AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013.
QUEJOSA: *****
MINISTRO PONENTE: ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA
SECRETARIA: ANA MARÍA IBARRA OLGUÍN.
México, Distrito Federal. Acuerdo de la Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, correspondiente al día 15 de
enero de 2014
VISTO BUENO
MINISTRO:
V I S T O S los autos para resolver el amparo directo en revisión
número 3542/2013 interpuesto en contra de la sentencia dictada en el
expediente número ***** por el Décimo Cuarto Tribunal Colegiado en
Materia Civil del Primer Circuito.
R E S U L T A N D O:
COTEJÓ:
PRIMERO. Antecedentes: El día 27 de abril de 2007 el doctor
***** del servicio de ginecología y obstetricia del Instituto de Seguridad
Social y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, realizó un
estudio de histeroscopia a *****, durante el procedimiento se perforó su
útero, ocasionándole diversas complicaciones médicas.
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
1. Juicio ordinario civil.
El 15 de abril de 2011, *****
y *****,
demandaron en la vía ordinaria civil del Instituto de Seguridad Social y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (en adelante
ISSSTE), las siguientes prestaciones: (i) indemnización por daños y
perjuicios por la negligencia y falta de ética profesional del doctor *****,
perteneciente al ISSSTE, al perfórale el útero cuando realizaba el
estudio de histeroscopia; (ii) derivado de las secuelas psicosociales la
compensación por daño moral por la cantidad de *****; (iii) el pago de
***** que es el monto de los descuentos realizados al salario de *****
por concepto de incapacidades; y (iv) los gastos y costas que se
generen en el juicio.
El Juez Vigésimo Segundo de lo Civil del Tribunal Superior de
Justicia del Distrito Federal admitió el asunto registrándolo con el
número *****. El 2 de marzo de 2012 se dictó sentencia definitiva en la
que determinó que resultaba procedente la vía ordinaria civil en la que
***** demostró su acción, que ***** carecía de legitimación activa y
condenó al ISSSTE al pago de los siguientes conceptos: (i) daños y
perjuicios, los cuales se cuantificaran en la ejecución de la sentencia
en términos del artículo 1915 del Código Civil para el Distrito Federal;
(ii) las cantidades que le descontaron al salario de ***** por concepto
de pago de incapacidades; (iii) la cantidad de *****; (iv) daño moral los
cuales se cuantificaran en la ejecución de la sentencia en términos del
artículo 1916 del Código Civil para el Distrito Federal; y (v) pagó de
gastos y costas.
2. Recursos de apelación. Inconformes con la anterior resolución,
ambas partes interpusieron recursos de apelación, además la parte
actora se adhirió al recurso de apelación interpuesto por la
demandada, los cuales fueron registrados por la Novena Sala Civil del
Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal en los tocas *****,
***** y *****. El 1 de agosto de 2012, la Sala resolvió modificar la
2
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
sentencia impugnada, sólo respecto a la cuantificación del pago de
daño moral, actualizándolo a un monto que asciende a *****, tomando
en consideración los elementos del artículo 1916 del Código Civil para
el Distrito Federal (derechos lesionados, grado de responsabilidad,
situación económica de la responsable y de la actora, así como las
demás circunstancias del caso).
3. Trámite de los juicios de amparo ***** y *****. En contra de la
anterior sentencia ambas partes promovieron juicio de amparo directo,
los cuales fueron radicados por el Décimo Cuarto Tribunal Colegiado
en Materia Civil del Primer Circuito bajo los expedientes ***** y *****.
Seguidos los trámites correspondientes el órgano colegiado dictó
sentencia el 2 de mayo de 2013 en la que determinó sobreseer
respecto del amparo promovido por la parte actora y conceder el
amparo al ISSSTE para el efecto de que la Novena Sala Civil del
Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal dejara insubsistente la
sentencia reclamada y en su lugar emitiera otra cual atendiera que el
ISSSTE no sólo pretende controvertir la desestimación de la excepción
procesal de litisconsorcio pasivo necesario, sino que, como resultado
del examen de esta institución se hizo depender la competencia de los
órganos jurisdiccionales del Distrito Federal, debe entenderse
entonces que la implicación de ambos temas jurídicos provoca que los
argumentos expresados no sólo deban ser examinados a la luz del
litisconsorcio pasivo necesario sino además de la competencia de la
autoridad de segunda instancia. Sobre la competencia por materia y
fuero se debe invocar la jurisprudencia 130/2012 emitida por la
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de rubro:
“RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO. LA VÍA IDÓNEA
PARA DEMANDAR LA REPARACIÓN DE LOS DAÑOS DERIVADOS
DE LA ACTUACIÓN NEGLIGENTE DEL PERSONAL MÉDICO QUE
3
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
LABORA EN LOS INSTITUTOS DE SEGURIDAD SOCIAL (IMSS E
ISSSTE), ES LA ADMINISTRATIVA.”
4. Cumplimiento de la ejecutoria de amparo. En cumplimiento a la
sentencia de amparo la Novena Sala Civil del Tribunal Superior de
Justicia del Distrito Federal el 14 de mayo de 2013, dictó una nueva
resolución en los tocas *****, ***** y *****, en la cual determinó que el
Juez Vigésimo Segundo de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia
del Distrito Federal, carecía de competencia legal para conocer del
presente
asunto,
pues
al
tratarse
de
un
procedimiento
de
responsabilidad patrimonial de un ente público federal como es el
ISSSTE, el órgano jurisdiccional competente resultaba ser el Tribunal
de Justicia Fiscal y Administrativa, por lo cual era necesario remitir la
demanda y demás documentos para que dicho tribunal determinara lo
que a derecho convenga.
SEGUNDO. Juicio de amparo. En contra de la anterior
sentencia ***** y ***** a través de su autorizada solicitaron el amparo y
protección de la justicia federal. La parte quejosa invocó como
derechos fundamentales violados los consagrados en los artículos 1°,
14, 16 y 17 constitucionales, así como los artículos 1°, 8° apartado 1,
25, 29 y 30 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos
expresó los conceptos de violación que estimó pertinentes y señaló
como tercero perjudicado al ISSSTE.
Asimismo el ISSSTE por conducto de su apoderado promovió
amparo adhesivo.
Por razón de turno, correspondió conocer del asunto al Décimo
Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito
registrándolo
con
el
número
*****.
Seguidos
los
trámites
correspondientes dictó sentencia el 12 de septiembre de 2013 en la
4
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
que determinó negar el amparo solicitado a la parte actora y sobreseer
respecto del amparo adhesivo.
TERCERO. Interposición del recurso de revisión.
En
desacuerdo con el fallo anterior, la parte quejosa interpuso recurso de
revisión. Mediante proveído de 9 de octubre de 2013, la Presidenta
del Décimo Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer
Circuito ordenó remitir los autos a esta Suprema Corte de Justicia de
la Nación.
CUARTO. Trámite del recurso de revisión ante la Suprema
Corte de Justicia de la Nación. Por acuerdo de 16 de octubre de
2013, el Presidente de este Alto Tribunal ordenó formar y registrar el
expediente con el número 3542/2013 admitió el recurso de revisión
interpuesto con reserva del estudio de importancia y trascendencia;
se estableció la notificación al Procurador General de la República
para los efectos legales conducentes; así como también se turnó el
expediente para su estudio al Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.
Mediante proveído de 23 de octubre de 2013, esta Primera Sala se
avocó al conocimiento de este asunto.
C O N S I D E R A N D O:
PRIMERO. Competencia. Esta Primera Sala de la Suprema
Corte de Justicia de la Nación es competente para conocer del
presente recurso de revisión, en términos de lo dispuesto por los
artículos 107, fracción IX, de la Constitución; 83 de la Ley de Amparo;
21, fracción III, inciso a) de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la
Federación; y en relación con lo establecido en los puntos primero,
tercero y sexto del Acuerdo General 5/2013, emitido por el Pleno de
este Alto Tribunal el 13 de mayo de 2013, en virtud de haberse
5
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
interpuesto en contra de una sentencia dictada por un Tribunal
Colegiado de Circuito.
SEGUNDO. Oportunidad. El recurso de revisión hecho valer por
la parte quejosa fue interpuesto en tiempo y forma, de conformidad
con el artículo 86 de la Ley de Amparo. De las constancias de autos se
advierte que la sentencia recurrida se notificó por lista a la parte
quejosa el lunes 23 de septiembre de 2013, surtiendo efectos el
martes 24 siguiente, por lo que el plazo de diez días que señala el
artículo referido corrió del miércoles 25 de septiembre al martes 8 de
octubre ambos de 2013, descontándose los días 28 y 29 de
septiembre, así como 5 y 6 de octubre todos del 2013 por ser
inhábiles, de conformidad con los artículos 19 de la Ley de Amparo y
163 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación. En tales
condiciones, dado que de autos se desprende que el recurso de
revisión fue presentado el 8 de octubre de 2013, es evidente que se
interpuso oportunamente.
TERCERO. Cuestiones necesarias para resolver el asunto.
En este considerando se resumen los conceptos de violación, las
consideraciones del Tribunal Colegiado y los agravios esgrimidos por
el recurrente.
I. Demanda de amparo En su escrito de demanda, la parte quejosa,
planteó los siguientes argumentos en contra de la sentencia dictada
por la Sala responsable:
(1) Recurso eficaz. Al considerar los lineamientos contenidos en la
Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado para
determinar la improcedencia de la vía ordinaria civil, se afecta el
principio de un recurso eficaz contenido en los artículos 1°, 25,
29 y 30 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos,
6
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
ya que se debe considerar que la Corte Interamericana ha
desarrollado diversa jurisprudencia,1 en la cual establece que
los Estados están obligados a suministrar de recursos judiciales
efectivos a las víctimas de violación de derechos humanos,
recursos de deben tener la característica de ser sustanciados
de conformidad con las reglas del debido proceso y capaces de
producir un resultado a una violación especifica de derechos
humanos.
(2) Responsabilidad subjetiva indirecta. En el presente caso, no
se actualiza la aplicación de la Ley Federal de Responsabilidad
Patrimonial del Estado, toda vez que la parte actora no
demandó al ISSSTE por una actuación administrativa irregular,
(artículo 113 constitucional) sino que se atribuye impericia,
negligencia y una conducta que va en contra de las buenas
costumbres al personal médico de la citada institución, por lo
cual lo que se reclama es una responsabilidad subjetiva
indirecta al organismo público descentralizado que actúa en un
plano de coordinación como prestador de un servicio
contratado.
Por
lo
tanto,
corresponde
a
la
autoridad
jurisdiccional en materia civil el estudio del asunto, con base en
la
tesis
del
Tribunal
Pleno
43/2008,
“RESPONSABILIDAD
PATRIMONIAL
DIFERENCIA
RESPONSABILIDAD
ENTRE
de
DEL
rubro:
ESTADO.
OBJETIVA
Y
SUBJETIVA”. Así, la jurisprudencia en que se apoyó la Sala
responsable no resulta aplicable, porque en todo caso continúa
prevaleciendo el criterio del Tribunal Pleno.
(3) Derecho a la salud. No solo es un derecho constitucional sino
que es un derecho elevado a rango de derecho humano, cuya
1
opinión consultiva OC-9/87, aso Ivcher Bronstein vs Perú, Martín de Mejía vs Perú, Carranza vs
Argentina .
7
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
regulación por los Estado firmantes de la convención le impide
retroceder a favor de las personas.
II. Sentencia de amparo directo. El Tribunal Colegiado expresó las
siguientes consideraciones en su sentencia:
(1) El derecho a la salud y el derecho a la reparación por su
afectación. Mediante la reforma al artículo 4° constitucional, el
Estado mexicano reconoció el derecho a proteger la salud de
las personas y al adherirse a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos se comprometió a velar por dicho derecho
conforme al sistema interamericano de derechos humanos.
(2) Recurso eficaz para obtener la reparación. La Corte
Interamericana ha entendido que el Estado cumple con el
derecho a un recurso eficaz cuando en una ley formal establece
un procedimiento de carácter jurisdiccional que permite a los
gobernados obtener la protección o reparación del derecho
humano violado. Así conforme a los artículos 1° y 4° de la Ley
Federal de la Responsabilidad Patrimonial del Estado, se
estableció un procedimiento en sede judicial administrativa con
las garantías procesales necesarias, en el que la impetrante
puede obtener la reparación que demanda. Máxime que en
ninguna de las resoluciones de la Corte Interamericana que
invoca se establece una determinada vía para resolver la
reparación por la posible afectación del derecho fundamental a
la salud.
(3) Competencia. La competencia es el reconocimiento a una
autoridad de la facultad de realizar una actividad jurisdiccional,
que constituye un presupuesto procesal de estudio oficioso.
Ahora bien, respecto a la improcedencia de la vía civil se debe
destacar que en la contradicción de tesis 210/2012, la Primera
8
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
Sala tomando como base el concepto de actividad irregular del
Estado a que se refiere la jurisprudencia de Pleno 43/2008,2
determinó que la afectación a la salud por parte del personal
médico de instituciones de seguridad social del Estado
constituye una “actividad irregular del Estado”, por lo cual
correspondía a los Tribunales en materia administrativa conocer
de dichos asuntos. Lo anterior se ve reflejado en las
jurisprudencias
129/20123
y
130/2012,4
así
lejos
de
controvertirse la jurisprudencia del Tribunal Pleno, la Primera
Sala se ajusta a su contenido.
(4) Amparo adhesivo. Se desestiman los conceptos de violación
planteados por el ISSSTE en el amparo adhesivo, aplicando la
tesis de jurisprudencia 7/2013 de rubro: “AMPARO ADHESIVO.
DEBE
DECLARARSE
SIN
MATERIA
CUANDO
SE
DESESTIMEN LOS CONCEPTOS DE VIOLACIÓN DE LA
DEMANDA DE AMPARO PRINCIPAL (CRITERIO ANTERIOR
A LA EXPEDICIÓN DE LA LEGISLACIÓN REGLAMENTARIA
DEL AMPARO ADHESIVO).”
III. Recurso de revisión. La quejosa planteó los siguientes agravios
en contra de la sentencia de amparo dictada por el Tribunal Colegiado:
(1) Incorrecta interpretación del artículo 113 constitucional.
Existe una diferencia entre la responsabilidad subjetiva y directa
del Estado y la responsabilidad patrimonial (objetiva del Estado).
“RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO. DIFERENCIA ENTRE RESPONSABILIDAD
OBJETIVA Y SUBJETIVA”.
3 “RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO. LA ACTUACIÓN NEGLIGENTE DEL
PERSONAL MÉDICO QUE LABORA EN LAS INSTITUCIONES DE SEGURIDAD SOCIAL (IMSS E
ISSSTE) QUEDA COMPRENDIDA EN EL CONCEPTO DE "ACTIVIDAD ADMINISTRATIVA
IRREGULAR" A QUE SE REFIERE EL SEGUNDO PÁRRAFO DEL ARTÍCULO 113
CONSTITUCIONAL.”
4 “RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO. LA VÍA IDÓNEA PARA DEMANDAR LA
REPARACIÓN DE LOS DAÑOS DERIVADOS DE LA ACTUACIÓN NEGLIGENTE DEL
PERSONAL MÉDICO QUE LABORA EN LOS INSTITUTOS DE SEGURIDAD SOCIAL (IMSS E
ISSSTE), ES LA ADMINISTRATIVA.”
2
9
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
(2) Interpretación y aplicación de jurisprudencia. Se omite
estudiar la prevalencia de la jurisprudencia emitida por el Pleno
de la Suprema Corte de Justicia de la Nación respecto de la
Primera Sala, pues el órgano colegiado sólo afirma que el criterio
de la Primera Sala se ajustó a los lineamientos establecidos por
el Pleno sin explicar ni razonar dicho criterio. Por lo cual, se
continua vulnerando al pretender que la responsabilidad
subjetiva indirecta tenga la naturaleza de responsabilidad
objetiva y directa.
CUARTO. Estudio de la procedencia del recurso de revisión.
Antes de abordar el análisis de los argumentos hechos valer por la
parte recurrente debe examinarse si el presente asunto reúne los
requisitos de importancia y trascendencia para estar en aptitud de
decidir si el recurso es o no procedente.
Con esa intención conviene destacar, en principio, que de la
interpretación armónica de los artículos 107, fracción IX, de la
Constitución General de la República; 83, fracción V, 84, fracción II, 86
y 93 de la Ley de Amparo, y 10, fracción III, y 21, fracción III, inciso a),
de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, en relación
con el Acuerdo 5/1999 del Pleno de esta Suprema Corte de Justicia de
la Nación, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 22 de junio
del 1999, se obtiene que la procedencia del recurso de revisión contra
sentencias que en amparo directo pronuncien los Tribunales
Colegiados de Circuito, se encuentra condicionada a la concurrencia
de los siguientes requisitos:
A. Que en la sentencia recurrida se formule un pronunciamiento
sobre la constitucionalidad de una ley, tratado internacional o
reglamento,
o
la
interpretación
directa
de
un
precepto
10
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
constitucional; o que, de haberse planteado alguna de esas
cuestiones en la demanda de amparo, se haya omitido su estudio,
situación a la que se equipara cuando se haya desestimado el
concepto ante una calificativa de inoperancia, ineficacia o insuficiencia
de los conceptos de violación planteados, esto último de conformidad
con el criterio sustentado por el Pleno de este Alto Tribunal en la
contradicción de tesis 17/2007, resuelta en sesión de veinte de
noviembre de dos mil ocho, de donde derivó la jurisprudencia 26/2009,
cuyo rubro es: “REVISIÓN EN AMPARO DIRECTO. PROCEDE
CUANDO EL TRIBUNAL COLEGIADO OMITE REALIZAR EL
ANÁLISIS
DE
LA
CUESTIÓN
DE
CONSTITUCIONALIDAD
PLANTEADA EN LA DEMANDA POR CALIFICAR DE INOPERANTE,
INSUFICIENTE O INATENDIBLE EL CONCEPTO DE VIOLACIÓN
RELATIVO.”; 5 y,
B. Que el problema de constitucionalidad entrañe la fijación de
un criterio jurídico de importancia y trascendencia, a juicio del Pleno
o la Sala respectiva.
En ese sentido, la fracción II del propio punto Primero del
Acuerdo Plenario 5/1999, establece que, por regla general, se
entenderá que no se surten los requisitos de importancia y
trascendencia cuando:
a) Exista jurisprudencia sobre el tema de constitucionalidad
planteado.
5
Tesis: P./J. 26/2009. Localizable en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena
Época, Tomo XXIX, Mayo de 2009, página 6.
11
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
b) No se hayan expresado agravios o cuando, habiéndose
expresado, sean ineficaces, inoperantes, inatendibles o insuficientes,
siempre que no se advierta queja deficiente que suplir.
c) En los demás casos análogos a juicio de la Sala
correspondiente.
Los anteriores lineamientos se confirman en la tesis de
jurisprudencia número 2a./J. 64/2001, de la Segunda Sala de esta
Suprema Corte de Justicia de la Nación, que esta Primera Sala
comparte, cuyo rubro es: “REVISIÓN EN AMPARO DIRECTO.
REQUISITOS PARA SU PROCEDENCIA.”6
Esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación
considera que el presente recurso debe desecharse porque no se
cumplen los requisitos de procedencia, de acuerdo con las siguientes
consideraciones.
Si bien, del contenido de la demanda de amparo se puede
establecer que la quejosa planteó como concepto de violación la
interpretación del artículo 113 constitucional, para determinar si la
afectación a la salud por parte del personal médico de instituciones de
seguridad social del Estado constituye o no una “actividad irregular del
Estado”, y así establecer cuál es la vía para resolver la reparación por
la posible afectación del derecho fundamental a la salud. Lo cierto es
que, como lo precisó el Tribunal Colegiado que dictó la resolución
recurrida, sobre el tema ya existe jurisprudencia emitida por esta
Primera Sala de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación. Así en
términos del Acuerdo Plenario 5/1999 no se surten los requisitos de
importancia y trascendencia cuando exista jurisprudencia sobre el
6
Tesis: 2a./J. 64/2001. Localizable en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena
Época, Tomo XIV, Diciembre de 2001, página 315.
12
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
problema de constitucionalidad hecho valer en la demanda de
garantías.
Para corroborar lo anterior, se debe constar que efectivamente
exista jurisprudencia emitida por esta Suprema Corte de Justicia de la
Nación que resuelve el planteamiento de inconstitucionalidad.
En esencia, la quejosa planteó en el amparo que demandó al
ISSSTE por una impericia, negligencia y una conducta que va en
contra
de
las
buenas
costumbres
del
personal
médico
(responsabilidad subjetiva indirecta) y no por una actividad
administrativa irregular (responsabilidad objetiva) y por tanto no
resultaba procedente la vía administrativa sino la civil. Basando
sus consideraciones en la tesis del Tribunal Pleno 43/2008, de rubro:
“RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO. DIFERENCIA
ENTRE RESPONSABILIDAD OBJETIVA Y SUBJETIVA”. En este
sentido, la cuestión de constitucionalidad a dilucidar en el presente
asunto consiste en determinar lo siguiente: (i) si el actuar negligente
del personal médico que labora en las instituciones de seguridad
social del Estado puede considerarse comprendida dentro del
concepto ‘actividad administrativa irregular’ y por tanto incurren en
responsabilidad objetiva directa o bien, responsabilidad subjetiva
indirecta; y (ii) determinar la vía idónea para demandar la reparación
de los daños.
Respecto al inciso (i), esta Primera Sala, sustento en diversas
ejecutorias7 que la actividad irregular del Estado señalada en el
artículo 113 constitucional comprende la originada por los daños
7
Los precedentes que sostuvieron el citado criterio son: (i) Contradicción de tesis 210/2012.
Resuelto el 17 de octubre de 2012 por unanimidad de cinco votos respecto al fondo, bajo la
ponencia del Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea; y (ii) Amparo directo en revisión 10/2012,
resuelto el 11 de abril de 2012 por unanimidad de votos, bajo la ponencia del Ministro Arturo
Zaldívar Lelo de Larrea.
13
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
ocasionados por el personal médico de las instituciones de salud
pública como son el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto
de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio del
Estado.
En aquéllos precedentes, esta Primera Sala estableció que con
el objeto de mitigar las problemáticas que enfrentaban los particulares
para reclamar una indemnización por parte del Estado,8 la reforma
constitucional al artículo 113 constitucional pretendió evolucionar de
un
sistema
de
responsabilidad
indirecta
a
un
sistema
de
responsabilidad directa, a través del cual es posible demandar al
Estado, cuando éste o sus funcionarios causen daños a los
particulares en sus bienes o derechos, sin tener que demostrar la
ilicitud o el dolo de un servidor público en lo particular, sino
únicamente
que
la
actividad
administrativa
fue
realizada
irregularmente.
De esta manera definió que acorde a lo resuelto por el Tribunal
Pleno de esta Suprema Corte en la acción de inconstitucionalidad
8
En la exposición de motivos de la reforma al artículo 113 constitucional publicada el 14 de junio
de 2002 en el Diario Oficial de la Federación, de la Cámara de Diputados presentada el 22 de abril
de 1999, se expresó lo siguiente:
En efecto, entre las dificultades que la teoría de la culpa ha encontrado respecto de su pretendida
aplicación a las acciones u omisiones ilícitas de la Administración Pública y más precisamente
dicho de sus servidores públicos, son las siguientes:
1) La imposibilidad de identificar a los autores materiales tratándose de "daños impersonales o
anónimos" -casos cada vez más frecuentes en una Administración compleja y tecnificada- ha dado
lugar a que dichas acciones u omisiones queden impunes;
2) La dificultad para los particulares lesionados, de probar el actuar ilícito de los servidores públicos
del Estado, es decir, su culpabilidad, así como acreditar la insolvencia de éstos, lo cual propicia
que a los particulares no les quede más remedio que sufrir injustas consecuencias, en lugar de
promover las acciones jurídicas correspondientes, que por otra parte son largas y difíciles, o bien
ejercer presiones en vía de hecho:
3) La teoría de la culpa no comprende la responsabilidad por la producción de daños como
consecuencia del actuar licito o normal de la Administración Pública, a diferencia de la teoría de la
lesión antijurídica que funda la responsabilidad sobre el concepto de patrimonio dañado y pone el
acento sobre este término de la relación, y no sobre la conducta dañosa del servidor público, como
en la construcción tradicional; de tal suerte que esta nueva concepción permite imputar
responsabilidad al Estado, incluso por el funcionamiento normal de la actividad administrativa,
habida cuenta de que tal daño ha afectado negativamente el patrimonio del particular, y
4) La teoría de la culpa sólo puede predicarse de personas físicas con voluntad propia y no del
Estado.
14
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
4/2004, la actividad irregular del Estado se configura cuando la función
administrativa se realiza de manera defectuosa, esto es, sin atender a
las condiciones normativas o a los parámetros establecidos en la Ley
o en los reglamentos administrativos; entonces, cuando en la
prestación de un servicio público se causa un daño a los bienes y
derechos de los particulares, por haberse actuado irregularmente, se
configura la responsabilidad del Estado de resarcir el daño.
En ese sentido, la actividad administrativa irregular del Estado,
también comprende la prestación de un servicio público deficiente, por
lo que la responsabilidad patrimonial del Estado se actualiza cuando el
personal médico que labora en las instituciones de salud públicas
actúa negligentemente, ya sea por acción u omisión (presta un servicio
público deficiente), y ocasiona un daño a los bienes o derechos de los
pacientes.
Igualmente se precisó que aun cuando en tal caso sea necesario
demostrar la irregularidad de la actuación del Estado consistente en la
prestación de un servicio de salud deficiente, debe tenerse presente
que el sujeto demandado no es el médico en lo personal, sino el
Estado como ente responsable de la prestación adecuada de los
servicios públicos a su cargo, y en consecuencia, deben trasladarse
los requisitos propios de la responsabilidad médico-sanitaria al
esquema de responsabilidad patrimonial del Estado, sin ser necesario
probar la culpa de un agente del Estado en particular, sino la actuación
irregular de la dependencia demandada.
En consecuencia, para que proceda el pago indemnizatorio por
la actividad irregular del Estado, deben concurrir los siguientes
requisitos: 1) La existencia de un daño. Dicho daño debe ser: efectivo,
evaluable económicamente e individualizado con relación a una o
varias personas. 2) Que el daño sea imputable a la Administración
15
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
Pública, por ser efecto de su actividad administrativa irregular, la cual
puede consistir en la prestación deficiente del servicio público de
salud. 3) El nexo causal entre el daño y la actividad de la
Administración Pública.
Consideraciones jurídicas que están contenidas en las siguientes
tesis emitidas por esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia
de
la
Nación,
de
rubro
“RESPONSABILIDAD
siguiente:
PATRIMONIAL DEL ESTADO. LA ACTUACIÓN NEGLIGENTE DEL
PERSONAL MÉDICO QUE LABORA EN LAS INSTITUCIONES DE
SEGURIDAD SOCIAL (IMSS E ISSSTE) QUEDA COMPRENDIDA
EN
EL
CONCEPTO
DE
"ACTIVIDAD
ADMINISTRATIVA
IRREGULAR" A QUE SE REFIERE EL SEGUNDO PÁRRAFO DEL
ARTÍCULO
113
CONSTITUCIONAL.”9
y
“RESPONSABILIDAD
PATRIMONIAL DEL ESTADO. LA ACTIVIDAD ADMINISTRATIVA
IRREGULAR
A
QUE
SE
REFIERE
EL
ARTÍCULO
113
CONSTITUCIONAL, COMPRENDE EL DEBER DE REPARAR LOS
DAÑOS GENERADOS POR LA ACTUACIÓN NEGLIGENTE DEL
PERSONAL MÉDICO QUE LABORA EN UN ÓRGANO DEL
ESTADO.”10
Tesis: 1a./J. 129/2012 (10a.), cuyo texto es: “Conforme a lo resuelto por el Tribunal en Pleno de
esta Suprema Corte de Justicia de la Nación en la acción de inconstitucionalidad 4/2004, la
actividad administrativa irregular del Estado referida por el segundo párrafo del artículo 113 de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se configura cuando la función
administrativa se realiza de manera defectuosa, esto es, sin atender las condiciones normativas o
los parámetros establecidos en la ley o en los reglamentos administrativos. En tal sentido, cuando
en la prestación de un servicio público se causa un daño a los bienes y derechos de los
particulares por haber actuado de manera irregular se configura, por un lado, la responsabilidad del
Estado de resarcir el daño y, por otro, se genera el derecho de los afectados a que éste les sea
reparado. Ahora bien, la actividad irregular de referencia también comprende la deficiente
prestación de un servicio público; de ahí que la actuación negligente del personal médico que
labora en las instituciones de seguridad social del Estado (IMSS e ISSSTE) que cause un daño a
los bienes o derechos de los pacientes, sea por acción u omisión, queda comprendida en el
concepto "actividad administrativa irregular" a que se refiere el citado precepto constitucional y, por
ende, implica una responsabilidad patrimonial del Estado.” Localizable en el Semanario Judicial de
la Federación y su Gaceta, Libro XIX, Abril de 2013, Tomo 1, página 899. Contradicción de tesis
210/2012.
10 Tesis 1a. CXXXI/2012 (10a.), cuyo contenido es: “Conforme a lo resuelto por el Tribunal Pleno
de esta Suprema Corte en la acción de inconstitucionalidad 4/2004, la actividad irregular del Estado
a la que se refiere el artículo 113 de la Constitución General, se configura cuando la función
administrativa se realiza de manera defectuosa, esto es, sin atender a las condiciones normativas o
a los parámetros establecidos en la ley o en los reglamentos administrativos. En tal sentido,
9
16
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
Respecto al inciso (ii), para determinar la vía idónea para
demandar la reparación de los daños derivados de actos de
negligencia médica por parte del personal que labora en los institutos
de salud pública, esta Primera Sala11 estableció que existen diversas
alternativas para reclamar los daños causados derivados de actos de
negligencia médica cuya elección dependerá del carácter del
demandado y del tipo de responsabilidad que se pretenda demandar.
Los procesos con un objeto sancionador consisten en el procedimiento
de responsabilidad administrativa a los servidores públicos y el
proceso penal. Los procesos con fines indemnizatorios son la vía civil,
si se demanda al médico en lo particular; o bien, la vía administrativa,
si se demanda al Estado.
Respecto a la vía ordinaria civil, se establece que este juicio sólo
es procedente cuando se demande al médico en lo particular y/o a
una sociedad privada que preste servicios médicos. Por lo que en esta
vía no es posible demandar a las entidades públicas, ya que el artículo
1927 del Código Civil Federal fue derogado al momento de expedirse
la Ley de Responsabilidad Patrimonial del Estado. No obstante, es
posible reclamar en lo particular al médico que haya actuado
negligentemente aunque trabaje en una entidad pública.
cuando en la prestación de un servicio público se causa un daño a los bienes y derechos de los
particulares, por haberse actuado irregularmente, se configura la responsabilidad del Estado de
resarcir el daño y, por otro lado, se genera el derecho de los afectados a que sus daños sean
reparados. Así, debe entenderse que la actividad administrativa irregular del Estado, comprende
también la prestación de un servicio público deficiente. En el caso de la prestación deficiente de los
servicios de salud, la responsabilidad patrimonial del Estado se actualiza cuando el personal
médico que labora en las instituciones de salud públicas actúa negligentemente, ya sea por acción
u omisión, y ocasiona un daño a los bienes o derechos de los pacientes.” Localizable en el
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Libro XI, Agosto de 2012, Tomo 1, página 496.
Amparo directo en revisión 10/2012.
11 Los precedentes que sostuvieron el citado criterio son: (i) Contradicción de tesis 210/2012.
Resuelto el 17 de octubre de 2012 por unanimidad de cinco votos respecto al fondo, bajo la
ponencia del Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea; (ii) Amparo directo en revisión 1277/2012,
resuelto el 29 de agosto de 2012 por unanimidad de votos bajo la ponencia del Ministro José
Ramón Cossío Díaz; y (iii) Amparo directo en revisión 10/2012, resuelto el 11 de abril de 2012 por
unanimidad de votos bajo la ponencia del Ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.
17
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
Respecto a la vía administrativa para demandar al Estado la
indemnización de los daños originados por su actuar irregular, se
estimó que el legislador cuenta con un amplio margen para diseñar el
procedimiento a través del cual pueda hacerse efectivo el sistema de
responsabilidad patrimonial del Estado.
En ese sentido, por cuanto hace al ámbito federal, el legislador
optó por configurar en la vía administrativa la reparación de los daños
causados por una actividad administrativa irregular, a través de la Ley
Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado. Así, se derogaron
los
preceptos
correspondientes
de
la
Ley
Federal
de
Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, así
como del Código Civil Federal, que se oponían al sistema de
responsabilidad patrimonial de carácter general, objetivo, directo y
ponderado del Estado.
La referida ley en su Capítulo III establece el procedimiento que
habrá de seguirse para exigir la responsabilidad patrimonial de los
entes públicos federales.
El proceso administrativo inicia con un procedimiento ante la
propia entidad o dependencia presuntamente responsable, a través de
la reclamación respectiva,12 cuyo trámite deberá desahogarse de
acuerdo a las reglas que prevé la Ley Federal de Procedimiento
Administrativo.13
12
Artículo 17 (Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado). Los procedimientos de
responsabilidad patrimonial de los entes públicos federales se iniciarán por reclamación de la parte
interesada.
13 Artículo 18 (Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado). La parte interesada deberá
presentar su reclamación ante la dependencia o entidad presuntamente responsable u organismo
constitucional autónomo, conforme a lo establecido en la Ley Federal de Procedimiento
Administrativo. […]
18
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
Conforme a esta última Ley, una vez admitida la demanda se
desahogan pruebas dentro de un periodo de entre tres y quince días,
debiéndose notificar a las partes tres días antes el desahogo de
pruebas.14 Posteriormente, se deja el expediente a disposición de los
interesados para que en un periodo de entre cinco y diez días
formulen alegatos,15 para después resolver la procedencia o
improcedencia de la indemnización. La resolución de la dependencia
demandada como mínimo debe contener: lo relativo a la existencia de
la relación de causalidad entre la actividad administrativa y la lesión
producida, la valoración del daño o perjuicio causado, y el monto de la
indemnización,
explicitando
los
criterios
utilizados
para
su
cuantificación.16
Una vez emitida la resolución, dicho acto podrá ser revisado ya
sea mediante el recurso de revisión, ante la misma autoridad, en vía
14
Artículo 44 (Ley Federal de Procedimiento Administrativo). Iniciado el procedimiento, el órgano
administrativo podrá adoptar las medidas provisionales establecidas en las leyes administrativas de
la materia, y en su caso, en la presente ley para asegurar la eficacia de la resolución que pudiera
recaer, si existieren suficientes elementos de juicio para ello.
Artículo 51 (Ley Federal de Procedimiento Administrativo). El desahogo de las pruebas ofrecidas y
admitidas se realizará dentro de un plazo no menor a tres ni mayor de quince días, contado a partir
de su admisión.
Si se ofreciesen pruebas que ameriten ulterior desahogo, se concederá al interesado un plazo no
menor de ocho ni mayor de quince días para tal efecto.
Las pruebas supervenientes podrán presentarse siempre que no se haya emitido la resolución
definitiva.
Artículo 52 (Ley Federal de Procedimiento Administrativo). El órgano administrativo notificará a los
interesados, con una anticipación de tres días, el inicio de las actuaciones necesarias para el
desahogo de las pruebas que hayan sido admitidas.
15 Artículo 56 (Ley Federal de Procedimiento Administrativo). Concluida la tramitación del
procedimiento administrativo y antes de dictar resolución se pondrán las actuaciones a disposición
de los interesados, para que en su caso, formulen alegatos, los que serán tomados en cuenta por
el órgano competente al dictar la resolución.
Los interesados en un plazo no inferior a cinco días ni superior a diez podrán presentar por escrito
sus alegatos.
Si antes del vencimiento del plazo los interesados manifestaran su decisión de no presentar
alegatos, se tendrá por concluido el trámite.
16 Artículo 23 (Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado). Las resoluciones que dicte
el ente público federal con motivo de las reclamaciones que prevé la presente Ley, deberán
contener como elementos mínimos los siguientes: El relativo a la existencia de la relación de
causalidad entre la actividad administrativa y la lesión producida y la valoración del daño o perjuicio
causado, así como el monto en dinero o en especie de la indemnización, explicitando los criterios
utilizados para su cuantificación. Igualmente en los casos de concurrencia previstos en el Capítulo
IV de esta Ley, en dicha resolución se deberán razonar los criterios de imputación y la graduación
correspondiente para su aplicación a cada caso en particular.
19
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
administrativa o bien, directamente por vía jurisdiccional ante el
Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.17
En caso de que se optara por la vía administrativa, el recurso de
revisión se presenta ante la autoridad que emitió el acto impugnado,
dentro de los siguientes quince días a que surta efectos la notificación
de dicho acto, debiendo expresar agravios y anexar el acto
impugnado. Posteriormente resuelve el superior jerárquico de la
autoridad responsable.18
Por su parte, en caso de que se optara por la vía jurisdiccional, la
demanda se presenta dentro de los cuarenta y cinco días siguientes a
que surta efectos la notificación del acto impugnado; ya sea mediante
escrito ante la Sala Regional competente o en línea, a través del
Sistema de Justicia en Línea.19 Se admite la demanda y después se
17
Artículo 24 (Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado). Las resoluciones de la
autoridad administrativa que nieguen la indemnización, o que, por su monto, no satisfagan al
interesado podrán impugnarse mediante recurso de revisión en vía administrativa o bien,
directamente por vía jurisdiccional ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.
18
Artículo 85 (Ley Federal de Procedimiento Administrativo). El plazo para interponer el recurso de
revisión será de quince días contado a partir del día siguiente a aquél en que hubiere surtido
efectos la notificación de la resolución que se recurra.
Artículo 86 (Ley Federal de Procedimiento Administrativo). El escrito de interposición del recurso
de revisión deberá presentarse ante la autoridad que emitió el acto impugnado y será resuelto por
el superior jerárquico, salvo que el acto impugnado provenga del titular de una dependencia, en
cuyo caso será resuelto por el mismo. Dicho escrito deberá expresar: […]
IV. Los agravios que se le causan;
V. En su caso, copia de la resolución o acto que se impugna y de la notificación correspondiente.
Tratándose de actos que por no haberse resuelto en tiempo se entiendan negados, deberá
acompañarse el escrito de iniciación del procedimiento, o el documento sobre el cual no hubiere
recaído resolución alguna; y […]
19 Artículo 13 (Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo). El demandante podrá
presentar su demanda, mediante Juicio en la vía tradicional, por escrito ante la sala regional
competente o, en línea, a través del Sistema de Justicia en Línea, para este último caso, el
demandante deberá manifestar su opción al momento de presentar la demanda. Una vez que el
demandante haya elegido su opción no podrá variarla. Cuando la autoridad tenga este carácter la
demanda se presentará en todos los casos en línea a través del Sistema de Justicia en Línea.
Para el caso de que el demandante no manifieste su opción al momento de presentar su demanda
se entenderá que eligió tramitar el Juicio en la vía tradicional.
La demanda deberá presentarse dentro de los plazos que a continuación se indican:
I. De cuarenta y cinco días siguientes a aquél en el que se dé alguno de los supuestos siguientes:
a) Que haya surtido efectos la notificación de la resolución impugnada, de conformidad con lo
dispuesto en esta Ley, inclusive cuando se controvierta simultáneamente como primer acto de
aplicación una regla administrativa de carácter general.
b) Hayan iniciado su vigencia el decreto, acuerdo, acto o resolución administrativa de carácter
general impugnada cuando sea auto aplicativa.
[…]
20
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
emplaza al demandado, el cual debe contestar dentro de los cuarenta
y cinco días siguientes a que surta efectos la notificación.20
Posteriormente, se desahogan todas las pruebas y diez días después,
si no existiere ninguna cuestión pendiente que impida su resolución,
se abre un periodo de cinco días para formular alegatos por escrito.
Fenecido ese término se declara cerrada la instrucción.21 Una vez
sucedido lo anterior, se pronuncia la sentencia dentro de los sesenta
días siguientes.22 La resolución como mínimo debe contener: lo
relativo a la existencia de la relación de causalidad entre la actividad
administrativa y la lesión producida, la valoración del daño o perjuicio
causado, y el monto de la indemnización, explicitando los criterios
utilizados para su cuantificación.23
20
Artículo 19 (Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo). Admitida la demanda se
correrá traslado de ella al demandado, emplazándolo para que la conteste dentro de los cuarenta y
cinco días siguientes a aquél en que surta efectos el emplazamiento. El plazo para contestar la
ampliación de la demanda será de veinte días siguientes a aquél en que surta efectos la
notificación del acuerdo que admita la ampliación. Si no se produce la contestación a tiempo o ésta
no se refiere a todos los hechos, se tendrán como ciertos los que el actor impute de manera
precisa al demandado, salvo que por las pruebas rendidas o por hechos notorios resulten
desvirtuados.
[…]
21 Artículo 47 (Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo). El Magistrado Instructor,
diez días después de que haya concluido la sustanciación del juicio y no existiere ninguna cuestión
pendiente que impida su resolución, notificará por lista a las partes que tienen un término de cinco
días para formular alegatos por escrito. Los alegatos presentados en tiempo deberán ser
considerados al dictar sentencia.
Al vencer el plazo de cinco días a que se refiere el párrafo anterior, con alegatos o sin ellos, se
emitirá el acuerdo correspondiente en el que se declare cerrada la instrucción.
22 Artículo 49 (Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo). La sentencia se
pronunciará por unanimidad o mayoría de votos de los magistrados integrantes de la Sala, dentro
de los sesenta días siguientes a aquél en que se dicte el acuerdo de cierre de instrucción en el
juicio. Para este efecto el Magistrado Instructor formulará el proyecto respectivo dentro de los
cuarenta y cinco días siguientes a aquél en que se dictó dicho acuerdo. Para dictar resolución en
los casos de sobreseimiento por alguna de las causas previstas en el artículo 9o. de esta Ley, no
será necesario que se hubiese cerrado la instrucción.
23 Artículo 50-A (Ley Federal de Procedimiento Contencioso Administrativo). Las sentencias que
dicte el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa con motivo de las demandas que prevé
la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado, deberán contener como elementos
mínimos los siguientes:
I. El relativo a la existencia de la relación de causalidad entre la actividad administrativa y la lesión
producida y la valoración del daño o perjuicio causado;
II. Determinar el monto de la indemnización, explicitando los criterios utilizados para su
cuantificación, y
III. En los casos de concurrencia previstos en el Capítulo IV de la Ley Federal de Responsabilidad
Patrimonial del Estado, se deberán razonar los criterios de impugnación y la graduación
correspondiente para su aplicación a cada caso en particular.
21
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
Bajo esas premisas, se concluyó que la vía administrativa es
idónea para demandar al Estado la reparación de daños ocasionados
por la prestación deficiente de los servicios de salud.
Criterio que se refleja en la tesis aislada CXXXIII/2012 (10a.), de
rubro: “RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DEL ESTADO. LA VÍA
IDÓNEA PARA DEMANDAR DEL ESTADO LA REPARACIÓN DE
LOS DAÑOS DERIVADOS DE ACTOS DE NEGLIGENCIA MÉDICA
ES
LA
ADMINISTRATIVA”,24
jurisprudencia
130/2012
el
de
cual
rubro:
fue
refrendado
en
la
“RESPONSABILIDAD
PATRIMONIAL DEL ESTADO. LA VÍA IDÓNEA PARA DEMANDAR
LA
REPARACIÓN
ACTUACIÓN
DE
LOS
NEGLIGENTE
DAÑOS
DEL
DERIVADOS
PERSONAL
DE
MÉDICO
LA
QUE
LABORA EN LOS INSTITUTOS DE SEGURIDAD SOCIAL (IMSS E
ISSSTE), ES LA ADMINISTRATIVA.”25
En este sentido, se advierte que tanto en los precedentes
resueltos por esta Primera Sala como en la demanda de amparo
de la que deriva el presente recurso de revisión, el planteamiento
jurídico incide en cuestionar si la atención médica deficiente
Cuyo texto es: “Respecto a la vía procesalmente idónea para ejercer el derecho a reclamar la
reparación de los daños causados por el Estado, el artículo 113 de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos, deja un amplio margen al legislador para diseñar el procedimiento a
través del cual pueda hacerse efectivo el sistema de responsabilidad patrimonial del Estado. En el
ámbito federal, el legislador optó por configurar en la vía administrativa la reparación de los daños
causados por una actividad administrativa irregular, a través del procedimiento establecido en la
Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado. Así, en tanto la actividad administrativa
irregular del Estado comprende la prestación deficiente de los servicios de salud, es la vía
administrativa la idónea para demandar del Estado la reparación de dichos daños.” [Localizable en
el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Libro XI, Agosto de 2012, Tomo 1, página 496.
Amparo directo en revisión 10/2012.]
25 Cuyo texto es: “El artículo 113 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos deja
un amplio margen al legislador para diseñar el procedimiento a través del cual pueda hacerse
efectivo el sistema de responsabilidad patrimonial del Estado. En ese sentido, en el ámbito federal,
el legislador optó por configurar en la vía administrativa la reparación de los daños causados por
una actividad administrativa irregular a través del procedimiento establecido en la Ley Federal de
Responsabilidad Patrimonial del Estado; de ahí que como la citada actividad irregular comprende la
deficiente prestación de los servicios de salud, la vía idónea para demandar al Estado la reparación
de los daños derivados de la actuación negligente del personal médico que labora en los institutos
de seguridad social del Estado (IMSS e ISSSTE) es la administrativa. [Localizable en el Semanario
Judicial de la Federación y su Gaceta, Libro XIX, Abril de 2013, Tomo 1 página 900]
24
22
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
prestada por institutos de seguridad social del Estado, queda
comprendida en el concepto “actividad administrativa irregular” y
por ende es una responsabilidad objetiva directa, en la cual la vía
administrativa es idónea para demandar la reparación de los
daños. Planteamientos de constitucionalidad que ya ha sido
analizado por esta Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación y sobre los cuales ya existe jurisprudencia, como
quedo señalado.
Es importante establecer que no obstante que en el presente
asunto se determinó que la atención médica deficiente prestada por
institutos de seguridad social del Estado, queda comprendida en el
concepto “actividad administrativa irregular” y por tanto la vía
administrativa es la idónea para demandar la reparación de los daños,
esto no impide que la quejosa ejerza el derecho a la salud y a una
indemnización justa.
Pues, la hoy recurrente tiene expedita la vía civil para demandar
en lo particular al médico perteneciente al ISSSTE por una impericia,
negligencia y una conducta que va en contra de las buenas
costumbres (responsabilidad subjetiva indirecta) o bien la vía
administrativa para tramitar ante el ISSSTE el recurso de reclamación
conforme al procedimiento que prevé la Ley Federal de Procedimiento
Administrativo. La resolución que dicte el Instituto podrá impugnarse
mediante recurso de revisión
en vía administrativa, o bien,
directamente por vía jurisdiccional ante el Tribunal Federal de Justicia
Fiscal y Administrativa.
No pasa desapercibido que el plazo a partir del cual corre la
prescripción para reclamar la reparación de los daños, conforme al
artículo 25 de la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del
23
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
Estado,26 es a partir de que cesan los efectos lesivos de los hechos
dañosos, si se trata de daños de carácter continuo. Sin embargo se
debe destacar que en el presente asunto dicho plazo se interrumpió,
en el momento en que el Juez de Primera instancia no declinó su
competencia, pues al ser de estudio oficioso dicho tema procesal,27 el
Juzgador debía indicar su incompetencia para conocer el asunto. En
ese sentido, el plazo para interponer el recurso de reclamación ante el
26
Artículo 25 (Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado). El derecho a reclamar
indemnización prescribe en un año, mismo que se computará a partir del día siguiente a aquel en
que se hubiera producido la lesión patrimonial, o a partir del momento en que hubiesen cesado sus
efectos lesivos, si fuesen de carácter continúo. Cuando existan daños de carácter físico o psíquico
a las personas, el plazo de prescripción será de dos años.
Los plazos de prescripción previstos en este artículo, se interrumpirán al iniciarse el procedimiento
de reclamación, a través de los cuales se impugne la legalidad de los actos administrativos que
probablemente produjeron los daños o perjuicios.
27 COMPETENCIA POR RAZÓN DE LA MATERIA. EL JUEZ DEL CONOCIMIENTO PUEDE
EXAMINARLA DE OFICIO EN EL PRIMER PROVEÍDO QUE EMITA RESPECTO DE LA
ADMISIÓN DE LA DEMANDA, O BIEN, DURANTE EL PROCEDIMIENTO, E INCLUSO, AL
DICTAR LA SENTENCIA CORRESPONDIENTE (LEGISLACIONES DE LOS ESTADOS DE
CHIHUAHUA Y CHIAPAS). De la interpretación de los artículos 40 y 150 a 152 del Código de
Procedimientos Civiles del Estado de Chihuahua, así como de los numerales 151, 153 y 165 del
Código de Procedimientos Civiles del Estado de Chiapas, se advierte que la competencia por razón
de la materia es improrrogable y, por consiguiente, no puede inferirse sumisión tácita o expresa por
las partes; de ahí que es válido que su análisis se verifique de oficio por los órganos
jurisdiccionales respectivos, ya sea en el primer proveído que pronuncien sobre la admisión de la
demanda, o bien, durante el procedimiento, e incluso, al dictar la sentencia correspondiente, en
virtud de constituir un presupuesto procesal para dictar una resolución válida. [Tesis: 1a./J. 6/2012
(10a.) Localizable en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Libro VII, Abril de 2012,
Tomo 1, página 334]
LITISCONSORCIO PASIVO NECESARIO. ES UN PRESUPUESTO PROCESAL QUE DEBE
ANALIZARSE DE OFICIO POR EL JUZGADOR EN CUALQUIER ETAPA DEL JUICIO
(LEGISLACIONES DEL ESTADO DE JALISCO Y DEL DISTRITO FEDERAL). El litisconsorcio
pasivo necesario previsto en los artículos 49 y 53 de los Códigos de Procedimientos Civiles del
Estado de Jalisco y del Distrito Federal, respectivamente, tiene su razón de ser en la existencia de
juicios en los que debe haber una sola sentencia para todos los litisconsortes, dado que legalmente
no puede pronunciarse una decisión judicial válida sin oírlos a todos, pues en virtud del vínculo
existente en la relación jurídica de que se trata, es imposible condenar a una parte sin que la
condena alcance a las demás. En este aspecto, dicha figura jurídica, al igual que las cuestiones
sobre personalidad, competencia y procedencia de la vía, constituye un presupuesto procesal que
debe analizarse de oficio por el juzgador, incluso en segunda instancia, pues no puede dictar una
sentencia válida si no se llama a todos los litisconsortes. Así, se concluye que el juzgador puede
realizar el análisis de la integración del litisconsorcio pasivo necesario no sólo en la sentencia
definitiva que resuelva el juicio, sino que tiene la obligación de hacerlo en cualquier etapa de éste,
ya que la falta de llamamiento a juicio de uno de los litisconsortes puede dar como resultado una
sentencia nula y ningún caso tendría la existencia de un procedimiento en el que habiéndose
ejercitado una acción, finalmente se obtuviera una resolución judicial que no pudiera hacerse
efectiva y, por lo mismo, tampoco resolviera la litis planteada. En efecto, de no ejercitarse la acción
contra todos los litisconsortes, el fallo podría ser nulo si se impugna la sentencia por no haber sido
notificados los no emplazados; de ahí que al tratarse de una anomalía procesal grave equiparable
a la falta de emplazamiento al juicio y, por tanto, de una cuestión de orden público, podrá
analizarse en cualquier estado del juicio, incluso en la apelación. [Tesis: 1a./J. 144/2005.
Localizable en el: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo XXII, Diciembre de
2005, página 190]
24
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
ISSSTE se interrumpió el 11 de mayo de 2011, fecha en que se
admitió la demanda en la vía ordinaria civil.
Por lo anteriormente expuesto y fundado, esta Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación resuelve:
PRIMERO. Se desecha el recurso de revisión a que este toca se
refiere.
SEGUNDO. Queda firme la sentencia recurrida.
Notifíquese;
con
testimonio
de
la
presente
resolución,
devuélvanse los autos a su lugar de origen y, en su oportunidad,
archívese el presente toca como asunto concluido.
Así lo resolvió la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia
de la Nación, por unanimidad de cinco votos de los señores
Ministros: Arturo Zaldívar Lelo de Larrea (Ponente), José Ramón
Cossío Díaz, Alfredo Gutierrez Ortiz Mena, Olga Sánchez Cordero de
García Villegas, y Presidente Jorge Mario Pardo Rebolledo.
Firman el Presidente de la Sala y el Ministro Ponente con el
Secretario de Acuerdos, que autoriza y da fe.
PRESIDENTE DE LA PRIMERA SALA:
MINISTRO JORGE MARIO PARDO REBOLLEDO
25
AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013
P O N E N T E:
MINISTRO ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA
SECRETARIO DE ACUERDOS DE LA PRIMERA SALA:
LIC. HERIBERTO PÉREZ REYES
En términos de lo previsto en los artículos 3, fracción II, 13, 14 y 18 de la Ley
Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, en
esta versión pública se suprime la información considerada legalmente como
reservada o confidencial que encuadra en esos supuestos normativos. CONSTE.
26
Descargar

AMPARO DIRECTO EN REVISIÓN 3542/2013 AMPARO DIRECTO