1
ARMAR El ROMPECABEZAS
"¿Dónde estamos, y hacia dónde
vamos? ",
Erich Fromm "La Revolución de la
Esperanza"
Llega pues un momento en la vida en que se hace inaplazable el explicarse a sí
mismo para qué uno vive, pues de la respuesta depende el rumbo que tome
nuestra existencia. Pero la verdad no se revela fácilmente; es más, tiene muchas
pistas equivocadas.
Por eso todo ser humano debe desarrollar en sí mismo el "sentido de la
búsqueda de la verdad", el "ansia de autenticidad de vida", porque será la
energía interior que le permitirá ir armando, poco a poco, su propio rompecabezas existencial.
El Evangelio de San Juan pone en boca de Cristo una sentencia trascendental:
Imaginémonos la existencia como un rompe-cabezas.
“… Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres".
Cada pieza, vista separadamente, es desconcertante, no parece tener forma
definida ni se identifica lo que en ella está impreso.
La ausencia de libertad interior, las pequeñas y grandes esclavitudes morales del
hombre provienen casi siempre de la falta de verdad en su vida.
Es la totalidad del rompe-cabezas ya armado lo que da sentido a cada pieza en
particular. Sólo se podrá saber lo que había en cada una de ellas, cuando todas
estén en su correcto lugar.
Buscar la verdad, conocer la verdad, llegar a la libertad: he aquí el itinerario
espiritual que da sentido a la vida.
La "verdad" de cada pieza estriba en que esté en la posición correcta, para que
así se pueda constituir la unidad, y se pueda identificar el diseño del rompecabezas.
Una pieza mal puesta se da como una "mentira" que perjudicaría a todas las
demás, pues impediría lograr el objetivo que se busca.
El rompe-cabezas es, pues un desafío. Se le enfrenta al hombre y le dice:
¿"Serás capaz de armarme, me podrás entender e identificar? ". . .
Estos planteamientos han preocupado siempre a los filósofos, pensadores, y a
todos los hombres de buena voluntad.
Unos han creído encontrar la verdad en un principio de pureza interior, amor y
servicio. Otros afirman que es la fraternidad humana. Otros dicen simplemente
que no existe, o que si existe nunca la podremos alcanzar.
Para los cristianos, es una persona: Cristo. "Yo soy el Camino, la Verdad, y la
Vida".
Saquemos enseñanzas de esta imagen.
Cuando el joven finalmente se plantea estas cuestiones fundamentales, está ante
un momento crítico de su experiencia humana: su gran alternativa.
La vida humana es una maraña de cosas aparentemente sin conexión ni
sentido. Cada día nos trae nuevas situaciones, impresiones, problemas, alegrías
y penas.
Porque puede ser su "minuto de verdad" a partir del cual se ponga en actitud
espiritual de búsqueda, o puede decidir vivir en el escepticismo, en un "modo de
vida" sin planteamientos ni respuestas.
Y cada joven se pregunta: "¿Tiene sentido todo esto? ¿Es esto un camino que
conduce a alguna parte, o es un muro sin nada más detrás de él?.
Ciertamente el confuso mundo de hoy, no ayuda al joven a orientarse ni le facilita
canales para responder adecuadamente a sus grandes preguntas sobre el
sentido de la vida.
La angustia existencial, la urgencia de descifrar el sentido de la vida es un
sentido que tienen los jóvenes, con mucha más frecuencia de lo que uno se
imagina.
Por el contrario, la sociedad moderna le presenta falsas verdades con todos los
recursos de su publicidad y las rodea de tales atractivos que resultan difíciles,
para un joven sin criterios morales ni formación crítica, el discernir dónde está la
verdad y dónde está el error.
2
Pero la necesidad de explicarse a sí mismo la significación de la existencia tiene
que vencer esos obstáculos. De lo contrario, sólo le espera una juventud
frustrada. . .
¿Por qué se suicidan actualmente tantos jóvenes, especialmente los que viven
en "sociedades de abundancia" ?
Este hecho merece un comentario: mientras más tienen, mientras más le
facilitan todas las formas posibles del placer y el libertinaje, entonces
precisamente renuncian a la vida. . .
Que renuncie a la vida un anciano vencido por los sufrimientos, pudiera
comprenderse. ¿Pero que se suicide un joven?
He aquí la explicación:
Los jóvenes no quieren tanto cosas para gozar como razones para
No sé si usted alguna vez ha estado tan solo como estoy yo, pero la
verdad, no se lo recomiendo a nadie. . . "
Félix - 1975
Posiblemente, joven lector, tú también podrías firmar este testimonio.
Es un hecho que el sentido de la vida
a veces se nos pierde, como las
estrellas del cielo que a veces
quedan ocultas por las nubes;
experimentamos
entonces
esa
sensación
de
estar
solos
y
abandonados en medio de un camino
que se ha convertido súbitamente en
un muro infranqueable. . . Felizmente
este joven pidió ayuda.
vivir.
La sociedad actual le da lo primero y le niega lo segundo.
Y es ella en muchos casos la causante de la frustración que se nota en
grandes sectores de la juventud.
Esa misma sociedad "permisiva" y tentadora, es el colmo de la hipocresía,
señala luego a la juventud con un dedo acusatorio y dice que no sirve para
nada. . .
En esos casos no es posible detenerse: hay que apelar a la experiencia de los
momentos de lucidez y claridad, y volver a hacer un acto de fe en la estrella que
un día vimos, o sea, en las grandes razones que nos movieron a caminar y a
luchar.
La noche espiritual -como la noche de la naturaleza- aumenta en el ser humano
la nostalgia y la urgencia de ver la claridad de un nuevo día.
"A cada noche le sigue un amanecer: cada dolor engendra una esperanza".
Ante tantos dilemas y confusiones, cada joven es el que tiene que buscar los
medios adecuados para orientar su vida: reflexión personal, lecturas serias,
consejos de verdaderos orientadores, integración a grupos juveniles. . .
Transcribo ahora lo que me escribió un joven, en un momento de
desorientación:
"Dígame: ¿qué hago? Usted sabe que lo que más odio es la soledad,
nunca en mi vida me había sentido tan solo como hoy. Ayúdeme.
Dígame para qué sirvió toda esa lucha…
La vida no tiene sentido hoy para mí, porque siempre busqué un ideal,
hoy ese ideal se ha ido.
Por eso en momentos que son tan desesperantes como éste, preciso y
deseo la muerte.
Termino este importante tema, invitándote a hacerte las preguntas de la canción
"Mahogany":
“¿Sabes hacia dónde vas?
¿Te gustan las cosas que la vida te está mostrando?
¿Hacia dónde vas? . . . ¿Lo sabes?
¿Qué esperas? . . ¿Lo sabes? . .
3
Texto tomado de: MOLANO, Alfredo. Fsc. El desafío de ser joven. 5ª
Edición. República Dominicana. 1984
Indicaciones:
1.
2.
3.
Lea atentamente el texto de forma pausada e interiorizando cada
párrafo leído.
Subraye aquellas frases o ideas que más le interpelan, cuestionen o
llamen la atención.
Realice el ejercicio que se presenta a continuación, si no lo termina en
clase, debe completarlo.
Para reflexionar…
a.
b.
c.
d.
e.
f.
g.
¿Cuáles son los tres principios sobre los cuales ha construido o
cimentado su vida?
¿Qué sentido real tiene su vida o qué sentido le ha dado a su
vida?
Como persona, ¿qué es lo que lo hace auténtico (a) y único
(a)?
¿Qué importancia tiene nuestra libertad como promoción y
realización personal?
En su proceso de formación profesional, ¿qué posibles
obstáculos se le pueden presentar en la universidad y cómo los
superaría?
¿Qué razones tiene para vivir?
Realice un párrafo donde puede expresar lo que más le llamó la
atención de la lectura.
Descargar

ARMAR El ROMPE