ASMA Y HOMEOPATÍA
El asma es una enfermedad del aparato respiratorio en la cual se produce una contracción de los
bronquios y bronquiolos, resultando en una respiración forzada y la consiguiente sensación de fatiga
y ahogo. En ésta situación pueden también darse tos, silbidos bronquiales, flemas, falta de oxígeno
o disnea, y en casos graves hasta pérdida de conciencia, coma y muerte.
El asma es cada vez más frecuente y más grave. Se estima que existen en la actualidad unas 300
millones de personas con asma en el mundo. Las últimas estadísticas apuntan a una media de 5,000
muertes anuales en EE.UU., y 1,400 en el Reino Unido. El número de personas que contrae asma
aumenta cada año, tanto en la población infantil como en la adulta; se piensa que en el año 2025
habrá 100 millones de personas más con asma. Las causas de éste aumento progresivo son
desconocidas para la comunidad científica, aunque se sabe que muchos casos de asma están
relacionados con elementos alergénicos específicos como el moho, el pelo de animales domésticos,
ciertos tipos de detergentes químicos y el humo del tabaco; y otros más complejos como la
polución atmosférica, el calentamiento del planeta y las dietas modernas con alimentos procesados y
desnaturalizados con aditivos y preservantes artificiales y por supuesto factores hereditarios. Se
estima que una de cada 250 muertes a nivel mundial se debe al asma. Muchas de estas muertes
vienen determinadas por falta de cuidado médico apropiado rutinario y por falta de acceso a una sala
de emergencia adecuada durante una crisis grave.
La comunidad médica convencional ha respondido activamente ante éste alarmante incremento de
la población asmática, intentando establecer protocolos de tratamiento médico estándar que
estabilicen la condición asmática previniendo así muchas muertes y hospitalizaciones innecesarias.
Para ello el uso de corticoides inhalados, anti-inflamatorios, inhibidores de leucotrienos, y
esteroides se han convertido en tratamientos básicos del asma. Todos estos medicamentos son
eficaces para las crisis asmáticas y de hecho han reducido con éxito en los últimos años la mortalidad
y hospitalizaciones por asma.
Sin embargo, ninguno de éstos medicamentos cura el asma a fondo, sólo lo controlan, y de hecho,
muchos de ellos deben seguir tomándose continuamente por tiempo indefinido, con el agravante de
que algunos de los efectos secundarios que producen son a veces severos. La toma habitual de
esteroides en concreto puede producir retraso en el crecimiento, osteoporosis, elevación del azúcar
en sangre, inflamación de los músculos, etc. De modo que, aunque debamos someternos a ellos en
situaciones críticas de asma, es necesario buscar a la vez tratamientos de fondo que puedan abordar
el terreno asmático en su profundidad, y efectuar una curación integral y duradera.
En éste sentido, la Homeopatía Unicista, como un sistema de medicina natural holística, que tiene
en cuenta a la persona como unidad individual, ofrece al paciente una cobertura completa que
puede abordar tanto las consecuencias (los síntomas específicos del asma), como también las causas
(o la predisposición de fondo). Además el efecto de los medicamentos homeopáticos, al consistir en
dosis de sustancias naturales infinitesimales muy diluidas, suele ser suave y no tiene efectos
secundarios.
En contraste con la medicina convencional que trata a todos los asmáticos con medicamentos
similares , la homeopatía trata a cada paciente asmático de forma totalmente individual y prescribe
remedios muy diferentes dependiendo de los síntomas específicos de cada caso. Así, por citar
algunos ejemplos, el ARSENICUM ALBUM se emplea en sujetos asmáticos frioleros, de cara
pálida y aspecto agotado, que sufren habitualmente de mucha ansiedad; a veces el asma se alterna
con erupciones cutáneas; los ataques asmáticos les sobrevienen antes o después de toser; la tos se
agrava con el frío y entre la 1 y las 3 a.m. El LYCOPODIUM se emplea en individuos con aspecto
envejecido para su edad, con mentes desarrolladas pero físicamente flojos, propensos a
enfermedades hepáticas y pulmonares. Sufren de catarro crónico, opresión en le pecho con tos seca
que se agrava al acostarse, al beber o tomar alimentos fríos. La CALCAREA CARBONICA se
emplea sobre todo en niños con catarro crónico o en personas propensas a resfriarse
constantemente con tos seca, especialmente de noche, violenta y espasmódica. Suelen tener
tendencia a la obesidad, de movimientos lentos y perezosos, con transpiración y ganglios
hipertrofiados y duros.
El SULPHUR se emplea en individuos corpulentos y delgados de hombros caídos, de
temperamento sanguíneo con tendencia al acné y a las erupciones cutáneas. Sufre de disnea con
opresión en el pecho; la tos es seca, breve y continua, principalmente de noche; Tiene toda clase de
erupciones cutáneas con ardor comezón y agravación por el calor de la cama. Suele tender a tener
calor y todas las condiciones se agravan con baños de agua.
El homeópata profesional analiza cuidadosamente los síntomas presentados por cada paciente y elige
el remedio adecuado para cada caso. Es importante recordar que la automedicación nunca es
aconsejable y siempre debe acudirse a un homeópata profesional.
SUSANA AIKIN es homeópata graduada de la School of Homeopathy de Nueva York, donde
también ha ejercido como profesional. Actualmente reside y practica homeopatía en Madrid.
Tel.: 618 446364 Email: [email protected]
Descargar

ASMA Y HOMEOPATÍA