1
Capricornio: El Símbolo del Unicornio
El Maestro convocó a Hércules y le dijo: "Mil peligros has desafiado, y
mucho se ha logrado. La Sabiduría y La Fuerza son tuyas. ¿Harás uso de
ellas, para rescatar al que está en agonía, y persistente sufrimiento.?"
Se te pide, ¡Oh Hércules! ser el salvador de Prometeo. El lugar de su
morada, es conocido como el dominio de Hades. Baja a las profundidades,
y libéralo de su sufrimiento.
Habiendo oído y comprendido, Hércules se lanzó en su búsqueda.
La Energía Capricorniana, es potentísima, y a través de los siglos, Grandes
Hijos de La Luz, que cooperaron conscientemente con Ella, provocaron
grandes cambios en el Planeta.
En Capricornio, tenemos el triunfo de la materia, porque alcanza allí, su
expresión más densa y concreta, triunfo, que es seguido por el del Espíritu.
La naturaleza terrena se expresa plenamente, y hay también grandes
posibilidades Espirituales.
Es el signo de la cabra, que busca su sustento, en los lugares más rocosos y
áridos de la tierra. También representa el signo de los cocodrilos, que viven
en el agua y en la tierra. Y Espiritualmente, simboliza "El Unicornio de
Dios", que lucha y triunfa alcanzando La Transfiguración.
De acuerdo al simbolismo de estos animales, el signo nos da un cuadro
completo del hombre, con sus pies en la tierra, corriendo libremente, y
ascendiendo a las cumbres de la ambición mundana, o de la aspiración
espiritual, en busca de lo que él comprende (en un momento dado), que es
su mayor necesidad.
La cabra busca para sí, el cocodrilo sirve a grupos o naciones, pero El
Unicornio, está al Servicio de Una Sola Humanidad.
2
El destino de la humanidad depende, en que nivel los seres reaccionamos, o
respondemos a estas energías. Si reaccionamos a La Energía de Saturno,
Regente Planetario de Capricornio, Exotérico y Esotérico, con los centros
debajo del diafragma, se producirá conflicto y sufrimiento, si respondemos
a través de los Centros Superiores, veremos La Gloria de La Nueva Era.
De los cuatro Señores del Karma, Saturno es el más poderoso, y obliga al
hombre a enfrentar el pasado, y a prepararse en el presente, para el futuro.
Tal es la intención y propósito, de la oportunidad Kármica. Desde cierto
ángulo, Saturno puede ser considerado, el Planetario Morador en el
Umbral, pues toda la humanidad debe enfrentar a ese Morador, y también
Al Ángel de La Presencia, y al hacerlo, descubrirá que el Morador y El
Ángel, constituyen esa compleja dualidad, que es la familia humana.
Capricornio, guarda el secreto del Alma misma, y lo revela al Iniciado en el
momento, de recibir La Tercera Iniciación.
Esto se denomina a veces el "Secreto de la Gloria Oculta".
Las grandes experiencias, en las cumbres de las distintas montañas,
relatadas en La Biblia, tienen que ver con Capricornio. Moisés, El Dador de
La Ley, en el Monte Sinaí, es Saturno en Capricornio, imponiendo al
pueblo la Ley del Karma.
El Monte de la Transfiguración, en El Nuevo Testamento, es Venus en
Capricornio, cuando el Amor, la Mente y la Voluntad, se unen en la
persona de Cristo, "Siendo Transfigurado" ante todos los hombres. Al
mismo tiempo, tuvo la Visión del Padre, y lo que debía hacer cuando
"Fuera a Jerusalén" .
En Acuario, Cristo puso a sus discípulos, en contacto con el "hombre que
lleva un cántaro de agua", Acuario, y el Aposento Alto, los indujo a la
unión y a la unidad, bajo el simbolismo de la Cena de La Comunión.
3
La Humanidad, se está preparando hoy, para esa Sagrada Comunión.
El Significado Astrológico, de El Nuevo Testamento, es aún poco
comprendido. El Cristo nació en Capricornio, cumplió La Ley bajo
Saturno, Inició La Era de la Hermandad Inteligente bajo Venus, y Es El
Perfecto Ejemplo del Iniciado Capricorniano, que llega a ser El Servidor
del Mundo en Acuario, y El Salvador de La Humanidad en Piscis,
completando así la ronda del Zodíaco, y capacitándose para poder exclamar
Triunfalmente: "Consumado Es".
Los dos Grandes Portales del Zodíaco son: Cáncer y Capricornio. Estos dos
signos están ocultamente alineados. Cáncer abre la puerta a la encarnación,
y a la experiencia humana. Y Capricornio es La Puerta que nos conduce a
La Vida del Espíritu, La Vida del Reino de Dios.
Es un signo Universal e Impersonal, pues es el primer paso, en el camino
del ascenso, que nos conduce a desarrollar El Amor Espiritual.
La marca de Pureza del Iniciado, Es El Silencio. Capricornio, es un signo
de Sufrimiento y Soledad, pues estos, son también señales del Iniciado.
Todos los trabajos de Hércules, desde Aries a Sagitario, han estado
comprometidos con su propia liberación. Ha dado vuelta tras vuelta al
Zodíaco, ha aprendido todas las lecciones, y trepado La Montaña de la
Iniciación, ha sufrido La Transfiguración, Su Conciencia está firmemente
enfocada en El Alma, y a través de Capricornio, pasa a los Dos Grandes
Signos Universales, de Servicio a la Humanidad, Acuario y Piscis. Él es
ahora libre, un Discípulo del mundo, Un Iniciado, que está en contacto con
La Tríada Espiritual, El Instrumento De La Mónada, Fuente de Pureza,
Belleza e Integridad, que le permite servir conscientemente a La
Humanidad, renunciando a todos los intereses separatistas.
4
Capricornio, rige las rodillas, y esto es simbólicamente verdad, pues solo
cuando el ser aprende a arrodillarse, con toda humildad, y de rodillas sobre
la cumbre rocosa de La Montaña, ofrece su corazón y su vida Al Alma, y al
Servicio de La Humanidad, se le permite pasar la puerta de La Iniciación, y
se le confía Los Secretos Mayores.
El Unicornio, es el Símbolo del Iniciado de Tercer Grado. La Tercera
Iniciación, se toma siempre en las "Altas Montañas". El Unicornio asciende
a las cimas con decisión, y con poder de voluntad domina las dificultades.
El cuerno en el medio de su frente, es el símbolo de la Unidireccionalidad,
la decisión y la determinación. Es la señal del Guerrero Transfigurado.
Un Gran Sabio dice: "Puede verse una espada recta, encima de la frente, del
Guerrero del Espíritu". (M. Morya).
Una vez que tiene esta espada sobre su frente, su dirección es clara. Conoce
su meta, y nadie podrá hacerle desviar de ella.
Así Hércules, obedeció el pedido de su Maestro, y descendiendo a las
profundidades, viajó dentro de los apretados mundos de la forma. El
empinado descenso, continuó durante mucho tiempo, y sin embargo su
Voluntad era Inquebrantable.
Solo, pero no completamente solo, pues cuando buscó dentro de su
corazón, resonó la voz de la Diosa de la Sabiduría, Atenea, y las palabras
fortalecedoras de Hermes.
Después de pasar múltiples dificultades, atravesar senderos laberínticos,
arriesgando la vida a cada instante, finalmente encontró a Prometeo
(símbolo de la humanidad, aún encadenada a la materia). Yacía sobre una
loza de piedra, en agonizante dolor, rápidamente Hércules rompió sus
cadenas y lo liberó.
5
Desandando sus pasos Hércules regresó, y sobre la Cima de La Montaña de
su Ser, Resuena en su propio Corazón , desde el Plano del Alma, La Nota
Clave Superior de Capricornio, "Estoy perdido en La Luz Suprema, aun
así, vuelvo la espalda a Esa Luz".
Está en La Luz Suprema, pero vuelve su rostro e irradia esa Luz, sobre La
Humanidad.
Cuando volvió al encuentro, Su Maestro le dijo: "La Luz Brilla ahora
dentro del mundo de la oscuridad". "El trabajo está realizado,
descansa ahora hijo mío".
La palabra clave, en la rueda común, desde el punto de vista de la forma,
dice: "Que la ambición rija, y que la puerta permanezca abierta, de
par en par". Tenemos aquí la clave del impulso evolutivo, del secreto del
renacimiento, y de esa palabra que repercute, desde Cáncer a Capricornio.
La Puerta de La Iniciación, siempre permanece abierta, pero durante eones,
el hombre prefiere la puerta abierta de Cáncer. La ambición lo impele sin
cesar, vida tras vida, hasta que descubre la inutilidad, de toda satisfacción
terrena, llegando a comprender, que el amor se ciega cuando predomina el
deseo, y el deseo se disipa, cuando triunfa el Amor.
Gradualmente, la ambición espiritual, y el deseo por la liberación, ocupan
el lugar de la ambición mundana, llegando a ser un impulso imperioso,
hasta que finalmente, llega el momento, en que un verdadero sentido de La
Realidad, sustituye a las ambiciones terrenas y espirituales.
Saturno, Regente de Capricornio, rige el curso del hombre en este signo, no
importa si se halla en la rueda común o revertida, o si está en la Cruz
Mutable o Fija. Cuando ha recibido la Tercera Iniciación, se libera del
dominio de Saturno, y queda bajo la Influencia de Venus.
6
Entonces el hombre puede en verdad, como Hércules, escuchar en su
propio Corazón, La Nota Clave Superior de Capricornio, "Estoy perdido
en La Luz Suprema, aun así, vuelvo la espalda a Esa Luz".
Para él no existe ahora otra meta, que la de prestar servicio. Por lo tanto
retrocede, atravesando la puerta de Cáncer, pero manteniendo firmemente
la Conciencia, en el Signo de Acuario. De un Iniciado del mundo en
Capricornio, llega a ser, un encarnado Servidor del mundo en Acuario, y
más tarde, un Salvador de la Humanidad en Piscis.
Síntesis
En los Trabajos de Hércules, está representado Ese Sendero del
Discipulado, y sus experiencias preparatorias, para el Gran Ciclo Final de
La Iniciación.
Esta perfección, puede ser alcanzada de distintas formas: por un lento y
seguro crecimiento evolutivo, llevado adelante bajo las leyes de la
naturaleza, ciclo tras ciclo, hasta que gradualmente, El Dios Interno pueda
ser percibido, o ser el resultado, de la aplicación de ciertas disciplinas
preparatorias, de purificación y modificación del carácter, produciendo un
más rápido desarrollo Del Poder y Vida Del Alma.
En un análisis más profundo, podríamos definir el Discipulado como "Un
disolvente psíquico, que destruye toda escoria, y deja el Oro Puro". Es un
proceso
de
depuración,
sublimación
y
transmutación,
llevado
progresivamente hacia adelante, hasta que finalmente, El Monte de La
Transfiguración e Iluminación es alcanzado, Los Misterios Ocultos
Revelados, y el Discípulo, en Armonía con Lo Universal, se convierte en
un trabajador del Plan de la Evolución, y en un cooperador Del Propósito
Divino.
7
Cada uno de nosotros, es un Hércules en embrión, y cada uno enfrenta
idénticos Trabajos, la misma Meta que lograr, y el mismo Círculo del
Zodíaco que abarcar.
En el paso del Sol, a través de las Constelaciones, podemos ver la
Maravillosa Organización Del Plan, el enfoque de Las Energías, y el
Crecimiento hacia La Divinidad.
El velo que oculta La Deidad, se está volviendo Transparente, y sostenidos
por La Luz De Nuestras Almas, pasaremos de La Cámara del Aprendizaje,
a la Cámara de La Sabiduría, Del reino de lo irreal a lo Real, y de la
oscuridad a La Luz, Que Brilla Siempre En El Reino Del Espíritu.
Om, Om, Om.
Descargar

Capricornio: El Símbolo del Unicornio