JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
EVALUACIÓN DE DESEMPEÑO DE LOS EDUCADORES OFICIALES
El Gobierno Nacional ha reglamentado la evaluación de desempeño de los docentes y
directivos docentes que laboran en establecimientos educativos estatales, a través de
los Decretos 2582 de 2003 y 3782 de 2007.
En consecuencia, haré un análisis de las citadas disposiciones, comenzando por la
evaluación de desempeño de los docentes vinculados en virtud del Estatuto Docente
(Decreto 2582 de 2003), y posteriormente, aludiré a la evaluación de los educadores
regidos por el Estatuto de Profesionalización Docente (Decreto 3782 de 2007).
1. EVALUACIÓN DE DESEMPEÑO DE LOS DOCENTES Y DIRECTIVOS
DOCENTES REGIDOS POR EL DECRETO 2277 DE 1979: DECRETO 2582 DE
2003
El Gobierno Nacional expidió el 12 de septiembre de 2003 el Decreto 2582, “por el cual
se establecen reglas y mecanismos generales para la evaluación del desempeño de los
docentes y directivos docentes que laboran en los establecimientos educativos
estatales”.
Cabe resaltar que la mencionada norma tiene como fundamento de derecho el numeral
11 del artículo 189 de la Constitución Política y el numeral 5.8 del artículo 5º y el
parágrafo 1º del artículo 10º de la Ley 715 de 2001, situación relevante, que explicare
más adelante.
1.1.
La acción de nulidad.
El decreto objeto de estudio fue demandado ante el Consejo de Estado, con el
argumento de falta de competencia del Gobierno Nacional para reglamentar la
evaluación de desempeño, en la medida que tal materia requiere de un marco legal que
la desarrolle, es así como el desempeño del empleo es parte fundamental de la función
pública y como constituye causal de retiro del servicio debe ser regulado por la ley y en
este caso el Decreto Ley 2277 de 1979, la Ley 115 de 1994 y el Decreto 1278 de 2002
no regulan el desempeño de las funciones públicas docentes, razón por la cual no
puede hacerlo el reglamento.
Además, el actor sostiene que la Ley 715 de 2001 en su numeral 5.8. determinó que es
competencia de la Nación “definir y establecer las reglas y mecanismos generales para
la evaluación y capacitación del personal docente y directivo docente”, es decir, que ello
es del resorte del Congreso de la República.
1
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
La Sección Primera, que conoció de la acción de nulidad 1, advierte que los
fundamentos de derechos de la norma demandada fueron declarados inexequibles por
la Corte Constitucional mediante sentencia C-723 de 2004, MP Jaime Araujo Rentería2,
no obstante, para el Consejo de Estado la decisión de la Corte no afecta el decreto
acusado, afirmación que expresa en los siguientes términos:
“Para la Sala, la declaratoria de inexequibilidad de la expresión “atendiendo el
reglamento que para tal fin expida el Gobierno Nacional”, contenida en los
artículo 5º, numeral 5.8. y artículo 10º, parágrafo 1º de la Ley 715 de 2001, no
afecta el acto acusado, no obstante que constituye uno de sus fundamentos,
pues ante todo, la Corte Constitucional fue enfática en advertir que en el
supuesto de que las normas legales no existieran, ciertamente el Presidente de
la República no podría ejercer su potestad reglamentaria, por carencia de objeto,
pero es evidente que podría hacerlo cuando las mismas fueran dictadas por
el legislador; y que debe destacarse que el ejercicio de la potestad
reglamentaria del Presidente de la República en relación con la evaluación
y capacitación del personal docente y directivo docente queda subordinado
a las leyes expedidas o que en el futuro se expidan sobre esta misma
materia y que así lo permitan.” (Negrillas y subrrayas del texto)
De igual modo, el Consejo de Estado advierte que el legislador extraordinario expidió el
Decreto 1278 de 2002, con fundamento en las facultadas conferidas por el artículo 111
de la Ley 715 de 2001, el cual reguló la materia a que se contrae el acto acusado, lo
cual es suficiente para declarar que los cargos de la demanda no tienen vocación de
prosperidad.
1.2.
Análisis a la sentencia.
Resulta bastante desafortunada la decisión del Consejo de Estado, en razón a lo
siguiente:
A nuestro juicio, la declaratoria de inexequibilidad del, numeral 5.8., artículo 5º y del
parágrafo 1º, artículo 10º, de la Ley 715 de 2001, per se configura el decaimiento del
Decreto 2582 de 2003, lo cual lo hace inejecutable, tal como lo establece el artículo 66
del CCA, según el cual:
1
Consejo de Estado, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, CP Marco Antonio Velilla
Moreno, sentencia del 29 de enero de 2009, radicación No. 2004 - 00035
2 En dicha sentencia la Corte sostuvo que “la evaluación anual de desempeño de los rectores y directores
de las instituciones educativas públicas deberá hacerse atendiendo el reglamento que para tal fin expida
el Gobierno Nacional, no distribuye competencias en materia educativa, conforme a lo previsto en el Art.
288 superior…
… dichos apartes asignan al Presidente de la República la función de dictar normas generales en materia
educativa, específicamente normas que tratan del ejercicio de la función pública y del retiro de la carrera
administrativa por calificación no satisfactoria en el desempeño del empleo, las cuales deben ser dictadas
por el legislador ordinario o extraordinario, de conformidad con lo dispuesto en los Arts. 114, 125 y 150
num. 23 de la Constitución, que por tanto resultan vulnerados.”
2
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
“Salvo norma expresa en contrario, los actos administrativos serán obligatorios
mientras no hayan sido anulados o suspendidos por la jurisdicción de lo
contencioso administrativo pero perderán su fuerza ejecutoria en los siguientes
casos:
1. …
2. Cuando desaparezcan sus fundamentos de hecho o de derecho…”
Si bien es cierto la Corte Constitucional en la sentencia C-723 de 2004 dispuso que el
ejercicio de la potestad reglamentaria del Presidente de la República en relación con la
evaluación y capacitación del personal docente y directivo docente queda subordinado
a las leyes expedidas o que en el futuro se expidan sobre esta misma materia y que
así lo permitan, ello no significa que la constitucionalidad de la norma, esto es, del
numeral 5.8., artículo 5º y del parágrafo 1º, artículo 10º de la Ley 715 de 2001, resurgió
cuando el Presidente de la República en uso de las facultades extraordinarias
conferidas por el artículo 111 de la Ley 715, expidió el Decreto 1278 de 2002.
Es fácil llegar a tal conclusión, dado que el Estatuto de Profesionalización Docente,
como es bien sabido, por expresa disposición de su artículo 2º: “Las normas de este
estatuto se aplicarán a quienes se vinculen a partir de la vigencia del presente
decreto para desempeñar cargos docentes y directivos docentes al servicio del Estado
en los niveles de preescolar, básica (primaria y secundaria) o media, y a quienes sean
asimilados de conformidad con lo dispuesto en esta misma norma, es decir, no ampara
a los docentes y directivos docentes regidos por el Decreto 2277 de 1979, a quienes
está dirigido el Decreto 2582 de 2003.
Es obvio, que el Gobierno Nacional al expedir el Decreto 2582 no tuvo como
fundamento de derecho el Decreto 1278 de 2002 porque éste y el Decreto 2277 de
1979, por decirlo de algún modo, son incompatibles, por tanto, no es que el Gobierno
Nacional haya incurrido en una omisión o en lapsus que le haya impedido sustentar el
decreto de evaluación de desempeño de los docentes regidos por el Estatuto Docente
en el Estatuto de Profesionalización Docente, por el contrario, era suficientemente claro
que tal materia debía ser soportada legalmente en disposiciones normativas diferentes
a esta, de allí que el fundamento de derecho haya sido la Ley 715 de 2001.
En suma, el legislador ordinario o extraordinario tenia que haber expedido una ley que
regule la evaluación de desempeño de los docentes y directivos docentes regidos por el
Decreto 2277 de 1979, para que el Gobierno Nacional ejerciera la potestad
reglamentaria en tal asunto.
1.3.
Efectos de la sentencia del Consejo de Estado.
Aparentemente la decisión del Consejo de Estado que hemos comentado, traería
dificultad para aplicar la evaluación de desempeño de los docentes y directivos
3
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
docentes regidos por el Estatuto Docente, ya que el contenido del Decreto 2582 de
2003, norma reglamentaria, reñiría con el Decreto-ley 1278 de 2002, sin embargo,
considero que la misma se resuelve recurriendo al artículo 2º del Estatuto de
Profesionalización Docente, que preceptúa:
“ARTÍCULO 2o. APLICACIÓN. Las normas de este estatuto se aplicarán a
quienes se vinculen a partir de la vigencia del presente decreto para desempeñar
cargos docentes y directivos docentes al servicio del Estado en los niveles de
preescolar, básica (primaria y secundaria) o media, y a quienes sean asimilados
de conformidad con lo dispuesto en esta misma norma.”
Adicionalmente, aunque existe oposición o incompatibilidad entre el contenido del
Decreto 2582 y el Decreto 1278, es válido afirmar, que en virtud del principio
hermenéutico según el cual la norma especial prima sobre la general, las reglas y
mecanismos para la evaluación del desempeño de los docentes y directivos docentes
que se rigen por el Decreto 2277 de 1979 es el establecido en el Decreto 2582 de 2003,
en cuanto prevalece la norma especial.
En este orden de ideas, dado que ninguna disposición normativa, esto es, ni el Decreto
2582 de 2003, ni el Decreto 2277 de 1979, ni la Ley 909 de 2004, le asignan
atribuciones o competencias a la Comisión Nacional del Servicio Civil respecto de los
docente oficiales regidos por el Estatuto Docente para la evaluación de desempeño,
resulta obvio que dicho órgano no puede injerir en tal asunto.
Ahora bien, el numeral 2º del artículo 3º de la Ley 909 de 2004 dispone:
“2. Las disposiciones contenidas en esta ley se aplicarán, igualmente, con
carácter supletorio, en caso de presentarse vacíos en la normatividad que los
rige, a los servidores públicos de las carreras especiales tales como:
(…)
- El que regula el personal docente”.
El aparte subrrayado fue declarado exequible por la Corte Constitucional mediante
sentencia C-175 de 2006, MP Jaime Córdoba Triviño, con base en los argumentos que
a continuación destacamos:
“Ahora bien, al retomar los argumentos de inconstitucionalidad planteados por el
actor, para la Corte es claro que se está partiendo de una premisa errada al
incluir dentro de las carreras especiales a que se refiere la Constitución Política
en su artículo 130 la de los docentes, pues la excepción prevista en dicho
artículo, se refiere a las carreras especiales de origen constitucional y no a las
especiales de creación legal, como es el caso de la de los docentes.
En consecuencia, la remisión supletoria que hace el legislador para que la ley de
4
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
carrera administrativa sea aplicada a la carrera de docentes no viola la
Constitución Política, pues lo que proscribe la Carta es la administración y
vigilancia de las carreras especiales de origen constitucional por la Comisión
Nacional del Servicio Civil. Por el contrario, la Corte ha determinado que la
Comisión Nacional del Servicio Civil es el órgano competente para la
vigilancia y administración de las carreras especiales de origen legal”.
(Negrillas fuera de texto)
En este orden de ideas, si bien es cierto, de acuerdo con la jurisprudencia de la Corte
Constitucional, se debe afirmar que la administración y vigilancia de la carrera docente
está en cabeza de la Comisión Nacional del Servicio Civil, conviene resaltar que las
normas que regulan la carrera administrativa general, contenida en la Ley 909 de 2004,
sólo se aplicaran a la carrera docente con carácter supletorio, si se presentaran
vacíos en la normatividad que la rige, lo que no ocurre en el presente asunto, toda vez
que la regulación contenida en el Decreto 2582 de 2003 sobre evaluación de
desempeño de los docentes y directivos docentes regidos por el Decreto 2277 de 1979
es suficiente, precisa y completa.
Así las cosas, la función asignada a la Comisión Nacional del Servicio Civil en el literal
d) del artículo 11 de la Ley 909 de 20043 relacionada con la atribución de establecer los
instrumentos necesarios para la aplicación de las normas sobre evaluación del
desempeño de los empleados de carrera administrativa; resulta inoperante e
inaplicable.
En síntesis, por efecto de la expedición del Decreto 2582 de 2003, la Comisión Nacional
del Servicio Civil no tiene competencia o atribución alguna para evaluar el desempeño
de los docentes y directivos docentes vinculados por el Estatuto Docente.
Estimo oportuno traer a colación el concepto de la Sala de Consulta de Servicio Civil del
Consejo de Estado4, emitido con ocasión a la consulta formulada por la Ministra de
Educación en relación, entre otros, con el siguiente cuestionamiento, el cual se
identifica con la materia aquí analizada:
“6. ¿Cuál o cuáles órganos o entidades del Estado tienen la competencia para la
determinación de criterios para la evaluación de competencias, la elaboración de
la tabla de costos que deben asumir las entidades territoriales, el pago y el
“ARTÍCULO 11. FUNCIONES DE LA COMISIÓN NACIONAL DEL SERVICIO CIVIL RELACIONADAS
CON LA RESPONSABILIDAD DE LA ADMINISTRACIÓN DE LA CARRERA ADMINISTRATIVA. En
ejercicio de las atribuciones relacionadas con la responsabilidad de la administración de la carrera
administrativa, la Comisión Nacional del Servicio Civil ejercerá las siguientes funciones:
3
(…)
d) Establecer los instrumentos necesarios para la aplicación de las normas sobre evaluación del
desempeño de los empleados de carrera administrativa;
4
Consejo de Estado, Sala de Consulta y Servicio Civil, CP Luis Fernando Álvarez Jaramillo, concepto del
25 de septiembre de 2008, radicación No. 1914
5
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
recaudo de los recursos que el proceso genere, la contratación de la entidad que
ejecute el proceso?”
La Sala de Consulta, luego de hacer un recuento jurisprudencial de la Corte
Constitucional en relación con la connotación de la carrera docente como régimen
especial de carrera de origen legal, concluye:
“… permite al interprete concluir que la lectura de la ley 909 de 2004 debe
hacerse de conformidad con estos aportes jurisprudenciales y en tal sentido
afirmar que definitivamente la administración y vigilancia de la carrera docente
está en cabeza de la Comisión Nacional del Servicio Civil.
Sin embargo, la Sala estima útil anotar que las normas que regulan la carrera
administrativa general, contenidas en la ley 909 de 2004, sólo aplicarían a la
carrera docente con carácter supletorio, si se presentaran vacios en la
normatividad que la rige, lo que precisamente no ocurre en este caso, pues la
regulación contenida en el artículo 17 del decreto ley 1278 de 2002 sobre
administración y vigilancia de la carrera es suficientemente precisa y completa”.
(Negrillas y subraya fuera de texto)
Con base en lo anterior, el Consejo de Estado responde la consulta así:
“Las entidades territoriales certificadas son competentes para la elaboración
de la tabla de costos, el pago y recaudo de los recursos que el proceso de
ascenso en el escalafón docente y reubicación salarial generen, así como para la
contratación de la entidad encargada de ejecutar el mismo”.
En suma, las secretarias de educación de las entidades territoriales certificadas son
competentes para organizar el proceso de evaluación de desempeño de docentes y
directivos docentes (art. 5, Decreto 2582 de 2003), y dado que la normatividad vigente
sobre dicha materia es suficiente para adelantar tal proceso, la Comisión Nacional del
Servicio Civil carece de competencia o de facultad alguna al respecto, esto es, para
vigilar o administrar la evaluación de tales empleados.
Vale la pena resaltar, que la anterior conclusión involucra únicamente a los docentes
regidos por el Estatuto Docente (Decreto 2277 de 1979), ya que los docentes
vinculados en virtud del Decreto 1278 de 2002 se encuentran en una situación
diferente, en la medida que de conformidad con el Decreto 3782 de 2007 la Comisión
Nacional del Servicio Civil es la responsable del proceso anual de evaluación de
desempeño, razón por la cual estos docentes deben sujetarse a las orientaciones que
este organismo diseñe, entidad que además tiene la facultad de conocer las quejas y
reclamaciones que se presenten por la aplicación del sistema de evaluación.
Téngase en cuenta que, el citado Decreto 3782 se encuentra vigente, a pesar que
contra el misma cursa acción de nulidad ante la Sección Segunda del Consejo de
Estado, en virtud de la demanda que el suscrito promovió, la cual se encuentra para
6
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
fallo desde el mes de noviembre del año pasado (Consejera Ponente Bertha Lucía
Ramírez de Páez).
2. EVALUACIÓN DE DESEMPEÑO DE LOS DOCENTES Y DIRECTIVOS
DOCENTES REGIDOS POR EL ESTATUTO DE PROFESIONALIZACIÓN
DOCENTE: DECRETO 3782 DE 2007
El Gobierno Nacional reglamentó la evaluación de desempeño de los educadores
oficiales regidos por el Decreto 1278 de 2002, mediante el Decreto 3782 de 2007, que
como se anuncio en líneas anteriores, fue demandado ante el Consejo de Estado.
Las razones que llevaron al suscrito a solicitar la declaratoria de nulidad parcial de la
norma se condensa en lo siguiente:
 Falta de competencia. Desviación de poder.
La disposición infringe la Constitución Política (num. 7 y 23, art. 150 y art. 130), dado
que la misma asigna funciones y responsabilidades a la Comisión Nacional del Servicio
Civil y al Ministerio de Educación Nacional (art. 7, 8, 9, 21) cuando dicha competencia
es exclusiva del Congreso de la República, que por mandato constitucional tiene la
facultada de expedir leyes para determinar las funciones y responsabilidades de tales
entidades.
Dicho de otro modo, conforme a los preceptos constitucionales, la designación de
funciones de organismos llamados a integrar la administración nacional corresponde de
manera privativa a la ley, lo que se ha denominado comúnmente cláusula general de
competencia legislativa, respecto de las cuales el gobierno nacional no tiene injerencia
alguna, máxime si tenemos en cuenta que en el caso del Ministerio de Educación
Nacional, sus funciones se encuentran claramente detalladas en el artículo 148 de la
Ley 115 de 1994, y para la Comisión, en el artículo 11 de la Ley 909 de 2004.
 Violación de la autonomía de las entidades territoriales.
Según la Constitución Política, la descentralización y autonomía de las entidades
territoriales son la columna vertebral de la organización del poder público del Estado
colombiano, de allí que el artículo 287, 288, 298 y s.s. regulen los principios de nuestra
estructura política, sin embargo, el artículo 10 del Decreto 3782 de 2007, asigna a las
secretaria de educación de las entidades territoriales ciertas funciones para el desarrollo
del proceso de evaluación, lo cual vulnera tales mandatos y principios constitucionales.
En efecto, de conformidad con la Carta Superior las entidades territoriales son las
encargadas de determinar las funciones de sus diversas dependencias en atención a la
autonomía administrativa que esta le confiere, la cual se ejerce dentro de los contornos
que establezca la Constitución y la ley.
7
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
Para la Corte Constitucional, es propio de los departamentos y municipios desarrollar
por la vía del reglamento la preceptiva legal y adecuarla a las particulares
peculiaridades propias de su ámbito territorial. En otros términos, corresponde a las
autoridades de esos niveles expedir normas reglamentarias para dar concreción y
especificidad a la ley de modo que con sujeción a la misma, dispongan lo conducente a
la adecuada y eficiente prestación de los servicios públicos según sean las
características de las necesidades locales.5
 Abuso de la potestad reglamentaria en cuanto asigna funciones a los
evaluadores y evaluados.
Dispone el artículo 122 CP que no habrá empleo público que no tenga funciones
detallada en la ley o reglamento y para proveer los de carácter remunerado se
requiere que estén contemplados en la respectiva planta y previstos sus emolumentos
en el presupuesto correspondiente, y por su parte, el artículo 123 ibídem establece que
los servidores públicos están al servicio del Estado y de la comunidad; ejercerán sus
funciones en la forma prevista por la Constitución, la ley y el reglamento
No obstante lo anterior, los artículos 11 y 12 del Decreto analizado asigna diversas
funciones tanto a evaluadores, esto es, a los rectores o directores rurales; como a
evaluados, contradiciendo los citados preceptos constitucionales, por cuanto,
claramente la Constitución Política deja a su criterio o al legal la designación de
funciones de los servidores públicos.
Si bien es cierto, el inciso 2º del artículo 123 Superior permite que a través de
reglamento se determinen las funciones de los servidores del Estado, también lo es que
dicha norma debe comportar las veces de reglamento, lo cual no ocurre con el Decreto
3782 de 2007, en la medida que la asignación de responsabilidades que allí se
determinan para estos funcionarios no guarda el principio de unidad de materia, ya que
no se trata de asignar funciones, sino que por el contrario se trata de reglamentar un
aspecto de la carrera docente, como lo es la evaluación del desempeño laboral.
 Viola la Ley de carrera administrativa
De conformidad con el campo de aplicación de la Ley 909 de 2004 (art 3), esta se aplica
con carácter supletorio a los servidores públicos de las carreras especiales tales como
la que regula el personal docente.
Sobre el particular el artículo 17 del Estatuto de Profesionalización Docente, titulado
“Administración y vigilancia de la carrera docente” dispone que la carrera docente será
administrada y vigilada por las entidades territoriales certificadas, las cuales, a su vez,
conocerán en primera instancia de las reclamaciones que se presenten en relación con
la aplicación de la carrera. La segunda instancia corresponderá a la Comisión Nacional
del Servicio Civil.
5
C-568 de 2003, MP Alvaro Tafur Galvis
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
8
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
En tanto, el artículo 8º del Decreto estudiado atribuye una serie de responsabilidad a la
Comisión Nacional del Servicio Civil, Corporación que participa activamente en la
evaluación de desempeño de los educadores oficiales.
En este orden de ideas, nótese que el citado deja la administración y vigilancia de la
carrera docente, en cuanto a evaluación de desempeño se refiere, en cabeza de la
Comisión Nacional del Servicio Civil, cuanto está por expreso mandato del Estatuto de
Profesionalización Docente, solamente hace las veces de segunda instancia para
atender las reclamaciones que surjan de la carrera docente.
A lo anterior debemos sumar que el artículo 4º de la Ley 909 de 2004 dispone de dicha
Comisión vigilará algunos sistemas de carrera6, entre los que no se cuenta la carrera
docente, en la medida que las disposiciones contenidas en esta ley se aplicarán de
manera supletoria al régimen docente.
 Extralimitación de las competencias conferidas por el Decreto 1278 de 2002
-
El artículo 2º del Decreto 3782 al definir la evaluación de desempeño indica que
es la ponderación del grado de cumplimiento de las funciones y
responsabilidades inherentes al cargo que desempeña y del logro de resultados,
a través de su gestión; mientras tanto, el artículo 32 del Estatuto de
Profesionalización Docente establece que la evaluación de desempeño es la
ponderación del grado de cumplimiento de las funciones y responsabilidades
inherentes al cargo que desempeña el docente o directivo y al logro de los
resultados.
Así pues, adviértase, que no existe ningún motivo para que el gobierno al expedir el
decreto que reglamenta la evaluación, adicione al concepto de evaluación de
desempeño laboral la expresión a través de su gestión, lo cual no está incluida en la
definición del Estatuto de Profesionalización Docente.
-
A su turno, el inciso 3º del artículo 3º del Decreto 3782 de 2007 señala que la
evaluación debe proporcionar información objetiva, válida y confiable sobre el
desempeño laboral de los evaluados, para brindarles retroalimentación y
estimular en ellos una disposición positiva hacia el mejoramiento continuo.
La expresión subrayada va en contravía de la esencia misma del inciso comentado, en
la medida que su núcleo es la objetividad, principio que de igual modo se encuentra
enunciado en el artículo 4º de la norma estudiada, y en el artículo 29 del Estatuto de
Profesionalización Docente; al ser definido como: “prescindencia de criterios
6
El que rige para el personal que presta sus servicios en el Departamento Administrativo de Seguridad
(DAS); Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec); Unidad Administrativa Especial de Impuestos
y Aduanas Nacionales (DIAN); el personal científico y tecnológico de las entidades públicas que
conforman el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología; Superintendencias; Departamento
Administrativo de la Presidencia de la República; Unidad Administrativa Especial de la Aeronáutica Civil.
9
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
subjetivos en las calificaciones asignadas”; y dicha expresión (la subrayada) es una
muestra clara de subjetividad, puesto que una “disposición positiva” puede tener tanta
interpretaciones como cuantos sean los evaluadores y evaluados, de allí que sea
procedente su nulidad.
-
Adicionalmente, el inciso 3º del artículo 3º del decreto preceptúa que los
resultados de la evolución anual de desempeño laboral harán parte de la
autoevaluación institucional y servirán para el diseño de los planes de
mejoramiento institucional y de desarrollo personal y profesional de docentes y
directivos docentes.
Como bien lo indica el título del Decreto 3782 de 2007, que dice: “Por el cual se
reglamenta la evaluación anual de desempeño laboral de los servidores públicos
docentes y directivos docentes que se rigen por el Decreto 1278 de 2002”, la norma
tiene por objeto la evaluación del docente individualmente considerado, y no de la
institución educativa para la que este preste servicio.
-
Amén de lo anterior, el Estatuto de Profesionalización Docente, fundamento de
derecho del decreto 3782, no menciona en ninguno de sus apartes el alcance
que pretende dar el gobierno a la evaluación de desempeño de los docentes y
directivos docentes, esto es, como factor de autoevaluación institucional, para
ello la Ley General de Educación dedicó el artículo 847 al establecer la
evaluación institucional anual.
-
Por otra parte, revisado con detenimiento el Estatuto de Profesionalización
Docente, no se encuentra que la evaluación de desempeño laboral de los
docentes y directivos docentes deba realizarse por secciones, o como la norma
los dice en dos valoraciones (art. 20), toda vez que, de conformidad con el inciso
2º del artículo 32 del Decreto 1278 de 2002 será realizada al terminar cada año
escolar a los docentes o directivos que hayan servido en el establecimiento por
un término superior a tres (3) meses durante el respectivo año académico”.
3.4.
Como si lo anterior fuera poco, dispone el inciso 3º del artículo 25 del
multicitado decreto que cuando por segunda vez consecutiva un docente
obtenga una calificación no satisfactoria en la evaluación anual de
desempeño laboral, la Comisión Nacional del Servicio Civil deberá
“En todas las instituciones educativas se llevará a cabo al finalizar cada año lectivo una evaluación de
todo el personal docente y administrativo, de sus recursos pedagógicos y de su infraestructura física para
propiciar el mejoramiento de la calidad educativa que se imparte. Dicha evaluación será realizada por el
Consejo Directivo de la institución, siguiendo criterios y objetivos preestablecidos por el Ministerio de
Educación Nacional.
7
Las instituciones educativas cuya evaluación esté en el rango de excelencia, serán objeto de estímulos
especiales por parte de la Nación y las que obtengan resultados negativos, deberán formular un plan
remedial, asesorado y supervisado por la Secretaría de Educación, o el organismo que haga sus veces,
con prioridad en la asignación de recursos financieros del municipio para su ejecución, si fuere el caso”.
(Aparte tachado inexequible, sentencia C-675 de 2005, MP Jaime Araujo Rentaría)
10
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
excluirlo del escalafón docente y el nominados declarar insubsistente el
nombramiento”.
En cambio, el parágrafo del artículo 24 del Estatuto de Profesionalización Docente
expresamente indica lo siguiente:
“La exclusión del Escalafón Docente por evaluación no satisfactoria trae como
consecuencia el retiro del servicio, y se efectuará por el nominador mediante
acto motivado”.
Así pues, es lógico que procede la declaratoria de nulidad del aparte subrayado, puesto
que el decreto confirió la competencia de excluir a un docente del Escalafón a un ente
diferente al que el legislador extraordinario determinó, lo cual de paso, quiebra el
principio de juez natural, propio del derecho fundamental al debido proceso.
-
Aunado a lo anterior, el último inciso del artículo 25 indica que cuando un
directivo docente proveniente de la docencia estatal obtenga una calificación no
satisfactoria en la evaluación anual de desempeño laboral, en dos años
consecutivos, será regresado al cargo docente para el cual concursó antes de
ser directivo docente, una vez exista vacante. Si el directivo docente no proviene
de la docencia estatal, será excluido del escalafón y retirado del servicio”.
Sin hacer mayores esfuerzos, de igual modo, el aparte resaltado debe ser declarado
nulo, en tanto condiciona el regreso a ocupar el cargo docente de aquel que haya
obtenido una calificación no satisfactoria en la evaluación de desempeño laboral, en la
medida a que exista una vacante, lo cual, por una parte, de ningún modo fue objeto de
potestad reglamentaria por parte del legislador extraordinario, y de otra parte, según lo
enseña el inciso 4º, del artículo 25 del multicitado estatuto docente:
“El directivo docente que no ... obtenga calificación no satisfactoria en evaluación
de desempeño ... será regresado a una vacante de docente si venía vinculado al
servicio estatal y se encontraba inscrito en el Escalafón Docente, conservando el
grado y el nivel que tenía. Dicho tiempo de servicio de directivo se contabilizará
para realización de evaluación de competencias y superación de nivel salarial o
de grado. Si no estaba vinculado a la docencia estatal antes de ocupar el cargo
directivo, será excluido del Escalafón Docente y retirado del servicio”.
Sin lugar a ningún reproche, nuevamente el gobierno al reglamentar lo concerniente a
la evaluación de desempeño laboral extralimitó las facultades propias para este tipo de
actuaciones, al crear una condición para que el docente puede ser “reubicado”, por
llamarlo de algún modo, en el servicio oficial.
Estos fueron, grosso modo, los argumentos que sostuvo el suscrito al solicitar la
declaratoria de nulidad del citado Decreto 3782 de 2007. Solo resta esperar el
pronunciamiento que el Consejo de Estado profiera sobre el particular, el cual estaré
analizado en la respectiva oportunidad.
11
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS
DERECHO ADMINISTRATIVO LABORAL
Bogotá D.C., 29 de julio de 2009
12
CALLE 19 No. 4-88 OF. 1403 PBX 2824518 CEL 300 266 38 09 BOGOTÁ D.C.
[email protected]
Descargar

JORGE H. VALERO R. & ABOGADOS

Derecho Público Autonómico

Derecho Público Autonómico

Estatutos de AutonomíaEstados federalesDerecho Público AutonómicoProceso electoral

Estatuto de Andalucía

Estatuto de Andalucía

CompetenciasComunidad AutónomaPolíticaInstituciones

DERECHO DEL TRABAJO III CUALITATIVA DEL TRABAJO DEBIDO

DERECHO DEL TRABAJO III CUALITATIVA DEL TRABAJO DEBIDO

Derecho Laboral españolAscensosObjeto de la contrataciónClasificación y grupo profesionalMovilidad funcional

Derecho Laboral chileno

Derecho Laboral chileno

Fuentes del derechoDerechoDerecho Laboral chilenoÁmbito de aplicaciónJurisprudenciaMarco normativoContratos de trabajoConvenios colectivos