LA CUESTION DE PALESTINA ANTE LAS NACIONES UNIDAS
En 1945, al fin de la segunda guerra mundial, Palestina seguía siendo un
territorio administrado par el Reino Unido de conformidad con un mandato recibido en
1922 de la Sociedad de las Naciones. Entre las cuestiones de que tenía que ocuparse
la Potencia Mandataria estaba la de una patria judía en Palestina. La creciente
inmigración de judíos a Palestina se encontraba con la decidida oposición de los
habitantes árabes, que en 1947 constituían alrededor de las dos terceras partes de la
población de 2 millones del territorio. Frente a la creciente violencia, el Reino Unido
decidió en abril de 1947 presentar la cuestión de Palestina ante las Naciones Unidas.
En esa época, las Naciones Unidas, organización sucesora de la Sociedad de las
Naciones, aún no tenían dos años de existencia, pues su Carta se había firmado en San
Francisco el 26 de junio de 1945.
EI Gobierno británico solicitó que la cuestión de Palestina se examinara en el
siguiente período ordinario de sesiones (el segundo) de la Asamblea General.
Señalando a la atención la conveniencia de un pronto arreglo en Palestina, el Gobierno
también pidió que se convocara inmediatamente un período extraordinario de sesiones,
a fin de constituir una comisión especial y darle instrucciones para que preparase un
estudio preliminar sobre la cuestión de Palestina que la Asamblea examinaría en su
período ordinario de sesiones.
EI 28 de abril de 1947 la Asamblea General se reunió en Nueva York en su
primer período extraordinario de sesiones con el fin de establecer una comisión especial
sobre Palestina. Cinco países árabes – Egipto, el Iraq, el Líbano, la Arabia Saudita y
Siria – trataron, sin éxito, de incluir en el programa del período extraordinario un tema
relativo a la "terminación del mandato sobre Palestina y la declaración de su
independencia". EI Organismo Judío para Palestina presentó los argumentos de los
judíos, mientras que el Alto Comité Árabe habló en nombre de los árabes palestinos.
En el período extraordinario de sesiones, la Asamblea estableció la Comisión
Especial de las Naciones Unidas para Palestina (UNSCOP), compuesta de 11 Estados
Miembros, para que investigara todas las cuestiones y asuntos relativos al problema de
Palestina y recomendara soluciones que se habrían de considerar en el período
ordinario de sesiones, en septiembre de 1947. Durante su investigación, de tres meses
de duración, la Comisión Especial visitó Palestina, el Líbano, Siria y Transjordania y
también los campamentos de personas desplazadas en Europa.
Si bien las organizaciones judías cooperaron con la Comisión en sus
deliberaciones, los dirigentes palestinos del Alto Comité Árabe decidieron no participar,
aduciendo que las Naciones Unidas se habían negado a considerar la cuestión de la
independencia y no habían separado la cuestión de los refugiados judíos de Europa de
la cuestión de Palestina. Señaló que los derechos naturales de los árabes palestinos
eran evidentes y debían ser reconocidos y que no podían continuar siendo objeto de
investigación.
Los dirigentes judíos sostuvieron ante la Comisión Especial que las cuestiones
referentes a un Estado judío en Palestina y la inmigración sin restricciones estaban
inextricablemente entrelazadas. Los árabes, representados esta vez por la Liga de los
Estados Árabes en lugar del Alto Comité Árabe, pedían la creación inmediata de una
Palestina independiente al occidente del río Jordán.
La Comisión Especial terminó su labor el 31 de agosto de 1947, cuando sus
miembros se pusieron de acuerdo sobre la cuestión de terminar el mandato, el principio
de la independencia y el papel de las Naciones Unidas ante las posibles consecuencias.
Sin embargo, no se Ilegó a un consenso respecto de un posible arreglo de la cuestión
de Palestina. La mayoría de los integrantes de la Comisión (el Canadá, Checoslovaquia,
Guatemala, los Países Bajos, el Perú, Suecia y el Uruguay) recomendó que Palestina
se dividiera en un Estado árabe y un Estado judío, y se otorgara un estatuto
internacional especial a la ciudad de Jerusalén bajo la autoridad administrativa de las
Naciones Unidas. Las tres entidades se vincularían en una unión económica. EI plan de
la minoría, presentado por la India, el Irán y Yugoslavia, propuso una estructura federal
independiente que comprendiera un Estado árabe y un Estado judío y Jerusalén como
capital. Australia, el otro miembro permanente de la Comisión Especial, se abstuvo en la
votación respecto de ambos planes, porque opinaba que las recomendaciones excedían
las atribuciones de la Comisión.
EL PLAN DE PARTICION
En su segundo período ordinario de sesiones, después de un intenso debate de
dos meses de duración, la Asamblea General aprobó, el 29 de noviembre de 1947, la
resolución 181 (II), mediante la cual aceptó con pequeños cambios el Plan de Partición
con Unión Económica que había propuesto la mayoría de la Comisión Especial. En el
Plan de Partición, un documento detallado en cuatro partes adjunto a la resolución, se
disponía la terminación del Mandato, el retiro progresivo de las fuerzas armadas
británicas y la fijación de fronteras entre los dos Esta dos y Jerusalén; pedía que se
crearan los Estados árabes y judío a mas tardar el 1° de octubre de 1948. Se dividió a
Palestina en ocho partes; se adjudicaron tres divisiones a los judíos y tres a los árabes.
La séptima, la ciudad de Jaffa, formaría un enclave árabe dentro del territorio judío. EI
Consejo de Administración Fiduciaria de las Naciones Unidas administraría el régimen
internacional para Jerusalén, la octava división.
En el Plan también se detallaban las medidas previas a la independencia, que se
referían a ciudadanía, transito, límites, la unión económica y una declaración que habría
de hacer el Gobierno provisional de cada Estado propuesto respecto del acceso a los
lugares santos y religiosos y los derechos de las minorías. En virtud de la resolución
181 (II), la Asamblea también creó la Comisión de las Naciones Unidas para Palestina,
a fin de que Ilevara a cabo sus recomendaciones y solicitó al Consejo de Seguridad que
tomase las medidas del caso para ejecutar el Plan de Partición.
EI Organismo Judío aceptó la resolución a pesar de no estar satisfecho sobre
ciertos asuntos, como la inmigración de judíos de Europa y los Iímites territoriales
establecidos para el Estado judío propuesto. Los árabes palestinos y los Estados
árabes no aceptaron el Plan aduciendo que violaba las disposiciones de la Carta de las
Naciones Unidas, que daban al pueblo el derecho de decidir acerca de su propio
destino. Dijeron que la Asamblea había respaldado el Plan bajo circunstancias indignas
de las Naciones Unidas y que los árabes de Palestina se opondrían a cualquier plan
que dispusiera la división, segregación o partición de su país, o que concediese
derechos y estatutos especiales y preferenciales a una minoría.
TERMINACION DEL MANDATO BRITANICO
La aprobación de la resolución 181 (II) causó estallidos de violencia en la región.
Como empeoraba la situación, el Consejo de Seguridad convocó un segundo período
extraordinario de sesiones de la Asamblea General, que se reunió del 16 de abril al 14
de mayo de 1948. EI 17 de abril, el Consejo de Seguridad pidió que cesaran todas las
actividades militares y paramilitares en Palestina y el 23 de abril estableció una
Comisión de la Tregua para que ayudara a concertar una cesación del fuego y la
supervisara. Por su parte, la Asamblea General relevó a la Comisión para Palestina de
sus responsabilidades y decidió nombrar un mediador encargado de fomentar un
arreglo pacifico en cooperación con la Comisión de Tregua. EI 20 de mayo se escogió
como Mediador de las Naciones Unidas al Conde Folke Bernadotte, Presidente de la
Cruz Roja Sueca.
EI 14 de mayo de 1948, el Reino Unido renunció a su Mandato sobre Palestina y
retiró sus fuerzas. EI mismo día, el Organismo Judío proclamó la creación del Estado de
Israel en el territorio que se Ie había adjudicado en el Plan de Partición. Estallaron
inmediatamente violentas hostilidades entre las comunidades judía y árabe. Tropas
regulares de los Estados árabes vecinos entraron al territorio el día siguiente para
ayudar a los árabes palestinos.
Se suspendió la lucha después de algunas semanas gracias a una tregua de
cuatro semanas que pidió el Consejo de Seguridad el 29 de mayo. La tregua entró en
vigor el 11 de junio, con la supervisión del Mediador de las Naciones Unidas y la
asistencia de un grupo de observadores militares internacionales al que se IIegó a
conocer como Organismo de las Naciones Unidas para la Vigilancia de la Tregua en
Palestina (ONUVT). A pesar de los esfuerzos del Mediador, no se IIegó a un acuerdo
sobre una prórroga de la tregua, y la lucha se reanudó el 9 de julio.
EI 15 de julio de 1948, el Consejo decidió en una resolución que la situación de
Palestina constituía una amenaza a la paz. Invocando el Capitulo VII de la Carta,
ordenó una cesación del fuego y declaró que el no cumplimiento sería interpretado
como un quebrantamiento de la paz que requeriría la consideración inmediata de
medidas coercitivas en virtud de la Carta. De conformidad con la resolución, entró en
vigor la segunda tregua. En esa época, Israel controlaba la mayor parte del territorio
asignado al Estado árabe en virtud de la resolución de partición, inclusive la parte
occidental de Jerusalén. Egipto y Jordania, respectivamente, administraban las otras
porciones de Gaza y la Ribera Occidental del río Jordán (que incluía a Jerusalén
oriental o la Ciudad Vieja). En 1950, Jordania puso a la Ribera Occidental (y a Jerusalén
oriental) oficialmente bajo su jurisdicción.
Cuando todavía se realizaban negociaciones entre las partes, el Conde
Bernadotte fue muerto a tiros el 17 de septiembre de 1948 en el sector de Jerusalén
retenido por los israelíes. Ralph Bunche, de los Estados Unidos, fue nombrado
Mediador interino.
EI 11 de mayo de 1949, Israel pasó a ser miembro de las Naciones Unidas. AI
admitir a Israel, la Asamblea General tomó nota expresamente de las declaraciones y
explicaciones que Israel había formulado anteriormente ante la Comisión Política
Especial de la Asamblea respecto a la aplicación de las resoluciones 181 (II) y 194 (III).
Esas declaraciones y explicaciones se referían, entre otras casas, al régimen
internacional que se había previsto para Jerusalén, el problema de IDS refugiados
árabes y cuestiones fronterizas.
RESOLUCION 194 (III)
En su tercer periodo ordinario de sesiones, el 11 de octubre de1948, la
Asamblea General aprobó la resolución 194 (III), en que se esbozaba la manera de
resolver el problema palestino. De acuerdo con sugerencias contenidas en un informe
preparado par el Conde Bernadotte antes de su muerte, la Asamblea declaró que debía
permitirse a los refugiados que desearan regresar a sus hogares y vivir en paz con sus
vecinos que lo hicieran así lo antes posible, y que a los que decidieran no regresar se
les debía compensar par sus bienes. Pedía la desmilitarización e internacionalización de
Jerusalén, así como la protección de los lugares sagrados de Palestina y el libre
acceso a los mismos.
En la resolución 194 (III) se disponía también la creación de una Comisión de
Conciliación de las Naciones Unidas para Palestina, integrada par tres miembros, que
había de asumir las funciones encomendadas al Mediador de las Naciones Unidos, si
fuese necesario. Encargó a la Comisión que ayudara a las partes interesadas a lograr
un arreglo final de todas las cuestiones pendientes y facilitara la repatriación,
reasentamiento y rehabilitación económica y social de los refugiados. Posteriormente, la
Asamblea nombró miembros de la Comisión a los Estados Unidos, Francia y Turquía.
La Comisión de Conciliación trató de resolver tres cuestiones principales
relativas a los territorios, los refugiados y el estatuto de Jerusalén. Mediante
conversaciones separadas con los Estados árabes (Egipto, Jordania, el Líbano y Siria)
e Israel en una conferencia celebrada en Lausana en abril de 1949, obtuvo un protocolo
firmado separadamente por cada parte en el que se acordaba usar las fronteras
establecidas en la resolución de partición como base para las conversaciones. Sin
embargo, el periodo de sesiones de 1949 de la Comisión terminó sin resultados
concluyentes, pues los Estados árabes exigían el retorno de los refugiados como
primera medida e Israel insistía en que se diese prioridad al asunto territorial. Tampoco
tuvieron éxito los esfuerzos posteriores de la Comisión por asegurar el retorno de los
palestinos y de establecer un régimen internacional para Jerusalén. Desde 1958 ha
tratado de conseguir la liberación de las cuentas bancarias de los refugiados árabes que
se encuentran bloqueadas en Israel y de determinar los bienes de los refugiados árabes
y mantener listas de dichos bienes.
En informes periódicos presentados a la Asamblea General desde 1951, la
Comisión, cuyo mandato se ha renovado anualmente, ha señalado repetidamente a la
atención el hecho de que las partes no han cumplido la resolución 194 (III). La
Asamblea ha reafirmado prácticamente coda año desde 1948 las disposiciones de dicha
resolución, la cual estableció el estatuto especial de Jerusalén y el derecho de los
refugiados palestinos a regresar.
Entre febrero y julio de 1949, con el patrocinio del Mediador Interino, se firmaron
acuerdos separados de armisticio entre Israel, por una parte, y Egipto, Jordania, el
Líbano y Siria, por la otra. En los acuerdos, que eran similares en su contenido general,
se aceptaba que el establecimiento del armisticio era un paso indispensable hacia el
restablecimiento de la paz en Palestina. También se dejaba en claro que el propósito
del armisticio no era establecer ni reconocer ningún derecho, reivindicación o interés de
las partes, de orden territorial, de custodia o de otra índole.
En agosto de 1949, el Consejo de Seguridad elogió al Mediador Interino Bunche
por sus esfuerzos para conseguir el armisticio. Decidió que ya había desempeñado
todas las funciones que se Ie habían asignado y Ie relevó de nuevas responsabilidades
en virtud de las resoluciones del Consejo. Pidió también que los observadores del
ONUVT supervisaran el armisticio. Actualmente, los observadores del ONUVT
permanecen en el Oriente Medio de conformidad con las resoluciones del Consejo y Ie
presentan informes en caso necesario.
EL ESTATUTO DE JERUSALEN
La internacionalización de Jerusalén bajo la administración de las Naciones
Unidas, como se pedía en el Plan de Partición, no se llevó a efecto. Durante la lucha de
1948, Israel ocupó la mitad de la ciudad y Jordania la otra mitad. Cuando se reanudaron
las hostilidades en 19ó7, Israel extendió su ocupación al sector oriental de Jerusalén,
además de la Ribera Occidental, la Faja de Gaza, el Sinaí y el Golán.
Habida cuenta de la ocupación de la totalidad de Jerusalén por parte de Israel, la
Asamblea, en su quinto período extraordinario de sesiones de emergencia, en julio de
19ó7, pidió a Israel que rescindiera todas las medidas ya tornadas y desistiera de
cualquier nuevo acto que alterase el estatuto de la ciudad. En mayo de 19ó8, el Consejo
de Seguridad tomó nota de que, desde el período extraordinario de sesiones de
emergencia, Israel había tomado nuevas medidas que contravenían las resoluciones de
la Asamblea. Pidió a Israel que no llevara a cabo actos que pudiesen alterar el estatuto
de Jerusalén. En resoluciones posteriores reafirmó su posición respecto de Jerusalén y
deploró que Israel no hubiese tornado en consideración las resoluciones pertinentes de
la Asamblea y el Consejo.
EI 30 de julio de 1980, el Parlamento de Israel aprobó una "ley básica" por la
que declaraba que Jerusalén unido era la capital y la sede oficial del jefe del Estado, el
Gobierno, el Parlamento y la Corte Suprema de Justicia de Israel. EI Consejo de
Seguridad censuró a Israel por haber promulgado esa ley y la declaró nula y sin validez.
Pidió a los Estados Miembros que no aceptaran la "ley básica" y solicitó a aquellos que
tengan misiones diplomáticas en Jerusalén que las retirasen. En su período ordinario de
sesiones de 1980, la Asamblea, par su parte, se negó a reconocer la "ley básica" y
declaró que era una violación del derecho internacional. Tanto la Asamblea como el
Consejo exhortaron encarecidamente a Israel a que rescindiera dichas medidas.
En 1989 la Asamblea declaró una vez mas que "la decisión de Israel de imponer sus
leyes, jurisdicción y administración a la Ciudad Santa de Jerusalén es ilegal y, en
consecuencia, nula y carente de toda validez".
LOS REFUGIADOS DE PALESTINA Y EL OOPS
La lucha que acompañó el establecimiento del Estado de Israel en 1948 creó
cerca de 750.000 refugiados de los 1,3 millones de árabes que vivían en Palestina.
Huyeron a zonas que estaban en poder de los árabes; en su mayor número fueron a la
Ribera Occidental, los demás a la Faja de Gaza, Jordania, el Líbano, Siria y aun más
lejos. EI conflicto árabe-israelí que se reinició en 19ó7 causó un nuevo desplazamiento
de mas de 500.000 palestinos, 220.000 de los cuales eran refugiados desarraigados por
segundo vez.
En noviembre de 1948, la Asamblea General aprobó su primera resolución sobre
el suministro de asistencia a los refugiados de Palestina. En respuesta a un informe del
Mediador Interino de que "la situación de los refugiados es ahora critica", estableció el
Organismo de Ayuda de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina. Durante
su breve existencia, este órgano envió asistencia de emergencia por conducto de
organismos voluntarios internacionales, a los refugiados de Palestina. En diciembre, la
Asamblea aprobó la resolución 194 (III), en que se preveía una solución al problema de
los refugiados mediante la repatriación o indemnización y pedía a la Comisión de
Conciliación para Palestina que se encargara de aplicarla.
Como se desvanecían las esperanzas de un regreso inmediato de los refugiados
a sus hogares, la Asamblea General hizo arreglos más duraderos. En diciembre de
1949 estableció el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas
para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) como organismo
temporal para que sucediera lo anterior y llevará a cabo actividades en favor de los
refugiados en colaboración con los gobiernos locales. Se fundó el Organismo sin
perjuicio de los derechos de los refugiados a la repatriación a la indemnización en virtud
de la resolución 194 (III).
En mayo de 1950, desde su sede en Beirut, el OOPS se encargó de las
operaciones que habían puesto apresuradamente en marcha los organismos voluntarios
internacionales. Si bien en los primeros años el OOPS concentraba su labor en el
suministro de socorro en forma de alimentos, vivienda y ropa, ha modificado su
programa de conformidad con la evolución de las necesidades de los refugiados. Por
ejemplo, en 1982 se suspendió la distribución general de raciones básicas a la mayoría
de los refugiados a fin de destinar los escasos recursos a programas de educación y
salud, que tienen mayor prioridad en la labor que desempeña actualmente el
Organismo. La educación de los niños palestinos constituye el 66% del presupuesto del
Organismo para 1989, en tanto que un 10% se destina a suministrar servicios de salud
y otro 10% a suministrar socorro básico.
Hubo que reforzar la importante función humanitaria del OOPS ante los
acontecimientos ocurridos recientemente en el Líbano y en los territorios ocupados par
Israel.
En 1988 estaban inscritos en el OOPS unos 2,3 millones de refugiados,
prácticamente la mitad de la población estimada de palestinos. Menos de una tercera
parte de los inscritos vive en campamentos de refugiados en los territorios ocupados y
en los países árabes huéspedes. Los servicios de socorro del Organismo proporcionan
a quienes no pueden ganarse la vida alimentos, frazadas, ropa y pequeñas donaciones
en efectivo. Bajo la orientación profesional de la Organización Mundial de la Salud
(OMS), el OOPS proporciona servicios médicos preventivos, curativos y de
rehabilitación a alrededor de 1,9 millones de refugiados que reúnen las condiciones
exigidas. La educación ha sido una empresa conjunta del OOPS y la Organización de
las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
Los acontecimientos que siguieron a la invasión del Líbano por Israel, en junio
de 1982, hicieron que el Organismo estableciera una operación de emergencia para
hacer frente a la crisis que encaraban los palestinos en ese país. La situación de
emergencia en el Líbano creó condiciones de trabajo sumamente difíciles para el
Organismo, no solo debido alas complejidades políticas y militares que estaban en
juego, sino también a la duración de la crisis.
A fines de 198ó y en el invierno de 1987, la lucha en Beirut provocó una
considerable destrucción de las viviendas de los refugiados y de las instalaciones del
OOPS, con la que se creó una situación de emergencia generalizada. EI OOPS recibió
asistencia en forma de dinero en efectivo y productos de los gobiernos, la Comunidad
Europea, organizaciones voluntarias y particulares en respuesta a sus llamamientos
especiales para conseguir socorro de emergencia. Para fines de 1988, los refugiados en
los campamentos de Beirut comenzaran a reparar sus hogares con asistencia en
efectivo del OOPS.
EI hecho de que no se haya repatriado o indemnizado a los refugiados y el
hecho de que hayan continuado necesitando ayuda en los últimos cuatro decenios ha
impulsado a la Asamblea a prorrogar el mandato del OOPS en 14 ocasiones, la mas
reciente hasta el 30 de junio de 1990.
LOS DERECHOS HUMANOS
EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS
EI Consejo de Seguridad expresó par primera vez su preocupación por los
derechos humanos de la población civil de los territorios ocupados par Israel durante la
guerra de 19ó7 en su resolución 237 (1967), en la que, entre otras cosas, recomendaba
a los Gobiernos interesados que respetaran escrupulosamente los principios
humanitarios que figuran en el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949 (el Convenio,
sobre la protección de personas civiles en tiempo de guerra, estipula que se ha de
considerar la ocupación militar una situación pasajera que no da derecho alguno a la
Potencia ocupante a alterar la integridad territorial del territorio ocupado. Prohíbe
trasladar a la fuerza los habitantes de un territorio ocupado y el ingreso al territorio de la
población civil de la Potencia ocupante. EI Convenio también trata de otros asuntos,
como el tratamiento que se ha de dar a las personas protegidas de un territorio ocupado
y a los que están detenidos; prohíbe la imposición de penas colectivas).
En diciembre de 1968, la Asamblea General estableció un Comité Especial,
integrado por tres miembros, encargado de investigar las prácticas israelíes que afecten
a los derechos humanos de la población de los territorios ocupados y pidió que le
presentara informes lo antes posible y cada vez que fuera necesario. EI Gobierno de
Israel rehusó desde el principio permitir que el Comité Especial visitara los territorios
ocupados para realizar su investigación. Ha sostenido que la resolución por la que se
creó el Comité Especial fue de carácter discriminatorio e intentaba prejuzgar las
denuncias que el Comité Especial debía investigar. A juicio de Israel, los motivos de la
resolución habían sido exclusivamente consideraciones políticas y de propaganda, y en
el mandato del Comité Especial se había evadido por completo la difícil situación de los
residentes judíos en ciertos países árabes donde se pisoteaban sus derechos humanos.
EI Presidente del Comité Especial es en la actualidad Daya Perera,
Representante Permanente de Sri Lanka ante las Naciones Unidas. Los otros dos
miembros son Alioune Sene, Representante Permanente del Senegal ante la Oficina de
las Naciones Unidas en Ginebra, y Dragan Jovanic, profesor de derecho en la
Universidad de Rijeka, Yugoslavia.
Entre 1970 y 1989, el Comité Especial ha presentado 21 informes a la Asamblea
General. Como no tienen acceso directo a los territorios ocupados, los miembros han
tenido que basar sus informes en visitas a los Estados vecinos y entrevistas a
particulares de los territorios. A raíz de la restitución del pueblo de Quneitra a Siria en
1974 y Sinaí a Egipto en 1982, los territorios que actualmente considera el Comité
Especial en su labor son la Ribera Occidental (inclusive Jerusalén oriental), la Faja de
Gaza y el Golán sirio.
EI informe más reciente del Comité Especial se refiere al año que precede al 25
de agosto de 1989 y contiene un análisis detallado de la situación en los territorios
ocupados, inclusive incidentes vinculados a la intifada, la administración de justicia, el
trato a los civiles palestinos, las medidas que afectan a las libertades fundamentales y
las actividades de los colonos israelíes.
En su introducción al informe, el Presidente Perera señala que la información
que figura en el informe "refleja un deterioro aun mayor de la situación yo grave en
materia de derechos humanos, resultante de 20 meses de continua violencia y
desorden en los territorios ocupados". El levantamiento de la población palestina,
"motivado por el cúmulo de agresiones, humillaciones y frustraciones", dimanaba de lo
política de anexión seguida por el Gobierno de Israel desde 1967.
Según el informe, durante el año anterior Israel había continuado su política de
anexión mediante medidas como el establecimiento de asentamientos, la expropiación
de bienes y el traslado de ciudadanos israelíes a los territorios ocupados y, además,
alentando u obligando a los palestinos a abandonar su suelo patrio. Dichas actividades
violaban las obligaciones que incumbían a Israel como Estado Parte en el Cuarto
Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo de guerra.
En el informe se señala que la reacción de las autoridades israelíes a la oleada
de disturbios y protestas de la población civil contra la ocupación había sido cada vez
más dura. Era evidente que esas medidas no habían logrado calmar la situación en los
territorios ocupados. Par el contrario, habían ocasionado mas violencia y sufrimiento y
habían resultado en grandes perdidas entre la población civil. Prácticamente cada día y
en diversas localidades se habían registrado incidentes graves, como encuentros
violentos entre la población civil y las Fuerzas de Defensa de Israel. Había un ambiente
de enfrentamiento diario, con numerosos casas de duras golpizas, quebrantamiento de
huesos y bajas por gases lacrimógenos. Además de los daños físicos, la población civil
también había sufrido efectos sicológicos evidentes, particularmente entre los niños de
corta edad, que eran vulnerables y en cuyo caso era muy difícil eliminar los efectos de
la violencia.
EI Comité Especial señaló que las autoridades de ocupación habían estado
utilizando cada vez en mayor medida diversas formas de represalia colectiva, como la
demolición de casas en gran escala, la imposición de toques de queda prolongados y
sanciones económicas, como impuestos gravosos. También habían aumentado, tanto
en magnitud como en gravedad, los actos de violencia y agresión de los colonos
israelíes contra la población palestina.
A juicio del Comité Especial, el panorama general resultante de las pruebas y la
información que tuvo ante sí "revela que la situación es muy alarmante y que ha habido
un mayor deterioro en cuanto al disfrute de los derechos humanos básicos y las
libertades fundamentales de la población civil". Se seguía hacienda caso omiso del
Cuarto Convenio de Ginebra y violando sus disposiciones, que seguía constituyendo el
principal instrumento internacional de derecho humanitario que se aplicaba a los
territorios ocupados. Debían adoptarse urgentemente medidas para asegurar la
protección eficaz de los derechos básicos y las libertades de las personas en los
territorios ocupados.
Descargar

la cuestion de palestina ante las naciones unidas

CONFLICTO PALESTINO − ISRAELI

CONFLICTO PALESTINO − ISRAELI

ONU (Organización de las Naciones Unidas)Historia contemporáneaPalestinoSionismoConflicto Árabe-IsraelíAntisemitismoIsrael

Doctrina católica y su pedagogía

Doctrina católica y su pedagogía

EducaciónReligiónIglesia católicaSímbolos religiososPadre Nuestro

Conflicto árabe israelí

Conflicto árabe israelí

CronologíaMovimientos nacionalistasControl territorialComunidad judíaHistoria universalSiglos XIX y XXIsraelPalestina

Oriente MedioAsiaMapaGeografía física

Árabes

Árabes

Países islámicosGuerras Árabe IsraelíMovimiento panárabeRevolucionesGuerra del Golfo

Descolonización de África

Descolonización de África

Estado de IsraelPaises árabesHistoria universalPanarabismoEgipto