En la ciudad de General San Martín, a los
agosto de 2006
15
días del mes de
se ha establecido el siguiente orden de votación, de
acuerdo al sorteo efectuado: Dres. Saulquin y Bezzi, se reúnen en
acuerdo ordinario los jueces de la Cámara de Apelación en lo
Contencioso Administrativo con asiento en San Martín para dictar
sentencia en la causa Nº 720/06, caratulada “DANONE ARGENTINA
S.A. Y AGUAS DANONE DE ARGENTINA S.A. C/ MUNICIPALIDAD
DE PILAR S/ PRETENSION DECLARATIVA DE CERTEZA".
El
tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:
¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?
ANTECEDENTES
I.- A fs. 330/332, el Sr. Juez del Juzgado de Primera Instancia
Nº1, en lo Contencioso Administrativo, del Departamento Judicial de San
Isidro resolvió declarar inadmisible, rechazando in limine la acción
declarativa de certeza promovida por Danone Argentina S.A. y Aguas
Danone de Argentina S.A. contra la Municipalidad de Pilar y la medida
cautelar solicitada, sin costas por no mediar sustanciación.
Para así resolver el Sr. Juez manifiestó que frente al planteo por
parte de la actora de una acción de declaración de certeza en los
términos del artículo 12 inciso 4º del CCA corresponde en primer
término analizar si contiene los requisitos de admisibilidad conforme lo
establecen los arts. 322, 336 del CPCC y 31 inc.1º del CCA.
Señaló que en el escrito inicial la actora sostiene que el municipio
demandado carece de facultades para exigir el cobro del Tributo por
servicios de inscripción veterinaria, por carecer de competencia para
ello. En definitiva solicita se declare la improcedencia por parte de la
municipalidad para cobrar la mencionada tasa por falta de competencia.
Que la actora agrega que los productos que elabora se hayan
comprendidos por las disposiciones de la ley 18284 (Código Alimentario
Argentino) y que por la ley 13.230 la Provincia de Buenos Aires adhirió a
ella. Que el decreto provincial 2697/05, determina que los Ministerios de
Asuntos Agrarios y de Salud son las autoridades de aplicación de la ley
13.230 y los faculta para convenir con los municipios la ejecución de las
tareas de fiscalización sanitaria y que la Municipalidad de Pilar no ha
suscripto el convenio referido por lo que solicita se declare judicialmente
que dicho municipio carece de facultades para percibir el tributo en
cuestión.
Consideró el a quo –citando doctrina-, que para la viabilidad de la
pretensión de certeza se debe acreditar a) un estado de incertidumbre
acerca de una relación o situación jurídica; b) que esa relación o
situación jurídica esté regida por el derecho administrativo y, c) que sea
factible eliminar la incertidumbre (prevenir o evitar el daño actual por
medio de la declaración jurisdiccional de certeza). A renglón seguido cita
la causa B 67.64 en la que el Superior Tribunal resolvió que para la
viabilidad de esta acción es necesario que tenga por objeto poner fin a
un estado de incertidumbre sobre la existencia, modalidades o alcances
de una relación jurídica en los casos en que este estado pueda producir
un perjuicio o lesión actual al actor y siempre que no cuente con otro
medio legal para poner término a dicha situación.
El señor juez sostuvo que de las afirmaciones del actor no surge
estado de incertidumbre alguno respecto de sus derechos, "...por el
contrario, afirma que son los Ministerios de Asuntos Agrarios y de Salud,
quienes ejercerán las facultades de supervisión ...“ y que hasta la fecha
no se ha suscripto convenio con el municipio conforme lo indica el dec.
Nº 2697/05. Concluyó afirmando de lo expuesto que no se configura el
presupuesto de duda para la procedencia de la acción, a lo que debe
sumarse que para su viabilidad no se debe contar con otro medio legal.
II. Que a fs. 339/345 la actora interpuso y fundó el recurso de
apelación contra la sentencia.
Se agravió de:
a) El rechazo in limine. El juez no tuvo en cuenta que en materia
de habilitación de instancia
"... es rector el principio ´in dubio pro
actione´", protector del derecho constitucional de defensa. Asimismo
sostiene que el derecho a la tutela judicial efectiva hace procedente la
vía elegida conforme lo establece el artículo 15 del Constitución
provincial.
b) La existencia del estado de incertidumbre. El juez considera
que no se encuentra configurado el presupuesto de duda como requisito
ineludible para la procedencia de esta acción. Critica que el juez haya
considerado a partir de las manifestaciones de la actora de la que
surgen un estado de certidumbre de la parte con la incertidumbre acerca
de la relación jurídica en sí misma, más allá de lo que las partes
consideren. Y agrega "Lamentablemente, tal estado de "certeza“ por
parte de mis representados no llevará a que el Municipio de Pilar se
abstenga de continuar cobrando una tasa ilegítima...“ Y agrega que la
incertidumbre se verifica "...dado el conflicto de competencia creado por
el Municipio al continuar exigiendo la tasa pese a que la competencia no
le ha sido concedido por la ley. Agrega que ese estado de incertidumbre
tiene su máxima expresión en el "estado de perplejidad“, resultante de
preceptos
contrapuestos de la Administración Nacional, Provincial o
Municipal. Cita fallo de la CSJN Navarrine, Susana Camila
Acción
declarativa. Prevención de daño tributario. Inexistencia del solve et
repete – DF XL- 193. Finaliza la actora la argumentación de este agravio
sosteniendo que "...existe una actividad explícita de la Municipalidad de
Pilar pretendiendo el cobro de una tasa por un servicio que no le
corresponde prestar, por lo que es la justicia quien debe despejar ese
estado no solo de incertidumbre sino de manifiesta perplejidad“.
c) Por último se agravia en cuanto en la sentencia apelada se
señala que el planteo "...ha de ser encausado por otro camino“ sin
indicar el a quo a que otra vía procesal hace referencia.
Afirmó que en realidad no existe otro medio procesal más idóneo
que garantice el principio de tutela judicial y ponga fin al estado de
incertidumbre con relación al "...conflicto normativo generado por la
sanción de la ley Nº 13.230, el Decreto Nº 2697/05 y la Ordenanza
Fiscal de la Municipalidad de Pilar“.
A la cuestión planteada el Dr. Saulquin dijo
III.-
En primer lugar corresponde señalar que el recurso de
apelación interpuesto por la actora resulta formalmente admisible, ello
en tanto ha sido articulado en término y se dirige contra una resolución
que rechazó in limine la acción intentada.
IV.- El primer agravio no puede prosperar ya que, sin perjuicio de
coincidir con el principio pro actione expuesto -planteado de manera
genérica por la actora- advierto que éste sólo resulta aplicable en caso
de duda. En caso de no ser así son aplicables los arts. 322, 336 del
CPCC y 12, inc. 4 del CCA (ley 12.008 –texto según ley 13.101) que le
otorgan al juez de grado la posibilidad de rechazar in límine cuando la
pretensión no reúna los requisitos de admisibilidad.
V. Con relación al segundo -y central- agravio cabe reiterar lo
expuesto en los antecedentes ya que la actora considera que la
incertidumbre se verifica "...dado el conflicto de competencia creado por
el Municipio al continuar exigiendo la tasa pese a que la competencia no
la sido concedido por la ley. Agrega que ese estado de incertidumbre
tiene su máxima expresión en el "estado de perplejidad“, resultante de
preceptos
contrapuestos de la Administración Nacional, Provincial o
Municipal. Reafirma que
"...existe una actividad explícita de la
Municipalidad de Pilar pretendiendo el cobro de una tasa por un servicio
que no le corresponde prestar, por lo que es la justicia quien debe
despejar ese estado no solo de incertidumbre sino de manifiesta
perplejidad“.
En el caso no nos encontramos ante normas contradictorias de
distintas jurisdicciones a las que podría corresponder una decisión
judicial en la forma que pretende la actora. No se observa conflicto
normativo generado por la sanción de la ley Nº 13.230, el Decreto Nº
2697/05 y la Ordenanza Fiscal de la Municipalidad de Pilar, que sea
materia de una acción declarativa de certeza. En última instancia, la
cuestión podría eventualmente ser objeto de impugnación mediante la
articulación de una pretensión anulatoria. De manera contraria, con el
criterio planteado por la actora, no existiría pretensión que no se
constituyera en declarativa de certeza, cuando estuviera en debate la
legitimidad de cualquier acto administrativo.
Así la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires en un
reciente fallo sostuvo "...que existe en el caso un acto administrativo
expreso ...En virtud de ello, la actora no puede pretender que este
Tribunal se expida sobre un supuesto estado de incertidumbre que
carece de entidad... Este Tribunal se ha pronunciado en situaciones
similares, diciendo que cuando el actor no persigue que se fije el
alcance de una determinada relación jurídica sino que se declare que la
norma aplicable debe ser interpretada de un cierto modo, la acción
declarativa no es la vía idónea para evitar la promoción de eventuales y
futuros conflictos, que es lo que precisamente ocurriría en este caso si
se dictara una sentencia como la pretendida por la firma actora...“ (
Causa B.66.737, "Spicer Ejes Pesados S.A. s/ acción meramente
declarativa“, res. del 6 de julio de 2005. Reg. 565).
Por lo expuesto, entiendo que este agravio tampoco puede
prosperar.
VI. Respecto del tercer agravio, referido a la falta de indicación
del a quo respecto de la vía idónea para canalizar su pretensión, debo
recordar que los jueces no se encuentran obligados a efectuar
declaraciones abstractas, que no sean necesarias para la solución del
caso, siendo suficiente señalar los motivos por los cuales la vía elegida
es inidónea. Ello, sin perjuicio del modo como se resuelve el segundo
agravio y lo expuesto en el considerando IV.
VII. Por ello, entiendo debe rechazarse el recurso de apelación y
confirmarse la sentencia de grado por los argumentos aquí expuestos
(arts. 322, 336 del CPCC y 12 inc. 4 del CCA (ley 12.008 –texto según
ley 13.101).
Sin costas por no haber mediado contradicción.
ASÍ
VOTO.
La Dra. Ana María Bezzi adhiere al voto precedente.
En virtud del resultado del Acuerdo que antecede este Tribunal
RESUELVE: Rechazar el recurso de apelación y confirmar la sentencia
de grado por los argumentos aquí expuestos (arts. 322, 336 del CPCC y
12 inc. 4 del CCA (ley 12.008 –texto según ley 13.101-). Sin costas por
no
haber
mediado
contradicción.
Regístrese,
notifíquese
oportunamente devuélvase.
JORGE AUGUSTO SAULQUIN
si////////////////////////
guen firmas/////////////////////////
ANA MARÍA BEZZI
ANTE MI
y
Ana Clara González Moras
Secretaria
Cámara de Apelación en lo Contencioso Administrativo-San Martín
Registro de sentencia definitiva Nº ....45........ fs....189/192.........
Descargar

En la ciudad de General San Martín, a los ... agosto de 2006 se ha ...