QUE REFORMA EL ARTÍCULO 215 DE LA LEY GENERAL DE SALUD, A CARGO DEL DIPUTADO
LUIS ARMANDO CÓRDOVA DÍAZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PRI
Luis Armando Córdova Díaz, diputado federal integrante del Grupo Parlamentario del Partido
Revolucionario Institucional de la LXII Legislatura del honorable Congreso de la Unión, con
fundamento en los artículos 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos; 6, numeral 1, fracción I, 77 y 78 del Reglamento de la Cámara de Diputados, somete a
la consideración de esta honorable asamblea iniciativa con proyecto de decreto que adiciona la
fracción V del artículo 215 de la Ley General de Salud.
Exposición de Motivos
De acuerdo a la Ley General de Salud –fracción V, artículo 215- , los suplementos alimenticios:
“Son productos a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o
concentrados de frutas, adicionados o no, de vitaminas o minerales, que se puedan presentar en
forma farmacéutica y cuya finalidad de uso sea incrementar la ingesta dietética total,
complementarla o suplir algún componente”.1
La misma ley, en su artículo 216, señala que corresponde a la Secretaría de Salud determinar a qué
productos se les puede atribuir propiedades nutritivas particulares de acuerdo a su composición, y
solo aquellos productos que tengan fines terapéuticos serán igual reconocidos por dicha Secretaría
como medicamentos. Establece además, que los alimentos o bebidas que se expendan al público y
que sugieran propiedades terapéuticas deben en las etiquetas de los empaques contar con la leyenda
clara “Este producto no es un medicamento”.
El Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios, en sus artículos 168 a 179,
determinan los ingredientes que pueden formar parte de los suplementos alimenticios:
Artículo 168, los ingredientes de los suplementos alimenticios podrán estar constituidos por:
“- carbohidratos,
- proteínas,
- aminoácidos,
- ácidos grasos,
- metabolitos,
- plantas, hierbas, algas,
- alimentos tradicionales deshidratados
-Todos en forma aislada o en combinación, adicionados o no de vitaminas o minerales”.2
El artículo 169, enumera los ingredientes prohibidos para suplementos:
“- procaína,
- efedrina,
- yohimbina,
- germanio,
- hormonas animales o humanas,
- plantas que no se permiten para infusiones o te (insertar enlace del Acuerdo por el que se
determinan las plantas - prohibidas o permitidas para tés, infusiones y aceites vegetales
comestibles)
- sustancias farmacológicas reconocidas o que representen un riesgo para la salud”.3
Aunque el artículo no lo especifica, tampoco pueden añadirse plantas con toxicidad reconocidas de
la Farmacopea Herbolaria de los Estados Unidos Mexicanos.
En este contexto, podemos decir que en torno a los suplementos alimenticios se han generado
muchos mitos. En el mercado y en los esquemas publicitarios se les considera como portadores de
beneficios para la salud, y bien puede ser así es porque cuentan con el soporte de nutrientes
adecuados para el organismo en cantidad y calidad; esta también la otra parte de los suplementos
alimenticios que pueden causas riegos para la salud.
La mayoría de estos suplementos que son de venta libre, en sus etiquetados no contemplas los
efectos secundarios que puedan provocar en el organismo, y tampoco indican si se deben o no
consumir si se cuanta con algún problema de salud, igual no sugieren que antes de su consumo se
debe consultar a un médico, y suele ser engañosa la publicidad al señalar que sirven para atender o
tratar ciertos padecimientos.
Existen en el mercado cientos de suplementos alimenticios que incluyen desde vitaminas, minerales
y sustancias no conocidas como hierbas, productos botánicos, aminoácidos, encimas, proteínas y
extractos de vegetal y origen animal, cuyas presentaciones van desde comprimidos, tabletas,
capsulas y polvos.
Los malos hábitos alimenticios de la población obedecen a una baja o nula ingesta de alimentos
sanos como frutas, vegetales, carnes magras o pescados que son los productos en donde se
encuentran concentrados la mayoría de los nutrientes que requiere el organismo y son
frecuentemente sustituidos por complementos alimenticios con formulas desconocidas que pueden
causas alergias, intolerancia, u otro tipo de consecuencias adversas por sus ingredientes activos.
Es frecuente también que la gente sustituya los medicamentos por los suplementos. Queda claro que
los medicamentos están destinados a atender y tratar enfermedades y los suplementos no están
diseñados para tratar, diagnosticar o prevenir enfermedades, por lo que resulta inadecuado que en
cuanto a su publicidad se les atribuyan propiedades para tratar ciertos padecimientos.
El artículo 173 Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios, indica que en la etiqueta
y la información con la que se comercialicen los suplementos alimenticios deben contar con
información que no engañe en cuanto a su composición, origen, efectos y otras propiedades del
producto.
Es conocido que existen complementos con extractos de pescado como los omegas-3 y que se les
atribuyen propiedades para la disminución de la presión arterial, disminuye los niveles de
triglicéridos, fortalecer los huesos, proteger los tejidos y los órganos de la inflamación; sueros de
leche, igual proteína de origen animal utilizada por deportistas por su alto contenido de proteínas y
calorías y que se sugieren para ganar musculo o masa muscular en los atletas; la albumina de huevo,
que es una sustancia orgánica nitrogenada, viscosa y soluble en agua contenida en la clara de huevo,
igual ingerido por deportistas ya que el producto tiene entre un 78 y 90 por ciento de proteína lo que
permite aumentar el rendimiento y masa muscular; el monohidrato de creatina que se encuentra en
pequeñas cantidades en alimentos de origen animal y también puede ser producida por el hígado y
los riñones, es utilizada por deportistas para obtener mayor rendimiento físico, obtener masa y
volumen muscular, todos estos suplementos son de venta libre, y se ha estudiado que consumirlos
de manera desproporcionada puede tener consecuencias serias para la salud.
Finalmente, como hemos señalado que los suplementos alimenticios son por definición productos
elaborados a base de hierbas, extractos vegetales, alimentos tradicionales, deshidratados o
concentrados de frutas, adicionados o no con vitaminas o minerales cuya presentación puede ser de
forma farmacéutica, y que tiene la finalidad de incrementar la ingesta dietética total,
complementarla o bien suplir algún componente. Sin embargo, el proponente considera que debe
incluirse en dicho artículo los extractos de origen animal en su elaboración y como componente de
los productos alimenticios, con el único fin de que en cualquier tipo de suplemento alimenticio se
identifiquen los extractos tanto de origen vegetal que ya existe en la actual Ley de Salud, como no
de origen animal, que no considera dicha ley.
Por lo anteriormente expuesto y fundado, someto a la consideración de esta honorable asamblea, la
siguiente iniciativa:
Único. Decreto que adiciona la fracción V, del artículo 215 de la Ley General de Salud, para quedar
como sigue:
Artículo 215. Para los efectos de esta Ley, se entiende por:
I. ...
II. ...
III. ...
IV. ...
V. Suplementos alimenticios: Productos a base de hierbas, extractos vegetales, extractos de
origen animal , alimentos tradicionales, deshidratados o concentrados de frutas, adicionados o
no, de vitaminas o minerales, que se puedan presentar en forma farmacéutica y cuya finalidad de
uso sea incrementar la ingesta dietética total, complementarla o suplir alguno de sus
componentes.
Transitorio
Único. El presente decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial
de la Federación.
Notas
1, 2, 3. .Ley General de Salud.
Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a los días 26 del mes de febrero de 2014.
Diputado Luis Armando Córdova Díaz, (rúbrica).
Descargar

Que reforma el artículo 215 de la Ley General de Salud, a cargo del