BOLETIN DE INFORMACION DE INTERES LEGAL Y TRIBUTARIA.
Octubre 22 del 2012.
Apreciados Amigos:
Ref.- Se radicó el Proyecto de Reforma Tributaria,. Consideraciones al Régimen Tributario
Especial.Sin duda que habrá que estar atentos al debate parlamentario de tan anunciado y controvertido
proyecto de reforma tributaria.
En el caso del régimen tributario especial (asociaciones, fundaciones y corporaciones sin ánimo
de lucro, entre otras) se recuerda lo siguiente:
Las normas que regulan el citado régimen están previstas en el artículo 19 del estatuto tributario,
norma que identifica qué entidades pertenecen al régimen tributario especial; y en los artículo
356 a 364 del estatuto tributario, conjunto de disposiciones legales que se refieren a la aplicación
de los beneficios tributarios propios del régimen especial. A nivel de normatividad reglamentaria,
el decreto 4400 del 2004 junto con las modificaciones del decreto 640 del 2005, constituyen el
conjunto de reglas aplicables al citado régimen.
Teniendo claro lo anterior al revisar el texto integral de la reforma tributaria se tiene que: (i) No
existe derogatoria expresa de ninguna de las normas del estatuto reguladoras del régimen
tributario especial; (ii) Existe una referencia expresa a adicionar un artículo más al conjunto de
disposiciones previstas desde el artículo 356 al 364 del estatuto tributario en el siguiente sentido:
ARTÍCULO 19. Adiciónese el artículo 356-1 al Estatuto Tributario, el cual quedará así:
ARTÍCULO 356-1. REMUNERACIÓN CARGOS DIRECTIVOS CONTRIBUYENTES RÉGIMEN ESPECIAL. El
presupuesto destinado a remunerar, retribuir o financiar cualquier erogación, en dinero o especie, por nómina,
contratación o comisión, a las personas que ejercen cargos directivos y gerenciales de las entidades contribuyentes
de que trata el artículo 19 del Estatuto Tributario, no podrá exceder del treinta por ciento (30%) del gasto total anual
de la respectiva entidad.
Como puede apreciarse, esta norma pretende en mi opinión ser un instrumento de restricción
presupuestal tendiente a controlar el flujo de dinero erogado desde la entidad hacia las personas
que participen de cargos directivos y gerenciales, a fin de evitar desviación de recursos o
utilización de excedentes en distintas formas de remuneración, retribución o financiamiento a las
personas de que trata la disposición.
Conviene decir que en el ordenamiento actual del régimen tributario especial (artículo 19
parágrafo segundo) ya hemos venido conviviendo con una disposición legal según la cual, los
pagos o abonos en cuenta por cualquier concepto, distintos de los laborales, efectuados en
forma directa o indirecta por las entidades a personas que de alguna menara participen en la
dirección o administración o a favor de sus cónyuges o parientes dentro del segundo grado de
consanguinidad, segundo de afinidad o único civil, constituyen renta gravable para esas
personas a la tarifa vigente para los honorarios.
Sin duda lo que se advierte es la intención por continuar en la labor de preservar que los
recursos de estas entidades en realidad se apliquen al objeto social para el que fueron creadas,
sin lugar a desviaciones de los mismos, o que si estas se dan existan consecuencias fiscales
claras: (i) Renta gravable en cabeza de los beneficiarios (lo que ya existe) o (ii) Límite al monto
erogado para pagos a personas que ocupen cargos directivos y gerenciales.
No deja la ley definición de que se entiende por cargos directivos y gerenciales; aspecto que
será sin duda un tema a aclarar o por lo menos entender a quien cobija la pretendida norma. No
tanto por el tema de los cargos directivos porque podría pensarse en aquellos que comprenden
la administración de una personas jurídica, representante legal y miembros de junta o consejo;
sino por el término de “gerenciales” que es algo más operativo que necesita de precisión.
Por otra parte tiene la particularidad el proyecto de reforma tributaria de crear el impuesto sobre
la renta para la equidad cree a cargo de las sociedades personas jurídicas contribuyentes del
impuesto sobre la renta. Es evidente que todas las personas jurídicas inmersas en el régimen
tributario especial son contribuyentes sometidas a un tratamiento especial tributario y en esa
medida no nos cabe duda que el impuesto pensado aplica, sin embargo no sucede lo mismo
cuando si se trata de precisar el alcance de la expresión contenida en el artículo 29 del proyecto
al referirse a “… sociedades personas jurídicas… ” (subrayo), es viable pensar que el concepto
de entidad sin ánimo de lucro se opone al concepto de sociedad, entendido este dentro del
criterio contractual del código de comercio (por medio del contrato de sociedad se constituye una
persona jurídica distinta de los socios individualmente considerados). Es bien sabido que las
entidades sin ánimo de lucro si bien son personas jurídicas no son sociedades, sin que ello
signifique que no puedan hacer o realizar actos de comercio.
En una primerísima apreciación de la norma, la conclusión sería que este impuesto no aplicaría a
las entidades sin ánimo de lucro!!! A lo que habría que pensar es si esa fue la intención del
Gobierno??? Seguramente que no, con lo cual lo único que se observa del texto es falta de
técnica legislativa y necesidad de precisar muy bien la terminología tributaria aplicable a este
sector del régimen especial.
Intuyo entonces que cuando el resto de las normas que pretenden regular el impuesto se refieren
a empleadores sociedades personas jurídicas, se introduce además el concepto de empleador,
donde es obvio que las entidades del régimen especial están inmersas en esa calidad jurídica.
De esta forma este nuevo impuesto aún con los comentarios que preceden tendría efecto como
en todos los demás empleadores en las entidades del régimen tributario especial, las que
estarían inmersas en la carga tributaria del 20% más la del 8% sobre los ingresos netos del
ejercicio en la forma como lo determina el artículo 31 del proyecto.
No dice nada esta norma sobre el proceso de depuración de la base gravable de las entidades
del régimen tributario especial, lo cual también constituye una evidente falta de correspondencia
con las normas de dicho régimen previstas en el conjunto de disposiciones ya comentado.
Por último conviene advertir sobre el tema tributario a la luz de las previsiones de la
promulgación de las normas internacionales de contabilidad:
ARTÍCULO 97. NORMAS CONTABLES. Las remisiones contenidas en el Estatuto Tributario a las normas de
naturaleza contable actualmente en vigor, continuarán vigentes durante los tres (3) ejercicios gravables siguientes a
la promulgación de las Normas Internacionales de Información Financiera -NIIF -, con el fin de que durante ese
lapso se puedan medir los impactos tributarios y proponer la adopción de las disposiciones legislativas que
correspondan.
Cualquier inquietud adicional con gusto será atendida.
Cordialmente,
JUAN CARLOS JARAMILLO DIAZ.
Descargar

BOLETIN DE INFORMACION DE INTERES LEGAL Y TRIBUTARIA. Apreciados Amigos:

Problema fiscal venezolano

Problema fiscal venezolano

IVA (Impuesto Sobre el Valor Agregado)Sistema tributario venezolanoImpuestosICSVMProblemasEconomía

Seguridad jurídica en el Derecho Tributario mexicano

Seguridad jurídica en el Derecho Tributario mexicano

Principios jurídicos básicosAutoridad tributariaDerechos del ciudadanoGarantías individualesTributos de México

Administración tributaria argentina

Administración tributaria argentina

Poder tributario originario y derivadoClasificaciónLímitesExencionesPrincipios constitucionalesTipos