Abril 27 de 2009
CUMPLIENDO EL MANDATO
Boletin Informativo Número 11 - Área de Misiones de ABA
Escribe Alba Montes de Oca, Coordinadora y Promotora Nacional
En cualquier horario que prendemos la televisión vamos a escuchar hablar de las
elecciones, me cansa, pero para ellos pareciera que fuera el tema más importante.
Esto me llevó a pensar que para los argentinos es una obligación ir a votar, pero
también es un privilegio poder elegir a quienes nos van a representar, pero este
privilegio conlleva una responsabilidad.
¿Nos damos cuenta que Dios nos ha dado a nosotros los creyentes un privilegio y una
responsabilidad?.
“Cumpliendo el mandato” es un privilegio de poder extender el Reino de Dios, pero es
también una responsabilidad porque la Palabra de Dios nos dice que somos: “linaje
escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para anunciar las
virtudes de aquél que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable”. Somos responsables
de los que se pierden.
Muchas veces, me ha sucedido, que el día que debía votar me encontraba lejos de mi
domicilio, esto me llevó a pensar que solo podemos dejar de cumplir con el voto por
causas muy especiales pero aún así debemos presentar el certificado respectivo.
¡Cuántas veces tuve que ir a la comisaría para que me dieran un comprobante de que
estaba en ese lugar y por eso no podía presentarme a votar!
Cuando no votamos y no tenemos el certificado que compruebe una razón de peso,
debemos pagar multa. Cuando no cumplimos con el mandato, Dios no nos cobra multa
pero: ¿pensamos alguna vez todas las bendiciones que perdemos cuando no cumplimos
con el Mandato de Jesús?. Si lo supiéramos creo que pondríamos más empeño en
cumplirlo.
Por eso en estos momentos quiero que meditemos en una Iglesia que estaba llevando la
Palabra de Dios a quienes no la conocían y queremos aprender de ella para que
podamos también nosotros seguir Cumpliendo el Mandato que Dios nos ha dejado.
Veamos en Hechos 13, el ejemplo de la Iglesia de Antioquia. Aquí aprendemos que:
El cumplimiento del mandato comienza con la oración.
Dice el vers.2 “Ministrando éstos al Señor y ayunando”. Ministrando en el idioma en
que fue escrito el N.T. quiere decir que estaban en un culto público y cuando ayunaban
era para dedicarse a la oración.
Cuando estaban entonces en un culto ayunando y orando el Espíritu Santo les habló. No
dice como lo hizo, lo que sí nos muestra el versículo es que toda la Iglesia entendió que
el Espíritu les hablaba.
Quisiera marcar aquí dos temas muy importantes:
El primero es que para reconocer la voz de Dios cada uno de nosotros debemos tener
comunión con él cada día para saber que es Dios quien nos está hablando. Pero
debemos buscar a Dios no porque vamos a pedirle cosas, no porque necesitamos que
nos de algo, sino para encontrarnos con él, porque le amamos, buscarlo porque El es
nuestro Dios, nuestro Señor, porque necesitamos conversar con El, estar con Él.
El segundo tema que debemos descubrir aquí es que aunque no sabemos en que forma
habló, quizás les habló en forma distinta a cada uno, porque Dios habla a cada uno
según su personalidad. Pero nos damos cuenta que a todos les dio el mismo mensaje.
Dios no es un Dios de confusión, es un Dios de orden y El es la cabeza de la Iglesia, que
es su cuerpo.
En ese momento el Espíritu Santo dijo: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a
que los he llamado”. Dios estaba llamando a dos de ese equipo pastoral compuesto por
cinco, podría haber llamado a uno o a los cinco. Dios elige a aquellas personas a las que
él ya ha capacitado. Hoy sigue llamando, quizás hay aquí hermanos a los que Dios está
llamando o conocemos en nuestras iglesias hermanos que están siendo llamados.
Quiero hablar a ellos y decirles que cuando Dios llamó a Bernabé y Saulo solo dijo que
los aparten: “para la obra a que los he llamado” no dio detalles en que los iba a usar,
de modo que no esperen nadie detalles.
Mis cuatro años en Seminario oré para que Dios me muestre donde quería usarme,
cuando estuve segura de lo que él me pedía: ir a los tobas a usar mi profesión en un
trabajo integral y lo comenté a muchos, nadie me alentó, por el contrario me llamaron
hereje porque decían que Dios nos llamó a predicar no a hacer un trabajo social.
Mi búsqueda en oración me ayudó a pensar en lo que Dios quería, no en lo que mis
hermanos en la fe deseaban.
¡Que bueno es estar seguros a que Dios nos llama! y ¡Qué bueno que hayamos
aprendido a través de los años, que Jesús se hizo hombre para mostrarnos a Dios en
todos los aspectos de su vida y llenando todas las necesidades de los hombres y no solo
la necesidad espiritual. Tengamos en cuenta que Dios es Dios y seamos obedientes
como la Iglesia de Antioquia.
2
Ella nos enseña que aunque el cumplimiento del mandato comienza con la oración
también:
El cumplimiento del mandato sigue con la acción.
Dice el versículo 3: “Habiendo ayunado y orado les impusieron las manos y los
despidieron”
¿Qué harán con los hermanos a quienes Dios está llamando?.
No conozco otro camino que la obediencia.
Cuando en la asamblea de la ABA Dios nos llevó a tomar la decisión de cumplir con su
mandato, nos pusimos en acción, nos reunimos con los pastores y misioneros de la
Patagonia quienes nos hablaron como Dios había llamado a Keny y como ella estaba
trabajando entre ellos y tomamos el compromiso de sostenerla.
Hermanos e Iglesias respondieron a la promoción que comenzamos a hacer en el mes
de Abril del año pasado y en Julio ya estábamos sosteniendo a nuestra primer
misionera!
Hemos estado enviando un boletín cada mes sobre su trabajo y su experiencia
misionera, pero sabemos de que Chubut no es la única provincia que debe conocer el
mensaje de salvación.
Sabemos que la Iglesia de Melipal en Bariloche está orando por la ciudad de Ingeniero
Jacobacci.
El pastor Emilio Yaggi nos escribe: “toda la provincia de Catamarca es un campo
misionero. En la misma ciudad, hay barrios tanto hacia el norte como hacia el sur que
no están evangelizados. La iglesia tiene en el norte de la ciudad unos terrenos que
ocupan una manzana, pero por el momento no estamos haciendo nada. Hay una
pequeña iglesia en Belén a 300 kms, otra pequeñísima iglesia en Andalgalá a 300kms, y
otra pequeñísima en Hualfín a 350 kms.
Quedan ciudades como Fiambalá, Tinogasta, San Isidro, donde no hay iglesias
Bautistas.
La capital cuenta con 150.000 habitantes, el resto de las ciudades no pasa de 30.000
normalmente”.
Tenemos aquí frente a nosotros grandes desafíos, y necesitamos accionar, dimos el
primer paso de la oración y la primer misionera, pero debemos seguir con la acción
porque sabemos que Dios sigue llamando y que a través del Espíritu Santo sigue
capacitando, enviando y dirigiendo. Nosotros solo debemos participar dejando que Dios
nos use como instrumentos para sostenerlos a través de la oración y de las ofrendas.
¿Estamos dispuestos?
3
Si es así veamos lo que nos sigue enseñando la Iglesia de Antioquia Dijimos que el
cumplimiento del mandato comienza con la oración, sigue con la acción y también:
El cumplimiento del mandato continúa plantando Iglesias.
Estábamos considerando en el libro de los Hechos el cap.13, pero adelantémonos al
cap.14 vers.21 que dice:
“Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos”
y vamos al vers.23 donde leemos:
“Y constituyeron ancianos en aquella ciudad”.
Aquí vemos la tarea de estos dos misioneros: No sólo predicaban a Cristo, no sólo
evangelizaban, también les ayudaban a crecer y a afirmarse en la fe por medio de un
discipulado.
Preparaban líderes en forma tal que después de un tiempo que consideraban suficiente,
dejaban la iglesia plantada a cargo de sus pastores.
Este es el trabajo que anhelamos hacer, ver Iglesias con sana doctrina a través de la
evangelización y el discipulado, con pastores que vivan dependiendo del Dios que los
llamó, los capacitó y los dirige cada día.
Conclusión
¿Estamos dispuestos a dejarnos usar por Dios para llevar a cabo este desafío que nos
presentan los distintos lugares sabiendo que debemos Cumplir el Mandato porque Dios
nos llamó para anunciar las virtudes de aquél que nos sacó de las tinieblas y nos llevó a
su luz admirable?.
INVITAMOS A IGLESIAS Y HERMANOS A INVOLUCRARSE EN
EL PROYECTO “CUMPLIENDO SU MANDATO”.
MISIONANDO ENTRE LOS HERMANOS MAPUCHES
Le invitamos muy especialmente a unirse a las iglesias y hermanos que ya han aceptado
el desafío para que podamos sostener el proyecto de cooperación misionera aprobado!.
Como ya expresamos en nuestro anterior Boletín, el proyecto es sostener a nuestra
misionera por dos años, durante los cuales ella enviará informes, fotos para nosotros
a su vez, mantener informadas a las Iglesias.
Sostenerla materialmente nos cuesta mensualmente $ 1500.- (mil quinientos
pesos), pero debemos agregar a ello, algo tan o más importante, nuestro
sostén espiritual en oración y nuestro sostén fraternal en amor, ambos tan
importantes como el primero.
4
Seguramente que su Iglesia o Ud. personalmente no quiere perder la oportunidad de
participar en este proyecto cooperativo misionero.
Para ello, lo que deben hacer es seguir estas instrucciones:
INSTRUCCIONES PARA HACER LLEGAR LOS APORTES NECESARIOS PARA EL
SOSTENIMIENTO DE NUESTRA MISIONERA.
Para enviar ofrendas
1. Depositen su ofrenda a nombre de:
Asociación Bautista Argentina - Asociación Civil
Banco Galicia, Cuenta Misiones – Cuenta Nº 9750093-9 126-6 –
CBU 0070126230009750093967
2. Enseguida avisen el mismo a este correo:
[email protected] indicando la cantidad de la ofrenda,
la Iglesia o la persona que la hizo y mencionando que es para
el Proyecto Misiones.
3. Al mismo tiempo envíe un correo a:
[email protected]
avisándole el monto del depósito
que han hecho, y el nombre de la
Iglesia, para poder confirmarle
la recepción del aporte y a la vez
ponerse en contacto para informarles
personalmente y mensualmente.
5
Descargar

Cumpliendo el Mandato - Asociación Bautista Argentina