Al avalar a ‘cerillos’, autoridad viola la ley, denuncia ONG
Al permitir que los adolescentes trabajen como cerillos en las tiendas de
autoservicio, el gobierno capitalino avala su explotación y contraviene las
disposiciones legales que protegen a este sector, afirmaron especial
Mónica Archundia
El Universal
Jueves 12 de junio de 2008
[email protected]
Al permitir que los adolescentes trabajen como cerillos en las tiendas de
autoservicio, el gobierno capitalino avala su explotación y contraviene las
disposiciones legales que protegen a este sector, afirmaron especialistas.
Durante la presentación del Informe sobre explotación laboral infantil y
adolescente en México, Norma Barreiro, presidenta de la asociación civil Thais
Desarrollo Social, dijo que la autoridad capitalina firmó en 1999 un convenio
con la Asociación de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) que
no protege a los menores.
Además de no tener un salario, los adolescentes trabajadores no cuentan con
uniformes, seguridad social ni las prestaciones de ley que corresponden a su
labor.
En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil a celebrarse este jueves
12 de junio, añadió que el acuerdo no ha sido monitoreado por las autoridades
capitalinas, y en la actualidad “sólo se cumplen las exigencias de las
empresas”.
Dijo que en febrero pasado entregaron a la Secretaría de Trabajo y Fomento al
Empleo del DF un documento que detalla las violaciones a leyes nacionales e
internacionales en que ha incurrido al avalar este acuerdo, pero “la
administración actual no tiene ojos para ver a la población menor trabajadora”.
Piden derechos especiales
Según el informe presentado ayer, el Distrito Federal es una de las entidades
federativas con menor porcentaje de población infantil que trabaja, pero aquí no
realiza su actividad en oculto sino en las calles, y en plazas y mercados
públicos.
De hecho, la capital del país ocupa el lugar número 26 a nivel nacional en
explotación infantil, y datos recabados por el Instituto Nacional de Estadística,
Geografía e Informática (INEGI) revelan que 13.4% de los adolescentes entre
12 y 17 años que trabajaron en 2004, lo hicieron en servicios domésticos.
Angélica González, coordinadora del área de Derechos Humanos Laborales del
Centro de Reflexión y Acción Laboral, dijo que las propinas no son una forma
de pago establecida en la legislación laboral, por lo que se requiere darles
derechos especiales a los menores que desempeñan un trabajo.
En la ciudad de México, a través de la Dirección para el Trabajo y la Previsión
Social, se entregan 10 mil permisos anuales en promedio a niños de 14 y 15
años que desean laborar en tiendas de autoservicio.
Sólo en la Central de Abasto de la ciudad de México llegan, entre junio y julio,
más de mil niños provenientes de poblaciones cercanas para emplearse como
carretilleros, según cálculos de la Secretaría de Trabajo capitalina.
De acuerdo con el estudio presentado ayer, no sólo el gobierno capitalino
requiere tomar medidas serias para proteger el trabajo de los adolescentes y
erradicar el de menores; se necesita un plan nacional de acción para
conseguirlo.
Descargar

Al avalar a `cerillos`, autoridad viola la ley, denuncia ONG