Carrera hacia la libertad
(escrito por Mr Poly [email protected])
Las cosas no siempre parecen ser lo que en realidad son, pero está en nosotros encontrarle el verdadero significado a cada
situación.
Capítulo 4
La tranquilidad ya era cosa del pasado en los alrededores de Miltra el cielo
estaba cubierto por un interminable destellar de luces que lejos estaban de ser
fuegos artificiales, era la terrible persecución de Invids contra los rebeldes.
– Tenemos seis unidades de frente y cuatro mas a las seis en punto – exclamó Mike
hablando con Greg por el radio
– Será mejor que nos separemos y así podremos librarnos de ellos – dijo Greg
– Entendido, iniciando desacople de unidad Beta –
Las unidades se separaron y el guerrero Alpha tomo rumbo Este mientras
que el guerrero Beta se dirigió hacia el Oeste. Rápidamente un fuego cruzado
atravesó el espacio que dejarán las naves y dos unidades Invids fueron
alcanzadas por los discos de luz de sus propias fuerzas. Mike ejecutó una
maniobra de giro en circulo hacia arriba ubicándolo detrás de las dos unidades
que quedaban ahora en su línea de fuego, con un certero disparo de sus misiles
alcanzó a una de ellas que fuera de control se dirigió contra la segunda
produciendo una terrible explosión que destruyó a ambas. El guerrero Alpha
atravesó la humareda que dejó tan terrible colisión y se dirigió en ayuda de Pet
que estaba siendo perseguido por cerca de otras 15 unidades. Pet estaba
derribando una tras otras las fuerzas del enemigo pero ya eran demasiadas
incluso para él. Entretanto, Greg dirigió al guerrero Beta por entre las montañas,
perseguido por seis unidades Invids que no cesaban de enviarle una lluvia de
discos de luz que lo obligaba a zigzaguear en direcciones de arriba hacia abajo y
de un costado hacia el otro, pero ágilmente se introdujo por el filo de dos
montañas poniendo la nave de costado y haciendo estrellarse a cuatro de las
fuerzas enemigas, las otras dos continuaron persiguiéndole de muy cerca.
– Estoy detrás de ti y estoy llegando para darte apoyo Pet – dijo Mike
– Hola compañero bienvenido a la fiesta – respondió graciosamente Pet
– Ten cuidado a tu derecha –
– Entendido –
Mike entonces convirtió su nave a modo guerrero y disparó una lluvia de
misiles que alcanzaron de lleno a las fuerzas enemigas que estaban en
persecución de Pet haciendo estallar varias de ellas y permitiendo, en medio de la
confusión, que Pet escapara en dirección hacia su izquierda. Pero aún estaban
muy lejos de estar fuera de peligro la cantidad de naves enemigas los superaban
de una forma impresionante. Cerca de 50 a 1.
A todo esto y lejos de allí otra persecución se llevaba a cabo pero de una
forma distinta. Eran Keith y Todd que huían en sus cyclones perseguidos por tres
unidades enemigas que no les perdían el rastro.
– Debemos ir hacia el bosque para intentar despistarlos – dijo Keith
– Es una buena idea hagámoslo lo antes posible –
– Ok, debemos hacer una maniobra de zigzagueo que nos permita ganar ventaja están
muy cerca de nosotros –
Entonces ambos hicieron lo dicho y entraron en el bosque donde las
unidades no pudieron seguirlos debido a su gran tamaño, y así se internaron por el
bosque donde detuvieron su marcha por unos momentos.
– Liebre patagónica llamando a guardián, cambio –
– Aquí guardián, esperamos reporte –
– La misión falló no pudimos destruir el DCH, es como si supieran lo que íbamos a hacer
y estaban esperándonos. Pero tenemos en nuestro poder los microchips, sin ellos el DCH
no les servirá de mucho y podemos llevárselos al viejo Randy para que los analice –
contó Keith
– Esto no me gusta, hay algo raro – meditó Mike
– Salgan lo antes posible del bosque y busquen un lugar seguro fuera del alcance de los
Invids, cambio – ordenó Mike
– Entendido, cambio y fuera –
– Dirijámonos hacia el desierto allí estaremos lejos de su alcance, ellos nunca van hacia
ese lugar y además tan lejos no detectarán la actividad de los cyclones – dijo Todd
Entonces hicieron lo dicho y se dirigieron con dirección Sur, cuando estaban
por salir del bosque las tres unidades Invids les bloquearon la salida, estaban allí
esperándolos para emboscarlos.
– Esto es imposible! Es una pesadilla! No es posible que nos esté pasando esto – gritaba
desconsolada Keith
Instintivamente ambos tomaron altura y pasaron por encima de las tres
fuerzas Invids que no dejaban de dispararles.
– Liebre patagónica a guardián estamos siendo perseguidos de una forma muy peligrosa
necesitamos ayuda no podemos librarnos de nuestros perseguidores, cambio – Todd
solicitaba ayuda mientras huían de una forma desesperada
– Vamos hacía allí, resistan que la ayuda está en camino – respondió Pet
– Ok, Pet yo te cubro para que puedas ir en su ayuda – asintiendo Mike la decisión de
Pet
Rápidamente, Pet tomó rumbo hacia donde estaban los hermanos y llegó
para darles apoyo pero no sería tan sencillo ya que también habían llegado mas
refuerzos para el enemigo. La llegada de Pet les dio un respiro a los cyclones
para que pudiesen tomar ventaja de sus perseguidores. Entretanto, Mike mientras
seguía combatiendo en las montañas no podía dejar de pensar en lo sucedido y
cómo era posible que los Invids, actuaran de esa manera ya que no era un
comportamiento común para estos seres. Hasta que finalmente su mente se
aclaró y pudo ver lo que estaba sucediendo, todo era una trampa de la Regis que
había previsto este accionar y que en realidad estaban haciendo lo que ella
quería.
– Guardián a Liebre patagónica, cambio – llamó Mike desesperadamente a sus
compañeros.
– Aquí liebre, cambio – respondió Keith
– Deben deshacerse inmediatamente de los microchips, los Invids están usándolos para
localizarlos y saber donde ubicarlos por eso los emboscaron en el bosque, es todo una
trampa de la Regis, cambio –
– Pero, los necesitamos para que el viejo Randy los analice – replicó Keith
– No tendrán nada que analizar si no se deshacen de esa caja inmediatamente, ES UNA
ORDEN. – respondió con autoridad Mike
– Enterado y lo haremos ya mismo, cambio y fuera – siguiendo el diálogo Todd
– Keith tenés que dejar esa caja ya mismo esa es la razón de que nos encuentren en
cualquier lado al que vallamos – ordenó Todd a su hermana
– De acuerdo pero si no la tenemos nosotros no la tendrán ellos tampoco – dijo Keith
resignada
Entonces Keith tomó uno de los explosivos que tenían reservados para
volar el DCH y lo introdujo dentro de la caja, accionando el reloj que lo haría
estallar en 20 segundos, luego soltó la caja y está quedó en el camino que
recorrían, una unidad Invid que los venía siguiendo se detuvo a recoger la caja y
cuando la tomó con una de sus pinzas y la levantó la cuenta regresiva del
detonador llegó a cero y estalló de tal forma que la unidad Invid se desintegró y
las otras dos que venían detrás fueron arrasadas por la onda expansiva. Ahora
ambos hermanos libres de sus perseguidores se dirigieron a ayudar a Pet, que
había venido a darles apoyo y les había permitido tener un alivio en su alocada
carrera.
Todd comunicó la destrucción de los microchips a Mike y este respondió
que la misión debía finalizar, así que ejecutarían la última parte del plan, les
ordenó que todos se dirigiesen hacía las montañas. Cuando finalmente Pet, Todd
y Keith llegaron allí, todo el equipo se reunió y se encaminó con destino Norte,
toda la fuerza Invid los venía persiguiendo y al llegar al punto indicado en su plan
se dividieron en dos grupos rodeando una gran montaña que se interponía en el
valle por el que se desplazaban, antes de que los Invids los volviesen a tener a
vista se escondieron en los lugares que habían preparado apagando todos sus
equipos y desde allí Greg encendió los Generadores Sintéticos de Protocultura,
cuando aparecieron los Invids no los vieron pero la Regis ordenó que se
dividiesen y fuesen hacia los dos lugares desde donde emanaban señales de
protocultura detrás de unas montañas cercanas. Esto les dio alivio ya que se
habían librado por completo de sus enemigos y habían logrado despistarlos.
Cuando los Invids llegaron al lugar donde estaban los GSP vieron dos pequeñas
carpas de campaña; varias unidades se acercaron y así activaron
automáticamente los dispositivos allí instalados, provocando dos explosiones que
destruyeron unas diez unidades, creando dos hongos de cientos de metros de
altura que daban un aspecto aterrador al paisaje montañoso. La Regis entonces
ordenó a su ejercito regresar a la colmena y dar por finalizada la misión.
Nuestro grupo se dirigió hacia su refugio en un atardecer que se iniciaba en
ese momento, la misión no se había completado según lo planeado, pero tampoco
había sido un fracaso total. El DCH estaría fuera de funcionamiento por un largo
tiempo. Esa noche el pequeño grupo de rebeldes tendría mucho de que hablar
por lo sucedido durante ese día.
Descargar

Capitulo 4 - Angelfire