Por Luis Carlos López
(Directivo del Colegio de Utrera)
El pasado viernes 22 de Agosto y hasta el sábado 30 de 2003, partíamos desde la
Inspectoría de Andalucía y Canarias la primera peregrinación a los lugares carismáticos
salesianos en Italia, de un grupo de 25 miembros de Equipos Directivos de nuestros Centros.
Representantes de Cádiz, Ecija, Valverde, Jerez, Telde, Utrera, Rota, Árbol Bonito, Arenales,
Marbella, El Polvorín, Tenerife, emprendíamos rumbo a Italia, un viaje donde a priori el equipaje lo
llenábamos de deseos de encontrarnos con nuestras raíces, muchas ilusiones y un corazón
abierto tanto a compartir con los demás, como un espíritu dispuesto a engrandecerse con las
experiencias que allí viviríamos.
Los objetivos propuestos era claros: el encuentro con D. Bosco y Madre Mazzarello
para hacer experiencia de nuestra espiritualidad salesiana; participar de la celebración litúrgica,
sacramental y festiva y compartir y enriquecernos desde nuestro ser educadores salesianos.
Tras hacer noche en Rubí como puente hasta las lejanas tierras del Piamonte italiano,
llegábamos, el sábado 23, al COLLE DON BOSCO en I Becchi, su tierra natal, donde
centraríamos nuestro estancia en esta primera parte de la peregrinación. Las visitas en los días
posteriores a Castelnuovo, Chieri, Turín, Valdocco eran ansiadamente esperadas.
Ya en I BECCHI profundizamos en la figura de Margarita Occhiena y en los valores que
había inculcado a D. Bosco y que tanto influirán en el futuro en su pedagogía y perfil
educativo.
Su casa natal, la de su hermano José, el prado de los sueños, el pequeño Santuario de María
Auxiliadora, el Templo de D. Bosco sobre esa bien llamada por el Papa “Colina de las
Bienaventuranzas juveniles” y el recorrido por los lugares señalados de Castelnuovo, donde
transcurrieron los años de su infancia y su primera adolescencia, la granja de los Moglia, sin
olvidar Mondonio donde recreábamos la vida de Domingo Savio completaron esta primera
jornada.
REDESCUBRIMOS EL VALOR DE LA FAMILIA
NO SÓLO EN LA VIDA DE D. BOSCO SINO COMO NÚCLEO VITAL PARA
NUESTROS JÓVENES.
UNA IDEA CLARA: Desde su infancia D. Bosco busca a Dios y hace de los jóvenes pobres su
campo de actuación preferente, siempre derrochando, como no podía ser de otra forma, un
amor personalizado y grande, una actitud alegre y un don especial para el trato gratuito y afectuoso.
Marchamos al día siguiente a CHIERI: el seminario, las escuelas públicas, el café Pianta…
Son los años de la juventud de nuestro Santo, el estudio, el trabajo la maduración humana y
espiritual van marcando la progresiva opción vocacional de D. Bosco, no ajena a múltiples oficios
como fueron el de sastre o camarero, y van configurando una personalidad que le hace adoptar
caminos de vida marcados de nuevo por decidida actitud de seguir a Dios. De nuevo la alegría
(constante en su vida), la amabilidad y su entrega a los muchachos del pueblo serán a la postre
líneas fundamentales de su Sistema.
Y no podíamos terminar el recorrido por los lugares de D. Bosco sin TURÍN, y allí
VALDOCCO. Es la culminación de toda su obra. Particularmente los momentos más
emocionantes de esta peregrinación. Celebramos la Eucaristía en LA BASÍLICA, oramos ante
los cuerpos de M. Mazzarello y D. Bosco, recorrimos sus aposentos, rezamos en la Capilla Pinardi
y reflexionamos en la misionera Iglesia de San Francisco de Sales.
Puedo deciros a todos los que leáis estas líneas que disfruté como nunca lo había
hecho de un auténtico clima salesiano. Allí se respira salesianidad por los cuatro puntos
cardinales. Allí se siente todavía la presencia viva de D. Bosco y allí es donde realmente te das
cuenta de que no se trata de hacer muchas cosas sino de amar mucho.
Se percibe que la labor del salesiano no es sólo la de ayudar a los jóvenes sino
mucho más, se trata de salvar a los jóvenes. En la obra de Valdocco D. Bosco nos lega
el testigo de seguirle, de hacer realidad en el día a día el Reino de Dios.
Impresionante jornada que quedará grabada en la retina y en el corazón del que
escribe este artículo. ¡Lástima que en la mente no existan palabras para expresar las
vivencias del corazón!.
La SEGUNDA PARTE DE LA PEREGRINACIÓN ESTUVO CENTRADA EN
MORNESE.
Allí en el Colegio, donde la propia Madre Mazzarello viviese siete años de su vida
hacíamos también punto radial para acercarnos in situ a la vida de nuestra Santa Fundadora.
Momentos importantes de salesianidad con la visita a la Valponasca, donde
contemplamos la ventana del cuarto de María, testigo silencioso de tantos y tantos encuentros de
oración con el Señor. He de expresar que me supuso un momento de especial recogimiento y
oración. La bajada al Roverno, riachuelo que desciende de los Apeninos entre pinos y bosques
fue una experiencia de gozo y de paz. Allí en el cauce del río compartimos momentos de
intercambio y enriquecimiento sobre las líneas del estilo educativo de nuestra Santa.
El recorrido histórico espiritual por Mornese nos mantenía con el corazón encogido al
contemplar los distintos lugares que recorrieron la vida de M. Mazzarello: la casa del tifus, la
casa de Teresa Pampuro, la del sastre Valentín Campi, o la mismísima Parroquia, donde
tuvimos la oportunidad de celebrar la Eucaristía precedida de una celebración de la reconciliación
donde nos confesamos, como curiosidad, en el mismo confesionario donde M. Mazzarello lo hacía
con D. Pestarino.
Emociones fuertes y sensaciones profundas
porque DESCUBRIMOS que MORNESE es algo más que un nombre,
es un espíritu que invade y da vida, que gratifica y llena.
Mientras, Madre Marinella Castagno - VII sucesora de M.M - nos daba rebosante de
alegría, sabiduría y ternura unas Buenas Noches de esas que terminan por no tener ganas de
dormir para seguir gozando de la presencia de la Madre. Una paz y una mansedumbre especial se
respira en el Colegio donde la Comunidad de hermanas siempre atentas a nuestras necesidades
y haciendo galas de una generosidad especial nos daban un trato exquisito. Recuerdo los cantos
de las Hermanas al anochecer en el patio, “es otro mundo”. Allí verdaderamente está Dios.
LA DIMENSIÓN FORMATIVA ha estado perfectamente organizada, con documentos de
trabajo no sólo de gran profundidad sino de extraordinaria belleza, con explicaciones que
completaban a lo explicitado en dichos documentos por parte de la comisión organizadora y que
fueron enriquecidas por la presencia de algunas gentes del lugar (recuerdo a D. Guisseppe, que
con sus más de setenta años y más de un lustro al servicio de los Oratorios de D. Bosco hizo de
guía en Chieri y que mejor que un descendiente de los Moglia, nieto del contemporáneo a D.
Bosco para explicarnos y revivirnos los momentos que pasó en la granja de su abuelo). El
recorrido formativo estuvo estructurado en cinco bloques: Infancia y primera adolescencia de D.
Bosco; los años de adolescencia y juventud; D. Bosco en Turín; Itinerario histórico espiritual de
Madre Mazzarello y las líneas del sistema educativo.
EL ASPECTO LITÚRGICO ha sido verdaderamente inenarrable puesto que han sido los
momentos fuertes de encuentro con Dios con celebraciones tan bien cuidadas como las
Eucaristías celebradas en el pequeño Santuario de María Auxiliadora, en la cripta del Templo de
D. Bosco en el Colle, en la misma Basílica de Turín, en la Capilla aledaña a la casa de la
Valponasca o en la Parroquia de San Nicolás de Tolentino en Mornese.
MOMENTOS DE REFLEXIÓN en el Prado de los sueños, de trabajo en el cauce del río
Roverno, de oración ante los cuerpos de M. Mazzarello o San Juan Bosco, de júbilo al compartir la
comida, de emoción al asomarnos a esa divina ventana de la Valponasca, de esfuerzo al imitar a
M. Mazzarello por esos caminos entre vides en las colinas de su pueblo, de alegría al bailar esas
sevillanas en las calles de Chieri, de reflexión al respirar el ambiente salesiano de I Becchi, de
descubrimiento de figuras como Mamá Margarita o S. José Cafasso, de emoción al leer cartas
particularizadas de M. Mazzarello., de esperanza al compartir ilusiones nuevas para nuestros
niños y jóvenes, de melancolía al recordar a nuestros compañeros, y un sin fin más de momentos
que aunque grabados en la memoria se me harían interminables de describir.
LA ORGANIZACIÓN ha sido sencillamente perfecta, “obra maestra” de Amparo Sánchez,
Nieves Reboso, Auxiliadora Gómez, Esther Uruñuela y Mati Valero, como comisión organizadora
junto con Samuel Segura - sacerdote de la Inspectoría de Madrid -, fruto de un trabajo bien
coordinado, e ilusionado donde han sabido transmitir las muchas horas de dedicación a lo largo
del año y la inquietud por acercarnos a nuestros Santos. Ciertamente se han ganado el
reconocimiento expreso de todo los que hemos participado en esta inolvidable experiencia. Dios
quiera que puedan seguir muchos años entregándose a este proyecto de formación.
Si el eslogan Inspectorial para este curso es: “Nuestro reto: vivir la comunión”, yo quiero
expresaros que ya en Italia este nutrido grupo de directivos lo han hecho realidad. Hemos vivido
un auténtico clima de comunión y fraternidad.
MI AGRADECIMIENTO A LA INSPECTORÍA, en la persona de la Inspectora S. María
Rosario García, y a la comisión encargada de su preparación. A Margarita Acedo que desde hace
tiempo venía fraguando la idea y a todos y cada uno de los que han contribuido a que este sueño
se haya hecho realidad. No es un premio a la labor de muchos años de entrega y dedicación a
nuestros niños y jóvenes sino que es un volver a encender la chispa de la esperanza y la llama de
la fe. Verdaderamente el espíritu de D. Bosco y M. Mazzarello se encuentra vivo en muchas
gentes y en muchos lugares y yo he tenido la fortuna de conocerlo. D. Bosco y Madre Mazzarello,
dos grandes soñadores de su tiempo me han convertido también en un soñador, el sueño de que
es posible “proponer con convicción la alegría y el compromiso de la santidad”.
GRACIAS a todo ese grupo humano amable, alegre, orante, atentos, fraternos en
definitiva, dicen unas palabras escritas en latín en la fachada de la Basílica de Turín: “Esta es mi
casa, de aquí saldrá mi gloria”, vosotros educadores, directivos, seglares y religiosas ya
sois/somos el reflejo vivo de la gloria de Dios, ya en vosotros se está realizando el Reino de Dios.
Decid en vuestros Colegios y Casas que nuestros niños y jóvenes son las notas de la sinfonía que
la Virgen había compuesto y compone para la gloria de Dios. Ambos, artistas y soñadores,
mensajeros y portavoces del amor de Dios a los jóvenes nos han legado las partituras, ahora sólo
nos toca a nosotros saberlas interpretar.
Ánimo y ha seguir con esta iniciativa como culminación de la formación de nuestros
Equipos Directivos.
María Auxiliadora “la que lo ha hecho todo”
sea modelo para todos y os proteja y bendiga.
ECOS DE RAFAEL CEDRES
(Directivo de "CEMAIN")
UNA EXPERIENCIA DE REVITALIZACIÓN INSPECTORIAL
El Capítulo Inspectorial desarrollado en el año 2.001 proponía al Capítulo General que,
“se comparta corresponsablemente con la Familia Salesiana y seglares la misión educativa para
dar respuestas a las situaciones actuales de los niños, jóvenes y sus familias”.
Pues bien, con este espíritu el día 22 de agosto partimos un grupo de 25 personas
desde cada uno de nuestros hogares para unirnos en Barcelona. Estas 25 personas son
directivos de colegios y obras sociales de nuestra Inspectoría. Once Hermanas y catorce
seglares compartimos 8 días de reflexión, oración, conocimiento y de alguna manera revisión de
nuestro saber hacer. Desde Barcelona emprendimos nuestro recorrido salesiano que se iniciaría
en Turín.
Al llegar a cada lugar encontramos silencio, recogimiento y sobre todo la tranquilidad para
conocer el lugar, para orar, para experimentar lo que Don Bosco y Madre Mazzarello
sintieron.
Iniciamos el recorrido desde que Don Bosco nació hasta su muerte. El Colle Don
Bosco, lugar donde nació y vivió Don Bosco, lugar de la expresión de pobreza, de compartir, de
rezar. Pasamos por los grandes pasos en su vida, por sus opciones no exentas de dificultades
pero con la certeza de cumplir una misión encomendada por Dios a través de María Auxiliadora.
Lo mismo hicimos con Madre Mazzarello. Desde su nacimiento hasta su muerte, desde
la Valponasca hasta Mornese, recorriendo los lugares donde trabajaba, rezaba, constituía lugares
de formación, etc.…
Descubrí que los dos fueron personas que sin conocerse, trabajaban de la misma forma,
con la misma metodología. Personas normales pero con un don de gentes. Abandonados a la
voluntad de Dios sin la mínima duda, venciendo las dificultades, solucionando problemas, y todo
esto regado con una gran sonrisa, regalo de Dios y de su …yo estaré contigo hasta el fin de los
tiempos….
Los seglares quedamos sorprendidos de las líneas educativas que María Mazzarello
utilizó en los lugares donde acogió a las muchachas, líneas utilizadas por Don Bosco para sus
muchachos. Líneas que hoy por hoy se están realizando en los Colegios, en las Comunidades,
en las Casas Familias, en Cemain, …
Fue sorprendente poder experimentar los trabajos que pasaron en su infancia y
adolescencia para ayudar a sus familias y para cumplir la voluntad de Dios sin imponer la suya
propia.
El grupo que formamos esta 1ª Peregrinación estaba ilusionado y sobre todo formamos
durante estos días una comunidad salesiana. Todos nos conocimos, pudimos charlar, saber lo
que hacíamos, compartir los gozos y las esperanzas…y sobre todo compartir UN MENSAJE que
nos trajimos COMO REGALO PARA TODOS:
El EDUCADOR ES...
un artista que despierta,
un mensajero, un guía, una compañía discreta y cariñosa
que no acepta ningún agradecimiento por los regalos que hace.
No se cree el primer protagonista,
pero no renuncia a su papel de MEDIADOR.
GRACIAS A LA INSPECTORÍA MARÍA AUXILIADORA que a través de la Comunidad
del Polvorín me hicieron este regalo que se ha convertido en un nuevo camino a cultivar, a
mejorar, a revitalizar.
Descargar

I Peregrinación Equipos Directivos a lugares salesianos