DIC1201_REDVET
Evaluación de los factores que influyen en la presentación de la Mastitis
Subclínica Bovina.”
RESUMEN
El presente trabajo fue realizado en dos vaquerías con diferentes tipos de
ordeño (manual y mecanizado). Comprendió un periodo investigativo de un año
(noviembre-2006 a octubre-2007), donde se muestrearon 180 vacas por (MSA),
se analizó la prevalencia de la mastitis subclínica bovina, cuartos atrofiados así
como un grupo de factores que inciden sobre la prevalencia de la enfermedad.
Como resultados más relevantes obtuvimos que es altamente significativo
(p=0.0008)
a medida
que
aumenta el No. de
lactancias
aumenta
considerablemente la prevalencia, los días de lactancia no arrojó diferencias
significativas (p=0.1) al respecto con la prevalencia de la mastitis como tampoco
la producción de leche ((p=0.6), al analizar las lluvias caídas en el lugar de
estudio como posible factor a influir tampoco existió correlación con la
presentación de la enfermedad. El tipo de ordeño si evidenció diferencias
significativas al respecto (p=0.02). Y como principal conclusión se arribó que el
factor de mayor incidencia sobre la presentación de la enfermedad fue el número
de lactancias y el tipo de ordeño a que están sometidos los animales con mayor
riesgo para los del mecanizado.
Evaluation of the factors that influence in the presentation of the Mastitis
Bovine Subclínica."
SUMMARY
The present work was carried out in two dairies with different types of I milk
(manual and automated). he/she Understood an investigative period of one year
(November-2006 to October-2007), where you muestrearon 180 cows for (MSA),
the prevalencia of the mastitis bovine subclínica was analyzed, atrophied rooms
as well as a group of factors that you/they impact on the prevalencia of the
illness. As more outstanding results we obtained that it is highly significant
(p=0.0008) as it increases the No. of nursings it increases the prevalencia
considerably, the days of nursing it didn't throw significant differences (p=0.1) in
this respect with the prevalencia of the mastitis like neither the production of milk
((p=0.6), when analyzing the fallen rains in the study place as possible factor to
neither influence correlation it existed with the presentation of the illness. The
type of I milk if it evidenced significant differences in this respect (p=0.02). AND
as main conclusion you arrived that the factor of more incidence on the
presentation of the illness was the number of nursings and the type of I milk to
that are subjected the animals with more risk for those of the automated one.
INTRODUCCIÓN
El sector lácteo a nivel internacional está fuertemente influido por los altos
precios de los insumos, con énfasis en la energía y alimentos para el ganado, la
ocurrencia de enfermedades emergente y reemergente de los animales,
la
eliminación de los subsidios a las exportaciones en los países de la Unión
Europea, los profundos cambios climáticos asociados a fuertes sequías por una
parte, e intensas lluvias por otro y al elevado nivel de importación de algunos
países, como China y otros del sudeste asiático (IDF, 2006; Ponce et al., 2006;
Infoleche, Junio 2007).
La leche ha sido descrita como el alimento más perfecto en la naturaleza, siendo
la única fuente de nutrientes para la mayoría de los mamíferos nacidos
incluyendo al hombre, para el cual además representa una valiosa fuente de
riquezas durante toda su vida (Ponce y Bell, 1990).
Sin embargo, este preciable alimento puede acarrear al hombre serias
dificultades desde el punto de vista sanitario y económico cuando no es
producido en condiciones sanitarias adecuadas ella constituye un excelente
medio de cultivo y protección para determinados microorganismos causantes de
diversas enfermedades (Carrasco et al., 2004).
La mastitis bovina es la principal enfermedad del ganado lechero, debido a las
grandes pérdidas económicas que ocasiona en la producción lechera, en el valor
nutricional y sanitario de la leche, así como en la calidad de los derivados
lácteos (Anderson, 1993).
La mastitis, es usualmente causada por bacterias que invaden la ubre, se
multiplican
y
producen
toxinas
que
son
dañinas
para
los
tejidos.
Económicamente, la mastitis afecta al productor lechero a través de los costos
directos (leche rechazada, costos del Médico Veterinario Zootecnista y
medicamentos) e indirectos (reducción del rendimiento de leche durante la
lactancia, alteración de la leche debido al incremento del conteo celular,
requerimiento de tiempo extra para el tratamiento, elevada tasa de reemplazo y
desecho que reduce a una pérdida del potencial genético y muertes) (González
et al., 2003).
A escala mundial y en especial en las regiones con una producción lechera
intensiva. La causa más común para un sacrificio temprano de las vacas
lecheras, son los problemas de salud de la glándula mamaria. El 26.5 % de las
vacas lecheras sacrificadas en el continente americano, es debido a trastornos
ocasionados por la mastitis. En el caso de Hesse en Alemania, los problemas de
mastitis son la segunda causa más común de eliminación (19.4%) de las vacas
lecheras (Castañeda et al., 2003).
Por todo lo antes expuesto, y conociendo que la mastitis bovina es el principal
problema de la ganadería lechera a nivel mundial y se considera uno de los
mayores problemas del sector lácteo incluyendo la industria, además de no tener
una sintomatología tan evidente la forma subclínica, nos hemos propuesto la
realización del presente trabajo que tiene como:
Objetivo general

Conocer la situación de la prevalencia de la mastitis subclínica bovina en
dos vaquerías con diferentes tipos de ordeño.
Objetivos específicos

Evaluar el riesgo existente respecto al tipo de ordeño (manual y
mecanizado) sobre la prevalencia de la mastitis subclínica bovina.

Evaluar la incidencia de un grupo de factores (No. de lactancias, días de
lactancia, producción de leche y precipitaciones registradas en la zona de
estudio) sobre la presentación de la enfermedad.
MATERIALES Y MÉTODOS
El trabajo se realizó en La Empresa Pecuaria “La Vitrina”, ubicada en el
municipio Manicaragua, en la provincia de Villa Clara. Comprendió un periodo
investigativo de un año (noviembre-2006 a octubre-2007), donde se tomaron
muestras una vez por mes de 15 vacas (60 muestras mensuales),
correspondiéndole un mes a cada tipo de ordeño (mecanizado y manual) para
un total de 710 muestras de leche, 357 correspondieron al manual en la
vaquería No. 10 de la UBPC “Amistad Cuba-Uruguay” y 353 al mecanizado en la
vaquería No. 38 de la UBPC “Cafetal González”.
Las vacas fueron seleccionadas al azar por muestreo simple aleatorio (MSA), de
raza mestizas siboney aparentemente sanas, sometidas a un doble ordeño con
amamantamiento restringido y a un sistema de pastoreo extensivo, sin banco de
proteína, basado fundamentalmente en pastos naturales y forrajes.
Se le realizaron las pruebas para el diagnóstico de la mastitis subclínica bovina a
través del producto, CENMAST, según la NC 118 (2001) y de esta forma
evaluar la prevalencia.
Se evaluó la incidencia de un grupo de factores fisiológicos propios del animal
como: No. de lactancias, días de lactancia y producción de leche. Para ello se
utilizó la tarjeta reproductiva de cada vaca correspondiente a cada vaquería.
También se analizó un grupo de factores externos como: el tipo de ordeño a que
están expuestos los animales y la cantidad de lluvias caídas a lo largo de todo el
año en el lugar de estudio como posible factor higiénico a influir. Para la
recopilación de este último dato se consultó el modelo de precipitaciones
mensual existente en el correo de la localidad.
Antes de realizar la toma de muestra se efectuó una valoración higiénicosanitaria de la unidad, así como del cumplimiento de la rutina de ordeño según
(Noguera, 1999).
Procesamiento de los resultados y análisis estadístico.
Para el análisis de los resultados se utilizó el tabulador Microsoft Excel y el
programa estadístico SPSS 11.0 para Windows.
El programa estadístico: EPIDAT (Programa para análisis epidemiológicos de
datos tabulados) versión 3.1
Los resultados fueron analizados estadísticamente a través de tablas de
contingencia: Tablas 2xN simples, tipo de estudio transversal y los resultados se
procesaron en el paquete STATGRAPHICS Plus 4.1 (test de che-square) y
análisis de proporciones.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
Comportamiento de los animales en estudio, la rutina y estado de los
equipos del ordeño.
Al realizar un análisis del comportamiento de los animales en estudio (180
vacas) evidenciaron como datos promedio: No. de lactancias de 4,5; una
lactancia de 128,8 días y una producción de leche de 5,7 litros/vaca/día.
Estos resultados evidencian que la masa en sentido general es joven, con una
producción de leche por encima de la media nacional en el sector estatal (4,2
litros/vaca/día) por lo que se puede considerar de buena al igual que la duración
de la lactancia la cual se aleja del periodo de secado a los 270 días que es
cuando las vacas se deben destetar según Carrasco et al., (2004) para que se
recuperen para el próximo parto y no influya negativamente sobre el ternero y
nazca sin problemas en los requerimientos de proteína y energía.
En cuanto a la comparación en general que muestran ambas vaquerías en
estudio con diferentes tipos de ordeño se puede apreciar que no existe
diferencia estadísticas significativas entre las dos vaquerías (tabla1).
En la tabla 2, se puede apreciar como resultado más significativo que en ambas
vaquerías no se cumple con la rutina de ordeño establecida según Noguera
(1999), la solución para controlar la mastitis bovina, en gran parte, radica en
establecer medidas profilácticas y de higiene en el método de ordeño:
1. Higiene en el ordeño para evitar la transmisión de gérmenes de una vaca
a otra.

Se deben bañar las vacas en conjunto antes del ordeño,
dejándolas reposar por un rato en un lugar aparte del sitio de
ordeño. Esta medida además de higienizarlas hace que se
estimule el defecado y la micción, evitando que lo hagan en el
ordeño.

Lavado de ubres en forma individual y secado con papel
absorbente. Con esta práctica no sólo se retira el lodo y el
estiércol de la piel, sino que también se estimula la bajada de
la leche.
2. Realizar un buen ordeño con un escurrido total de la leche. Al finalizar el
ordeño debe aplicarse un sellador en el orificio del pezón, evitando así la
penetración de gérmenes.
3. Revisión periódica de los pezones y del equipo de ordeño cuando es
mecánico, sustituyendo pezoneras viejas y agrietadas que son fuente de
infección. Al finalizar el ordeño pasar las pezoneras por una solución
desinfectante. Si el ordeño se realiza a mano, el ordeñador debe lavarse
las manos con agua y luego sumergirlas en una solución desinfectante.
4. Además de estas medidas profilácticas se debe realizar, cada cierto
tiempo pruebas al rebaño (CMT, CENMAST) para determinar la incidencia
de mastitis. Estas son pruebas para determinar la mastitis en rebaños
más que en vacas individuales.
5. Tratar correctamente los casos clínicos. Ordeñar a fondo y a mano los
cuartos afectados y aplicar el tratamiento curativo. Las vacas con mastitis
deben ordeñarse al final.
6. Establecer un programa de secado que incluye aplicación de antibióticos,
especialmente en vacas con antecedentes de mastitis. Con esta práctica
se reducen las infecciones en la lactancia siguiente.
El incumplimiento de dicha rutina en ambos tipos de ordeño en estudio, trae
como consecuencia que la prevalencia de la mastitis sea superior al 20 % en
ambos casos, siendo más significativa en el mecanizado (p=0,02) al estar
defectuoso el estado del equipo. Coincidiendo con:
Muños y Durán (1995), también podemos encontrar mastitis en el ordeño
manual cuando no se lleva a cabo de forma apropiada y con suavidad y los
vaqueros no tienen la higiene adecuada.
Magariños (2000), sin dudas el incumplimiento de la rutina del ordeño, la no
implementación de los planes de control y lucha contra esta enfermedad, y el
mal estado de la máquina son uno de los principales y más frecuentes factores
que inciden sobre la prevalencia de la enfermedad.
Estos son algunos ejemplos de factores que conducen a la presentación de
mastitis, por lo que es necesario tomar todas las medidas pertinentes en lo
referido a la higiene (tanto del animal, establos, salas de ordeño y del personal
dedicado a estas tareas). Así como el manejo y control de los gérmenes
patógenos circulantes en la unidad que constituyen el 80-90% de los casos de
mastitis (Durgent et al., 1998).
Prevalencia de la mastitis subclínica por cuartos afectados.
Se estima que un tercio de todas las vacas lecheras están afectadas por
cualquier forma de mastitis en uno o más cuartos (Martínes et al., 1992).
En las tablas 3 y 4. Se aprecia la prevalencia de la mastitis subclínica por
cuartos que presentan las vaquerías de ordeño mecanizado y manual
respectivamente, donde se puede apreciar que los cuartos posteriores son los
de mayor afectación en ambas vaquerías (gráficos 1 y 2). Lo que se le atribuyen
las causas de que los cuartos posteriores son los que más propensos a las
suciedades se encuentran por estar mas cerca de la contaminación fecal y de la
orina unido a los inadecuados hábitos de higiene existentes a la hora del ordeño.
Influencia de algunos factores sobre la prevalencia de la mastitis
subclínica bovina.
Según Armentertos (2005), los principales factores que predisponen al
padecimiento de la enfermedad son:
 Factores genéticos: Ubres pendulares, conformación de la ubre y del
pezón, esfínter del pezón, ordeñabilidad.
 Edad y lactancia.
 Técnica del ordeño: Ordeño mecánico, sobreordeño, escurrido (stripping),
ordeño discontinuo.
 Factores ambientales: Clima, alimentación, higiene, traumatismo.
 Enfermedades: inespecíficas y específicas.
Efecto de la edad y los días en lactancia
Bramley (1997), el valor de RCS obtenido en muestras de leche de cuartos sin
infección no varía mucho con el paso de los períodos de lactancia o el número
de días en lactancia. Anteriormente se vio un incremento en el valor de RCS de
83 000 en el día 35 del período de lactancia a 160 000 en el día 285. Sin
embargo, la leche de ubres contaminadas con S. aureus aumentaron sus
valores de RCS de 234 000 a 1 000 000 durante el mismo período mencionado.
Por lo general, es aceptable que el valor de RCS obtenido de ubres sin
infecciones sea menor a 300 000 a partir de los primeros 5 días del inicio de
lactancia
Jaramillo (1995), plantea que entre los factores que afectan el conteo de células
somáticas se encuentran:

Stress: cambios de grupos de producción, pruebas alérgicas, cambios
climáticos bruscos.

Variaciones durante el día: los conteos son altos en la línea de ordeño y
caen a niveles más bajos antes del mismo.

Variaciones entre días: los RCS diarios en una vaca pueden variar arriba
del 300%, lo cual puede causar fluctuaciones hasta del 40% en el RCS a
nivel del tanque de leche, pero las vacas con infección presentarán
mayores conteos.

Edad: los RCS se pueden incrementar en un 20-24% por lactancia debido
solo a la edad de la vaca.

Etapa de la lactancia: al parto los RCS son muy altos (mayores de 30
millones) y disminuyen durante las dos siguientes semanas; se vuelven a
elevar al secado, pero las mayores cifras en este periodo se obtienen en
vacas con infección.
Realizando una valoración de la influencia de varios factores sobre la
prevalencia de la mastitis, analizamos primeramente los fisiológicos: No. de
lactancias, días de lactancia y producción de leche.
En la tabla 5 se refleja como es altamente significativo (p=0,0008<0,05) a medida
que aumenta el No. de lactancias aumenta considerablemente la prevalencia de
la enfermedad (gráfico 3), obteniendo en vacas con más de 6 lactancias un 74%
de prevalencia. Por lo que coincidimos con Jaramillo, (1995).
En la tabla 6 se evidencia como influyen los días de lactancia sobre la
prevalencia de la mastitis y obtuvimos como resultados más relevantes que a
pesar de no existir diferencias significativas (p=0,1>0,05) en ninguno de los tres
casos, se puede apreciar que aumenta ligeramente al inicio, disminuye
paulatinamente a partir de los tres meses y ya próximo al secado vuelve a
elevarse (gráfico 4), coincidiendo de esta manera con la literatura consultada:
Rice, (1997) plantea de que el RCS varía en los animales según el estadio y la
lactación (siendo elevado al inicio de esta, disminuyendo hasta los 2 meses y
elevándose gradualmente después).
En otros resultados obtenidos por Armenteros et al., (2002) se deben
considerar los efectos de los días de lactancia en la prevalencia de la forma
subclínica de la enfermedad, donde se observaron diferencias significativas
entre el grupo de unidades que presentaban más de 180 días de lactancia
promedio, y el grupo que contaba con un promedio de hasta 180 días; aunque
se obtuvo diferencias significativas en los rebaños con más de 5 lactancias
promedio, con respecto a los que manifiestan hasta 5 lactancias como promedio,
en ambos análisis se observa una elevada prevalencia.
Rodenburg, (2006) refiriéndose a la influencia de la alimentación en la
predisposición a la enfermedad, plantea que, en las vacas altas productoras
alimentadas para la máxima producción de leche, aumenta la tensión en la ubre
y esto pudiera predisponer a las vacas a la infección.
En la tabla 7. Se refleja el comportamiento de la prevalencia según la producción
de leche diaria y se obtuvo que no existe diferencia significativa al respecto
(p=0,6>0,05), pero si se evidencia que el mayor porciento de prevalencia se
encuentra en las vacas de menor producción y a medida que disminuye se
incrementa ligeramente la producción (gráfico 5), lo que se le atribuye
lo
abordado por Ponce (2003), se ha reportado que un simple cuarto afectado en
una lactancia puede reducir la producción de leche entre un 10–12%. Un rebaño
con alta prevalencia pierde entre un 15-25% de su producción total. Y lo referido
por García y Trujillo (1990), a medida que la enfermedad progresa, el número
de células somáticas en la leche se eleva y se asocia con una reducción
(permanente) en la producción de leche.
Dentro de los factores externos, que no dependen del animal y que pueden
influir en la prevalencia de la enfermedad, se analizó el riesgo existente entre los
dos tipos de ordeño. Como bien se puede apreciar en la tabla 8 los animales
expuestos al tipo mecanizado presentaron una prevalencia superior 28 %, al
manual 21,3 % para una diferencia estadística significativa (p=0,02), para lo cual
a pesar de existir en ambos tipos de ordeño deficiencias técnicas tiende a
incrementarse considerablemente la prevalencia de la mastitis subclínica en el
mecanizado, coincidiendo en nuestros resultados con:
Armentero et al., (2002) el incumplimiento de la rutina de ordeño, y los equipos
que realizan un ordeño incompleto al dejar leche en la ubre, aspecto que
favorece el desarrollo de los microorganismos dentro de la misma, y por ende, el
proceso de colonización e instauración de las infecciones intramamarias. En
otros resultados expuestos por el mismo autor demostraron que al cumplimiento
de la rutina de ordeño, se observaron diferencias significativas (p<0,05) en los
valores de prevalencia obtenidos igual comportamiento demostró el análisis
entre el grupo de unidades con un funcionamiento adecuado del equipo de
ordeño con el resto que presentaban equipos defectuosos, fundamentalmente
en el nivel de pulsaciones estos resultados enfatizan la necesidad del rescate de
los correctos procedimientos de control de la mastitis.
Sin embargo otros autores evidenciaron que en condiciones optimas de ordeño
mecánico la prevalencia es menor, Vianna et al., (2000): asociaron la salud de
la ubre con el ordeño mecánico y manejo del ordeño, donde con buena higiene y
condiciones técnicas (presión, pulsaciones, etc.), se puede evitar desgarro de
los pezones, contaminaciones y sobreordeño, logrando de este modo la no
presentación de mastitis.
En el gráfico 6 y 7, al analizar las precipitaciones caídas en el lugar de estudio
como posible factor a incidir en la presentación de la enfermedad, se demuestra
que existe una correlación baja y negativa (Correlation Coefficient = -0,236579). Por
lo tanto, se consideró que este factor no influyó sobre la prevalencia de la
mastitis subclínica en nuestro trabajo (Prevalencia % = 27,4072 – 0,0233638 x Lluvia
mm).
Aunque los resultados obtenidos en nuestro estudio evidenciaron que no hay
correlación (p>0,1). Se recomienda que en los meses lluviosos se extremen las
medidas higiénicas sanitarias a la hora del ordeño propuestas por (Noguera,
1999). Ya que en este periodo los animales están expuestos a mas suciedades,
mayor humedad relativa, mayor temperatura y un grupo de factores que
favorecen el desarrollo y multiplicación de los microorganismos causantes de la
mastitis.
En el caso de los patógenos ambientales en especial Coliformes y S. uberis,
están ampliamente diseminados por el medio ambiente: heces fecales, corrales,
establos, aguas contaminadas, etc. (Mattews y Almeida, 1994).
Además Muñoz y Durán (1995), plantean que la instauración de un proceso de
mastitis no depende de una sola causa sino que podemos señalar que es de
origen polifactorial, encontrándose dentro de las principales causas: infecciosa,
traumática, mala higiene de la sala de ordeño así como del personal dedicado a
dicha tarea, contacto con otros animales afectados, trastornos metabólicos, etc.
Lo que provoca que se hagan mayores las pérdidas económicas producto a la
baja producción y calidad de la leche. La mastitis es un proceso frecuente,
puede decirse que la posibilidad de detectarla depende del tiempo durante el
cual se estudian los animales, resulta favorecida cuando los animales se alojan
de forma deficiente (establos húmedos, suelo duro y frío, muy escaso
aislamiento de la cama con respecto al pavimento, como consecuencia de
cambios bruscos de alimentación, por gastroenteritis, trastornos del puerperio,
traumas,
malformaciones en edades avanzadas y en las fases de súbita
lactación).
Valoración Económica.
Se realizó una valoración acerca de la leche que se pierde por concepto de
mastitis subclínica bovina y su repercusión económica y social cuestión esta que
es de gran importancia para el país por las grandes pérdidas económicas que
provoca esta enfermedad y su impacto social, ya que la leche que se deja de
producir no llega a los ancianos y niño de nuestro país.
En Cuba se han reportado cifras de $163,87/vaca/año y anualmente se
reportaron cifras de100 millones de pesos (tabla 9.).
Debemos destacar que por cada peso que se invierte en el programa del control
y lucha contra la mastitis se obtienen cinco pesos por el concepto del aumento
de la productividad y otros beneficios económicos según (Philpot y Nickerson,
2002):

Menos mastitis clínica.

Menos descarte de leche anormal o contaminada con antibiótico.

Menos trabajo extra.

Menor costo por medicamento.

Menos honorarios veterinarios.

Menos animales perdidos por mortandad o eliminación.

Mayor vida productiva de las vacas lecheras.
La mayor parte del costo es atribuido a la pérdida en la producción de leche,
leche de muy mala calidad (tabla 10.), contaminada que es descartada, y vacas
de reposición cuyo monto en pérdida ha sido estimado en $102, $24, y $33
dólares por vaca anualmente, respectivamente. Los costos obvios por el
tratamiento, labor, y servicios veterinarios son bajos, y estimados en $13 dólares
por vaca anualmente.
CONCLUSIONES
De acuerdo a la literatura consultada y a los resultados obtenidos inferimos
las siguientes conclusiones:
 Los animales en estudio mantienen un buen estado físico y de salud, lo
que lo demuestra la media de la producción de leche alcanzada 5,7
litros/vaca/día.
 El comportamiento de la rutina de ordeño se viola en ambos tipos de
ordeño, con mayor repercusión en el caso del mecanizado con una
prevalencia de la mastitis subclínica superior (28,05) al manual (21,29),
aunque no es significativo estadísticamente.
 El factor de mayor incidencia sobre la presentación de la enfermedad fue
el número de lactancias, el cual a medida que aumenta tiende a elevar la
prevalencia (p=0,0008).
 El tiempo de lactancia aunque no difiere estadísticamente sobre la
presentación de la mastitis subclínica si evidenció lo esperado de acuerdo
a la literatura consultada.
 La prevalencia de la enfermedad sobre la producción de leche no influyó
estadísticamente pero si demuestra que las vacas afectadas no pueden
expresar su mayor potencial productivo.
 Las precipitaciones registradas en el lugar de estudio no fue un factor que
influyó en la presentación de la enfermedad en ninguna de las dos
vaquerías.
RECOMENDACIONES
De acuerdo a lo planteado hasta el momento abordamos las siguientes
recomendaciones:
 Velar y exigir por el cumplimiento de la rutina de ordeño así como el
buen estado de los equipos.
 Reemplazar las vacas de mayor número de lactancias y cumplir con el
secado en el tiempo establecido.
 Llevar a cabo estudios similares a lo largo de toda la provincia con un
mayor número de muestras para tener un mayor conocimiento de la
situación de la enfermedad.
 Tomar todas las medidas que sean necesarias y destinar parte de los
recursos por parte de todas las entidades y sectores que tengan que
ver con la problemática en cuestión, para lograr poner en práctica de
forma eficiente el plan de control y lucha de dicha enfermedad con el
fin de disminuir la prevalencia e incidencia de la mastitis subclínica
bovina, y de esta forma mejorar la calidad higiénico sanitaria de la
leche y pueda llegar a la industria una materia prima de buena calidad
para la confección de derivados lácteos.
BIBLIOGRAFÍA
1. Anderson, K.L.; Hunt, E. (1993). Update on bovine mastitis. Vet. Clinics of
North Am. Food Anim. Pract. 9: 3.
2. Armentertos, Mabelín. (2002). Mastitis Bovina ¿Un Problema Para el
Productor. Asociación Cubana de Producción Animal (CU) 2: 40-43, julioseptiembre.
3. Armentero, Mabelin; Peña, Janachy; Pulido, J. L. y Linares, Eliana. (2002).
Caracterización de la situación de la mastitis Bovina en rebaños de
lecherías especializadas e Cuba. Rev. Salud Animal. Vol. 24. #. 2. Pp. 99 –
106.
4. Armentertos, Mabelín. (2005). ¿Por Qué Existe Todavía la Mastitis?.
Asociación Cubana de Producción Animal (CU) 3: 48-50, julio-septiembre.
5. Bramley, A. S. (1997). Proceedings of Symposium on Udder Health
Management for Environmental Streptococci, University of Guelph, Ontario,
Canada, June 22, 1997.
6. Carrasco, A.; Fustes, N.; Martínez, J.; Hernández, O.; Cepero, O.; Ferrer,
N. (2004). Higiene del ordeño. Zoohigiene tropical II. Dpto ediciones del
ISCAH. pp 59-162. Habana.
7. Castañeda, W.; Kloppert, B.; Zschoeck, M. La Mastitis Bovina [en línea].
Instituto Estatal de Investigaciones de Hesse (2003). Universidad de
Guadalajara. Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias.
Guadalajara.
México.
Disponible
en:
http://geb.unigiessen.de/geb/volltexte/2002/912/pdf/p020003.pdf [consulta: 10 de febrero
del 2008]
8. Durgent,M. , Scarlett, J., Pollock, R., RBH, M. Scars. (1998). Herd lever risk
Factors for Staphilococcus agslacteae intramammary infections, Vet. Bull,
Vol. 58, No. 12, 7-9
9. García, R., Trujillo, R. (1990). Factores que hacen variar la composición de
la leche. Bases para la producción de leche. Editorial del Instituto de ciencia
animal EDICA. Ministerio de Educación Superior, Habana.
10. González, G.; Altamirano, F.; Rojo, J.; Garibay, J. R.; Quezada, Marina R.
(2003). Efectos Económicos de un Programa de Control de Mastitis Bovina
en los Establos del Barrio de Santo Tomás Teoloyucan, Estado de México
[en línea]. Seminarios de Diagnósticos Locales no. 73 Facultad de Estudios
Superiores Cuautitlán. México. Disponible en:
http://www.congreso.unam.mx/ponsemloc/ponencias/74.html [consulta: 10 de
febrero del 2008]
11. IDF (2006). The World Dairy Situation in 2006. IDF Bulletin, 409/2006.
12. Infoleche Newsletter (2007). Boletin Infoleche/FEPALE, Junio, 2007
13. Jaramillo, A. (1995). El Conteo de Células Somáticas en el Diagnóstico de
la Mastitis Bovina. Revista Veterinaria y Zootecnia de Caldas 8 no. 1: 7-11,
enero-junio.
14. Magariño, H. Producción Higiénica de Leche Cruda (2000). Disponible
en:http://www.science.oas.org/OEA_GTZ/LIBROS/LA_LECHE/leche_all.pdf
[consulta: 27 de abril del 2008]
15. Martínez, E.; Ponce, P.; López, M. y Gindro, C. (1992). Control de la calidad
higiénica de la leche cruda: una condición necesaria desde la vaca al
consumidor. CENLAC / CENSA. Pp 184-194.
16. Mattews, K.R., Almeida, R.R. (1994). Bovine mammary epithelial cells
invasion by Streptococcus uberis, infect. Immun. 62: 5641/ 5647.
17. Muñoz, P.M, Durán, R. (1995). Mastitis granulomatosa bovina producida
por Mycobacterium fortuitum. Reviste salud animal. Vol 17. No 1: pp. 105109.
18. Nogueira, E. (1999). La mejor manera de controlar la mastitis bovina. El
Guayabo.
Maracaibo.
Disponible
en:
http://onaiap.gov.ve/publica/divulga/df59/mastitis [consulta: 16 de mayo del
2008].
19. Philpot, N. y Nickerson S. (2002). Ganando la Lucha Contra la Mastitis.
Editorial Westfalia. Pp. 171.
20. Ponce, P. (2003). Un resumen de informaciones nacionales e
internacionales sobre calidad de la leche y sus derivados, CENSA. Habana.
21. Ponce, P. Cervantes, P., y Hernández, R. (2006). Influencia de diferentes
sistemas de manejo y genotipos lecheros sobre las características de la
lactancia en condiciones del trópico. IX Congreso Panamericano de la
Leche, Porto Alegre, 19-23 de Junio/ Libro I. pag 25-29.
22. Ponce, P.; Bell, L. (1990). Estudio de la lactancia de vacas Freisian, Cebu y
sus cruces en Cuba. Revista Salud animal. 10: pp 344-349.
23. Rice, N.D. (1997). The Somatic Cell Count and Milk Quality [en línea].
Extension Veterinarian (mayo. University of Nebraska-Lincoln. Unid Estates.
Disponible en: http://ianrpubs.unl.edu/dairy/g1151.htm [consulta: 6 de junio
del 2008]
24. Rodenburg, J. (2006). Mastitis Prevention: Environmental Control [en
línea].Ontairo, Ministry of Agriculture, Food and Rural Affairs Home page.
Disponible en: http://www.omafra.gov.on.ca/english/livestock/dairy/facts/90104.htm [consulta: 10 de junio del 2008].
25. Vianna, L. C.; Eckehardt, E.; García, L. (2000). duracao das infeccoes
narturais da glándula mamaria por Estafilococos coagulase negativo em
vacas primíparas. SEMINA: Ciencias Agrarias. Londrina. V.21. n.1 Pp. 9 –
14.
ANEXOS
Tabla 1. Datos promedio de los animales a los cuales se les tomaron las
muestras.
Tipo de ordeño
No. de
vacas
No. de
lactancias
Días de
lactancia
Mecánico
90a
4,5a
118,8a
Manual
90a
4,5a
138,7a
Leyenda: letras iguales en la misma columna no difieren estadísticamente (p>0.05).
Tabla 2. Comportamiento de la rutina de ordeño e influencia sobre la
prevalencia de mastitis.
Tipo de
ordeño
Comportamiento
de la rutina del
ordeño
Estado del
equipo de
ordeño
Media de la
Producción
de leche (L)
Prevalencia
de la mastitis
subclínica %
Mecanizado
Regular
Defectuoso
5,6a
28,05a
Manual
Regular
_
5,9a
21,29b
Leyenda: letras iguales en la misma fila no difieren estadísticamente (p>0.05).
letras diferentes en la misma fila difieren estadísticamente (p<0.05).
Tabla 3. Prevalencia de la mastitis por cuartos afectados en el ordeño
mecanizado.
Grado de
reacción
Negativo Dudoso
Positivo
débil
Positivo
Positivo
fuerte
Cuartos
atrofiados
AD
70
6
10
2
2
0
AI
73
8
6
1
1
1
PD
32
15
13
23
5
2
PI
37
13
19
9
8
4
Total
212
42
48
35
16
7
%
58,9
11,7
13,3
9,7
4,4
1,9
Tabla 4. Prevalencia de la mastitis por cuartos afectados en el ordeño
manual.
Grado de
reacción
Negativo Dudoso
Positivo
débil
Positivo
Positivo
fuerte
Cuartos
atrofiados
AD
79
5
4
2
0
0
AI
72
10
2
3
3
0
PD
54
7
10
13
5
1
PI
43
11
24
6
4
2
Total
248
33
40
24
12
3
%
68,89
9,17
11,11
6,67
3,33
0,83
Gráfico 1. Prevalencia de la mastitis por cuartos afectados en el ordeño
mecanizado.
80
70
60
AD
50
AI
40
PD
30
PI
20
10
0
Negativo
Dudoso
Positivo
débil
Positivo
Positivo Atrofiados
fuerte
Gráfico 2. Prevalencia de la mastitis por cuartos afectados en el ordeño
manual.
90
80
70
60
AD
50
AI
40
PD
30
PI
20
10
0
Negativo
Dudoso
Positivo
débil
Positivo
Positivo Atrofiados
fuerte
Tabla 5. Prevalencia de la mastitis vs. Número de lactancia.
No. de
lactancias
Positivos
0-3
4-6
Más de 6
total
15ª
54b
17c
86
Negativos
37
51
6
94
total
52
105
23
180
Leyenda: letras iguales en la misma fila no difieren estadísticamente (p>0.05).
letras diferentes en la misma fila difieren estadísticamente (p<0.05).
Gráfico 3. Prevalencia de la mastitis vs. Número de lactancia.
80
60
40
prevalencia
20
0
0a3
4a6
más de 6
Prevalencia
0,2885
0,5143
0,7391
RP
1,0000
1,7829
2,5623
Tabla 6. Prevalencia de la mastitis vs. Días de lactancia.
Días de
lactancias
Positivos
0-90
90-180
Más de 180
total
33ª
27ª
30ª
90
Negativos
36
36
18
90
total
69
63
48
180
Leyenda: Letras iguales en la misma fila no difieren estadísticamente (p>0,001).
Letras diferentes en la misma fila difieren estadísticamente (p<0,001).
Gráfico 4. Prevalencia de la mastitis vs. Días de lactancia.
70
60
50
40
30
20
10
0
prevalencia
0 a 90
90 a 180
Prevalencia
0,4783
0,4286
0,6250
RP
1,0000
0,8961
1,3068
más de
180
Tabla 7. Prevalencia de la mastitis vs. Producción de leche.
Producción de
leche (litros)
Positivos
0-3
3-6
Más de 6
total
24ª
39ª
34ª
97
Negativos
17
31
35
83
total
41
70
69
180
Leyenda: Letras iguales en la misma fila no difieren estadísticamente (p>0,05).
Letras diferentes en la misma fila difieren estadísticamente (p<0,05).
Gráfico 5. Prevalencia de la mastitis vs. Producción de leche.
60
55
50
Prevalencia
0,5854
0,5571
0,4928
prevalencia
45
RP
1,0000
0,9518
0,8418
40
0a3
3a6
más de 6
Tabla 8. Incidencia del tipo de ordeño sobre la prevalencia de la mastitis
subclínica bovina.
Positivos
Negativos
Mecanizado
99b
254
Cuartos
atrofiados
7
Manual
76ª
281
3
360
total
175
535
10
720
Tipo de ordeño
Total
360
Leyenda: letras iguales en la misma columna no difieren estadísticamente (p>0,05).
letras diferentes en la misma columna difieren estadísticamente (p<0,05).
Gráfico 6. Precipitaciones caídas vs. Prevalencia de la mastitis.
350
300
250
200
mastitis
lluvias (mm)
150
100
Oct-07
Sep-07
Aug-07
Jul-07
Jun-07
Apr-07
Mar-07
Feb-07
Jan-07
Dec-06
Nov-06
0
May-07
50
Gráfico 7. Análisis de regresión simple precipitaciones vs. prevalencia.
Correlation Coefficient = -0, 236579
R-squared = 5, 59694 percent
P > 0, 10
Prevalencia % = 27,4072 – 0,0233638 x Lluvia mm
Analisis regresión simple
Prevalencia %
50
40
30
20
10
0
0
50
100
150
200
250
300
Lluvia mm
Tabla 9. Pérdidas económicas por la mastitis bovina para algunos países.
País
Año
Pérdidas $
Alemania
1990
156-195 millones
Canadá
1990
154 millones
Francia
1989
131-153 millones
USA
1990
206 millones
Holanda
1988
54 millones
Cuba
1990
100 millones
Tabla 10. Influencia de la mastitis sobre la calidad de la leche.
Componentes
Leche normal %
Leche con mastitis
Grasa
3,45
3,20
Proteínas
3,61
3,56
Caseína
2,79
2,25
Lactosa
4,85
4,40
pH
6,65
6,9-7
Descargar

Evaluación de los factores que influyen en la