1.667
"CASA
NINE
SACIF
C/
MUNICIPALIDAD
DE
ESCOBAR
S/PRETENSION DECLARATIVA DE CERTEZA - PREVISION“
En la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, a los 26 días del
mes de septiembre de 2013, la Cámara de Apelación en lo Contencioso
Administrativo con asiento en San Nicolás, integrada por los Dres.
Cristina Yolanda Valdez, Damián Nicolás Cebey y Marcelo José
Schreginger, se reúne en Acuerdo Ordinario para dictar sentencia
interlocutoria en los autos "CASA NINE SACIF C/ MUNICIPALIDAD DE
ESCOBAR
S/PRETENSION
DECLARATIVA
DE
CERTEZA
-
PREVISION“, en trámite bajo el nº 1667-2013.
Según el sorteo efectuado se estableció el siguiente orden de
votación: Dres. Marcelo José Schreginger, Cristina Yolanda Valdez y
Damián Nicolás Cebey.
ANTECEDENTES
I. A fs. 359/ 393 vta. Casa Nine SACIF promueve pretensión
declarativa de certeza contra la Municipalidad de Escobar con el objeto
de hacer cesar el alegado estado de incertidumbre en que se encontraría
la actora frente a los denominados "Derechos por Uso de Playa, Riberas,
Cursos Navegables y otras Instalaciones Municipales" que el Municipio
le pretende exigir por el mero ingreso de productos al Partido de Escobar
como también a su depósito en la fábrica en dicha jurisdicción y por el
espejo de agua que le corresponde en su carácter de propietario
ribereño.
1
En su relato de antecedentes, explica que Casa Nine S.A.C.I.F.
es una empresa que tiene por objeto realizar por cuenta propia, de
terceros o asociada a terceros, la comercialización de diversos
productos y materias primas, y que, dentro de de dichas actividades, se
encuentra aquella mediante la cual almacena y comercializa arena en la
jurisdicción de Escobar.
Expone que, para llevar adelante esta última actividad, cuenta
con dos (2) terrenos de su propiedad (denominados "Planta Don Cholo"
y "Planta Doña Teresa") en aquella jurisdicción y que, para efectuar el
traslado, almacenamiento y comercialización del producto mineral utiliza
los terrenos mencionados a los que traslada y almacena arena, desde
donde luego, ella es trasladada mediante camiones a los destinos que
requieren sus clientes.
Refiere que es propietaria de los terrenos en donde operan las
areneras y que no utiliza ningún espacio, playa o margen ribereño de
dominio público para depositar arena, sino que despliega tal actividad
en sus propios terrenos.
Describe
la
forma
en
que
se
realiza
el
traslado
y
almacenamiento de las areneras, que se realiza en barco y a través de
muelles que posee en su propiedad. Una vez amarrado el barco en
alguno de los muelles, se realiza la descarga de arena en las piletas
utilizando las bombas del barco y, para que sea posible transportar la
arena desde la embarcación hacia las piletas, se envía agua del río por
tuberías por donde circula la arena y, a medida que la pileta
decantadora se va llenando, parte del agua tomada del río se vierte a
una canaleta que desemboca nuevamente en el río.
2
Señala que el agua vuelve al río en las mismas condiciones que
se extrae, sin participar en proceso alguno de industrialización o
modificación del mineral traspasado; el agua que no se devuelve al río
es utilizada de la misma forma para trasladar la arena de las piletas
hacia los silos, utilizando bombas de agua instaladas en el predio de la
arenera, volviendo el agua utilizada a la pileta decantadora a medida
que el silo que se llenara va escurriendo y a través de una canaleta se
traslada nuevamente al río.
Finalmente, la arena de los silos es descargada en los camiones
directamente de los silos y, en las mismas condiciones en que es
extraída del río, trasladada a donde los compradores lo requieran.
Destaca que, a partir del año 2005 ha comenzado a recibir,
esporádicamente, cédulas e intimaciones en donde se lo invitaba a
poner al día una supuesta deuda por "Derechos por Uso de Playas,
Riberas, Cursos Navegables y otras Instalaciones Municipales".
Cita actuaciones administrativas, donde el Municipio de Escobar
le habría determinado a Casa Nine S.A.C.I.F. una deuda de $
7.295.062,96.- en concepto de "Derechos por uso de playas, riberas,
cursos navegables y otras instalaciones municipales".
Entiende que los derechos que el Municipio pretende percibir
son a todas luces inconstitucionales.
Expone que el erario entendió que en ambos terrenos la
circulación no se encontraba demarcada y que por ende, tomó toda la
superficie como depósito de arena, es decir, 27299 m2.
Dice que igual de arbitraria e ilegítima fue su forma de cálculo
del espejo de agua.
3
Hace referencia a la clausura de sus dos areneras por parte de
la Municipalidad ante su negativa a pagar la liquidación de derechos
reclamada, la que se habría sido suspendida por medio de una medida
cautelar dictada por el Juzgado en lo Contencioso Administrativo n° 1
del Departamento Judicial Zárate-Campana.
Transcribe los artículos 128, 129, 130, 131 de la Ordenanza
Fiscal de Escobar, como también normas del decreto ley provincial n°
9297/79 y el decreto n° 2847/77.
Expresa que dichos decretos son inconstitucionales y contrarios
a la Ley Nacional de Navegación n° 20.094. Cita los artículos 9, 10, 11,
12, 75 incisos 1, 13 y 18 y, 128 de la Constitución Nacional.
Dice que los Derechos que el Municipio pretende reclamar se
comportan como una verdadera aduana interior, que impide en forma
ilegítima la libre circulación de bienes y afecta el comercio
interjurisdiccional.
Concluye que la pretensión de la Comuna se enmarca dentro de
lo que sería un impuesto al comercio y/o a la navegación
interjurisdiccional,
lo
que
constituiría
una
aduana
interior,
en
contravención de lo establecido en la Constitución Nacional y en la Ley
Federal de Navegación n° 20.094.
A fs. 379/388 vta. del escrito de demanda (punto VII), la actora
solicita medida cautelar para que se ordene al Municipio de Escobar que
se abstenga de aplicar la Ordenanza Fiscal que impugna, relativa a los
"Derechos de uso de playas, riberas, cursos navegables y otras
instalaciones municipales" y que, en consecuencia, se disponga que la
demandada se abstenga de exigirle el pago de la Tasa respectiva por
4
cualquier vía, sea administrativa o judicial, comprendiendo el juicio de
apremio y la traba de medidas cautelares, así como también de adoptar
cualquier
acción
y/o
medida
y/o
procedimiento
que
directa
o
indirectamente, total o parcialmente, impida u obstaculice la introducción,
el almacenamiento y comercialización de arena en jurisdicción del
partido de Escobar, así como también de aplicar sanciones con relación
a los derechos mencionados.
Posteriormente
aborda
los
distintos
requisitos
para
la
procedencia de las medidas cautelares.
Funda la verosimilitud del derecho invocado en los antecedentes
de hecho y derecho expuestos en la demanda, donde resultaría
manifiesta la inconstitucionalidad de la normativa impugnada y la
necesidad evidente de garantizar que la actora no continúe siendo
sometida al cumplimiento de dichas normas. Cita jurisprudencia.
Justifica el peligro en la demora ante la posible ejecución de los
actos administrativos tendientes a reclamar el pago y que la pretensión
sería fulminante para su actividad comercial, provocando su inmediata
quiebra, puesto que no dispone de una suma cercana a los más de
siete millones de pesos que la comuna pretende.
Respecto del interés público en juego, expone que la medida no
sólo no lo afecta sino que lo resguarda ante la inconstitucionalidad
alegada de las normas de las que se agravia.
II. A fs. 532/538 vta. se encuentra agregado informe de la
Municipalidad de Escobar, que fuera requerido por la a quo en virtud de
la potestad prevista en el artículo 23 inciso 1 del CCA, allí se describen
distintos pasos procedimentales de los expedientes administrativos n°
5
132421/10, 148490/12 y 148314/12, los dos (2) primeros vinculados con
el reclamo de la deuda por la Tasa bajo discusión y el último de ellos,
con distintas actas de constatación sobre las instalaciones de la actora,
acto de cese de las habilitaciones de comercio de casa NINE SACIF y
actuaciones posteriores.
III. A fs. 812/818 la jueza de Primera Instancia resuelve la
cautelar peticionada, donde -luego de describir los antecedentes del
caso- aborda el examen de los requisitos de procedencia de la petición
accesoria requerida.
Califica a la medida solicitada como de no innovar y tendiente a
que la demandada se abstenga de aplicar la Ordenanza Fiscal
impugnada, abordando su procedencia conforme los requisitos
establecidos en los artículos 22 a 25 del CCA, adelantando que -en la
presente causa- ellos no se encontrarían reunidos.
Destaca la prudencia que supone el anticipo del objeto del
reclamo principal y el tipo de reclamo (paralización en la aplicación de
una norma) y la naturaleza tributaria de la cuestión a decidir.
En primer lugar señala que no se evidencia prima facie que se
configure el requisito de verosimilitud del derecho de acuerdo a las
constancias de la causa. Tiene en cuenta que, para su examen,
corresponde meritar la procedencia o improcedencia del hecho
imponible, lo que requeriría un adecuado andamiaje probatorio ajeno al
marco de la presente vía precautoria, y no advirtiendo que sea la
oportunidad apropiada para efectuar dicho abordaje.
Expresa que la ausencia de verosimilitud del derecho invocada
cobra mayor importancia en el presente caso, tratándose de una
6
pretensión en la que está en juego la consideración del interés público
así como la validez de los actos de los poderes públicos.
Considera que la medida no apunta en forma directa a preservar
el eventual contenido de la sentencia, sino más bien las eventuales
consecuencias patrimoniales de aquélla (en caso de ser la misma
estimatoria), pero que, sin embargo, esas consecuencias patrimoniales
no conforman la pretensión inherente a la acción entablada por la
actora, con cita de los artículos 12 inciso 4 y 50 inciso 5 del CCA.
Señala la naturaleza de la pretensión declarativa de certeza
como no excluyente de la habilitación a la demandada para instar el
cobro compulsivo del tributo reprochado.
No advierte la demostración de la concurrencia del peligro en la
demora, ello debido a que no se ha acreditado -como era esencial - el
modo en que se afecta, o cuál es la circunstancia que haría presumir la
ineficacia de la sentencia de la acción principal para el caso de no
otorgársela, en atención al alcance de esta última, de carácter
meramente
declarativo;
sin
que
se
haya
demostrado
que
el
mantenimiento de la situación de hecho actual pueda influir en el
dictado de la sentencia o convierta en ineficaz o imposible a la misma.
Con base en los fundamentos expuestos decide rechazar la
medida precautoria solicitada por no encontrarla debidamente fundada
e imponiendo costas por su orden.
IV. APELACIÓN: A fs. 822/834 la actora interpone recurso de
apelación contra la resolución denegatoria de la medida cautelar
solicitada.
7
En su escrito, luego de describir sintéticamente los antecedentes
del caso y la fundamentación de la sentencia, aborda sus agravios
destinados a justificar la procedencia de la medida cautelar solicitada.
Respecto de la verosimilitud del derecho, describe nuevamente
la operatoria de la empresa y el derecho aplicable; reitera que la
Comuna pretende gravar el uso del Río Paraná de las Palmas que
efectúa su mandante, en tanto define el hecho imponible de los
derechos pretendidos aludiendo al uso de los espejos de agua y a la
utilización por particulares de los cursos navegables, arroyos, canales,
etc., en la jurisdicción de la Municipalidad y que sustentan dicha postura
en una Ley provincial que se encuentra en absoluta pugna con la
Constitución Nacional y el artículo 8 de la Ley Nacional de Navegación.
Expone que lo pretendido por el Municipio de Escobar es
absolutamente contrario con lo que dispone la Constitución Nacional en
los artículos 9, 10, 11 y 12 y con el artículo 8 de la Ley Nacional de
Navegación n° 20094, en tanto el tránsito de los ríos, canales, cursos
navegables, etc., se encuentran exentos de cualquier tipo de tributo,
independientemente de la denominación que se les otorgue.
Señala que la pretensión de la Comuna se enmarca dentro de lo
que sería un impuesto al comercio y/o navegación interjurisdiccional, lo
que constituye una aduana interior, contrario a las disposiciones de la
Constitución Nacional y la ley federal n° 20.094.
Dice que ello surge palmariamente del propio texto de la
Ordenanza Fiscal y el decreto ley n° 9297/79 y de los artículos 9,10, 11
y 12 de la Constitución Nacional y del artículo 8 de la Ley n° 20.094.
8
Expone que, a simple vista, aparecen como expresos derechos
de importación en el caso de estar el barco cargado según la zona, o
exportación en el que deba cargarse o por el depósito de mercadería
discriminando su origen.
Entiende que el Municipio de Escobar se habría transformado
en una verdadera aduana, determinando el pago de ciertos derechos
mediante la discriminación del origen de la mercadería, ya sea para
transportarla, comercializarla o un simple depósito. Cita jurisprudencia
de la CSJN.
Respecto del peligro en la demora cita la documentación
acompañada en la que se refleja la deuda reclamada por la
Municipalidad de Escobar, lo que demostraría la intención de éste
último de proseguir con el cobro de los mencionados derechos.
Dice que ha quedado demostrado que la Comuna pretende
percibir sumas exorbitantes y absolutamente desproporcionadas que no
exhiben lógica alguna.
Señala que dicha circunstancia, por sí sola, configura un
evidente peligro en la demora por la posible ejecución de actos
administrativos o judiciales tendientes a reclamar la supuesta deuda de
$ 7.295.062,96 que resultaría no sólo lapidario para la actividad de la
actora, sino ausente de toda lógica, debiendo abonar un mil quinientos
por ciento (1500%) más por los supuestos derechos que los que percibe
el Fisco Nacional por el Impuesto a las Ganancias que grava su
actividad. Cita jurisprudencia y remarca el balance que debe haber
entre el requisito de verosimilitud y peligro en la demora.
Finalmente pide se haga lugar a la medida cautelar solicitada.
9
V. A fs. 840/843 vta. el Municipio contesta el traslado del recurso
articulado.
Allí defiende los fundamentos dados por la a quo en su
resolución.
Señala que, en el caso, no se encuentra acreditado el requisito
de bonus fumus iuris; destaca la estrictez del análisis y el tipo de
cautelar pedida, que requiere de un análisis más exhaustivo, la
necesidad de manifiesta ilegalidad o arbitrariedad.
Respecto del peligro en la demora, refiere lo resuelto por la
jueza de grado en cuanto no advierte la demostración de la
concurrencia del peligro en la demora, ya que considera que no ha
demostrado cuál es la circunstancia que haría presumir la ineficacia de
la sentencia de la acción principal para el caso de no otorgarse la
misma, en atención al alcance de esta última, de carácter meramente
declarativo.
VI. A fs. 846 se dicta providencia de autos para resolver, por lo
que una vez firme la misma esta Cámara estableció la siguiente
cuestión a decidir:
¿Es ajustada a derecho el decisorio apelado?
A la cuestión, el Juez Dr. Schreginger dijo: I. La a quo rechaza la petición cautelar -básicamente- por
necesitar mayor abordaje respecto de la cuestión jurídica sometida a su
decisión y, como consecuencia de ello, no acreditarse el requisito de
verosimilitud del derecho; así tampoco encuentra demostrado el peligro
en la demora, por entender que no se ha demostrado cuál es la
10
circunstancia que haría presumir la ineficacia de la sentencia de la
acción principal para el caso de no otorgarse la misma y en atención al
alcance de esta última, de carácter meramente declarativo.
II. El actor -al apelar- indica sus argumentos por los que
considera inconstitucionales e inaplicables las tasas cuestionadas, como
también menciona los riesgos que supondría afrontar la deuda
reclamada.
III. En el caso, claramente la cuestión de fondo constituye básicamente- un rechazo a una pretensión fiscal por considerar
inaplicable el derecho de base, ello frente a un reclamo administrativo
cuantificado a fs. 52/53 del expediente administrativo de la Municipalidad
de Escobar n° 4034-132421 /2010 y notificado a fs. 55 del mismo.
Cabe observar que el presente proceso se encuentra en estado
inicial, todavía no se ha resuelto la admisibilidad de la pretensión
articulada, los alcances de la misma ni de la litis, cuestiones que no
obstan al dictado de una medida cautelar -de configurarse los requisitos
para ello-, pero que sí incidirían en sus alcances por tratarse de
pretensiones accesorias de la principal, en el caso, una pretensión
declarativa de certeza.
IV. La apelante basa sus agravios -fundamentalmente- en
justificar la inconstitucionalidad -o ilegalidad frente a normas nacionalesde las tasas reclamadas por el Municipio, ello frente a una actividad que
desarrolla en forma continua y frente a relaciones jurídicas tributarias de
naturaleza periódica.
Recordemos que: "A partir de la aplicación del artículo 22 del
nuevo Código Procesal Contencioso Administrativo, ha decidido que, en
11
esta materia, corresponde verificar la concurrencia de los señalados
extremos, previstos en los apartados 'a' y 'b' del inciso 1, como así
también de la exigencia contenida en el apartado 'c' -ausencia de grave
afectación del interés público- (doctr. causa B 65.043, 'Trade', res. de 4VIII-04), pues ellos informan y delimitan el contenido valorativo que debe
seguir el Tribunal para otorgar la tutela precautoria; con lo cual, el
mentado balance -de efectuarse- ha de operar en términos de exigir una
mayor o menor presencia de los presupuestos legalmente establecidos,
sin llegar a justificar la total prescindencia de cada cual (doctr. causa B
65.043, cit.)" (SCBA, B 64769 I 8-11-2006, Juez Soria -OP-, autos: "B.,
A. c/ C., D. s/ demanda contencioso administrativa").
En autos, como evaluara la judicante, la actora (ahora apelante)
no ha expuesto los fundamentos (menos aún medios probatorios, sobre
todo documentales) para ponderar el perjuicio económico que suponga
un peligro en la demora tal, que ponga en riesgo la continuidad de su
actividad, lo que implica un obstáculo para la procedencia de su petición
cautelar, en el caso, respecto de la actividad en general, por lo que en
virtud de ello cabe rechazar el recurso interpuesto, ante la ausencia de
uno de los requisitos para su procedencia, sin perjuicio de la naturaleza
mutable tanto de las cautelares como de las situaciones que pudieren
justificar su petición.
V. Sin perjuicio de la conclusión a la que se arribara en el punto
anterior, puede advertirse -respecto de la eventual magnitud del peligro
en la demora en función de la existencia o no de una acto en ciernesque el reclamo administrativo mencionado en autos surgiría del
expediente n° 4034-132421/2010 como derivación de un procedimiento
administrativo en concreto, donde la Administración Municipal siente su
posición a través de una eventual determinación de oficio concreta,
12
respecto de la cual existiría -amén de las exigencias derivadas de la
garantía
del
debido
procedimiento
adjetivo-
un
mecanismo
de
impugnación administrativo y judicial específico, el que se encontraría
abierto y, donde se estaría discutiendo la deuda que hasta ahora ha sido
cuantificada por el Municipio.
Ello sin obstar las herramientas de las que puede disponer para
hacer valer sus derechos, incluso en forma preventiva (o cautelar)
respecto del posible reclamo fiscal como consecuencia del acto
administrativo
que
eventualmente
se
dicte,
en
el
marco
del
procedimiento determinativo que se está llevando a cabo en el
expediente n° 4034-132421 /2010 y donde -como señaláramos- en el
marco regulado por las Ordenanzas Fiscales vigentes (Vg. Ordenanza
Fiscal 2010 agregada a fs. 465/525 de la causa) la actora dispondrá de
las garantías del debido procedimiento adjetivo o debido proceso en
sede administrativa, en palabras de los organismos que integran el
Sistema Interamericano de Derechos Humanos (en tal sentido, ver
informe “El acceso a la justicia como garantía de los derechos
económicos, sociales y culturales. Estudio de los estándares fijados por
el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”, fuente página
web:www.cidh.org).
VI. De la copia certificada del expediente n° 4034-132421/2010
se advierten las siguientes constancias útiles: a) Liquidación de fs. 52/53; b) Notificación de la liquidación a fs. 55; c) Informe del Director de Fiscalización y Gestión Tributaria de la
Municipalidad de Escobar a fs. 57 a 59; -
13
d) Copia de carta documento reclamando la regularización
deuda a fs. 69/70; e)
Escrito
de
Casa
Nine
SACIF
formulando
descargo,
subsidiariamente impugnando liquidación, ofreciendo prueba y plantando
cuestión federal de fs. 74/84; f) Dictamen de la Directora General de Asuntos Jurídicos y
Apremios de la Municipalidad de Escobar que dispone: "...el pase a la
Secretaría de Hacienda a fin de emitir la opinión ut supra, y continuar con
la determinación de la tasa adeudada" de fs. 90/93 vta.; g) Providencia del Director de Fiscalización y Gestión Tributaria
de la Municipalidad de Escobar donde expone "Visto el dictamen de la
Directora General de Asuntos Jurídicos y apremios, esta Dirección
informa que mantiene firme la liquidación adjunta a fs. 52 y 53, con el
cálculo de los intereses que consta a fs. 55. Por lo expuesto, pase a la
mencionada Dirección a los efectos de continuar con las actuaciones
administrativas pertinentes." (fs.104).
VII. No se advierte, de las actuaciones administrativas, a la fecha
de la última foja del expediente n° 4034-132421/2010 (esto es, foja 117,
del 1 de marzo de 2013) que se hubiera dictado en dicho expediente
municipal el acto administrativo determinativo al que hace referencia el
dictamen de fs. 90/93 vta.
VIII. Esta Cámara ya ha tenido oportunidad de evaluar la
coexistencia de mecanismos de impugnación superpuestos: “…uno -con paso previo en sede administrativa- frente a una
determinación tributaria concreta; el otro, utilizando un mecanismo de
certeza preventivo (artículo 12 inciso 4 del CCA) para precisar el correcto
14
encuadre tributario de la actividad comercial de la actora.'', el primero:
"…frente a una pretensión determinativa específica y concreta por un
período determinado;…", el segundo por el que: "…el contribuyente
pretende certidumbre en su posición jurídico-tributaria frente al Fisco
respecto de su actividad comercial continua y perdurable en el tiempo,
esto es, la certeza respecto de su encuadre tributario más allá del lapso
involucrado en la determinación” (Cf. sentencia del 21 de junio de 2012
en causa n° 1337-2012, "Bailo y Gadea SA c/ Departamento de
Operación Área Int. Junín de ARBA s/ Pretensión Declarativa de Certeza
- Otros Juicios”).
Es decir, por un lado encontramos una posición cierta de la
Administración por un período determinado, por el otro una pretensión
declarativa de certeza para definir la aplicación de un conjunto normativo
de naturaleza local (Provincial y Municipal) respecto de su actividad en
general, más allá de un período determinado.
En estos términos, cabe rechazar el recurso interpuesto, esto es
dentro del presente proceso y conforme al estado del mismo.
Respecto de las costas correspondientes a esta instancia, atento
a las particularidades del caso y la naturaleza de la cuestión debatida, en
igual medida que las advertidas en la instancia, propongo imponerlas por
su orden (artículo 51 punto 1 del CCA, texto Ley n° 14.437).
ASÍ VOTO.
La Jueza Dra. Valdez dijo: Que, por similares consideraciones que las expresadas por el Dr.
Schreginger, VOTO en igual sentido.
15
El Juez Dr. Cebey dijo: Por coincidir con los razonamientos expresados, adhiero a la
opinión del Dr. Schreginger. ASÍ LO VOTO.
En virtud del resultado que instruye el Acuerdo que antecede,
esta Cámara RESUELVE: 1º Rechazar el recurso de apelación interpuesto de acuerdo con los
alcances expuestos en los considerandos; 2º Tener presente el caso federal introducido por la actora a fs. 833 vta.
3º Imponer las costas de esta instancia por su orden por las razones
dadas (artículo 51 punto 1 del CCA s/ Ley 14.437).
4º Diferir la regulación de honorarios correspondiente a esta instancia
para su oportunidad procesal.
Regístrese y notifíquese por Secretaría.
MARCELO JOSÉ SCHREGINGER
CRISTINA YOLANDA VALDEZ
DAMIÁN NICOLÁS CEBEY
ANTE MÍ:
16
Descargar

1.667 "CASA NINE SACIF