EL ENTORNO DE LA ENSEÑANZA DE LA FILOSOFIA EN EL COLEGIO DE
BACHILLERES DEL D.F.
Por: Francisco J. Concha Leal
El Colegio de Bachilleres es y ha sido una institución de enseñanza Medio Superior de gran
trascendencia vocacional docente en la ciudad de México, a sus más de treinta años de
fundación y más de trescientos mil egresados, sigue estando a la altura de las necesidades
humana y cultural de la sociedad mexicana.
El Colegio de Bachilleres se ha caracterizado desde su fundación por la constante presencia
de sus egresados en la solución de problemas sociales, por la conciencia política de sus
trabajadores y la unión y fortaleza de su Sindicato el cual cuenta con una gran capacidad
política necesaria para lograr acuerdos a favor de sus agremiados y no agremiados.
La consiente preparación y profesionalización de su planta docente, han sido una constante
en el afán de poseer las herramientas pedagógicas que permiten una mejor preparación de
sus estudiantes, con intención de proveer de herramientas a estos para que les ayude a
seguir con sus estudios o en su defecto incorporarse al campo laboral, siempre con un gran
sentido de la ética, la política, la cultura y la responsabilidad social.
La solidaridad entre sus agremiados sindicales en tiempos de huelga, es algo que no se debe
dejar pasar por alto, así mismo el respeto y comprensión de sus compañeros no agremiados,
la disposición de las autoridades por respetar los acuerdo llegados junto a la representación
sindical son la prueba de que la visión y único propósito de este Colegio ha sido el
beneficio de sus estudiantes, que son y serán el objetivo primordial de todos los
movimientos laborales, de las modificaciones estructurales, y de las Reformas educativas
que ha llevado a cabo esta Honorable Institución.
La Honestidad, la integridad, el respeto, y el servicio entre otras cualidades son la base del
fundamento ético, de su personal y de sus autoridades, ética que se ha venido transmitiendo
de generación en generación, por los servicios de la institución y por sus docentes a los
estudiantes, el egreso de éstos va acompañado de una formación laboral, científica y
humanista, de un espíritu consiente de esfuerzo, trabajo y perseverancia, en el afán y
necesidad de alcanzar sus metas y de compartir sus logros con la comunidad y con sus
familiares.
Las negociaciones de cualquier tipo en el Colegio de Bachilleres, han sido, sino del todo
satisfactorias, si llegadas vía el ejercicio de la libertad y la democracia enmarcadas en la
Constitución Mexicana y en las Leyes Laborales que rigen las relaciones patrón trabajador
establecido en un Contrato Colectivo de Trabajo.
Sin embargo, el Colegio de Bachilleres en su integración a una Reforma educativa mundial
denominada aquí en México RIEMS, ha venido implantando en sus programas de estudio,
en el quehacer pedagógico y en sus relaciones laborales esta Reforma. En ningún momento
en la historia del Colegio había sido unilateral cualquier modificación a ninguna de estas
partes, y parece que la implantación de la RIEMS tiene en su esencia este proceder, digo
esto, ya que ha nadie se le consulto la posibilidad de los cambios a que esta está obligando.
La explicación que se nos da es una justificación de alcance mundial, nos dicen que: la
visión y el propósito educativo han sido rebasados por los adelantos tecnológicos y es
necesario que México se adapte a estos o corre el riesgo de quedar en el atraso; que las
relaciones económicas mundiales y la ya desgastada dependencia de nuestro país hacia los
países más poderosos del mundo, nos obliga a entrar en un mundo, ya no de
competitividad, sino de servicio para pagar la deuda económica de México a los bancos
económicos mundiales.
Otra justificación que se da para la implantación de esta Reforma en Bachilleres, es que de
los egresados de bachilleres son pocos los que siguen sus estudios universitarios, pues
como se sabe, se carece de pase automático a alguna universidad; además de que en
algunos sub sistemas no tiene acceso la transversalidad (UNAM); que el bajo nivel
económico de su población estudiantil no les permite pensar en una universidad de paga
para su profesionalización. Por lo tanto, como es poca su preparación laboral, es necesario
ampliar el espectro técnico como producto final en ellos, ya que si todo está en su contra al
menos que cuando egresen sepan hacer algo, trabajar, y si alguno tiene suerte ya no
capacidad, podrá seguir con algunos estudios Superiores.
Con esto no quiero decir que el futuro sea totalmente opaco para estos estudiantes, pero sí,
más difícil. Existen algunas universidades que aunque no dan pase automático a los
egresados de bachilleres, si la posibilidad de que estos como cualquier otro egresado de
cualquier institución preparatoria, pueda seguir con sus estudios, pero, ¿se podrá ahora que
se han cambiado los planes de estudio y los créditos finales posiblemente no sean los que se
requieren para un examen universitario? ¿Se podrá cuando lo que se les transmite a los
estudiantes no es conocimiento, sino la capacidad de realizar o resolver el problema que se
les presente? ¿Será que se sabe lo que se está pretendiendo hacer, autoridades?
Summum jus, summa injuria, nuestra institución, en el querer aplicar esta Reforma, ha
impuesto normas de manera unilateral, no se ha tomado en cuenta a la organización
sindical, ni a existido consenso académico o administrativo alguno. La Reforma como ella
misma se dice, es un implante y como implante no forma parte de este organismo
institucional, además de deformar su forma natural, tarde o temprano él como cualquier
organismo la tiene que expulsar, así obra la naturaleza cuando atenta contra ella, al crear
anticuerpos se repele el cuerpo extraño.
Nos hablan de una libertad pedagógica, pero es una libertad atada a un objetivo avalado por
instancias extranjeras, sub lege libertas, una libertad pedagógica atada a una ley que no es
natural sino impuesta, condicionando el trabajo a futuro sólo si se está certificado.
Quisiera pensar que me equivoco en mi juicio, y que las reformas hechas por el colegio de
bachilleres son las correctas, que el resultado final al término del bachillerato de nuestros
estudiantes, será el de individuos (no productos finales) con la capacidad de desarrollar
todo su potencial para acceder a lo que promete esta Reforma, la posibilidad de no tan sólo
trabajar en las 29 capacitaciones laborales que ha innovado el Colegio, sino también contar
con los créditos necesarios que se requieren para presentar un examen de admisión a
cualquier Universidad y que el resultado de los programas de estudios basados en
competencias sean los suficientemente productivos que den al estudiante las mismas
oportunidades que a cualquier otro egresado de del Sistema de Bachillerato para progresar
en el ámbito laboral debido a saberse con la capacidad y habilidad, aunque no con el
conocimiento Intelectual suficiente
Sería bueno saber que el objetivo de esta Reforma son los estudiantes y no las empresas las
beneficiadas, que los ajustes llevados a cabo por nuestras autoridades sean de buena
voluntad y convenientes para el trabajador, que el no pedir ni tomar en cuenta su opinión
sea necesario para el bien de estos y de todos, que la participación y el apoyo en esta
implantación fuera para avalar si esta es viable o no, y no nada más para aplicar los
cambios que por ella han hecho.
Quisiera estar equivocado y creer que la desconfianza hacia mis compañeros dirigentes
sindicales no es justificable; que la creación de nuevos grupos de resistencia es tan sólo una
forma de demostrar que existe conciencia política y que es necesaria para la buena relación
de todos; que las diversas opiniones son para enriquecer y no para dividir menos para
imponer; que el futuro del trabajo docente no será amenazado por la imposición de la
profesionalización (diplomados y especialidades ¿en qué?) Que en muchos de los casos no
ha nacido del deseo personal, bajo la advertencia de que si éste no se lleva a cabo hasta su
“feliz” término se le cobre al mismo trabajador; que la libertad de ser maestro no será
condicionada por una ideología mercantilista y globalizada a la que nos veríamos obligados
a pertenecer; que la tan famosa problemática situada, no sean situaciones aisladas en las
que no todos los estudiantes se habrán de encontrar, y que aún así la competencia se
desarrolle con la información que según nosotros debamos dar; que es necesario el esfuerzo
de la adquisición y mantenimiento del conocimiento dentro del saber ser y hacer como
algo realmente importante pues lo ha sido durante toda la existencia de la historia humana;
tan importante como lo es hoy el manejo de la técnica.
Entiendo que los tiempos cambian, y que los tan deseados avances tecnológicos nos han
alcanzado y hasta rebasado, dejándonos obsoletos para muchos como los transmisores de
conocimiento, ese temor de ser sustituidos por la maquina es ya una realidad, y ha sido
gracias al conocimiento, a lo mismo que el día de hoy se le niega el derecho de existir y se
le denigra con el nombre de transversal, como lo es el conocimiento filosófico.
Lo preocupante en este caso dentro del Colegio de Bachilleres, es que si bien, la resistencia
a las modificaciones que puedan tener matices unilaterales han sido fuertemente refutadas
por la comunidad académica y administrativa, al grado de llevar a la comunidad en
diversas ocasiones al estallido de huelga, en este caso de la reforma que ha dado lugar a la
reducción de horas curso, a la amputación de academias y asignaturas y a la implantación
de nuevas reformas laborales, los organismos que forman al colegio de bachilleres no han
tenido la fuerza ni la convicción de unirse y pedir verdaderas cuentas a todas estas
sorpresivas modificaciones, la explicación de la necesidad de estas, no ha salido del ceno y
mucho menos de la participación democrática, sino que ha sido impuesta
La débil oposición en el entendimiento a no comprender las intensiones de esta Reforma, es
debida también a la gran desconfianza que existe por parte del trabajador hacia sus
autoridades en este proceso, la desinformación y las modificaciones hechas sin previo aviso
ha dado lugar a no saber que esta sucediendo, cómo se esta haciendo, ni cómo se tiene que
aplicar, al mismo tiempo ha dado como resultado una marcada división entre autoridades
y trabajadores y a la posible desaparición del sindicato como representante real de los
intereses laborales de los trabajadores.
Por otro lado, la incorporación de algunos de mis compañeros filósofos a la Reforma,
algunos por la necesidad de trabajo, aunque no muy convencidos, y otros realmente
convencidos de que lo que están haciendo es necesario y benéfico, no sólo para los
estudiantes, sino para la enseñanza de la filosofía en general. Sus argumentos son el que “la
filosofía es un aprendizaje para la vida y por ello se necesitan las competencias” que por
“habilidades filosóficas” se entienden “el desarrollo del pensamiento crítico y reflexivo”,
que por “formación de ciudadanos” estamos hablando de “seres éticamente responsables y
comprometidos” pero ¿con qué o con quién?,
Entiendo que la filosofía no aporta actitudes para obedecer y conformarse con la realidad
en que se vive, la filosofía analiza y reflexiona la realidad en que el ser de desenvuelve y
no tiene fin ni principio preestablecido impuesto por alguna ideología, mucho menos por
intereses personales o de grupo, por lo tanto no cabe en el perfil de “desarrollo humano” en
“ética y civismo” en el desarrollo tan sólo de “competencias” y por lo tanto, se encuentra
fuera del ámbito de las Ciencia Sociales.
Tenemos claro que los modos de producción y de comunicación se han modernizado de tal
manera que ha sido inevitable la globalización, y la tecnocratización de la educación, es
decir de la mentalidad de toda la sociedad, no podemos negar esta necesaria transformación
o prescindir de ella en la población estudiantil o en nuestros programas de estudio.
Nuevos males se presentan en nuestro mundo, nuevas enfermedades como novedosos
descubrimientos para su cura, nuevos alimentos y con ello bastantes problemas a resolver.
La producción de toneladas de material no reciclable ha venido dañando nuestro
ecosistema; la destrucción de la capa de ozono por el incesante calor y emisión de gases
producto de las industrias que tienden a hacer más cómoda nuestra vida. Todo esto gracias
a la supuesta ayuda de la ciencia y los tan preciados adelantos tecnológicos. Las ciencias en
las que nuestras universidades se mostraban orgullosas han tenido que ser modificadas con
nuevos nombres, encaminadas a analizar y resolver los retos que se presentan a nuestros
ojos.
No hay necesidad de la amenaza destructiva de una bomba atómica, para poner atención a
nuestra dolorosa y preocupante realidad, el poder bélico hoy, no es más peligroso que el
poder económico, ni más real que el poder del manejo de la técnica.
La necesidad de una Reforma mundial se presenta ante nuestros ojos, una reforma que nos
pide que abramos la mente a una nueva idea de conciencia, a un análisis real y verdadero
del desarrollo que como comunidad la humanidad ha venido creando. No a una Reforma
técnica empresarial, sino a una reforma de la técnica, de la ética y de la conciencia
humana.
Es necesario parar, no puede ser posible que se nos pida trabajar para alcanzar las metas
económicas de países imperialistas, con la falacia de que el desarrollo es para nosotros si
sabemos producir más. Estamos ahogando al mundo con tanta mentira y basura ideológica.
No es posible que nos pidan aprender a manejar las maquinas que nos han hecho obsoletos
como seres pensantes, no soy de la idea de que tenga que modificarse la historia para
beneficio ajeno, no creo que sea sano para ninguna sociedad civilizada decir que el
conocimiento no es sustentable y que por ello se mutile de la posibilidad de obtenerlo y de
la memoria de la humanidad.
Lo peligroso del quehacer filosófico es que, si no es transmitido con honestidad y ética
profesional, puede dar lugar a la creación de estados mentales irreales, como el que está
teniendo lugar en este momento en el mundo, pero que quizá hasta más peligroso que quitar
la filosofía de los programas educativos, es vivir en la falacia política y publicitaria como
una supuesta verdad.
El sueño de una fraternidad mundial de muchos filósofos y pensadores, se ha hecho
realidad, el contra método de Feyerabend es hoy una realidad monstruosa, con beneficio
para unos cuantos, el cambio se dice es progresista y necesario pero, ¿necesario para quién?
Y ¿Creado por quién? ¿Es una Nueva utopía de Estado? ¿Una República mundial?
Una Nueva República mundial, que no tendría nada de utópica, pues el hacer no es sólo
por el desprendimiento de todos por un propósito espiritual con el fin de ser buenos, ¿acaso
alguien desdeña de obtener más ganancias de las que hasta hoy percibe con el control
humano gracias a los adelantos de la tecnología?
¿Es quizás el cambio de paradigma una necesidad, un resultado de la dialéctica hegeliana?
¿Será que la filosofía pueda ser usada en contra de ella misma, por el más hábil y
competente retórico? ¿Acaso, ha sido una fantasía, de la que el filósofo tiene que despertar?
O ¿realmente la falacia ad populum es realmente efectiva a tal grado que pueda mas que la
verdad? y Quizá más grave tal vez tengamos razón en todos los argumentos que se viertan
en este coloquio, pero como dirían nuestras autoridades secretariales, “la Reforma ya está y
no se puede echar atrás todo lo ya trabajado” ¿Será?
Filosofía para qué, o para quién, eso esta en nosotros encontrar una respuesta y en el tiempo
juzgar si estamos ciertos en nuestro juicio o de otra manera la Reforma tendrá que
reconocer que se ha acertado a un cambio de paradigma sin haber nacido de la mente de un
filósofo, pero si, del quehacer de la filosofía y de los elementos lógicos y ontológicos que la
caracterizan a saber el análisis y la reflexión.
Descargar

SITUACION EN EL COLEGIO DE BACHILLERES DE LA FILOSOFIA