LA TRINIDAD EN NUESTRA ESPIRITUALIDAD
1.- En nuestras Constituciones
CF IV La Trinidad, fuente de comunión
La Trinidad, misterio de relación y autodonación, es origen y
fuente de la vida comunitaria.
Convocadas por el Señor, formamos una comunidad de vida
en el amor, la oración, y el apostolado. Cada hermana es espacio humano y teologal
habitado por la Trinidad1.
CC 2. Vida en comunión
Nuestra vida según el Evangelio es comunitaria. El Espíritu nos introduce en la
comunión con el Padre y el Hijo. Esta comunión trinitaria es la fuente de la vida fraterna.
La comunidad es espacio teologal donde descubrimos el amor del Padre y
experimentamos la presencia del Señor Resucitado, que compartimos con las hermanas2.
47. Trinidad y humanidad se encuentran
En María Inmaculada se encuentran el misterio de Dios y el misterio del hombre;
en Ella se realiza la plenitud de la relación con Dios Trinidad. Como concepcionistas
queremos vivir esta relación: con el Padre Misericordioso y Providente, cuya voluntad
buscamos con confianza y actitud filial; con Cristo Redentor, Maestro y Buen Pastor, que
nos salva y plenifica; y con el Espíritu Santo, que nos configura con Jesucristo3.

¿Sabríamos extraer las ideas más significativas de estos tres artículos de las
Constituciones?
EL MLC en las Constituciones
68. Movimiento Laico Concepcionista
El Movimiento Laico Concepcionista es una forma específica de participación laical
en el carisma concepcionista.
Como congregación y comunidad asumimos la responsabilidad de impulsar y
acompañar el Movimiento Laico Concepcionista, velar por su identidad, favorecer la
formación de sus miembros en el carisma, y abrir cauces de comunión con ellos.
La colaboración y el intercambio de dones entre religiosas y laicos, contribuyen a
desarrollar el carisma y hacen más eficaz la proyección apostólica.
El Movimiento tiene su propio Estatuto de vida y acción, aprobado por la Superiora
general4.
1 1Co 1, 9; CC 1981, 2; CG XIII 2.5; NMI 43; RMi 26; VC 21, 41- 42, 46; RPH 24; VFC 2.
2 Jn 17, 21; CC 1981, 2; VC 41, 42; CDC 29; DCVR 15; NMI 43; VFC 32.
3 Gn 3, 15; Jn 10, 11-18; CC 1893, 2.4º; CC 1909, 2ªp. 21.2º; 19.3º; CC 1981, 45; CG XII 2.2;
CGXIII 1.2; SM 4, 9-10; VC 28c; RM 8, 11.
4 CIC 677.2; NMI 46; VC 54, 56; VFC 70.
2.- LA TRINIDAD EN EL MLC
Niveles de la llamada de Dios

5.
EL PADRE llama a la vida: Grandeza del ser humano
Al darnos el ser, el Padre nos llama, hombres o mujeres, a realizar una tarea: vivir a
imagen y semejanza suya5, ser fecundos y multiplicarnos, henchir y someter la tierra,
reconocer la bondad radical de todas las cosas y buscar el Bien, la Verdad y la Belleza. El
Nuevo Testamento revela toda la grandeza del ser humano, que creado en Cristo, está
llamado a la vida divina en comunión con el Padre por medio del Hijo en el Espíritu de
amor.
P. ¿Dónde está la grandeza del ser humano?
6.
La Providencia del Padre fue en M. Carmen más que una palabra. Fue una experiencia.
Recordemos su frase preferida “Adelante, siempre adelante DIOS PROVEERÁ”, porque lo
sabía por experiencia.
Esta experiencia de un Padre misericordioso y fiel es la que nos presenta porque lo
vive y nos hace cuestionarnos sobre nuestra experiencia de Dios y el Dios con el que nos
relacionamos. M. Carmen vivió una experiencia de sentirse amada con predilección por Él.
Dios Padre providente la acompañó a lo largo de su vida, sabiéndose elegida, amada
misericordiosamente por El, predestinada y preservada.
P. ¿Qué experiencia de Dios- Padre tuvo M. Carmen?
7.
Hemos de potenciar los rasgos de la espiritualidad concepcionista, para la vida
religiosa y laical que emanan de nuestra experiencia de Dios Padre como son:
 Actitud de Fiat: apertura, aceptación del Don de Dios con responsabilidad.
 Vivir la vida como vocación.
 Visión de fe sabiendo que Dios conduce nuestra vida.
 Abandono en las manos providentes del Padre.
 Búsqueda de la voluntad de Dios en la realidad que vivimos porque tenemos una
vocación y misión encomendada.
 Vivir desde la misericordia de Dios en una entrega generosa y gratuita a los
hermanos.
P. ¿Creemos que estos son los rasgos de la espiritualidad concepcionista, para la vida
religiosa y laical que emanan de nuestra experiencia de Dios Padre? ¿Cómo los vivimos?

8.
JESUCRISTO llama a identificarnos con Él
Cristo, fue para M. Carmen el centro de su vida, lo experimentó como su Redentor,
Pastor y Maestro. El cristocentrismo fue clave en su vida. Ella vivió un amor pasional, un
amor personal con Jesucristo, haciendo de Él la Norma de su vida.
5
Ver Gen 1,26-30.
9.
Las claves de la cristología de M. Carmen son: Esposo, Redentor y Maestro. A ella
gustaba llamar a Cristo como el “Dulce Esposo de nuestras almas”. Experimentó el ser
redimida a todos los niveles, hasta casi caracterológicamente: de ser ella quien conducía
su vida hasta dejarse conducir por El. Bebió a los pies del crucifijo su vocación y misión.
Allí comprendió la preservación de la Inmaculada y la dimensión preservativa de la
educación6.
P. ¿Qué experiencia de Dios- Hijo (Cristo) tuvo M. Carmen? ¿Qué notas resaltan en su
espiritualidad cristocéntrica?
10.
M. Carmen vivió a lo largo de su vida, la experiencia de comunión con Jesucristo y en Él
con sus hermanos. Vemos en ella un deseo constante por identificarse con Cristo, por
copiar sus actitudes y reproducirlas en su vida y misión. Es una experiencia larga, de
mucho trato con Él, hasta copiar sus mismos sentimientos y reproducir su misma vida.
11.
En un texto del IV consultor del proceso de la beatificación de M. Carmen se condensa
su experiencia espiritual: “M. Carmen sintió sobre sí el dulce peso del amor gratuito y la
misericordia infinita de Dios, que la llenó del gozo del Espíritu y la hacía desbordarse en
acción de gracias. La gratuidad del amor de Dios la estimuló a corresponder con
generosidad a este amor divino recibido y descubierto como historia de salvación a lo
largo de su vida, e hizo de la fidelidad a la voluntad de Dios principio unificador de su
existencia”7.
P: Creemos que ésta es una buena síntesis de la espiritualidad de M. Carmen?
Solemnidad de la Santísima Trinidad
6 Fue algo más que una devoción pietista la contemplación de la imagen de la Piedad que tenía en
su despacho...y ante la que se la veía orar. Y otra atracción muy fuerte en su espiritualidad fue la
Imagen del Buen Pastor. Contemplándola sin duda trazaría su pedagogía de la que podemos
hablar un poco más tarde.
7 Cf IV Consultor
Descargar

LA TRINIDAD EN NUESTRA ESPIRITUALIDAD