Causa Especial 3/20048/2009
Secretaría de Sala: Ilma. Sra. Cao Barredo
Sala Segunda del Tribunal Supremo
AL EXCMO. MAGISTRADO INSTRUCTOR
Dª
VIRGINIA
ARAGON
SEGURA,
Procuradora
de
los
Tribunales,
col.
nº
1.040,
actuando
en
nombre
y
representación de D. BALTASAR GARZON REAL, tal y como tiene
acreditado en la causa, ante el Excmo. Magistrado
Instructor comparece y para como mejor proceda en Derecho,
DICE:
Que por medio del presente escrito, y al amparo de lo
previsto en los artículos 240.2 y concordantes de la Ley
Orgánica del Poder Judicial viene a instar la NULIDAD DE
ACTUACIONES contra el Auto de 11 de Mayo de 2009,
notificado el siguiente día 12, que acuerda la Apertura de
Juicio Oral contra mi mandante. Esta solicitud se funda en
las siguientes
CONSIDERACIONES
Primero.- Antecedentes de Hecho.
1.
Por Auto de 7 de Abril de 2010, el Excmo. Instructor
acordó la continuación de la presente causa por los
trámites del Procedimiento Abreviado, al amparo del
art. 779 L.E.Cr., dando traslado de las actuaciones a
las partes acusadoras para la formalización de sus
1
eventuales Escritos de Acusación.
2.
En escrito fechado el 15 de Abril de 2010, la
representación de ‘Manos Limpias’ presentó un primer
Escrito de Acusación contra mi representado. Este
escrito era una mera copia o plagio de una anterior
resolución
interlocutoria
del
Excmo.
Instructor,
dictada el 3 de Febrero de 2010.
3.
El Excmo. Instructor dictó Providencia el 21 de Abril
en la cual, advirtiendo defectos materiales en el
contenido de dicho Escrito de Acusación, requería a
‘Manos Limpias’ a que los subsanara. En particular, el
Excmo. Instructor requirió a ‘Manos Limpias’ que
excluyera los párrafos plagiados por tratarse no tanto
de argumentos de acusación sino de “argumentaciones…
dirigidas a argumentar la corrección de la imputación
penal”.
La intervención del Instructor llegaba al extremo de
indicarle a esa acusación qué páginas concretas de su
escrito debía excluir, indicándole asimismo que, en
relación con la supuesta concurrencia del elemento
subjetivo del tipo, debería limitarse a “la mera
afirmación de que el acusado actuaba a sabiendas”.
4.
El 22 de Abril de 2010, a las 12:11 horas, la
representación de ‘Manos Limpias’ presentó un segundo
Escrito de Acusación suprimiendo las decenas de
páginas cuya exclusión había interesado el Excmo.
Instructor. Sin embargo, no incluyó ninguna referencia
al elemento subjetivo del tipo, ni la afirmación que
interesaba la Providencia de 21 de Abril.
2
5.
El mismo 22 de Abril de 2010, a las 14:34 horas, la
representación de ‘Manos Limpias’ presentó un tercer
escrito, rectificando el anterior “en los términos
dispuestos” por el Excmo. Instructor, para incluir la
afirmación de que el acusado actuaba a sabiendas.
6.
Por Providencia de 23 de Abril de 2010, el Excmo.
Instructor acordó unir a la causa el segundo Escrito
de Acusación de ‘Manos Limpias’ y su ulterior
rectificación.
7.
Mediante escritos de 22 y 26 de Abril de 2010, esta
representación formuló sendos Recursos de Apelación
denunciando Nulidad de Actuaciones y vulneración de
Derechos Fundamentales contra las Providencias de 21 y
23 de Abril de 2010, Recursos que en la actualidad se
encuentran pendientes de resolver.
8.
Mediante escrito de 10 de Mayo de 2010, la Fiscalía
ante el Tribunal Supremo se adhirió al primero de los
Recursos de Apelación presentados por esta defensa,
instando la nulidad de los Escritos de Acusación
formulados por ‘Manos Limpias’ y el subsiguiente
archivo de las actuaciones, alegando vulneración de
derechos fundamentales.
9.
Por Auto de 11 de Mayo de 2010, y sin esperar la
resolución de tales Recursos, el Excmo. Instructor
dictó Auto de Apertura de Juicio Oral, sobre la base
de los nuevos Escritos de Acusación de ‘Manos
Limpias’, grupo que habría atendido “debidamente” el
requerimiento que le efectuó el Excmo. Instructor.
3
Segunda.- Vulneración del derecho al juez imparcial, art.
24.2 C.E.
A.
Toda vez que los Escritos de Acusación presentados por
‘Manos Limpias’ son nulos de Pleno Derecho, ex art. 238
L.O.P.J., el Auto de Apertura de Juicio Oral dictado sobre
la única base de tales Escritos es igualmente nulo.
B.
Hemos de remitirnos, así, al contenido de nuestros
Recursos denunciando la nulidad de tales Escritos de
Acusación y la vulneración de los derechos fundamentales de
mi mandante.
Como expusimos, el principio de imparcialidad judicial
se
quiebra
gravemente
cuando
el
Excmo.
Instructor
interviene en la actuación material de las partes,
requiriéndoles expresamente a que sustituyan unos Escritos
de Acusación defectuosos por unos nuevos a los que el mismo
Instructor pueda reconocer plena eficacia procesal. Esta
intervención alcanza directamente al contenido ínsito de
los escritos, que somete a una labor de ‘reelaboración’
argumental, que llega al extremo de requerir a ‘Manos
Limpias’ que “excluya” de su Escrito de Acusación páginas y
rúbricas enteras, e incluso que limite el contenido
argumentativo del escrito en concretos particulares --como
la descripción
del elemento
subjetivo del
delito-solicitando por todo ello el Excmo. Instructor la
presentación de un escrito alternativo, ante la invalidez
del anterior.
4
Esta labor de expurgación, por la cual se le indica a
unas acusaciones lo que tienen que decir o no decir en un
Escrito de Acusación --labor más próxima, realmente, a una
asesoría o consejo jurídico-- es insólita en la labor de un
Juez de Instrucción, y ha de tenerse por radicalmente nula.
Señala la Jurisprudencia:
“La obligación del juzgador de no ser ‘juez y parte’,
ni ‘juez de la propia causa’ supone, de un lado, que
el juez no pueda asumir procesalmente funciones de
parte y, de otro, que no pueda realizar actos ni
mantener con las partes relaciones jurídicas o
conexiones de hechos que puedan poner de manifiesto o
exteriorizar una previa toma de posición anímica o
favor o en su contra” [STC 38/2003].
Por todo ello, en nuestro actual ordenamiento, no sólo
es atípica la conducta del Juez de Instrucción que se
dirige a alguna de las partes personadas para requerirles o
aconsejarles en relación con el contenido de algún escrito
que deban presentar; más allá de ello, va expresamente en
contra del espíritu de la Norma procesal, que se cuida de
garantizar la igualdad de armas en el proceso y la
imparcialidad del Juez Instructor.
Tercera.- Vulneración del derecho a un proceso con todas
las garantías, art. 24.2 C.E.
Los graves defectos del original Escrito de Acusación
de ‘Manos Limpias’ provenían de ser una copia literal del
Auto dictado por el Excmo. Instructor el día 3 de Febrero
de 2010. De hecho, como hemos denunciado, la copia fue tan
5
literal que el Escrito de Acusación llegó al extremo de
transcribir las dudas o juicios de probabilidad habituales
en una resolución interlocutoria, pero insólitas en un
Escrito de Acusación. Dicho Escrito de Acusación era, así
pues, inválido para la finalidad que pretendía.
En su segundo Escrito de Acusación, ‘Manos Limpias’
cumplió el requerimiento de excluir las dos terceras partes
de su escrito original y, con ello, suprimió buena parte
del plagio, pero no lo eliminó en modo alguno. De hecho,
este segundo Escrito de Acusación sigue siendo una copia
del Auto de 3 de Febrero, en ocasiones con ligeros cambios
de matiz, tiempo de verbos o colocación de párrafos, pero
en su mayor parte sin ningún tipo de modificación. La
página 2ª del Escrito responde a las páginas 11ª y 12ª del
Auto; la pág. 3ª a la página 13ª del Auto; la página 4ª a
la 14ª; la 5ª del Escrito de Acusación a las páginas 14ª y
15ª del Auto; la 6ª a las páginas 16ª y 17ª del Auto; la 7ª
a las 17ª y 18ª del Auto; la 8ª a la 20ª; la 9ª a la 18ª
del Auto; la 10ª a la 21ª; en la 11ª el Escrito de
Acusación se limita a trascribir el contenido de un escrito
del Fiscal, que el Auto da por reproducido; la página 12º
se corresponde con las páginas 20 y 21 del Auto; y la
página 13ª y 14ª del escrito están tomadas de la página 22ª
del Auto. Y aquí se termina el escrito.
Esta evidencia demuestra la completa inanidad de este
nuevo Escrito de Acusación --al igual que el anterior-para servir a sus fines pretendidos. Carente de cualquier
discurso
argumentativo
autónomo,
‘Manos
Limpias’
ha
decidido utilizar como acusación el contenido de una
resolución interlocutoria dictada por el Excmo. Instructor,
el Auto de 3 de Febrero de 2010. Pero por propia definición
--y por el propio alcance de la resolución plagiada-- el
Auto de 3 de Febrero no describe ni puede describir la
comisión de un delito, sino que se mueve en un puro nivel
6
indiciario,
acusación.
insuficiente
por
principio
para
fundar
una
El Excmo. Instructor partía con toda claridad de este
entendimiento cuando en la Providencia de 21 de Abril
ordenó a ‘Manos Limpias’ que excluyera los párrafos
plagiados por tratarse de “argumentaciones de naturaleza
jurídica dirigidas a argumentar la corrección de la
imputación penal”. Como bien recuerda el Excmo. Instructor,
el Auto de 3 de Febrero no puede servir de fundamento a un
Escrito de Acusación que merezca tal nombre porque dicha
resolución únicamente despliega sus argumentos sobre la
posible corrección de una “imputación penal”, pero no sobre
una eventual responsabilidad penal, que es una cosa muy
distinta.
Pues bien, si aquel primer Escrito era ineficaz por
equivocadamente plagiario, este nuevo lo vuelve a ser, por
la misma razón: el discurso acusatorio de cargo que se
blande contra mi mandante es un discurso meramente sobre
indicios; esta acusación popular se apropia indebidamente
del discurso del Excmo. Instructor para intentar articular
sobre él una acusación, sin ninguna aportación novedosa u
original. Creemos que esto no se puede permitir, ni desde
un punto de vista procesal [el contenido literal de un Auto
del Instructor no puede servir de base para acusar] ni
desde un punto de vista dogmático [no hay Escrito de
Acusación si éste se limita a trascribir el tenor literal
de un Auto que deniega un sobreseimiento].
De forma absolutamente incomprensible, el Auto de
Apertura de Juicio Oral señala que los nuevos Escritos de
Acusación de ‘Manos Limpias’ “se formulan sin cambio
relevante respecto del escrito inicialmente presentado por
esta acusación”. Si tenemos en cuenta que el primer Escrito
7
tenía 72 páginas y el segundo apenas 18, ignoramos qué se
podría entenderse por cambio “relevante”. Pero es probable
que el Auto se refiera a que, en el fondo, el segundo y
tercer Escrito de Acusación de ‘Manos Limpias’ no presentan
cambios relevantes respecto a los defectos de fondo de que
adolecía el primero, en la medida en que, como hemos
demostrado, esta acusación orientada no deja de ser una
copia plagiada de una resolución del Excmo. Instructor que,
por su propia definición, no tiene un contenido ni un
discurso acusatorio.
En efecto, lo más relevante del tercer Escrito de
Acusación
[y
que
acredita
y
consolida
la
nulidad
denunciada] es que en el mismo ‘Manos Limpias’ reconoce sin
tapujos que presenta un “escrito de acusación en los
términos dispuestos por dicha resolución” (Providencia de
21 de Abril de 2010). Esto es, en los términos dispuestos
por el Excmo. Instructor, como claramente se puede
comprobar. Y es que, en efecto, ‘Manos Limpias’ ha quitado
de su escrito lo que fue requerido a quitar, y finalmente
ha incorporado aquella “mera afirmación” que el Instructor
le pidió, subsanando y rectificando con todo ello su
primigenio
Escrito
de
Acusación
“en
los
términos
dispuestos”.
Cuarta.- Vulneración del
efectiva, art. 24.1 C.E.
derecho
a
la
tutela
judicial
A.
El derecho a la tutela judicial efectiva integra el
derecho a conocer la acusación formulada; si llegado el
trámite de calificación, la acusación se plantea de forma
incomprensible, incorrecta, defectuosa o incompleta, la
única solución es tenerla por no hecha. Pero este derecho
fundamental a conocer la acusación no se puede interpretar
nunca, sino con gran artificio atrabiliario, reconociendo
8
al Instructor de una causa penal la facultad de hacer
comprensible una acusación que no lo es, dictando el
contenido del Escrito de Acusación. Ello no se puede hacer,
si siquiera pretendiendo evitar la supuesta indefensión de
aquella
acusación.
Ha
señalado
nuestro
Tribunal
Constitucional:
“El resultado de indefensión que prohibe el art. 24.1
de la Constitución es aquel que tiene su origen
directo e inmediato en actos u omisiones de los
órganos judiciales, estando excluidas de su ámbito
protector las debidas a la pasividad, desinterés,
negligencia, error técnico o impericia de la parte o
de los profesionales que los representen o defienden y
ya se deja dicho que la preclusión del término de
calificación provisional conferido a la demandante
tiene causa exclusiva en su voluntario incumplimiento,
sin que en modo alguno haya intervenido en el mismo
acción y omisión del Tribunal que declaró dicha
preclusión” [Sentencia Tribunal Constitucional nº
101/1989, de 5 de Junio. En semejantes términos, y
entre las recientes, STC 9/2009 de 26 de Enero; STC
66/2009 de 89 de Marzo; STC 160/2009 de 29 de Junio].
B.
Por todo ello, en la medida en que el Auto de Apertura
de Juicio Oral, dictado el 11 de Mayo de 2010, reconoce en
sus Antecedentes que el único Escrito de Acusación es el
formulado por ‘Manos Limpias’ y ‘Libertad e Identidad’ [a
quienes no cita por su nombre], y siendo dicho Escrito, con
sus subsiguientes complementos, rectificaciones o añadidos,
nulo de Pleno Derecho, tal y como esta parte ha denunciado,
el Auto de Apertura es igualmente nulo, ya que, de
conformidad con el art. 783.1 L.E:Cr., sólo puede dictarse
la Apertura de Juicio Oral cuando el Fiscal o alguna de las
acusaciones particulares lo haya solicitado. No existiendo
Escrito de Acusación válidamente presentado, la única
alternativa en Derecho es la anulación del Auto de Apertura
de Juicio Oral y el archivo de las presentes actuaciones.
9
Por todo lo cual
SOLICITO DEL EXCMO. INSTRUCTOR que teniendo por presentado
este escrito, tenga por instada la NULIDAD del Auto de 11
de Mayo de 2010, notificado el siguiente día 12 y, por los
motivos expuestos y tras los trámites oportunos, se sirva
dictar nueva resolución dejando sin efecto el meritado Auto
y acordando en su lugar el archivo de la presente Causa.
En Madrid, a trece de Mayo de dos mil diez.
Ldo. Gonzalo Martínez-Fresneda Proc. Virginia Aragón Segura
Col. nº 11.487
Col. nº 1040
1
0
Descargar

Lee completo el escrito de la defensa de Garzón pidiendo