que el Proceso Civil termina generalmente a través de una sentencia, la cual pone fin al
conflicto de intereses suscitado en el mismo.
Sin embargo no solo es la sentencia el único medio o la única manera a dar término a la
relación jurídica procesal. Es así que existen otros métodos de concluir el proceso
llamadas en nuestra legislación civil "FORMAS ESPECIALES DE CONCLUSIÓN
DEL PROCESO", las cuales se encuentran contempladas en el Título XI de la Sección
Tercera del Código Procesal Civil. Estas formas especiales de conclusión del proceso
son : CONCILIACIÓN, ALLANAMIENTO Y RECONOCIMIENTO,
TRANSACCIÓN JUDICIAL, DESESTIMIENTO Y ABANDONO.
El presente trabajo tratará sobre el "ALLANAMIENTO Y RECONOCIMIENTO"
(contemplado en el Capítulo II del Título XI de la Sección Tercera del Código Procesal
Civil, comprendiendo los artículos del 330° al 333° ) como una forma especial de
conclusión del proceso civil, tratando de colmar todas las expectativas, de quienes como
yo, cada día tratamos de entender el Derecho.
El Alumno.
2. Allanamiento
Concepto
Viene a ser un acto jurídico procesal que importa la sumisión expresa a las pretensiones
formuladas por la parte contraria en la demanda o en la reconvención (de la otra parte)
El Código Procesal Civil contempla esta figura en el Título XI como un capítulo
especial en las formas especiales de conclusión del proceso. El Art. 330° del Código
Procesal Civil dispone:
"El demandado puede expresamente allanarse o reconocer la demanda legalizando su
firma ante el Auxiliar Jurisdiccional…."
Es así pues que quien se allana, se somete a la pretensión planteada en su contra,
abandonando, en consecuencia toda oposición o defensa posible. En él predomina la
decisión de no defenderse, la voluntad de que se resuelva conforme a la pretensión,
prescindiendo o no de su fundamentación.
La renuncia al derecho de contradicción (D° del demandado) reviste al allanamiento de
la calidad de acto procesal de disposición que, además, es de carácter unilateral, al
perfeccionarse sin necesidad del consentimiento de la parte contraria. (1)
Pero no siempre el allanamiento significa que el sujeto que lo hace, reconozca que le
corresponde o que sean de su cargo las obligaciones contenidas en la pretensión o
derivadas de ella; sino que en ocasiones puede representar una simple subordinación a
las pretensiones dirigidas en su contra, cumpliendo así los deberes emergentes de ella,
pero por cuestiones prácticas o de utilidad, no por que esté convencido del fundamento
invocado o de acuerdo con su legitimidad. Esto sucede por ejemplo cuando un litigio es
de cuantía sumamente alto, siendo más conveniente para uno satisfacer la pretensión
que afrontar los gastos que implica el desarrollo de un proceso.
Lo mismo ocurre en razón de la admisión total o parcial de los hechos, ya que el sujeto
procesal que se allana si bien puede someterse a la pretensión, puede no aceptar los
hechos expuestos por la otra parte (especialmente si son falsos o afectan su honor).
¿Allanamiento a la Demanda o a la Pretensión?
El Art. 330° del Código Procesal Civil establece que "el demandado podrá allanarse a la
demanda….." receptando una terminología comúnmente aceptada pero carente de
precisión.
El demandado no se allana a la demanda, acto procesal complejo que inclusive puede
contener enunciados erróneos, falsos o lesivos del honor del demandado, sino que se
somete a la pretensión contenida en la demanda.
Areal hace una interesante distinción entre lo que denomina "allanamiento a la
pretensión procesal" y "allanamiento a la pretensión material", pues, en su opinión, el
primero consiste en la conformidad del demandado con la petición contenida en la
demanda, mientras que el segundo consiste en la sumisión de la exigencia del
reclamante.
De lo expresado se deduce que habrá allanamiento cuando el sujeto manifiesta su
conformidad respecto de la pretensión que se le opone, renunciando a toda oposición sin
que sea necesario para configurar dicho instituto jurídico la aceptación de los hechos o
de los fundamentos jurídicos en los que la contraparte afirma se basa su reclamo o
petitorio.
Después de tener en cuenta lo anteriormente manifestado veremos algunas definiciones
de Allanamiento en la Doctrina Jurídica.
Para Alcalá Zamora: "……es el reconocimiento y su comisión de la parte atacada a la
pretensión litigiosa contra ella dirigida…."
Según F. Guillén "……….es una renuncia a la resistencia a la pretensión…."
Rigante manifiesta que "……..es el acto por el cual una parte reconoce la legitimidad de
las pretensiones deducidas por la otra; es decir se aviene a las pretensiones deducidas
por la contraparte quitando, de esa forma, los obstáculos que dieron nacimiento, motivo
del proceso."
Goldschmidt "….es reconocer la alegación jurídica formulada por el demandante….."
Prieto Castro "…… es una manifestación de conformidad con la petición contenida en
la demanda hecha por el demandado al contestar a ella o en otro momento…."
Acá es de vital importancia tener en cuenta que el Allanamiento es un acto procesal,
pero sólo por que únicamente puede realizarse en el proceso y no fuera de él.
3. Diferencias entre Allanamiento y Otras Figuras Procesales
Al dilucidar el concepto y las diferentes definiciones sobre Allanamiento, creemos que
es necesario diferenciar a éste instituto jurídico (Allanamiento) de ciertas figuras
procesales que parecen comunes a ésta:
Allanamiento y Acatamiento
La diferencia entre estos dos conceptos radica en cuanto al tiempo antes o después de la
sentencia.
El Allanamiento es concebible en cualquier estado de la causa anterior a la sentencia,
pues con posterioridad a ella, la pretensión del acta ha sido desplazada por la
declaración judicial de derecho, no es correcto que el vencido se Allane a la sentencia,
sino a la pretensión; todo lo contrario del Acatamiento que es una declaración de
voluntad expresa o tácita de someterse a la sentencia.
Allanamiento y Confesión
Históricamente la confesión tenía un valor procesal casi absoluto: CONFESSUS POR
INDICATO HABTUR, prácticamente quien confesaba dictaba su propia sentencia pero
rápidamente esa doctrina es desplazada por aquella que sostiene que la confesión es una
declaración que tiene valor probatorio, en cuanto acredita la existencia del hecho
afirmado por el contrario.
La confesión no puede sino referirse a hechos propios del confesante, que le
perjudiquen, mientras que el Allanamiento se refiere a la pretensión,
independientemente de la justificación de los hechos.
Es decir de lo expresado decimos y concordamos con Alcalá Zamora al manifestar
que…."La confesión se contrae a afirmaciones de hecho y el Allanamiento a la
pretensión jurídica", por eso puede darse el caso de que confesando una de las partes
todos los hechos afirmados por la otra, no se allane; por el contrario el Allanamiento no
implica necesariamente confesión de los hechos afirmados por el demandante.
Otras diferencias
Allanamiento Confesión
- Acto Procesal del demandado - Puede ser prestada por ambas partes
- Sólo es posible en 1era. Instancia - Puede mediar en toda etapa que se admita prueba
antes de la sentencia
Allanamiento y Admisión
No debe confundirse el Allanamiento con la admisión de hechos invocados por el actor
como fundamento de la pretensión.
La Admisión expresa, en efecto, solo tiene como consecuencia relevar al actor de la
carga probatoria respecto de hechos admitidos, pero no hace desaparecer la litis, que
continúa desarrollándose como una cuestión de puro derecho, en cambio que el
allanamiento al producirse elimina la controversia y trae como consecuencia la
expedición inmediata y sin más trámite de la sentencia.
Naturaleza Jurídica
Respecto a esta cuestión la doctrina se encuentra dividida, siendo las principales tesis
las que a continuación se indican:




Tesis Civilista
Tesis de la Autocomposición de la Litis
Tesis del Negocio Jurídico Procesal
Tesis del Acto Jurídico Procesal
Tesis Civilista
Su principal representante es Emilio Betti, considera la Allanamiento como un medio
destinado a conferir certeza a la obligación, esto es, consolidar su existencia, o dirigido
a darle término.
Es así pues que esta corriente asigna al allanamiento el carácter de Negocio Jurídico de
Regulación Patrimonial.
Para esta postura, representando el reconocimiento de la adhesión plena de uno de los
sujetos de la relación jurídica a la valoración efectuada por el otro, respecto a la
existencia o alcances de la relación, el allanamiento vendría a ser un negocio jurídico de
reglamentación por adhesión o subordinación
CRITICA: Si bien en el allanamiento el demandado está renunciando a su derecho de
contradicción, por lo que se produce la expedición inmediata del fallo acogiéndose a la
pretensión del demandante; esta teoría deja de lado que el allanamiento configura un
acto voluntario que tiene lugar al interior del proceso, por lo que fuera de él podrá haber
reconocimiento o satisfacción de la obligación mas no del allanamiento. Esta situación
que acontece única y exclusivamente dentro del proceso, hace del allanamiento una
institución del Derecho Procesal, por lo que fuera de dicho entorno no es posible hablar
de allanamiento.
Tesis de la Autocomposición de la Litis
El defensor de ésta tesis fue el tratadista italiano Carnelutti quien reputa el allanamiento
como un negocio jurídico, para el cual el reconocimiento de la pretensión (en pocas
palabras allanamiento) es un equivalente jurisdiccional, vale decir un acto idóneo para
alcanzar la misma finalidad a que tiende la jurisdicción; es decir el reconocimiento del
derecho que constituye la pretensión.
Es pues que la tesis de la Autocomposición de la Litis, resta valor a la sentencia hasta el
grado de no estimarla necesaria, por ser el allanamiento un acto de voluntad que da
solución al conflicto de intereses.
CRITICA: A ésta tesis se le objeta el no considerar que el acto dispositivo del sujeto
que se allana está solamente referido al derecho de contradicción, por lo que resulta
insuficiente para concluir el proceso, para lo cual es de vital e indispensable importancia
la expedición de una sentencia, que determine los efectos del allanamiento.
Dicho de otra manera, esta tesis niega el papel que cumple la sentencia, sobre todo en lo
concerniente al carácter imperativo que se desprende de ella; ya que no se explica como
los efectos del allanamiento en ausencia del fallo definitivo (sentencia) se pueden exigir.
Tesis del Negocio Jurídico Procesal
Entre los seguidores de ésta tesis están Chiovenda y Rocco. Esta tesis parte de la idea de
que legalmente ciertos actos voluntarios acarrean consecuencias jurídicas como aquellas
declaraciones de voluntad unilaterales o bilaterales que crean, modifican o extinguen
derechos procesales.
Sobre esto se le considera al allanamiento como "una manifestación de voluntad,
mediante la cual se declara existente a una obligación jurídica; a pesar de que su
existencia es incierta o en todo caso controvertida, o bien el reconocimiento de la
inexistencia del derecho; reconocimiento de la existencia de la obligación jurídica ajena
correspondiente".
CRITICA: De los manifestado por Rocco en defensa de ésta tesis, observamos que se da
una equiparación entre allanamiento y desistimiento del derecho; lo cual reduce la
naturaleza procesal del allanamiento y le asigna caracteres pertenecientes al
reconocimiento e obligaciones.
Otro aspecto a tener en cuenta es que el desistimiento del derecho, supone previamente
una formulación de pretensión (es), lo que no sucede en el allanamiento.
CONCEPCIONES IMPORTANTES DE ESTA TESIS: La corriente doctrinaria que
postula al allanamiento como un negocio jurídico procesal contiene dos concepciones
importantes:
1° La declaración de voluntad encaminada a crear, modificar o extinguir derechos
procesales.
2° Considera al allanamiento como un elemento que prescinde de la sentencia para la
obtención de sus efectos, pese a resultar aquel eficaz para poner fin a la controversia,
asignándole la sentencia la fuerza imperativa necesaria al allanamiento.
Tesis del Acto Jurídico Procesal
Tiene como partidario a Mario Alberto Fornaciari el cual manifiesta que el allanamiento
"…..es el acto jurídico procesal de disposición por el cual una de las partes abdica a su
oposición frente a la otra, aceptando el dictado anticipado de una resolución que acoja
lo pretendido o argumentado por ésta, eliminando total o parcialmente el estado de
controversia (según el allanamiento se refiere a la totalidad de pretensiones o alguna de
ellas)"
Estamos de acuerdo con esta tesis por las siguientes razones:
1° El allanamiento solo puede ser concebido en el proceso , pero subordinado a reglas
especiales respecto a la formalidad exigible.
2° El allanamiento no pierde su naturaleza procesal debido a sus efectos sobre la
relación jurídica.
3° El acto jurídico procesal constituye una especie de acto jurídico, el cual se dirige a
crear, modificar, regular o extinguir una relación procesal; y mediante el allanamiento
se afecta la relación procesal, ponerse término a la controversia existente y acelerarse la
expedición del fallo definitivo.
4° Quien se allana a la pretensión realiza un acto jurídico procesal por el cual renuncia a
su derecho de contradicción admitiendo aquella. Es por esto que esta conducta no es
ajena al proceso y sólo puede darse dentro de él.
5° El allanamiento tiene carácter unilateral por que se perfecciona sin que sea necesario
el consentimiento de la parte contraria.
4. El Objeto del Allanamiento
El allanamiento solamente puede tener por objeto relaciones jurídicas disponibles
(ALSINA, Tratado, t. III; p. 186), es decir aquellas que sean transigibles o renunciables
y en general, en aquellas en que no estuviere comprometido el orden público; en tales
casos, el allanamiento carecerá de efectos y continuará el proceso según su estado.
Deben agregarse aquellos casos en que se pretende en la demanda una condena de
prestación imposible o contraria a las buenas costumbres (SENTIS MELENDO,
op.loc.cit.,t.II;p.285).
Requisitos para el Allanamiento
Los requisitos del allanamiento son los siguientes:
Debe ser Expreso
Esto quiere decir que el allanamiento no es presumible, sino que todo lo contrario, es
decir el allanamiento tiene que ser
explícito, preciso y categórico; esto quiere decir que de la declaración que se haga se
desprende la voluntad de someterse a la pretensión planteada por el demandado.
En cuanto a los términos en que se tiene que expresar el allanamiento, tienen que ser
claros y precisos "....empleándose fórmulas precisas que no dejen lugar a dudas...."
Es pues coincidiendo con Lino Palacios habrá allanamiento expreso "....cuando el
demandado manifiesta, sin lugar a dudas, su conformidad con el reclamo contenido en
la pretensión aviniéndose a satisfacerlo o haciéndolo simultáneamente en el mismo
acto...."; de esto se desprende que si hay silencio por parte del demandado no se produce
allanamiento.
La base legal en la cual se encuentra inmersa esta característica está prevista en la
primera parte del Art. 330 del Código Procesal Civil.
Debe ser Incondicional
Esta viene a ser un requisito unánimemente reconocido al allanamiento, ya que el
allanamiento no puede someterse a condición alguna ya que por sí solo implica la
petición de absolución y por ende es una rendición incondicional del demandado.
De lo dicho somos de la idea que el allanamiento tiene que ser un acto puro y no
sujetarse a condición alguna, no debiendo contener reservas, limitaciones, ni repartos
procesales; ya que si esto ocurre dicho acto se desnaturaliza.
Mas claramente si el sujeto que pretende allanarse formula determinadas condiciones,
no estaríamos ante un allanamiento, sino más bien habría un planteamiento de
transacción o de conciliación.
Ya que estamos hablando del carácter incondicional del allanamiento, es de aclarar que
el pedido de exoneración de costos y costas integrado a la declaración expresa del
allanamiento, no supone condición alguna ya que esto está contemplado en la ley (Art.
413 CPC) siempre y cuando se produzca en el plazo para contestar la demanda.
Oportuno
Este requisito se plasma en el primer párrafo del Art. 331 del CPC. Es decir el
demandado puede allanarse a la pretensión en cualquier estado del proceso previo a la
sentencia.
Acá se reitera que la oportunidad a que hace referencia dicho numeral tiene que ver con
el límite temporal máximo para que sea eficaz el allanamiento, porque, a efecto tan solo
de la exoneración de costos y costas, puede el sujeto allanarse a la pretensión dentro del
plazo para contestar la demanda.
Debe ser Total
Al respecto Fornaciari dice que "....el allanamiento debe ser congruente con la forma en
que ha quedado trabada la relación procesal..." de esto decimos que habrá allanamiento
total en la medida en que exista concordancia entre la pretensión del actor y lo
manifestado en cuanto a satisfacerla.
Es así pues que el allanamiento será eficaz en la medida que comprenda la integridad de
la pretensión del actor.
Si hubiere acumulación objetiva de pretensiones, podrá haber allanamiento total y por
ende eficaz si cumple los demás requisitos, con relación a una de ellas, en la medida en
que la comprenda plenamente; respecto a las restantes, las mismas mantendrán
incolumidad.
Si el allanamiento es total, el juez expide de manera inmediata la sentencia. Si fuese
parcial, el proceso sigue su curso en razón a las pretensiones que no comprenden el
allanamiento del demandado.
Debe estar legalizada mediante firma (del que se allana) ante el Auxiliar Judicial
Más adelante veremos un esquema de esta legislación
No debe estar afectado por causal de Improcedencia
Este requisito se plasma en el Art. 332 del CPC el cual prevé los casos que generan la
declaración judicial de improcedencia del allanamiento; las cuales son:
a. El demandado no tiene capacidad para disponer del derecho de conflicto.
b. El apoderado o representante del demandado carece de facultad para allanarse
c. Los hechos admitidos requieren ser probados por otros medios, además de la
declaración de parte.
d. El conflicto de intereses afecta el orden público o las buenas costumbres.
e. El conflicto de intereses comprende derechos indisponibles.
f. Habiendo litisconsorcio necesario, el allanamiento no proviene de todos los
demandados.
g. Presume la existencia de dolo o fraude procesal.
h. Se advierte que la sentencia a dictarse va a surtir efecto frente a tercero no
emplazado.
i. El demandado es el Estado u otra persona de Derecho Público salvo que su
representante tenga autorización expresa.
Sujetos del Allanamiento
El allanamiento proviene del sujeto procesal contra quien se ejercita alguna pretensión
sea como demandado o como actor reconvenido, el denunciado, el sucesor procesal y en
fin todo aquel que actúe como parte en un proceso.También tienen la potestad de
allanarse las personas susceptibles de comparecer por sí mismas a un proceso
(relacionados con los derechos que en él se hacen valer) o sus representantes siempre y
cuando estén autorizados para hacerlo.
En el litisconsorcio voluntario, el allanamiento de un litisconsorte solamente produce
efectos respecto de él, debiendo continuar el proceso con los restantes. Pero el juez no
podrá dictar una sentencia parcial habrá una sola sentencia dictada una vez sustanciado
el proceso.
En el litisconsorcio necesario el allanamiento debe provenir de todos los litisconsortes,
por lo tanto no puede haber allanamiento parcial.
Efectos del Allanamiento
El allanamiento como acto unilateral de disposición que es, se perfecciona sólo con la
declaración de voluntad de quien lo realiza, sin que se precise el consentimiento de la
contraparte. En consecuencia producido el allanamiento y no encontrándose ninguna
causal de improcedencia (Art. 332 CPC), se afecta el estado de controversia, el mismo
que desaparece, correspondiendo la excepción inmediata de sentencia "....producido el
allanamiento, el demandado que lo formula renuncia a toda oposición y se somete a lo
pretendido por el actor. En este sentido, extingue el estado de controversia."
Es así pues que realizado el allanamiento, quien lo hizo abdicó a su derecho de
contradicción, sometiéndose a la pretensión planteada por el demandante.
Admitida la procedencia del allanamiento, ello no significa la extinción de la pretensión
de lo contrario, se mantiene intacta claro teniendo una mayor consistencia ya que no
existe oposición.
Ya que está eliminado el estado de controversia entre las partes al haberse dado el
allanamiento por parte de una de ellas, es imprescindible la emisión de una sentencia
para que se logren los efectos que desea el actor de la pretensión, siendo tanto así que la
relación procesal no se extingue si no hay sentencia, la cual no exime al demandante de
probar los hechos en que basa su pretensión, pudiendo desestimarse la demanda si no se
logra acreditar aquellos.
Lo expuesto nos lleva a observar que sucede con el derecho de acción. Si recordamos
que este ha sido concebido como derecho cívico o derecho a pedir tutela jurisdiccional
efectiva, vemos que ninguna afectación a podido sufrir, ya que no hay abdicación
alguna a obtener tutela jurídica del Estado que tendrá la forma de una sentencia que
haga mérito del derecho subjetivo sobre el que ya no hay controversia. Ejemplo: que
formulado el allanamiento, el juez no dicta sentencia pese a que todo el acto contiene
los requisitos que hacen a su eficacia.
Ninguna duda puede caber que en el ejercicio del derecho de acción, puede solicitarse el
dictado de tal resolución; y esa facultad le corresponde a ambas partes
El Allanamiento y la Sentencia
Tal como reiteradamente expusiéramos, el allanamiento no exime al juez de dictar
sentencia; pensamos que la extinción del estado de controversia no puede hacer
desaparecer la necesidad del dictado de una sentencia. Al actor le interesa la declaración
de certeza y la eventual condena; le interesa en fin la obtención de cosa juzgada, que
únicamente regenera con el dictado de la sentencia.
Si tal como vimos, con el acto de allanarse la pretensión cobra nueva fuerza, su
acogimiento deberá hacerse en la sentencia, la cual debe ser plena y congruente con la
forma en que quedó trabada la relación procesal.
Apelabilidad de la Sentencia
Nada impide que la sentencia expedida como consecuencia inmediata del allanamiento,
sea objeto de impugnación.
Esto puede parecer discutible si se tiene en cuenta que difícilmente existirá agravio para
el sujeto procesal que renunció a su derecho de oponerse a la pretensión de la parte
contraria y se sometió a ella, así como también parece no haberlo en relación a quien
planteó la pretensión que resultó finalmente acogida por el juez en la sentencia
respectiva.
Nos parece una concepción discutible; sin embargo si nos detenemos a pensar que el
fallo que se expide conforme al derecho normativo ciñéndose estrictamente al contenido
de la pretensión puede no favorecerle al actor o al demandado; entonces es posible
encontrar algún fundamento para la apelación de la sentencia; sin embargo en nuestra
opinión una vez interpuesto el recurso de apelación debe ser éste rechazado por no
reunir los requisitos de ley, por no existir agravio alguno y carecer aquel de todo
sustento lógico o jurídico.
Exoneración de Costos y Costas en el Allanamiento
Según el artículo 410 del CPC establece lo que son las costas.
"Artículo 410.- Las costas están constituidas por las tasas judiciales, los honorarios de
los órganos de auxilio judicial y los demás gastos judiciales realizados en el proceso."
De igual manera el artículo 411 del CPC establece lo que son los costos.
"Artículo 411.- Son costos del proceso el honorario del Abogado de la parte vencedora,
más un cinco por ciento destinado al
Colegio de Abogados del Distrito Judicial respectivo para su Fondo Mutual y para
cubrir los honorarios de los Abogados en los casos de Auxilio Judicial."
Este es un efecto de allanamiento que merece una especial mención.
Como hemos apreciado el que se allana se somete a la pretensión formulada en su
contra, lo cual implica considerarlo como la parte vencida en el juicio (siempre y
cuando así lo considere el magistrado en la sentencia) ya que aun declarado procedente
el allanamiento; el juez resuelve conforme al derecho positivo no teniendo que coincidir
con la pretensión del actor.
Entonces analizando el primer párrafo del Art. 412 del CPC, el cual establece:
"El reembolso de los costos y costas del proceso no requiere ser demandado y es de
cargo de la parte vencida, salvo declaración judicial expresa y motivada de su
exoneración."
Del caso decimos que en el caso del allanamiento total el principio de condena de costos
y costas defiende al litigante que legítimamente busca y obtiene a través del proceso la
actuación de la ley.
Si el allanamiento fuese parcial y se desestiman pretensiones no contenidas en él,
entonces los costos y costas se refieren a pretensiones acogidas para el vencedor (objeto
del allanamiento) correspondiendo su pago al vencido (Art. 412. 3er. Párrafo).
También, además de la exoneración del pago de costos y costas por declaración judicial,
existe otra excepción a la regla general, la cual es la exoneración de pago de costos y
costas de quien se allana dentro del plazo para contestar la demanda (Art. 413).
Esta exoneración estimula la pronta conclusión del proceso. Es decir los costos y costas
los soporta quien se allana, pero si se reconoce oportunamente las pretensiones del
adversario allanándose a satisfacerlos no se impondrán costas al vencido.
5. Modelos prácticos de allanamiento
Modelo de Escrito de Allanamiento
Secretario
Expediente: N°
Escrito: N° 01
Cuaderno: Principal
Formula Allanamiento
Al_______________ JUZGADO ESPECIALIZADO EN LO CIVIL DE_________
_________identificado con DNI N° _________ con dirección domiciliaria en ___
Distrito de _________ Provincia__________ Departamento________, con domicilio
procesal en _____________ Miraflores, en el proceso de Conocimiento de Resolución
de Contrato e Indemnización por daños y perjuicios que en mi contra interpuso don,
_________________ a Ud. atentamente digo:
Que habiendo sido emplazado a fin de comparecer en el presente proceso, formulo
ALLANAMIENTO A LA DEMANDA incoada en mi contra.
Petitorio
Que, se me tenga por convenido en la demanda de Resolución de Contrato e
Indemnización que me inició el señor ___________ y se levante la medida cautelar
recaída en las cuentas bancarias que poseo en los Bancos Wiesse y Crédito.
Fundamentos De Hecho
1. Que, efectivamente con fecha ___________ de ______ de ______, celebré con
el demandante un contrato de compra – venta a través de la cual el vendedor me
transfería un inmueble ubicado en __________ por el valor de $ 15000 dólares
americanos.
2. Conforme refiere el accionante a la fecha recurrente adeudo $10000 dólares
americanos los cuales por una serie de problemas financieros no he podido
cancelar, sin embargo, a la fecha dichas dificultades han sido superadas y
actualmente cuento con el dinero suficiente para cubrir mi obligación.
Por lo expuesto, es que a fin de evitar mayores conflictos, costos y costas en este
proceso, me allano en forma expresa a la pretensión que contiene la demanda y
reconozco como ciertos y verdaderos los hechos formulados en ella.
Fundamentación Jurídica
La que ampara mi petitorio se encuentra determinada por lo dispuesto en el artículo
330° del Código procesal Civil.
Medios Probatorios
Ofrezco el siguiente que será adjuntado a la demanda como anexo
La fotocopia simple de mi libreta electoral/DNI
Otro si digo: que, habiéndome allanado a la demanda no estoy obligado a ofrecer o
acompañar medios de prueba, máxime si de acuerdo a lo establecido por el artículo 330°
del código procesal civil cumplo con legalizar mi firma para que el allanamiento
formulado surta sus efectos.
Por tanto:
Al juzgado, pido tenerme por allanado a las pretensiones contenidas en la demanda y
por admitidos los fundamentos expuestos en el presente escrito en mérito a mi firma
legalizada.
Ciudad _______ de _____ de 19…
___________________ ____________________
Sello y firma del abogado Firma del interesado
Legalización de Firma por Allanamiento
En Lima a los ________ días del mes de ________ de ____, siendo las _________ de la
mañana, compareció al local del Juzgado Especializado en lo Civil de ___________,
doña ___________ identificada con libreta electoral número_____________, y dijo:
que el escrito que antecede es cierto y verdadero en todas sus partes, no se halla alterado
ni enmendado y la firma puesta al final es suya, la que utiliza en todos los actos
públicos y privados, y ratificándose en todas sus partes en el escrito que antecede vuelva
a firmarlo, legalizando su firma para los efectos de ley.
_________________________________
Sello y firma del secretario de juzgado
Resolución que admite Allanamiento
Expediente: N°
Demandante:
Demandado:
Materia:
Secretario:
Resolución N° _______
Ciudad, _____________
VISTOS: La solicitud de comparecencia al proceso de doña ________ en que se allana
a la demanda y CONSIDERANDO:
PRIMERO: Que, la demandada __________, al comparecer al proceso reconoce la
pretensión formulada por el accionante y solicita el levantamiento de la medida cautelar
recaída en sus cuentas bancarias; SEGUNDO: Que, el allanamiento y reconocimiento de
los hechos y fundamentos jurídicos se encuentran previstos en el artículo trescientos
treinta del Código Procesal Civil y constituye una de las formas especiales de
conclusión del proceso; TERCERO: Que, el allanamiento y el reconocimiento de las
pretensiones demandadas son derecho de la demandada, por lo que debe admitirse dicho
allanamiento. SE RESUELVE: Dar a _______________ por allanada a la demanda
interpuesta por don ____________________ sobre ___________ teniéndose presente al
momento de expedir sentencia en éste proceso .
Tómese razón y hágase saber.
___________________ _____________________
Media firma del juez Firma del secretario
Reconocimiento
Cuestiones preliminares acerca de la demanda
El código derogado en su capítulo "Contestación de la demanda" dedicó los arts. 322,
323 y 324 al instituto procesal denominado "Allanamiento" pero lo hizo con un término
equivalente "convenir la demanda". En cambio el moderno código le dedica un capítulo
especial titulado "Allanamiento y Reconvención".
Es pues que el allanamiento es una figura procesal antigua, pues tiene como antecedente
al art. 322 del CPC derogado.
Todo lo contrario sucede con el instituto procesal del reconocimiento; el cual es de
reciente admisión en la legislación procesal, el cual a la vez será motivo de análisis en el
presente capítulo.
Concepto
El Código Procesal Civil en el primer párrafo del art. 330 establece que el demandado
puede expresamente reconocer la demanda, pero posteriormente también expresa el
código en mención que puede aceptar la pretensión, admitir la veracidad d los hechos
expuestos en la demanda y los fundamentos jurídicos de ésta.
De lo dicho podemos darnos cuenta los tres elementos que determinan al
reconocimiento, los cuales son:



Aceptación de la pretensión
Admisión de los hechos expuestos en la demanda.
Admisión de los fundamentos jurídicos de la demanda.
Es así que después de determinar estos elementos que podemos tener una idea clara de
este novedoso instituto procesal.
Podríamos decir entonces que el reconocimiento viene a ser el instituto procesal
mediante el cual el sujeto que lo practica además de aceptar la pretensión del actor,
admite la verdad de los hechos expuestos en la demanda así como los fundamentos
jurídicos de ésta.
Al tener claro el concepto de reconocimiento y al compararlo con el allanamiento no
damos cuenta que el reconocimiento va más allá , ya que además de contener la
sumisión al petitorio de la contraparte supone la conformidad con los hechos y las
fundamentaciones jurídicas sobre los que reposan en la pretensión.
Sin embargo concordamos con Fornanciari cuando expresa que "....aunque el
allanamiento sea continente del reconocimiento, éste no será siempre configurativo de
aquel".
Características
Debe ser Expreso; es decir el reconocimiento debe hacerse mediante una declaración
expresa; no pudiendo ser manifestado tácitamente.
Debe ser Formal; el reconocimiento es un acto formal que precisa la legalización de
firma de quien lo practica ante el respectivo auxiliar jurisdiccional.
Es un Acto Unilateral; es acto unilateral por que no precisa el consentimiento de la otra
parte contraria dentro del proceso
Se da antes de expedirse la sentencia de primera instancia; esto quiere decir que no
puede haber reconocimiento después de haberse dado sentencia; por que si no
estaríamos frente a un acatamiento.
Sus principales efectos son eliminar el estado de controversia y acelerar la expedición
del fallo.
Oportunidad
El CPC vigente dice claramente en el primer párrafo del art. 331 que "el demandado
puede allanarse a la demanda en cualquier estado del proceso, previo a la sentencia". Al
analizar éste párrafo y posteriormente analizar el último párrafo del art. 330 del código
mencionado, el cual señala que el "el reconocimiento se regula por lo dispuesto para el
allanamiento"; entonces decimos que la oportunidad que prevé el ordenamiento procesal
para la realización del allanamiento es la misma para el Instituto Procesal del
Reconocimiento.
Improcedencia
El reconocimiento no le vincula al juez, quien se encuentra obligado a examinarlo y
rechazarlo si está ante alguna de las causales de improcedencia, contempladas en el art.
332 del código procesal civil las cuales son
El demandado no tiene capacidad para disponer del derecho en conflicto.
El apoderado o representante del demandado carece de facultad para allanarse.
Los hechos admitidos requieren ser probados por otros medios, además de declaración
de parte
El conflicto de intereses afecta el orden público o las buenas costumbres.
El conflicto de intereses comprende derechos indisponibles.
Habiendo litis consorcio necesario, el allanamiento - en éste caso reconocimiento- no
proviene de todos los demandados.
Presume la existencia de fraude o dolo procesal
Advierte que la sentencia a dictarse va a surtir efectos frente a tercero no emplazado.
El demandado es el Estado u otra persona de derecho público, salvo que su
representante tenga autorización expresa.
Efectos
Si se declara procedente el reconocimiento desaparecerá el estado de controversia,
expidiéndose sentencia inmediatamente.
El reconocimiento no extingue la pretensión; por el contrario, esta se mantiene intacta
adquiriendo mayor fundamento no solo por su aceptación; sino también por haberse
aceptado los hechos y los fundamentos jurídicos que la sustentan.
Ya que el reconocimiento no tiene carácter imperativo; es necesario que se expida
sentencia para la adquisición de sus efectos deseados por el actor, vale decir la
declaración de certeza; así como la abstención de cosa juzgada.
No hay impedimento para que se impugne una sentencia como consecuencia de
reconocimiento
6. Conclusiones
El demandado se allana a la pretensión no a la demanda.
El allanamiento y Reconocimiento son figuras procesales semejantes, que se plantean en
cualquier estado del proceso, previo a la sentencia.
El allanamiento solo conviene con la pretensión. El reconocimiento además de
convenir, admite la verdad de los hechos y el derecho invocado.
La inclusión del allanamiento y reconocimiento como formas especiales de conclusión
del proceso obedece solo a cuestiones de técnica legislativa en vez de razones de fondo,
ya que su realización no extingue el proceso, sino que traen como consecuencia
inmediata la expedición de sentencia que será la que ponga término al proceso.
7. Bibliografía
HINOSTROZA MINGUEZ, Alberto. "Formas Especiales de Conclusión del Proceso".
Gaceta Jurídica Editores. 1era. Edición. 1998
HERNANDEZ LOZANO. "Comentarios al Código procesal Civil". Tomo II. Editorial
San Marcos. 1era. Edición 1986
TICONA POSTIGO, Víctor. "Análisis y Comentarios al Código Procesal Civil". Tomo
II. Editora GIRJLEY. Lima – Perú. 1995
FORNACIARI ALBERTI, Mario. "Modos Anormales de Terminación del Proceso".
Tomo I. Ediciones De Palma – Buenos Aires 1987.
Autor:
Francisco Miranda
fmc21[arroba]rocketmail.com
Comentarios
Para dejar un comentario, regístrese gratis o si ya está registrado, inicie sesión.
martes 24 de noviembre de 2009
Allanamiento sin orden judicial en tributario.
El fisco o hacienda podrá
allanar sin contar con una
orden judicial
Realizando un análisis al Código Tributario Salvadoreño, precisamente sobre las
medidas precautorias que señala dicha ley, comentamos por esta ocasión a la figuras del
ALLANAMIENTO Y REGISTRO, es necesario aclarar que nuestro código tributario
no estipula nada sobre esta figura en concreto, es decir allanamiento sin orden
judicial, no obstante si regula la figura del allanamiento y registro que establece la Ley
Tributaria, con relación los contribuyente, o responsables ante la Administración
Tributaria, considerando la relación jurídica tributaria, obligación tributaria, a si como
también la función fundamental que realiza la Administración Tributaria según lo
establecido en el artículo 23 del Código en comento. Antes de entrar en detalle La
incursión o penetración por la autoridad de una vivienda privada es una medida
excepcional y sujeta a procedimientos precisos, en razón de que la vivienda o en su caso
la oficina está protegido por la Constitución, y su violación constituye una infracción
articulo 20 Constitución de República. El registro de una vivienda privada o
establecimiento sólo puede hacerse en virtud de una orden de allanamiento, emitida por
el Juez competente mediante Resolución Judicial motivada y a petición de la Fiscalía
generala de la República La misma contendrá, entre otros requisitos de forma, tres
aspectos sustantivos: la indicación de la morada objeto del allanamiento, la autoridad
designada para realizarlo y el motivo preciso del registro, indicando exactamente los
objetos o personas que se espera encontrar y las diligencias a practicar. ( Artículo 173 y
siguiente ley procesal penal)
Artículo 177 código tributario Las medidas precautorias deberán solicitarse al Fiscal
General de la República, por medio de la Administración Tributaria a través de las
Direcciones respectivas en los siguientes casos:
a) Si la Administración Tributaria, no tuviere colaboración por parte del sujeto pasivo y
ello impida, dificulte o retarde la fiscalización, inspección, investigación y control;
b) Que se tengan indicios que la documentación, libros y registros, pudieran ser o hayan
sido destruidos, alterados, suplantados o sean puestos fuera del alcance de la
Administración Tributaria;
c) Existan indicios de dos o más sistemas de contabilidad o juegos de libros con distinto
contenido; y,
d) Cuando se tengan indicios de doble emisión de cualquiera de los documentos
exigidos por este Código, por parte del sujeto pasivo y no aparezcan registrados en los
libros o sistemas de contabilidad.
Para mayor comprensión citaremos textualmente Artículo 176.- En ejercicio de las
facultades de fiscalización, inspección, investigación y control, con el fin de garantizar
el interés del Fisco en lo que concierne a la percepción oportuna e íntegra de los
tributos, al igual que para prevenir un perjuicio eventual del mismo, la Administración
Tributaria podrá solicitar a través del Fiscal General de la República, al juez
correspondiente las siguientes medidas precautorias, según resulten apropiadas a las
circunstancias del caso:
El allanamiento y registro de las oficinas, establecimientos de comercio, imprentas,
locales, consultorios, domicilios particulares, bodegas, lugares de producción, transporte
o comercialización o sitios análogos, a efecto de realizar secuestro de documentación,
libros y registros contables, especiales o relativos al Impuesto a la Transferencia de
Bienes Muebles y a la Prestación de Servicios que constituyan elementos de prueba
útiles para llevar a cabo el proceso de fiscalización, inspección, investigación y control.
Lo anterior sin perjuicio de que estas medidas puedan aplicarse a terceros vinculados
con las operaciones del sujeto pasivo que se esté fiscalizando.
La documentación, libros y registros secuestrados quedarán a la orden del juez que
autorizó la ejecución de las medidas precautorias; la Administración Tributaria, podrá
examinar y obtener las pruebas respectivas previa autorización del juez. Concluido el
examen y recabadas que fueran las pruebas, se solicitará al Juez, a través del Fiscal
General de la República que sean devueltas al sujeto que se le aplicaron las medidas
precautorias.
La solicitud para la aplicación de las medidas precautorias será procedente cuando se
susciten las circunstancias establecidas en el artículo siguiente.
En materia procesal penal el art. 177 nos dice ALLANAMIENTO SIN ORDEN
JUDICIAL La policía podrá proceder al allanamiento sin orden judicial únicamente en
los casos siguientes;
1) En persecución actual de un delincuente
2) Cuando se tenga conocimiento que dentro de una casa o local se está cometiendo un
delito o cuando en su interior se oigan voces que anuncien estarse cometiendo un delito
o cuando se pida auxilio o por grave riesgo de la vida de las personas.
3) En los casos de incendio, explosión, inundación u otro estrago con amenaza de la
vida o de la propiedad.
Como se puede notar el allanamiento y registro se puede realizar en materia tributaria,
siguiendo a demás las reglas requeridas por el derecho procesal penal, sabiendo que esta
figura tiene gran aplicación en dicha rama lo que nos lleva a preguntarnos ¿cuál es
entonces la diferencia entre estas figuras de allanamiento y registro en materia tributaria
y derecho procesal penal, o se aplica el mismo procedimiento, temática que
posteriormente se desarrollara?
Tomando en cuenta los artículos del código tributario, y ley procesal penal surge la
pregunta si se puede allanar sin orden judicial, la de las oficinas, establecimientos de
comercio, imprentas, locales, consultorios, domicilios particulares, bodegas, lugares
de producción, transporte o comercialización o sitios análogos, a efecto de realizar
secuestro de documentación, libros y registros contables, especiales o relativos al
Impuesto a la Transferencia de Bienes Muebles y a la Prestación de Servicios que
constituyan elementos de prueba útiles para llevar a cabo el proceso de fiscalización,
inspección, investigación y control.
El debate surge concretamente bajo estos criterios, si procede o no esta figura, se aplica
la ley procesal penal bajo esos criterios, si se llegase aplicar violaría algunos derechos
del contribuyente, o simplemente no sucede nada al respecto.
Proporciono un caso en particular como ejemplo de un acto de esta naturaleza:
La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal
priorizó la Ley de Procedimiento Fiscal por sobre la
Constitución Nacional. Uno de los jueces consideró que
no se respetaron las garantías para ingresar al
domicilio del contribuyente y los especialistas califican
al fallo “peligroso”
Un nuevo fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso y
Administrativo Federal marca una señal de alerta para los contribuyentes a la hora de
hablar de allanamientos, al respaldar el secuestro de información de una empresa sin el
aval previo de la Justicia.
Esto significa que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), podría
realizar allanamientos sin que deba mediar una orden judicial.
La causa que dio origen al fallo fue abierta cuando los socios de la empresa Implant Co.
SRL denunciaron que la AFIP secuestró información "sin su consentimiento y sin que
medie una orden judicial que la autorizara".
La firma, que comercializa productos para odontología, reclamó la nulidad de la medida
-que el organismo recaudador realizó en abril de 1995- argumentando que la compañía
tenía una deuda de cuatro años en Ganancias y otra por falta de pago de seis meses de
IVA.
Los empresarios denunciaron que fueron amenazados y que fue bajo esa presión que
firmaron las actas. Por este motivo, se abrió la causa “Stenico Gustavo Alejandro c/
DGI”.
El controvertido resultado de la sala V del fuero, dividió las opiniones de los jueces
intervinientes en la causa Jorge Morán, Jorge Alemany quienes actuaron a favor, y
Gallegos Fedriani, quien votó en disidencia.
Voces
Al respecto, Teresa Gómez, directora del Departamento de Procedimiento Tributario
del estudio Harteneck-Quian & Asociados, y quien se encuentra citada por la parte
disidente, consideró que “más que polémico, constituye un fallo peligroso”.
Gómez también explicó: “Tal vez por ignorancia, tal vez por miedo o tal vez por buena
fe, los contribuyentes accedieron a entregar la documentación. Son varios los casos de
este estilo que quienes actuamos en la materia estamos acostumbrados a ver. Lo
peligroso de este decisorio es que alienta actitudes fiscales desbordantes, ya que la
propiedad privada no es sólo la vivienda, lo es también la propia información de los
negocios privados”.
“Es claro, como dice Fedriani, que si la AFIP necesita información sobre
la actividad del contribuyente debió iniciar la pertinente inspección y la
formulación de los requerimientos y en su caso, la correspondiente
solicitud para allanar al juez competente”, agregó. Para la especialista es
claro que la AFIP "se limitó a inspeccionar al contribuyente, a pedirle
documentación en papel y en soporte magnético y el contribuyente la
entregó. Sin embargo, a mi criterio, se trata de un allanamiento
encubierto, donde la voluntad está viciada, producto de la presión
psicológica que recibe el inspeccionado al verse desbordado por el
accionar fiscal".
Gómez añadió que "en base a la jurisprudencia de nuestro Máximo Tribunal, las
circunstancias de la causa y de una correcta lectura hermenéutica de tales fallos, se
desprende claramente que los agentes públicos -en el caso los inspectores- no han
cumplido con todos los requisitos que se deben cumplir para que el consentimiento
pueda ser válido sin orden de allanamiento".
En ese marco, Gallegos Fedriani detalló cinco pasos que los inspectores deben
cumplir al momento de llevar adelante un allanamiento:Poner en conocimiento en
forma concreta y positiva a los representantes de la firma. La información debe ser
brindada antes del ingreso al local. Deben especificar que no tienen orden judicial para
allanar. Las personas pueden negarse a dejarlos ingresar. Deben dejar constancia que
durante el allanamiento se podrían secuestrar objetos.
En la misma línea, Tomás Wilson Rae y Judith Cohen, de TWR Abogados,
aseguraron que "la opinión del Gallegos Frediani resulta acertada por cuanto tutela los
derechos del contribuyente y establece el procedimiento a seguir para no vulnerar la
garantía constitucional de la inviolabilidad del domicilio".
Los abogados tributaristas expresaron también que "el voto de la mayoría hizo
referencia únicamente a si existió o no un consentimiento expreso por parte del gerente
de la empresa para que se practique la inspección, pero no hizo referencia al hecho de
que los funcionarios de la AFIP-DGI secuestraron información de la empresa sin una
orden judicial que lo autorizara, excediendo de esa forma, las facultades de inspección
establecidas en el artículo 35 de la Ley de Procedimiento Fiscal y vulnerando los
derechos
constitucionales
del
contribuyente".
Controversia legal
La polémica decisión de los magistrados se basó en la interpretación del inciso c del
artículo 35 de la Ley de Procedimiento Fiscal, que determina que el organismo
recaudador “tendrá amplios poderes” para “inspeccionar los libros, las anotaciones,
papeles y documentos de responsables o terceros, que pueden registrar o comprobar las
negociaciones y operaciones que se juzguen vinculadas a los datos que contengan o
deban contener las declaraciones juradas”, según informa Diario Judicial.
En este fallo con disidencia, la interpretación realizada de un inciso mencionado -que no
detalla tal facultad del organismo recaudador-, tiene un resultado supraconstitucional, al
contradecir el artículo 18 de la Constitución Nacional que resguarda el domicilio y los
papeles privados.
El juez Morán afirmó que “no se trató de un allanamiento sino de un proceso
fiscalizador”. Y consideró que la inspección tuvo el consentimiento de los empresarios
porque firmaron las actas del procedimiento y de acuerdo con el magistrado, las mismas
tienen
validez
mientras
no
se
pruebe
su
falsedad.
Alemany, a su vez, aseguró que no debe aplicarse el artículo 18 de la Constitución
Nacional porque de acuerdo a su opinión, el mismo no alcanza al domicilio fiscal ni los
documentos contables.Por el contrario, el juez Gallegos Fedriani consideró nulo el
allanamiento. De acuerdo con el magistrado, no existió el consentimiento y tampoco
una orden judicial. Sobre este aspecto, se basó en jurisprudencia de la Corte Suprema de
Justicia.
En causas similares, se argumentó que se requiere “la necesaria ratificación judicial por
parte del titular del domicilio, de otorgar el consentimiento como requisito exigido-entre
otro por el Máximo Tribunal Federal” como punto principal a considerar en la caso
Uno de los casos de allanamiento que Gallegos Fedriani abordó fue “Florentino” sobre
tenencia de estupefacientes, que fue declarado nulo al igual que los secuestros
realizados
En esa oportunidad, el juez Enrique Petracchi había asegurado: “Si el consentimiento
puede admitirse como una causa de legitimación para invadir la intimidad de la morada
, él ha de ser expreso y comprobadamente anterior a la entrada de los representantes de
la autoridad pública a la vivienda, no debe mediar la fuerza o intimidación, y a la
persona que lo presta se le debe hacer saber que tiene derecho a negar la autorización
del
allanamiento”.
Siguiendo esa línea de argumentación, Gallegos Fedriani consideró que los inspectores
que allanaron el domicilio de la empresa Implant Co. S.R.L “debieron previo al ingreso
a las instalaciones, manifestar y solicitar el consentimiento, poniendo -a los socios de
la empresa- en conocimiento previo al ingreso de la opción que tienen de negarse
porque ellos- los inspectores- no tienen orden judicial”, informó el medio.
El camarista aclaró: “Si la AFIP estimó necesario obtener información o documentación
de la empresa y su correspondiente consentimiento, debió iniciar la pertinente
inspección y la formulación de los requerimientos y en su caso, la correspondiente
solicitud para allanar al juez competente”.
Publicado por LIC: DOUGLAS ARGUETA en 09:00 5 comentarios
Etiquetas: Bienvenidos.
Página principal
Los allanamientos en investigaciones penales tributarias
1.A. El allanamiento fundado en el Art. 21 de la ley 24.769
Aplicación de la ley 11.683, Art. 35, inc. e
1.1. Intervención del Juez en lo Penal Económico.
1.2. Trámite posterior. Presentación de denuncia.
1. B. El allanamiento o pesquisa durante la instrucción del sumario.
1.1. Se requiere un auto de allanamiento es precedido casi siempre por un
pedido
fundado
de
allanamiento,
pero
el
juez
lo
puede
ordenar
oficiosamente;
1.1.1. El allanamiento sin orden. Los casos de excepción del Art. 227 CPP
no son aplicables a investigaciones tributarias.
1.1.2. El allanamiento de morada con consentimiento del interesado
constituye uno de los casos de excepción para allanamientos con orden
cuando se ha puesto el sol (Art. 225 del C.P.P.)
1.2. Quiénes disponen el allanamiento: El juez en lo penal económico o
penal tributario (en la Capital Federal) y los jueces federales (en el resto del
país)
1.2.1. Cómo se ordena el allanamiento: mediante auto fundado (Art. 224 del
C.P.P.)
1.2.1.1. Qué se entiende por auto fundado. Redundancia a la luz del Art. 123 C.P.P.
1.2.2. La motivación o fundamentación no puede ser mera enunciación
dogmática.
1.3. Notificación. Al Ministerio Público.
1.3.1. No corresponde notificación previa al imputado ni a su defensor
(Art. 201 del C.P.P.)
1.4. La orden de allanamiento.
1.4.1. Es ineludible la existencia de la orden, porque no basta con el auto de
allanamiento.
1.4.2. Debe especificar:
a) En qué causa se ordena y cuál es el juzgado y la secretaría intervinientes;
b) Quién es el funcionario autorizado a diligenciarla;
c) Cual es el motivo, por qué delito o infracción;
d) El lugar donde se practicará el allanamiento (domicilio debidamente
especificado);
e) Qué se procura hacer (una constatación, secuestro de pruebas, etc);
f) Si se imparte la orden de allanamiento con “habilitación de días y horas”,
porque de lo contrario sólo se puede llevar a cabo en días hábiles y en horas del día
(desde que el sol sale y hasta que se pone);
g) Si el funcionario a cargo del procedimiento está autorizado a hacer uso de
la fuerza pública (requerir la colaboración de la policía, violentar la puerta de acceso
e incluso romper otras cerraduras o compartimentos cerrados).
1.5. Ejecución de la orden de allanamiento.
1.5.1. Allanamientos simultáneos
1.5.2. Selección de los testigos
1.5.3. Presencia de funcionarios de la D.G.I.
1.5.4. Uso de la fuerza pública
1.5.5. Razonabilidad del procedimiento
1.6. Qué pueden hacer los que resultan afectados por el allanamiento.
Pueden pedir:
a) Sacar una fotocopia de la orden de allanamiento o por lo menos
tomar todos sus datos, luego de examinarla para establecer su legalidad y cuáles
son las atribuciones conferidas al funcionario que la diligencia;
b) Que sólo una persona por vez ponga manos sobre la documentación
o los objetos a revisar, para poder controlar el examen y los movimientos físicos de
los funcionarios que participen en el allanamiento; sin embargo, si resulta posible
acompañarlos aunque se dispersen por distintos lugares lo razonable es limitar la
exigencia a que haya tantos grupos de trabajo como ejecutivos o empleados
en condiciones de verificar la corrección del procedimiento;
c) A los fines precedentemente indicados, que se llame para que estén
presentes en el allanamiento a otros socios, dependientes u apoderados de la
empresa para contribuir al control de la legalidad del acto;
d) Tomar nota de lo que se está secuestrando y eventualmente sacar
una fotocopia, si se trata de documentación que es imprescindible para continuar
el giro normal de los negocios;
f) El funcionario que practica el allanamiento debe exigir a los
testigos que cumplan efectivamente la misión de ver y controlar cómo se
desarrolla la pesquisa.
g) Presencia del abogado defensor (aunque no esté designado o no haya
aceptado el cargo) u otro abogado de confianza (abogado de la empresa, del
particular afectado, cualquier abogado).
1.7. No se puede evitar o impedir
a) Que durante el allanamiento se abran cajones o se revisen
papeles, aunque con ello se afecte en mayor medida la intimidad de los afectados
por la pesquisa;
b) La revisación de automóviles (si están dentro del recinto allanado)
carteras, portafolios y pertenencias de todas las personas que se encuentren en el
lugar del allanamiento, pero se puede pedir que se adopten procedimientos que
tiendan a proteger el natural pudor de las personas durante la requisa personal;
c) Apertura de cajas fuertes, incluso violentándolas; pero no constituye
delito la conducta consistente en no prestar colaboración, no indicar cuál es la
combinación o dónde están las llaves para proceder a su apertura. Cuando, en
cambio, el propósito sea colaborar para evitar que la caja u otros compartimentos
cerrados sean forzados, con el consiguiente daño, se debe tratar de convencer al
funcionario para que espere el tiempo necesario hasta que llegue la persona que
tiene las llaves; otro recurso es procurar que la caja fuerte o los recintos cerrados
sean clausurados y fajados hasta que se los pueda abrir.
d) Secuestro de equipos de computación, pero dichos secuestros no
pueden paralizar la actividad de la empresa, por lo que es posible exigir que con la
participación de expertos se tome la información que los funcionarios quieren
obtener, liberando rápidamente el sistema. Por lo común, con la intervención de
expertos se limita la diligencia a sacar un back up
1.8. Se puede expresar oposición:
a) Que el allanamiento se extienda a domicilios contiguos, sin la
comunicación interna, aunque pertenezcan a la misma empresa o exista cualquier
género de vinculación; con igual razón a oficinas ubicadas en diferente piso o lugar
(sólo se puede allanar el domicilio claramente individualizado en la orden escrita)
b) A que se interrogue sobre los hechos que son motivo de
investigación (el único que puede indagar es el juez, de acuerdo a lo establecido
en la ley 23.465)
c) que se convierta al allanamiento en excursión de pesca, pero nada
impide el secuestro de aquello que se relacione con delitos de acción
pública si su existencia se advierte por accidente o “franca o simple vista”.
c1. Surge de jurisprudencia, que tiene su origen en precedentes judiciales
estadounidenses donde se sentó la doctrina del “Plain View Doctrine” (Cam. Nac.
Casación Penal, Sala I, causa
11/04/997).
11.079 “Barone S.A. s/rec. de casación”, del
c2. La reforma introducida por la ley 25.434 que agregó un tercer
párrafo en el Art. 224 del C.P.P..
“plain view doctrine” significa la doctrina o criterio de “a simple vista”
1.9. Ingreso y egreso de personas:
No se puede impedir durante el allanamiento el ingreso
y egreso de personas del lugar donde se lo practica. Por ejemplo, la comparecencia
del abogado o de otros directivos de la empresa. Sin embargo, el funcionario
encargado del allanamiento puede establecer restricciones momentáneas al ingreso
de otras personas y a la salida de los que están adentro, al menos hasta que haya
podido verificar que puede cumplir su cometido sin que estos movimientos
migratorios se lo obstaculicen y que no se aprovechan los desplazamientos para
frustar el objetivo del procedimiento.
1.10. Secuestros de documentación, objetos, etc.. Recaudos:
a) Es preciso que todo el material incautado quede suficientemente
individualizado, objetos, papeles;
b) La documentación debe ser foliada, sellada y rubricada por los
intervinientes (incluido los testigos); si por su volumen resulta muy fatigosa la
tarea es común que se acuerde guardarla en cajas o paquetes, los que se cierran
con fajas firmadas –y hasta lacran- para su posterior examen en días posteriores,
en presencia de los interesados o afectados por el procedimiento.
1.11. Reparos al desarrollo y legalidad del allanamiento
Si el procedimiento ha generado reparos en lo que atañe
a la legalidad de su desarrollo, hay que pedir que conste en el acta suscintamente
en qué consiste el planteo; si no se logra que el funcionario asiente las
impugnaciones, es preferible no firmar el acta.
1.12. Conducta obstruccionista. Consecuencias
Una conducta obstruccionista del procedimiento puede
generar la detención de quienes así se comporten por resistencia a la autoridad
(art. 239 C.P.) o atentado a la autoridad menor (art. 241 inc. 2 C.P.). Por eso, es
aconsejable no ejercer una oposición airada ni caer en las vías de hecho, salvo que
la ilegalidad sea grave y manifiesta. En la duda, hay que acatar la orden o permitir
la actuación la autoridad pública.
Tampoco es conveniente que las objeciones o reclamos
los formule indistintamente cualquiera de los que sufre el allanamiento; alguien
tiene que asumir la representación, siendo preferible que quede en manos de un
abogado u otra persona que tenga información sobre lo que se debe consentir y lo
que se puede exigir.
1.13. Detenciones durante el allanamiento
Salvo que durante el allanamiento se sorprenda en delito
flagrante, que se esté cometiendo en ese momento, sólo el juez que libró la orden
de allanamiento puede disponer detenciones. Sin embargo, hay casos en los que el
funcionario que diligencia la orden está expresamente facultado en el mismo
documento para proceder a la detención de personas.
En sumarios por infracción a la ley penal tributaria
23.771 –LA 1990-A-61- es frecuente que el juez concurra durante el desarrollo del
acto y resuelva practicar detenciones.
1.14. Clausura del lugar allanado
1.15. Consigna en el lugar del allanamiento
2. La nulidad del allanamiento.
2.1. A petición de parte.
2.2. De oficio
2.3. Trámite y recursos
3. La nulidad del proceso por allanamiento nulo
4. La nulidad del allanamiento equiparable a sentencia definitiva
volver
Tte. Gral. Perón 1186 2º "A". Bs. As.Tel: (54-11) 4382.0142(líneas rotativas) Fax: 4383.1164. Cel.
15-4440.9073 email: [email protected]
Descargar

que el Proceso Civil termina generalmente a través de una

CONCEPTO DE PROCESO.

CONCEPTO DE PROCESO.

FuentesCargaMedios de solución de conflictosPretensiónDerecho Procesal mexicanoConceptosLitigio

Inviolabilidad del domicilio

Inviolabilidad del domicilio

Seguridad personalDerechos civiles en El SalvadorLibertadÉtica social

Derecho Procesal argentino

Derecho Procesal argentino

JurisdicciónAcciónCompetenciaNotificaciónConceptoCaracteres

Proceso Civil en México

Proceso Civil en México

AcciónProcesoRelación jurídicaNorma jurídica

Objeto del proceso

Objeto del proceso

Acción judicialClases de accionesPretensiónDerecho Procesal Laboral

Derecho procesal civil de México

Derecho procesal civil de México

Legislación mexicanaProcedimiento JudicialLeyesTribunales de justicia