affleck; y Mission:
Impossible III, película dirigida por J.J. Abrams y en la que comparte pantalla con
Tom Cruise y Philip Seymour Hoffman.
Un poco antes, la actriz saltó a la pantalla grande con Kiss Kiss Bang Bang, cinta
protagonizada por Robert Downey Jr. y Val Kilmer y dirigida por Shane Black. La
actriz fue muy elogiada por su desempeño. Esta película debutó en el Festival de
Cannes. Más tarde se sumó a un equipo de actores compuesto por Charlize
Theron, Frances McDormand y Sissy Spacek a fin de filmar North Country, del
director Niki Caro.
Otras créditos cinematográficos incluyen: Perfume, It Runs in the Family, Winter
Solstice, The Bourne Supremacy y Mr. & Mrs. Smith.
Monaghan protagonizará y producirá Trucker, película que debutará esta
primavera en el Festival de Cine de Tribeca. Asimismo desempeñará el papel
estelar en la venidera Eagle Eye (Dreamworks), en donde, por si fuera poco,
compartirá pantalla con Shia LaBeouf.
Criado originalmente en Escocia, KEVIN McKIDD (Colin) dio inicio a su carrera de
actor como miembro del Moray Youth Thatre. Más tarde estudió Ingeniería en la
Universidad de Edimburgo. En la Universidad, McKidd decidió probar suerte en el
Bedlam Theatre. Así, poco después abandonó la Universidad, prefiriendo
dedicarse de lleno al histrionismo.
En 1994, McKidd aceptó el papel principal en la obra “The Silver Darlings”,
producida por la Wild Cat Theatre Company. Poco tiempo después, McKidd
debutó en la pantalla grande interpretando a Malky Johnson, un ruin líder
pandillero, en Small Faces, cinta dirigida por Gillies Mackinnon. Su siguiente
personaje fue Tommy, el trágico y gentil gigante de Trainspotting.
Más recientemente, McKidd estelarizó “Journeyman”, la aclamada serie producida
por NBC. Asimismo interpretó a Lucius Vorenus, una de los personajes principales
de la serie televisiva “Rome”. Sus cintas más recientes incluyen The Last Legión,
Hannibal Rising, Kingdom of Heaven De-Lovely y Nicholas Nickleby.
KATHLEEN QUINLAN (Joan) destaca por la inspiradora habilidad que posee para
desempeñarse honestamente en la pantalla grande, la televisión y los escenarios
– una actriz que ha alcanzado el balance perfecto entre los elogios de la crítica y
la admiración popular.
Recientemente, Quinlan y Chris Cooper protagonizaron Breach (Universal
Pictures). En Home Sweet Home, cinta que debutó en el Festival Sundance en
2007, la actriz interpreta a una madre de mediana edad que atraviesa una severa
crisis y está a punto de divorciarse, pero que encuentra la ‘iluminación’ gracias al
Tap. Asimismo apareció en A Civil Action, junto a un ensamble que incluía a John
Travolta, Robert Dubai, William H. Macy y John Lithgow. La historia es una
adaptación del best-seller de Jonathan Harr y corrió a cargo del escritor/director
Steve Zaillian (Shindler’s List). Tanto el libro como la película se basan en una
historia real acaecida en una corte de Massachussets en 1981, y Quinlan
interpreta a la representante de ocho familias que han perdido a sus hijos a causa
de la leucemia propiciada por los residuos de un solvente industrial arrojado a las
tomas de agua de la comunidad.
Quinlan recibió un par de nominaciones por parte de la Academia y los Globos de
Oro en la categoría de Mejor Actriz de Reparto gracias a su enternecedora
interpretación de Marylin Lovell, la esposa del astronauta Jim Lovell, en la exitosa
cinta de Ron Howard, Apollo 13.
A esto le siguió un papel principal en Breakdown, un thriller de acción dirigido por
Jonathan Mostow y en el que también aparece Kurt Russell, así como apariciones
estelares en Zeus & Roxanne, de Paul Anderson; My Giant, de Michael Lehman;
el drama independiente Lawn Dogs, de John Duigan, en el que Quinlan
desempeña el papel de la madre de una niña de diez años (Mischa Barton) que
entabla amistad con el loco (Sam Rockwell) encargado de podar el césped de su
pretencioso barrio. Lawn Dogs debutó durante la edición 1998 del Sundance Film
Festival.
Entre sus numerosas actuaciones destaca su indeleble interpretación de Patricia
Kennealy, la seductora bruja que cautivó a Jim Morrison (interpretado por Val
Kilmer) en The Doors, de Oliver Stone. Otros créditos cinematográficos incluyen
Trial By Jury, junto a Joanne Whalley-Kilmer y Armand Assante; Clara’s Heart,
cinta en la que comparte pantalla con Whoopi Goldberg; Sunset, de Blake
Edwards, con James Gardner y Bruce Willis; el segmento de Twilight Zone dirigido
por Joe Dante; The Last Winter, de Riki Shelach; Independence Day, del director
Bob Mandel; Sunday Lovers y Hanky Panky, cintas en las que también figura
Gene Wilder; The Runner Stumbles, de Stanley Kramer; The Promise, dirigida por
Gilbert Cates y estelarizada por Beatrice Straight; su aclamado desempeño como
un paciente esquizofrénico en I Never Promised You a Rose Garden, de Anthony
Page; Airport ’77, del director Jerry Jameson; Lifeguard, cinta dirigida por Daniel
Petrie y en la que la actriz comparte la posición estelar con Sam Elliot y Anne
Archer; así como su debut en pantalla grande, American Graffiti, dirigida por
George Lucas y protagonizada por Ron Howard y Cindy Williams.
En el plano de la televisión, Quinlan apareció en un episodio especial de “CSI Las
Vegas”, y trabajó una vez más con los escritores David Shore y Lawrence Kaplow
/”Family Law”) en “House”. Quinlan estelarizó el telefilme “In the Lake of the
Woods” junto con Peter Strauss, y apareció en “Stolen Children”, cinta muy
aclamada por la crítica; en “Trapped”, en la película “Dreams Lost and Found”
(HBO) y en “Children of the Night” (CBS).
Sobre el escenario, Quinlan apareció la obra “Les Liaisons Dangereuses”,
presentada en el Ahmanson Theatre en Los Angeles. Recibió un Premio Theatre
Worls en 1978 por el trabajo desempeñado en “Taken in Marriage”, una
producción del Public Theatre de Joseph Papp. Otros créditos teatrales incluyen
“Uncommon Women and Others” y “Accent on Youth”.
Nació en Pasadena, California pero creció en Mill Valley. Durante su etapa
escolar, Quinlan emprendió un entrenamiento para convertirse en gimnasta y
buzo.
El ganador de un Premio de la Academia SYDNEY POLLACK (Thomas) regresa
al mundo de la actuación una vez más, como por lo demás ha hecho
periódicamente durante su larga y distinguida carrera. Ha aparecido en cintas tan
legendarias como Husbands and Wives, de Woody Allen, The Player, de Robert
Altman, Death Becomes Her, de Robert Zemecki, A Civil Action, de Steven
Zaillian, Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick, Changing Lanes, de Roger Michell y,
mucho más recientemente, en su propio thriller, The Interpreter (UN).
Pollack ha dirigido veinte cintas, y en total, éstas han recibido cuarenta y seis
nominaciones por parte de la Academia. El mismo director ha sido nominado tres
veces, e incluso ganó un Oscar al Mejor Director por Out of Africa, cinta que
además se hizo acreedora a siete Premios de la Academia, incluyendo uno en la
categoría de Mejor Película. En 1982, Pollack ganó un premio otorgado por la New
York Film Critics gracias a su cinta Tootsie. Ha ganado dos Globos de Oro en la
categoría de Mejor Director, así como un Premio otorgado por la National Society
of Film Critics, una distinción como Director del Año por parte de NATO y algunos
premios en los festivales de cine de Bruselas, Belgrado, San Sebastián, Moscú y
Taormina. Recientemente, la Artists Rights Foundation le otorgó el premio John
Huston.
En 1985, Pollock fundó Mirage Productions. Bajo ese nombre ha producido
algunas cintas, entre ellas Presumed Innocent, The Fabulous Baker Boys, White
Palace, Major League, Dead Again, Searching for Bobby Fischer, Sense and
Sensibility y The Talented Mr. Ripley. En 2000, Anthony Minghella se convirtió en
socio de Mirage Enterprises. Bajo este nueva bandera, el dúo produjo Iris, The
Quiet American, Cold Mountain, Breaking and Entering y Michael Clayton.
Pollack es miembro fundador del Instituto Sundance, es Emérito de la American
Cinematheque, fundador de la Mesa de Derechos de Artistas del Director’s Guild y
de la Mesa de Directores de la Film Preservation Board y de la Motion Picture and
Television Fund Poundation.
ACERCA DE LOS REALIZADORES
El director PAUL WEILAND comenzó su carrera en 1973 como copista de la
agencia de publicidad Collett Dickenson Pearce & Partners. Trabajó durante una
corta temporada para la Compañía Cinematográfica de Alan Parker, pero poco
después, en 1980, fundó The Paul Weiland Film Company. Actualmente, esta
compañía representa a once directores británicos y estadounidenses y es
responsable de la producción de algunos comerciales galardonados para clientes
de la talla de Hamlet Cigars, Heineken, British Telecom., Levis 501, Carlsberg,
Walkers y Coca Cola. En 1988, Weiland ganó una votación y por ende fue elegido
como el mejor director de comerciales en el Reino Unido de la última década; esta
encuesta fue realizada por Campaign Top 100.
En 1987, Wiland comenzó a interesarse por el drama, así que decidió dirigir “The
Storyteller: The Three Ravens”, de Anthony Minghella. Esta cinta fue estalarizada
por Miranda Richardson y John Hurt; la producción corrió a cargo de la compañía
de Jim Henson. Dirigió dos proyectos más para Jim Henson: “Living With the
Dinosaurs” (1989), en donde participan Michael Maloney y Juliet Stevenson; y
“The Storyteller: Daedalus & Icarus” (1990), protagonizado por Michael Gambon y
Derek Jacobi. “Living With...” ganó un premio Emmy en la categoría de Mejor
Programa Internacional para Niños.
En 1991, Weiland dirigió algunos episodios de la exitosa serie “Mr. Bean”, de
Rowan Atkinson, y de la encantadora “Bernard and the Genie”, un especial
navideño protagonizado por Lenny Henry y Rowan Atkinson que fuera nominado
para un premio por la Royal Television Society.
A esto le siguió el hecho de que capitaneó City Slickers II – The Legend of Curly’s
Gold, estelarizada por Billy Crystal, Daniel Stern, Jon Lovitz y Jack Palance. En
1997 dirigió la comedia romántica Roseanna’s Grave, protagonizada por Jean
Reno y Mercedes Reuhl. La cinta ganó el Gran Premio del Festival de Cine de
Houston en la categoría de Mejor Película.
En 1999 dirigió a Rowan Atkinson, Miranda Richardson, Stephen Fry, Colin Firth y
Kate Moss en Blackadder Back & Forth.
Mientras desarrollaba y dirigía películas, Weiland prosiguió dirigiendo comerciales.
La Design and Arts Direction y la British Television Advertising (BTA) lo han
nominado y premiado incontables veces. También recibió el Premio al Mejor
Comercial de TV del Año (sChweppes), el Grand Prix de Press en cannes (por su
comercial para Heineken), así como premios BAFTA y BTA a los Mejores
Comerciales Cinematogrpaficos (por Foesters).
En 1993, ganó un premio otorgado por la Presidencia de la BTA gracias a su
destacada contribución a la industria. De 1994 a 1997, la Paul Weiland Film
Company se llevó los premios otorgados por la BTA a la Compañía Productora
Más Exitosa. En 1997, la compañía fue elegida por Campaign como la más
importante del año y ocupó el segundo lugar a nivel internacional, En 2002,
durante la celebración del cuarenta aniversario de D&AD, la compañía recibió un
Premio del Presidente.
En 2003, Weiland fundó Contagious, una compañía en la que desarrolla y produce
proyectos cinematográficos en asociación con David Barron. En 2005 dirigió Sixty
Six, una cinta para Working Title basada en su propia vida.
ADAM SZTYKIEL (Historia original, Guión) se graduó de la Escuela para Cine y
Televisión de la Universidad del Sur de California en 2000. Logró vender el guión
de Quiero Robarme a la Novia, su primer crédito cinematográfico, en 2003.
HARRY ELFONT Y DEBORAH KAPLAN (Guionistas) escribieron y dirigieron las
cintas Can’t Hardly Wait y Josie and the Pussycats. También han escrito
numerosos guiones, incluyendo A Very Bad Sequel y las venideras 99 Problems,
Leap Year y Sisters of Mercy, que probablemente sea estelarizada por Will Smith.
NEAL H. MORTIZ (Productor) es uno de los productores más prolíficos del
Hollywood actual, y sus créditos incluyen un amplio rango de proyectos para cine y
televisión. Fundador de Oroginal film, una compañía productora de cine y
televisión, Mortiz se encuentra inmerso actualmente en la posproducción de
numerosas cintas, incluyendo el episodio número cuatro de The Fast and the
Furious. Sus producciones más recientes incluyen la exitosa Vantage Point, que
ocupó el primer lugar de popularidad inmediatamente después de su estreno, así
como la recientemente estrenada Prom Night.
Asimismo, Mortiz produjo la taquillera I Am Legend, protagonizada por Will Smith,
así como la comedia más exitosa del verano pasado, Evan Almighty, en donde
participan Steve Carrell y Morgan Freeman. Otros créditos recientes incluyen Clic,
estelarizada por Adam Sandler; Gridiron Gang, con Dwayne “The Rock” Johnson;
y The Fast and the Furious: Tokyo Drift. En el plano de la televisión, el buen
hombre ha fungido como productor ejecutivo de la aclamada serie dramática,
“Prison Break”.
Tras la fundación de Original Film, en 1997, la primera cinta auto-financiada por la
compañía fue la exitosa Cruel Intentions (1999), una versión moderna de la novela
clásica Dangerous Liaisons, estelarizada por Reese Witherspoon, Sarah Michelle
Gellar y Ryan Phillippe. Este drama adolescente logró recaudar más de $75
millones de dólares en taquilla y es objeto de culto entre aquellos que maduraron y
se convirtieron en adultos durante la época de su lanzamiento.
Más adelante, Mortiz produjo The Skulls, una de cinco colaboraciones con el
director Rob Cohen. Estos dos también han trabajado juntos en las taquilleras The
Fast and the Furious y xXx, protagonizadas por Vin Diesel; en Stealth, estelarizada
por Jaime Foxx, Jessica Biel y Josh Lucas; y en la película para televisión “The
Rat Pack” (HBO), que se hizo acreedora a once nominaciones para un Emmy.
Su currículum da cuenta de más de treinta y cinco producciones. Otros créditos
del productor incluyen la exitosa comedia romántica Sweet Home Alabama,
protagonizada por Reese Withersponn, Josh Lucas y Patrick Dempsey; las
secuelas de The Fast and the Furious; Out of Time, un thriller estelarizado por
Denzel Washington; la cinta de acción para motociclistas, Torque, en la que Ice
Cube desempeña el papel principal; S.W.A.T., con Samuel L. Jackson y Colin
Farell; The Glass House; la comedia de Jack Black, Saving Silverman; la comedia
de acción Blue Streak, con Martin Lawrence; y Volcano, protagonizada por Tommy
Lee Jones.
Mortiz también ha realizado numerosas películas para adolescentes, incluyendo I
Know What You Did Last Summer, que incluso generó una exitosa secuela; Urban
Legend; la comedia universitaria Slackers; y Not Another Teen Movie, una burla
del género que el mismo productor ha ayudado a crear. Su primera producción fue
Juice (1992), protagonizada por Omar Epps y el fenecido Tupac Shakur.
Tras obtener un título en economía, Mortiz abandonó la UCLA y luchó hasta
graduarse del Programa para Producción de Películas de Peter Stark, curso que
suele impartirse en la Universidad del Sur de California.
CALLUM GREENE (Productor Ejecutivo) ha trabajado en un gran número de
cintas independientes, todas ellas favorecidas por la crítica, y suele ser reconocido
por la facilidad con que consigue llevar sus proyectos hasta la pantalla grande,
independientemente de las circunstancias. Fue nominado en dos ocasiones por la
IFP en 2004 gracias a la cinta Happy Here and Now, que a su vez ganó el premio
otorgado por la audiencia durante la celebración del Festival de Cine South by
Southwest, en Austin, Texas, y por Homework, cinta que ese mismo año ganó el
Premio otorgado por el Gran Jurado del Festival Slamdance.
De manera más reciente, Green produjo la exitosa Vantage Point (Columbia). Un
poco antes fungió como productor de Marie Antoinette, cinta de Columbia que
corrió con la suerte de debutar en el Festival de Cine en cannes. Asimismo
produjo Bobby, que cuenta con la participación de Emilio Estevez y que debutó en
el Festival de Cine de Venecia, y la galardonada (con un Premio de la Academia,
ni más ni menos) Lost in Translation, de la directora-escritora-productora Sofia
Coppola.
El resto de sus créditos incluye algunas cintas independientes, como por ejemplo,
Thumbsucker; The Beautiful Country; Second Beast, que debutó en Sundance; y
The Next Best Thing. Asimismo ha producido un par de exitosas películas para
televisión: “Rudy: The Rudy Giuliani Story”, estelarizada por James Woods; y “3
A.M.”, protagonizada por Danny Glover, Michelle Rodríguez y Pam Grier. Además,
Greene ha producido numerosos documentales, incluyendo This So Called
Disaster: Sam Shepard Directs The Late Henry Moss, con sean Penn, Nick Nolte,
Woody Harrelson y Sam Shepard.
Greene dio inicio a su carrera en Europa como productor y encargado de
escenario en múltiples producciones teatrales antes de enrolarse en un programa
de Maestría en la Universidad de Columbia, en 1995. Un año más tarde, recibió
una beca (la Arthur Krim) que no hizo sino incentivar sus habilidades como
productor. Así, coprodujo cintas como Long Time Since, The Farmhouse e In the
Weeds, y asimismo produjo Better Living, Hostage y Hamlet.
En la actualidad, Greene funge como productor ejecutivo de Everybody’s Fine,
cinta de Radar Pictures. Esta producción será protagonizada por Robert De Niro y
dirigida por Kirk Jones.
TANIA LANDAU (Productora Ejecutiva) se sumó a Original Film hace cinco años.
Desde entonces ha supervisado algunos de los proyectos de la dinámica
compañía, entre ellos Clic, la exitosa comedia lanzada en 2006. Asimismo produjo
la exitosa Vantage Point.
Esta británica hizo su arribo en Los Angeles a mediados de los noventa. En un
principio trabajó en New Line Cinema bajo la batuta de Michael de Luca, pero más
tarde se asoció con el productor Mark Gordon, con quien creó la cinta Casanova,
estelarizada por Heath Ledger.
La Productora Ejecutiva AMANDA LEWIS es Vicepresidenta Ejecutiva del
Departamento de Desarrollo de Original Films. Fungió como coproductora de la
taquillera S.W.A.T., estelarizada por Colin Farell, Samuel L. Jackson y L.L. Cool J.
Se desempeño de la misma manera en The Fast and the Furious: Tokyo Drift y en
Gridiron Gang, protagonizada por The Rock. Actualmente, Amanda se encuentra
inmersa en la producción del siguiente episodio de The Fast and the Furious, que
reúne a Vin Diesel y Paul Walker.
Lewis creció en Los Angeles y estudió Letras Inglesas en la Universidad de
Pensilvania . Antes de unirse a Original Film, la productor trabajó en la agencia de
talento ICM, en sus dos sedes: Nueva York y Los Angeles.
En 2002, MARTY ADELSTEIN (Productor Ejecutivo) abandonó la Agencia
Endeavor, que él mismo fundó. Adelstein representaba a clientes como David E.
Kelley (“Ally McBeal”, “The Practice”) y Bonnie y Terry Turner (“3rd Rock from the
Sun”, “That 70’s Show”), entre otros.
Inmediatamente después, Adelstein firmó un contrato con la televisora 20 th
Century Fox. Desde entonces, el buen hombre ha producido catorce pilotos, de los
cuales “Still Life”, “The Help”. “Tru Calling” y “Point Pleasant” se convirtieron en
series. Su serie “Prison Break” se convirtió en un éxito de la televisora en otoño de
2005.
Black Christmas, un esfuerzo más de Adelstein, fue lanzada en diciembre de 2006
por Dimension. La cinta fue escrita y dirigida por Glen Morgan y Jim Wong. Por
otro lado, Adelstein está a punto de producir The Experiment, escrita y dirigida por
Paul Scheuring, creador de “Prison Break”.
Adelstein continúa trabajando para Fox Studios, y actualmente desarrolla diversos
pilotos para programas dramáticos y humorísticos. Todo ello podrá ser visto a lo
largo de 2008.
AARON KAPLAN y SEAN PERRONE (Productores Ejecutivos) fundaron
Kaplan/Perrone Entertainment en 2000. La compañía ha firmado un contrato de
producción con Escape Artists, una rama de Sony. Su cinta debut, You, Me and
Dupree, fue lanzada en 2007. Actualmente, Kaplan y Perrone se encuentran
inmersos en la producción de Knowing (para Summit Entertainment), cinta
estelarizada por Nicholas Cage y dirigida por Alex Proyas.
RYAN KAVANAUGH (Productor Ejecutivo) es la cabeza de Relativity Media, una
compañía de financiamiento, consultoría y producción que elabora estructuras de
financiamiento tanto para los estudios más renombrados como para entidades
independientes y que, según Seth Lubove del Bloomberg News, “es un
intermediario preeminente entre los fondos de cobertura y Hollywood”.
Kavanaugh
elabora
estructuras
empresariales
y
de
financiamiento
para
numerosos estudios, compañías de producción y productores. Y a lo largo de los
años, estas estructuras han sido inyectadas con más de $8 billones de dólares en
capital. Sus contratos y clientes actuales incluyen a Sony, Universal, Warner
Brothers, Marvel, Atmosphere Entertainment MM, y
la agencia francesa de
distribución y ventas Exception Wild Bunch, entre otras.
Recientemente,
Kavanaugh cerró los tratos de consolidación de una sociedad entre Relativity
Media y Universal Pictures. Dicha sociedad durará cuatro años y será responsable
de ciertos co-financiamientos.Gracias a este acuerdo, Relativity Capital, la
novedosa sociedad establecida por Relativity Media y Elliott Associates, L.P.,
financiará una porción considerable de los lanzamientos de Universal hasta bien
entrado el 2011.
En lo que constituye un hito para la industria del financiamiento artístico, en 2007
Kavanaugh creó una subsidiaria propia, Relativity Media Holdings I LLC. Esta
organización firmó un acuerdo con Citigroup Corporate e Investment Banking que
concierne un paquete compuesto por cuarenta y cinco cintas de estudio a
producirse en los próximos cinco años. Asimismo, la subsidiaria pudo establecer
un contrato de co-financiamiento con Sony. Este acuerdo es conocido como el
contrato Beverly Boulevard y gracias él, Relativity podrá invertir en la mayoría de
las cintas de Columbia (un 75%, aprox.), con facilidades de crédito que podrán
extenderse a lo largo de cinco años. Jill Goldsmith del periódico Variety escribió lo
siguiente: “Los acuerdo de financiamiento de Kavanaugh son los más exitosos en
la historia de Hollywood. Este hombre se ha mostrado increíblemente proactivo, y,
de hecho, es la envidia de Wall Street”.
Kavanaugh es el creador de una cierta cantidad de novedosos paquetes de
financiamiento, incluyendo Gun Hill Road I y Gun Hill Road II, con capacidad para
proveer fondos discretos y separados tanto para Sony Pictures Entertainment
como para Universal Pictures: esto constituye la primera vez que dos estudios
completamente distintos reciben su financiamiento de una misma fuente, y los
resultados son apabullantes: cuarenta y cuatro películas en diversas fases de
producción y lanzamiento. Además, kavanaugh facilitó a Warner Bros. Pictures
$528 millones de dólares como parte de un acuerdo de multi-producción, así como
$525 millones de dólares para Marvel Enterprises. Kavanaugh elaboró un fondo de
120 millones de Euros para adquisición, producción y distribución para Exception
Wild Bunch. S.A., la compañía francesa de distribución y ventas findada por la
antigua administración de Studio Canal. En enero de 2008, Relativity Media
anunció la formación de una nueva subsidiaria, Relativity Capital, que fungirá
como principal inversora durante las transacciones mediáticas de envergadura,
incluyendo candidaturas, adquisiciones de bibliotecas, producciones de The
Relativity Media Single Picture Business y otras inversiones por el estilo. Elliot
Associates, L.P., una aseguradora neoyorquina que cuenta con $10 billones de
dólares en capital administrativo, será la encargada de proporcionar el
financiamiento requerido por Relativity Capital en estas transacciones.
Kavanaugh es también director de “la empresa de una sola película”, un proyecto
más de Relativity Media a través del cual esta compañía provee financiamiento,
produce e incluso distribuye una película al mes. Esta empresa, llamada The
Relativity Single Picture Business, fue establecida a fin de ofrecer “productos de
calidad al mundo independiente” y hasta el momento ha invertido $400 millones de
dólares en candidaturas que incluyen los siguientes proyectos: 3:10 to Yuma (un
presupuesto de $55 mdd), cinta dirigida por James Mangold y protagonizada por
Russell Crowe y Christian Bale; The Bank Job (presupuesto de $22 millones de
dólares), con Jason Statham y Staffron Burrows y dirigida por Roger Donaldson; la
venidera The Forbidden Kingdom (presupuesto de $55 mdd), en donde Jet Li y
Jackie Chan conjuntan esfuerzos bajo la tutela del director Rob Minkoff; The
Untouchables ($67 mdd), estelarizada por el galardonado Nicolas Cage y Benicio
del Toro, y dirigida por Brian De Palma; y Without Remorse, basada en un bestseller de Tom Clancy.
Antes de trabajar con Relativity, Kavanaugh fundó su primera ‘empresa de riesgo’
a los veintidós años, y durante todo ese tiempo recaudó e invirtió más de $400
millones de dólares en transacciones relacionadas con títulos y valores.
El Director de Fotografía TONY PIERCE-ROBERTS, BSC nació en Birkenhead,
Inglaterra, lugar en el que vivió hasta los once años. Más tarde emigró a África
Central. Instintivamente, abandonó la escuela para sumarse al Central African Film
Unit, y una vea ahí cayó en la cuenta de lo mucho que disfrutaba la filmación de
cacerías. Así, durante un tiempo realizó trabajos por su cuenta para algunos
equipos extranjeros de filmación, incluyendo ciertas unidades de la BBC.
Cinco años más tarde, el fotógrafo se mudó a Londres y se adhirió a la BBC, en
donde dio inicio a su carrera desempeñándose como asistente de camarógrafo.
Ha ganado dos Premios BAFTA en la categoría de Mejor Camarógrafo
Cinematográfico por su trabajo en Tinker, Taylor, Soldier, Spy y en Caught on a
Train. Su trabajo en el ámbito de la televisión incluye diversos dramas, entre ellos:
“A Voyage Round My Father”, “The Good Soldier” y “Homeless”. Por el lado del
cine, el fotógrafo debutó con Moonlighting, cinta dirigida por Jerzy Skoliomowski.
Inmediatamente después participó en P’tang Yang Kipperbang, uno de los
episodios de la serie “First Love”, de David Puttnam.
Quiero Robarme a la Novia constituye la segunda colaboración entre PierceRoberts y Paul Weiland. Trabajaron juntos por vez primera en la cinta Time for
Blackadder, que durante un año fue exhibida en el teatro exterior del Millenium
Dome.
Pierce-Roberts dio inicio a una longeva colaboración con Merchant Ivory
Productions con la cinta Slaves of New York. A causa de su desempeño en A
Room With a View, Pierce-Roberts ganó un premio otorgado por el New York Film
Critcs Circle en la categoría de Mejor Cinematografía, así como un London
Evening Standard Award en la categoría de Logros Técnicos Sobresalientes.
Asimismo, fue nominado a un Oscar y a un Premio BAFTA:. También fue
aclamado por sus logros en la cinta Howards End, de Merchant Ivory Productions;
de hecho, fue nominado para un Oscar, un BAFTA y un Premio ASC en la
categoría de Mejor Cinematografía). Por su trabajo en The Remains of the Day fue
nominado para un BAFTA en la misma categoría. Más tarde colaboró con James
Ivory en las cintas Surviving Picasso y The Golden Bowl.
Sus créditos cinematográficos incluyen: A Private Fucntion, A Tiger’s Tale, Out
Cold, White Fang, The Dark Half, Splitting Herís, The Client, Disclosure, Jungle 2
Jungle y Paulie: A Parrot’s Tale, Haunted y Astérix et Obélix contre César.
Sus créditos más recientes incluyen: J’aurais votre etre un danseur, de Alain
Berliner; Home of the Brave y De-Lovely, dirigidas por Irwin Winkler; y Lights 2:
Return of the Shadow, del director Marcus Dillstone.
Además, ha participado como fotógrafo en las siguientes cintas: Separate Lies, de
Julian Fellowes; Doom, de Andrzej Bartkowiak; y Underworld, de Len Wiseman.
Un poco antes filmó The Importance of Being Earnest, dirigida por Oliver Parker;
Dinotopia, de Marco Brambilla; The Trench, de William Boyd; y Kiss Kiss Bang
Bang de Stewart Sugg.
La diseñadora de producción KALINA IVANOV nació en Sofía, Bulgaria. En 1979,
escapó, junto con su familia, del régimen comunista y emigró a Nueva York.
La filosofía de Ivanov consiste en sumergirse en el guión, compenetrarse con los
personajes y revelar la historia a través del color, la textura y la arquitectura,
apostando siempre por la originalidad.
La diseñadora de producción y consultora visual ha vertido su sensibilidad en
veintiséis cintas, incluyendo Little Miss Sunshine, Smoke, Uptown Girls, Swimfan,
Chapter 27, Brown Sugar, Household Saints y The Manchurian Candidate.
Asimismo, Ivanov es la responsable del diseño de Raving, cinta escrita y dirigida
por Julia Stiles, y de My Sassy Girl, del director Yann Samuel. Ambas películas
serán estrenadas próximamente.
Asimismo ha trabajado como dibujante en más de treinta guiones, por ejemplo
aquellos pertenecientes a cintas como The Silence of the Lambs, Quiz Show, The
Horse Whisperer y The Brave One, entre otras.
Ivanov estudió tanto en el Departamento de Diseño de la Universidad de Nueva
York/TSOA como en la Escuela de Cine de la misma Universidad. Se graduó con
honores en ambas ocasiones.
Su obra como diseñadora ha sido expuesta en el Lincoln Center.
El Editor RICHARD MARKS, A.C.E.. ha sido nominado en cuatro ocasiones por la
Academia gracias a su desempeñó en las cintas Apocalypse Now, de Francis Ford
Coppola, y As Good As It Gets, Broadcast News y Terms of Nendearment, de
James L. Brooks.
Recientemente coprodujo y editó Spanglish, otra cinta de Brooks. Otros créditos
como editor incluyen Timeline, Riding in Cars with Boys, What Planet Are You
From?, You’ve Got Mail, Father of the Bride, Dick Tracy, Pretty in Pink, St. Elmo’s
Fire, Max Dugan Returns, Pennies From Heaven, The Last Tycoon, The Godfather
Part II, Bang the Drum Slowly, Little Big Man y Jumpin’ Jack Flash.
Además, coprodujo As Good As It Gets y Say Anything, y fungió como productor
asociado en I’ll Do Anything.
La Diseñadora de Vestuario PENNY ROSE fue nominada tanto para un Premio
BAFTA (British Academy of Film and Television Arts como para un reconocimiento
otorgado por el Costume Designers Guild gracias a su desempeño en Pirates of
the Caribbean: Dead Man’s Chest y Pirates of the Caribbean: The Curse of the
Black Pearl, del director Gore Verbinski. Asimismo diseñó los disfraces de la
tercera parte de la trilogía, Pirates of the Caribbean: At World’s End, así como de
The Weather Man, también de Verbinski.
Recientemente, diseñó los disfraces de la cinta St. Trinians, estelarizada por
Rupert Everett, Emily Watson y Colin Firth, así como el vestuario de la taquillera
Wild Hogs, dirigida por Walt Becker y protagonizada por Tim Allen, John Travolta,
Martin Lawrence y William H. Macy.
Rose había sido nominada anteriormente para un BAFTA gracias a su trabajo en
la aclamada versión cinematográfica de Evita, dirigida por Alan Parker y basada
en el musical de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice. La cinta está protagonizada
por Madonna y Jonathan Pryce. Rose ha sido colaboradora de Parker durante
décadas y ha diseñado los vestuarios para tres de sus películas: The Road to
Wellville, Pink Floyd: The Wall y The Commiments.
Algunos otros créditos incluyen King Arthur, The Sleeping Dictionary, The Good
Thief, Just Visiting, Entrapment y la version de Disney de The Parent Trap, dirigida
por Nancy Meyers. Durante la primera etapa de su carrera diseñó los vestuarios
para Mission: Impossible, del director Brian De Palma, y colaboró en dos
ocasiones con el galardonado director Lord Richard Attenborough (las cintas:
Shadowlands y Love and War). Su currículum también incluye cintas como
Carrington, de Christopher Hampton, Map of the Human Heart, de Vincent Ward,
Local Hero, de Bill Forsyth, Cal de Pat O’Connor, Another Country de Marek
Kanievska, y Quest for Fire, de Jean-Jacques Annaud.
Rose se entrenó en el West End Theatre, en donde asimismo dio inicio a su
carrera. A la par comenzó a trabajar en televisión, realizando diseños para
comerciales. Fue en ese mundo donde trabó amistad con directores de la talla de
Alan parker, Adrian Líen, Ridley y Tony Scott y Hugh Hudson. Nació y creció en
Gran Bretaña y domina el francés y el italiano.
RUPERT GREGSON-WILLIAMS (Música por) ha compuesto la música de un gran
número de proyectos para cine y televisión. Recientemente compuso las bandas
sonoras de Click y I Now Pronounce You Chuck and Larry, protagonizadas por
Adam Sandler, así como las cintas animadas Bee Movie y Over the Hedge.
Gracias a su trabajo en Bee Movie fue nominado para un Premio Annie y para un
premio otorgado por la Film Music Critics Association. Actualmente se encuentra
inmerso en la producción de las siguientes películas de Adam Sandler, You Don’t
Mess With Zohan y Bedtime Stories.
En 2004, Gregson-Williams colaboró con Andrea Guerra con el propósito de
componer la banda sonora del drama realista Hotel Rwanda, y gracias a ello, los
compositores fueron premiados con un European Film Award. Recientemente
contribuyó a la banda sonora de la cinta animada Wallace & Gromit in the Curse of
the Were-Rabbit (ganadora de un Oscar) y de la épica King Arthur, de Antoine
Fuqua.
Gregson-Williams ha creado bandas sonoras para muchas otras películas, por
ejemplo: la comedia adolescente What a Girl Wants, estelarizada por Amanda
Bynes y Colin Firth; la comedia biográfica The Night We Called it a Day,
protagonizada por Dennis Hopper y Melanie Griffith; la comedia de criminales
Crime Spree, en la que Gérard Depardieau y Harvey Keitel comparten pantalla;
Plots With a View, dirigida por Nick Hurran y estelarizada por Brenda Blethyn y
Alfred Molina; Thunderpants, dirigida por Peter Hewitt y estelarizada por Simon
Callow; Virtual Sexuality, de Nick Hurran; y Urban Ghost Story, de Geneviéve
Jolliffe. Asimismo ha colaborado varias veces con el compositor Hans Zimmer, con
quien ha musicalizado algunas cintas animadas y de acción.
NICK ANGEL (Supervisor Musical) fue Director del Departamento Artístico de
Island Records, puesto que ocupó de 1990 a 1999. El fue el responsable de los
contratos de P.J. Harvey, Pulp, The Orb, Talvin Singh y Apache Indian, entre
otros. Desde 1999, Nick ha sido Supervisor Musical de Working Title Films. Sus
cintas incluyen Definitley Maybe, Atonement, The Golden Age, Hot Fuzz, Shaun
and Dead, About a Boy, Love Actually, Bridget Jones Diary, Pride & Prejudice, Ali
G Indahouse y Billy Elliot.
Descargar

1208464077639pressbook_made_honour

Hoja: 01/07 * Objetivo :

Hoja: 01/07 * Objetivo :

Movimiento rectilíneo uniforme y uniformemente aceleradoMecánicaDinámicaConservacion de la energía cinética y potencialRozamiento

Administración por valores; Ken Blanchard

Administración por valores; Ken Blanchard

EmpresasAPVEstrategias organizacionalesAlineaciónTeorías administrativas

Las aventuras de Tom Sayer, de Mark Twain

Las aventuras de Tom Sayer, de Mark Twain

Novela juvenil y de aventurasLiteratura universal contemporánea del siglo XIX y XXNarrativa norteamericana

Un antropólogo en marte; Oliver Sacks

Un antropólogo en marte; Oliver Sacks

Relatos pedagógicosResumen capítulo 6Ensayo: Memorias y BiografíasProdigios

Levantamiento con cinta

Levantamiento con cinta

Poligonal: abierta y cerradaUsoTopografía

Ordenación de Ficheros Secuenciales

Ordenación de Ficheros Secuenciales

InformáticaArchivos en MemoriaProgramaciónEstructura de datos