EL ESCÁNDALO DE PARMALAT
La crisis de la multinacional láctea Parmalat ha puesto en tela de juicio el modelo
de capitalismo familiar, tan extendido en Italia.
A pesar de las diferentes artimañas llevadas a cabo por el grupo para esconder los
problemas económicos que estaba atravesando la compañía, estos han terminado
saliendo a la luz, y es que esconder una agujero financiero de tales dimensiones no
resulta una tarea posible.
Una de las primeras consecuencias que ha tenido este escándalo ha sido la puesta
en entredicho del sistema de capitalismo familiar italiano, además el escándalo esta
yendo mucho más halla de los limites nacionales [Parmalat es una multinacional
presente en 30 países y que da trabajo a 36.000 empleados].
Además, las investigaciones que se están llevando a cabo han puesto de manifiesto
la complicidad de los bancos, los “errores” cometidos por las auditoras y por las
grandes consultoras. Sin esta ayuda hubiera sido francamente imposible que el grupo
hubiera podido mantenerse con una deuda de más de 10.000 millones de euros.
La investigación esta siendo lenta y se espera que sea larga debido a la magnitud
del escándalo. Además el ex presidente de Parmalat, encarcelado sin fianza desde el
pasado mes no es esta mostrando muy dispuesto a colaborar ni a concretar en donde se
encuentra el capital familiar, cuyo rastreo parece dirigirse ahora hacia las Islas Caimán.
LA CRISIS
El primer aspecto a analizar para entender como se ha podido alcanzar esta
situación es el modelo de gestión del grupo. Este está basado en el sistema del viejo
capitalismo familiar italiano. A raíz de este escándalo, las dudas sobre la validez de este
sistema para gestionar grandes imperios están aumentando considerablemente. Además,
se puede ver en este caso un aviso para el resto de los grandes grupos italianos que
utilizan este sistema y que se resisten a cambiar su forma de gestión.
El ex presidente del grupo, Tanzi, rechazaba cualquier posibilidad de perder el
control del grupo por parte de la familia, razón que le llevó a poner en marcha un
sistema de ampliación de capital, a raíz del que surgió en gran entramado internacional.
También se aplicó el sistema de las obligaciones, créditos, ligados a los paraísos fiscales
y ocultos tras las falsificaciones contables.
¿NADIE LO SABÍA?
Una de las preguntas que surge tras conocerse un suceso como este es ¿Cómo es
posible que ni el Banco de Italia ni el organismo de control bursátil de este país, no se
hayan dado cuento de lo que estaba sucediendo?
En gran medida, la explicación se encuentra en el sistema económico italiano, en
el que las empresas deben declarar ingresos y pérdidas, pero no deben dar detalles sobre
su estado de liquidez, ni tienen que someterse a sistemas de control.
1
Las confesiones del que fue inventor de la ingeniería financiera del imperio
Parmalat, Fausto Tonna, están ayudando en gran medida a desvelar los entresijos de la
crisis del grupo. Según ha confesado a las autoridades, las falsificaciones en la
contabilidad del grupo habrían empezado en el año 1989, año en el que el grupo tuvo
que hacer frente a un momento de crisis. El directivo, que parece dispuesto a decir todo
lo que sabe, esta siendo uno de los puntos más sólidos de información y gracias a sus
confesiones se está consiguiendo importantes pistas para desenredar la gran trama
financiera del grupo.
En el año 1998 se pasó de pequeñas falsificaciones para cuadrar la contabilidad, a
una nueva estrategia financiera. En este año se constituyó la filial Bonlat con sede en el
paraíso fiscal de las Islas Caimán. Bonlat se convirtió en el centro de todo el sistema
financiero del grupo.
A partir de entonces, las irregularidades en la contabilidad empezaron a crecer de
forma descomunal y la trama financiera aumento a un ritmo vertiginoso hasta que
finalmente se desplomó.
EL FIN DEL IMPERIO
El fin del imperio llegó de manos de las autoridades americanas. El Bank of
America declaró falso un documento presentado por Parmalat que avalaba un supuesto
depósito de 3.950 millones de euros en Bonlat. Esta declaración puso al descubierto
todas las falsificaciones de documentos, informes, etc junto con el agujero financiero de
alrededor de 10.000 millones de euros.
A partir de ese momento el único objetivo de Tanzi era destruir toda la
información que pudiera implicarlo o desvelar información sobre la trama, por lo que
ordeno a todos sus subalternos destruir toda la documentación que estuviera en sus
manos. Sin embargo, algunos de los miembros del grupo prefirieron entregar esta
documentación a las autoridades en lugar de destruirla.
Además, el ex presidente del grupo abandonó el país, según sus abogados para
huir de las presiones que generó el escándalo. Durante algunos días estuvo haciendo
visitas a varias ciudades en varios países (Suiza, España, Portugal y América Latina). Se
desconoce con que objetivo visitó estos países, pero los investigadores creen que fue
con el fin de destruir pruebas o transferir capitales.
Tras ser detenido, el ex presidente del grupo, quien no se ha mostrado muy
colaborador con las autoridades, ha declarado haber desviado 500 millones de los
fondos de Parmalat, aunque niega habérselos apropiado. Ha habido más detenciones y
más de 20 personas están bajo sospecha y sometidas a investigación
LOS BANCOS
En cuanto a las entidades bancarias que se han visto inmersas en el escándalo,
estas están siendo sometidas a un profundo examen y empiezan a sufrir las
consecuencias. Capitalia e Intensa, implicadas en la colocación de bonos en Parmalat
sufren constantes altibajos en sus títulos, además los cientos de personas a quienes
2
aconsejaron comprar bonos están empezando a organizarse para exigir indemnizaciones
millonarias.
Otro de los bancos objeto de investigación es Deutsche Bank. En su caso, se
investiga el incremento de su participación hasta el 5%, para después reducirla al 1,2%
justo el día antes de conocerse el escándalo.
En último lugar, el Santander esta siendo investigado por su filial en la Isla Gran
Caimán en donde se habrían transitado 250 millones de euros, dinero al que los fiscales
le están siguiendo la pista.
CONCLUSIÓN
En conclusión, parece que la crisis va para largo y que el número de implicados
puede seguir creciendo. Además, las investigaciones de Parmalat ya están teniendo
importantes consecuencias para Italia, que durante los próximos años será victima de la
desconfianza de los inversores y podría quedarse relegada a un segundo plano.
FUENTE : EL MUNDO
3
Descargar

El escándalo de Parmalat