Sacerdotes rusos en la guerra civil española.
Tal vez sean pocos en Rusia quienes no se acuerden de aquella canción que habla de un chaval
que “abandonó su casa en el campo para repartir la tierra granadina entre los campesinos”. Se
sabe mucho de los voluntarios soviéticos que combatían en el bando republicano en España,
pero sobre los voluntarios rusos blancos en el bando nacional, casi nadie sabe nada.
No es de extrañar, ya que la historiografía soviética no conoció otro camino que el de
presentar a los republicanos como héroes, mientras que, por el contrario, aquellos que
luchaban con Franco eran fascistas.
Los testimonios sobre la participación de los voluntarios “blancos” durante la Guerra Civil
fueron recogidos en el libro “Los voluntarios rusos en España”, editado en San Francisco en
1983.
La mayor parte del libro describe el diario de Yaremchuk A.P., quien después de la contienda
se quedó en el país, trabajó en Radio Nacional de España hasta que falleció en Madrid en
1985. Una serie de publicaciones en la revista militar “El centinela” también fueron dedicadas
a la guerra en España. En el año 1936 junto con su insustituible editor V.V. Orejov la revista se
trasladó obligatoriamente desde París a Bruselas, dado que Francia estaba apoyando a la
República.
La guerra civil de los años 1936-1939, no es una página exclusiva de la historia de España, sino
también de la Iglesia Rusa Ortodoxa. En varias ocasiones los sacerdotes rusos vinieron a ver a
los soldados rusos. Concretamente, el archimandrita (posteriormente arzobispo) Ioán
(Shajovskoy), el arcipreste (posteriormente protopresbitero), Alexander Shabashov, y el
higúmeno (en tiempos pasados coronel del regimiento moscovita de la guardia imperial, y
posteriormente arzobispo) Nikon (Greve), visitaron España. A ellos se dedica esta publicación.
***
«Blancos» voluntarios no hubo muchos. La investigación “Los voluntarios rusos”, llevada a
cabo por А. Okorokov, se da una cifra de 72 soldados. ¿Por qué estaban en España? ¿Qué forzó
a esta gente a dejar su vida de inmigrantes, más o menos arreglada, y arriesgando su vida,
traspasar los Pirineos para vestir el uniforme español?
En realidad para los “blancos” combatientes, la guerra civil española fue la prolongación de la
guerra civil en su patria; muchos de ellos creían, que después de la derrota de los “rojos” en
España, llegaría la liberación de Rusia (es decir, Rusia sería liberada del comunismo).
«Por Dios, la Patria y el Rey”, este grito de guerra que aún ayer era ajeno a nosotros, ahora
llegó a ser íntimo y querido, porque con él, vislumbrábamos la esperanza», — escribía el
capitán Belov.
Las palabras del general Skorodumov sonaban aun más categóricas:
«Acaso no es igual ¿en qué lugar pegarles a los bolcheviques: el pico, la nuca o el talón?, o sea,
¿no es igual pegar estando en Rusia, España ó Japón? Lo más importante es pegarles y no
dejarles ni respirar. Allí donde se asoma el hocico del rojo, allí “cataplum”».
No cabe duda de que los voluntarios rusos no marchaban a España para luchar contra los
soldados soviéticos. Muchos de ellos vieron en el bando republicano los tanques y aviones
soviéticos; por ello, el capitán ayudante Yakov Polujin anotó en su diario:
“Corrían rumores que en el bando del enemigo luchaban los extranjeros, incluso los nuestros
—rusos—“, Ivanov contaba también sobre los militares soviéticos, y sobre los inmigrantes,
que aceptaron la causa de los rojos: “no me lo creo y en esto creeré tal vez cuando lo vea con
mis propios ojos, —al menos a uno— “.
Dos semanas después, el herido Polujin fue trasladado a la iglesia del pueblo de Quinto del
Ebro. Durante un bombardeo los muros del templo se irían abajo y con ellos la vida del oficial
ruso, quien llevaba el nombre (en su forma eslava) del apostol Santiago, y cuya vida se apagará
en tierra aragonesa. Ese templo permanece cerrado y no ha sido restaurado, sus paredes
llevan aún huellas de balas y de metralla.
Los voluntarios «blancos» veían en los republicanos la imagen del enemigo “rojo” y eso ante
todo se debía a la actitud de éstos respecto a la fe cristiana. La iglesia ortodoxa en Rusia y la
iglesia católica en España están unidas por toda una pléyade de nuevos mártires. Como
resultado de la guerra civil en España, trece obispos, cerca de dos mil quinientos monjes y
monjas, más de cuatro mil sacerdotes, y aproximadamente tres mil seglares, fueron
asesinados y torturados por la fe. Miles de templos y monasterios fueron destruidos y
profanados. No es de extrañar que los voluntarios rusos, al ver los cadáveres con los ojos fuera
y los medallones incrustados en las órbitas de las víctimas, recordaran la suerte de su patria.
“La Carta Colectiva del Episcopado español a los obispos del mundo entero” evoca un
panorama horroroso de la España republicana –que por cierto es bastante conocido por
aquellos que se familiarizaron con la historia de Rusia en el siglo XX–:
«… en la historia de los pueblos occidentales no se conoce un fenómeno igual de vesania
colectiva, ni un cúmulo semejante, producido en pocas semanas, de atentados cometidos
contra los derechos fundamentales de Dios, de la sociedad y de la persona humana. Ni sería
fácil, recogiendo los hechos análogos y ajustando sus trazos característicos para la composición
de figuras crimen, hallar en la historia una época o un pueblo que pudieran ofrecernos tales y
tantas aberraciones. Podemos decir que el caudal de arte, sobre todo religioso, acumulado en
siglos, ha sido estúpidamente destrozado en unas semanas, en las regiones dominadas por los
comunistas. Hasta el Arco de Bará, en Tarragona, obra romana que había visto veinte siglos,
llevó la dinamita su acción destructora. Las famosas colecciones de arte de la Catedral de
Toledo, del Palacio de Liria, del Museo del Prado, han sido torpemente expoliadas. …
… La revolución fue esencialmente 'antiespañola'. La obra destructora se realizó a los gritos de
"¡Viva Rusia!", a la sombra de la bandera internacional comunista. Las inscripciones murales, la
apología de personajes forasteros, los mandos militares en manos de jefes rusos, el expolio de
la nación a favor de extranjeros, el himno internacional comunista, son prueba sobrada del
odio al espíritu nacional y al sentido de patria…
… sobre todo, la revolución fue "anticristiana". No creemos que en la historia del Cristianismo y
en el espacio de unas semanas se haya dado explosión semejante, en todas las formas de
pensamiento, de voluntad y de pasión, del odio contra Jesucristo y su religión sagrada. Tal ha
sido el sacrílego estrago que ha sufrido la Iglesia en España, que el delegado de los rojos
españoles enviado al Congreso de los "sin Dios", en Moscú, pudo decir: "España ha superado en
mucho la obra de los Soviets, por cuanto la Iglesia en España ha sido completamente
aniquilada".
Contamos los mártires por millares; su testimonio es una esperanza para nuestra pobre patria;
pero casi no hallaríamos en el Martirologio romano una forma de martirio no usada por el
comunismo, sin exceptuar la crucifixión; y en cambio hay formas nuevas de tormento que han
consentido las sustancias y máquinas modernas…
Por otro lado los emigrantes rusos veían en el “ejército blanco” el símbolo de la gloria marcial
rusa, ofrenda a sí mismo, a la Patria, y no al "internacional”, desalmado.
Recordando sus visitas a España en los años de la guerra el padre Ioán Shajovskoy, escribió:
«Recuerdo cómo una tarde veraniega bajé a la cañada entre Castilla y Aragón, donde se
situaba la ciudad de Molina de Aragón. Y cómo me llevaron a un gran edificio de la escuela,
donde se desplazaba el tercio requeté Doña María de Aragón. Los crepúsculos se ponían
densos. El edificio estaba vacío…
…Encontramos a los combatientes en un local bajo, abovedado. Desde el rincón llegaba el
sonido musical rítmico y atenuado. Fue la oración parecida a nuestro akathistos a la Madre de
Dios. Más tarde me enteré que los soldados del Requeté hicieron una promesa de rezar
diariamente por la salvación de su país, del poder ateo, y que el Salvador les bendijera su lucha
y su vida para socorrer a España.
…Después fue el encuentro con los guerreros rusos, y la sensación esta vez más viva que antes
de la posible existencia del ejército con amor a Cristo…
…El pueblo piadoso ante el Creador y humilde ante la Iglesia debe tener una hueste con amor a
Cristo…
…La hueste terrstre goza de una virtud especial de impasibilidad y abnegación. Una fuerza
única. La que no se depara a cualquiera. Y por ende no a cualquiera se puede forzar a este
estado. Pero cada uno debe respetar este estado, llevado con sacrificio y pureza».
La visita del padre Ioán, sin duda representa máximo interés. Según el diario de A. Yaremchuk,
el padre Ioán ofició una Divina Liturgia en la ciudad de Molina de Aragón el día 18 de agosto de
1937. De los tres sacerdotes que estaban en España precisamente él dejó el legado más
destacado en la historia de la Ortodoxia del siglo XX.
Además, en 1939, en Berlín fueron publicadas “Las cartas de la hueste”, una obra bibliográfica
de gran valor, que no fue reeditada en Rusia y que de hecho es desconocida para el lector
ruso. Aprovechamos por tanto la oportunidad para agradecer a Amherst Centre for Russian
Culture, donde está el archivo del arzobispo Ioán (Shajovskoy), por la xerocopia del libro que
nos fue entregada. Algunas páginas de “Las Cartas”, tanto las que hacen referencia a la llegada
del padre Ioán a España, como las que describen su encuentro en Salamanca con los
capturados pilotos soviéticos, son un testimonio valioso.
***
A diferencia de los padres Ioán y Nikon, que representaban la Iglesia “Eulogiana”, el padre
Alexander Shabashev, fue el clérigo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en el Extranjero. Junto con los
testimonios de A. Yaremchuk y de N. Boltin se conservó una foto que muestra la Divina Liturgia
que el padre Alexander ofició en la monte Cerro del Contadero” a 1.639 metros de altura,
cerca del pueblo de Checa (provincia de Guadalajara) 9 de octubre de 1938 justo el día de San
de Juan Teólogo, fiesta del patrón del regimiento de Markov.
«La fiesta gozó de un ambiente exclusivamente solemne, —escribía en su carta N.Boltin—. Por
la mañana, el padre arcipreste ofició una Liturgia en el transcurso de la cual todos nosotros
comulgamos y después entonamos un tedeum a nuestro Creador. Todo esto con el coro
dirigido por К. А. Goncharenko. Nosotros hemos instalado la mesa del altar justo en la cumbre
de la montaña. Ante la mesa del altar, apoyados por la pirámide hecha con los fusiles,
ondeaba orgullosamente nuestro estandarte imperial y la bandera nacional española. En la
celebración estuvieron presentes todos nuestros compañeros de armas españoles y después
del tedeum todos ellos no solamente besaban la cruz sino también la mano del cura, y este
detalle nos impresionó considerablemente. Con todo esto, ellos nos devolvían el respeto y
atención que nosotros demostramos hacia su clero.
La misma posibilidad de empezar con la oración nuestra primera fiesta del destacamento nos
ha traído una alegría enorme…
…Después de la Liturgia el padre Alexander celebró la oratoria a Juan Teólogo con exclamación
de la memoria eterna al Emperador Nicolás II, la familia del Zar, y a todos los guerreros en
Rusia y aquí, que entregaron su vida «por Fe, el Zar y la Patria»; luego se cantó: “muchos años”
a la Casa Imperial, a la hueste cristiana y a todos los grados del destacamento ruso en el
ejército nacional español.
…Todos nosotros percibimos un presagio feliz, ya que durante la celebración ortodoxa nuestro
querido estandarte ruso descansaba sobre los fusiles de los voluntarios rusos, que ni un
instante cesaron la lucha por la Causa Blanca, y aprovechando la primera oportunidad tomaron
las armas para luchar de hecho y no de palabra contra los enemigos de nuestra patria. Aquí la
guerra pronto tocará su fin victorioso. Todos aquí creemos profundamente que el golpe
asestado por el Generalísimo Franco al Komintern repercutirá también en Rusia y los días de su
poder sobre ella están contados».
La alegría por la misa se alternó con el tiroteo.
«Por la tarde yo estuve en la posición de observador, —escribía А. Yaremchuk-. Conmigo se
sentó el sacerdote padre Alexander Shabashev, quién vio a través de los prismáticos que desde
las posiciones de los rojos hacia nosotros se dirigía una mula cargada con un hombre, que
resultó ser un tránsfuga automovilista. Los nuestros habían disparado durante mucho tiempo
contra los rojos y al abandonar la zona prendieron fuego a los matorrales, regresando a su
posición a las 9 de la noche».
***
Sobre el padre Nicon existe sólo un testimonio en el diario de A. Yaremchuk: ofició una Liturgia
el 22 de mayo de 1939 en la ciudad de Mora de Rubielos.
«Arreglamos el suelo, hubo una Liturgia, oración por los muertos y tedeum. Todos nosotros
confesamos y comulgamos. La Liturgia finalizó alrededor de la una de la tarde… Compartimos
la comida y una tertulia bastante animada, durante la cual el padre Nikon recordaba su
pasado».
Las hostilidades terminaban y el cura se despedía de los soldados con un tono alegre:
«…El señor Boltin y el sacerdote se marcharon, –el primero a Burgos y el padre Nikon a París–.
Al despedirse el padre Nicon me preguntó: «¿allí, parece, se quedó un poco de coñac?».
Lamentablemente todo fue bebido ayer. Dado que festejamos mi cumpleaños, el Sr. Belin me
echó una jarra enorme, más o menos de medio litro de coñac e hizo un brindis por mi salud. El
padre Nicon me miró con horror pero yo salí dignamente del apuro. Al echar un trago les dije:
«continuad por mi salud» y todos se vieron obligados a beber por mí porque si no me caería
muerto».
***
El 1 de abril de 1939 la guerra terminó. Muchos de los combatientes rusos se quedaron en
España; hoy en día ninguno de ellos sigue viviendo. Sin embargo quedó una memoria oral de
aquellos hombres que han aportado su grano de arena para conservar, en los espacios
españoles, el buen nombre de la Rusia cristiana. Nosotros los rusos ortodoxos que vivimos en
España, les debemos muchas plegarias a esta gente.
Que en paz descansen.
*****************************************************************************
Las cartas española sobre las huestes: Liturgia entre las montañas.
Un fragmento del libro «Las cartas españolas sobre las huestes». Berlín, 1939.
Ayer estábamos sentados con el sargento R., en una de las ciudades castellanas, en la zona de
combate, hablando sobre nuestro último triunfo en el frente de Santander (para nosotros —
los voluntarios rusos— el ejército nacional español, es nuestro ejército), por cierto muy
importante victoria, ya que capturamos al enemigo en un solo día, 15 baterías de artillería y 20
batallones. De repente se abre la puerta y el guardia nos trae un monje ruso.
No dábamos crédito a nuestros propios ojos, pensando que estábamos soñando; no fue un
espejismo: ante nosotros realmente estaba un monje ruso, el archimandrita Ioán Shahovskoy,
quién tras sortear serias dificultades había llegado hasta nosotros.
Nuestra alegría no tuvo límite. A pesar de una actitud excepcional hacia nosotros, a los
voluntarios rusos, de los españoles, tanto de las autoridades como de toda la población,
nosotros estábamos privados de oficios eclesiásticos ortodoxos, mientras que en la Cruzada,
que se llevó a cabo aquí, la oración adquiere una virtud tan alta.
Nuestro comandante de batallón, el capitán Rues, quien encarnaba en sí las mejores
tradiciones de los tradicionalistas españoles, los carlistas, y quién nos trataba a todos nosotros
cordial y solícitamente, le facilitó al padre Ioán su coche. Nosotros partimos a las posiciones
donde estaba acuartelada una compañía de Requetés, compuesta por el grupo más grande de
rusos. Desde la tarde, el capitán Rúes nos avisó sobre la visita del padre y que nos
abstuviésemos de la comida, en vista de la próxima Liturgia.
El viaje por esta parte de Castilla representa algunos peligros. Aquí no hay una línea
interrumpida del frente y debido al terreno montañoso y boscoso, algunos grupos de rojos
podían penetrar a nuestra zona y emprender ataques a varias personas. El sargento R. y yo
cargamos nuestros fusiles partiendo del dicho “ayúdate que yo te ayudaré”. El terreno que
teníamos que recorrer era muy bonito y montañoso. En algunas partes las montañas estaban
cubiertas con pinares. Sobre este paisaje se dispersaban pequeñas casitas, con paredes
blanqueadas y cubiertas por tejas, que conllevan un color pintoresco muy especial.
Tardamos en llegar más o menos una hora y media. Al hablar con el padre no nos dimos
cuenta cómo había pasado el tiempo y nos encontramos en una aldea donde estaban
acantonados los nuestros, en pie de guerra.
La aldea –típica aldea castellana- se cobijaba sobre una falda de la montaña. La ausencia total
de vegetación, las casas desordenadamente construidas de adobe, cubiertas como siempre
con tejados rojos y unos senderos abruptos y estrechos que comunicaban un grupo de
viviendas con otras –éste era el escenario–. Las casas, en su mayoría de dos pisos, tenían las
habitaciones bastante espaciosas.
Nosotros llegamos antes de la hora fijada y nuestros compañeros no estaban listos. El jefe del
grupo —un cabo español y osado oficial ruso de la avanzadilla—, Piotr Vasilievich B. salió a
nuestro encuentro, y detrás de ellos todos los demás.
Subimos una escalera empinada y lo primero que nos saltó a la vista fue una estantería con
nuestro tricolor ruso colgado y en la que estaban colocados varios íconos pequeños y ardía
débilmente una lamparilla. A ambos lados de las blanqueadas paredes se encontraban
magistralmente pintados por el alférez N.K.S., por un lado el águila bicéfala, y por el otro las
espadas; el emblema de Rusia y la valentía castrense.
El habla ruso, tostadas, afables y abiertas caras rusas, todo esto ha creado un estado de ánimo
excepcional, que no decayó mientras estuvimos en esta aldea.
Se iniciaron los preparativos para el oficio de la Liturgia. Bajo los iconos se colocó una mesa
cubierta con un mantel blanco, se sacaron dos velas eclesiásticas españolas. Al vestirse el
sacerdote leyó la oración y empezó a recibir por turno las confesiones de todos los presentes
para después dar inicio a la Liturgia.
El coro improvisado bajo la tutela del teniente К. А. G., en cuya formación se contaban unas
voces muy buenas, empezó al principio muy tímido pero luego, impetuosamente, llegó al final
cumpliendo bastante bien con su tarea.
El oficio inspirado del padre archimandrita y todo este ambiente, crearon unas impresiones
excepcionales por su profundidad. Yo veía las lágrimas en los ojos de muchos de estos
soldados que gozaban de gran fuerza de voluntad, curtidos en los combates, quienes con su
valentía y audacia merecieron el profundo respeto y gran admiración de sus compañeros
españoles; y yo mismo no me di cuenta cuando por mis mejillas corrían las lágrimas.
Al terminar la misa el padre Ioan pronunció un sermón muy excepcional por su vigor y
profundo sentido. Después nosotros fuimos al jefe de compañía a quién nuestros compañeros
habían apodado “papá” por su bondad y porque en su compañía servía de suboficial su hijo de
18 años, y como soldado raso, su sobrino.
[
Olvidaba contar que para participar en la Liturgia vinieron varios soldados españoles y había
que ver con qué atención y veneración ellos seguían la Liturgia, persignándose al mismo
tiempo cuando nosotros lo hacíamos.
Los nuestros fueron alojados en la casa que pertenecía a uno de los aldeanos que se fue con
los rojos, así que ellos fueron los dueños cabales de la vivienda. Empezamos a prepararnos
para el desayuno, encontramos algunas mesas, por cierto de distinta altura, sin embargo
suficientemente largas para que nos acomodáramos, cubrimos estas mesas con las mantas y
las llenábamos con los sencillos pero abundantes manjares. Como el más veterano de los
presentes yo levante la primera copa por Rusia, y había que ver, cómo fue admitido mi brindis,
y con qué fuerza se oyó: “Hurra” como respuesta a éste. Luego sonaron otros brindis, no
locuaces, pero que salían con candidez desde el corazón ruso, y que eran profundamente
conmovedores.
De no estar allí con nosotros, no podría darse cuenta lo que nosotros sentíamos. Imagínese: en
las montañas de castilla, en la España nacional, un fraile sacerdote ruso oficiando para los
rusos la Divina Liturgia.
Como un detalle les puedo contar una anécdota: al enterarse de que llegaba un cura para los
rusos, un campesino preparó a propósito para él, una empanada y la trajo al sacerdote.
A continuación del desayuno la conversación se alargó y si no fuéramos nosotros rusos, no
habríamos empezado a cantar nuestras viejas canciones militares, para alegría de los
lugareños. Lamentablemente el padre Ioán tenía que darse prisa para llegar a tiempo de visitar
otros grupos de rusos, así que al despedirse de los hospitalarios anfitriones, nos fuimos
acompañados por ellos hasta nuestro automóvil.
Ya casi subíamos al coche cuando de entre la multitud salió una mujer mayor, la esposa del
alcalde local besó la mano del sacerdote y nos pidió a todos nosotros homenajearla antes de la
partida y visitar su casa. Por supuesto el cura aceptó la invitación y fuimos a ver al edil…
Tenía que haber estallado tan cruelmente la guerra civil, para que nosotros los rusos
conociéramos mejor al pueblo español, su gran patriotismo y valentía, su excepcional
hospitalidad y, a pesar de la opinión formada, su excepcional virtud cristiana —la gran
tolerancia en los asuntos de la fe—…
Descargar

Sacerdotes rusos en la guerra civil española

Evolución del Capitalismo

Evolución del Capitalismo

Economía rusaTaylorHistoria universal

HISTORIA − TRABAJO DE INVESTIGACIÓN: vikingos RUSIA (DESDE VIKINGOS HASTA SIGLO XVIII)

HISTORIA − TRABAJO DE INVESTIGACIÓN: vikingos RUSIA (DESDE VIKINGOS HASTA SIGLO XVIII)

Unión SoviéticaDinastía romanovHistoria universalInvasiones vikingas

ARGUMENTO La poesía inicial de Si esto es un hombre, argumenta...

ARGUMENTO La poesía inicial de Si esto es un hombre, argumenta...

Campos de exterminio naziArgumentoLiteratura universal contemporánea del siglo XXNarrativa y novela autobiográfica

Invasión rusa a Chechenia

Invasión rusa a Chechenia

Historia universal del siglo XXGobierno rusoEstado independienteIndependencia

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL.

Causas políticas y económicasSiglo XXDesarrollo y consecuenciasHistoria Universal contemporánea