El novelista y republicano valenciano recibió el encargo personal del Presidente Raymond Poincaré de escribir una novela
sobre la guerra. Y ésta fue "Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1916), que cautivó al público norteamericano, llegando a ser
leída más que la propia Biblia en dicho país.
Resumen: Publicada en 1916, en pleno horror de la Gran Guerra, Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928) representó con
singular acierto en Los cuatro jinetes del Apocalipsis las distintas fuerzas, intereses y mentalidades cuyo enfrentamiento
llevó a la primera conflagración mundial. Estructurada en torno a la historia de dos familias -los Desnoyers y los Hartrottque, aunque provenientes parcialmente de un tronco común, pertenecen cada una a uno de los bandos en conflicto, la
novela discurre ágilmente por los escenarios dantescos de una Europa rota, sobre cuyos desolados campos de batalla
el gran vitalista que fue Blasco hace latir finalmente, salvaje e invencible, el deseo de vivir.
LOS CUATRO JINETES DEL
APOCALIPSIS:
Alberto Requena. Santander, diciembre ´08
12
Los cuatro jinetes del apocalipisis, 1962, Minnelli
Cuando me encargo Paco Carsi, un articulo sobre Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, sentí una
gran alegría, ya que esta novela es la primera obra de Blasco Ibáñez de ambiente no valenciano que
había leído y me causo una gran impresión por su ambiente y su gran fuerza dramática, tan diferente
de las demás.
Considero que “Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis” es la obra mas completa de Blasco Ibáñez, que
este describe con su habitual realismo las escenas de guerra que vivió personalmente en aquellos
momentos, destacando los horrores de la batalla del Marne “Cuando aun estaban recientes las
huellas de este choque gigantesco”.
Poincaré, el presidente de la Republica Francesa, le felicito por sus escritos a favor de Francia y le
manifestó,”Quiero que vaya usted al frente, pero no para escribir en los periódicos, eso pueden
hacerlo muchos.Vaya como novelista, observe, y tal vez de su viaje nazca un libro que sirva a
nuestra causa”.
Llama la atención que años antes de que se produjese la iniciación del fascismo, Blasco Ibáñez,
intuyera perfectamente su esencia. El primo de Julio Desnoyers, el alemán Von Hartrott dice
dirigiéndose a Argensola sobre su nacimiento en Argentina, “Yo soy alemán, nazca donde nazca
uno de nosotros, pertenece siempre a la madre Alemania”; Y más adelante y sobre los españoles,
”Ustedes eran celtas miserables, sumidos en la vileza, una raza inferior y matizados por el
latinismo de Roma, lo que hacia aun mas triste su situación. Afortunadamente fueron conquistados
por loa godos y otros pueblos de nuestra raza, que les infundieron la dignidad de personas. No
olvide usted ,joven, que los vándalos fueron los abuelos de los prusianos actuales.
El personaje del ruso Tchernoff, el más peculiar de la novela es el que describe a los cuatro jinetes
que justifican el titulo de esta novela; la peste, la guerra, el hambre y la muerte; de estos el
segundo es el que mas afecta a la narración: “¡ Surge¡, gritaba el segundo animal removiendo sus
mil ojos y del sello roto saltaba un caballo rojizo. Su jinete movía sobre su cabeza una enorme
espada. Era la guerra, la tranquilidad huía del mundo ante su galope furioso: Los hombres iban a
exterminarse“.
Otro personaje a destacar es el del gaucho Madariaga, abuelo de Julio, nacido en España pero
completamente integrado en Argentina y sus constumbres. Es un autentico filosofo, rudo, pero con
un sentido profundo de la honestidad, por eso con la familia de su otra hija, casada con el alemán
no hace “buenas migas”.
Aparte de las escenas bélicas, tal vez lo más cruel de la narración es el relato de las atrocidades de
los alemanes hacia la población civil, la descripción del hambre famélica que sufren, los
fusilamientos improcedentes, argumentando que no pueden dejar enemigos a sus espaldas, aunque
no fueran militares y sobre todo las vejaciones que tiene que sufrir Don Marcelo, padre de Julio.
En cuanto a las dos películas que conocemos sobre esta obra empezare comentando la rodada en
1921, dirigida por Rex Ingram y protagonizada por Rodolfo Valentino y Alice Terry.
El director aludido, lo es también de la versión de Mare Nostrum de 1926, interpretada por Alice
Terry y Ricardo Cortez, que también hizo el papel de Rafael en El Torrente (Entre Naranjos).
En 1918 la “Metro” encargo a June Mathise, que escribiera un guión sobre “Los Cuatro Jinetes del
Apocalipsis”, la adaptadora insistía en afirmar que su protegido Rodolfo Valentino, era el actor
ideal para encarnar a Julio Desnoyers. Finalmente la productora cedió a sus deseos y la película se
convirtió en vehiculo para el lanzamiento de Rodolfo Valentino.
De la interpretación de Valentino diré que me parece discreta, no fue un actor que me haya
impactado nunca, tal vez lo mejor que hizo fue su papel en “El Hijo del Caid”. Sobre la actuación
de Alice Terry en el papel de Margarita, me parece también discreta.
Para mi la escena de Tchernoff, explicando la rotura de los sellos y la aparición de los Jinetes, es
impresionante, no solo por la interpretación del actor – cuyo nombre no recuerdo-, sino por la
presentación de su figura en primer plano con los Jinetes cabalgando al fondo, como si de una
visión se tratara, también las escenas de guerra están muy logradas.
En resumen, la película es interesante y el espíritu de la novela bastante respetado.
Sobre la versión de 1962, dirigida por Vincent Minnelli, opino que es mucho mejor que la primera,
pese a estar ambientada en la Segunda Guerra Mundial y no en la Primera, también la trama se
aleja algo de la novela, pero aun así creo que el espíritu de la misma subsiste y en conjunto me
parece una gran película.
Las escenas que trascurren en Argentina están muy bien adaptadas, no tanto las bélicas, que
lógicamente por el cambio de ambiente difieren de la novela, aunque no por eso dejan de ser
interesantes,
El final me parece brillante, sobre todo por el estupor del primo alemán de Julio, cuando ve que el
final de su vida ha llegado y por tanto su derrota, mientras que Julio a pesar de morir con el, refleja
en su postura digna al vencedor. ¡Es el triunfo del bien sobre el mal ¡
De los actores destaco la intervención de Glenn Ford en el rol de Julio, impresionante, una de las
mejores actuaciones de su carrera, siempre le he admirado y en este ocasión una vez más.
Otra gran actuación es la de Lee J. Cobb como el gaucho Madariaga, ha sido uno de los actores de
carácter que mas me han gustado, y aquí esta insuperable.
En el rol de Don Marcelo (padre de Julio) el gran Charles Boyer, uno de los mejores de esta
película, da el papel perfectamente, tanto física como artísticamente, lógico dada la categoría de
este actor.
Ingrid Thulin en el papel de Margarita, discreta (Me parece una actriz, fría, que nunca ha realizado
ningún papel excepcional).
Premio literario de Ensayo 2008, reconoce obra que aborda del
trabajo de Blasco Ibáñez
Por Alberto Alejos, en 25 de Julio de 2008
...Blasco Vicente Blasco fue una de las personalidades literarias más
prominentes del siglo xix. Un intelectual que a los 21 anos ingresaba a
la orden de los masones y tomo el nombre de dante. Vicente Blasco
Ibáñez siempre fue un hombre orgulloso de su procedencia
valenciana. La importancia política de Blasco Ibáñez destaca por su
fuerte oposición a la monarquía y su declarada filiación para con las
corrientes republicanas. Su militancia con causas de la región
valenciana lo llevaron a unirse al partido de la unión republicana
autonomista. En su obra literaria destaco sobre todo su libro "los cuatro
jinetes del Apocalipsis" que le gano la simpatía y el reconocimiento
español y norteamericano. Se cuenta que en los estados unidos se
sintió una verdadera devoción por el libro de Blasco Ibáñez acerca
de la guerra. Otras obras destacadas del autor fueron "los
argonautas" y "el caballero de la virgen". La fuerza de su prosa le valió
una clara admiración de personalidades importantes de la nación
española de entonces. A pesar de estar catalogada su obra como
perteneciente a la producida por la generación del 08, lo cierto es
que Blasco Ibáñez nunca tuvo buenas relaciones con sus colegas de
"generación". Uno de los motivos que se menciona constantemente
como motivo de la distancia entre la generación del 98 con respecto
al autor valenciano es que Vicente Blasco gozaba de reconocimiento
y dinero con sus publicaciones, algo inusual entre los escritores de
dicha generación, ya que muchos de ellos vivían modestamente si
obtener mayores recompensas por su obra. Uno de los ejemplos más
notables de la antipatía, que generaba Blasco Ibáñez entre sus
colegas de profesión, fue el que protagonizo azorín. El escritor ibérico
hablo mal de la personalidad de Blasco Ibáñez, sin que por ello
desmerezca su obra. Azorín siempre admiro la producción literaria de
su amigo y colega. Una curiosidad importante acerca de la fama de
la obra de Blasco Ibáñez es aquella relacionada con las
adaptaciones cinematográficas de hollywood respecto a su obra. La
clásica adaptación de "los 4 jinetes del Apocalipsis" que elevo a la
condición de estrella al actor fetiche del hollywood, Rodolfo
valentino. Se produjeron también otras adaptaciones, pero ningún
logro la fama de esta película. También fue importante la vida política
que llevo en España. Blasco Ibáñez siempre fue radical en sus ideas y
leal a sus principios por lo que se gano algunos encarcelamientos y en
algunos casos el destierro. Un hombre apasionado que vivió siempre
de acuerdo a sus ideas. Blasco Ibáñez fue un hombre de acción que
viajo por el mundo (estuvo en Francia y argentina entre otros lugares
del mundo) y su obra gozo de fama y reconocimiento que el pudo
disfrutar en vida. Foto 1 en flickr foto
2 en flickr...
Descargar

El novelista y republicano valenciano recibió el encargo personal