Evaluación de parámetros asociados a la propagación vegetativa de
cedrón (Aloysia triphylla) a través de estacas leñosas y/o semileñosas
Divo de Sesar, M; Lagoutte, S; Etchepare, E; Cerri, A; Longoni, P; Dabini, M.; Vilella, F.
Cátedras de Floricultura y Producción Vegetal, Facultad de Agronomía – Universidad
de Buenos Aires, Av. San Martín 4453, Buenos Aires.
E-mail: [email protected]
Introducción
Aloysia triphylla (L’Her.) Britt., cedrón, es una especie arbustiva originaria de Argentina y
Chile. Las plantas se caracterizan por sus hojas alargadas y delgadas, fragantes, con aroma
a limón y por sus inflorescencias blancas, terminales (Parodi, 1959). Es, a menudo,
utilizada como ornamental pero, a elevadas latitudes debe ser mantenida bajo cubierta
durante los meses de invierno (Phillips y Rix, 1998). Aun cuando, internacionalmente, se
reconoce su valor económico y se menciona la importancia de la utilización de clones
seleccionados por su productividad y/o contenido en aceites esenciales, existen muy pocas
referencias bibliográficas sobre la propagación vegetativa de esta especie.
En trabajos realizados en la Cátedra de Producción Vegetal se demostró que el peso de las
raíces de Jazminum mensyi, especie perenne, estaba relacionado positivamente con el peso
del brote y negativamente con el peso de la estaca (Divo de Sesar, 2005). Habiéndose
postulado que en los tallos más pesados (más gruesos y de mayor edad cronológica) una
mayor cantidad de fotoasimilados deben ser utilizados en el mantenimiento de los mismos y,
aún cuando se demuestra que el peso de las raíces se relaciona directamente con el peso
del brote, el estímulo positivo del mismo se debe, probablemente, a efectos más directos.
Hojas y yemas producen auxinas y cofactores que, transportadas basípetamente,
promueven la diferenciación y el crecimiento de las raíces. Inmediatamente la pregunta que
surge es si este tipo de respuesta es general o netamente específica. Una correlación
positiva entre el contenido de carbohidratos de reserva y el desarrollo de las raíces revelaría
que el aporte desde la fotosíntesis actual es insuficiente para lograr un adecuado
crecimiento de las mismas.
Durante el enraizamiento de estacas invernales de especies deciduas, el carbono de
reserva, se utilizaría en la brotación de las mismas y este último aumenta desde la zona
apical hacia la parte distal de la rama (Hartmann et al, 2002). Estacas de madera suave o
semileñosas, con hojas, puede ser la mejor manera de propagar especies difíciles. Este
proceso puede repetirse desde la primavera hasta fin del verano. En las estacas
semileñosas las concentraciones de auxinas suelen ser mayores y menores los
carbohidratos de reserva. Mientras que las estacas de madera dura, en dormición o en
estado de yema hinchada, poseen bajas concentraciones de auxinas y alta de carbohidratos
de reserva (Hartmannn et al., 2002). El contenido de clorofilas se ha asociado a una mayor
tasa fotosintética de las estacas (Chen GuiLin et al., 2000). El balance de carbono resultante
de este proceso sería muy importante en el crecimiento de las raíces formadas.
Los objetivos de este trabajo fueron evaluar el efecto de la aplicación de sustancias
rizogénicas sobre el enraizamiento de estacas leñosas (invernales), de diferente diámetro,
y semileñosas (primaverales), y establecer la relación entre el nivel de clorofila de las hojas
y/o peso de los brotes con la biomasa de raíces adventicias.
Materiales y Métodos
Ensayo 1: con estacas leñosas: se utilizaron estaquillas leñosas de 10-12 cm, con por lo
menos dos nudos, sin hojas, agrupadas según el diámetro de las mismas (0,5; 0,51 a 0,8 y
más de 0,81 mm) y extraídas de ramas correspondientes al crecimiento del año anterior (80-
90 cm). El material provino de un establecimiento comercial situado en la Localidad de
Carpintería, provincia de San Luis.
Las estacas elaboradas se plantaron, previo tratamiento con benomil (1,5 gr/l), con y sin
aplicación de ácido Indolbutírico (IBA) (adsorbido en talco, 1,5 gr/kg), en mesadas de
enraizamiento, en un sustrato de perlita, bajo riego intermitente (mist).
Ensayo 2: con estacas semileñosas: Se elaboraron estaquillas semileñosas, apicales y
subapicales, de 6-8 cm de longitud, con por lo menos dos nudos, con hojas, extraídas de
brotes correspondientes al crecimiento del año (15-18 cm), que se plantaron en las mismas
condiciones de la experiencia anterior.
Se realizó un ensayo con arreglo factorial, en un diseño totalmente aleatorizado, con tres
repeticiones por tratamiento y 100 estacas por repetición. Siendo los factores diámetro de la
estaca, posición de estaca y hormona (con y sin) para el ensayo 1 y tipo de estaca (apical o
sub-apical) y hormona para el ensayo 2. El perfil de clorofilas se midió con el Minolta
SPAD502 Meter.
Las mediciones se efectuaron con regla milimetrada y calibre; para los pesos se utilizó una
balanza Mettler H80, con una precisión de 0,1 mg. Los resultados se sometieron a análisis
de varianza y regresión. Para el mismo se utililizó el software estadístico NCSS.
Resultados y discusión
La velocidad de enraizamiento fue mayor en las estacas semileñosas (Ensayo 2), ya
que a las 3 semanas se observó 45 % de enraizamiento, mientras que en las estacas
leñosas éste sólo comenzó a partir de la cuarta semana, los porcentajes de enraizamiento
fueron elevados en ambas experiencias (cercanos al 100 %). Los mayores niveles de
irradiancia y temperatura durante el período comprendido entre el inicio y la finalización de
los dos ensayos (Invierno y Primavera) determinarían un aumento en los fotoasimilados
disponibles. Aun cuando estos no son importantes en la inducción de raíces, sí lo son en la
iniciación y crecimiento de las mismas. Los efectos de la luz se deben a la intensidad
(irradiancia) y a la longitud del día (fotoperíodo). Asimismo, el incremento de la radiación
incidente asociada a la llegada de la primavera determinaría un aumento en los niveles de
citoquininas y auxinas (Divo de Sesar, 2005).
Si bien las diferencias en los pesos secos de los tallos (estacas) no fueron siempre
significativos, sí lo fueron en los tratamientos en los que se aplicó auxina con respecto al
testigo, siendo éste menor (Tablas 1 y 2). Mientras que el testigo sigue su patrón normal de
desarrollo, en el resto, por efecto de los reguladores de crecimiento, se observa una
tendencia hacia el aumento del peso de brotes y raíces, siguiendo asimismo el perfil de las
clorofilas (Gráficos 3 y 4). Se puede postular, que éstas, al estimular la fotosíntesis permiten
un mejor balance de carbono que puede ser utilizado por otros destinos.
Tabla 1: Peso Seco de Brotes (mgr)
Categ de Estaca
I
II
III
Con hormona
169c
209c
348a
Sin hormona
134d
210c
317b
Tabla 2: Peso de Raíces (mgr)
Categ de Estaca
I
II
III
Con hormona
35c
45b
73a
Sin hormona
26d
25d
41bc
Cuando se analizó el peso de las raíces en función del peso del tallo se obtuvo una función
polinómica con un grado de ajuste del 31% (datos no mostrados). Por lo tanto, el peso de la
estaca no es un buen estimador del peso de las raíces. Mientras que el grado de ajuste del
peso de las raíces en función del brote es del 93 % (Gráfico2). Asimismo, al estudiar el
peso de los brotes en función del peso de las estacas (tallos) (Gráfico 1), se encontró una
función lineal con alto grado de ajuste. Si bien no se encontró correlación entre el contenido
de clorofilas y el peso de los tallos, esta fue muy alta para perfil de clorofilas en función del
peso de los brotes (Gráfico 3) y para el peso de las raíces en función del perfil de clorofilas
(Gráfico 4). Podría postularse que mayores concentraciones de clorofilas permiten una
mayor partición a raíces.
Gráfico 1: Peso de los brotes en función
del peso de los tallos
510
P brotes (gr)
y = 68,349x + 36,278
340
R2 = 0,9499
170
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9 10 11
P tallos agrupados en intervalos de clase (gr)
Gráfico 4: Peso de raíces en función del
perfil de clorofilas
P raíces (mg)
80
y = 5,5283x + 18,203
R2 = 0,904
60
40
20
1
2
3
4
5
6
7
8
9
Perfil de clorofilas según el SPAD5 02
Conclusiones
 El porcentaje de enraizamiento fue alto para los dos tipos de estacas (invernales y
primaverales).
 El peso de raíces se correlaciona muy bien con el peso de los brotes y el perfil de
clorofilas.
 Si bien las respuestas obtenidas con estacas invernales son muy buenas se
recomienda la utilización de protocolos de enraizamiento en la primavera. La
velocidad de enraizamiento es mayor y la cantidad de material afectado es
muchísimo menor.
Bibliografía
Chen GuiLin; Nie LanCun; Xiao Kai; Chen GL; Nien LC; Li JW – 2000 – Effect of low temperature
stress on photosynthetic characteristics of grafted squash seedlings. Acta agriculturae Shangai
16:1, 42-45.
Divo de Sesar, M. (2005) Integración de estudios fisiológicos, histológicos y bioquímicos del proceso
de enraizamiento, rustificación y crecimiento posterior de especies de importancia agronómica
suplementadas con citoquininas. Tesis Doctoral 222p.
Hartmann, H.T.; Kester, D; Davies, F.T. Jr. and Geneve, R.L. - 2002- Plant propagation: Principles
and practices- Seventh Edition, Pentice Hall, Inc. New Jersey- p854.
Parodi, L.R. - 1959 - Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería. Buenos Aires (Ed.,1972,
actualizada por M. J. Dimitri): 1-1028.
Phillips, R.; Rix, M. - 1998 - Conservatory and Indoor Plants Volumes 1&2 Pan Books, London - ISBN
0-330-37376-5 234 pp.
Descargar

Evaluación de parámetros asociados a la propagación vegetativa