G OBIERNO DEL P RINCIPADO DE A STURIAS
CONSEJERÍA DE SANIDAD
NOTA DE PRENSA
(Martes, 17.03.2015)
Consumo aconseja mantener las cápsulas de detergente
líquido alejadas de los niños para evitar intoxicaciones
(1 página)
 En España solo en 2013 se registraron 299 casos, la mayoría en el
ámbito doméstico
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la
Comisión Europea están realizando una campaña informativa a nivel mundial sobre los
riesgos que supone un uso incorrecto de las cápsulas de detergente líquido, atractivas
por su morfología para los niños más pequeños que pueden llevárselas a la boca o jugar
con ellas, al confundirlas con juguetes o caramelos.
El Servicio de Consumo recuerda que estas cápsulas están diseñadas para contener
detergente líquido concentrado que se libera cuando la cápsula entra en contacto con el
agua, debido a que la membrana que las recubre es hidrosoluble lo que hace que, sobre
todo si está mojada o húmeda, pueda disolverse en la mano de un niño o en su boca en
menos de 10 segundos, pudiendo ocasionar graves lesiones.
Los daños que puede ocasionar el detergente van desde la conjuntivitis al entrar en
contacto con los ojos a erupciones, irritaciones y quemaduras en caso de contacto con la
piel. En caso de ingestión puede producir vómitos severos, tos, problemas respiratorios,
náuseas, somnolencia y erupciones en la piel. En caso de intoxicación la parte expuesta
deberá lavarse con abundante agua. Si el niño ha puesto la cápsula en la boca,
deberemos lavarle cara y boca cuidadosamente sin provocar el vómito y ponernos en
contacto con el centro de salud o con el Servicio de Información Toxicológica en el
teléfono 915620420.
Anualmente, más de 16.000 personas en todo el mundo, principalmente niños, se ven
afectadas por intoxicaciones producidas por la incorrecta manipulación de este tipo de
cápsulas, fácilmente manipulables y de vivos colores. En España solo en 2013 se
registraron 299 casos, la mayoría en el ámbito doméstico.
Para evitar accidentes, se recomienda a los consumidores que almacenen estos
productos en alto, fuera del alcance y de la vista de los niños. Si se almacenan en
estantes inferiores accesibles, éstos deben permanecer cerrados con candados o
pestillos. Las cápsulas deben mantenerse en su envase original y debemos asegurarnos
de cerrar correctamente su tapa después de cada uso.
1
Descargar

J - Centro de Formación para el Consumo