PRÓLOGO
La evolución de la economía mundial y el crecimiento económico han propiciado importantes y
sucesivos cambios que han transformado las características y las condiciones del mundo
financiero. La historia del dinero a lo largo del tiempo – apasionante e ilustrativa – explica los
grandes cambios que ha experimentado el orden económico mundial y los mercados
financieros. Un ejemplo de estos cambios es la decisión del Gobierno de los Estados Unidos
cuando, el 16 de agosto de 1971, anuló la convertibilidad del dólar al oro, al precio fijo de 35
dólares/onza. Desde ese momento los dólares, en todo el mundo, dejaron de tener respaldo en
oro para pasar a tener un determinado poder adquisitivo.
En los años sesenta y posteriores, existía un importante mecanismo de financiación que era el
crédito, respaldado por el sistema bancario de cada país. La fuente complementaria de
recursos provenía de las bolsas de valores. Los sistemas financieros, en la actualidad, han
experimentado cambios considerables y, de manera complementaria a los bancos y a las
bolsas, los mercados financieros juegan un papel estelar. La clave del proceso ha sido la
desintermediación, es decir, la existencia de alternativas de financiación distintas a las
tradicionales del crédito bancario. La desintermediación ha cambiado la actividad bancaria y,
además, con la ayuda insustituible de las nuevas tecnologías, ha modificado el mapa mundial
de los sistemas financieros y de sus posibilidades de actuación. Ha multiplicado, igualmente,
los riesgos derivados de la actividad financiera puesto que el binomio rentabilidad – riesgo
acoge todo tipo de inversiones.
La idea motriz que da cuerpo a este manual es la de evidenciar la situación actual de las
finanzas y las posibles opciones para las familias, las empresas y el sector público. Pretende,
también, explicar la banca de particulares y las posibilidades que se derivan de la inversión
colectiva. Se recogen, en un amplio anexo, como complemento a los capítulos del libro,
informaciones de interés que pretenden evidenciar aspectos que deben ser estudiados para
comprender el origen y la finalidad de determinadas operaciones.
Como complemento a la lectura del libro sugerimos a los estudiantes, y al público en general, la
consulta de los siguientes manuales:


CALVO, A.; J. A. PAREJO; L. RODRÍGUEZ y Á. CUERVO. Manual de Sistema
Financiero Español, 18ª Edición, Barcelona, Ariel, septiembre 2005.
PAMPILLÓN, F. Ejercicios de Sistema Financiero Español, 11ª Edición, Madrid, 2006,
Editorial Dykinson.
De la información que contienen estas obras es conveniente, para obtener los conocimientos
básicos que permitan a los no iniciados un mayor aprovechamiento de las exposiciones que se
realizan, centrarse en los siguientes aspectos:
-
Estructura actual del sistema financiero español: características principales.
Funciones del Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV),
y Dirección General de Seguros.
Una visión de conjunto de las entidades de crédito: banca, cajas de ahorro,
cooperativas de crédito.
Establecimientos financieros de crédito y entidades de dinero electrónico.
Sociedades y fondos de capital riesgo, fondos y sociedades gestoras de titulización de
activos, etc.
Compañías de seguros y fondos de pensiones.
El libro de ejercicios permitirá, igualmente, familiarizarse con las características de los
principales activos financieros. Se recomienda, finalmente, la observación y manejo práctico de
la tarifa de comisiones, condiciones y gastos repercutibles a clientes, de la entidad de crédito
que se elija, que pueda obtenerse en www.bde.es.
1
El negocio financiero es medido, por publicaciones y analistas, con criterios objetivos
(rentabilidad sobre recursos propios y activos totales, nivel de eficiencia, margen financiero,
rentabilidad real, etc.) y con otros criterios sobre estrategia, calidad de los resultados,
capacidad de dirección, innovación, etc. Es aconsejable, fundamentalmente para aquellas
personas que aspiran a pertenecer profesionalmente a ese mundo, tener en cuenta que, a
pesar de las innovaciones financieras y los grandes cambios experimentados, los principales
criterios de actuación son antiguos, perviven con el paso del tiempo y, lo que es más
importante, son la base del éxito o del fracaso. La clave del éxito en empresas que captan
recursos y gestionan riesgos es, sin duda alguna, una correcta administración del riesgo.
Condición necesaria, para lograr lo señalado, son los equipos de gestión que deben ser
competentes, no tener afán especulativo y, siempre, evitar los fraudes. Las gestiones
inspiradas en el convencimiento de que el tiempo lo resuelve todo y el no reconocimiento de las
insuficiencias patrimoniales, porque se siguen captando recursos, tienen como demuestran las
crisis bancarias vividas un mal final.
Los viejos y nuevos paradigmas son absolutamente compatibles. Principios de actuación de
“siempre” tienen absoluta vigencia con las innovaciones financieras más avanzadas, coberturas
de riesgos, etc., que propician un negocio más seguro, actual y rentable.
Se sugiere, finalmente, al lector - para un mayor conocimiento de la actividad bancaria - la
consulta de Repertorio de temas del Banco Popular, iniciada su publicación en 1977, así como
el análisis de otras obras que ahonden en las causas y consecuencias de las distintas
innovaciones financieras y de las crisis acaecidas en el pasado más reciente. Es
recomendable, también, el manejo de los informes de gestión que publican las distintas
entidades.
El mundo financiero, en los últimos veinte años, ha experimentado un cambio espectacular.
Sería muy prolijo enumerar las distintas etapas y la regulación financiera que sustenta estos
cambios. El contenido del libro está dirigido a satisfacer las demandas de los lectores que, por
vocación, buscan especializarse en cuestiones relacionadas con los mercados financieros. Se
recomienda, al final de cada capítulo, una bibliografía complementaria que permita profundizar
en aquellos aspectos, de mayor interés, según los respectivos enfoques profesionales.
El objetivo fundamental es familiarizar al lector en todo lo concerniente a las relaciones
financieras que se instrumentan entre intermediarios, mercados, activos, medios de cobertura y
los riegos que se derivan de cada tipo de actuación.
Una cuestión básica, a tener en especial consideración, son los asuntos relacionados con la
innovación financiera. Este aspecto adquiere rigurosa actualidad si se toma como referencia
todo lo acaecido desde el mes de Julio del año 2007. Entre otras consideraciones cabe señalar
las siguientes:
El negocio financiero es muy antiguo y sus reglas – actualizadas a los nuevos negocios y a los
nuevos conceptos – de evaluación del riesgo, de impactos económicos, de controles
necesarios, de concentración sectorial de la inversión, etc., no se modifican como
consecuencia de modas y de “aparentes” innovaciones financieras dictadas, importadas y no
valoradas, como consecuencia de la actual globalización. El negocio fácil, en muchos casos
sustentado en productos derivados, sin control y conocimiento preciso de sus efectos, acaba
originando quebrantos económicos de envergadura y tiene como efecto directo el generar
desconfianza, justo lo contrario de la estabilidad que es la razón de ser y la base de actuación
de reguladores, mercados, intermediarios y activos.
Como complemento de lo señalado se enumeran una panoplia de situaciones muy recientes y
de gran impacto económico, que son ejemplos contrarios a una actuación sensata:
2

Societé Générale culpa a un operador de 31 años de un agujero de 4.900
millones. El País, viernes 25 de enero de 2008. J. M. Martí Font
Jérôme Kerviel se saltó cinco controles y apostó con futuros por una subida de la
Bolsa para quedarse las ganancias, pero la caída causó enormes pérdidas.
Una cadena de escándalos
Societé
Générale
2008
Amaranth Adv.
2006
Allied Irish Bank
2002
Sumitomo Corp.
1996
Daiwak Bank
1995
Barings
1995
Jérôme Kerviel causa unas pérdidas de 4.900 millones al
apostar en futuros sobre índices de Bolsa sin
autorización.
El operador Brian Hunter provoca pérdidas de 4.490
millones* en operaciones con gas natural.
Un broker esconde unas pérdidas de 470* millones en el
mercado de divisas.
Descubiertas unas pérdidas de 1.768 millones* en el
mercado de cobre en operaciones de Yasuo Hamanaka
no autorizadas.
Descubre unas pérdidas de 748 millones* en
operaciones no autorizadas
La entidad se colapsó tras anotarse unas pérdidas de
952 millones* provocadas por el broker Nick Leeson.
*Datos originales en dólares convertidos a euros con un tipo de cambio de un euro
equivalente a 1,47 dólares.

SocGen destapó el fraude del “broker” cuando ascendía a 50.000 millones y
lo redujo a 4.900. El Mundo, Lunes 28 de Enero de 2008. Rubén Amón.
El banco sorprendió a Kerviel cuando vendía futuros que superaban el valor de la
propia entidad.
Jérôme Kerviel no había cavado un agujero de 4.900 millones de euros. Tuvo en
sus manos el fin de la Societé Generale. Al menos, la entidad francesa reconoció
ayer que las operaciones fraudulentas del famoso broker treintañero podrían
haberse elevado a 50.000 millones de euros. La cifra, para entendernos, supera el
valor del propio banco (34.000 millones) y se acerca al dinero que costaría comprar
el BBVA. Razones vertiginosas y apocalípticas que todavía hacen más inverosímil
la obra maestra del “solitario”.
¿Pudo Kerviel realmente haber descoyuntado la SocGen sin cómplices ni
instigadores? El banco francés persevera en la hipótesis original. Y sostiene que
Kerviel organizó una trama hiperbólica, enrevesada, para distraer una serie de
operaciones monstruosas.
La primera recomendación es la necesidad de actuar con prudencia y rigor en todas las
cuestiones que tengan que ver con los activos financieros. Esta recomendación adquiere
mayor singularidad en el caso de mercados e instrumentos que están dotados de un alto
contenido especulativo.
La segunda recomendación, como señala Pablo Fernández, Profesor Ordinario del IESE, en la
revista de Antiguos Alumnos Julio-Septiembre 2007, es la siguiente:
-
“Para ganar dinero en la bolsa o en el mercado inmobiliario, lo importante es prever
qué van a hacer los precios, aunque estos se alejen del valor razonable”. La
gestión del patrimonio, matiza el citado el profesor, es, fundamentalmente, un
ejercicio de sentido común. El sentido común lo enuncia como la observación de
los siguientes principios:
3
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
Valorando bien se puede perder dinero en bolsa y en cualquier mercado.
La mayoría de los matemáticos no son millonarios.
Los índices bursátiles no dicen toda la verdad sobre el movimiento de las bolsas.
En cualquier adquisición es fundamental pagar un precio inferior al valor del bien
comprado.
La eficiencia de los mercados no supone que las bolsas valoren siempre
correctamente las acciones.
La gestión de patrimonios no es cometido único de “expertos”.
Es fundamental elegir buenos gestores para sus fondos.
Ante el dilema entre “procedimientos científicos financieros”, “instituciones
financieras de reconocido prestigio” y su sentido común, guíese siempre por su
sentido común.
El valor de las acciones y de los bienes dependen fundamentalmente de
expectativas.
Los datos históricos se deben analizar cuidadosamente.
Es importante diversificar, pero invertir en muchos activos no es necesariamente
diversificar.
Deseamos que el contenido del libro sea de su interés y les permita adentrarse en los
continuos cambios que experimenta el mundo financiero.
Los autores.
4
Descargar

Prólogo - Antonio Grandío Dopico