Borrador v.4 (11-marzo-2007)
APROXIMACIÓN TERAPÉUTICA A LA ENFERMEDAD PULMONAR OBSTRUCTIVA
CRÓNICA (EPOC)
1. DEFINICIÓN1
La última versión de la guía GOLD (2006), define a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica
(EPOC) como: «Una enfermedad prevenible y tratable que se acompaña de efectos
extrapulmonares que pueden contribuir a su gravedad en el paciente individual. Su
componente pulmonar se caracteriza por una obstrucción al flujo aéreo que no es plenamente
reversible. La limitación al flujo aéreo es habitualmente progresiva y se asocia con una
respuesta inflamatoria anormal del pulmón a partículas nocivas o gases».
2. RELEVANCIA SANITARIA DEL PROBLEMA2
La EPOC es una de las principales causas de morbi-mortalidad en el mundo. En España, su
prevalencia en la población de entre 40 y 70 años es del 9% (cerca de 1,5 millones de casos).
Es mayor en el sexo masculino, aunque va incrementándose en mujeres. La EPOC es la cuarta
causa de mortalidad en los países de nuestro entorno (33 fallecimientos por 100.000
habitantes/año en España) y se prevé que la morbilidad pueda triplicarse en la próxima década.
3. FACTORES DE RIESGO1,3
- Tabaquismo: Más del 90% de los sujetos con EPOC son o han sido fumadores. El riesgo se
incrementa con la dosis. A pesar de ello, sólo uno de cada cinco fumadores (15-25%)
desarrolla EPOC.
4. CLASIFICACIÓN Y EVOLUCIÓN1
El diagnóstico de EPOC se basa en evidenciar un patrón obstructivo en la espirometría:
cociente FEV1/FVC (VEMS o volumen espiratorio máximo en el primer segundo/capacidad
vital forzada) < 0,70 (postbroncodilatador). La gravedad de la EPOC se define por el FEV1,
expresado como porcentaje del valor esperado (GOLD 2006):
Estadio
I (leve)
II (moderado)
III (grave)
IV (muy grave)
FEV1 esperado
≥80%
50-79%
30-49%
< 30%
(o <50% si insuficiencia respiratoria crónica*)
*Insuficiencia respiratoria: PaO2 <60 mmHg respirando aire ambiente al nivel del mar
La evolución del FEV1 se correlaciona bien con la mortalidad, pero no con la situación clínica,
lo que ha llevado a algunos autores a proponer clasificaciones de la enfermedad que
incorporen otras variables además de la FEV1. El índice BODE4 valora la masa corporal (B –
body mass index–), la obstrucción (O –medida según el FEV1 como % del predicho–), la
disnea (D –según la escala MRC, ver p.4–) y la capacidad de ejercicio (E –distancia andada en
6 minutos–). La puntuación varía de 0 a 10 puntos. Este índice multifactorial se correlaciona
mejor con el pronóstico que el FEV1 aislado; cada aumento de un punto conlleva un hazard
ratio de muerte respiratoria de 1,62 (1,48-1,77). Sin embargo, en la actualidad es más habitual
usar la clasificación GOLD.
Puntos
IMC
FEV1 (%)
0
≥21
>65%
1
<21
50-64%
2
3
36-49
≤35
1
Disnea (MRC)
Metros/6 min
0-1
≥350
2
250-349
3
150-249
4
≤149
5. ACTITUD DIAGNÓSTICA3
5.1. El médico de atención primaria juega un importante papel en el diagnóstico precoz de la
EPOC. Se debería realizar una espirometría a todo:


Fumador mayor de 40 años, sobre todo si presenta tos crónica o disnea.
Fumador con infecciones respiratorias frecuentes.
5.2. La valoración inicial del paciente con sospecha de EPOC debe incluir:
a. Historial de tabaquismo: expresado en paquetes/año (nº de años de fumador
multiplicado por el nº de cigarrillos diarios/20).
b. El grado de disnea (escala MRC).
Escala de disnea de la MRC (modified Medical Research Council)
0 Ausente salvo al realizar ejercicio intenso
1 Al caminar rápido o subir pendientes muy pronunciadas
2 No puede mantener el ritmo de otras personas de la misma edad caminando en
llano, o bien, caminando al paso propio tiene que detenerse ocasionalmente
3 Caminando en llano al paso propio, tiene que pararse a descansar cada 100 m o
cada pocos minutos
4 Impide al sujeto salir de casa
c. Pruebas funcionales respiratorias
La espirometría es obligada para establecer el diagnóstico de un patrón obstructivo
(FEV1/FVC), determinar la gravedad y valorar la progresión (FEV1). Se debe repetir
tras broncodilatación para confirmar el carácter irreversible de la obstrucción.
Sin embargo, hasta la mitad de los pacientes con EPOC no han realizado pruebas de
función respiratoria. La espirometría puede realizarse en AP, siempre que la formación
del personal sea adecuada.
En la EPOC, el flujo espiratorio máximo (FEM o «peak-flow») sólo está indicado para
descartar asma.
d. Radiografía (PA y L) de tórax
e. Analítica de sangre
f. Electrocardiograma
5.3. Pruebas complementarias: indicadas en casos puntuales.
g. Otras pruebas de función pulmonar (volúmenes pulmonares estáticos, capacidad de
transferencia de CO): deben remitirse al gabinete funcional del hospital de referencia
los casos con:
-
enfermedad grave
patrón restrictivo o mixto en la espirometría
espirometría normal pero con clínica florida
La prueba de marcha de 6 minutos es útil para valorar la capacidad de ejercicio y
establecer el pronóstico (índice BODE).
h. Gasometría arterial: indicada siempre que exista:
2
-
FEV1 < 40% del valor de referencia
Hematocrito > 55%
ICC
Cor pulmonale
6. ACTITUD TERAPÉUTICA ANTE LA EPOC ESTABLE
6.1. Objetivos terapéuticos
La EPOC es habitualmente una enfermedad progresiva. Si bien la suspensión de la exposición
a agentes nocivos (tabaco) puede retrasar o incluso detener la progresión, la enfermedad no es
curable una vez establecida5. El primer objetivo terapéutico será por tanto prevenir el
desarrollo de la enfermedad: dejar de fumar.
Una vez establecida la enfermedad, el tratamiento persigue los siguientes objetivos1:







mejorar la sintomatología
prevenir la progresión
mejorar la tolerancia al ejercicio
mejorar el estado de salud global
prevenir y tratar las complicaciones
prevenir y tratar las exacerbaciones
reducir la mortalidad
6.2. Prevención: Abandono del tabaquismo3
Si bien sólo el 15-25% de los fumadores desarrollan EPOC, todos ellos presentan cambios
inflamatorios en la vía aérea, en mayor o menor grado, siendo probable que lleguen a padecer
alguna alteración en la función pulmonar si continúan fumando.
La intervención antitabáquica deberá ser continuada e incluir:



Preguntar a todos los sujetos vistos por cualquier patología sobre su consumo de
tabaco y registrarlo en la historia clínica.
Aconsejar el abandono en cada visita.
Aplicar los protocolos locales de tabaquismo.
6.3. Educación sanitaria1
Como en toda enfermedad crónica, para lograr el mayor éxito terapéutico posible es esencial
involucrar al sujeto en su propia terapia. La educación al paciente con EPOC deberá
contemplar al menos los siguientes aspectos:
 Información y consejo sobre el abandono de factores de riesgo
 Información sobre la naturaleza de la EPOC
 Recomendaciones dietéticas
 Instrucciones sobre cómo usar los inhaladores
 Instrucciones sobre cómo cumplimentar la pauta terapéutica
 Información sobre la detección precoz y el tratamiento de las exacerbaciones
 Estrategias para minimizar la diseña
En EPOC muy grave (estadio IV) se añadirán:
 Información sobre las posibles complicaciones
 Instrucciones sobre el uso del oxígeno domiciliario
 Apoyo en la toma de decisiones relativas al final de la vida
3
6.4. Estrategia escalonada del tratamiento de la EPOC1
La estrategia terapéutica de la EPOC es escalonada y cumulativa (ver figura adjunta). Al
contrario que en el asma, en la EPOC no suele ser posible reducir la pauta terapéutica si los
síntomas se controlan. Al ser una enfermedad progresiva, es preciso mantener el tratamiento al
mismo nivel durante intervalos prolongados para evitar perder el control sintomático, elevando
dosis o añadiendo otras medidas de forma acumulativa (salvo que surjan efectos adversos) a
medida que la situación del sujeto empeora.
En la EPOC leve, con síntomas intermitentes, la terapia se basará en el uso de
broncodilatadores de acción corta a demanda, para suprimir la disnea. La vía inhalada debe
considerarse siempre de elección. Si no se puede usar la inhalada, la alternativa oral será la
teofilina de liberación retardada, pautada de forma regular.
En fases más avanzadas (estadios II a IV) en las que la sintomatología ya no es intermitente,
además de seguir usando un broncodilatador de acción corta a demanda, se debe introducir un
broncodilatador de efecto prolongado (cualquiera de ellos, ya que no existen evidencias que
apoyen la superioridad de una molécula sobre las demás). Si esto no resulta suficiente, se
asociarán un broncodilatador de efecto prolongado con un anticolinérgico. Si el control
sintomático sigue siendo inadecuado, se asociará teofilina de liberación retardada a los dos
broncodilatadores.
Siempre que el FEV1 sea menor del 60% del esperado, o siempre que exista hiperreactividad
bronquial (20% de los pacientes con EPOC), el tratamiento deberá incluir un corticoide inhalado,
ya que han demostrado mejorar la situación basal y reducir la frecuencia de las exacerbaciones.
Se debe evitar el tratamiento a largo plazo con corticoides orales. Si la FEV1 es menor del 60%
del esperado, el corticoide inhalado se usará siempre asociado a un 2-agonista de efecto
prolongado.
Cirugía RV, VMNI
Estrategia
escalonada
Oxigenoterapia domiciliaria
Corticoides Inhalados (FEV1<60%)
(antes si HRB)
Rehabilitación
ß2 de larga duración o AC
si no respuesta: a)2LD+AC, b) asociar teofilina
Broncodilatador corta duración a demanda
Abandono tabaco
Ejercicio
Vacunación gripe
Educación sanitaria
Síntomas
Riesgo
FEV1
4
7. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO
RESUMEN DE LOS PUNTOS ESENCIALES PARA LA SELECCIÓN TERAPÉUTICA1

Ningún fármaco ha demostrado evitar la progresión a largo plazo, por lo que el
tratamiento debe orientarse a controlar los síntomas, mejorar la calidad de vida y
evitar las exacerbaciones y otras complicaciones.

La variabilidad individual en la respuesta y en la toxicidad deben tenerse en cuenta a
la hora de seleccionar un broncodilatador para un paciente concreto.

Los broncodilatadores de efecto corto son de elección en el tratamiento de rescate
sintomático en todo paciente con EPOC. No hay evidencias para preferir un 2agonista de acción corta (salbutamol, terbutalina) o el bromuro de ipratropio.

El uso regular de un 2-agonista de acción prolongada o de un anticolinérgico (de
acción corta o prolongada) ha demostrado mejorar el estado de salud, por lo que son
preferibles al uso regular de 2 de acción corta para el tratamiento de mantenimiento.

Las evidencias disponibles no permiten decantarse por los 2-agonistas de efecto
prolongado o los anticolinérgicos para el tratamiento de la EPOC estable. La selección
deberá basarse en las circunstancias del sujeto (los anticolinérgicos son preferibles si
hay cardiopatías), la respuesta y tolerancia individual y la técnica de inhalación que
resulte más apropiada.

Entre los 2-agonistas de acción prolongada, no hay argumentos para decantarse por
salmeterol o formoterol.

Entre los anticolinérgicos, no está justificada la preferencia sistemática por el tiotropio
en vez de ipratropio, ni sustituir uno de ellos por el otro en sujetos bien controlados
con el primero. Sin embargo, tiotropio se considera preferible si el control de la disnea
resulta problemático (MRC ≥3).

Su toxicidad y la necesidad de monitorizar sus niveles relegan la teofilina a aquellos
casos en los que no se pueda usar la vía inhalada, o en los que se requiera asociar un
tercer broncodilatador por falta de respuesta.

Los corticoides inhalados deben asociarse al tratamiento: a) si FEV1 < 60% del
esperado, o b) si existe hiperreactividad bronquial (con cualquier gravedad de EPOC).
Si el FEV1 es menor del 60%, deberán usarse siempre junto a un 2-agonista de
acción prolongada.

Los mucolíticos no pueden ser recomendados de forma rutinaria, aunque la N-acetilcisteína puede ser modestamente útil en aquella minoría de sujetos con
exacerbaciones frecuentes en los que los corticoides inhalados no estén indicados.
Las opciones farmacológicas disponibles incluyen los broncodilatadores y los corticoides.
7.1. BRONCODILATADORES1,3
Los broncodilatadores son la base del tratamiento sintomático de la EPOC, logrando aliviar la
disnea y mejorar la calida de vida. También incrementan la capacidad para el ejercicio (pero sin
afectar necesariamente a la FEV1 de modo relevante). Sin embargo, no han demostrado
mejorar la función pulmonar a largo plazo, evitar la progresión de la enfermedad ni, por tanto,
mejorar el pronóstico.
5
La vía inhalada es de elección, porque los efectos adversos son menos frecuentes y se
resuelven más rápidamente tras suspender que por vía oral. Por su mayor edad y la presencia
más frecuente de comorbilidad, los sujetos con EPOC tienen más incidencia de efectos
adversos que los asmáticos, siendo también más frecuente que usen incorrectamente los
inhaladores.
Existen 3 tipos de broncodilatadores: 2-agonistas, anticolinérgicos y teofilina. Según la
duración de su efecto, se distinguen fármacos de acción corta (salbutamol, terbutalina, bromuro
de ipratropio) y de efecto prolongado (salmeterol, formoterol, tiotropio, teofilina).
Broncodilatadores recomendados (monoterapia)
clase
fármaco
Inicio
Pico (min)
(min)
3-5
60-90
2-agonista acción Salbutamol
Terbutalina
3-5
60-90
corta (2-CD)
45
120-240
2-agonista acción Salmeterol
Formoterol
5
60-90
larga (2-LD)
Anticolinérgicos
Ipratropio
5-15
60-120
(AC)
Tiotropio
15
60-240
Metilxantinas
Teofilina oral
(LR)
Duración
(horas)
3-6
3-6
>12
>12
6-8
>24
Variable,
hasta 24 h
Dosis
2 puff/6-8 h
2 puff/6-8 h
9 µg/12h
25-50 µg/12h
2-4 puff/6-8 h
18 µg/24 h
200-300 mg/12h
(Variable según
niveles)
Los broncodilatadores de acción corta, usados a demanda, son la base del tratamiento de
rescate sintomático en la EPOC estable; asimismo, serán de elección en las exacerbaciones,
debido a la velocidad de inicio de su efecto. Entre los de efecto prolongado, sólo el formoterol
es de inicio rápido, por lo que podría resultar útil como medicación de rescate. Sin embargo, en
situaciones agudas son preferibles los de efecto breve, porque la mayor duración del efecto del
formoterol podría conducir a toxicidad prolongada si el control del síntoma agudo requiriese
repetir la dosis en un intervalo corto de tiempo.
Los broncodilatadores de efecto prolongado que mantienen su efecto a lo largo del
intervalo nocturno y cuya menor frecuencia de administración facilita el cumplimiento han
demostrado ser superiores a los de efecto breve para su uso regular como tratamiento de
mantenimiento6-9.
Existe variabilidad interindividual en la respuesta y la tolerancia a los broncodilatadores, por lo
que la selección deberá individualizarse.
7.1.1. Seguridad de los broncodilatadores
Entre los efectos adversos de los 2-agonistas se incluyen la taquicardia sinusal y los
trastornos del ritmo, aunque su incidencia por vía inhalada es mucho menor que por vía oral.
Pueden exagerar el temblor esencial, lo que a veces limita la dosis tolerada en ancianos. Se ha
descrito hipokaliemia (sobre todo en pacientes tratados con tiazidas) y pueden incrementar el
consumo de oxígeno en reposo. Sin embargo, se suele desarrollar tolerancia a estos dos
efectos metabólicos. Aunque tras la administración de un 2-agonista, tanto de efecto corto
como prolongado, se han observado discretos descensos de la PaO2, no se ha comprobado
que su uso a largo plazo en sujetos con EPOC se asocie con un deterioro de la función
respiratoria ni un aumento de mortalidad. En la EPOC, no se ha visto taquifilaxia (reducción
paulatina del efecto) con el uso reiterado de fármacos de vida larga como salmeterol o
formoterol.
La escasa absorción sistémica de los anticolinérgicos inhalados explica su buen perfil de
seguridad. El efecto indeseable más frecuente es la sequedad de boca, así como la disglosia
(sabor amargo o metálico) en algunos sujetos tratados con ipratropio.
La teofilina, por el contrario, se asocia con numerosas reacciones adversas (cefalea, insomnio,
náuseas y pirosis, entre las más frecuentes), algunas de las cuales pueden ser graves
6
(convulsiones tipo gran mal -que pueden aparecer sin historial epiléptico previo-) o incluso
letales (arritmias ventriculares).
La toxicidad de las metilxantinas depende de la dosis, lo que resulta un problema dado que su
ventana terapéutica es estrecha, por lo que para alcanzar eficacia deben usarse dosis
próximas a las tóxicas. Además, la cinética puede verse alterada por numerosos factores (ver
tabla), por lo que es imprescindible monitorizar los niveles sanguíneos (mantener niveles entre
5-15 mg/ml).
 metabolismo de teofilina
(bajan niveles)
tabaco
alcohol
antiepilépticos
rifampicina
 metabolismo de teofilina
(suben niveles)
edad avanzada
PaO2 < 45 mm Hg
acidosis respiratoria
ICC
cirrosis
infecciones víricas
antibióticos (eritromicina, quinolonas)
productos de herbolario (hierba de San Juan)
7.1.2. SELECCIÓN DE MEDICACIÓN DE RESCATE
Los broncodilatadores de acción corta se encuentran en la actualidad indicados como
tratamiento de rescate sintomático para ser pautado a demanda. Sin embargo, la mayoría de
los datos objetivos disponibles se refieren a su uso regular como tratamiento de fondo de la
EPOC estable, por lo que hay pocos datos en los que apoyar la selección de la medicación de
rescate.
No existen apenas datos comparativos entre los diferentes agonistas 2 de acción corta; las
moléculas de este grupo más usadas en ensayos clínicos y con mayor experiencia de uso son
salbutamol (o albuterol) y terbutalina. Un meta-análisis10 de 13 ensayos frente a placebo
demuestra su superioridad al mismo para mejorar la disnea e incrementar FEV1, FVC y FEM.
El bromuro de ipratropio se ha comparado con agonistas 2 de acción corta en diversos
ensayos clínicos, aunque la mayoría de ellos se referían a su uso regular, en vez de a
demanda. Un meta-análisis de 11 de ellos (n 3.912)11 sugiere que ipratropio podría ser superior
para mejorar la función pulmonar; sin embargo, las diferencias fueron en general poco
relevantes y poco consistentes entre los ensayos. El control de la disnea y otros síntomas no
mostró diferencias entre ambos grupos.
En definitiva, la selección del tipo de broncodilatador de rescate dependerá de la respuesta y la
tolerancia individual. El inicio del efecto del ipratropio (5-15') es algo más lento que el de
salbutamol o terbutalina (3-5', aunque parece ser algo más lento en la EPOC que en el asma),
mientras que su duración es algo más prolongada (6-8h frente a 4-6h, respectivamente); estas
diferencias pueden ser una ventaja en algunos individuos.
7.1.3. SELECCIÓN DE PAUTAS REGULARES DE BRONCODILATADORES
Las opciones cuyo uso regular ha demostrado mejorar el estado de salud en la EPOC estable
incluyen los 2-agonistas de acción prolongada (salmeterol y formoterol) y los anticolinérgicos
(bromuro de ipratropio, tiotropio).
a) Eficacia de los  2-agonistas de acción prolongada frente a placebo
Una revisión sistemática de 23 estudios de salmeterol (50 g/12h) frente a placebo (n total
6.061), encontró que tiene un efecto beneficioso, aunque modesto, sobre varios parámetros de
función pulmonar. El FEV1 se incrementó en 51 ml (32-70) y el FEM en 14,9 l/min (10,9-18,9).
7
Hubo mejoría en la calidad de vida, pero no se apreció beneficio en la capacidad de ejercicio.
Salmeterol también demostró reducir la incidencia de exacerbaciones y la necesidad de
medicación de rescate12.
Centrándonos en aquellos ensayos diseñados para evaluar el efecto sobre resultados en salud,
hay 9 ensayos de 2-agonistas de acción prolongada que incluyeron un grupo placebo. En
ellos, no se observó beneficio en cuanto a supervivencia (RR 0,76; IC95% 0,39-1,48), pero sí
en cuanto al riesgo de exacerbaciones y la calidad de vida13.
n
semanas
RR
exacerbaciones
(IC95%)
 SALMETEROL
Jones 199714
326
16

Mahler 19997
411
12
0,63 (0,42-0,95)
Van Noord 200015
144
12
0,65 (0,34-1,23)
Rennard 200116
405
12
0,95 (0,65-1,37)
Chapman 200217
408
24
0,79 (0,58-1,07)
 FORMOTEROL
Dahl 20018
780
12
0,87 (0,60-1,26)
Wadbo 200218
183
12
0,49 (0,13-1,88)
Aalbers 200219
687
12
0,78 (0,44-1,36)
Rossi 200220
854
52
0,81 (0,64-1,03)
 Meta-análisis (ambos  2 de efecto prolongado)
Sin 200313
0,79 (0,69-0,90)
4198
Calidad de vida
SGRQ
CRQ
5,4 (9 a 1,8)



1,5 (4,3 a 1,3)

5 (1,3-8,7)

3,5 (0,4 a 7,4)

3,3 (5,8 a 0,8)
1,5 (4,6 a 1,6)

3 (5,3 a 0,8)




2,8 (4,1 a 1,6)
4,3 (1,6-7)
SGRQ: St. George Respiratory Questionnaire (su reducción significa mejoría); CRQ: Chronic Respiratory
Questionnaire (hay mejoría cuando crece).
b) Salmeterol frente a formoterol
No existen ensayos clínicos en EPOC que comparen entre sí ambos 2-agonistas de acción
prolongada. Los datos indirectos disponibles no apoyan la preferencia por una molécula sobre
la otra. La mayor velocidad de inicio del formoterol podría ser una ventaja para el control
sintomático agudo, pero es irrelevante en cuanto al uso regular en el marco de un tratamiento
de mantenimiento, mientras que para las situaciones agudas son preferibles fármacos con
efecto menos duradero.
c) Tiotropio frente a ipratropio
Un meta-análisis ha recogido 9 ensayos clínicos (total 6.584 pacientes) en EPOC moderadagrave que compararon al tiotropio frente a placebo y/o ipratropio, concluyendo que el tiotropio
es superior a ipratropio para reducir el riesgo de sufrir una exacerbación (OR 0,64; IC95% 0,440,92), pero no el de un ingreso hospitalario (OR 0,59; IC95% 0,32-1,09), lo que sugiere que el
beneficio se limitaría a exacerbaciones leves. Considerando una incidencia anual de
exacerbaciones del 45%, el número de sujetos que habría que tratar con tiotropio durante un
año (NNT) para evitar una exacerbación sería 14 (CI95% 11-22)21.
Tiotropio también resultó superior a ipratropio para el control de la disnea (OR para mejorar el
TDI –dyspnea transitional index– 2,01; IC95% 1,26-3,20) y para las escalas de calidad de vida
(diferencia media en SGRQ -3,3; IC95% -5,6 a -1,0). En cuanto a los parámetros de función
respiratoria (FEV1 y FVC), tiotropio demostró incrementar en mayor medida los valores basales
a los 6 y 12 meses, pero la velocidad del declive en el valor valle del FEV1 no fue
significativamente diferente con tiotropio o ipratropio (diferencia media 30 ml; IC95% -14 a +74).
En definitiva, el tiotropio es superior a ipratropio para el control sintomático y la prevención de
exacerbaciones leves, pero no ha demostrado serlo para prevenir las graves que requieren
ingreso hospitalario, ni para retrasar la progresión de la enfermedad. Su superioridad para el
control de la disnea y para mejorar la calidad de vida probablemente se deben, al menos en
parte, a que la larga duración de su efecto (>24h) permite su administración en una sola
8
inhalación al día (frente a cada 6h con ipratropio), con el consiguiente mejor cumplimiento.
Además, el tiotropio está menos evaluado que el ipratropio en el extremo más leve del espectro
de la EPOC21, mientras que es mucho más caro.
Por todo ello, con la intención de optimizar la eficiencia (relación beneficio/coste) en su uso, se
considera que no está justificada la preferencia sistemática por el tiotropio, ni sustituir el
ipratropio por tiotropio en sujetos bien controlados con el primero3. Por el contrario, se
recomienda el uso de tiotropio en las circunstancias en las cuales el control de la disnea sea
problemático (MRC ≥3, ver bajo apartado 5.2).
d)  2-agonistas de acción prolongada frente a anticolinérgicos
Una revisión sistemática22 encuentra 6 ensayos clínicos que comparan el uso regular de
ipratropio frente a un 2 de acción prolongada (4 frente a salmeterol7,16, 2 con formoterol8,18).
No se evidenciaron diferencias en cuanto a la incidencia de exacerbaciones, calidad de vida,
disnea u otros síntomas, tolerancia al ejercicio ni abandonos. El salmeterol resultó superior
para mejorar el FEV1, pero en el límite de la significación estadística (diferencia media 60 ml,
IC95% entre 0 y 110 ml).
En cuanto al tiotropio, se ha comparado con salmeterol en dos ensayos clínicos de 6 meses de
duración, en sujetos con EPOC moderada a grave (FEV1 media, 1,2 y 1,3 L). No se evidenció
que tiotropio ofrezca ventaja alguna frente al salmeterol, ni para evitar exacerbaciones, ni para
mejorar el estado de salud. Además, el salmeterol logró mayor beneficio respecto al FEV1 valle
(37 ml; IC95% 12-61)23,24.
Ensayos clínicos con tiotropio
n
semanas
Casaburi 200225
Van Noord 200026
Vincken 20026
Donohue 200223
Brusasco 200324
Sin 200313
(meta-análisis)
921
288
535
623
1207
3574
52
13
52
24
24
placebo
0,78 (0,59-1,02)


0,69 (0,47-1,03)
0,74 (0,55-0,99)
0,74 (0,62-0,89)
RR exacerbaciones
(IC95%)
ipratropio

0,89 (0,46-1,73)
0,76 (0,61-0,94)


0,78 (0,63-0,95)
Salmeterol



0,96 (0,75-1,22)
0,92 (0,75-1,11)
0,93 (0,80-1,08)
En definitiva, las evidencias disponibles no apoyan la preferencia por un 2 de acción
prolongada o un anticolinérgico, por lo que la selección del tratamiento de mantenimiento inicial
deberá individualizarse según las circunstancias del sujeto (los anticolinérgicos son preferibles
si hay cardiopatías), la respuesta y tolerancia individual y la técnica de inhalación que resulte
más apropiada.
e) Teofilina de liberación sostenida
Todos los estudios que han encontrado beneficio con teofilina en la EPOC se han realizado con
la forma de liberación sostenida, por lo que sólo esta presentación tiene un papel en el
tratamiento del EPOC estable1.
En un meta-análisis de 20 ensayos clínicos en EPOC moderada a grave, la teofilina de
liberación retardada demostró un efecto positivo sobre FEV1 (incremento medio 100 ml, IC95%
40-160 ml), FVC (210 ml, IC95% 100-320 ml) y VO2 máx (195 ml/min, IC95% 113-298).
También mostró un efecto modesto sobre los valores en reposo de PaO2 (incremento medio de
3,2 mm Hg; CI95% 1,2-5,1) y de PaCO2 (2,4 mm Hg; CI95% 3,5 a 1,2). Sin embargo, la
tolerancia al ejercicio (distancia caminada) y las escalas de disnea no mejoraron en aquellos
ensayos que evaluaron estas variables. Además, la teofilina se asoció con mayor incidencia de
efectos adversos, sobre todo náuseas (RR frente a placebo 7,7; IC95% 1,5-39,9)27.
9
Por otra parte, aunque los ensayos disponibles con teofilina en EPOC estable son muy
heterogéneos en cuanto a la medicación concomitante (desde ningún otro tratamiento hasta
corticoides orales) y al método para evaluar la tolerancia al ejercicio, sorprende que la tasa de
abandonos con teofilina fuese muy baja en casi todos ellos. Esto sugiere la posibilidad de un
sesgo en la selección de los participantes, en el sentido de una mayor inclusión de pacientes
cuya buena tolerancia a la teofilina ya era conocida27.
f) Asociaciones de broncodilatadores
La curva dosis-respuesta es aplanada para todos los broncodilatadores 1, mientras que la
toxicidad es dependiente de la dosis. Por ello, la asociación de broncodilatadores con
diferentes mecanismos de acción puede potenciar la eficacia y suponer menos riesgo de
toxicidad que el aumentar la dosis de un solo fármaco.

Ipratropio +  2-agonistas cortos
Dado que su mecanismo de acción es diferente, tres ensayos clínicos a corto plazo (3 meses)
han comparado la asociación de ipratropio con salbutamol o metaproterenol, sobre un total de
1399 pacientes con EPOC avanzada (FEV1 medio cercano a 1L), para comprobar si mejoraba
el control sintomático28-29. Aunque la asociación provocó mayores incrementos en el FEV1 que
cada fármaco por separado, un meta-análisis encuentra que, a la hora de prevenir
exacerbaciones, la asociación sí es superior a la monoterapia con el 2-agonista (RR 0,68;
IC95% 0,51-0,91), pero no al ipratropio sólo (RR 1,04; IC95% 0,65-1,68)13. En definitiva, no
parece haber evidencias suficientes para proponer la asociación de ipratropio y 2-agonista de
forma rutinaria.

Salmeterol + ipratropio
Tres ensayos (dos no publicados) han evaluado la asociación de ipratropio (40 µg/6h) junto a
salmeterol (50 µg/12h), comparándola con el salmeterol sólo, durante 8-12 semanas22. El área
bajo la curva (AUC) para el FEV1 fue significativamente mayor con la asociación (diferencia
media 1,38 L, IC95% 0,98-1,77 L), así como una mejora modesta respecto a la función
pulmonar postbroncodilatador (incremento sobre la basal del FEV1 previsto: 8% frente a 5%
con salmeterol sólo). La mejoría también se vió para la FVC (incremento sobre la basal: 12%
frente a 7% con salmeterol sólo). Aunque se observó una mejoría en la subescala sintomática
de la SGRQ y en la disnea, su magnitud fue modesta y hubo heterogeneidad entre los
ensayos. La asociación provocó una reducción en la necesidad media de dosis de rescate
(0,67 ‘puffs’/día, IC95% 0,06 a 1,22), pero el ensayo publicado no encontró cambios en el
porcentaje de días ni de noches en las que fue necesario rescate15. La asociación no fue mejor
que salmeterol para evitar exacerbaciones.
Los autores de la revisión concluyen que hacen falta más estudios que resulten menos
heterogéneos entre sí, antes de poder recomendar rutinariamente la asociación de ipratropio y
un 2 de acción prolongada. Además, plantean el impacto que pueda tener sobre el paciente la
necesidad de usar inhaladores diferentes22.

EPOC mal controlado
Sin embargo, en sujetos con EPOC de cualquier gravedad que no logren un control adecuado
con un solo broncodilatador, se debe ensayar la asociación de un 2-agonista y un
anticolinérgico y, si no es suficiente, añadir teofilina de liberación retardada.
7.2. CORTICOIDES
7.2.1. Corticoides inhalados
Se recomienda el empleo de corticoides inhalados en las siguientes situaciones:
10
a) Todos los pacientes con FEV1 <60% del esperado (con independencia del
número de exacerbaciones), siempre asociados a un 2-agonista de larga duración.
b) Si el FEV1 >60%, sólo se administrarán corticoides cuando exista
hiperreactividad bronquial (presente en cerca del 20% de los pacientes con EPOC).
En esta franja de gravedad, el corticoide inhalado podrá asociarse o no a un 2agonista de larga duración.
Selección de corticoide inhalado en la EPOC
La mayoría de las comparaciones directas entre corticoides inhalados se han realizado en el
asma, por lo que en la EPOC apenas hay datos para preferir alguna de las 3 moléculas
(budesonida, beclometasona, fluticasona). Las dosis equivalentes serían:



Fluticasona 500 µg/12h
Budesonida 800 µg/12h
Beclometasona 1000 µg/12h
Evidencia de eficacia de los corticoides inhalados en la EPOC
Los corticoides inhalados han demostrado reducir la incidencia de exacerbaciones y mejorar el
estado de salud. Además, su retirada puede inducir exacerbaciones34. Un meta-análisis de los
ensayos clínicos que habían evaluado su eficacia frente a placebo durante al menos 6 meses,
confirma que logran reducir un 24% la incidencia de exacerbaciones. El beneficio parece
depender de la gravedad. Así, el RR combinado de los 5 ensayos en los que el FEV1 medio
era menor de 2,0L fue de 0,75 (0,71-0,80), mientras que el único ensayo con valores
medios >2,0L que midió este efecto no evidenció beneficio sobre las exacerbaciones. El mismo
meta-análisis observó un efecto modesto sobre el estado de salud medido mediante la escala
SGRQ (1,4 puntos de mejoría respecto a placebo).
Ensayos que miden incidencia de exacerbaciones
Weir 1999(ver 13)
Bourbeau 199830
CCLS (Vestbo 1999)31
Paggiaro 199832
ISOLDE (Burge 2000)33
van der Valk 200234

Meta-análisis
Sin 200313
fármaco
n
meses
beclometasona
budesonida
budesonida
fluticasona
fluticasona
fluticasona
98
79
290
79
751
244
24
6
36
6
36
6
todos
4134
FEV1
(L)
1,23
0,93
2,38
1,56
1,42
1,75
RR exacerbaciones
(IC95%)
0,62 (0,41-0,95)
0,47 (0,09-2,52)
0,96 (0,77-1,20)
0,67 (0,49-0,90)
0,75 (0,71-0,80)
0,83 (0,59-1,15)
0,76 (0,72-0,80)
En los primeros 6 meses de tratamiento, el FEV1 creció unos 45 ml por término medio, pero el
deterioro progresivo de este parámetro más a largo plazo no se vio afectado, siendo similar al
observado con placebo13.
Corticoides inhalados y mortalidad en la EPOC
A pesar del beneficio confirmado en cuanto a exacerbaciones y estado de salud, persisten las
dudas sobre si son capaces de modificar la progresión y el pronóstico, ya que a mayoría de los
ensayos disponibles no han visto beneficio en este sentido31,33,37,38. Para analizar este último
aspecto, un estudio (ISEEC) ha reevaluado los datos individuales de 7 ensayos frente a
placebo de al menos 1 año de duración, concluyendo que los corticoides inhalados reducirían
la mortalidad total en cerca de un 25% (HR 0,73; IC95% 0,55-0,96)35. El beneficio se vería
exclusivamente entre sujetos con FEV1 < 50%. Sin embargo, este resultado debe ser
considerado con precaución, ya que procede de la evaluación retrospectiva de ensayos que no
habían sido diseñados para evaluar la mortalidad como resultado primario, y en ninguno de los
cuales se observó una reducción de la mortalidad. Además, el intervalo de confianza se
aproxima mucho a la unidad (0,96).
11
En este sentido, un ensayo reciente (TORCH) que incluyó a sujetos con FEV1 <60% del
esperado y sin hiperreactividad bronquial, no ha encontrado que 3 años de tratamiento con
fluticasona (500 µg/12h), usada en ausencia de 2-agonista de larga duración, sea superior al
placebo para reducir la mortalidad total (HR 1,06, IC95% 0,89-1,27) ni la mortalidad
respiratoria36.
7.2.2. Asociación de corticoides inhalados con  2-agonistas de acción prolongada
Dos meta-análisis13,42 han evaluado los datos comparativos de la asociación de un corticoide y
un 2-agonista de acción prolongada, frente a placebo y la monoterapia con los mismos
fármacos. Ambos concluyen que la asociación resulta más eficaz para reducir la tasa de
exacerbaciones que el placebo o el 2 de efecto prolongado, pero no es superior al corticoide
solo. La supervivencia fue similar en todos los grupos.
tto
Mahler
200239
Szafranski
200340
fluticasona +
salmeterol
budesonida
+
formoterol
fluticasona +
TRISTAN41
salmeterol

Meta-análisis
Sin 200313
n
(FEV1)
año
674
(1,27L)
812
(0,99L)
0,5
1
0,76
(0,66-0,87)
0,77
(0,67-0,9)
0,89
(0,77-1,03)
1465
(1,42L)
1
0,6
(0,5-0,73)
0,85
(0,7-1,04)
0,92
(0,75-1,13)

0,7
(0,6-0,78)
0,8
(0,71-0,9)
0,9
(0,8-1,02)
0,52
(0,2-1,34)
2951
Exacerbaciones (RR, IC95%)
vs
vs
vs
placebo
corticoide
2-largo



Mortalidad
Vs
placebo
0,16
(0,01-3)
0,66
(0,2-1,8)
En cuanto al control sintomático y la calidad de vida, el segundo meta-análisis42 (de 6 ensayos
39-41,43,44
sobre una población total de 4.118 sujetos, encuentra que fluticasona/salmeterol no
demostró ser mejor que sus componentes solos, mientras que budesonida/formoterol fue
superior a budesonida sola para el control de los síntomas, pero no fue superior al formoterol
solo.
En cuanto a la función pulmonar, ambas combinaciones fueron superiores al corticoide, pero
los resultados no fueron consistentes para la comparación con el 2: fluticasona/salmeterol sí
fue modestamente mejor que salmeterol, pero el FEV1 no mejoró más con
budesonida/formoterol que con formoterol.
Recientemente se ha publicado el mayor ensayo realizado con corticoides inhalados
(TORCH36), en el cual 6112 pacientes con FEV1 <60% y sin hiperreactividad bronquial fueron
aleatorizados a 3 años de tratamiento con la asociación (en el mismo inhalador) de fluticasona
500 µg/12h y salmeterol 50 µg/12h, o bien a uno de los componentes a igual dosis, o bien a
placebo. El objetivo primario del ensayo era la mortalidad de toda causa. Aunque la diferencia
entre la asociación y el placebo no llegó a ser significativa, su intervalo de confianza rebasó la
unidad (ausencia de diferencia) por muy poco (1,002). Además, la tasa de abandonos fue
mayor en el grupo placebo (44%) que en el de la asociación (34%), lo que podría conllevar que
se hubiese infravalorado la mortalidad en el grupo placebo. En definitiva, el mayor ensayo
realizado sugiere que es probable que la asociación de un corticoide inhalado y un 2-agonista
de acción prolongada puedan mejorar la supervivencia en poblaciones similares a la del
ensayo (FEV1 <60%). En cuanto a la incidencia de exacerbaciones y la calidad de vida, este
ensayo confirma los beneficios ya descritos previamente.
Mortalidad total
Exacerbaciones/año
placebo
15,2%
S+F
12,6%
1,13
0,85
vs pl
HR 0,83 (0,68-1,002) NS
RAR 2,6%
RRR 17,5%
NNT 38 (3 años)
0,75 (0,69-0,81)
RRR 25%
NNT 4 (1 año)
Comentarios
S+F mejor que F,
pero = a S
S+F mejor que S o F
12
Id necesidad cortic vo
Id requiere ingreso
0,80
0,19
0,46
0,16
SGRQ (puntos)
+ 0,2
 3,0
0,57 (0,51-0,64)
0,83 (0,71-0,98)
RRR 17%
NNT 32 (1 año)
p <0,001
S+F = S o F
dif. 4 relevante
Seguridad de los corticoides inhalados en la EPOC
Los corticoides inhalados, pese a ser mucho más seguros que los orales, no están exentos de
potenciales efectos adversos, tanto sistémicos como locales. Su efecto sobre la densidad de
masa ósea se encuentra sujeto a debate, ya que algunos de los ensayos que han evaluado
este aspecto encuentran un descenso de densidad en fémur o columna lumbar, pero otros no.
Sin embargo, ningún ensayo ha observado que este posible descenso se acompañe de un
aumento en la tasa de fracturas a los 3-4 años de seguimiento, si bien no hay datos al respecto
a más largo plazo.
ISOLDE (2000)33
LHS2 (2000)37
EUROSCOP (1999)38
TORCH (2007)36
Fármaco
(µg/día)
fluticasona (1000)
triamcinolona (1200)
budesonida (800)
fluticasona (1000)
mes
36
54
36
36
Fracturas
RR vs placebo
0,53 (0,2-1,2)

1,71 (0,4-7,1)
 a placebo
masa ósea fémur
Difer. vs placebo

-1,78 (-2,7 a -0,8)
-0,87 (-2,6 a +0,8)
 a placebo
Dentro del ensayo TORCH36, 3067 sujetos con FEV1 < 60% del esperado recibieron fluticasona
durante 3 años, observándose un incremento en la incidencia de neumonías, tanto si la
fluticasona se usaba sola (18,3% presentaron neumonía) como si se asociaba con salmeterol
(19,6%); la incidencia en el grupo placebo fue de 12,3%. Hacen falta nuevos ensayos que
confirmen este hallazgo.
En cuanto a otras reacciones adversas, su incidencia en los ensayos disponibles ha resultado
ser significativamente mayor que con placebo para candidiasis oral, disfonía y hematomas,
pero no se ha confirmado que los corticoides inhalados supongan mayor riesgo de cataratas13:
candidiasis oral
disfonía
hematomas cutáneos
cataratas
nº ensayos (n)
6 (5562)
4 (3772)
3 (3332)
2 (1867)
RR (IC95%)
2,98 (2,09-4,26)
2,02 (1,43-2,83)
1,62 (1,18-2,22)
1,05 (0,84-1,31)
7.2.4. Corticoides orales en la EPOC estable
El uso de dosis bajas de corticoides orales (<15 mg/d de prednisolona o equivalente) a largo
plazo (>2 años) no fue superior a placebo para alterar la frecuencia de las exacerbaciones,
mientras que se acompañó de un aumento en las reacciones adversas (hiperglucemia,
supresión del eje, alteración del metabolismo óseo)45. Entre las posibles reacciones adversas,
se debe recordar la miopatía esteroidea, que puede empeorar la función respiratoria al debilitar
la musculatura torácica.
Las pautas cortas de corticoides no deben jugar ningún papel en el tratamiento de la EPOC no
exacerbada. Tampoco existen evidencias suficientes para apoyar su empleo como prueba
terapéutica para predecir qué pacientes podrían beneficiarse de los corticoides inhalados 1.
7.3. MUCOLÍTICOS
El uso de los mucolíticos en la EPOC estable es una práctica clínica muy frecuente, que resulta
controvertida, dada la baja calidad de la mayoría de los ensayos clínicos y la heterogeneidad
de la definición de eficacia usada en los mismos.
13
En un ensayo reciente (BRONCUS)46, bien diseñado, de tamaño adecuado (523) y a largo
plazo (1 año) ha encontrado que la N-acetilcisteína a dosis elevadas (600 mg/día) no es
superior a placebo para reducir la incidencia de exacerbaciones en el conjunto de sujetos con
EPOC. Sin embargo, el análisis de subgrupos si apreció un beneficio modesto entre aquellos
sujetos que no recibían corticoides inhalados, que suelen ser aquellos sujetos con
exacerbaciones menos frecuentes (reducción absoluta de 0,33 exacerbaciones al año).
En definitiva, no parece que el uso de mucolíticos pueda ser recomendado de forma rutinaria 1,
aunque la N-acetilcisteína a dosis altas puede desempeñar un papel modesto en aquella
minoría de sujetos con exacerbaciones frecuentes en los que los corticoides inhalados no estén
indicados.
7.4. VACUNACIONES
La vacunación antigripal reduce las complicaciones graves y la mortalidad de la EPOC hasta
en un 50%, por lo que todo paciente con EPOC de cualquier estadio debe vacunarse.
Se recomienda la vacunación antineumocócica en todo paciente con EPOC mayor de 65 años
y en sujetos más jóvenes con FEV1 <40%.
8. OTRAS INTERVENCIONES TERAPÉUTICAS
8.1. Oxigenoterapia continua domiciliaria (OCD)
En pacientes con insuficiencia respiratoria crónica, aumenta la supervivencia y la capacidad de
ejercicio, reduce la poliglobulia y mejora el estado cognitivo.
En dos ensayos clínicos sobre un total de 290 sujetos, el oxígeno domiciliario demostró
incrementar la supervivencia de los pacientes con hipoxemia (PaO2 < 60 mmHg) en cerca de
un 40%, pero no afectó la supervivencia de sujetos con PaO2 superiores al citado.
Para ser eficaz, la OCD debe emplearse al menos 16 horas diarias, incluyendo la noche.
Son candidatos a OCD aquellos pacientes que hayan abandonado el tabaco, estén recibiendo
un tratamiento farmacológico adecuado y se prevea que sean buenos cumplidores.
Los criterios para indicar OCD son gasométricos:
 PaO2 < 55 mm Hg en reposo

PaO2 55-59 mm Hg en reposo, junto a alguno de los siguientes:
- poliglobulia (>55%)
- cor pulmonale crónico
- arritmias
- ICC
8.2. Rehabilitación respiratoria
Una serie de factores, no modificables directamente por el tratamiento farmacológico, tienen un
impacto importante sobre la calidad de vida del paciente con EPOC. Estos incluyen el estado
nutricional, la pérdida de masa muscular y de capacidad para el ejercicio, el aislamiento social
provocado por las limitaciones físicas de la enfermedad y la depresión que puede resultar de
todo ello. Todos ellos se potencian entre sí, en un círculo vicioso que deteriora
progresivamente el estado funcional del sujeto.
14
 condición física
EPOC
disnea
 movilidad
depresión
aislamiento
Para mejorar de forma integral el estado funcional de estos pacientes, se han desarrollado
programas de rehabilitación respiratoria, a los que deben poder acceder, de forma
individualizada según sus necesidades, todos los sujetos con EPOC de moderado a muy grave.
9. TRATAMIENTO DE LAS EXACERBACIONES
9.1. Definición y clasificación
La reagudización o exacerbación de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se
define como un empeoramiento transitorio de la sintomatología basal, que cursa con un
aumento de la disnea, la tos o el volumen o purulencia del esputo. Se trata de la primera causa
de consulta médica y de hospitalización entre estos pacientes, siendo su mortalidad cercana al
14%.
La etiología más frecuente es la infecciosa: vírica (gripe, catarro común) o bacteriana (H.
influenzae, S. pneumoniae, M. catarrhalis). Sin embargo, es importante tener presente que al
menos el 25% de las exacerbaciones son de causa no infecciosa: hiperreactividad bronquial
por alérgenos o irritantes ambientales, insuficiencia cardiaca, embolismo pulmonar, etc.
Las exacerbaciones pueden clasificarse en 3 grupos:
grupo
I
IIa
IIb
definición
EPOC leve en <65 años sin comorbilidad
EPOC leve en >65 o con comorbilidad
EPOC moderada, grave o muy grave
EPOC moderada, grave o muy grave con riesgo de Pseudomona
(>4 ciclos antibióticos en el último año, FEV1 <30%, corticoides
sistémicos o patología estructural pulmonar)
9.2. Evaluación de la gravedad de las exacerbaciones
Según la gravedad, el paciente puede ser tratado de forma ambulatoria o requerirá ser
derivado a urgencias hospitalarias o ingresado. Los criterios de gravedad incluyen:
saturación de O2 <90% (equivale a Pa O2 <60 mmHg)
alteración del nivel de conciencia
Cianosis
taquipnea (> 25 respiraciones/minuto)
uso de musculatura accesoria o respiración paradójica
taquicardia (> 100 latidos/minuto)
cor pulmonale descompensado
comorbilidad grave
sospecha de patología aguda subyacente (neumonía, neumotórax, TEP,
15
neoplasia)
Todos los sujetos con alguno de los criterios de gravedad descritos deben ser referidos al
hospital. Otros factores asociados a un mal pronóstico que pueden sugerir la conveniencia de
tratamiento hospitalario, aunque no lo indican per se, incluyen:
- oxigenoterapia domiciliaria
- historia de fracasos terapéuticos previos
- inicio súbito
- >3 reagudizaciones en el último año
- ancianidad
- estado general deteriorado
- otras enfermedades asociadas (diabetes)
- incapacidad para el tratamiento en domicilio (vive solo, condiciones
sociales)
- marcada reducción en la capacidad para las actividades cotidianas
Aquellos pacientes que no cumplan criterios para ser referidos al hospital serán tratados en su
domicilio, debiendo ser reevaluados en 48-72 horas.
Aunque no ofrece valores de PaO2 y no puede sustituir a la gasometría, en el medio de AP la
pulsioximetría es un método rápido, disponible, cómodo y barato de valorar las
exacerbaciones. La relación aproximada entre sus valores y los de la PaO2 son:
Pulsioximetría (% saturación de O2)
> 95 %
90-95 %
< 90 %
Gasometría (PaO2)
> 80 mm Hg
60-80 mm Hg
< 60 mm Hg
9.3. Tratamiento de la exacerbación de la EPOC
Incluye el tratamiento de la disfunción respiratoria y el etiológico.
9.3.1. Tratamiento de la disfunción respiratoria
a) Oxigenoterapia
En urgencias de AP o en el medio hospitalario, según los resultados de la pulsioximetría o
gasometría, se instaurará O2 a concentraciones medias (24-28% con ventimask o 2-4 l/min con
gafas nasales).
Se deberá tener presente que la terapia con O2 puede provocar la elevación de la PaCO2, por
lo que debe vigilarse estrechamente la aparición de signos o síntomas de hipercapnia
(somnolencia, ‘flapping’, etc).
En el medio hospitalario, se debe considerar la ventilación mecánica no invasiva, según los
resultados gasométricos. Sus indicaciones se recogen en la tabla1:
indicaciones
- Disnea moderada-grave con tiraje y
respiración paradójica
- Taquipnea > 25 rpm
- Acidosis y/o hipercapnia moderada-grave
Contraindicaciones
- Parada respiratoria
- Inestabilidad cardiovascular
- Obnubilación, agitación, riesgo aspiración
- Secreciones copiosas o viscosas
- Lesión facial, faríngea, esofágica
- Obesidad mórbida, quemaduras
16
b) Broncodilatadores de corta duración
Son el tratamiento de elección de las exacerbaciones, por la rapidez de inicio de su efecto (algo
más rápido con 2-agonistas que con ipratropio). Los broncodilatadores de efecto prolongado
no juegan ningún papel en el tratamiento de las exacerbaciones, si bien no es necesario
suspenderlos. Formoterol es el único de ellos cuya rapidez de inicio permitiría su uso en
situaciones agudas, pero la larga duración del mismo facilitaría la toxicidad si fuese necesario
repetir la dosis en un intervalo corto de tiempo.
Las evidencias disponibles sobre el uso de broncodilatadores de efecto corto en
exacerbaciones de la EPOC son limitadas47,48. No existen datos comparativos frente a placebo.
Los efectos a corto plazo del bromuro de ipratropio y de los agonistas 2 de acción corta se
han comparado en 4 ensayos, mientras que su asociación se ha comparado con el uso aislado
de cada uno de ellos en 5 estudios. Ambos provocan aumentos del FEV1 de 150-250 ml a los
90 minutos de su administración, sin diferencias significativas entre ellos (IC95% de la
diferencia: 0,19 a +0,19 L). La asociación no potenció la magnitud del efecto logrado por la
monoterapia con cualquiera de ellos, tanto a los 90 minutos (0,08 a +0,12 L) como a las 24
horas (0,14 a +0,05).
En definitiva, la evidencia disponible sugiere que ambos tipos de broncodilatadores de efecto
corto tienen similar eficacia en la EPOC exacerbada, pero no se ha demostrado que su
asociación aporte nada relevante a la monoterapia con cualquiera de ellos. Pese a lo anterior,
la mayoría de las guías1 recomiendan su uso conjunto en las exacerbaciones graves, en un
intento de que sus diferentes mecanismos de acción logren mayor broncodilatación.
La elección de dispositivo inhalador dependerá de la capacidad del paciente para utilizarlo y de
la dosis requerida. Si el sujeto puede autoadministrarse la medicación, será preferible optar por
el dispositivo al que ya estuviese acostumbrado. Las cámaras espaciadoras tienen ventajas si
el sujeto no puede usar el dispositivo por sí solo; además, se asocian con menos efectos
secundarios locales.
c) Glucocorticoides
En la EPOC moderada-grave es preciso asociar corticoides sistémicos durante las
reagudizaciones. Es preferible la vía oral. La vía parenteral no aporta mayor velocidad en el
efecto, ni tiene ninguna ventaja si el sujeto puede tragar. Pautas de hasta 14 días no requieren
una reducción progresiva de la dosis (excepto si el paciente ha recibido ciclos cortos repetidos
por exacerbaciones frecuentes). Las dosis no están bien establecidas; las pautas más
habituales son: en el medio extrahospitalario, prednisona 30 mg/día; en el hospital, prednisona
40 mg/8h, ajustando según evolución.
En un meta-análisis de 10 ensayos49, el uso de corticoides orales redujo a la mitad la incidencia
de fracasos terapéuticos a los 30 días (OR 0,48; IC95% 0,34-0,68). El número de sujetos que
hay que tratar para evitar un fracaso terapéutico (NNT) fue de 9 (IC95% 6-14). También se
apreció un beneficio significativo referido al FEV1 a las 72 horas (incremento medio 140 ml), la
disnea y los gases arteriales a las 6-72 horas tras la administración del corticoide, así como a la
necesidad de otros tratamientos. Sin embargo, no llegó a verse una modificación de la
mortalidad entre el grupo tratado con corticoides orales y el que no los recibió, mientras que la
incidencia de reacciones adversas fue más del doble en el primero (OR 2,29; IC95% 1,55-3,38).
El número de sujetos que hay que tratar para observar una reacción adversa de más (NNH) fue
de 6 (IC95% 4-10). El riesgo de hiperglucemia se incrementó más de 5 veces (OR 5,48; IC95%
1,58-18,96).
Los corticoides inhalados no han demostrado ningún papel en las exacerbaciones agudas,
aunque no es necesario suspenderlos si el paciente ya los recibía.
d) Otros: Metilxantinas y mucolíticos
Los mucolíticos no han demostrado mejorar la función pulmonar durante las reagudizaciones.
17
Las metilxantinas tampoco deberían usarse en las exacerbaciones de modo rutinario, dado
que en los ensayos disponibles sus efectos sobre la función pulmonar y los resultados clínicos
fueron modestos e inconsistentes, mientras que la incidencia de efectos adversos fue
claramente mayor que con placebo.
Una revisión sistemática50 sólo encontró 4 ensayos clínicos de calidad que evaluasen el uso de
metilxantinas en las exacerbaciones de la EPOC. El cambio en el FEV1 a las 2h fue similar con
metilxantinas y placebo; el único hallazgo positivo fue un aumento transitorio del FEV1 al tercer
día. Los ensayos no aportaban información suficiente sobre resultados finales. Había una
tendencia no significativa a reducir la frecuencia y duración de las hospitalizaciones, pero se
veía anulada por una tendencia a incrementar las recaídas a los 7 días. Las escalas de
síntomas tampoco mostraron diferencias entre ambos grupos. Las metilxantinas se asociaron
con una incidencia mayor de náuseas y vómitos que el placebo (OR 4,6; IC95% 1,7-12,6);
también provocaron más temblor, palpitaciones y arrítmias, si bien en estos casos el tamaño de
los estudios impidió que la diferencia alcanzase la significación estadística.
Sin embargo, las metilxantinas siguen jugando un papel en aquellos casos que no responden al
tratamiento habitual con broncodilatadors inhalados y corticoides sistémicos.
9.3.2. Tratamiento etiológico de las exacerbaciones
El diagnóstico de una exacerbación de la EPOC no debe ser sinónimo del uso de antibióticos.
Se debe intentar identificar otras posibles causas desencadenantes y hacer un tratamiento
específico de las mismas (IC, TEP, hiperreactividad bronquial, etc).
El uso de antibióticos debe quedar limitado a aquellos casos que cumplan dos o más de los
criterios de Anthonisen:



aumento del volumen del esputo
cambios en la coloración y la consistencia del esputo
aumento de la disnea
La antibioterapia recomendada es:
grupo
I
IIa
IIb
Elección
Amoxicilina-clavulánico
875 mg/8h, oral, 5-7 días
Ciprofloxacino (dosis alta)
750 mg/12h, oral, 7-10 días
Alternativas
si alergia o intolerancia:
Levofloxacino, 500mg/24h, oral, 5 días
si no tolera quinolonas: derivar al hospital
para tratamiento parenteral
Para una discusión más detallada de los criterios de selección antibiótica en la EPOC
reagudizada, remitimos al lector al documento de Infecciones respiratorias (accesible en
http://www.elcomprimido.com/INFORMED/PDC2.htm).
18
9.3.3. ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE LAS EXACERBACIONES (adaptado de la cita51).
CRITERIOS DE
GRAVEDAD E INGRESO
NO
DOMICILIO
SÍ
HOSPITAL
EPOC leve
EPOC
moderado
EPOC grave
 dosis BD
 líquidos
evitar sedantes
= a leve
corticoide PO
antibiótico (si
criterios)
2 + AC
corticoide PO
antibiótico
REVISIÓN EN 48 H
No mejora
Valorar
corticoide y/o
antibiótico
mejoría
Seguir o
reducir
No mejora
Antibiótico (si
no lo tomaba)
No mejora
mejoría
Seguir o
reducir
19
10. COMORBILIDAD1
La edad avanzada se asocia a mayor riesgo de presentar patologías concomitantes. Se estima
que 25% de los sujetos mayores de 65 años padecen simultáneamente 2 de las 5 patologías
crónicas más frecuentes, mientras que el 10% presentan 3 o más. En los mayores de 75 años,
esas cifras se elevan a 40 y 25%, respectivamente.
Por tanto, el paciente con EPOC presenta muy frecuentemente otras patologías crónicas
concomitantes que complican su tratamiento, sobre todo en AP.
Las formas de comorbilidad de la EPOC se pueden diferenciar en:
comorbilidad
por compartir
mecanismo
ejemplo
Otras complicaciones del tabaquismo
(cáncer de pulmón, cardiopatía isquémica)
complicantes
Hipertensión pulmonar e IC
coincidentes
Otras patologías propias del grupo de
edad (diabetes, depresión, artrosis, HTA)
Procesos agudos que son más graves en
sujetos con EPOC (infecciones de vías
respiratorias superiores)
intercurrentes
Actitud
- Sospecha
- Suprimir factor de riesgo o
hacer tratamiento preventivo
(si posible)
- Tratamiento precoz de la
enfermedad de base
- Inevitables
- Adaptar tratamientos
- Prevención (vacunas)
- Tratamiento diferenciado
11. CRITERIOS DE DERIVACIÓN3
Deben derivarse al especialista los casos con:









Dudas sobre el diagnóstico o el tratamiento.
EPOC grave y muy grave.
Sospecha de enfisema en menor de 45 años.
Sospecha de SAOS asociado.
Mala respuesta a un tratamiento correcto.
Indicación de oxigenoterapia continua domiciliaria.
Indicación de ventilación mecánica no invasiva.
Indicación de cirugía de reducción de volumen o transplante pulmonar.
Valorar la inclusión en un programa hospitalario de rehabilitación respiratoria.
12. BIBLIOGRAFÍA
1. GOLD executive committee. Global strategy for the diagnosis, management, and prevention
of chronic obstructive pulmonary disease (2006). Accedido en
http://www.goldcopd.org/Guidelineitem.asp?l1=2&l2=1&intId=989.
2. Centro Andaluz de Información de Medicamentos (CADIME). EPOC: tratamiento
farmacológico. Boletín Terapéutico Andaluz, monografía nº21, 2004.
3. Gómez A, Román M, Carrera M, Sala E, Mut M, Andreu C, Rigo F, Campoamor F. Guía
clínica para el manejo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Gerencia de
Atención Primaria de Mallorca, 2004.
4. Celli BR, Cote CG, Marin JM, et al. The body-mass index, airflow obstruction, dyspnoea,
and exercise capacity index in chronic obstructive pulmonary disease. N Engl J Med
2004;350:1005–12.
5. Anthonisen NR, Connett JE, Kiley JP, et al. Effects of smoking intervention and the use of
an inhaled anticholinergic bronchodilator on the rate of decline of FEV1. The Lung Health
Study. JAMA 1994;272:1497-505.
6. Vincken W, van Noord JA, Greefhorst AP, et al. Improved health outcomes in patients with
COPD during 1 yr's treatment with tiotropium. Eur Respir J 2002;19:209-16.
20
7. Mahler DA, Donohue JF, Barbee RA, et al. Efficacy of salmeterol xinafoate in the treatment
of COPD. Chest 1999;115:957-65.
8. Dahl R, Greefhorst LA, Nowak D, et al. Inhaled formoterol dry powder versus ipratropium
bromide in chronic obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med
2001;164:778-84.
9. Oostenbrink JB, Rutten-van Molken MP, Al MJ, et al. One-year cost-effectiveness of
tiotropium versus ipratropium to treat chronic obstructive pulmonary disease. Eur Respir J
2004;23:241-9.
10. Sestini P, Renzoni E, Robinson S, Poole P, Ram FSF. Short-acting beta-2 agonists for
stable chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database for Systematic Reviews
2006, Volume 4.
11. AppIeton S, Jones T, Poole P, et al. Ipratropium bromide versus short acting beta-2
agonists for stable chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database for
Systematic Reviews 2006, Volume 4.
12. Appleton S, Poole P, Smith B, et al. Long-acting beta2-agonists for poorly reversible chronic
obstructive pulmonary disease. Cochrane Database for Systematic Reviews 2006, Volume4.
13. Sin DD, McAlister FA, Man SFP, Anthonisen NR. Contemporary management of chronic
obstructive pulmonary disease. Scientific review. JAMA 2003;290:2301-12.
14. Jones PW, Bosh TK. Quality of life changes in COPD patients treated with salmeterol. Am J
Respir Crit Care Med 1997;155:1283-9.
15. van Noord JA, de Munck DR, Bantje TA, et al. Long-term treatment of chronic obstructive
pulmonary disease with salmeterol and the additive effect of ipratropium. Eur Respir J
2000;15:878-85.
16. Rennard SI, Anderson W, ZuWallack R, et al. Use of a long-acting inhaled 2-adrenergic
agonist, salmeterol xinafoate, in patients with chronic obstructive pulmonary disease. Am J
Respir Crit Care Med 2001;163:1087-92.
17. Chapman KR, Arvidsson P, Chuchalin AG, et al. The addition of salmeterol 50 microg bid to
anticholinergic treatment in patients with COPD: a randomized, placebo-controlled trial. Can
Respir J 2002;9:178-85.
18. Wadbo M, Lofdahl CG, Larsson K, et al. Effects of formoterol and ipratropium bromide in
COPD: a 3-month placebo-controlled study. Eur Respir J 2002;20:1138-46.
19. Aalbers R, Ayres J, Backer V, et al. Formoterol in patients with chronic obstructive
pulmonary disease: a randomized, controlled, 3-month trial. Eur Respir J 2002;19:936-43.
20. Rossi A, Kristufek P, Levine BE, et al. Comparison of the efficacy, tolerability, and safety
formoterol dry-powder and oral, slow-release theophylline in the treatment of COPD. Chest
2002;121:1058-69.
21. Barr RG, Bourbeau J, Camargo CA, Ram FSF. Tiotropium for stable chronic obstructive
pulmonary disease. Cochrane Database for Systematic Reviews 2006, Volume 4.
22. Appleton, S. Jones, T. Poole, et al. Ipratropium bromide versus long-acting beta-2 agonists
for stable chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Airways Group Cochrane
Database of Systematic Reviews 2006; Volume 4.
23. Donohue JF, van Noord JA, Bateman ED, et al. A 6-month, placebo-controlled study
comparing luna function and health status changes in COPD patients treated with tiotropium
or salmeterol. Chest 2002;122:47-55.
24. Brusasco V, Hodder R, Miratvilles M, et al. Health outcomes following treatment for six
months with once daily salmeterol in patients with COPD. Thorax 2003;58:399-404.
25. Casaburi R, Mahler DA, Jones PW, et al. A long-term evaluation of once daily inhaled
tiotropium in chronic obstructive pulmonary disease. Eur Respir J 2002;19:217-24.
26. van Noord JA, Bantje TA, Eland ME, et al. A randomized controlled comparison of
tiotropium and ipratropium in the treatment of chronic obstructive pulmonary disease: the
Dutch Tiotropium Study Group. Thorax 2000;55:289-94.
27. Ram FSF, Jones PW, Castro AA, et al. Oral theophylline for chronic obstructive pulmonary
disease. Cochrane Database of Systematic Reviews 2006; Volume 4.
28. COMBIVENT Inhalation Aerosol Study Group. In chronic obstructive pulmonary disease, a
combination of ipratropium and albuterol is more effective than either agent alone. An 85day multicenter trial. Chest 1994;105:1411-9.
29. COMBIVENT Inhalation Solution Study Group. Routine nebulized ipratropium and albuterol
together are better than either alone in COPD. Chest 1997;112:1514-21.
30. Bourbeau J, Rouleau MY, Boucher S. Randomised controlled trial of inhaled corticosteroids
in patients with chronic obstructive pulmonary disease. Thorax 1998;53:477-82.
21
31. Vestbo J, Sorensen T, Lange P, et al. Long-term effect of inhaled budesonide in mild and
moderate chronic obstructive pulmonary disease: a randomised controlled trial (CCLS).
Lancet 1999;353:1819-23.
32. Paggiaro PL, Dahle R, Bakran I, et al. Multicentre randomised placebo-controlled trial of
inhaled fluticasone propionate in patients with chronic obstructive pulmonary disease:
International COPD Study Group. Lancet 1998;351:773-80.
33. Burge PS, Calverley PM, Jones PW, et al. Randomised, double-blind, placebo-controlled
study of fluticasone propionate in patients with moderate to severe chronic obstructive
pulmonary disease: the ISOLDE trial. BMJ 2000;320:1297-1303.
34. Van der Valk P, Monninkhof E, van der Palen J, et al. Effect of discontinuation of inhaled
corticosteroids in patients with chronic obstructive pulmonary disease: the COPE study. Am
J Respir Crit Care Med 2002;166:1358-63.
35. Sin DD, Wu L, Anderson JA, et al. Inhaled corticosteroids and mortality in chronic
obstructive pulmonary disease (ISEEC). Thorax 2005;60:992-7.
36. Calverley PMA, Anderson JA, Celli B, et al. Salmeterol and fluticasone propionate and
survival in chronic obstructive pulmonary disease (TORCH). NEJM 2007;356:775-89.
37. Lung Health Study Research Group. Effect of inhaled triamcinolone on the decline in
pulmonary function in chronic obstructive pulmonary disease. NEJM 2000;343:1902-9.
38. Pauwels RA, Lofdahl CG, Laitinen LA, et al. Long-term treatment with inhaled budesonide
in persons with mild chronic obstructive pulmonary disease who continue smoking:
European Respiratory Society on Chronic Obstructive Pulmonary Disease (EUROSCOP).
NEJM 1999;340:1948-53.
39. Mahler DA, Wire P, Horstman D, et al. Effectiveness of fluticasone propionate and
salmeterol combination delivered via the Diskus device in the treatment of chronic
obstructive pulmonary disease. Am J Respir Crit Care Med 2002;166:1084-91.
40. Szafranski W, Cukier A, Ramirez A, et al. Efficay and safety of budesonide/formoterol in the
management of chronic obstructive pulmonary disease. Eur Respir J 2003;21:74-81.
41. Calverley P, Pauwels R, Vestbo J, et al. Combined salmeterol and fluticasone in the
treatment of chronic obstructive pulmonary disease: a randomised controlled trial
(TRISTAN). Lancet 2003;361:449-56.
42. Nannini L, Cates CJ, Lasserson TJ, Poole P. Combined corticosteroid and longacting betaagonist in one inhaler for chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database for
Systematic Reviews 2006, Volume 4.
43. Hanania NA, Darken P, Horstman D, Reisner C, Lee B, Davis S, et al. The efficacy and
safety of fluticasone propionate (250 micro g)/salmeterol (50 micro g) combined in the
diskus inhaler for the treatment of COPD. Chest 2003;124:834-43.
44. Calverly PM, Bonsawat W, Cseke Z, Zhong N, Peterson S, Olsson H. Maintenance therapy
with budesonide and formoterol in chronic obstructive pulmonary disease. European
Respiratory Journal 2003;22:912-9.
45. Walters JAE, Walters EH, Wood-Baker R. Oral corticosteroids for stable chronic obstructive
pulmonary disease. Cochrane Database for Systematic Reviews 2006, Volume 4.
46. Decramer M, Rutten-van Molken M, Dekhuijzen PN, et al. Effects of N-acetylcysteine on
outcomes in chronic obstructive pulmonary disease (Bronchitis Randomized on NAC CostUtility Study, BRONCUS): a randomised placebo-controlled trial. Lancet 2005;365:1552-60.
47. Brown CD, McCrory D, White J. Inhaled short-acting beta2-agonists versus ipratropium for
acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database for
Systematic Reviews 2006, Volume 4.
48. McCrory DC, Brown CD. Anticholinergic bronchodilators versus beta2-sympathomimetic
agents for acute exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane
Database for Systematic Reviews 2006, Volume 4.
49. Wood Baker RR, Gibson PG, Hannay M, et al. Systemic corticosteroids for acute
exacerbations of chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database for Systematic
Reviews 2006, Volume 4.
50. Barr RG, Rowe BH, Camargo CA Jr. Methylxanthines for exacerbations of chronic
obstructive pulmonary disease. Cochrane Database of Systematic Reviews 2006; Volume 4.
51. Álvarez-Sala JL, Cimas E, Masa JF, et al. Recomendaciones para la atención al paciente
con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Arch Bronconeumol 2001;37:269-78.
22
Descargar

Borrador v

Definición de paciente geriátrico Teoría genética del envejecimiento •

Definición de paciente geriátrico Teoría genética del envejecimiento •

EnfermeríaPaciente geriátricoGeriatríaEnfermería geriátricaInvalidezValoración geriátricaTeoría genética del envejecimientoIncontinencia crónica

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

ImagenesSíntomasCausasTratamientoDescripciónDefinición

OBSTETRIZA: TRATAMIENTOS USADOS EN EL MOMENTO DEL PARTO. El Examen Físico:

OBSTETRIZA: TRATAMIENTOS USADOS EN EL MOMENTO DEL PARTO. El Examen Físico:

DiagnósticoInyección y palpaciónExámenes médicosGinecología