OVNIS
La ufología ha estado presente desde siempre en la humanidad y su
entorno. Ya en tiempos antiguos e incluso prehistóricos se ha tenido
constancia de la existencia de Objetos Volantes No Identificados. En
ritos tribales adoraban a los dioses venidos de la estrellas y hacían
referencia a unos seres macrocéfalos y en ocasiones con escafandra. Si
nos percatamos de que estamos hablando de seres que vivían hace
miles de años y que no sabían que era una escafandra o ni mucho
menos de que el ser humano algún día iba a poder volar, se hace fácil
poder suponer que en alguna ocasión hubo contacto entre estas
civilizaciones antiguas y los OVNIS.
En los legados que la humanidad ha conservado procedentes de
estas civilizaciones antiguas; pirámides, colosales construcciones,
templos, extrañas pistas de piedra y tierra, marcas en las rocas y un
largo etc., tenemos reflejada una sabiduría, que desde hace miles de
años el hombre conserva y guarda sin saberlo.
¿Qué son los OVNIS?
Estas concretas siglas, mundialmente famosas, y ya míticas significan
OBJETO VOLADOR NO IDENTIFICADO, o sea, la denominación de origen
cual pata negra de los más modernos y ya celebérrimos UFOS. Poco
importa tal denominación, afín a otras como FLIYING SOUCER,( inglés ),
PRATOS VOADORES ( Portugués) o castellanamente hablando, DISCOS
VOLANTES.
Ahora bien, aquí se observa una ligera y velada incongruencia:
Hablamos de discos volantes, descritos así por una aerodinámica
concreta; ya hemos comentado que un OVNI, es algo no identificado.
Por ello, establezcamos un par de matices: OVNI es un misterio, y el
disco volante lo denominaremos VED (vehículo extraterrestre dirigido).
Por que, de esta manera, los sustraeremos a la naturaleza física de lo
tangible, como pudieran ser los ingenios terrestres (aviones,
helicópteros, globos sonda). Y a la acción de fenómenos físicos y
naturales (estrellas fugaces, meteoritos radiantes, cometas, radiaciones
caloríficas, condensaciones energéticas). Así pues, los OVNIS dejan de
ser tales cuando estos se convierten en una causa física, natural y
explicable y por supuesto, cuando se transforman en los fascinantes y
majestuosos VED; de origen, al menos, no terrestre.
Hoy por hoy y pese a lo que digan los más audaces pseudo expertos, no
existe en nuestro mundo un ingenio capaz de desarrollar la
aerodinámica de los VED, ni de desarrollar velocidades astronómicas y
mucho menos aún de superar la fricción de nuestra atmósfera. ¡ Y como
no de ser tripulados!.
¿De Dónde Vienen?
¡ Y quién lo sabe!. Desde luego apostaría particularmente, que de
multitud de lugares inimaginables y diversos. Y usando la estela
suigéneris ya trazada desde luego que, ni del pentágono, ni del
poligburó. Y es más, incluso me atrevería a asegurar que tampoco del
centro de nuestro planeta. Especular, podemos especular en demasía,
pero nadie, absolutamente nadie puede asegurar hoy por hoy la
procedencia o procedencias exactas de las majestuosas máquinas del
cosmos. Según los baremos y parámetros con que se maneja la
estadística de la ciencia llamada antaño ufología y hoy día ovnilogía, se
le sitúan desde; procedentes de una cercana luna y de otros mundos de
nuestro propio sistema solar (Venus, Marte y las lunas mayores de los
gigantescos Júpiter y Saturno), hasta los más remotos puntos del
oceánico mapa estelar (las Pléyadas, Andrómeda, Cassiopea, Oirón,
Sirio, Alfa Centauri, Betelgeusse). ¡Qué más da su procedencia! Al fin y
al cabo vivimos en lo que muy seguramente puede y debe ser una
descomunal y ciclópea ONU del cosmos.
Lo que si que es cierto, pese a quien pese incluidos iluminados
cerrilismos, menopausias mentales y egocentrismos en potencia, es que
no nos hallamos solos. Ya lo dijo Dios: No es bueno que el hombre esté
solo.
¿Desde cuándo nos visitan?
El planeta Tierra es un mosaico de culturas y civilizaciones. Para
comprobar esta aseveración, no tenemos más que abrir esa inmortal
enciclopedia que recoge los anales de la evolución humana: La Historia.
Y esa referida Historia nos revela que en su composición se ubican
millares de tradiciones, culturas, ritos y civilizaciones, algunas de las
cuales son tan arcaicas como el mismísimo tiempo.
Incluso en la era cuaternaria, periodo en el que se afirma que se originó
el hombre, encontramos vestigios sólidos y fundamentados, de una más
que evidente presencia extraterrestre. Y al decir esto no quiero ni
mucho menos rivalizar con el prestigioso experto investigador en astro
arqueología Erich Vön Daniken, adalid de la huella sobrenatural de
criaturas y civilizaciones de remotos mundos desconocidos.
En todas las civilizaciones antiguas, hallamos un rastro perfectamente
indeleble, del paso fugaz y prolongado de civilizaciones extraterrestres:
En todas ellas, se nos habla de la relación mantenida con los viajeros de
las estrellas o con los que consideraron sus propias deidades. Muestras
tan increíbles y excelsas las encontraremos en: Las pirámides de Keops,
Kefren y Mikerynos, el Machu Pichu, las pistas de Nazca, Tiahuanaco y
las piedras de Ica, halladas en el desierto de Ocucage; el astronauta de
palenque, los Mohais de la isla de Pascua; el Templo del Sol, o el
extraordinario Santuario druida de Stonehenge.
Anticipándome a las puntualizaciones de muchos basadas en el
pragmatismo y sentido común, a cerca de que muchas de estas obras
pudieran haber sido construidas por el hombre, quiero advertir dos
cuestiones que semejante hipótesis no consigue aclarar: ¿ Para quién
las construyeron y conque fin? y ¿Quiénes fueron los modelos o
instructores ?.
Ahí, en tal punto es donde comprobamos la majestuosidad de tales
construcciones, justo cuando una y otra vez continuamente, nos
estrellamos ante ellas. Sin llegar a descubrir lo que existe detrás de
semejantes colosos arquitectónicos.
Testimonios Divinos
La Biblia, el libro de todos los libros, está trufado de manifestaciones
sobrenaturales. Ya sé, que para los más acérrimos, religiosos, esto
puede constituir una manifestación heréJica propia de un anatema
integral. Ahora bien, sosteniendo mi apunte en los dogmatismo
religiosos, se me ocurre recordar que el más grande de todos los
profetas dijo aquello de: Mi reino, no es de este mundo, o lo que es lo
mismo, pretender creer y por ende, que la Tierra es el centro del
Universo, no obedece al amplio y expansivo sentido ecléptico y si a las
emanaciones de un ego omnívoro y al mismo tiempo a un acusa estado
de acentuada demencia senil.
Transcurridos siglos desde aquel entonces, ni si quiera hoy podemos
calcular las dimensiones del Universo. Y está claro que ello se debe tan
sólo a una premisa irrefutable: El Universo es incalculable por su
continua expansión.
Sería aconsejable acometer el estudio del fenómeno OVNI bajo las tres
fases en que se clasifica:
1ª.- Visualización.
2ª.- Fenómeno aterrizaje
3ª.- Abducción y encuentro físico.
A estas, recomiendo la incorporación de lo que es la Cuarta Fase:
Contactados y el fenómeno de la contactitis.
Después de todo lo expuesto, sólo nos resta contemplarnos unos
instantes ante un espejo, respirar hondo y considerar lo siguiente: No
hay persona más necia y obsoleta, que aquella que se mofa de lo que
desconoce (Efecto de Frustración).
Descargar

OVNIS

Relaciones Internacionales norte-sur en la Edad Contemporánea

Relaciones Internacionales norte-sur en la Edad Contemporánea

Capitalismo y democraciaHistoriografía española desde la TransiciónChoque o alianza de civilizacionesParadigmasTrío de Bretton WoodsGlobalización

Primeras civilizaciones

Primeras civilizaciones

RomaCivilizaciones mesopotámicasGreciaChinaHistoria del mundo antiguoEgiptoLiderazgo estratégico

Introducción Es imposible redactar un proyecto investigativo utilizando Las Relaciones Internacionales...

Introducción Es imposible redactar un proyecto investigativo utilizando Las Relaciones Internacionales...

Conflictos mundialesSociedad internacionalCivilizaciones históricas y actualesOrden político

Fenómeno OVNI

Fenómeno OVNI

AstronomíaAbduccionesJustificacionesFenómenos paranormalesMarcianosCaso RoswellVida extraterrestre