El Máster en Libros y Literatura para niños y jóvenes tiene el honor de
contar con Adela Basch como autora invitada de este mes.
Adela Basch nació en Buenos Aires el 23 de noviembre de 1946, día que casualmente
coincide con el de su cumpleaños. Tiene t res hermanos, dos varones y una mujer, pero
en cambio tuvo sólo dos padres, en este caso, una mujer y un varón. De los tres
hermanos mencionados, dos, una mujer y un varón, son mayores que ella, y aunque
resulte
extraño,
sólo
uno,
que
no
está
entre
los
may ores,
es
menor.
Ya de chica empezó a ir a la escuela. Allí aprendió a leer y escribir, sumar (su mar es en
realidad el océano Atlántico), restar, multiplicar y dividir. Todo eso le permitió que
más adelante leyera, escribiera, sumara (en realidad no tiene ninguna mara), restara,
multiplicara y dividiera. Esto último con bastante dificultad. A decir verdad, en la
escuela no se destacó. Con excepción de una vez en que tropezó con un pizarrón y
perdió simultáneamente los tacos de ambos zapatos. El mayor de sus hermanos
varones, que fue su hermano desde que ella nació, tuvo la ocurrencia de apodarla
Dolly, apodo que después nadie pudo podar. En su paso por la escuela secundaria no
hubo nada sobresaliente, salvo uno de sus dientes delanteros de la hilera superio r de
arriba, que sobresalió bastante. Ingresó a la Universidad de Buenos Aires después del
examen de ingreso. Allí estudió la carrera de Letras, con la que hizo buenas migas,
especialmente cada vez que entre una clase y otra comía algún pedazo de pan. A
medida que pasó el tiempo se fue volviendo cada vez mayor, aunque hasta ahora nunca
pudo superar en edad a quienes nacieron antes que ella. Cuando egresó se encontró
con un título en la mano y unos cuantos en su biblioteca. Como consideró que había
dedicado unos cuantos años a estudiar Letras, decidió que era tiempo de empezar a
escribir. Sus primeros textos fueron borradores, pero nunca sirvieron para borrar nada.
El primer libro que escribió es la obra de teatro “Abran cancha, que aquí viene don
Quijote de La Mancha”, en la que se advierte la influencia que después de tantos años
de estudio ejercieron sobre ella el Siglo de Oro Español, la famosa novela de Miguel de
Cervantes y su predisposición innata a jugar a la mancha. Esta obra se estrenó en 1979,
año en que se representó por primera vez. A partir de ese momento se puso en escena
muchísimas veces y en muy distintos lugares, pero ya nunca volvió a estrenarse.
El primer libro que publicó es la obra de teatro “Oiga, chamigo aguará”, que deja ver la
influencia
que
ejercieron sobre
ella
el
chamamé,
la
chamarrita
y otros ritmos
litoraleños, todos ellos muy difundidos en nuestras provincias del litoral. Esa fue la
primera
vez
que
publicó
un
libro
por
primera
vez,
y
también
la
última.
Su segundo libro publicado, “El planeta de los aljenfios” , que en la actualidad es parte
de un volumen titulado “Saber de las galaxias”, fue su primer libro protagonizado por
cuentos en vez de obras de teatro. Después publicó otros cuentos, pero ninguno de
ellos
volvió
a
ser
el
primero
en
publicarse.
Con el resto de sus libros ocurrió algo notable. Al segundo libro le siguió el tercero. Al
cuarto
le
siguió
el
quinto.
Al
quinto
le
siguió
el
sexto,
y
así
sucesivamente.
Otro sorprendente rasgo de sus libros es que si bien se sabe con c erteza cuál fue el
primero, nadie tiene la menor idea de cuál será el último.
Texto de Adela Basch para GRETEL
EL PROCESO DE CREACIÓN EN LA ESCRITURA DE ADELA BASCH
Voy a intentar decir algo acerca de un tema que, en principio, me hace pensar
en lo indecible, justamente en lo que no se puede decir. Y ya mismo cambiaría algo de
lo que acabo de escribir en la oración precedente. Así que empiezo otra vez.
Voy a intentar decir algo acerca de un tema que, en principio y también en
final, me hace pensar en lo indecible, justamente en lo que no se puede decir. Porque
la verdad es que yo sé muy poco acerca de cómo es el proceso de creación de mi
propia escritura. E intuyo que si supiera mucho al respecto, tal vez no escribiría o no
me interesaría demasiado hacerlo.
En este punto me doy cuenta de que algo que me interesa de la escritura es la
relación que guarda con cierta zona de misterio de la vida humana, con la incapacidad
de responder a todas las preguntas mediante el raciocinio y de descifrar los
significados que produce de manera unívoca y lineal.
Y creo que esto me revela un atajo para poder decir algo acerca de lo que hace
un instante me parecía indecible, o al menos un atajo para dejar de dar rodeos y
abordar una cuestión central que me parecía inabordable: cómo es el proceso de
creación de mi escritura.
En este caso el atajo que encontré me lleva a atajar la arraigada creencia de
que es uno o una quien escribe, me lleva hacerme a un lado y dejar el espacio abierto
para las palabras, para que sean ellas mismas las que se acerquen, se convoquen, se
atraigan, se vinculen entre sí, se abracen, se enreden y tramen entre ellas lo que más
les plazca.
Yo diría, tal vez porque entre otros géneros escribo mucho teatro o tal vez
porque no sepa cómo decirlo de otro modo, que para eso primero hay que preparar el
escenario y después, dejarlo bien vacío.
Para prepararlo hay que invitar inicialmente algunas palabras, no elegidas al
azar sino elegidas como uno elegiría a los comensales para una deliciosa cena íntima,
elegidas porque nos gustan por su sonido, o por sus resonancias, o por sus
posibilidades, o por lo que muestran, o por lo que ocultan, o por sus asociaciones, o
por sus fulgores, o por lo que fuere. Hay que invitarlas y hacer para ellas un ambiente
acogedor.
Y después, dejar el lugar vacío. Vacío sobre todo de las ideas que llamamos
propias, de los conceptos que nos parecen sustanciales y de la noción de que es
nuestra mente la que se hará cargo de escribir.
Si nos corremos un poco del centro del escenario, si dejamos la cancha libre, si
permitimos que las palabras hagan lo que quieran, pero sin por eso dejar de
atenderlas, si nos ocupamos de que tengan lo que necesitan y damos de beber a las
sedientas y de comer a las hambrientas y de dormir a las soñolientas y nos ponemos a
su servicio de manera de captar cuál necesita una caricia en la cabeza, cuál prefiere un
abrazo o cuál anhela un momento de soledad sin interferencias, si nos ponemos a sus
órdenes con disponibilidad total, es bastante probable que las palabras hagan casi
solas lo que sólo las palabras saben hacer.
Ahora necesito intentar decir lo mismo de otra manera.
Cuando quiero comenzar a escribir algo, se me presentan muchas posibles y
distintas maneras de hacerlo. Son tantas, que por un momento no sé cuál elegir, no sé
cómo empezar. Entonces se me hace claro que no hay un solo modo o un solo camino
para escribir lo que estoy intentando escribir, sino muchísimos. Y cuando eso se me
hace claro, lo que intento escribir se me hace oscuro. Oscurísimo.
Porque si hay muchos caminos para escribirlo, quiere decir que voy a tener que
elegir cuál tomar, que es como decir que voy a tener que construirlo. Escriba acerca de
lo que escriba, aunque quiera hacerlo, por ejemplo, sobre sucesos de la historia, voy a
tener que construir lo que escribo. Es decir, voy a hacer ficción.
Y escribir ficción para mí significa permitir que surja un espacio en el que mi
ignorancia sobresale por encima de todo lo que yo pueda saber. Es un espacio en el
que la actitud que me cabe es la de propiciar algo, permitir que nazca, que se haga
posible. Es dejar de lado por un momento las luces de mi propio saber, de mi propio
entendimiento, de las proyecciones de mi mente y abrazarme a esa oscuridad que
aparece cuando veo ante mí tantos caminos que no sé cuál tomar. Entonces, cuando
no hay tanta luz, sucede lo más importante y lo más difícil, viene lo que los griegos
llamaban “la musa”, las palabras se llaman unas a otras, se convocan, eligen su ritmo,
eligen cómo unirse, eligen cómo acompañarse y se van escribiendo ellas mismas.
Este camino me ha llevado, sin que yo misma me diera cuenta cómo, a escribir
la mayoría de mis libros, ya sean de narrativa, de teatro o de poesía, con rima. Y a que
predomine en ellos el ritmo casi musical que, para mí, la rima les imprime. Y de la
misma manera me ha llevado a hilvanar la trama de la mayoría de mis libros con
juegos de palabras.
Y también tengo la sensación de que son la rima y los juegos de palabras lo que
cincela las características de mis personajes y con frecuencia hace de ellos entidades
absolutamente literarias que al mismo tiempo tienen una marca muy fuerte de
oralidad y de lo más común y cotidiano de la vida.
LI BRO S PUBLI CA DO S

• OIGA, CHAMIGO AGUARÁ, Ediciones Colihue, Buenos Aires, l985.

• ABRAN CANCHA, QUE AQUÍ VIENE DON QUIJOTE DE LA MANCHA, Ediciones Colihue,
Buenos Aires, 1991.

• LA SONRISA EN LA CAJA, Libros del Quirquincho, Buenos Aires, 1994.

• EN MALLA EN LA PLAYA, Libros del Quirquincho, Buenos Aires, 1996.

• COLÓN AGARRA VIAJE A TO DA COSTA, Alfaguara, Buenos Aires, 1999.

• ¿QUIÉN ME QUITA LO TALADO?, Ediciones Santillana, Buenos Aires, 2001.

• SABER DE LAS GALAXIAS Y OTROS CUENTOS, Grupo Editorial Norma, Buenos Aires,
2001.

• JOSÉ DE SAN MARTÍN, CABALLERO DEL PRINCIPIO AL FIN, Alfag uara, Buenos Aires,
2001

• UNA LUNA JUNTO A LA LAGUNA, Ediciones SM, Colección El Barco de Vapor,
Buenos Aires, 2002.

• HABÍA UNA VEZ UN LIBRO, Ediciones Abran Cancha, Buenos Aires, 2002.

• EL REGLAMENTO ES EL REGLAMENTO, Grupo Editorial Norma, Buenos Aire s, 2003.

• ¡QUE SEA LA ODISEA!, Ediciones Alfaguara, Buenos Aires, 2003.

• SAN FRANCISCO PARA JÓVENES PRINCIPIANTES, Longseller, Buenos Aires, 2003.

• LLEGAR A MARTE, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2003.

• ¿QUÉ ES ESTO GIGANTESCO?, Grupo Editorial N orma, Buenos Aires, 2004.

• EL SURUBÍ Y EL MAR, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• EL CARPINCHO Y SUS AMIGOS, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• EL YAGUARETÉ QUE QUERÍA VIAJAR, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• EL YACARÉ Y LA SIRENA, Edito rial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• LA GRAN ORQUESTA, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• LOS ZORROS Y EL GIGANTE, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• EL COATÍ PREGUNTÓN, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• LOS COLIBRÍES Y EL QUIRQUINCHO, Editor ial Guadal, Buenos Aires, 2004.

• BELGRANO HACE BANDERA Y LE SALE DE PRIMERA, Ediciones Alfaguara, Buenos
Aires, 2005.

• UN NOMBRE QUE ASOMBRE, Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2005.

• QUE LA CALLE NO CALLE: POEMAS A LAS CALLES DE BUENOS AIRES, Edicion es Abran
Cancha, Buenos Aires, 2005.

• UNA PLANTA QUE NOS ENCANTA, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• EMPANADAS CALIENTES, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• CANARIOS, CANGUROS Y CANGREJOS, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• NOTICIAS DE ACTU ALIDAD, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• LA PRINCESA SABE LO QUE LE INTERESA, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• ACORDATE DE ESOS MATES, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• PAPEL PICADO, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• ENTRE LOS HIELOS Y LOS CIELOS, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2005.

• UNA NAVE ESPECIAL, Ediciones Infantil.Com, Buenos Aires, 2005.

• LAS INCREÍBLES AVENTURAS DE DON QUIJOTE Y SANCHO PANZA (CONTADAS PARA
CHICOS), Editorial Estrada, Colección Azulejos, Buenos Aires, 2 005.

• CRECÍ HASTA VOLVER A SER PEQUEÑA, Libros del Eclipse, Buenos Aires, 2006.

• HABÍA UNA VEZ UN LÁPIZ, Ediciones Abran Cancha, Buenos Aires, 2006.

• LA ABEJA QUE NO ERA NI JOVEN NI VIEJA, Atlántida, Buenos Aires, 2006.

• SALTANDO POR EL BOSQUE, Editori al Progreso, México, 2006.

• UN BUEN RATO DE TEATRO, Colección Mar de Papel, Editorial Crecer Creando,
Buenos Aires, 2006.

• TAL VEZ ALGUIEN RECUERDE UNA VALIJA VERDE, Colección Azulejitos, Editorial
Estrada, Buenos Aires 2006.

• SON TODOS COLMOS, Colecció n Azulejitos, Editorial Estrada, Buenos Aires 2007.

• TEATRO EN EL ACTO: OBRAS BREVES Y POEMAS PARA ACTOS ESCOLARES, Ediciones
Abran Cancha, Buenos Aires, 2007.

• CHISTES SIN CHISTAR Y OTRAS DELICIAS DE LA LENGUA CASTELLANA, Ediciones
Abran Cancha, Buenos Aires, 2007.

• BOROMBOMBÓN, LEVANTEMOS EL TELÓN, Ediciones Abran Cancha, Buenos Aires,
2007.

• MI ABUELA HABLA ESPAÑOL, Editorial Panamericana, Colección Bilingüe, Bogotá,
Colombia, 2007.

• ¡COSAS DE NO CREER! LEYENDAS DE HUMOR Y TERROR, en colaboración con
Alejandra Erbiti, Colección La Flor de la Canela, Ediciones Homo Sapiens, Rosario,
Argentina, 2007.

• EL VELERO DESVELADO, Ediciones Alfaguara, Buenos Aires, 2007.

• JULIANA QUIERE VOLAR, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2007.

• Y UN DÍA TREPARON AL CIE LO, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2007.

• EL ÁRBOL MÁS HERMOSO DEL MUNDO, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2007.

• LUCIANA Y SU VESTIDO NO QUIEREN CRECER, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2007.

• EL DRAGÓN QUE ASUSTABA A LA POBLACIÓN, Grupo Editorial Norma , Buenos Aires,
2008.

• RAMIRO EL REZONGÓN, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2008.

• UN GALLO SIN QUIQUIRIQUÍ, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2008.

• RENATO SUPERHÉROE, Editorial Guadal, Buenos Aires, 2008.

• ¿QUIEN ES EL MÁS BONITO?, Editorial Guadal, Bue nos Aires, 2008.

• TODO EN TREN, Ediciones Abran Cancha, Buenos Aires, 2008.

• PINCEL Y PAPEL, Ediciones Abran Cancha, Buenos Aires, 2008.

• MARTÍN FIERRO Y JOSÉ HERNÁNDEZ: DOS GRANDES, Grupo Editorial Norma, Buenos
Aires, 2008.

• COSA LOCADA, Editorial Panamericana, Bogotá, Colombia, 2008.
Descargar

MINI BIOGRAFIA