– N Y R DEL DERECHO/LABORAL/Supresión de cargo de Carrera Administrativa por
reestructuración municipal/Normatividad aplicable en estas situaciones jurídicas/
Facultades de Alcaldes
SI BIEN, SE HALLA DEMOSTRADO, COMO YA SE ANOTÓ, QUE AL MOMENTO DEL
RETIRO LA ACTORA SE HALLABA OCUPANDO UN CARGO DE CARRERA Y SE
ENCONTRABA INSCRITA EN EL ESCALAFÓN RESPECTIVO, TAMBIÉN LO ES QUE LA
ADMINISTRACIÓN MUNICIPAL, CONSTITUCIONALMENTE, SE HALLA FACULTADA
PARA DETERMINAR SU PROPIA ESTRUCTURA POR MEDIO DE ACUERDOS (NUMERAL 6
DEL ARTÍCULO. 313) Y EN CABEZA DEL ALCALDE PARA CREAR, MODIFICAR,
REORGANIZAR Y SUPRIMIR LOS CARGOS DE SU PLANTA DE PERSONAL (NUMERAL 7
ART. 315) ADECUANDO SU FUNCIONAMIENTO A LAS NECESIDADES DEL SERVICIO, LO
QUE HIZO EN EL CASO PRESENTE.
BIEN ES CIERTO QUE CONSTITUCIONALMENTE SE HALLA GARANTIZADO EL
PRINCIPIO DE LA ESTABILIDAD EN FAVOR DE LOS SERVIDORES PÚBLICOS QUE SE
DESEMPEÑEN EN LOS CARGOS DE CARRERA, ENTENDIDO COMO LA CERTIDUMBRE DE
INAMOVILIDAD DEL CARGO QUE LE ASISTE AL EMPLEADO EN EL SENTIDO DE QUE,
MIENTRAS DE SU PARTE HAYA OBSERVANCIA DE LAS CONDICIONES FIJADAS POR LA
LEY EN RELACIÓN CON SU DESEMPEÑO, NO SERÁ REMOVIDO DEL EMPLEO. ESA
ESTABILIDAD NO SIGNIFICA INAMOVILIDAD ABSOLUTA, COMO SI LA
ADMINISTRACIÓN ESTUVIESE ATADA DE MANERA IRREVERSIBLE A SOSTENERLO EN
EL CARGO QUE OCUPA.
EN EFECTO CONFORME LAS MISMAS NORMAS QUE REGULAN LA CARRERA
ADMINISTRATIVA SE ESTABLECE COMO CAUSA DE LA CESACIÓN DE LAS FUNCIONES
PÚBLICAS LA SUPRESIÓN DEL CARGO AÚN ESTANDO AMPARADO POR LA GARANTÍA DE
LA CARRERA ADMINISTRATIVA . DESDE LUEGO QUE ESA DESVINCULACIÓN DEBE
RESPETAR EL PROCEDIMIENTO ESTABLECIDO EN LA MISMA NORMATIVIDAD Y EN EL
PRESENTE CASO NO SE DESCONOCIÓ PORQUE SUPRIMIDO EL CARGO LA ACTORA
TUVO LAS OPCIONES PREVISTAS EN LA LEY.
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Sala Tercera de decisión
Neiva, Noviembre Once (11) de Dos mil Cuatro (2004)
DEMANDANTE
DEMANDADO
ACCION
DECISIÓN
PONENTE
RADICACIÓN
:
:
:
:
:
:
SANDRA PATRICIA OROZCO
MUNICIPIO DE TELLO
NULIDAD Y RESTABLECIMIENTO DEL DERECHO LABORAL
SENTENCIA.
Dr. ENRIQUE DUSSAN CABRERA
41 001 23 31 003 1998 0708 00
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
2
Aprobado en Sala de la fecha. Acta de Sala No. 126.
1.LA DEMANDA.
SANDRA PATRICIA OROZCO, actuando por conducto de apoderado
judicial, promueve la acción de nulidad y restablecimiento del derecho,
contra el MUNICIPIO DE TELLO, en procura de obtener que se declare la
nulidad de la comunicación No 243 del 30 de abril de 1998, por medio de la
cual se le informa a la demandante que su cargo fue suprimido mediante
Decreto No. 22 de abril 30 de 1998; igualmente y en lo pertinente la
nulidad del Decreto No 22 expedido el 30 de abril de 1998, y el Acuerdo
03 del 4 de febrero de 1998.
Como consecuencia de lo anterior, ordenar su reintegro al mismo cargo o a
otro de igual o superior categoría; el pago de los sueldos, primas,
prestaciones sociales legales y extra-legales, vacaciones y demás
emolumentos de carácter permanente dejados de percibir, desde la
fecha de su desvinculación hasta que se produzca su reintegro; con el
reconocimiento de la corrección monetaria o ajuste por desvalorización, de
conformidad con el contenido de los artículos 177 y 178 del C.C.A. y que se
declare que para todos los efectos que no ha existido solución de
continuidad en la prestación del servicio.
2. LOS HECHOS.
Como sustento de orden fáctico, aduce:
Sandra Patricia Orozco Osorio se vinculó laboralmente con el Municipio de
Tello desde el 1° de junio de 1996, desempeñando el cargo de Auxiliar de
presupuesto y coordinadora de archivo y correspondencia Nivel VI, Grado
09, el cual fue ejercido con eficacia propiedad lealtad y honestidad
durante el tiempo que desempeño sus funciones.
Mediante la comunicación No 243 del 30 de abril de 1998 le informaron
que fue suprimido el cargo que desempeñaba mediante Decreto 22 de 30
de abril de 1998.
El Acuerdo No. 03 del 4 de febrero de 1998 y el Decreto 22 de 30 de
abril de 1998, bajo el supuesto de Reestructuración Administrativa, le
permitió al señor Alcalde Municipal de Tello desvincular arbitrariamente a
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
3
una serie de funcionarios, sin motivo legal alguno, por mero capricho e
intereses personales y políticos del burgomaestre, ajenos a la prestación
de un servicio público eficiente.
El Alcalde de Tello en forma arbitraria e impropia suprimió el cargo de
Coordinadora de Archivo y Correspondencia y vinculó por contrato a la
señora Aleidy Mora Vargas para que desempeñara las funciones que venía
desarrollando la demandante.
El Burgomaestre del Municipio de Tello suprimió una serie de cargos, pero
a su vez contrató para desempeñar estas funciones a otras personas de su
afecto político Liberal Oficialista, demostrándose la persecución política
en contra de los funcionarios que militan en el grupo político “Liberalismo
Galanista”.
3. NORMAS VIOLADAS Y CONCEPTO DE SU VIOLACIÓN.
Cita como normas violadas los artículos 1, 3, 10 y 12 de la Ley 13 de 1984;
Arts. 3, 5, 6, 13, 17, 25, 31 y 51 del Decreto 482 de 1985; Arts. 1, 2, 3, 13,
25, 26, 29, 113, 122 y 125 de la Constitución Política; Ley 30 1993; Arts.
84 y 85 del Código Contencioso Administrativo y demás aplicables.
La argumentación esbozada, se resume así:
Considera que los actos acusados de nulidad rebasaron los límites de la
discrecionalidad señalado por la Constitución, en virtud a que los actos
administrativos fueron expedidos en contra del interés público y violación
directa de las normas que derivan derechos adquiridos del demandante, así
mismo, bajo el vicio de abuso o desviación de poder y bajo la causal de
falsa motivación.
La facultad discrecional emanada del legal ejercicio del poder público
estará supeditada en su ejercicio, a lo dispuesto en el artículo 3 y demás
normas concordantes de la Constitución Nacional.
Las causas políticas y los fines no inspirados en el interés público y el
mejoramiento en el servicio que originaron los actos administrativos
censurados, hacen que estos nazcan a la vida jurídica en forma ilegitima y
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
4
arbitraria y sean por tanto unos actos antijurídicos y por tanto anulables,
dada la desviación de poder y la falsa motivación con que fueron
expedidos.
Los actos no solo violan flagrantemente los artículos 1 y 3 de la
Constitución Nacional (naturaleza y principios generales del Estado de
derecho), sino las garantías que a los asociados otorgan los artículos 2 y 25
constitucional a nivel individual; así mismo viola los artículos, 3 y 125 inciso
2 de la carta, los cuales establecen taxativamente la responsabilidad del
Estado administrador y de los actos particulares representantes del
mismo, cuando contrarían dolosa o culposamente el orden jurídico,
generando arbitrariedades que atentan contra un derecho subjetivo
individual protegido por la constitución, por lo cual ha de ser restablecido.
4. ADMISIÓN Y TRÁMITE.
La demanda fue admitida mediante auto del 30 de septiembre de 1998
dándosele el trámite del proceso ordinario previsto en los artículos 207 y
s.s. del Código Contencioso Administrativo, ordenándosele notificar y dar
traslado al Alcalde del municipio de Tello, al Agente del Ministerio Público
y a la señora Aleidy Mora Vargas, todo lo cual se surtió debidamente como
se observa a folios 30 y 35.
5. CONTESTACION DE LA DEMANDA.
5.1. Del Municipio de Tello:
El ente territorial demandado, por medio de apoderado se opone a la
prosperidad de las pretensiones de la demanda, argumentando que los
actos administrativos acusados se expidieron respetando los presupuestos
y formalidades que regulan la materia y dentro del ámbito de competencia
que le asiste al señor Alcalde Municipal, sin desviación de las atribuciones
propias, con el único fin de buscar que la prestación de las actividades a
cargo del Municipio, obedecieran al buen servicio público y al interés
general de los asociados.
5.2. Aleidy Mora Vargas. No contestó la demanda.
6. LA PRUEBA.
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
5
Mediante auto de fecha 14 de noviembre de 2000 se dispuso tener como
pruebas los documentos acompañados a la demanda y contestación, así
como los legalmente incorporados en el proceso, a saber:
 Comunicación No. 243 de 30 de abril de 1998, suscrita por el Alcalde










Municipal de Tello (f. 12).
Copia autentica del Decreto No. 22 de abril 30 de 1998, por medio del
cual se fija la planta de personal al servicio de la Administración
Municipal de Tello – Huila (f. 13 a 17).
Copia autentica del Proyecto de Acuerdo No. 03 de 1998 (Febrero 4)
con su fundamento, presentado por el Alcalde al Concejo Municipal de
Tello (f. 18 a 20).
Certificación de inscripción en carrera administrativa de la demandante
de fecha noviembre 24 de 1997 (f.21)
Fotocopia simple de la calificación realizada a la actora en noviembre de
1997 (f.22)
Fotocopia autenticada del oficio de mayo 8 de 1998 suscrito por la
demandante dirigido al Alcalde no tomando ninguna de las opciones
derivadas del artículo 8 de la ley 27 de 1992 (f.23 a 25)
Fotocopia autentica del oficio de junio 1 de 1998 suscrito por el Alcalde
dándole respuesta a la demandante respecto del oficio de mayo 8 (f. 38
a 39)
Fotocopia autentica del oficio 401 de agosto 6 de 1998 suscrito el
Alcalde dándole respuesta a la demandante respecto del oficio de julio
5 (f.40)
Acuerdo 12 de diciembre 12 de 1997, Acuerdo 04 del 20 de febrero de
1998 y Acuerdo 03 de 1998. (fs. 46 a 73)
Antecedentes administrativos que dieron origen el Acurdo 03 de 1998
(f.74 a 80)
Copia de la Hoja de Vida de la accionante y Aleidy Mora Vargas
remitida por la Secretaría de la Alcaldía de Tello (f. 89 a 126).
Igualmente se decretó y recibió como prueba Testimonial la versión de los
señores Joel Díaz Santos, Raúl Díaz Mosquera, Aleidy Mora Vargas, Fanol
Amézquita, Oscar Iván Barrios Martínez, Rubén Darío Arcila Peláez,
Oyden Rojas Moreno, Narciso Gutiérrez Álvarez, Roinzo Gómez Silva,
Martha Cecilia González Díaz.
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
6
No pudieron ser recepcionados los testimonios de Anibal Charry González,
Henry Tovar, Armando Bautista, Aldemar Manrique Bahamón, Nelcy
Vargas Gutiérrez, y Jesús María Cortés Chávarro.
7.ALEGATOS DE CONCLUSIÓN.
7.1. Parte Actora
Considera el accionante que el acervo probatorio existente dentro del
proceso evidencia que los presupuestos fácticos de la demanda fueron
establecidos fehacientemente a través de los diferentes medios
probatorios, por consiguiente los supuestos axiológicos para al prosperidad
de las pretensiones, fueron plenamente probados.
Estima plenamente demostrado que la accionante fue desvinculada de su
cargo sin merito para esto; la única razón de su destitución fue una
persecución política ya que contaba con excelentes capacidades para
continuar en el ejercicio del cargo; tanto de la hoja de vida de la actora y a
las declaraciones rendidas, así se demuestra.
Expresa que se encuentra plenamente probado que la desvinculación de la
señora Sandra Patricia Orozco Osorio, no obedeció a la supuesta supresión
del cargo que venía desempeñando, sino muy por el contrario a la
arbitrariedad del Alcalde de Tello, en el ejercicio del poder de remoción,
determinada en móviles meramente políticos y personales.
7.2. Municipio de Tello
Expone que algunas de las normas citadas como violadas, nunca pudieron
ser vulneradas por el Decreto 22 de abril 30 de 1998 toda vez que no
estaban vigentes para la época en que se expidió el decreto censurado, las
cuales son la Ley 13 de 1984 modificada y derogada por el Art. 30 de la
Ley 27 de 1992, la cual regulo la carrera administrativa; el Decreto 482 de
1985 reglamento el régimen disciplinario contenido en la Ley 13 de 1984,
Decreto que fue derogado por la Ley 200 de 1995 Art. 177, concluyendo
que se invoco falsamente como violadas las normas descritas.
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
7
Expone que no fueron probados los hechos de la demanda, toda vez que las
declaraciones recibidas no desvirtúan la legalidad, pues unas manifiestan
no saber cuales fueron las razones o motivos en que se baso el Alcalde
para tomar dicha decisión, y otras, niegan que haya obedecido al capricho
alguno o por complacer a determinado jefe político; reprocha dos de los
testimonio (Aleydi Mora Vargas y Raúl Díaz Mosquera), asegurando que
estos tienen intereses en el resultado del presente proceso, toda vez que
también demandaron a la administración municipal de Tello por causa del
mismo Decreto.
Concluye, que se encuentra demostrado en el proceso que los actos
administrativos fueron expedidos en ejercicio de las facultades
constitucionales y legales, atendiendo a la facultad otorgada por parte del
Concejo Municipal al Señor Alcalde por medio de un Acuerdo y que éste no
obedeció a un acto caprichoso del mandatario local y por consiguiente
nunca existió la desviación del poder.
7.3. Ministerio Público. No conceptuó.
8.CONSIDERACIONES DE LA SALA.
8.1. Asunto jurídico a resolver.
En el caso bajo estudio corresponde establecer la legalidad del Acuerdo
03 de febrero 4 de 1998, del Decreto 22 de 30 de abril de 1998 expedido
por el Alcalde del municipio de Tello mediante el cual “...se fija la planta de
personal al servicio de la administración de municipal...”. en cuanto afecto a
la actora por habérsele suprimido el cargo que desempeñaba.
Así mismo establecer la legalidad del oficio No. 240 del 30 de abril de
1998, donde se le comunica a la demandante la supresión del cargo por ella
desempeñado y su retiro inmediato del servicio.
8.2. Análisis de fondo.
Del acervo probatorio se puede colegir:
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
8
La señora Sandra Patricia Orozco estuvo vinculada con el municipio de
Tello a partir del 1 de enero de 1996 (f.105) hasta el 30 de abril de 1998
(f.12) siendo su último cargo el de Coordinador Archivo y Correspondencia
El 28 de abril de 1997 fue inscrita en carrera administrativa (f.21)
El 11 de febrero de 1998 el Concejo Municipal de Tello, expidió el Acuerdo
No. 03 “Por medio del cual se faculta al Alcalde Municipal de Tello Huila,
para que realice una reestructuración Administrativa, en la Administración
Central y entidades industriales y comerciales” y lo faculta en el artículo
segundo, para nombrar y remover los funcionarios bajo su dependencia y
los Gerentes y Directores de los Establecimientos públicos y las Empresas
industriales y comerciales e institutos de orden municipal.; y en el Artículo
tercero para suprimir o fusionar entidades o dependencias Municipales. En
el artículo quinto le concede 180 días para que realice la reestructuración
administrativa (f. 53 a 56).
Dicho Acuerdo se expidió a iniciativa del Alcalde quien como parte del
fundamento del mismo expuso que “...encontramos en la administración
unos cargos innecesarios así como unos programas ó (sic) tareas a la deriba
(sic) sin una coordinación que permita a la administración Municipal (sic)
cumplir su fundamental función de prestar los servicios básicos, ..” (f.20)
El 30 de abril de 1998 el Alcalde, expide el Decreto No. 22 “Por medio del
cual se fija la planta de personal al servicio de la administración municipal
de Tello Huila”, en donde en el Artículo Segundo suprime, entre otros, el
cargo de Coordinador de Archivo y Correspondencia (f. 16).
La Sala observa que el Acuerdo 03 en sus artículos 2 y 3 es contrario al
numeral 7 de la Constitución Política que establece que es atribución del
Alcalde:
“Crear, suprimir o fusionar los empleos de sus dependencias, señalarles
funciones especiales y fijar sus emolumentos con arreglo a los acuerdos
correspondientes. No podrá crear obligaciones que excedan el monto
global fijado para gastos de personal en el presupuesto inicialmente
aprobado”
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
9
Por lo que aplica el artículo 4 de la misma constitución para declarar su
nulidad por violación de la carta política y teniendo en cuenta que la parte
actora ha demandado su nulidad dentro de las pretensiones pedidas en la
demanda. Y es inconstitucional porque el Alcalde tiene tales atribuciones y
no el concejo municipal por ende no puede dar una facultad que no tiene y
que no requiere ni se necesita actos como el Acuerdo citado para tal fin,
pues el requisito establecido en la norma constitucional es no exceder el
monto global fijado para gastos de personal en el presupuesto aprobado.
Ahora bien, el Decreto 22 de abril 30 más que fijar la planta de personal
(pues no menciona persona alguna) realiza es la estructura de la
administración municipal y en tal sentido es evidente que ha creado unos
cargos nuevos y ha suprimido expresamente otros, por lo que la anterior
estructura desaparece y al no existir quienes ocupaban los cargos allí
existentes quedaron en situación de retiro (Artículos 28 del D.L. 2400 de
1968 y 117 del D.R. 1950 de 1973 vigentes para cuando se expidió el acto)
Creada la nueva estructura correspondía incorporar al personal y
establecer quiénes quedaban definitivamente por fuera del servicio.
Para el caso presente se da que la no incorporación de la actora y por ende
su retiro del servicio se realiza mediante la comunicación 243 del 30 de
abril de 1998, por lo que es evidente que la misma contiene una decisión
que denota su naturaleza de acto administrativo, pues no existió acto
diferente donde se abstuviera de incorporarla.
Sin embargo, de las pruebas allegadas no se infiere que la nueva
estructura de la administración municipal establecida en el Decreto 22 de
abril 30 de 1994 y que el oficio 240 de esa misma fecha tuviera una
finalidad diferente a la prevista legalmente y por tanto vengan a ser nulas.
En efecto, como ya se indicó el Alcalde al presentar el proyecto de
Acuerdo que solicitaba autorización para efectuar la reestructuración
expresaba que existían cargos no necesarios y programas sin coordinación,
lo cual no ha sido desvirtuado por la parte actora.
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
10
Respecto sobre la presunta existencia de una motivación política en la
expedición del Acuerdo 03 y no incorporación de la actora, se tiene que los
testimonios recibidos expresan:

Joel Díaz Santos: (Exalcalde municipal de Tello) “Pues yo considero que
la desvinculación de estas personas no tiene otro fin diferente que la tipica persecución
política porque no creo que haya sido con el propósito de mejorar el servicio, porque
como lo dejé anotado antes, en el caso de Sandra Patricia se desempeñaba con mucha
eficiencia... (en otra respuesta dice) Yo estoy convencido que fue puro moviles políticos
porque como ya lo dije los únicos funcionarios que yo había vinculado a la administración
fueron los desvinculados...” (f. 151).
Como se observa, no da fe cierta sobre los motivos que tuvo el Alcalde
para la expedición de la nueva estructura administrativa municipal y
expone su creencia que la desvinculación tuvo la connotación política por el
hecho que los retirados del servicio pertenecían a un solo grupo político.

Raúl Díaz Mosquera: “Se deduce claramente que la desvinculación
de
empleados es esa época obedeció a móviles de caráter político debido a que todos los
desvinculados pertenecían al movimiento galanista del Huila.” (f. 152 vto).
Infiere por deducción que la desvinculación del personal que no fue
reincorporado, esto es que fue desvinculado de la administración se realizó
por motivos políticos al concluir que dicho personal pertenecía al
movimiento galanista. Pero no se refiere que la reestructuración haya
tenido esa finalidad.

Aleydi Mora Vargas: (También fue desvinculada) “Si, es cierto, el señor
Alcalde Municipal de esa época de 1988, desvinculó a varios empleados sin ningún
motivo, simplemente porque no eramos de su política ni le habíamos coloaborado al
señor Alcalde en su campaña política y nunca tuvo en cuenta el desempeño de los
funcionarios.” (f. 153 vto).
Como ella mismo lo expresa, también fue desvinculada por el Alcalde y si
bien la parte demandada tacha el testimonio extemporáneamente, pues lo
hace en los alegatos, la Sala infiere sin mayor esfuerzo el interés que
tiene su versión, y si bien expresa que la desvinculación tuvo connotación
política al no colaborar en la campaña, la misma no tiene fuerza de
convicción para deducir de tal hecho como el motivo determinante que
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
11
conllevó a realizar la reestructuración administrativa, cuando en realidad
hubo disminución del personal al servicio del municipio.

Fanol Amezquita:“Si es cierto que eso fue meramente político , por
corresponder a compromisos adquiridos por el burgomaestre.” (f. 155vto).
Afirmación de la respuesta carente de soporte fáctico y relacional pues no
evidencia el porqué de esa respuesta
y a qué compromisos debía
responder el Alcalde y con quien.

Oscar Ivan Barrios Martínez: “Si es cierto que la desvinculación de la
señora SANDRA PATRICIA se obedecio asuntos políticos por motivos de que esta
señora había sido vinculada en la administración anterior y por razones contrarias a su
movimiento político en la cual pertenecía el Alcalde... no había hecho parte del grupo de
amigos que le hubieren colaborado en la campaña de su mandadato.” (f.157)
Testimonio sin fundamento de lo afirmado y que centra su dicho en el
hecho de la desvinculación de la actora pero no en los motivos de la
expedición del acto administrativo que se cuestiona como lo es en esencia
el Decreto 22 de 1998..

Ruben Dario Arcila Pérez: “...se de la desvinculación de la señorita SANDRA

Oyden
PATRICIA, pero no de los motivos que llevaron al Alcalde a tomar esa decisión” (f.157
vto).
Rojas
Moreno: “únicamente me consta al respecto de esta
desvinculación de Sandra Patricia es que ella en las campañas electorales anteriores
militó en movimientos diferentes al del Alcalde en mención, lo que se entrevee una
especie de persecución política a grossomodo” (f.161 vto)
Como claramente se evidencia es una deducción y convicción del actor
respecto de la desvinculación de la demandante pero no evidencia que sea
la motivación del Decreto 22 de 1998.

Narciso Gutiérrez Alvarez: No conoce nada al respecto “No Creo.” (f.

Roinzo Gómez Silva: “...respecto a la desvinculación fue porque nosotros como
159 vto)
concejales le dimos atribuciones al Alcalde Arcesio Rodríguez Perdomo para que hiciera
una reestructuración en el municipio“(f. 161 vto).
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00

12
Martha Cecilia González Días.”No la reestructuración no se debió a ningún
capricho el Alcalde ni de ningún concejo político sino a la necesidad de ajustar la planta
de personal” (f.162 vto)
Con la prueba allegada, especialmente la testimonial, no se logra probar la
motivación política endilgada al entonces Alcalde Municipal de Tello, señor
Arcesio Rodríguez Perdomo, en la expedición de los actos demandados,
pues si bien, como ya se analizó en algunos de ellos dicen que se actuó bajo
ese criterio tal hecho no fue el determinante en el expedición del Decreto
que suprimió, entro otros cargos, el de la actora.
Es evidente que buena parte de los testimonios dan fe de las capacidades,
aptitudes y compromiso de la demandante en el desempeño de sus
funciones, pero tal hecho no conlleva que el acto que modificó la
estructura administrativa municipal sea contraria a la ley.
Si bien, se halla demostrado, como ya se anotó, que al momento del retiro
la actora se hallaba ocupando un cargo de carrera y se encontraba inscrita
en el escalafón respectivo, también lo es que la administración municipal,
constitucionalmente, se halla facultada para determinar su propia
estructura por medio de Acuerdos (numeral 6 del artículo. 313) y en
cabeza del Alcalde para crear, modificar, reorganizar y suprimir los cargos
de su planta de personal (numeral 7 Art. 315) adecuando su funcionamiento
a las necesidades del servicio, lo que hizo en el caso presente.
Bien es cierto que constitucionalmente se halla garantizado el principio de
la estabilidad en favor de los servidores públicos que se desempeñen en los
cargos de carrera, entendido como la certidumbre de inamovilidad del
cargo que le asiste al empleado en el sentido de que, mientras de su parte
haya observancia de las condiciones fijadas por la Ley en relación con su
desempeño, no será removido del empleo. Esa estabilidad no significa
inamovilidad absoluta, como si la administración estuviese atada de manera
irreversible a sostenerlo en el cargo que ocupa.
En efecto conforme las mismas normas que regulan la carrera
administrativa se establece como causa de la cesación de las funciones
públicas la supresión del cargo aún estando amparado por la garantía de la
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
13
carrera administrativa1. Desde luego que esa desvinculación debe respetar
el procedimiento establecido en la misma normatividad y en el presente
caso no se desconoció porque suprimido el cargo la actora tuvo las opciones
previstas en la ley.
Respecto al presunto desconocimiento del derecho al trabajo no se halla
vulnerado porque la supresión del cargo coloca a quien lo ocupa en situación
de retiro en forma legal, como ya se expresó. Además tal hecho no
conlleva a que el retirado no pueda ejercer sus facultades, aptitudes,
destrezas y conocimientos o capacidad de producción en beneficio propio o
de otras personas; esto es la persona no queda impedida para
desenvolverse en la sociedad bajo cualquier modalidad de labor.
Luego es infundado el cargo que el actor le hace a los actos
administrativos cuando expone que se le desconocieron o violaron los
derechos constitucionales al trabajo, la estabilidad laboral, y la carrera
administrativa, por habérsele del cargo que desempeñaba.
9. Conclusión.
No se logró desvirtuar la presunción de legalidad de los actos acusados –
salvo la de los artículos 2 y 3 del Acuerdo 03 de 1998, que sin embargo no
incide en las demás pretensiones de la demanda- por lo que no se declarará
su nulidad ni se accederá a la pretensiones como se pide en la demanda.
10. Decisión.
En mérito de lo expuesto, el Tribunal Contencioso Administrativo del Huila,
Sala Tercera de Decisión, Administrando Justicia en nombre de la
República de Colombia y por autoridad de la Ley,
FALLA:
PRIMERO: Se declara la nulidad de los Artículos 2 y 3 del Acuerdo 03 de
1998 del Municipio de Tello.
SEGUNDO: Se deniegan las demás pretensiones de la demanda.
1
Cfr. Art. 25 D.L.2400 de 1968; Art. 105 del D.R. 1950 de 1973; Art. 7 de la ley 27 de 1992; y
D. 1223 de 1993, vigentes para la época de los hechos motivantes de la demanda.
TRIBUNAL CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DEL HUILA
Actor: SANDRA PATRICIA OROZCO OSORIO
Rad. 41 001 23 31 003 1998 0708 00
14
TERCERO: En firme la presente decisión, archívese el expediente previa
devolución del saldo de lo consignado para gastos del proceso si a ello hay
lugar.
Notifíquese.
ENRIQUE DUSSAN CABRERA
Magistrado
GERARDO IVAN MUÑOZ HERMIDA
Magistrado
JOSE MARCELINO TRIANA PERDOMO
Magistrado
HELENA SOTO ROJAS
Secretario
Descargar

F41001233100019980070801PROVIDENCIA200412091731191

Información local

Información local

Gestión económicaEstructura políticaDescentralización del estado españolEntidades LocalesImpuesto de financiación de los municipiosConstitución del 78Comunidades AutónomasMaterias de ActuaciónOrganizaciónLey de BasesAyuntamientos

1) Como es el Dcho Administrativo: Público

1) Como es el Dcho Administrativo: Público

DerechoEntidadesLegislaciónFederación de autonomíaDesviación de poder