Causa N° 6464
"I., A.
s/ recurso de Casación"
En la ciudad de La Plata a los veintitrés días del mes
de diciembre del año dos mil cuatro, siendo las ...............
horas, se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores Jueces
de la Sala Primera del Tribunal de Casación Penal de la
Provincia de Buenos Aires, doctores Benjamín Ramón Sal
Llargués, Carlos Angel Natiello y Horacio Daniel Piombo,
para resolver en causa N° 6464 de este Tribunal, caratulada
"I., A. s/ recurso de Casación". Practicado el sorteo de ley,
resultó que en la votación debía observarse el orden
siguiente: SAL LLARGUES — NATIELLO - PIOMBO,
procediendo los mencionados magistrados al estudio de los
siguientes:
ANTECEDENTES
Llega esta causa a este Tribunal por recurso propio
interpuesto por el doctor Luis Alberto Grisolía, Defensor
Particular de A. I. a quien el Tribunal Criminal N° 1 del
Departamento Judicial San Martín condenara por infracción a
los arts. 189 bis y 255 del C.P.
La crisis del resolutorio la centra en la noción de arma
de guerra como diferente de la de uso civil condicional,
diferencia que no estaría en el calibre del arma "ya que en
las dos clases éstas son del mismo calibre...".
Sostiene que para que un arma sea de guerra deben
estar inventariadas como tales en las instituciones armadas o
de seguridad y registradas también como tales en el
Ministerio de Defensa y RENAR, puesto que si hubieran sido
dadas de baja serían de uso civil condicionado.
Dice que el fallo era correcto a la luz de las normas del
art. 189 bis 3er párrafo del C.P. y su decreto reglamentario
pero que tras la reforma introducida por la ley 25.086 y el
decreto 395/75, la conducta de tener las dos pistolas 9 mm.
no sería tenencia de arma de guerra sino tenencia de arma
de uso civil condicional, conducta atípica puesto que respecto de esta clase de armas- sólo está reprimida
penalmente la portación y no la tenencia que sería una
contravención.
Por efecto de la norma del art. 2 del C.P. debería
absolverse a I. por desincriminación de la conducta
imputada.
En relación al caso contingente, una de las armas
estaría a nombre de una transportadora de caudales, lo
revólveres no serían de guerra ni estarían a nombre de
ninguna institución armada y otra de las pistolas estaría a
nombre de un funcionario policial pero -por omisión de éste o
de la Policía Bonaerense- no lo estaría en el RENAR como
arma de guerra por lo que no se podría considerar a ninguna
de las armas secuestradas como de esa especie.
También critica las pautas de graduación de la sanción.
Reclama por ello absolución.
Llamadas las partes a la audiencia de informe, por la
reclamante no se hizo presente el doctor Grisolía y -en
cambio- por la acusadora, la doctora Alejandra Marcela
Moretti, Fiscal Adjunta ante este Tribunal, sostuvo que el
recurso no podía tener acogida.
Parte de la premisa de que las dos pistolas 9 mm. que
fueran secuestradas en poder del imputado son armas de
guerra puesto que -aún cuando no se encontraran inscriptas
en el RENAR- no muta la naturaleza de esos objetos.
Destaca que el recurrente no ha tenido en cuenta que
el párrafo del proyecto en que finca el argumento ha sido
observado por el Poder Ejecutivo en su promulgación, razón
por la que no rige.
Afirma que no cuestionada la constitucionalidad del
decreto de promulgación la inconstitucionalidad no podría ser
declarada de oficio.
Acepta en cambio que -aún cuando no lo ha solicitado
la recurrente- la norma del actual art. 189 bis inc. 2° segundo
párrafo (t.o. n° 25.886) amenaza una menor pena, por lo que
-incriminada la conducta sin solución de continuidadcorrespondería disminuir la pena por tal razón.
Asigna a la calidad de "arma de uso civil condicional" el
carácter de subcategoría de las de guerra.
Finalmente descarta que pueda recibirse la queja
respecto de las pautas para graduar la sanción.
Defiende así el concepto de armas de uso prohibido
empleado por el "a quo" para agravar por su número y por la
presencia de proyectiles de ese calibre.
Ello porque no ha sido imputado el delito de tenencia,
con lo cual la agravante procedería.
Solicita el rechazo salvo en lo que propicia la
disminución aludida.
Hallándose la causa en estado de dictar sentencia, la
Sala I del Tribunal dispuso plantear y resolver la siguientes:
CUESTIONES
1ra.) ¿Es admisible el presente recurso?
2da.) ¿Es materialmente fundado de modo que autorice
la casación?
3ra.) ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?
A la primera cuestión planteada el señor Juez,
doctor Sal Llargués, dijo:
El recurso se trae contra sentencia definitiva en los
términos del art. 450, se han cumplido las mandas en punto
a los plazos a que alude el art. 451 y se invocan motivos de
los contenidos en el art. 448, todos del rito.
Voto por la afirmativa.
A la misma primera cuestión planteada el señor
Juez, doctor Natiello, dijo:
Adhiero al voto del doctor Sal Llargués y doy el mío en
igual sentido y por los mismos fundamentos.
Voto por la afirmativa.
A la misma primera cuestión planteada el señor
Juez, doctor Piombo, dijo:
Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual
sentido y por los mismos fundamentos.
Voto por la afirmativa.
A la segunda cuestión planteada el señor Juez,
doctor Sal Llargués, dijo:
Como lo pone de resalto la doctora Moretti, todo el
argumento del recurrente se sustenta en un error conceptual
derivado de entender que la frase observada por el Poder
Ejecutivo en su decreto de promulgación (n° 496/99, art. 2°)
estuvo vigente en el texto que impusiera la ley 25.086, art.
2°. Como es de público y notorio, esa observación del poder
administrador opera como veto parcial al texto de una ley y desde luego- no tiene validez como ley.
Esta circunstancia hace que -a la luz de esa normativalas armas fueran de uso civil o de guerra conforme al calibre
por exclusión a partir de la letra de los arts. 4 y 5 del Decreto
395/75.
Empero tal como resalta la distinguida Fiscal Adjunta,
opera el art. 2 del C.P. por haber estipulado la actual
normativa -para el tipo de armas de referencia en autos- un
mínimo menor (dos años) lo que impone una reducción de la
penalidad impuesta.
En esa faena, no cabe descartar las agravantes
computadas por el "a quo" puesto que no es lo mismo, a la
luz del monto de injusto, la tenencia de un arma prohibida o
dos. Expresamente he acudido a la voz, arma prohibida
puesto que eso es lo que se puede sin hesitación leer a la luz
de las disposiciones legales comentadas en el nivel
dogmático de la tipicidad.
La particular interpretación del doctor Grisolía le ha
hecho decir que puede hablarse de munición de uso
prohibido pero que no podría motejarse de munición de
guerra. Allí acude al recurso que critica en el fallo.
No desconozco los graves alcances que puede irrogar
olvidar la precisión terminológica a la hora de tipificar
conductas pero no puedo dejar de decir que -tratándose la
figura en examen de una de las denominadas de peligro
abstracto, más allá de su legitimidad que no ha sido
controvertida en la sub lite- poco importa el "nomen juris" que
se asigne a los artefactos si su clasificación, contra lo que
sostiene el recurrente, deviene de la vieja disposición de año
1975 que ha permanecido al margen de las sucesivas y
defectuosas modificaciones legales que ha soportado el texto
de fondo.
Finalmente tal como contesta la acusadora, no ha sido
I. condenado por la posesión de munición del mismo calibre
de las pistolas cuestionadas, por lo que su presencia, a la luz
de la independencia típica entre las armas, su munición y los
elementos para su fabricación, tornan errado el planteo del
recurrente.
Con la salvedad hecha respecto de la aplicación de la
ley más benigna, voto por la negativa.
A la misma segunda cuestión planteada el señor
Juez, doctor Natiello, dijo:
Adhiero al voto del doctor Sal Llargués y doy el mío en
igual sentido y por los mismos fundamentos.
Voto por la negativa.
A la misma segunda cuestión planteada el señor
Juez, doctor Piombo, dijo:
Adhiero al voto de los colegas preopinantes en igual
sentido y por los mismos fundamentos.
Voto por la negativa.
A la tercera cuestión planteada el señor Juez,
doctor Sal Llargués, dijo:
Visto el modo en que han sido resueltas las cuestiones
precedentes corresponde: 1) declarar admisible el recurso de
Casación interpuesto en favor de A. I.; 2) hacer lugar al
mismo y en consecuencia, conforme lo solicita la señora
Fiscal Adjunta ante este Tribunal, doctora Alejandra Moretti,
casar parcialmente el resolutorio en crisis, disminuyendo la
pena impuesta, fijándola en 2 años y 3 meses de prisión e
inhabilitación especial por el término de 4 años y 6 meses
para ejercer cargos públicos dentro de la policía de esta
provincia, con costas; y en lo restante rechazar el recurso por
no haberse demostrado las violaciones legales denunciadas,
sin costas en esta instancia. (Arts. 2, 20 bis y 189 bis inc. 2°
segundo párrafo del C.P. -ley 25886- ; 448, 450, 451, 456
primer párrafo a contrario, 460; 530 y 531 del C.P.P.); 3)
regular los honorarios profesionales al letrado interviniente,
doctor Luis Alberto Grisolía, por la labor profesional
desplegada en esta sede, en la cantidad de ocho (8)
unidades jus con más los aportes de ley. Artículos 171 de la
Constitución Provincial; 1, 9, 16, 31, 33 y 51 de la ley Nº
8904; 1 y 12 inciso a) de la ley Nº 8455 y artículo 534 del
C.P.P. -ley Nº 11.922- debiendo procederse como lo
determina el art. 22 de la ley Nº 6716, modificado por el art.
12 de la ley Nº 10.268 y; 4) tener presente la reserva del
caso federal planteada por el recurrente a tenor del art. 14 de
la ley 48.
Así lo voto.
A la misma tercera cuestión planteada el señor
Juez, doctor Natiello, dijo:
Adhiero por sus fundamentos al preopinante dejando
sólo a salvo mi criterio contrario a fijar pena en esta sede.
Así lo voto.
A la misma tercera cuestión planteada el señor
Juez, doctor Piombo, dijo:
Adhiero al voto del doctor Sal Llargués en igual sentido
y por los mismos fundamentos.
Así lo voto.
Con lo que terminó el Acuerdo dictándose la
siguiente:
SENTENCIA
Por lo expuesto en el Acuerdo que antecede el
Tribunal resuelve:
I.-
Declarar
admisible
el
recurso
de
Casación
interpuesto por el Defensor Particular de A. I., doctor Luis
Alberto Grisolía.
II.- Hacer lugar al mismo y en consecuencia, conforme
lo solicita la señora Fiscal Adjunta ante este Tribunal, doctora
Alejandra Moretti, casar parcialmente el resolutorio en crisis,
disminuyendo la pena impuesta, fijándola en 2 años y 3
meses de prisión, e inhabilitación especial por el término de 4
años y 6 meses para ejercer cargos públicos dentro de la
policía de esta provincia, con costas; y en lo restante
rechazar el recurso por no haberse demostrado las
violaciones
legales
denunciadas,
sin
costas
en
esta
instancia.
Arts. 2, 20 bis y 189 bis inc. 2° segundo párrafo del
C.P. -t.o según ley 25886- ; 448, 450, 451, 456 primer
párrafo a contrario, 460; 530 y 531 del C.P.P.
III.- Regular los honorarios profesionales al letrado
interviniente, doctor Luis Alberto Grisolía, por la labor
profesional desplegada en esta sede, en la cantidad de ocho
(8) unidades jus con más los aportes de ley.
Artículos 171 de la Constitución Provincial; 1, 9, 16, 31,
33 y 51 de la ley Nº 8904; 1 y 12 inciso a) de la ley Nº 8455 y
artículo 534 del C.P.P. -ley Nº 11.922- debiendo procederse
como lo determina el art. 22 de la ley Nº 6716, modificado
por el art. 12 de la ley Nº 10.268.
IV.- Tener presente la reserva del caso federal
planteada por el recurrente a tenor del art. 14 de la ley 48.
Regístrese. Notifíquese. Remítase copia certificada de
lo aquí resuelto al Tribunal Criminal N° 1 del Departamento
Judicial San Martín. Oportunamente archívese.
Fdo.: BENJAMIN R. SAL LLARGUES; CARLOS A.
NATIELLO; HORACIO D. PIOMBO. ANTE MI: CRISTINA
PLACHE
Descargar

En la ciudad de La Plata a los veintitrés días... de diciembre del año dos ...