Reformas
Miércoles 31 de Mayo de 2000 | Managua, Nicaragua
El ABC de los judíos mesiánicos:
«Ni Roma, ni Lutero, sólo Israel»
* Un rabino que cuenta su propia historia de la ya cuestionada historia
del cristianismo y del judaísmo
*Del neoplatonismo viene a considerar malo todo lo material y peor la
carne
*Celibato y otras tradiciones, con marca de filosofía griegas
*Lutero decide quemar sinagogas y perseguir judíos porque Reforma no
los convence de que Jesús era el Mesías
—Edwin Sánchez—
Managua
Podríamos comenzar diciendo
que los que están en las bancas
de las iglesias, católica o
evangélica, se abrochen los
cinturones, porque un rabino
judío nos indica que ni Roma
(Católica) ni Wittenberg
(Protestantes) son la verdadera
raíz de la religión de Jesús, al
que como israelita llama Yeshúa.
También escuchamos de él que
Martín Lutero no concluyó la
Reforma como debiera ser, y que
utilizó el poder político y
económico obtenido en
Alemania, para quemar
sinagogas, perseguir a los judíos
y expulsarlos de ese país.
En la mayoría de los hogares nicaragüenses se
encuentra la Torah, el libro sagrado de los judíos, es
decir los libros de Moisés y los profetas. Torah
significa enseñanza, instrucción, y no ha sido
abolida a como lo indican los conceptos greco
romanos, aclaró el rabino judío Dan ben Avraham.
(Miguel Molina)
Dan Ben Avraham, líder de la
Congregación Mesiánica de Jerusalén, de Davie, Florida, da la impresión
de ser uno de esos patriarcas bíblicos escapados de una cinta de Cecil B.
de Milles. Su disertación está al margen de lo que tradicionalmente se ha
dado como un hecho.
La historia de la Iglesia a partir del segundo y tercer siglos, después del
nacimiento del Mesías, es el registro documental de una triste separación
de sus raíces hebreas, dijo.
La razones que llevaron a los Padres de la Iglesia para separarse de sus
hermanos judíos y del judaísmo mesiánico son múltiples. Hay razones de
carácter político: los judíos eran perseguidos por el Imperio Romano.
Hubo una terrible guerra, años atrás (67 DC), y ahora, en el 132, se daba
otra de los judíos contra los romanos, fueron derrotados pero no
pudieron conquistar el corazón de los israelitas, no lograron ser
asimilados por el poder greco romano. La decisión del imperio fue
acabar con los judíos y con la fe hebrea por la fuerza.
Los judíos fueron expuestos a la más terrible persecución, se les prohibió
entrar a Jerusalén, y todo lo que oliera a judío era mal visto por el
Estado.
PRIMERA SEPARACIÓN
Los Padres de la Iglesia, que no eran judíos de nacimiento sino filósofos
griegos antes de venir a la fe cristiana, optaron por solucionar el
problema de la tensión política entre el Imperio y los Judíos,
proclamando que ellos no son judíos, que no tienen nada que ver con el
judaísmo, que el cristianismo es una cosa diferente. Esto fue lo que
causó la primera separación.
La segunda separación era una acusación que había contra los cristianos
en el imperio romano de que eran gente bruta, inculta; la mayoría de los
cristianos para esta época eran de la clase más baja, los esclavos, los
plebeyos y eran mal vistos.
El cristianismo de ellos era visto como algo de baja estirpe para los
romanos. Los Padres de la Iglesia, que sí tenían cultura porque eran
filósofos, optaron por echar abajo esa falsa acusación de incultura, y
optaron por traer la filosofía griega para expresar la fe cristiana.
EL REINO DE LA FILOSOFIA
El también Presidente de la Alianza Mesiánica Israelita dijo que cuando
la filosofía sustituye la palabra profética como un medio para interpretar
las escrituras, entonces la separación se hizo más evidente.
Las Escrituras no se vieron como un libro normativo, sino que se veía a
través de los ojos de la filosofía. Surgieron escuelas como en Africa,
donde Orígenes (185-253 DC) levantó una escuela cuyo principio de
interpretación bíblica era más filosófica que profética, al extremo que él,
uno de los padres de la Iglesia, llegó a decir que Dios había revelado la
filosofía a los griegos como había revelado la Torah, las Escrituras, a los
judíos.
Los púlpitos cristianos predicaban filosofía, no palabra de Dios. Eso fue
un segundo hecho que explica, pero no justifica, la razón por la cual se
dio la separación.
Finalmente, el punto histórico, de separación total, fue el Concilio de
Nicea en el año 325, con Constantino, cuando ahí se decide sacar de la
Iglesia Cristiana todo lo que fuera judío, incluso se cambian las fechas de
las festividades que hasta ese tiempo llevaba la Iglesia. Se cambian los
días de la adoración, y se introduce otras fechas y otras celebraciones, de
tal manera que nada tuviera que ver con los judíos.
COMIENZA LA PERSECUCIÓN
A partir de ahí la historia de la iglesia es una persecución contra el
judaísmo y los judíos, expresa.
La Iglesia asume una posición que no le correspondía, se proclama el
nuevo pueblo de Dios, el «Israel Espiritual». En el contexto que surge
esa frase, dijo el rabino, es muy importante estar claro, porque en el
neoplatonismo, de donde venían los Padres de la Iglesia, se había
enseñado que lo material era malo, y lo espiritual era lo bueno.
Es decir, el cuerpo humano, según los neoplatonistas, es la cárcel del
alma, todo lo que fuera físico se veía como algo malo. La herejía de la
transubstanciación, como el pan que representa el cuerpo de Cristo y el
vino su sangre, son materiales y por tanto hay que orar para que se
conviertan en realidad en un cuerpo de Cristo y Sangre de Cristo porque
lo contrario era malo.
EL CELIBATO VIENE DEL NEOPLATONISMO
De ahí, comenta, vienen todas esas implicaciones. El matrimonio
comienza a verse como un daño para los sacerdotes por aquello de que el
cuerpo, lo material, era malo, es algo bajo, sucio, sólo lo espiritual es lo
que vale.
Es en ese contexto, en esa filosofía, subraya Dan ben Avraham, que
declaran que Israel es el Israel físico y la Iglesia es la Israel Espiritual, lo
que está diciendo en realidad, es: eso no sirve para nada, lo único que
sirve es esto, lo espiritual.
Esa frase del Israel Espiritual suena muy romántica hoy día, pero cuando
la analizas en el contexto histórico donde surgió te das cuenta que es
antisemita en su naturaleza. Después que pasa todo este proceso que he
venido mencionando, viene la Edad Media, el oscurantismo, donde surge
lo más horrible. Lutero en el Siglo XVI, se da cuenta que por lo menos
hay 95 errores que la Iglesia ha cometido. Desafía al clero a responder
por eso. Y comienza un proceso de restauración de la Iglesia
(reformada).
LUTERO Y SU ANTISEMITISMO
-Pero Lutero llamó hijos de Satanás a los judíos - se le comentó al
rabino.
-Lutero no tuvo tiempo de completar la Reforma, tuvo errores pero no
hay duda, los errores de un hombre no quita que haya hecho cosas
extraordinarias. Dios lo usó para desempolvar verdades olvidadas por la
iglesia católica.
El pensó que la Reforma iba a ser que los judíos reconocieran que Jesús
era el mesías, eso no ocurrió, y cuando él se da cuenta que los judíos
siguen sin aceptar la mesianidad de Yeshúa, entonces reacciona en la
carne. A éstas alturas, cuando se consolida la Reforma, Lutero es una
persona establecida con poder político, etc. Los nobles de Alemania lo
apoyan porque implicaba ventaja económicas para la nación, no había
que pagar impuestos a Roma...
Usando el poder, Lutero tristemente escribió un tratado que se ve donde
vuelca todo su antisemitismo que estaba escondido ahí y de la cual fue
una víctima porque se formó en esa teología y mandó a quemar el
Talmud y las sinagogas, persiguió a los judíos, ordenó echarlos fuera de
Alemania. Fue una vergüenza para la Reforma.
Lutero, dijo, pidió perdón antes de morir, reconocía que había cometido
un error, pero ya el daño era irreparable. La reforma protestante era un
intento inacabado por salvar a la Iglesia de sus caminos tortuosos y
apartados del programa original de Dios. Ese programa no ha concluido.
Necesitamos concluirlo.
Se le preguntó si acaso se necesitaba otro Lutero en la iglesia reformada
para completarla, según su perspectiva, sin embargo, el rabino dijo que
«a la generación nuestra se le ha concedido el honor de ser los
instrumento de Dios para llevar a la iglesia a lo que fue originalmente el
Plan de Dios tanto para judíos como no judíos. Esas raíces de la iglesia
no están en Wittenberg, no están en Constantinopla, ni en Roma, están
en Jerusalén. Estos son días de restauración, Nicaragua no va a quedar
fuera de estos momentos gloriosos que vienen para el pueblo de Dios.
Nicaragua es un país que ha sufrido mucho. Sé que Nicaragua ama a
Dios, que ha sido víctima como todos los latinoamericanos, de una
religión que se apartó de la fe original, y por la fidelidad de Dios, hay
muchas cosas en esa tradición que han sido buena, hay otras que han
sido malas y hay que quitarlas, sustituirlas por aquello que es realmente
el programa de Dios para su pueblo en estos días.
Por otro lado, hay muchos descendientes de judíos en Nicaragua, y Dios
los va a llamar, porque es una palabra profética, indicó.
UN MENSAJE A LOS JUDIOS NICAS
Antes de partir a los Estados Unidos, Avraham dejó este mensaje a los
judíos nicaragüenses: «Si el espíritu de Dios les muestra que usted es
descendiente de judíos, eso no quiere decir que pensemos en que el
punto está en ser judío o no serlo. Judío no es el que lo es exteriormente,
sino interiormente. Lo importante de esto no es que usted descubra, ah,
soy judío, qué bueno, sino haber venido a la fe de Israel por medio del
Mesías.
El punto es: si eres judío, descendiente de judíos, y el Espíritu de Dios te
muestra eso es porque hay una profecía porque tiene que cumplirse. Dios
va a usar a estos descendientes de judíos y que fueron víctimas de la
inquisición, y que perdieron su identidad para mostrar su fidelidad a
nuestro pueblo Israel y para usarlos como instrumentos para demostrarle
a la comunidad judía (que siempre ha sabido que es judía), la identidad
del mesías de Israel.
Por otra parte, el rabino dijo que aún no se ha revelado el nombre de
Dios. ¿Es Yahvé o Jehová?
Esto está en discusión, dijo. Hasta que el Consejo Rabínico en Jerusalén
no autorice revelar el nombre, el Tetragramatón, yo no me puedo revelar
el nombre, prefiero que le llamen Hashem (Shem es nombre, y Ha,
sagrado), El Eterno, El Señor. El nombre Jehová, que aparece en la
mayoría de nuestras biblias fue un error de interpretación de un traductor
bíblico que desconocía los códigos hebreos a la hora de pronunciar ese
nombre y así ha llegado a nosotros. Definitivamente no es Jehová.
Yo recomiendo que hasta el Señor nos autorice revelar el nombre,
digamos El Altísimo, Hashem. Cada vez que llegue el nombre Jehová
que no es correcto, mejor es decir El Eterno Hashem o Señor, Adonai.
Los judíos que reconocen a Jesús, es decir, Yeshúa, como el mesías
crecen rápidamente. Cada mes se inaugura una sinagoga en los Estados
Unidos.
Ben Avraham asimismo, indicó que la ley, es decir los libros de Moisés
y los profetas no fueron abolidos, ni tampoco fueron sustituidos por los
evangelios, recordando que el Rabino Yeshúa dijo que no abolía la ley,
sino que la cumplía.
No se puede recurrir a un documento abolido para demostrar la identidad
del mesías, dijo, precisando que «todos esos conceptos greco romanos
que se introdujeron en la fe cristiana a través de los Padres de la Iglesia
tienen que ser revisados críticamente para poder estar en condiciones de
encontrar el único nexo que permitiría un diálogo con el judío y esa es
precisamente la Torah.
[ Portada | Archivo | Busqueda ]
[ Nacional | Sucesos | Variedades | Deportes | Opinion | Departamentos ]
El Nuevo Diario (c) 1998-2003
Guegue.Com - Desarrollo y Hospedaje Web
Descargar

Reformas - Bienvenidos a Fe Bíblica

JUICIO SOBRE EL HOLOCAUSTO

JUICIO SOBRE EL HOLOCAUSTO

HitlerAna FrankCampos de exterminioNazismoJudíosTorturasAlemaniaAuschwitzAntisemitismoHistoria universal contempráneaGuerra Mundial

Ideología racista del nazismo

Ideología racista del nazismo

HitlerIdeología racistaCampos de concentraciónHistoria universalExterminio

EL HOLOCAUSTO •

EL HOLOCAUSTO •

HitlerNazismoJudíosHistoria universal

El tiempo y la promesa; Concha López Narváez

El tiempo y la promesa; Concha López Narváez

PersonajeArgumentoLiteratura española contemporánea siglo XXNarrativa y novela infantil e histórica