´No podemos dar papaya en el TLC´, dice el libretista Dago García
http://eltiempo.terra.com.co/tele/noticias/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR2600407.html
Afirma que al gremio no lo están usando los canales y que están defendiendo
lo que habían logrado consignar cuando se debatió la ley de televisión.
García ha sido uno de los que ha liderado las manifestaciones en contra del
Tratado de Libre Comercio (TLC), por parte del gremio de la televisión. Antes
de hablar del tema, el libretista deja en claro que sus colegas del medio no
pretenden hacer creer que la TV es la cultura y explica que desde que se
empezó a hablar del Tratado han venido trabajando con la Coalición por la
Diversidad Cultural.
"Somos parte de la cultura. Y una parte muy importante porque no hay un
medio que genere tantos íconos de identificación como la televisión por una
razón muy simple: en cada hogar hay un aparato de televisión. Por eso
consideramos que se debería manejar como reserva cultural".
¿A qué identidad se refiere? La programación no muestra la identidad nacional.
Por el lado de Caracol, la única telenovela extranjera es La tormenta. De resto
todo es nuestro.
Usted habla del horario estelar. Pero en el resto…
En la tarde está pasando algo históricamente importante: se están emitiendo
telenovelas con ingredientes colombianos como La mujer en el espejo o Anita
no te rajes en las que hay participación de actores colombianos.
¿Que haya nacionales las convierte en colombianas?
Quién los entiende. Si hay participación de actores extranjeros en telenovelas
colombianas decimos que nos están invadiendo y que vamos a perder nuestra
identidad. Pero si hay actores colombianos en las extranjeras entonces no
creemos que nosotros estemos poniendo una buena cuota. Tampoco podemos
ser tan chovinistas y cerrarnos al mundo y no permitir nada extranjero.
Eso es lo que se percibe que ustedes pretenden...
Eso es lo que quieren hacer creer los enemigos del tema.
¿Quiénes son los enemigos del tema? ¿A quién le conviene que se negocie,
por ejemplo, la cuota de pantalla?
Esto no favorece a nadie. Pero uno percibe resentimientos e incomprensiones
que parte de cierta clase intelectual ‘artistoide’, que todavía entiende el
concepto de cultura como la ilustración o la llamada alta cultura. Para ellos
obviamente la TV no es cultura, como no lo son los vallenatos o el
‘chucuchucu’. Pero el hecho de que esto no esté avalado por los intelectuales
mediocres, como lo son el 80 por ciento de ellos y de los intelectuales que
escriben columnas, no significa que la TV no lo sea.
Pero gente del común también dice que lo que está en la pantalla nada tiene
que ver con nosotros…
Estoy convencido de que el éxito mundial de Pasión de gavilanes no se está
dando porque tenga a tres tipos extranjeros. Ahí está el sello de Julio Jiménez.
El éxito es por la historia que cuenta, independientemente de los actores o la
producción.
Pero se debe reconocer que no se trata de las telenovelas que le abrieron las
puertas a Colombia afuera.
Los últimos grandes éxitos en América Latina, si bien no son las colombianas,
sí son inspiradas en nuestro estilo. Mi gorda bella, claramente está basada en
Betty la fea; los creadores de Los Roldán (aquí son Los Reyes) reconocen que
se inspiraron en nuestra manera de hacer telenovelas.
¿Cuál es el temor de que se modifique la cuota de pantalla, si actualmente ni
siquiera hay un uno por ciento de producción extranjera en el 'prime'?
Es que simplemente no podemos dar papaya. Hoy en día tenemos condiciones
de mercado muy favorables para hacer telenovelas y recibir beneficios. Si
mañana a algún canal que no hace telenovelas (que cuestan cerca de 30 mil
dólares por capítulo) le da por meter películas (de 8 mil dólares) no necesita
tener altos puntos de rating para recuperar su inversión. Y si viene un tiempo
de crisis y los canales privados les da por incluir sólo películas o las telenovelas
de Telemundo o Univisión no habrá legislación que se los prohíba. Hoy los
canales están en posición de hacer producción nacional, pero en este tipo de
escenarios, como el TLC, debemos ponernos en el peor de los casos.
Otros canales han programado películas en el ‘prime’ y los mismos privados las
incluyen cuando el otro va a estrenar una telenovela…
En el primer caso hay que preguntarse qué clase de películas han programado.
Y en el segundo, sí le hacen daño al que programa telenovela.
También hay quienes dicen que ustedes les están haciendo un favor a los
canales con estas protestas…
No tenemos los mismos intereses, pero sí los mismos objetivos. A muchos se
les olvidó que la cuota de pantalla actual fue una lucha nuestra, antesalas en el
Congreso cuando se debatió la ley de TV que nos rige. Así que estamos
defendiendo algo que nos pertenece.
El Gobierno dice que defenderá la cuota
La negociación aún está en el tire y afloje. En medio de eso, Estados Unidos ya
hizo una primera propuesta sobre el tema de la cuota de pantalla: que se
eliminara. Los negociadores dijeron "no". "Estamos solidarizados con el gremio
de la TV pues sabemos que la cuota de pantalla es una garantía. La vamos a
defender y nuestra intención es no modificarla. Pero todo aún se está
negociando y si se moviera un poco tampoco creemos que sea el debacle para
la TV", dijo un representante del Gobierno.
Agregó que tampoco se puede pretender cerrar las puertas a todo lo extranjero:
"Los nacionales hacen las cosas bien y eso está comprobado. Para que la TV
abierta pueda seguir con niveles de audiencia y seguir creciendo debe hacer
cosas de calidad. Su mayor peligro es que deje de hacerlo".
El jueves pasado, representantes del gremio se reunieron con el presidente
Álvaro Uribe y quedaron con un sabor agridulce, pues no han podido lograr su
objetivo: que el tema se saque de la negociación. Por ahora buscan sensibilizar
a la gente con una marcha y un concierto.
La cuota de pantalla
La negociación de la cuota de pantalla es uno de los puntos que más preocupa
al gremio de la TV, porque es la que define qué porcentaje de producción
extranjera se puede emitir de acuerdo con el horario. La legislación establece,
por ejemplo, que el 70 por ciento de la emitida en el horario estelar (7:30 p.m. a
10:30 p.m.) deben ser nacional. Actores, directores, libretistas y demás
integrantes del medio temen que se rebaje o se elimine, pues consideran que
así los canales no estarían obligados a hacer producciones nacionales, lo que
pondría en riesgo, afirman ellos, la difusión de la identidad a través de la
pantalla. Creen que favorecería a los canales que no tienen producción propia.
MARTHA LUZ MONROY G.
Subeditora de Entretenimiento
Descargar

´No podemos dar papaya en el TLC´, dice el libretista Dago García