La Familia Ideal de Dios y el Reino del Mundo Ideal de Paz
Rvdo. Dr. Sun Myung Moon
24 de Marzo – 03 de Abril de 2006 - República de Corea
Distinguidos líderes mundiales, Embajadores para la Paz y miembros de las familias
bendecidas que han venidos de todas partes del mundo con la esperanza de realizar un mundo de paz
y construir el pueblo natal ideal en el cielo y en la tierra.
Quisiera expresar mi gratitud más profunda a todos ustedes por formar parte de este evento en
el medio de sus apretadas agendas para expandir y elevar el Partido de la Familia para la Paz y
Unificación Cósmica, y para que este pueda renacer como la Casa para la Paz y la Unificación de
Cheon Il Guk; para hacer de la Federación para la Paz Universal una organización modelo tipo ONU, y
hacer el “Cheon Il Guk” el reino del mundo ideal de paz a través los esfuerzos comunes de todas las
naciones del mundo.
Damas y caballeros, al iniciar el siglo XXI, nos encontramos en un momento decisivo
verdaderamente histórico. Estamos en un punto de decisión. ¿Podrá una paz duradera echar raíces, o
estaremos condenados a repetir la oscura y opresiva historia de guerras y conflictos del siglo XX?
El siglo pasado fue un período de incesantes luchas, que incluyó las guerras de dominación
colonial, la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, la Guerra de Corea y la Guerra Fría. Siendo vivo
testimonio de esas épocas, dediqué completamente mi vida a la realización del Reino de Dios, el reino
del mundo ideal de paz. Siempre he orado sinceramente para que la Organización de las Naciones
Unidas, fundada al término de la Segunda Guerra Mundial, fuese una institución de paz, y para que
exaltase la voluntad de Dios de realizar la paz eterna en el mundo.
La Organización de las Naciones Unidas ha realizado importantes contribuciones a la paz. No
obstante, en su sexagésimo aniversario existe un amplio consenso, tanto dentro como fuera de la
organización, acerca de que la ONU no ha descubierto todavía la manera de realizar sus propósitos
fundacionales. El número de estados miembros se aproxima a los 200, sin embargo las oficinas de
estos estados hacen poco más que representar e incluso insistir en sus propios intereses. Parecen
inherentemente incapaces de resolver los conflictos y lograr la paz.
Por estas razones, una vez más declaro hoy ante toda la humanidad el mensaje que di durante
la gira inaugural de la Federación para la Paz Universal, lanzada el 12 de septiembre del año pasado
en Nueva York y me llevó por 120 naciones del mundo. Se titula: “La Familia Ideal de Dios y el Reino
del Mundo Ideal de Paz.”
La misión de la Federación para la Paz Universal es la de renovar la actual Organización de las
Naciones Unidas, una ONU tipo Caín, y proveer un nuevo nivel de liderazgo como una ONU “tipo-Abel”.
Unirá el cielo y la tierra y formará el reino del mundo ideal de paz.
Este mensaje debería grabarse en los corazones de la humanidad. Es una bendición especial
del Cielo en esta Era Después de la Llegada del Cielo. Es también una advertencia para nosotros que
debemos internalizarlo en nuestros corazones y ponerlo en acción.
La Familia Ideal de Dios
1
Respetados líderes mundiales, ¿cuál piensan ustedes fue el propósito original de Dios para
crear a los seres humanos? Dicho de una manera sencilla, lo hizo para experimentar alegría al
relacionarse con familias ideales colmadas de amor verdadero. ¿Cómo es una familia ideal? Ante todo,
cada persona en la familia es dueña del amor verdadero. Cuando en el comienzo Dios creó a los seres
humanos, hizo que Adán representara a todos los varones, y a Eva a todas las mujeres, con la
intención de que se convirtieran en los dueños o poseedores del amor verdadero. La manera más
rápida de que cultivasen un carácter de amor verdadero era asegurar su relación con Dios como padre
e hijos, en la que vivirían cuidando y atendiendo a Dios como a su propio Padre. Su forma de vivir
debía haber sido formar una sola familia con Dios.
Los invito a entrar en un estado místico y preguntarle a Dios en oración: "¿Cuál es el centro del
universo?" Estoy seguro de que la respuesta que oirán será: "la relación padre-hijo". Nada hay más
importante o más precioso que la relación entre padre e hijo. Es así, porque ésta define la relación
fundamental entre el Dios Creador y los seres humanos.
¿Qué es lo que define, entonces, la relación padre-hijo? Tres elementos la definen: amor, vida
y linaje. Sin el amor de nuestros padres como condición previa, ninguno de nosotros estaríamos hoy
aquí. Dios creó a los seres humanos como fruto de Su amor absoluto, para que fuéramos Sus
compañeros de amor. Esta relación forma un eje de amor que une a Dios Padre con los seres humanos
como Sus hijos e hijas.
¿Acaso existe algo más elevado o más valioso que ser un hijo o una hija de Dios? Si lo
hubiese, entonces con toda seguridad el deseo humano aspiraría a alcanzarlo, pero no hay nada más
elevado. ¿Ustedes piensan que cuando el omnisciente y todopoderoso Dios creó a Adán y Eva,
secretamente reservó la más alta posición para Sí Mismo y creó a Adán y Eva sólo como los
segundos? No podemos imaginar que Dios haría eso a Sus hijos, a Sus compañeros que compartirían
con El un amor absoluto.
Como nuestro eterno Padre Verdadero, Dios se invirtió a Sí Mismo ciento por ciento en la
creación de los seres humanos y los dotó con el derecho de tener el mismo estatus que El, para
participar en Su obra ecuánimemente, para vivir con El, y para heredar de El. Dios les confirió a los
seres humanos todos Sus atributos.
Aunque Dios es un Ser Absoluto, no puede ser feliz solo. Adjetivos tales como "bueno" y "feliz"
no pueden aplicarse a ningún ser que viva aislado. Estos se aplican solamente donde existe una sólida
relación recíproca. Imaginen a una cantante profesional en una isla deshabitada. Ella podría cantar al
máximo de su voz, pero sin nadie que la escuche, ¿sería feliz? Del mismo modo, aún el auto-existente
Dios necesita imperiosamente de un compañero recíproco de amor para experimentar alegría y ser feliz.
Luego viene la vida. ¿Cómo debemos vivir entonces para llegar a ser los compañeros
recíprocos de Dios y devolverle la alegría? En otras palabras, ¿cómo viviremos para llegar a ser hijos
de Dios, gente con quien Dios se deleite en llamarlos "Mi hijo" o "Mi hija", gente que encarne una
divinidad igual a la Suya? ¿Cómo podremos llegar a ser compañeros de Dios en la realización del
trabajo de la creación, compañeros que heredemos la creación entera? Yo lo respondo: Debemos
emular el punto de partida ideal del proceso creativo de Dios. En el comienzo de la creación, Dios actuó
bajo el principio de "vivir por el bien de los demás". En otras palabras, todo lo que Él hizo fue por el bien
de Su creación, quien Él esperaba se desarrollaría como su compañera de amor verdadero. Dios
estableció como núcleo esencial la práctica del amor verdadero, y a partir de allí comenzó a crear.
Por eso, para llegar a ser hijos de Dios, nuestra primera responsabilidad es la de asemejarnos
a El. Necesitamos encarnar el amor verdadero. La manera de encarnar el amor verdadero comienza
viviendo como hijos de piedad filial, luego como patriotas, como santos, y finalmente como hijos e hijas
2
divinos de Dios. En esa etapa podremos experimentar las más profundas emociones del corazón de
Dios y resolver la pena que Dios ha experimentado por decenas de miles de años desde la caída de
Adán y Eva.
Dios es todopoderoso. No fue por defectos propios o por falta de habilidad que El ha estado
aprisionado por un gran dolor y ha soportado un inmenso sufrimiento detrás de las escenas de la
historia. Fue porque existen previsiones en el Principio de la Restauración, las cuales El no pudo
revelar, que le hicieron esperar con paciencia hasta que las posiciones de Adán y Eva, perdidas en la
caída humana, fueran recuperadas con la aparición del perfeccionado "Segundo Adán". Aunque Dios
es todopoderoso, no puede eludir las leyes eternas y principios que El mismo estableció.
La Importancia del Linaje
¿Saben ustedes qué es lo que ha herido el corazón de Dios, causándole el más grande dolor
durante la larga historia desde la caída de Adán y Eva? Dios perdió Su linaje, y con la pérdida de Su
linaje, El perdió Su derecho de propiedad.
Permítanme hablarles por un momento sobre el linaje. Es más importante que la vida y que el
amor. Vida y amor se fusionan para crear un linaje. Este no puede ser establecido si falta alguno de los
dos. Por eso, entre las tres cualidades que definen la relación padre-hijo: amor, vida y linaje, el linaje es
el fruto.
La semilla del amor verdadero está inserta en el linaje de Dios, el cual provee el contexto y el
ambiente para una vida verdadera. Así, para que lleguemos a ser la gente ideal prevista por Dios; es
decir, gente con un carácter ideal, y para crear familias ideales, necesitamos estar ligados a Su linaje.
Es más, únicamente cuando estemos ligados al linaje de Dios será posible establecer un mundo de paz.
Por favor graben en sus corazones la importancia del linaje. Nunca me cansaré de enfatizar esto.
Sin linaje, ni la vida ni el amor pueden perpetuarse. Ustedes se esfuerzan por establecer una
buena tradición, pero ésta persistirá solamente durante su generación. El linaje es el puente que
permite que el espíritu de los padres continúe a través de las subsecuentes generaciones. En otras
palabras, el linaje es la primera y la última condición necesaria para que los padres cosechen los frutos
de su amor, los frutos de su vida y los frutos de su alegría. Necesitamos tener bien claro esto.
Sin embargo, cuando Adán y Eva cayeron, este linaje, más precioso que la vida misma, fue
perdido. Los frutos de la vida verdadera y el amor verdadero nunca maduraron. Se convirtieron en los
frutos de Satanás, careciendo de cualquier relación con el Cielo. De ellos descienden los seis mil
millones de personas que hoy pueblan la Tierra.
Dios quería que las semillas que plantó se convirtieran en un copioso cultivo a ser cosechado
en el otoño del Jardín del Edén. El ideal de la creación de Dios fue que El elevaría a Adán y Eva, Sus
hijos, hasta el punto en el que ellos florecieran en amor verdadero, dieran plenitud a la vida verdadera,
y fructificaran en un linaje verdadero. Dios deseaba cosechar los dueños, las familias y la nación de la
vida eterna, del amor eterno y del linaje eterno y cosechar Su reino del mundo ideal, pacífico como su
pueblo natal.
El Sufrimiento de Dios en Busca de los Padres Verdaderos
El amor falso, la vida falsa y el linaje falso infestaron la tierra. El amor, la vida y el linaje de Dios
cayeron en manos del adúltero Satanás, el enemigo del amor. El Cielo y la Tierra fueron sofocados y
transformados en un infierno. El mundo se convirtió en un lugar despreciable, lejos de la presencia de
Dios. Sin embargo, hasta el presente, la humanidad vive ignorante de esto.
3
Engañada, la gente cree que el mundo depende de una línea de vida que en realidad es el
linaje del enemigo. Esta es la terrible verdad acerca de la humanidad descendiente de la caída. Esta es
la razón por la que nos referimos a este mundo como el infierno en la Tierra. Dios observa la trágica
situación de la humanidad con un corazón lleno de dolor.
Después de crear a Adán y Eva en el Jardín del Edén, Dios planeaba casarlos con Su Sagrada
Bendición y legarles el derecho Celestial de la propiedad. Dios quería que Adán heredase de El la
propiedad del universo entero.
Sin embargo, debido a la caída en el pecado, todo quedó bajo el control de Satanás. Dios es
como un padre que trabajó con sudor toda su vida para acumular propiedades para sus hijos, sólo para
que en una noche, un ladrón se robara todo.
¿Quién puede comprender el triste y dolorido corazón de Dios? El perdió Su linaje, perdió a
Sus hijos, y fue forzado a transferir la propiedad de las naciones y del mundo a Satanás. Había una
sola manera de recuperar este linaje y propiedad. Este era el camino para ganar la subyugación natural
de Satanás, hacer que éste se rindiera voluntariamente. ¿Cuál es el secreto para cumplir esto?
Únicamente con el poder del amor verdadero, cuando amamos a nuestros enemigos más de lo que
amamos a nuestros propios hijos.
¿Existió alguna vez un tiempo en el que Dios, como Verdadero Padre y Verdadera Madre,
pudiese regocijarse con los seres humanos, gozando de los lazos naturales de padre e hijo? ¿Ha
disfrutado Dios siquiera de un año de comodidad con Sus hijos, sabiendo que lo que El creó era
bueno? La respuesta es no. Dios no lo ha disfrutado, ni siquiera por una hora. Además, ¿ha habido
alguien capaz de consolar a Dios en este dolor? No, porque nadie ha conocido la razón de esta brecha
infranqueable entre Dios y la humanidad. Nadie ha sabido por qué Dios y la humanidad se encuentran
en semejante circunstancia trágica.
El relato bíblico de Caín y Abel revela los comienzos del conflicto humano justamente en la
familia de Adán. Este provee el arquetipo para la interminable historia de lucha, guerra y conflicto.
Estamos en conflicto en muchos niveles, comenzando con la guerra entre el cuerpo y la mente dentro
de cada individuo y extendiéndose a las guerras entre naciones e incluso el conflicto global entre el
materialismo y el teísmo.
El individualismo extremo y egoísta amenaza nuestra prosperidad incluso hoy en día.
Consideramos a los jóvenes como la esperanza de la humanidad, portadores de una promesa para el
futuro, pero las drogas y el sexo libre los esclavizan. Los países avanzados parecen creer que los
bienes materiales son todo lo que importa. Ellos sólo reconocen sus propios intereses, ignorando la
miseria de decenas de miles que mueren de hambre cada día.
¿Quién podrá desatar este antiguo nudo de Caín y Abel? Este ha sido apretado por miles de
años y se enreda cada vez más. ¿Ustedes piensan que los Estados Unidos pueden hacerlo? La ONU,
en su fundación, se proclamó como un movimiento de paz, y por sesenta años se ha dedicado a esta
tarea; sin embargo, el mundo de paz permanece aún muy distante. La paz entre las naciones nunca
podrá venir mientras aquellos a quienes se les ha confiado la tarea, no resuelvan la conflictiva relación
Caín-Abel entre su propia mente y cuerpo. Por eso, ha llegado la hora de lanzar las Naciones Unidas
“tipo-Abel” que establecerá su curso de acuerdo a la voluntad de Dios.
Dios anticipó ansiosamente que alguien viniese y resolviese estas tragedias, pero ninguna
persona así apareció sobre la Tierra. Dios esperó y esperó, buscando a quien asumiese el rol del
Verdadero Padre. Si alguien se hubiese ofrecido, estoy seguro de que Dios se le hubiera aparecido en
4
sueños, trayéndole el Sol y la Luna, y derramando de los cielos, relámpagos de gozo y truenos de
éxtasis.
En este sentido, es un milagro de milagros que por primera vez en la historia, un hombre haya
tenido éxito en el establecimiento de la posición de Adán, asegurando la posición de señor del amor
verdadero, y recibiendo la unción de Dios como el Verdadero Padre de la humanidad. Es un hecho
sorprendente que su vida coincida con la de ustedes, y que respiren el mismo aire. Yo obtuve una
victoria en la posición de Verdadero Padre horizontal para rescatar a la humanidad caída. Sobre este
fundamento, el 13 de enero de 2001, le ofrendé al Cielo la "Ceremonia de Coronación de la Majestad
de Dios". Mediante esta ceremonia emancipé y liberé a Dios, el Verdadero Padre que ha asumido la
responsabilidad por la Providencia de la Restauración. En toda la historia, ésta fue la más elevada y
grandiosa de las bendiciones que la humanidad haya recibido jamás. Esta victoria fue absoluta, única,
incambiable y eterna. ¡A través de esta victoria providencial absoluta, el cuerpo y la mente de Dios han
sido completamente liberados!
El Camino hacia la Paz a través de la ceremonia de la Sagrada Bendición
¡Respetados Líderes! Nuestros lazos con el linaje de Satanás han causado mucho sufrimiento
a lo largo de la historia. Demos valientemente un paso hacia adelante y cortémoslo, e injertémonos en
la raíz del linaje de los Verdaderos Padres. ¿Para qué continuar viviendo y muriendo tontamente como
olivos silvestres? Un árbol de olivo silvestre, por más que viva mil años, continuará produciendo
solamente semillas de más olivos silvestres. ¿Dónde podremos encontrar la ruta de escape de este
círculo vicioso? La encontraremos en la Sagrada Bendición.
La Ceremonia de la Sagrada Bendición ofrece la gracia de ser injertado en el verdadero olivo.
Esta fue inaugurada por los Verdaderos Padres, quienes portan el verdadero linaje de Dios para la
humanidad. Una vez que ustedes cambien su linaje al de Dios, su descendencia pertenecerá
naturalmente al linaje divino. La Sagrada Bendición es recibida en tres etapas: resurrección,
renacimiento y vida eterna. Una vez que reciben la Sagrada Bendición de los Verdaderos Padres,
ustedes pueden dar nacimiento a descendientes puros, sin pecado y pueden construir una familia ideal.
La mejor manera de recibir la Sagrada Bendición es con alguien de otra etnia, nacionalidad o
religión. Yo llamo a esto en coreano matrimonio “kyochá” (*). Esto contribuye a la enorme tarea de
trascender las barreras de etnia, cultura, nacionalidad y religión, creando una familia de la humanidad.
A los ojos de Dios no hay diferencias en el color de la piel. Dios no se encuentra detrás de las barreras
de religión y cultura. Estas no son nada más que trucos del Diablo. El los ha usado para dominar a la
humanidad como padre falso durante decenas de miles de años.
Imaginen a dos familias enemigas que se han maldecido mutuamente durante sus vidas,
personas que no podrían vivir juntos ni en sueños. ¿Qué pasaría si esas familias se uniesen a través
de una Sagrada Bendición Matrimonial “Kyochá”? ¿Maldecirían los padres de tales familias a su hijo o
hija que se han convertido en esposos, que se aman el uno al otro y que han construido un hogar feliz?
Si su hijo amase a la bella hija de un odiado enemigo, y ésta se convirtiese en su nuera y diese
nacimiento a nietos del Cielo, tan puros y cristalinos, los abuelos sonreirían complacidos. Con el tiempo,
linajes otrora embebidos de enemistad, serían transformados.
¿Qué otro método aparte del matrimonio intercultural capacitaría a blancos y negros, judíos y
musulmanes, orientales y occidentales, y gente de todas las etnias para vivir como una familia
humana? La familia ideal es el modelo para vivir juntos en paz. La familia ideal es el nido en el que
vivimos y aprendemos a ser todos como uno solo. Allí encontramos el fundamento del amor y el
respeto entre padres e hijos, compartimos la confianza y el amor entre esposo y esposa, y el mutuo
apoyo entre hermanos. Por esta razón fundamental, ustedes deben recibir la Sagrada Bendición
5
Matrimonial de los Verdaderos Padres y establecer la tradición celestial de familias ideales, incluso si
esto significa arriesgar su propia vida.
Una Vida de Amor Verdadero
Permítanme reiterar: Para asemejarnos a Dios, el Ser original del amor verdadero, debemos
convertirnos en los dueños del amor verdadero. Debemos encarnar el amor verdadero y practicarlo
para poder desarrollar nuestro carácter. Este es el camino para que cada uno de nosotros pueda
convertirse en padres verdaderos.
¿Qué es, entonces, una vida de amor verdadero? Amor verdadero es el espíritu del servicio
público. Éste, atrae la paz que se encuentra en la raíz de la felicidad. El amor egoísta es una máscara
para el deseo de hacer que nuestro(a) compañero(a) exista para bien de uno mismo. El amor
verdadero está libre de esa corrupción. Su esencia más bien es dar, vivir por el bien de los demás y por
el bien del conjunto. El amor verdadero da, olvida que ha dado, y continúa dando sin cesar. El amor
verdadero da gozosamente. Esto lo descubrimos en el alegre y amante corazón de una madre que
acuna en sus brazos a su bebé y lo alimenta de su seno. El amor verdadero es sacrificado, como aquél
del hijo de piedad filial que obtiene su más grande satisfacción ayudando a sus padres. Dios creó el
universo con semejante amor: absoluto, único, incambiable y eterno, invirtiendo todo sin la expectativa
o condición de recibir algo a cambio.
El amor verdadero es la fuente del universo. Una vez que alguien lo posee, el amor verdadero
lo convierte en el centro y señor del universo. El amor verdadero es la raíz de Dios y símbolo de Su
voluntad y poder. Cuando estamos ligados en verdadero amor, podremos estar juntos para siempre,
incrementando sin cesar la alegría de la mutua compañía. La atracción del amor verdadero pone a
nuestros pies todas las cosas del universo; incluso Dios vendrá a morar con nosotros. Nada puede
compararse al valor del amor verdadero. Este tiene el poder de disipar las barreras creadas por los
seres humanos, incluyendo las barreras nacionales y raciales e incluso las barreras de religión.
Los principales atributos del amor verdadero son que éste es absoluto, único, incambiable y
eterno, así que quien practica el amor verdadero de Dios vivirá con El, compartirá Su felicidad y gozará
del derecho de participar de Su obra en igualad de condiciones. Por eso, una vida vivida por el bien de
los demás, una vida de amor verdadero, es el requisito previo y absoluto para ir al Reino de los Cielos.
Respetados líderes, vivimos hoy en una era de bendiciones. Las promesas de Dios están
haciéndose realidad. El Reino de los Cielos sobre la Tierra, el Reino de la Paz como ideal divino de la
creación, está estableciéndose ante sus ojos.
He dedicado mi vida de más de ochenta años, habiendo recorrido únicamente el camino del
Cielo. Fue un camino solitario, teñido de sangre, sudor y lágrimas, está ahora rindiendo frutos
victoriosos por el bien de los seis mil millones de personas del mundo. Desde la dimensión espiritual,
los Fundadores de las religiones del mundo, decenas de miles de santos y sus propios buenos
antepasados, están observando cada uno de nuestros movimientos. Por eso, quienquiera que se
desvíe del camino celestial será castigado por ello.
En más de 180 países, los Embajadores de la Paz que han heredado la voluntad y la tradición
del Cielo están haciendo un esfuerzo serio, día y noche, para proclamar los valores del amor verdadero
y la familia verdadera. Ellos están avanzando con todas sus fuerzas para establecer la paz sobre esta
Tierra.
En Medio Oriente, uno de los polvorines de la tierra, judíos, cristianos y musulmanes han
encontrado en mi filosofía de la paz los recursos para entablar una nueva dimensión de diálogo. En las
décadas pasadas, mi Pensamiento de la Unificación jugó un rol decisivo en la finalización de la Guerra
6
Fría. Ahora estoy conduciendo exitosamente, detrás de escena, esfuerzos para lograr la unificación de
mi patria, Corea.
Sin embargo, no estoy satisfecho todavía, porque yo comencé mi vida de trabajo por mandato
del Cielo. He venido como el Verdadero Padre de la humanidad con la unción de Dios y estoy
determinado a mantener mi promesa ante El. Estoy determinado a eliminar todas las divisiones y
barreras nacionales que han envenenado esta Tierra y voy a establecer el reino del mundo ideal de paz,
en el que toda la gente pueda vivir tomada de la mano por doquier.
Los Embajadores de la Paz son los Enviados Secretos del Cielo
Respetados embajadores para la paz:
Creo que han aprendido muchas cosas a través del mensaje de Dios que les estoy
transmitiendo en esta ocasión. La humanidad continúa sin rumbo a la deriva y necesita de su ayuda
más que nunca como personas que representan al Cielo. Por favor, aprovechen de esta oportunidad
para determinarse de nuevo a ser enviados del Cielo, preparados para defender el mandato de Dios.
Con esto en mente, me gustaría resumir el mensaje que les he entregado el día de hoy, de manera que
todos podamos asumir la misión que el Cielo nos ha dado y grabarla profundamente en nuestros
corazones.
¿Qué dije que fue perdido por la caída de Adán y Eva, quienes fueron creados como los hijos
de Dios? En primer lugar, se perdió la esfera del linaje que Dios nos dio. El linaje de sangre es lo más
especial de todos los derechos especiales que los padres transmiten a sus hijos. Por la caída, Adán y
Eva recibieron el linaje falso de Satanás y degradaron hasta convertirse en hijos de Satanás. Debemos
entender con certeza que hoy en día, todos los seres humanos, sin excepción, al margen de quién
puedan ser, son los descendientes de la caída, que han heredado el linaje de sangre de Satanás.
Cuando Dios creó a Adán y Eva, Él invirtió el ciento por ciento de todo Su ser, y los creó sobre
el estándar del amor, la fe y la obediencia absoluta. Él les dio Su linaje como la semilla para su amor y
vida. Por lo tanto, a partir de este momento, ustedes se encuentran en una posición diferente. El
camino ha sido totalmente abierto para que cambien su linaje a través de la Ceremonia del Vino
Sagrado trasmitida por los Verdaderos Padres, y ser bendecidos de nuevo para que puedan establecer
familias verdaderas.
En segundo lugar, debido a la caída, se perdió la esfera de los hermanos cuando en la familia
de Adán, el hermano mayor Caín mató a su hermano menor Abel. La estructura y bendición original de
Dios fue que los hermanos en una familia debían llevar una vida de amor y armonía, pero esta se
degradó convirtiéndose en una relación de enemistad, envidia y resentimiento.
Para restaurar este problema en el linaje, estoy liderando a la humanidad a unirse por medio
de los matrimonios interculturales. Estos matrimonios restauran la estructura familiar original cuando
aquellos que son “Abel” que están comparativamente más cercano al lado del Cielo, se colocan en el
rol sujeto y en la posición del hermano.
Damas y caballeros, debido a que he pasado mi vida desenterrando estos secretos de Satanás,
es inevitable enfrentar una persecución y sufrimiento tan intensos, que es imposible describirlos con
palabras. Ahora, sin embargo, he sido victorioso sobre todos los obstáculos, y he declarado la “Era
posterior a la llegada del Cielo”, en la que el poder del Cielo se manifiesta.
Sobre este fundamento, estoy construyendo una esfera tipo-Abel a nivel global que une a
religiones y naciones que representan el 78 por ciento del mundo actual. Para crear una esfera tipo7
Caín a nivel mundial, estoy uniendo a aquellos que poseen la mancha mongólica de nacimiento, que
incluye al 74% de la población mundial.
Ahora estas dos esferas mundiales tipo-Abel y tipo-Caín deben convertirse en una, y llegar a
ser un solo cuerpo con la Federación para la Paz Universal iniciada en la posición de la Organización
de las Naciones Unidas tipo-Abel. Para establecer un mundo de paz sobre esta tierra, todas las
barreras nacionales y de cualquier otro tipo, deben ser removidas en un nivel que trascienda la religión
y las naciones. Me gustaría recordarles que esta es la manera en que toda la humanidad podrá
ingresar al mundo del ideal original de la creación. Es nuestro destino el cumplir la responsabilidad de
establecer el derecho original de propiedad perdido a causa de la caída de Adán y Eva.
Por favor, recuerden que ahora es el tiempo en el que la esfera tipo-Abel, que se encuentra en
el lado del Cielo, debe digerir a la esfera tipo-Caín en el nivel cósmico. Entonces, hagamos un nuevo
comienzo hacia el establecimiento del “Nuevo Cielo y la Nueva Tierra”, es decir, el Reino de Dios en la
Tierra y en el Cielo, con la completa autoridad del Cielo.
Un Proyecto para la Paz
Líderes mundiales, permítanme aprovechar esta oportunidad provista por el distinguido foro de
hoy día, para reiterar mi propuesta de un proyecto verdaderamente providencial y revolucionario. Por la
paz y el bienestar humano, propongo que construyamos un pasaje para el tránsito a través del
Estrecho de Bering, donde Satanás ha dividido históricamente el oriente del occidente, el norte y el sur,
y donde se separan las masas de tierra norteamericanas y rusas.
Este pasaje, al cual denomino: "El Puente-Túnel Rey de la Paz Mundial", unirá el Sistema de
Autopista Internacional que permitirá a la gente viajar por tierra desde el Cabo de Buena Esperanza en
el África, hasta Santiago de Chile, y desde Londres a Nueva York, a través del Estrecho de Bering,
conectando al mundo como una sola comunidad.
Dios está advirtiendo que ya no tolerará la separación ni la división. Llevar a cabo este
proyecto unirá al mundo como una sola comunidad. Derribará las barreras de raza, cultura, religión y
nacionalidad creadas por el hombre, y establecerá el reino del mundo ideal de paz que ha sido el más
anhelado deseo de Dios.
Los Estados Unidos y Rusia llegarán a unirse. La Unión Europea, China, India, Japón, Brasil y
todas las naciones, así como todas las religiones del mundo, podrán combinar sus energías para tener
éxito en este proyecto, que será decisivo para el establecimiento de un Reino de la Paz en donde la
gente nunca más se combatirá mutuamente.
Damas y caballeros, algunos podrían dudar que tal proyecto pueda ser realizado, pero donde
hay voluntad, existe un camino, especialmente si se trata de la voluntad de Dios.
La ciencia y la tecnología del siglo XXI hacen posible la construcción de un túnel bajo el
Estrecho de Bering. Los costos de construcción tampoco son un problema. Piensen en cuánto dinero el
mundo está gastando en la guerra. La humanidad necesita darse cuenta que estamos cometiendo
terribles pecados ante la historia y ante nuestros descendientes.
Tomemos un ejemplo. ¿Cuánto dinero ha gastado Estados Unidos en la Guerra de Irak durante
los pasados tres años? Se está aproximando a los 200 mil millones de dólares. Ese presupuesto sería
más que suficiente para completar el proyecto del Estrecho de Bering.
8
En esta era, la guerra es el medio más primitivo y destructivo para resolver un conflicto y nunca
nos conducirá a una paz duradera. Ahora es el tiempo, como enseñó el profeta Isaías, para transformar
nuestras espadas en arados y nuestras lanzas en hoces. La humanidad debe poner fin al perverso ciclo
de sacrificar las vidas de nuestros hijos despilfarrando astronómicas sumas de dinero para luchar en
guerras por la guerra misma. Ha llegado el momento de que los países aúnen sus recursos y avancen
hacia el reino del mundo ideal de paz deseado por Dios, el Maestro de este gran universo.
Damas y caballeros, la humanidad está ingresando en un callejón sin salida. La única manera
de sobrevivir es practicando la filosofía de paz del amor verdadero, la vida verdadera y el linaje
verdadero enseñada por mí. Ahora que hemos ingresado a una Era posterior a la “llegada del Cielo”,
sus buenos antepasados están motivados y multitudes celestiales están descendiendo a la Tierra.
Pronto los países y los pueblos que parecen ser fuertes y poderosos modificarán sus rumbos y tornarán
en esta dirección.
Nuestra Misión
Los dejo con una alternativa. No puede haber perfección en la ignorancia. El mensaje del Cielo
que les transmito hoy día es, al mismo tiempo, una bendición y una advertencia para esta generación.
Encabezaré el establecimiento de verdaderas familias, verdaderas sociedades, verdaderas naciones y
un verdadero reino del mundo ideal de paz. ¿Se unirán conmigo mientras me elevo y me fortalezco
gracias a la fortuna y destino celestial? ¿O permanecerán cautivos detrás de las mismas viejas
barreras, todas ellas obra de Satanás: la barrera de su religión, la barrera de su cultura, la barrera de
su nacionalidad y la barrera de su raza, y gastarán el resto de su tiempo sobre la Tierra en agonía y
lamentación? El Cielo los está llamando para que sean líderes sabios que corrijan este mundo de
maldad y establezcan un nuevo Cielo y una nueva Tierra, una nueva cultura y un reino ideal.
La Federación para la Paz Universal, que nació a través del esfuerzo conjunto de quienes
están aquí, representa la victoria de Dios, el fruto de la sangre, sudor y lágrimas de los Verdaderos
Padres, y la anhelada esperanza de la humanidad. Esta llevará a cabo el rol de unas Naciones Unidas
“tipo-Abel” –para construir el Cheun Il Guk- en relación con la actual Organización de las Naciones
Unidas. Por favor, entiendan que tienen la misión celestial de construir la tierra original de Dios que es
el ideal que Dios intentó en el tiempo de la Creación.
Piense el trabajo de la ONU en mantener la paz. Algunas veces retiró sus fuerzas incluso antes
de que su misión fuera completada. La guerra de Corea es un buen ejemplo de ello. Por esta razón, el
20 de octubre de 2005 en Ucrania, durante la gira mundial de 120 naciones inaugurando la Federación
para la Paz Universal, declaré frente al mundo es establecimiento de “la fuerza policial del reino de paz”
y “los guardianes del reino de paz” por el bien del futuro de la humanidad.
Estas dos organizaciones cuidarán del orden y la paz en el nuevo mundo. La humanidad
todavía está atrapada de la división y ego-centrismo que son los remanentes de la Era Antes de la
Llegada del Cielo. Estas dos organizaciones estarán a la vanguardia para educar a la humanidad en el
amor verdadero en la Era Después de la Llegada del Cielo. El propósito de esta educación será crear al
individuo verdadero, la familia verdadera, la nación verdadera, el mundo verdadero y el cosmos
verdadero.
Espero que ustedes se pongan una nueva “coraza de amor verdadero” en esta nueva era y
sean sabios y valientes activistas en esta fuerza de paz, por el bien del futuro de la humanidad.
Por favor, inscriban en lo profundo de sus corazones esta advertencia del Cielo. Recuerden
que la única manera de heredar el linaje del Cielo, y establecer por la eternidad las familias ideales que
Dios ha anhelado ver, es mediante la Sagrada Bendición Matrimonial establecida por los Verdaderos
9
Padres. Más aún, la Sagrada Bendición Matrimonial provee el medio para establecer la familia ideal de
Dios y el reino del mundo ideal de paz.
Les pido que dediquen sus mayores esfuerzos, como lo han hecho los Padres Verdaderos, al
desarrollo y éxito de la Federación para la Paz Universal, y hacia crear la familia ideal, la nación ideal,
el mundo ideal y el reino de paz de Dios. Por favor, transfórmense en príncipes y princesas que puedan
servir y vivir con Dios, el eterno Rey de Paz y Padre Verdadero de la humanidad. Vivamos el estándar
de hijos filiales verdaderos, patriotas verdaderos, santos verdaderos y miembros verdaderos de la
familia de Dios, creando el eterno reino del mundo ideal de paz.
Que la bendición de Dios esté con ustedes, sus familias y sus naciones.
Muchas gracias.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------(*) Kyochá es una palabra coreana indicando un punto de cruce o intersección. El Padre Moon lo usa con la palabra
matrimonio o bendición para referirse a las parejas de diferente nacionalidad, cultura, raza, religión, educación o estado
económico.
10
Descargar

La Familia Ideal de Dios y el Reino del Mundo Ideal de Paz