Guerra espiritual
Queramos reconocerlo o no, todo ser humano esta en una guerra espiritual. Esta
guerra ha sido peleada desde el principio del mundo y hemos sufrido grandes
perdidas.
En la guerra espiritual participan dos ejércitos, el ejercito de Dios y el ejercito de
Satanás. No obstante esto, lo bueno de saber es que la guerra terminara muy pronto
y que nuestra victoria esta asegurada por nuestro Señor Jesucristo. Busquemos en la
Palabra de Dios para que vean de la guerra que les hablo.
Efesios 6:10-18 - Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder
de su fuerza. 11 Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes
contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,
sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de
este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto,
tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo
acabado todo, estar firmes. 14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la
verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 15 y calzados los pies con el apresto del
evangelio de la paz. 16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar
todos los dardos de fuego del maligno. 17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada
del Espíritu, que es la palabra de Dios; 18 orando en todo tiempo con toda oración y
súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los
santos
Probablemente al leer esto muchos están diciéndose "yo no estoy en guerra con nadie"
o "yo no le sirvo a Satanás", pero la realidad del caso es que si no estas sirviendo a
Jesús quiere decir que sirves a Satanás y estas bajo su reino. Estamos combatiendo
una guerra que no se puede visualizar, y no podemos contar las perdidas de vidas.
Esta guerra no la puedes ver en el televisor, oírla en la radio, pero existe. Usted y yo
estamos en medio de ella según Pablo nos advirtió. Para aquellos que dudan que esta
guerra existe, tratare de explicárselo usando términos y ejemplos modernos. Es mi
oración que al leer esto se den cuenta de la advertencia de Pablo en Efesios 6:12 y
como se aplica a la vida moderna.
El Cristiano no lucha contra "sangre ni carne". Esto quiere decir que la guerra no es
contra personas, gobiernos, instituciones religiosas o políticas etc. No es contra cosas
que podemos ver y tocar. Lo que sucede es que la mayoría de las personas en el
mundo son clasificadas como personas visuales. Lo que les quiero decir es que
tenemos que verlo para creerlo. La mayoría de las personas si no lo pueden ver, pues
no existe. Si encuentras que esa manera de pensar te describe a ti, entonces la
advertencia de Pablo no te sirve puesto que no puedes ver los principados que te
rodean. No puedes ver los demonios a tu alrededor y por eso no puedes creer. Pero
pensemos por unos momentos en todo lo que nos rodea que no podemos ver. En el
mundo moderno existen muchas cosas que no podemos ver, tocar, oler o probar, pero
no tenemos problemas en creer que existen. Un poco confuso yo se, pero
continuemos. Veamos cosas que sabemos que existen pero que no podemos ver,
tocarle etc. Conteste las siguientes preguntas.
1. ¿Mira usted la televisión? Si ___ No___
2. ¿Escucha usted la radio? Si ___ No ___
3. ¿Usa usted un beeper? Si ___ No ___
4. ¿Usa usted un teléfono celular? Si___ No ___
Si usted respondió "Si" a una o todas las preguntas quiere decir que usted cree en
cosas que no puede ver, tocar, oír, etc. Todo lo expuesto arriba usa señales invisibles
que están a su alrededor en todo momento, pero no son discernibles a sus sentidos.
Pero no tenemos problemas en creer que están a nuestro alrededor.
Llegas a tu casa, te sientas frente al televisor o la radio y lo prendes. Escuchas o miras
un programa, si el programa no es de tu agrado, pues simplemente cambias la
estación. Es muy fácil cambiar la estación; aunque no puedes ver las señales, sabes
que si cambias de estación aparecerá otra imagen o otro sonido. Al igual que las
señales descritas, los demonios de Satanás están a tu alrededor. Este enemigo el cual
se levanta en oposición a Dios, que trata de llevar cautivo a todo ser humano y
destruirlo es Satanás. El es nuestro principal adversario, no se detendrá para
alcanzarnos y destruirnos (Efesios 6:12).
Satanás es muy astuto en sus táctica, y tratara cualquier cosa en cualquier momento
para destruirnos. El aprovechara la primera oportunidad cuando estemos cansados y
que nuestra guardia este baja. El principal campo de batalla esta en nuestra mente y
el la usa para engañar, tentar, mentir, inspirar malos pensamientos, confusión, dudas,
temor, desanimo, etc. ¡Es hora de cambiar de estación! El diablo es un ser vencido y
derrotado, Jesucristo lo derroto públicamente en la cruz del Calvario, y nos dio la
autoridad para cuando Satanás trate de levantarse en contra nuestra podamos
recordarle su lugar. Jesús vino a destruir las obras del diablo (1 Juan 3:8).
El nos dejo armas con la cuales luchar en contra del enemigo: Su sangre que nos
limpia y nos capacita para vivir una vida de victoria (Apocalipsis 12:10-11). Nos dejo
una armadura completa, la espada que es la palabra de Dios; proclamando su palabra
podemos combatir al enemigo, Jesús mismo cuando fue tentado hizo uso de esta. La
coraza, el cinto, el calzado y el yelmo también son partes muy importante de esta
coraza para nuestra defensa. Los resultados de participar en esta batalla son muchos.
Primero, obtenemos beneficios para nuestra vida Cristiana, ya que aprendemos ha
conocer mas el poder soberano de Dios, crecemos espiritualmente y por lo tanto
seremos de bendición a otros. Aprendemos ha usar las armas que se nos ha dejado,
nuestra fe aumenta, etc.
Segundo, el que podamos resistir las fuerzas del enemigo hace que el Reino de Dios
vaya extendiéndose y penetrando en las áreas que son dominadas por el poder de las
tinieblas. Trayendo con nosotros a esos lugares, la paz, el gozo, justicia, el amor, la
salvación y la libertad que Jesús vino a traer. Quiero reiterar una cosa, existen dos
ejércitos, el ejercito de Dios y el ejercito de Satanás. Aunque no lo quieran reconocer,
si no están con Dios, están automáticamente con Satanás. Por favor entiendan esto
bien claro, el no tomar una decisión en favor de Dios significa que has tomado el lado
de Satanás.
Para concluir.
Si te encuentras que estas en el lado de Satanás, que estas
sintonizado a su frecuencia, es hora de que te pares de tu sillón, tomes el control y te
pongas en sintonía con Dios. La palabra de Dios no cambia y la victoria final se acerca,
y de eso no existe duda (Apocalipsis 20:10). Como creyente Dios ha puesto todas las
cosas debajo de nuestros pies (Efesios 2:6; 1:20-22). Mantengámonos firmes,
resistiendo, hagamos uso de la autoridad que se nos ha dado en el nombre de Jesús;
sabiendo que somos mas que vencedores por medio de nuestro Señor Jesús (Romanos
8:37) sigamos en las filas que avanzan y resisten las fuerzas del enemigo.
Conquistemos reinos, naciones, pueblos, barrios, y comunidades en el glorioso nombre
de Jesús.
Descargar

Guerra espiritual