Técnicas de Aplicación Inmediata
Entrenamiento On-Line
Eleva tu Capacidad como Líder .
Los Diez hábitos del buen líder
1. Establecer objetivos, funciones y responsabilidades claras.
2. Proporciona información con transparencia, la comunicación siempre es continua.
3. Delega en tu personal con objetivos claros, plazos definidos, medios necesarios y dejando
autonomía.
4. Desarrolla a tu personal, busca formar y fortalecer competencias necesarias para el mejor
logro de resultados.
5. Fomenta la participación del equipo en la toma de decisiones.
6. Genera confianza del personal hacia ti y reconoce los esfuerzos que hace el equipo y los
logros obtenidos.
7. Preocúpate por las personas, los miembros de tu equipo son personas que cuentan con un
entorno personal o familiar que influye en el desempeño del equipo, el apoyo en problemas
personales te ayudará a generar lealtad en tu equipo.
8. Sé accesible. Maneja una política de puertas abiertas, ten la apertura de hablar con tu
equipo, realizar reuniones donde participen todos los miembros, acepta nuevas ideas y
sugerencias.
9. Muestra compromiso, sé coherente. Tú debes ser el ejemplo a seguir por tu equipo, si hay
que invertir en esfuerzos adicionales como quedarse más tiempo, tú debes hacerlo
también.
10. Comparte oportunidades, el conocimiento generado por tu equipo en los logros y durante
proyectos, debe considerarse capital intelectual, mismo que debe ser compartido y
capitalizado por tu equipo y tu organización. Asegúrate que todo tu equipo vaya asimilando
el conocimiento generando.
Lo que un Líder nunca debe decir
“¡No fue mi culpa!”
Si alguien de tus subordinados comete un error, no lo culpes a él, asume tu parte de culpa, porque
tú eres el que lo dirige. No pretendas saberlo todo, si no lo sabes, busca aprenderlo. No busques
excusas para todo, sé congruente y confía en tus subordinados.
“La gente no importa”
Debes conocer a tu equipo, sus fortalezas, debilidades y motivaciones; también su entorno
personal y familiar. A partir de ese conocimiento deberás potencializarlo, desarrollarlo y asesorarlo
para que puedas apoyarte en tu personal. Debes convertirte en un entrenador.
“Todos son iguales”
Debes captar las diferencias que existen en tu personal, y de acuerdo con ellas, debes de tratarlos,
de uno a uno, de manera especial. Para ello, intercambia información con el personal, escúchalos
y pide su opinión. Debes de relacionarte y flexibilizar la estructura para lograr mejores resultados.
Recuerda que de acuerdo con los niveles de madurez del personal, será diferente el nivel de
dirección que debas usar.
“Los problemas nunca se acaban”
Planifica tu tiempo, concéntrate más en lo importante y menos en lo urgente. Evita postergar
indefinidamente las soluciones, busca soluciones de raíz, para focalizar tus esfuerzos. Permite que
el personal proponga soluciones y muéstrate dispuesto a atender al personal y sus problemas, así
irás conquistando aliados en tu equipo.
“¡Es como mi hijo!”
No caigas en la trampa de “adorar” a alguno de tus subordinados y de otorgar preferencias o
privilegios especiales, porque corres el riesgo de generar resentimientos en el resto del personal,
además de propiciar que el “adoptado” incurra en ciertos abusos de confianza. Se trata de
Técnicas de Aplicación Inmediata
Entrenamiento On-Line
Eleva tu Capacidad como Líder .
relaciones laborales que no deben interpretarse como relaciones personales. Tampoco promuevas
a alguien sin que tenga los méritos suficientes.
“El equipo soy yo”
Cada miembro de tu equipo cuenta con puntos fuertes que puedes aprovechar para generar
mejores resultados. También es necesario que retroalimentes a cada uno en su desempeño,
productividad, calidad e incluso en incompetencias y errores. Esto incluye que analices igualmente
tu propio desempeño como líder y de que pidas retroalimentación acerca de la calidad de tu
trabajo.
“¡Capacítenmelos!”
El entrenamiento de tu personal es responsabilidad tuya como su líder, no es del departamento de
personal, ni de un capacitador externo. El potencial de tu equipo lo debes desarrollar tú a través del
entrenamiento cercano que le des a cada miembro en particular. La capacitación es importante,
pero debe ser de acuerdo con necesidades específicas que hayas detectado. La capacitación no
va a resolver problemas, eso lo debes hacer tú con tu equipo.
“El que sea es bueno”
La selección del personal no es responsabilidad única del departamento de personal. Se deben
cuidar los perfiles de puestos; las posibilidades de desarrollar personal interno para promociones y
ascensos; el no hacer promesas que no se puedan cumplir; el implementar estructuras
organizacionales para impulsar el desarrollo de líderes potenciales.
“Sólo importan los resultados”
No te enfoques únicamente en los resultados, involúcrate en el proceso de cómo se alcanzaron.
Presta atención en los métodos, procedimientos y hábitos de trabajo, mismo que deberás analizar
para mejorar el desempeño y para dar la motivación necesaria. Recuerda que aunque los métodos,
procedimientos y hábitos de trabajo son importantes, el factor humano es de primordial
importancia.
Las Siete S´s del buen Líder (o lo que nunca debes olvidar)
Saludable, lo cual implica que hay que cuidar la saludo, hacer ejercicio y alimentarse
adecuadamente para contar con la energía requerida que te permita un trabajo intelectual,
emocional y físico de altura con tus seguidores. Esto te permitirá estar lleno de vitalidad y contagiar
energía.
Sereno, significa gerenciar las respuestas emocionales de los demás. Necesitas de un elevado
auto control. En toda contienda política, los ánimos se desbordan, ya sea en forma positiva o
negativa. Es aquí donde las emociones del líder juegan un papel fundamental. Es necesario que
disfrutes de la tranquilidad y practiques la relajación.
Sincero, lo cuál debe estar manifestado en las conversaciones, discursos políticos y acciones que
demuestren un sentido ético, honestidad, justicia y equidad.
Sencillo, compórtate en las relaciones interpersonales, profesionales y contiendas políticas con
humildad y simplicidad. Esto no implica que dejes de reconocer tu valor y tus logros, por el
contrario debes tener un conocimiento profundo de ti mismo, pero reconoce que puedes aprender
de todo ser humano y que tus éxitos se los debes a otras personas. Debes dar el valor justo a lo
material, dentro de un clima de abundancia y prosperidad.
Simpatía, debes ser cortés, amable, educado, busca ser asertivo; pero considerado y respetuoso
del clima de tus conversaciones. Fluye con buen humor, alegría y disfrute en tu interacción
humana.
Servicial, debes emplear el poder de la retribución y del servicio para llegar adentro de las
necesidades de los otros. A través del servicio lograrás una elevación espiritual que te beneficiará
en otros ámbitos de la vida, por lo que es importante que veas al servicio como algo honroso y
valioso para tu vida.
Sinergia, crea a tu alrededor un clima de cooperación y ayuda muta en tus reuniones de trabajo,
juntas, en la familia en la empresa, en las cooperativas y en la comunidad en general. Esto te
permitirá tomar conciencia de la importancia de la coordinación, el apoyo, la humildad para
aprender, la visión común, la creatividad y la libertad para general acciones impecables.
Descargar

Los Diez hábitos del buen líder Establecer objetivos, funciones y