BOLETÍN DE ECUMENISMO Y DIALOGO INTERRELIGIOSO
EN ARGENTINA
Nº 54 – Octubre 2007
Comisión Episcopal de Ecumenismo,
Relaciones con el Judaísmo,
el Islam, y las Religiones
CONFERENCIA EPISCOPAL
ARGENTINA
Suipacha 1032/4-1008-Ciudad de
Buenos Aires
[email protected]
www.ceerjircea.org.ar
Comisión de Ecumenismo
y Diálogo Interreligioso de la
ARQUIDIÓCESIS DE BUENOS
AIRES
Rivadavia 415- 1002– Ciudad de
Buenos Aires
[email protected]
www.cediarzbaires.org.ar
EQUIPO CONJUNTO DE DIFUSIÓN DE AMBAS COMISIONES
SUMARIO
1.
2.
3.
V CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO LATINOAMERICANO Y
DEL CARIBE - APARECIDA 13 al 31 de mayo 2007.
SEMINARIO DEL PONTIFICIO CONSEJO PARA LA PROMOCIÓN DE LA
UNIDAD DE LOS CRISTIANOS. VISITA A LA ARGENTINA DEL CARDENAL
WALTER KASPER, PRESIDENTE P.C.P.U.C. - Buenos Aires – San Miguel - 19 al
22 de Septiembre de 2007.
SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS – SOUC 2007.
1
4.
5.
6.
7.
8.
9.
CRÓNICA DE LA 7º PEREGRINACIÓN ECUMÉNICA A LA BASÍLICA
NACIONAL DE LUJÁN, 2007.
LA SOCIEDAD BÍBLICA ARGENTINA EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL
ARGENTINA.
CATÓLICOS Y EVANGÉLICOS, CONVOCADOS A COMPARTIR Y
ANUNCIAR EL NOMBRE DE JESÚS – Nuevo impulso ecuménico desde el
encuentro de CRECES, en Buenos Aires.
EL ESPÍRITU DE ASÍS (1986-2007) - APORTES DE LAS RELIGIONES AL
DIÁLOGO Y LA PAZ DEL MUNDO.
CONGRESO INTERNACIONAL 2008 – La Libertad religiosa, origen de todas las
Libertades.
MENSAJE DEL PRESIDENTE DE CEERJIR A LOS MUSULMANES EN LA
ARGENTINA acompañando el Mensaje a los Musulmanes dirigido por el Pontificio
Consejo para el Diálogo Interreligioso.
2
1. V CONFERENCIA GENERAL DEL EPISCOPADO
LATINOAMERICANO Y DEL CARIBE
APARECIDA 13 al 31 de mayo 2007
DOCUMENTO CONCLUSIVO
Los obispos reunidos en la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y El
Caribe han querido impulsar, en la senda abierta por el Concilio Vaticano II y en continuidad
creativa con las anteriores Conferencias de Río de Janeiro, 1955; Medellín, 1968; Puebla,
1979; y Santo Domingo, 1992, la reflexión sobre el tema Discípulos y misioneros de Jesucristo
para que nuestros pueblos en Él tengan vida.‘Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida’ (Jn 14,6).
Han trazado en comunión líneas comunes para proseguir la nueva evangelización a nivel
regional en el “espíritu de un nuevo Pentecostés”, entre las cuales se destaca el protagonismo
de la vida.
Entre los peritos e invitados que tuvieron un rol importante, participaron varios argentinos:
los presbíteros doctores Carlos María Galli y Víctor Manuel Fernández, Decano y ViceDecano de la Facultad de Teología de la UCA, el Pastor Dr. Néstor Miguez de la Iglesia
Evangélica Metodista, y Claudio Epelman del Consejo Mundial Judío Latinoamericano; así
como el Arzobispo Ortodoxo Griego del Patriarcado Ecuménico de Buenos Aires y Sud
América, Mons. Tarasios.
El Documento de Aparecida es un documento que hay que apreciar en conjunto, por lo que no
es conveniente analizar temas puntuales sin el contexto de todo el documento de esta
Conferencia que fue celebrada en el ámbito de un santuario mariano, con un aporte particular
desde las bases, y en un clima de encuentro y comunión del que dieron testimonio los invitados
como observadores cristianos y judíos. No obstante ello, se ha considerado importante ofrecer
en este Boletín los párrafos dedicados a la realidad que nos preocupa y ocupa, que se
encuentran en el capítulo 5: La Comunión de los Discípulos Misioneros en la Iglesia, de la
primera parte: La Vida de Nuestros Pueblos Hoy.
La reflexión sobre el diálogo ecuménico e interreligioso es precedida por cuatro puntos
titulados: “Llamados a vivir en comunión”, “Lugares eclesiales para la comunión”,
“Discípulos misiones con vocaciones específicas” y “Los que han dejado la Iglesia para
unirse a otros grupos religioso”, y se ofrece en un contexto de eclesiología de comunión
5.5. Diálogo ecuménico e interreligioso
5.5.1 Diálogo ecuménico para que el mundo crea
227. La comprensión y la práctica de la eclesiología de comunión nos conduce al diálogo
ecuménico. La relación con los hermanos y hermanas bautizados de otras iglesias y
comunidades eclesiales es un camino irrenunciable para el discípulo y misionero (121), pues la
falta de unidad representa un escándalo, un pecado y un atraso del cumplimiento del deseo de
Cristo: “Que todos sean uno, lo mismo que tu y yo, Padre y que también ellos vivan unidos a
nosotros para que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn, 17,21)
3
228. El ecumenismo no se justifica por una exigencia simplemente sociológica sino evangélica,
trinitaria y bautismal: “expresa la comunión real, aunque imperfecta” que ya existe entre “los
que fueron regenerados por el bautismo” y el testimonio concreto de fraternidad (122). El
Magisterio insiste en el carácter trinitario y bautismal del esfuerzo ecuménico, don de el
diálogo emerge como actitud espiritual y práctica, en un camino de conversión y
reconciliación. Solo así llegará “el día en que podremos celebrar, junto con todos los que creen
en Cristo, la divina Eucaristía” (123) Una vía fecunda para avanzar hacia la comunión es
recuperar en nuestras comunidades el sentido del compromiso del Bautismo.
229. Hoy se hace necesario rehabilitar la auténtica apologética que hacían los Padres de la
Iglesia como explicación de la fe. La apologética no tiene porqué ser negativa o meramente
defensiva per se. Implica, más bien, la capacidad de decir lo que está en nuestras mentes y
corazones de forma clara y convincente, como dice San Pablo “haciendo la verdad en la
caridad” (Ef. 4,5). Los discípulos y misioneros de Cristo hoy necesitan más que nunca una
apologética renovada para que todos puedan tener vida en Él.
230. A veces olvidamos que la unidad es ante todo un don del Espíritu Santo, y oramos poco
por esta intención. “Esta conversión del corazón y esta santidad de vida, juntamente con las
oraciones privadas y publicas por la unidad de los cristianos, han de considerarse como el alma
de todo el movimiento ecuménico y con razón puede llamarse ecumenismo espiritual” (1214)
231. Hace más de cuarenta años el CVII reconoció la acción del E.S en el movimiento por la
unidad de los cristianos. Desde entonces hemos recogido muchos frutos. En este campo
necesitamos más agentes de diálogo y mejor calificados. Es bueno hacer más conocidas las
declaraciones que la propia Iglesia Católica ha suscrito en el campo del ecumenismo desde el
Concilio. Los diálogos bilaterales y multilaterales han producido buenos frutos. También es
oportuno estudiar el Directorio Ecuménico y sus indicaciones respecto a la catequesis, la
liturgia, la formación presbiteral y la pastoral (125). La movilidad humana, característica del
mundo de hoy puede ser ocasión propicia del dialogo ecuménico de la vida (126)
232. En nuestro contexto, el surgimiento de nuevos grupos religiosos, más la tendencia a
confundir el ecumenismo con el diálogo interreligioso, han obstaculizado el logro de mayores
frutos en el diálogo ecuménico. Por los mismo, alentamos a los ministros ordenados, a los
laicos y a la vida consagrada a participar de organismos ecuménicos con una cuidadosa
preparación y un esmerado seguimiento de los pastores, y realizar acciones conjuntas en los
diversos campos de la vida pastoral y social. En efecto, el contacto ecuménico favorece la
estima recíproca, convoca a la escucha común de la palabra de Dios y llama a la conversión a
los que se declaran discípulos y misiones de Jesucristo. Esperamos que la promoción de la
unidad de los cristianos, asumida por las Conferencias Episcopales, se consolide y fructifique
bajo la luz del ES.
233. En esta nueva etapa evangelizadora, queremos que el dialogo y la cooperación ecuménica
se encaminen a suscitar nuevas formas de discipulado y misión en comunión. Cabe observar
que donde se establece el diálogo disminuye el proselitismo, crece el conocimiento recíproco,
el respeto y se abren posibilidades de testimonio común.
234. Como repuesta generosa a la oración del Señor “que todos sean uno” (Jn 17,21) los Papas
nos han animado a avanzar pacientemente en el camino de la unidad. Juan Pablo II nos
exhorta; “En el valiente camino hacia la unidad, la claridad y prudencia de la fe nos llevan a
4
evitar el falso irenismo y el desinterés por las normas de la Iglesia. Inversamente, la misma
claridad y la misma prudencia nos recomiendan evitar la tibieza en la búsqueda de la unidad y
más aún, la posición preconcebida o el derrotismo que tiende a ver todo como negativo” (127)
Benedicto XVI abrió su pontificado diciendo: “No bastan las manifestaciones de buenos
sentimientos. Hacen falta gestos concretos que penetren en los espíritus y sacudan las
conciencias, impulsando a cada uno a la conversión in terror, que es el fundamento de todo
progreso en el camino del ecumenismo” (128)
5.5.2 Relación con el judaísmo y diálogo interreligioso
235. Reconocemos con gratitud los lazos que nos relacionan con el pueblo judío, con el cual
nos une la fe en el único Dios y su palabra revelada en el Antiguo Testamento (130). Son
nuestros “hermanos mayores” en la fe de Abraham, Isaac y Jacob. Nos duele la historia de
desencuentros que han sufrido, también en nuestros países. Son muchas las causas comunes
que en la actualidad reclaman mayor colaboración y aprecio mutuo.
236. Por el soplo del Espíritu Santo y otros medios de Dios conocidos, la gracia de Cristo
puede alcanzar a todos los que Él redimió, más allá de la comunidad eclesial, todavía de modos
diferentes (131). Explicitar y promover esta salvación, ya operante en el mundo, es una de las
tareas de la Iglesia con respecto a las palabras del Señor: “Sean mis testigos hasta los extremos
de la tierra” (Hch 1,8).
237. El diálogo interreligioso, en especial con las religiones monoteístas, se fundamente
justamente en la misión que Cristo nos confió, solicitando la sabia articulación entre el anuncio
y el diálogo como elementos constitutivos de la evangelización (132). Con tal actitud la Iglesia,
“Sacramento universal de salvación” (133), refleja la luz de Cristo que “ilumina a todo
hombre” (Jn 1,9). La presencia de la Iglesia entre las religiones no cristianas está hecha de
empeño, discernimiento y testimonio, apoyados en la fe, esperanza y caridad teologales (134).
238. Aún cuando el subjetivismo y la identidad poco definida de ciertas propuestas dificulten
los contactos, esto no nos permite abandonar el compromiso y la gracia del diálogo (135). En
lugar de desistir, hay que invertir en el conocimiento de las religiones, en el discernimiento
teológico-pastoral y en la formación de agentes competentes para el diálogo interreligioso
atendiendo a las diferentes visiones religiosas presentes en las culturas de nuestro continente.
El diálogo interreligioso no significa que se deje de anunciar la Buena Nueva de Jesucristo a
los pueblos no cristianos, con mansedumbre y respeto por sus convicciones religiosas.
239. El diálogo interreligioso, además de su carácter teológico, tiene un especial significado en
la construcción de la nueva humanidad: abre caminos inéditos de testimonio cristiano,
promueve la libertad y dignidad de los pueblos, estimula la colaboración por el bien común,
supera la violencia motivada por actitudes religiosa fundamentalistas, educa a la paz y a la
convivencia ciudadana: es un campo de bienaventuranzas que son asumidas por la Doctrina
Social de la Iglesia.
Latina». Su presentación estuvo desarrollada en los siguientes puntos: el
ecumenismo en el
2. SEMINARIO DEL PONTIFICIO CONSEJO PARA LA
PROMOCIÓN DE LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS. VISITA
5
DEL CARDENAL WALTER KASPER, PRESIDENTE DEL PCPUC
Buenos Aires – San Miguel – 19 al 22 de Septiembre de 2007
1º Día: Miércoles 19 de Septiembre (en Buenos Aires)
ENCUENTRO CON LÍDERES RELIGIOSOS EN LA SEDE DE LA
C.E.A.
Como primera actividad oficial, el Cardenal Walter Kasper fue recibido en
la sede de la Conferencia Episcopal Argentina por Mons. Carlos Humberto
Malfa, Obispo de Chascomús y Presidente de la Comisión Episcopal de
Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las Religiones
(C.E.E.R.J.I.R.). Seguidamente fue saludando a las autoridades civiles y
religiosas que se encontraban presentes para la ocasión.
Autoridades civiles:
Secretario de Culto de la Nación: Embajador Guillermo Oliveri.
Sub-Secretario de Culto de la Nación: Dr. Alejandro Grossman.
Director de Culto Católico de la Sec. de Culto de la Nación: Dr. Luis
Saguier Fonrouge.
Autoridades eclesiásticas:
Sub-Secretario Adjunto de la Conferencia Episcopal Argentina: Pbro.
Eduardo Pérez Dal Lago.
Secretario Ejecutivo de C.E.E.R.J.I.R.: Pbro. Fernando Giannetti.
Miembros colaboradores de C.E.E.R.J.I.R.
Autoridades religiosas:
Judaísmo:
Presidente de la B’nai B’rith: Arq. Boris Kalnicki.
Relaciones Interconfesionales de la B’nai B’rith: Cont. Jaime Kopec, Mario
Burman y Alberto Zimerman.
Rector del Seminario Rabínico Latinoamericano: Rabino Dr. Abraham
Skorka.
Comunidad Dor Hadash: Rabino Ariel Korob.
Comunidad Amijai: Rabino Darío Feiguin.
Congregación Israelita de la República Argentina – Fundación Judaica:
Rabino Guido Cohen (en representación del Rabino Bergman)
Islam:
6
Secretario de Cultura del Centro Islámico de la República Argentina: Sr.
Omar Ahmed Abboud.
Fundación para la Amistad Argentino-Turca: Sheik Beytullah Colak.
Sheik Abdelkader Ismael.
Budismo:
Asociación Budista Japonesa en Argentina: Dr. Juan Carlos Taniguchi.
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días:
Consejeros Nacionales: Élder Carlos Agüero y Rubén Alliaud.
Asuntos Legales: Dr. David Frol.
Organizaciones Interreligiosas:
Mesa de Mujeres de Fe Monoteísta: Sra. Cristina Zapiola.
Confraternidad Argentina Judeo-Cristiana: Sra. Martha Antueno, Sra. María
Grandoli, y P. Hernán Pérez Etchepare.
Diálogo y Convivencia: Sra. Elsa Muzzio.
Instituto de Diálogo Interreligioso: Pbro. Guillermo Marcó y el Prof. Omar
Abboud.
Luego de los saludos protocolares, y de un pequeño ágape, se da inicio al
encuentro fraterno con palabras de bienvenida de Mons. Carlos Malfa,
Presidente de C.E.R.J.I.R., quien manifestó: «Caminando hacia el
bicentenario, damos gracias a Dios por haber sido bendecidos con la paz y
la convivencia étnica y religiosa […] No han faltado signos y actitudes
intolerantes y discriminatorias, que inequívocamente rechazamos y
condenamos. Asumimos como comunidad el compromiso de enseñarnos,
con firmeza y constancia, a desterrar estas manifestaciones, así sean
aisladas y minoritarias. Y educar en el respeto por la diversidad cultural y
religiosa, una de las condiciones fundamentales para la paz duradera y
una democracia auténtica».
Haciendo referencia a la reciente V Conferencia General del Episcopado
Latinoamericano y Caribeño en Aparecida (Brasil), remarcó que los
católicos «como discípulos y misioneros de Cristo –en nuestro tiempo y en
nuestro continente-, nos comprometemos en el dialogo interreligioso por
exigencia de la fe que profesamos. Juan Pablo II convocó a los
representantes de todas las religiones para estar juntos para orar por la paz
en Asís, la tierra de San Francisco. A partir de allí, en nuestro país
seguimos el espíritu de Asís».
7
Acto seguido, y rememorando el Encuentro Nacional de Oración por la
Paz 2005, se proyectó una breve reseña de tan importante encuentro y se
leyó la Declaración conjunta por la Paz.
Seguidamente, el Card. Kasper saludó a los presentes, afirmando:
«Personalmente, me complace verificar que en los últimos años, en América
Latina, y de manera especial en Argentina, esta cercanía y colaboración ha
crecido de manera significativa. A cada uno de ustedes, que recorre este
camino de amistad, deseo de corazón que pueda dar todavía muchos pasos
en pro del bien de aquellos que viven en este país y en este continente, y por
la paz en esta región y en todo el mundo».
CONFERENCIA EN LA U.C.A.: «El Ecumenismo espiritual: camino
necesario para la unidad».
Fue recibido por el Lic. Ernesto Parselis, Vicerrector de la Universidad
Católica Argentina (U.C.A.) y el Dr. Roberto Aras. El Lic. Parselis dio la
bienvenida, en nombre del rector, Mons. Alfredo Zecca. En su saludo,
recordando la visita anterior del card. Kasper a la U.C.A. en 2004, valoró al
visitante como «personalidad dialogante…su principal preocupación es que
la Iglesia Católica sea capaz de transmitir el mensaje cristiano en esta
sociedad y en este tiempo. Ayude a todos los creyentes a comprender los
signos de los tiempos y que la misma Iglesia siga siendo un signo
comprensible en medio del mundo».
Entre los presentes se encontraban el Señor Nuncio Apostólico Mons.
Adriano Bernardini, el Secretario Consejero de la Nunciatura Mons. Alberto
Perlasca, Mons. Mario Cargnello (arzobispo de Salta), Mons. Hugo
Salaberry (obispo de Azul), Mons. Charbel Merhi (eparca maronita), y
Mons. Justo O. Laguna (obispo emérito de Morón y miembro de
C.E.E.R.J.I.R.) quien presentó una breve reseña de la vida del cardenal,
destacando su calidad de teólogo.
Ante una numerosa concurrencia, entre quienes se encontraban autoridades
civiles y religiosas, teólogos, cristianos de diversas confesiones y fieles de
otras tradiciones religiosas, el Card. Kasper pronunció una conferencia
titulada: «El Ecumenismo espiritual: camino necesario para la unidad».
Reafirmó la importancia de la espiritualidad ecuménica: «Una
espiritualidad ecuménica inspirada en la Biblia debe por lo tanto estar
atenta a la vida y servir a la vida. Debe ocuparse de las pequeñas
experiencias de todos los días, así como de las grandes cuestiones del
hombre moderno, de las religiones y de las obras de la cultura humana.
8
Según un principio de la mística de finales del medioevo y de Ignacio de
Loyola, es posible encontrar a Dios en todas las cosas. Espiritualidad
ecuménica significa cooperación en favor de la vida, de la justicia, de los
derechos del hombre y de la paz. Y no me refiero en primer lugar a
acciones espectaculares, sino a las obras de caridad de cada día, en bien
de los niños, los jóvenes, los enfermos, los discapacitados y los ancianos.
Pienso también en la cooperación en la pastoral del turismo, en los medios
de comunicación, etc. En todos estos ámbitos debemos unirnos superando
el espíritu de competitividad. Por medio de esta cooperación nos
conocemos mejor y crecemos juntos».
2º Día: Jueves 20 de Septiembre (en San Miguel)
Se inicia oficialmente el Seminario «La búsqueda de la unidad de los
cristianos en la actualidad», organizado por el Pontificio Consejo para la
Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Conferencia Episcopal
Argentina. El mismo cuenta con la participación de obispos argentinos y de los
países del Cono Sur, teólogos, agentes de pastoral, delegados diocesanos de
ecumenismo, miembros de movimientos eclesiales, sacerdotes, laicos y laicas,
consagrados y consagradas.
El mismo se desarrolló a partir de tres ejes: la visión (1° día), el contexto (2°
día) y la misión o respuesta (3° día) de la búsqueda de la unidad de los
cristianos en la actualidad.
Comienza el día con la oración de Laudes, y luego el canto del Veni Creator.
Seguidamente Mons. Sergio Fenoy, obispo de San Miguel (sede anfitriona) da
la cordial bienvenida a los presentes, «en nombre de la CEA bienvenidos a los
delegados de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso… Comenzamos el trabajo
invocando al Espíritu Santo, convencidos de que la unidad es un don suyo,
junto con la conversión del corazón y la santidad de vida... Buscaremos
respuestas pastorales concretas a los desafíos nuevos que se presentan».
Asumiendo el Documento de Aparecida, afirmó: «La falta de unidad
constituye un pecado, un escándalo, y un atraso en el cumplimiento del deseo
del Señor, que todos sean uno. Necesitamos agentes pastorales de diálogo,
imbuidos en el espíritu de le eclesiología de comunión».
Acto seguido, el P. Juan Carlos Scannone, rector de las Facultades de Filosofía
y Teología de San Miguel, dirige unas palabras de bienvenida: «Bienvenido a
nuestra casa de estudios, y les deseo todas las bendiciones del Señor a los
participantes y un fruto grande, durable a favor del diálogo ecuménico».
9
Estaban presentes: el Cardenal Walter Kasper, Presidente del Pontificio
Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (PCPUC); Mons.
Juan Usma Gómez, oficial colaborador de dicho dicasterio; Mons. Adriano
Bernardini, Nuncio Apostólico en Argentina; Mons. Carlos H. Malfa, obispo
de Chascomús y Presidente de C.E.E.R.J.I.R.; Mons. Sergio Fenoy, obispo de
San Miguel y Secretario General de la Conferencia Episcopal Argentina;
Mons. Juan Alberto Puiggari, obispo de Mar del Plata; Mons. Luis T. Stöckler,
obispo de Quilmes; Mons. Baldomero Carlos Martini, obispo de San Justo;
Mons. Eduardo María Taussig, obispo de San Rafael; Mons. Gustavo A. Help,
obispo de Venado Tuerto; Mons. Joaquín Piña, obispo emérito de Puerto
Iguazú.
De los países del Cono Sur, estaban presentes: Mons. Manuel Camilo Vial
(obispo de Temuco) y Mons. Carlos Eduardo Pellegrin (obispo de Chillán),
ambos de Chile; Mons. Pablo Jaime Galimberti (obispo de Salto) de Uruguay;
Mons. Claudio Catalino Giménez Medina (obispo de Caa-Cupé) y la Lic.
Diana Durán de Minardi; ambos del Paraguay.
Se destacó la presencia de los miembros de la Facultad de Teología de
San Miguel, con su cuerpo de profesores y alumnos de los distintos
niveles.
1° CONFERENCIA: «Los principios católicos del Ecumenismo»
La primera conferencia de la mañana la ofrece el Cardenal Walter Kasper, y se
titula «Los principios católicos del ecumenismo». En ella explicita el objetivo
del ecumenismo, el subsistit in y su significado, y la communio como principio
de base.
Ante la disyuntiva que se plantea en algunos sectores sobre la dicotomía
diálogo/misión, el Cardenal Kasper señala que «Es evidente que en este
momento la Iglesia latinoamericana debe afrontar serios desafíos. ¿Cómo
mantener un verdadero compromiso misionero y, al mismo tiempo, llegar a
realizar la voluntad de Jesús sobre la unidad de sus discípulos? Podemos decir
que, en América Latina, no está aún resuelta la aparente oposición entre
compromiso misionero y compromiso ecuménico. Escuchando a los obispos, se
toma conciencia de que para no pocos hacer ecumenismo significa debilitar el
fervor misionero de los católicos (o se predica el Evangelio o se hace
ecumenismo). Esta situación hace que, no pocas veces, el ecumenismo sea
dejado de lado o sea confinado a la “pastoral especializada” o sea reservado
a una elite de católicos: la integración de la promoción de la unidad de los
cristianos en los programas de pastoral orgánica sigue siendo una tarea
10
permanente. Quizás el problema sea más profundo: debemos recuperar la
formación y rescatar el verdadero sentido de la acción ecuménica de los
católicos a todos los niveles para que ellos puedan participar en la misión en
favor de la unidad que realiza la Iglesia católica. Hablar entonces de los
principios que animan la actividad ecuménica es algo necesario».
Haciendo un balance de la actuación ecuménica de los últimos años, nos invita
a tener una actitud realista y confiante frente a este nuevo panorama: «Si
reconocemos la naturaleza fundamental del problema, es inevitable darse
cuenta de que, no obstante los progresos alentadores cumplidos hasta ahora,
el camino para recorrer es aún arduo y probablemente largo (cf. NMI 12).
Pero esto no debe descorazonarnos o inducirnos a la resignación. Más bien
nos debe hacer comprender que no somos nosotros los verdaderos promotores
de la unidad: nosotros no podemos “hacer”, planificar la unidad. La unidad
es un don del Espíritu Santo, que solo puede tocar nuestros corazones y
reconciliarlos. El Espíritu de Dios está siempre pronto para sorprendernos. Es
Él quien ha encaminado el proceso ecuménico, el cual ya ha dado tantos
frutos. Y es Él quien llevará a término lo que ha comenzado».
Luego de un pequeño receso, se da un diálogo entre el Cardenal
Kasper y los participantes del Seminario.
2° CONFERENCIA: «El verdadero paso ecuménico de Aparecida: la
aceptación de la diversidad en América Latina»
A la tarde, el Pbro. Víctor Manuel Fernández, vice-decano de la Facultad de
Teología de la Universidad Católica Argentina (U.C.A.) y perito en la V
Conferencia de Aparecida disertó sobre «El verdadero paso ecuménico de
Aparecida: la aceptación de la diversidad en América contexto del tema de la
V Conferencia, el contexto histórico-existencial, el reconocimiento del otro
diferente, una novedosa preocupación por la Escritura, el ecumenismo en el
documento y sombras en el texto (algunas expresiones que podrían dar lugar a
malos entendidos de parte de los demás hermanos cristianos).
El Pbro. Fernández, remarcando la importancia de la aceptación del otro
diferente, afirma que «Más allá de lo que diga Aparecida sobre el ecumenismo,
que en general es una síntesis de cosas ya suficientemente repetidas, interesa
advertir una decisión básica que está detrás de todo camino ecuménico que
sea sincero y no una mera astucia pragmática. Me refiero a la aceptación
serena y sincera de la presencia del otro diferente, con el reconocimiento
teórico y práctico de su derecho a estar aquí y ser él mismo. Esta aceptación ha
11
permitido que, desde hace varios años, el objetivo del diálogo se plantee como
la consecución de una “diversidad reconciliada”, donde la comunión no anula
al otro como otro, sino que le permite seguir siendo diferente».
Respecto a la Sagrada Escritura, señaló que: «Otra cuestión transversal que
tiene un importante efecto ecuménico es el lugar dado a la Escritura en la vida
cristiana y en la misión. Este asunto despertaba un gran interés dentro de la V
Conferencia. Ya cuando hablaron los presidentes de las distintas Conferencias
episcopales (representando a todos los obispos), la mayoría se refirió a la
necesidad de la formación bíblica, de entregar la Biblia al pueblo, de fomentar
la “lectio divina”, o de hacer de la formación bíblica un eje transversal de
toda la pastoral. Lo mismo apareció en las distintas Comisiones de diálogo.
Por eso el Documento evita hablar de la “pastoral bíblica” como una tarea
más dentro de tantas actividades pastorales, y prefiere hablar de “animación
bíblica de toda la pastoral”».
Por último, respecto a la recepción de los documentos ecuménicos, Aparecida
«pide “hacer más conocidas las declaraciones que la propia Iglesia Católica
ha suscrito en el campo del ecumenismo desde el Concilio” (231) y alienta a
participar de los organismos ecuménicos, de manera que “la promoción de la
unidad de los cristianos, asumida por las Conferencias Episcopales, se
consolide y fructifique bajo la luz del Espíritu Santo” (232)».
Luego de una breve pausa, se proyectó el DVD «Ut unum sint: 40 años de
ecumenismo», elaborado por el P.C.P.U.C.; y Mons. Juan Usma Gómez hizo la
presentación del libro Ecumenismo Espiritual. Una guía práctica,
instrumento indispensable para la promoción del ecumenismo en todos los
ambientes.
Afirmó que «estamos haciendo historia, pero estamos haciendo una nueva
historia de unidad».
Mons. Usma Gómez explicó su estructura: Introducción (nn. 1-11, objetivos,
uso y significado del ecumenismo espiritual); 1ª Parte: Profundizar en la fe
cristiana (nn 12-25, dedicada a la Palabra de Dios y su testimonio); 2ª Parte:
Plegaria y Culto (nn. 26-44, oración del Señor, oración personal y comunitaria,
Sacramentos); la 3ª Parte: Diaconía y testimonio (nn. 45-53, parroquias,
consagrados, monasterios, movimientos eclesiales, jóvenes y ministerios
pastorales), un Apéndice y una Bibliografía de los documentos ecuménicos
hasta el día de hoy.
Un DVD y un ejemplar del libro fueron obsequiados a todos los participantes
para que «sirvan para promover la unidad en América Latina».
12
EUCARISTÍA DEL DÍA
Se cerró la jornada con la celebración de la Eucaristía (junto con la
oración de Vísperas), presidida por Mons. Carlos H. Malfa, presidente
de C.E.E.R.J.I.R., concelebrada por los obispos y sacerdotes
presentes, y con la participación de todos los asistentes al Seminario.
En su homilía, Mons. Malfa señaló que «Ante la oración de Jesús y la historia
de nuestras divisiones, experimentamos el dolor por los desencuentros y el
peso de haber impedido la difusión del mensaje de Cristo. También el llamado
a vivir en continua conversión y renovación interior bajo el impulso del
Espíritu Santo y recorrer el camino irreversible del ecumenismo, iniciado y
guiado por el Espíritu de Dios».
«Cuando la oración de Jesús por la unidad alcanza el corazón de un cristiano
o cristiana,-continuó el prelado- se convierte en su interior en una luz que
cambia el horizonte dando nueva profundidad a la propia existencia de fe. Esa
novedad fortalece la propia identidad confesional y la reconcilia con las otras
confesiones, abriéndonos plenamente a la espiritualidad ecuménica en la
inclaudicable oración común, disponibles al don de los alto y al ecumenismo
de la vida, doctrinal y del testimonio».
3º Día: Viernes 21 de Septiembre (en San Miguel)
3° CONFERENCIA: «Los nuevos desafíos del Movimiento ecuménico».
Se inicia la sesión de trabajo con la exposición del cardenal Kasper sobre «Los
nuevos desafíos de Movimiento ecuménico». Su ponencia desarrolló los
siguientes aspectos: el diálogo ecuménico tradicional y sus frutos; la actual
situación ecuménica: novedades y dificultades; origen del pentecostalismo:
breve panorama; el contexto socio-cultural y teológico del pentecostalismo; el
diálogo auto-crítico del amor y de la vida; la importancia del ecumenismo
espiritual; prioridad de la evangelización y la catequesis; y sentirse en casa en
la propia Iglesia.
Respecto a la diferenciación entre comunidad eclesial y secta, dijo que «Es
importante que utilicemos el término de forma responsable, haciendo la debida
distinción entre “Comunidad eclesial” y “secta”. El concepto de secta no es
fácil de definir. Debemos siempre tener presente que su uso no debe seguir un
criterio meramente cuantitativo, no debe referirse solamente a los pequeños
grupos. El término “secta” tiene un significado cualitativo y normalmente
supone una idea exclusiva de la propia identidad unida a un comportamiento
13
fanático, fundamentalista y agresivo, que imposibilita el diálogo de forma casi
absoluta. Actitudes y métodos proselitistas figuran entre sus características
principales, aun cuando estas estrategias han sido empleadas por algunas
comunidades cristianas tradicionales en su forma de evangelizar».
Frente la desafío del Pentecostalismo, señaló «Tales movimientos
[pentecostales] hacen parte de una renovación religiosa que se verifica en
todo el mundo. Por esto, no obstante –remarcó el purpurado- sus innegables
ambigüedades, representan también una gran oportunidad pastoral, un kairós
que, con la ayuda de Dios, debemos aprender a ver la manera de mejorar».
Al concluir su intervención, el Cardenal Kasper enfatizó que «El ecumenismo
es una de las bases fundamentales sobre la que se construye la Iglesia del
futuro, una Iglesia que, entre las tensiones y las colisiones culturales y entre
las naciones, es un signo y un instrumento de reconciliación, de paz y de
unidad».
Al igual que el día de ayer, luego de un breve receso, se inicia un diálogo
coloquial entre el Cardenal Kasper y los presentes.
INFORMES DE LOS PAÍSES DEL CONO SUR
En la segunda parte de la mañana, se presenta el desafío de «Hacer
ecumenismo en países de mayoría católica». Cada uno de los Presidentes de
Comisiones Episcopales de Ecumenismo de los países del Cono Sur realizó un
breve informe sobre la situación real en sus respectivos países.
Argentina: Mons. Carlos H. Malfa (obispo de Chascomús y Presidente de
C.E.E.R.J.I.R. de la Conferencia Episcopal Argentina).
Chile: Mons. Manuel Camilo Vial (obispo de Temuco y Presidente de la
Comisión de Ecumenismo de la Conferencia Episcopal de Chile).
Paraguay: Mons. Claudio Catalino Jiménez Medina (obispo de Caa-Cupé y
Presidente de la Comisión de Ecumenismo de la Conferencia Episcopal
Paraguaya) y Lic. Diana Elizabeth Durán de Minardi.
Uruguay: Mons. Pablo Jaime Galimberti (obispo de Salto y
Presidente de la Comisión de Ecumenismo de la Conferencia
Episcopal de Uruguay).
4° CONFERENCIA: «Pentecostales y Católicos: historia, desafíos y
oportunidades».
14
La tarde inicia con la ponencia de Mons. Juan Usma Gómez, con el tema:
«Pentecostales y Católicos: historia, desafíos y oportunidades». Fue
desarrollada en siete puntos: punto de partida de la presentación; situación de la
Iglesia en América Latina como “encrucijada”; exploración el conflicto entre
católicos y pentecostales; visión del catolicismo contemporáneo y sus
características; caracterización del pentecostalismo; el avivamiento de la calle
Azusa; y el Bautismo en el Espíritu.
Con mucha lucidez marcó un mapa de las mutuas desconfianzas: «Todavía
prevalece una cierta animosidad y competición en el campo misionero. No
hemos resuelto las acusaciones mutuas: o de proselitismo o de idolatría. Los
sentimientos anti-católicos o anti-evangélicos, están a la orden del día.[...]
Todavía persisten las clasificaciones indiscriminada de pentecostales como
sectas; y todavía persiste la descripción de la Iglesia católica como la ramera
de Babilonia, y a muchos católicos como cristianos nominales».
Reseñando los orígenes del movimiento pentecostal, en las figuras de William
Seymur y Charles Parham, enfatizó sus puntos de origen: «Parham abandona
el metodismo y se dedica a enseñar y predicar dos ideas fundamentales: la
doctrina de la “sanación divina” y la “restauración del poder espiritual”».
Respecto a la relación del Pentecostalismo clásico con el ecumenismo, remarcó
que «ellos estaban de acuerdo con la unidad de los cristianos. Después, por
problema de críticas con los evangélicos, porque eran acusados de no ser
bíblicos o porque no habían condiciones para ser aceptados socialmente, ellos
renunciaron a todo lo que tiene que ver con la unidad de los cristianos».
Luego de la presentación, se realiza un interesante diálogo entre el expositor y
los participantes.
5° CONFERENCIA: «El pluralismo religioso en el Cono Sur»
A continuación sigue la exposición de Fray Jorge Scampini o.p. titulada «El
pluralismo religioso en el Cono Sur. Datos estadísticos»: «Ciertamente
estamos en un contexto pluralista, no reconocerlo es pretender vivir en una
realidad que ya fue y, como resultado, pensar que la simple denuncia puede
cambiar lo que no responde a nuestras directivas y reclamos».
Con gran claridad, señaló la importancia para la Iglesia Católica de asumir esta
perspectiva: «Lo que si nos interesa es que la pluralidad de manifestaciones
religiosas, en un contexto que no tiene nada de estático, exige para la Iglesia
católica un aprendizaje, el ejercicio de ciertos reflejos y, al mismo tiempo, la
capacidad de desplegar diferentes tipos de relaciones: junto a la
evangelización, en todas sus facetas, que nos debe impulsar a alcanzar a
15
quienes están en las “fronteras” de nuestros desvelos cotidianos, es necesario
ensayar el diálogo ecuménico, el diálogo interreligioso y, por qué no, la
iluminación y denuncia –si es el caso- de formas de religiosidad alienantes,
enfermizas o de manipulaciones hechas en beneficio de otros intereses».
Luego de presentar datos estadísticos, multidisciplinares, concluyó las
posibilidades para el diálogo del contexto de nuestra realidad: «Desde hace
años, en diferentes contextos, he afirmado que nuestra realidad peculiar –país
latinoamericano con fuertes contingentes de inmigrantes- nos permite por un
lado “aprovechar” de los avances ecuménicos de otros continentes y del
ámbito internacional y, por otro, la necesidad de ser creativos en nuestro
propio contexto».
Luego de la exposición, se realizan los Trabajos en Grupos (por regiones
pastorales y/o ámbitos institucionales).
Finaliza la jornada con la celebración de la Eucaristía, presidida por el Sr.
Nuncio Apostólico en Argentina, Mons. Adriano Bernardini.
4º Día: Sábado 22 de Septiembre (en San Miguel)
6° CONFERENCIA: «El crecimiento pentecostal: Algunas reflexiones».
Se inicia la sesión de trabajo con la exposición de Mons. Juan Usma sobre «El
crecimiento pentecostal: Algunas reflexiones». Su presentación desarrolló los
siguientes aspectos: ¿Cómo pueden las Conferencias Episcopales afrontar el
desafío que representa el crecimiento pentecostal?; distintas explicaciones
(teorías) del crecimiento pentecostal; importancia de discernimiento espiritual
de los carismas; la Misión (kerigma-carismas-koinonia) como respuesta
eclesial.
Mons. Usma comenzó afirmado: «Para identificar una manera para afrontar
el desafío que representan los movimientos evangélicos y pentecostales es
importante que les conozcamos lo mejor posible: quiénes son (sus fuerzas y sus
debilidades) y qué pueden ofrecernos para superar nuestras debilidades y
fortalecer nuestra propia fe. Esto naturalmente nos lleva a preguntarnos:
¿Quiénes somos? ¿cómo hemos cambiado desde que hemos entrado en
contacto con estas realidades? Este auto-examen implica identificar cuáles
sean los elementos esenciales de nuestra propia identidad que debemos
mantener y lo que, en contraste, puede ser cambiado para realizar plenamente
nuestra propia identidad de católicos».
16
Como luces y sombras del pentecostalismo, señaló: «Entre los aspectos
positivos podemos mencionar el redescubrimiento del Espíritu Santo, el hecho
que una conversión personal a Jesucristo sea requerida de forma explícita y de
manera continua; el énfasis en la oración; y el redescubrimiento de los
carismas y los dones. En contraste, es ciertamente negativo que el
Pentecostalismo y los pentecostales subrayen su experiencia y su
espiritualidad como la única producida por Dios mismo e indispensable para
todos los cristianos; no es raro entonces que no concedan ni estén dispuestos a
reconocer la misma importancia y categoría a otras experiencias cristianas».
Por otra parte, «Los distintos carismas –afirmó el expositor- deben ser
identificados y se les debe conceder el espacio en el que puedan servir para el
bien de la Iglesia (cf. 1Cor 12-14). Los criterios para el discernimiento
espiritual deben contribuir a identificar la autenticidad de una experiencia
espiritual y su conformidad con la doctrina de la Iglesia, evitando desviaciones
e iluminando las “experiencias espirituales” de los creyentes».
El desafío que tenemos como católicos fue remarcado: «Lo que está en juego
es nuestra capacidad, como católicos, de cumplir con nuestra misión de forma
adecuada. Tenemos un gran tesoro pero pareciera como si no fuésemos
capaces de hacerlo accesible/atractivo para nuestra gente, de tal modo que no
sientan la necesidad de ir a buscar a otra parte. Elementos como la
espiritualidad, el discipulado, la renovación cristiana y el sentido de
pertenencia son cruciales. Cuando encontramos a los otros cristianos y
recibimos nuevas ofertas es esencial que tengamos un claro sentido de nuestra
identidad: ser orgulloso de ser católico y poder dar razón de nuestra fe.
Nuestra actividad pastoral debe entonces animar a un encuentro personal
entre los fieles y Jesucristo, crear experiencias profundas que enriquezcan la
vida y subrayar el poder espiritual de la fe y la oración».
Terminada la exposición, inmediatamente se inició un coloquio entre el Mons.
Usma y los presentes.
Continuaron los trabajos grupales, al que se sumaron los obispos presentes.
CELEBRACIÓN ECUMÉNICA.
En el marco del Seminario, constituyó un momento cumbre la Celebración
Ecuménica, en la cual participaron líderes cristianos de Argentina. Estuvieron
presentes: Mons. Alberto Perlasca (Secretario de la Nunciatura Apostólica);
S.E.R. Arzobispo Platón Oudovenko (Iglesia Ortodoxa Rusa del Patriarcado
de Moscú); Lic. Elías Crisóstomo Abramides (Iglesia Ortodoxa Griega del
17
Patriarcado de Constantinopla); Diácono Rubén Azar y Sra. María del
Carmen Azar (Iglesia Siriana Ortodoxa de Antioquía); Rev. Arcediano David
Michael George (Iglesia Anglicana); Pastores Juan Abelardo Schvindt y Jorge
Weishein (Iglesia Evangélica del Río de la Plata); Pastor David Calvo (Iglesia
Evangélica Luterana Unida); Pastor Julio César López (Iglesia Presbiteriana
San Andrés de Belgrano); Rev. Juan Carlos Agostinacchio (Iglesia Cristiana
Bíblica); Pastor Norberto Saracco (Iglesia Buenas Nuevas y miembro de
CRECES); Pastor Ángel Negro (Iglesia Comunidad Cristiana y Presidente del
Consejo de Pastores de Buenos Aires); Mayor Pablo Incolaza (Ejército de
Salvación); Sr. Samuel Almad y Srta. Haike Walz (Iglesia Menonita de
Floresta); Sr. Gustavo N. Daiqui y Lic. Graciela I. Aspiazú (Asociación
Cristiana de Jóvenes -YMCA); y el Sr. Marcelo Figueroa (Director General de
la Sociedad Bíblica Argentina).
En su homilía, el Cardenal Kasper señaló: «Estoy convencido que en el
ecumenismo la mies está madura. Hemos hecho mucho y hemos conseguido
mucho, y no me refiero solamente a los numerosos documentos que
testimonian las convergencias y los consensos. Pienso sobre todo en la
cooperación y en testimonio común que han crecido de manera fructífera en
muchas comunidades».
«Todos nosotros somos los 72 discípulos –concluyó el purpurado- que Jesús ha
enviado en medio de lobos para anunciar su mensaje a los pobres. Ésta es
nuestra misión común, es nuestra tarea y nuestro deber común. Ser, pues, una
Iglesia misionera: he aquí el futuro del ecumenismo. Amén.».
Luego de la Celebración todos los presentes son agasajados con un asado
criollo, y se comparte fraternalmente.
PLENARIO (INFORMES DE LOS GRUPOS)
La tarde se inicia con el Plenario donde los distintos grupos de trabajos
informan sobre lo debatido y propuesto.
Seguidamente, se presenta una Experiencia local de diálogo católicopentecostal, con el testimonio de C.R.E.C.E.S. (Comunión Renovada de
Evangélicos y Católicos en el Espíritu Santo).
Comparten su experiencia Julia Torres (católica) y el Pastor Norberto Saracco
(pentecostal).
Reseñando la historia de CRECES, Julia Torres cuenta como inició de «Cuatro
Pastores: Norberto Saracco y Héctor Petrecca (Iglesia Cristiana Bíblica),
Carlos Mraida (Iglesia del Centro) y Jorge Himitian (Comunidad Cristiana).
18
Éste último conoce a Mateo Calisi, y de allí comienza. [...] ¿Cómo
empezamos? Conociéndonos, estableciendo entre nosotros una relación
personal, nos fuimos encontrando, empezamos a orar juntos, tratando de
discernir lo que el Señor nos iba preparando o diciendo».
El Pastor Norberto Saracco «Hemos decidido asumir esta misión en este
momento, concientes de que no es fácil, que hay mil obstáculos. Pero lo
entendemos como un paso de fe [...] Lo importante en las aventuras de fe no es
lo que se ve, sino lo que se cree».
Luego del testimonio, se produce un diálogo muy
intenso entre los panelistas y los presentes.
Acto seguido, Mons. Juan Usma presentó a los participantes del Seminario el
primer borrador con las Conclusiones, donde se han tomado todas las
propuestas que se trabajaron en los distintos grupos. Se leyó, y se fueron
incorporando sugerencias que los presentes señalaron. Próximamente se darán
a conocer las Conclusiones finales.
PALABRAS CONCLUSIVAS DEL CARDENAL
KASPER
Se cierra el Seminario con las palabras conclusivas del Cardenal Kasper,
haciendo una reseña de todo lo vivido en estos días, y remarcando líneas de
trabajo para la pastoral ecuménica.
CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA
19
Finaliza el Seminario con la Eucaristía de Acción de Gracias, en la Catedral de
San Miguel, presidida por el Cardenal Walter Kasper. Concelebraron el Obispo
Diocesano quien le dio palabras de bienvenida presentando la Iglesia local, y
obispos y sacerdotes participantes del Seminario, y asistieron numerosos fieles
además de laicos, laicas y religiosas participantes del Seminario.
En su Homilía, el Cardenal Kasper señaló: «En los días pasados, aquí en San
Miguel, junto con varios obispos y teólogos latinoamericanos, he participado
en un Simposio sobre un tema de gran actualidad para este continente. Un
tema que, podemos decir, constituye un gran desafío que debe afrontar la
Iglesia en Argentina y en toda América Latina. Vemos que en este continente
de larga tradición católica está creciendo el movimiento pentecostal. Un
movimiento que atrae a muchos fieles católicos. Nos hemos preguntado: ¿qué
significa esto? ¿qué podemos hacer? Hemos transcurrido días de comunión
fraternal. Han sido días muy placenteros y fructíferos; por ello, en esta Santa
Misa, queremos dar gracias sobre todo a Dios y también a todos los que han
contribuido al éxito de este encuentro».
En la oración de los fieles se presentaron intenciones por la unidad de los
cristianos.
3. SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS
– SOUC 2007
La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos ha transcurrido este año con
un renovado espíritu de oración y esperanza, las celebraciones y los encuentros para
orar con Jesús: “Padre que todos sean uno" se han ido multiplicando a lo largo y
ancho de nuestro país. Cada vez, más hermanos se reúnen para orar, cantar y alabar
a Dios y poder así seguir creciendo en el diálogo de la vida, centrado en la caridad
cristiana. Queremos compartir la alegría que nos provocan estas noticias que nos
llegan de muchas partes, aunque tenemos claro que son muchos más los que en las
distintas parroquias, iglesias y movimientos eclesiales rezaron por la unidad.
EN LAS ARQUIDIÓCESIS DE:
Buenos Aires: se celebró el Octavario, el domingo 27-5 en la I.Evangélica Reformada
de Buenos Aires–Belgrano, el lunes 28-5 en la I.Evangélica Congregacional Armenia
"Santísima Trinidad"–Flores, el martes 29-5 en la I.Católica Apostólica Romana,
Pquia. San Nicolás de Bari-Barrio Norte, el miércoles 30-5 en la Primera Iglesia
Evangélica Metodista–Centro, el jueves 31-5 tuvo lugar la Celebración Central
C.E.I.C.A. en la Catedral San Jorge de la I.Católica Ortodoxa del Patriarcado de
Antioquia-Palermo, el viernes 1-6 en la I.Evangélica Buenas Nuevas-Parque
Avellaneda, el sábado 2-6 en la I.Maronita Catedral de San Marón (Católica de rito
20
oriental)–Centro, y el domingo 3-6 en la I.Ortodoxa Siriana de Antioquía y todo
Oriente San Efrem Doctor-Villa Urquiza.
Córdoba: se realizaron tres Encuentros, el lunes 28-5 en la Parroquia María Madre
del Redentor–Urca, el miércoles 30-5 en el Centro Ecuménico Cristiano de Córdoba–
Centro, y el viernes 1-6 en el Seminario Mayor-Centro
Mendoza: se celebraron dos Encuentros en la ciudad de Mendoza, el miércoles 30-5
en la Primera Iglesia y el jueves 31-5 en la Parroquia San Jorge, organizados por el
Consejo de Diálogo Interreligioso y Ecuménico de la Provincia.
Rosario: se realizó el martes 29-5 la Celebración Central en la Parroquia Católica
Apostólica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquia–Rosario., organizada con la
Comisión Diocesana para Ecumenismo y Diálogo Interreligioso de la Arquidiócesis de
Rosario.
EN LAS DIÓCESIS DE:
Lomas de Zamora: se celebró la Oración Ecuménica el viernes 1-6 en la I. Bautista Lomas de Zamora
Mar del Plata: se llevó a cabo el jueves 24-5 una Conferencia a cargo de Fray Jorge
Scampini o.p. en el Aula Magna del Centro Diocesano de Estudio y ReflexiónCe.Di.E.R. organizada por Ce.Di.Er y la Comisión Diocesana de Ecumenismo y
Dialogo Interreligioso; el lunes 28-5 se celebró el Encuentro Ecuménico De Oración
en la Iglesia Catedral presidido por el Sr. Obispo, Mons. Juan Alberto Puiggari y con
la participación de la I.Evangélica Bautista, I.Evangélica Luterana Argentina,
I.Cristiana Bíblica, I.Católica, y la Pastoral Marplatense de Iglesias Evangélicas.
Neuquén: se realizó una Celebración Ecuménica el martes 29-5 en la Parroquia San
Martín de Porres, organizada por la I.Católica y la I.Metodista de Neuquén.
Quilmes: se celebraron dos encuentros de Oración Ecuménica, el martes 29-5 en la
Pquia. San Juan Bautista-Florencio Varela y el viernes 1-6 en la I.Presbiteriana San
Andrés–Quilmes.
Río Cuarto: se realizó la Celebración Ecuménica el jueves 31-5 en la Iglesia
“Encuentro con Dios”–Río Cuarto y fue organizada por la I.Evangélica Luterana
Argentina, la Sociedad Bíblica Argentina (Comisión femenina), Misión Vida, Encuentro
con Dios, Comisión Diocesana de Ecumenismo.
San Isidro: se celebró un Encuentro Cristiano Católico y Evangélico en la Capilla
“Santa María de los Ángeles” – Boulogne, organizado por la I.Evangélica Menonita de
Boulogne, Pquia. Ntra. Sra. del Refugio, Pquia. Sagrado Corazón, Pquia. Sta. Rita,
I.Pentecostal, I.Nueva Apostólica de Boulogne y Pquia. San Cayetano de Villa
Hidalgo.
21
4. CRÓNICA DE LA 7º PEREGRINACIÓN ECUMÉNICA A LA
BASÍLICA NACIONAL DE LUJÁN, 2007
Dr. Enrique Costemalle (*)
El sábado 1º de septiembre se realizó la 7º Peregrinación Ecuménica a la Basílica
Nacional de Luján.
Se inició en la parroquia Inmaculada Concepción de Belgrano, con la escucha del
Evangelio de San Lucas 2, 41-51; la reflexión del párroco Pbro. Rafael Morán Díaz sobre la
peregrinación de María, José y Jesús al Templo de Jerusalén, morada del Señor en la que
manifiestó su presencia, exhortando a guardar la voz de María “Hagan lo que El les diga”; y
con la bendición del envío realizada por los sacerdotes y pastores participantes.
Organizada por fieles de las Iglesias: Anglicana, Ortodoxas de los Patriarcados de
Constantinopla, de Antioquia y de Rumania, Evangélica Luterana Unida, Siriana de Antioquía,
Apostólica Armenia y Católica Romana de la Arquidiócesis de Buenos Aires, la peregrinación
partió con la confianza de que para Dios nada hay imposible.
En la Basílica de Luján se vivió la alegría del encuentro con hermanos peregrinos
procedentes de la Diócesis de Zárate-Campana quienes, presididos por Mons. Néstor Villa,
delegado de S.E. Mons. Sarlinga, se unieron a las celebraciones ecuménicas. El Coro de la
Capilla Musical “Santa Florentina” de dicha Diócesis, dirigido por el Maestro Joaquín
Peduzzi, marcó el encuentro entre los peregrinos, cantando el tema Canticorum Jubilo “Voz de
Victoria” en las escalinatas del templo.
En la Cripta, junto a la Virgen Hermosa, después de entonar la canción tradicional
sueca “Muchos Resplandores”, Mons. Néstor Villa y la Asociación Amigos de Santa Brígida,
descubrieron una placa conmemorativa en homenaje a la Doctora Revma. Madre Beata Isabel
Hesselblad, quien fuera un verdadero “puente de diálogo” ecuménico e interreligioso.
Seguidamente - recorriendo las diferentes advocaciones Marianas - se rezó el Rosario
Ecuménico contemplando los Misterios de la Luz y rezando cada Padre Nuestro inicial en el
idioma de origen.
1. El Bautismo de Jesús en el Jordán, frente a la Capilla de la Encarnación del Verbo,
con la reflexión de la Palabra y guía del rezo (en árabe) del P. Víctor Villafañe de la
I. Ortodoxa del Patriarcado de Antioquía.
2. Jesús en las bodas de Caná,frente a Ntra. Sra. de los Siete Dolores (en eslovaco)
guiado por el P. David Calvo de la IELU
3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión, frente a la imagen Ntra.
Sra. de Walsingham (en inglés), a cargo del Rev. David George de la Comunión
Anglicana,
4. La Transfiguración,frente a la imagen de la Theotokos, a cargo de la Sra. Sofía de
Anghelidis (en griego) en nombre de la I. Ortodoxa Griega y, el último misterio,
5. La Institución de la Eucaristía, frente a la imagen de Ntra. Sra. del Perpetuo
Socorro, a cargo del diácono Ruben Azar (en arameo) de la I. Siriana de Antioquia.
Cerró la oración del Santo Rosario el coro de jóvenes de la obra del Cenáculo,
procedente de Exaltación de la Cruz, Pcia. de Buenos Aires.
22
En el templo, los peregrinos de la Arquidiócesis de Buenos Aires y de la Diócesis de
Zárate-Campana ingresaron procesionalmente por la nave central, detrás de las diferentes
imágenes de la Santísima Virgen traídas desde la cripta hasta el altar Mayor, donde fueron
recibidas por los celebrantes y el rector del Santuario, P. Jorge Torres Carbonell.
El Pbro. Omar Di Mario, miembro de la Comisión de Ecumenismo y Diálogo
Interreligioso de la Arquidiócesis de Buenos Aires dio la bienvenida a las Iglesias peregrinas.
Este año, conforme a la rotación, la Liturgia de la Celebración Ecuménica fue preparada
por la I. Evangélica Luterana Unida, presidida por el ministro de dicha Iglesia y concelebrada
por todos los ministros de las diferentes denominaciones cristianas presentes.
En su Homilía, el Rvdo. Pastor David Calvo repitió con firmeza y emoción las palabras
de la Vírgen en Caná de Galilea “Hagan todo lo que Él les diga”. Reiteró la prioridad de la
escucha atenta a la Palabra de Dios y el obrar conforme a ella: “Hagan todo lo que Él les diga”.
Las lecturas de la Celebración remarcaron la espiritualidad de esta 7ª Peregrinación
Ecuménica: “la salvación pertenece a nuestro Dios, que está sentado en el trono y al Cordero”;
“la prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo
que clama ¡Abba, Padre!”; “Mi alma canta la grandeza del Señor”
Se pusieron ante el altar las intenciones por la unidad plena y visible de todos los
cristianos. Se realizó la ofrenda a beneficio del SIPAM (Servicio Inter-parroquial de Ayuda
Mutua). La Sra. Myrtha Valenti, en nombre de la institución, explicó brevemente la labor que
realizan a favor del adulto mayor –aquel sin techo que deambula por las calles de la ciudad de
Buenos Aires. Asimismo agradeció el gesto de solidaridad de las Iglesias que daban, junto a La
Virgen, un ejemplo de unidad concreta frente al hermano que sufre.
Después de la Bendición final de todos los ministros co-celebrantes, el coro cantó un
emotivo Madre de los Peregrinos.
Luego del almuerzo en Luján, en la Abadía de San Benito, en Jáuregui, Luján, los
peregrinos oramos la Hora Nona con los monjes. Su Abad, el P. Fernando Rivas, osb,
reflexionó sobre el Diálogo, a partir del diálogo de la liturgia de las horas, de aquel entre Jesús
y el Padre prefigurado en los salmos, de aquel en la Oración Eucarística como respuesta del
hombre a Dios. Habló de la belleza y la riqueza que brota del diálogo entre el Hijo y el Padre, y
de la Iglesia movida por el Espíritu Santo y Su Señor a lo largo del Triduo Pascual. Con
elocuencia, repitió sin cesar, que versículo tras versículo de las Sagradas Escritura, fueran ya
del Antiguo o del Nuevo Testamento, formaron entremezclados un perfecto y verdadero
diálogo. Como torrentes de agua viva, las sagradas palabras desbordaron e impregnaron la
respuesta orante de los fiees, primero en silencio, y luego introducida por las distintas
tradiciones que pidieron al Señor su ayuda para ser instrumentos del diálogo de la unidad, del
diálogo de la reconciliación, de la verdad, de la caridad y del servicio, del diálogo de la paz, del
diálogo del Amor.
Dispuestos a hacer todo lo que ÉL nos diga regresamos para dar comienzo a este nuevo
desafío de conversión del corazón y de unidad.
(*) Pertenece a CEDIARZBaires y al Grupo Ecuménico de la Parroquia Inmaculada
Concepción de Belgrano
23
5. LA SOCIEDAD BÍBLICA ARGENTINA EN LA CONFERENCIA
EPISCOPAL ARGENTINA
Para nuestra entidad, la invitación de la C.E.A. de asistir a la Asamblea General de Obispos
del pasado 27 de abril fue un gesto ecuménico conmovedor.
La SBA como entidad de extracción evangélica vivió ese día como histórico ya que en sus la
182 años de presencia en nuestro país, fue la primera vez que concurrimos a un ámbito tan
importante de la Iglesia Católica en Argentina.
La fraternal invitación partió de Mons. Carlos H. Malfa, presidente de la Comisión de
Ecumenismo y el motivo fue la presentación del proyecto “Pueblos del mundo escriben la
Biblia”. Luego de una presentación del mismo en el plenario, los señores obispos escribieron
de su puño y letra en hojas especialmente preparadas, la primera carta del apóstol San Pedro, lo
cual desde luego fue un hecho repleto de significado apostólico.
El proyecto espera escribir todos los versículos bíblicos y luego editarlos en varios tomos o
libros para ser depositados en el Museo de la Biblia en Jerusalén. La SBA patrocina el mismo
por iniciativa de la Embajada de Israel.
Sin embargo, a algunos meses de aquel emotivo día, me atrevo a reflexionar que ese muy buen
proyecto fue también una excelente “excusa” de encuentro fraternal.
Quien suscribe y los cuatro gerentes zonales que me acompañaron, vivimos inolvidables
momentos de aprecio y de comunión espiritual.
Estamos seguros que este tipo de gestos ecuménicos, junto con muchos otros, resultarán en una
presencia visible y saludable de los cristianos en nuestro país. Desde nuestra vocación de
misión con todas las iglesias cristianas, redundará en una mayor comprensión y renovación de
nuestro compromiso de servicio con las Sagradas Escrituras.
¡Gracias hermanos obispos por regalarnos una expresión práctica tan clara de la comunión que
tenemos en la palabra de Dios y en el Dios de la Palabra!
Marcelo Figueroa - Director General - Sociedad Bíblica Argentina
6. CRECES-IV ENCUENTRO FRATERNO DE CATÓLICOS Y
EVANGÉLICOS EN EL LUNA PARK
El 20 de agosto, 4.000 cristianos acudieron al IV Encuentro Fraterno de Evangélicos y
Católicos –bajo el lema «Jesús en el Luna Park» organizado por CRECES. Fue una fiesta de
alabanza y adoración. El centro fue anunciar juntos el Kerigma y el llamado a la conversión, en
el espíritu de Hch. cap.2. Se hizo también oración por la efusión del Espíritu Santo y por la
sanación de los enfermos.
El año pasado los invitados fueron el P. Raniero Cantalamessa, el Pastor Marcos Witt, Matteo
Calisi y el Pastor Giovanni Traettino. La particularidad de este Encuentro es que se hizo en el
Nombre de Jesús, sin anunciar con anticipación quiénes serían los participantes.
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Mario Bergoglio s.j., sumó su apoyo al encuentro
predicando el Kerygma con la lectura de Flp. 2. Convocó al pueblo de Dios a anunciar y a
compartir «el nombre de Jesús», llamando a los cristianos a «no privatizar el Evangelio»: «no
privaticemos el nombre de Jesús para nosotros mismos.
24
Si no lo compartimos, es porque no lo hemos entendido. Gratis lo recibimos, gratis lo tenemos
que dar», exhortó. El Arzobispo participó de todo el Encuentro, que comenzó a las 10.00 de la
mañana y finalizó a las 6.00 de la tarde.
La ofrenda que se recogió fue entregada en su totalidad al Hospital de Oncología Dr. Angel
Roffo, a través de su Fundación. El total fue de $35.000.
En el folleto de presentación del Encuentro, los organizadores manifiestan: “En una sociedad
rota como la nuestra, donde la violencia es moneda corriente; el desprecio por las reglas de la
convivencia, lo habitual; donde la injusticia y la exclusión de una gran parte de nuestro pueblo
están a la vista, los cristianos no queremos, ni podemos, darnos el lujo de privilegiar nuestras
diferencias. Sin negarlas ni renunciar a la tradición religiosa de cada uno, creemos necesario
seguir caminando juntos como hijos de un mismo Padre; proclamar a Jesucristo como Señor y
Salvador y renovar nuestro compromiso de trabajar como hermanos en la construcción del bien
común de nuestra sociedad. Tenemos la firme convicción que es nuestra ineludible
responsabilidad testimoniar unidos a la Ciudad, a la Nación y al mundo, que la construcción
del Reino es posible en el Nombre de Jesús, con la fuerza y el poder del Espíritu Santo”.
Esta misión común de anunciar a Jesucristo y llamar a la conversión, está en consonancia con
lo expresado en el punto 233 del Documento de Aparecida.
Jesús en el Luna Park
Declaración Conjunta
Hoy, como desde hace cuatro años, católicos y evangélicos nos hemos reunido para manifestar
públicamente que Jesús es el Señor de nuestras vidas, de la Iglesia, y del universo.
«Jesucristo, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. Al
contrario, se despojó de su grandeza, tomó la condición de esclavo y se hizo semejante a los
hombres. Y en su condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la
muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le dio el Nombre que está por encima
de todo nombre, para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y
en los abismos y toda lengua proclame que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre»
(Flp 2, 6-11).
En nuestro segundo encuentro, hace dos años, reconocimos públicamente las divisiones y los
desencuentros entre católicos y evangélicos y le pedimos perdón a Dios, nos pedimos perdón
los unos a los otros y a la sociedad, principalmente por no habernos amado como Jesús nos
ama. Somos conscientes de que hay y seguirá habiendo necesidad de pedirnos perdón. Pero
tenemos puesta nuestra esperanza y nuestra fe en que el Señor, mediante el derramamiento del
Espíritu Santo, nos irá llevando gradualmente a la unidad; primero en el amor, luego en la
verdad y finalmente a la unidad plena por la que Jesús oró (Juan 17.23). Jesucristo -nacido de
la Virgen María por obra del Espíritu Santo- murió en la cruz por nuestros pecados, pero
resucitó y está vivo. Envió al Espíritu Santo para fortalecer a sus discípulos y así, anunciarlo a
todos los hombres y mujeres de todos los tiempos.
Sólo Jesucristo, por medio del poder del Espíritu Santo, puede transformar a los pecadores en
santos, a los avaros en generosos, a los soberbios en humildes, a los corruptos en honrados, a
los enemigos en hermanos.
Sólo Jesucristo puede poner fin a la violencia familiar y traer paz, armonía y unidad en los
hogares.
Sólo Jesucristo puede librar a la juventud de la droga, del alcohol, del sexo como mercancía, y
transformar a nuestros jóvenes en constructores de una nueva sociedad llena de sueños,
posibilidades y realizaciones.
25
Sólo Jesucristo puede hacer de nuestros gobernantes, personas que entiendan el ejercicio de
sus funciones como un servicio al pueblo. Y poner justicia en todas las relaciones humanas,
sean laborales, comerciales, gubernamentales o entre pares.
Sólo Jesucristo puede sanar los corazones heridos, poner perdón donde hay rencor, amor
donde hay odio, consuelo donde hay angustia. Porque hemos conocido el amor de Dios, nos
sentimos llamados a misionar juntos para anunciar a todos, con nuestras palabras y con
nuestra vida que hay una esperanza para el mundo: Jesucristo.
Comisión de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso - Buenos Aires, 20 de agosto de 2007
7. EL ESPÍRITU DE ASÍS (1986-2007)
APORTES DE LAS RELIGIONES AL DIÁLOGO Y LA PAZ DEL MUNDO
Gallo, Marco - Ed. Guadalupe
El imperativo de Asís es, aún hoy después de 20 años, profundamente actual, con el desafío de
la convivencia entre culturas y religiones diversas que requiere de hombres de fe profunda que
sepan escrutar e interpretar los signos de los tiempos. La profecía de Asís, como es llamada en
esta publicación por la Comunidad de Sant´Egidio, es un legado de Juan Pablo II para las
generaciones actuales y futuras. En tiempo de crisis, de fragmentación de las sociedades
contemporáneas, donde parece prevalecer la cultura del conflicto, surge imperioso el desafío de
una convivencia renovada, fraternal.
En esta perspectiva me parece significativo repensar el rol que hoy puede tener la Argentina en
la construcción de una sociedad multicultural y multirreligiosa. Este mosaico de religiones
presente en nuestro país se vislumbra en las intervenciones de los diferentes exponentes del
mundo religioso e intelectual argentino, algunos de los cuales desde hace años trabajan en
beneficio de un provechoso y fecundo diálogo ecuménico e interreligioso. (Cardenal Jorge M.
Bergoglio S.J.)
Los autores son: Marco Gallo, también editor de la obra; J. Pablo II, Benedicto XVI, J- D.
Durand, A. Riccardi, P. Poupart, R.S.Sirat, A. All-Tayyeb, G. Sugitani, y los argentinos: O.
Abboud, S. Bergman, D. J. Calvo, R. H. Elía, A. Etchegoyen, F. Giannetti, C. H. Malfa, G.
Marcó, G. Olivieri, N. Padilla, I. Pérez del Viso, R. Scialabba y A. Skorka.
8. CONGRESO INTERNACIONAL 2008
La Libertad religiosa, origen de todas las Libertades.
El CALIR CONSEJO ARGENTINO PARA LA LIBERTAD RELIGIOSA convoca a
participar al Congreso que se reunirá en la ciudad de Buenos Aires, en la sede de la
Pontificia Universidad Católica Argentina, los días 28 y 29 de abril de 2008.
Están invitados a participar todas las personas interesadas en la defensa de los
derecho humanos –entre los que ocupa un lugar relevante la libertad religiosa y de
conciencia–, dirigentes religiosos y políticos, universitarios, comunicadores sociales,
docentes y estudiantes.
La inscripción previa debe hacerse completando el formulario en línea (preferido). Un
formulario de inscripción en formato DOC puede ser descargado y enviado por correo
26
electrónico a [email protected], o por correo postal a Callao 468, 2º piso,
(C1022AAR) Buenos Aires, Argentina.
En el Congreso participarán como expositores destacados especialistas de todo el
mundo. Se harán también talleres con relatores de primer nivel, en los que podrán
presentarse ponencias o comunicaciones.
Los temas generales de los talleres son:
 Presencia religiosa en el ámbito público
 Libertad religiosa individual y libertad de conciencia
 La libertad religiosa en América Latina
 La libertad religiosa en Europa
 La libertad religiosa en Asia
 La libertad religiosa en la perspectiva de las religiones
 Libertad religiosa y medios de comunicación social
Las reglas para la presentación de ponencias o comunicaciones (en español o en
inglés), son las siguientes:
1. Los interesados deberán comunicar su intención de presentar una ponencia o
comunicación, antes del 31 de diciembre de 2007, a la dirección
[email protected] Deberán indicar el título de la presentación y el
taller al que está dirigida.
2. Antes del 28 de febrero de 2008, deberán enviar un resumen de la ponencia
o comunicación (de 300 palabras) y un breve resumen de los antecedentes
del autor, para el armado definitivo del programa del Congreso.
3. La organización del Congreso asignará el tiempo apropiado para la
presentación en función de la cantidad de ponencias recibidas. Los ponentes
podrán distribuir el texto escrito íntegro de su ponencia durante el Congreso.
4. El texto escrito de la ponencia en vistas a la posible publicación, con una
extensión máxima de 4000 palabras, deberá ser entregado en papel y en
formato electrónico antes del 30 de abril de 2008. CALIR procurará la
publicación de las actas del Congreso, inclusive las ponencias recibidas, en
un volumen impreso; sin perjuicio de lo cual podrá también publicarlas en su
sitio web o en la forma que considere oportuna, respetando la integridad de
los textos recibidos.
5. La presentación de comunicaciones o ponencias no da derecho a reembolso
económico. Los participantes en el Congreso, deberán proveer por sí mismos
a sus gastos de transporte y alojamiento.
6. La organización se reserva el derecho de no admitir comunicaciones o
ponencias que sean manifiestamente extrañas a la temática del Congreso, o
que no cumplan con los standards mínimos para una presentación de esta
naturaleza.
Callao 468, 2do piso - C1022AAR - Buenos Aires República Argentina.
CUIT: 30-70818131-1 - IGJ: Resolución 1416/04 - CENOC: Inscripción 14952
email: [email protected]
9.-MENSAJE DEL PRESIDENTE DE CEERJIR A LOS MUSULMANES EN LA
ARGENTINA acompañando el Mensaje a los Musulmanes dirigido por el Pontificio
Consejo
para
el
Diálogo
Interreligioso
que
se
encuentra
en
27
www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/interelg/documents/rc_pc_interelg_doc_
20070928_ramadan2007_sp.html
Buenos Aires, Octubre 23 de 2007. A los fieles musulmanes y líderes religiosos
de las comunidades e instituciones islámicas en Argentina. Presente.
Queridos amigos:
Tengo el agrado de dirigirme a ustedes para compartir con ustedes el Mensaje a los
Musulmanes dirigido por el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso con motivo del
final del Ramadán:“Cristianos y musulmanes: llamados a promover una cultura de la paz”
La Comisión Episcopal que presido hace suyo este mensaje para los fieles del Islam en
Argentina, y quiere expresar el deseo que la celebración “Id al-Fitr” haya afianzado en sus
familias y comunidades la piedad y la solidaridad.
En esta bendita tierra en que todos gozamos de la libertad de culto y conciencia, derecho
fundamental de toda persona y piedra angular de los derechos humanos, es necesario
continuar e intensificar el diálogo entre Cristianos y Musulmanes, en su dimensión educadora
y cultural para que se movilicen todas las fuerzas al servicio del hombre y la humanidad, de la
promoción del trabajo y la justicia.
Particularmente este año, la celebración “Id al-Fitr” fue enriquecida por el mensaje dirigido al
Papa Benedicto XVI en forma conjunta por 138 líderes musulmanes que representan a todas
las tradiciones del Islam proponiendo una sólida cooperación
Con la convicción de que un diálogo más intenso beneficiará una cultura de la paz para todos
los argentinos, los saludo muy cordialmente
Carlos H. Malfa
Obispo de Chascomús
Presidente
28
SALUDO DE NAVIDAD
La celebración de la Navidad y Epifanía nos impulsa a extender a todos nuestros
hermanos y hermanas en Cristo, el gozo por estas fiestas centradas en la cercanía de
Dios encarnado para unirse a todos los hombres y salvar a todo el hombre.
Es para nosotros una alegría compartir este tiempo de acercamiento, conocimiento,
recogiendo las numerosas iniciativas de acción solidaria común y de oración
ecuménica durante el año, especialmente en la Semana de Oración por la Unidad de
los Cristianos.
Asumiendo el “nuevo Pentecostés” de Aparecida, quisiéramos, en este año dedicado
a San Pablo, pedir al Niño de Belén el don de un mayor ardor para anunciarlo, a
imagen del Amor Trinitario y de la Sagrada Familia, con un amor desbordante e
inclusivo.
Encomendando a la Madre del Amor Divino, nuestro discípulado y misión, les
deseamos una ¡ Feliz Navidad !
SALUDO DE FIN Y COMIENZO DE AÑO
En la proximidad de la Navidad y en este tiempo de balance y de proyectos, que
implica el final del 2007 y el inicio del 2008, queremos hacer llegar a nuestros
hermanos y hermanas, judíos, musulmanes, y fieles de diversas religiones, nuestro
más sincero deseo de Paz y Amor.
Que el espíritu que animó durante el año las grandes celebraciones de cada credo
nos mueva en este tiempo a renovar la fidelidad a Dios en el compromiso del diálogo,
29
en la promoción de la libertad y la dignidad de la persona, en la búsqueda del bien
común y en la educación para la paz y la convivencia familiar y ciudadana.
Con el deseo de afirmar vínculos más estrechos con todos los hombres de buena
voluntad, les deseamos un ¡ Feliz Año Nuevo !
EQUIPO CONJUNTO DE DIFUSIÓN CEERJIRCEA – CEDIARZBAIRES
Pbro. Fernando Giannetti
Pbro. Omar Di Mario
Lic. Gloria W. de Padilla
Sr. Diego Sáez
Sra. Ma. Florencia Uriburu
Dr. Eduardo Castro
Sr. Gabriel Arriola
Dr. Enrique Costemalle
Se agradece la colaboración especial del Prof. José A. Amadeo para este Boletín Nº 54
30
Descargar

I SIMPOSIO INTERNACIONAL DE TEOLOGÍA CRISTIANA

Religión cristiana

Religión cristiana

EncíclicasAlminarCónclaveSan Benito de NursiaFiesta de la AsunciónCrismónSímbolos cristianosSacramentosBenedicto XVIPrimer mártirAdvientoReencarnaciónEcumenismoTorá

Iglesia Católica

Iglesia Católica

Concilio de TrentoIglesia católicaEvangelizaciónReligióReforma ProtestaneRelaciones Iglesia-EstadoConcilio Vaticano SegundoMartín LuteroEcumenismoCalvino

Origen del Catolicismo

Origen del Catolicismo

CristianismoNuevo TestamentoPedroReligiones monoteístasPabloPentecostésHerejíasCristianos helenosPrimeros tiemposConstantinoLey mosaica