Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
1
Quito, 06 de marzo del 2013
SUPLEMENTO DEL
REGISTRO OFICIAL
Este documento ha sido
procesado teniendo como fuente
bibliográfica el Registro Oficial
Nº 906
SUMARIO:
CORTE CONSTITUCIONAL DEL ECUADOR:
RESOLUCIÓN:
001-2013-CC Refórmase el Reglamento de Sustanciación de Procesos de Competencia de
esta Corte.........................................................................................................................2
SENTENCIAS:
012-12-SEP-CC-2012 Acéptase la acción extraordinaria de protección propuesta por el señor
Víctor Manuel Díaz Almeida y otro...................................................................................3
081-12-SEP-CC Niégase la acción extraordinaria de protección presentada por el Dr. Walter
Eraldo Cuenca Herrera..................................................................................................10
192-12-SEP-CC Acéptase la acción extraordinaria de protección planteada por el señor Luis
Alberto Rosero Sánchez................................................................................................16
SERVICIO DE RENTAS INTERNAS:
CIRCULAR:
NAC-DGECCGC13-00001 A quienes realicen importaciones de bebidas contenidas en botellas
plásticas gravadas con el impuesto redimible a las botellas plásticas no retornables, a
los recicladores y a los centros de acopio......................................................................24
RESOLUCIONES:
NAC-DGERCGC13-00085 Refórmase la Resolución No. NAC-DGERCGC12-00568, publicada
en el Suplemento del Registro Oficial No. 788 de 13 de septiembre de 2012...............26
NAC-DGERCGC13-00086 Derógase la Resolución No. NAC-DGER2005-0029 de la Dirección
General del Servicio de Rentas Internas, publicada en el Registro Oficial No. 514 de 28
de enero de 2005...........................................................................................................30
GOBIERNOS AUTÓNOMOS DESCENTRALIZADOS
ORDENANZA MUNICIPAL:
-
Cantón Loreto: Reformatoria a la Ordenanza para la determinación, gestión,
recaudación e información de las contribuciones especiales de mejoras, por obras
ejecutadas en el cantón.................................................................................................31
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
2
<< Ir a sumario >>
CORTE CONSTITUCIONAL DEL ECUADOR
RESOLUCIÓN 001-2013-CC
El Pleno de la Corte Constitucional
CONSIDERANDO:
Que, la Constitución de la República, publicada en Registro Oficial N.º 449 del 20 de octubre de
2008, en su artículo 429 establece que la Corte Constitucional es el máximo órgano de control,
interpretación y administración de justicia en esta materia;
Que, se encuentra en vigencia la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control
Constitucional, publicada en Registro Oficial N.º 52 del 22 de octubre de 2009;
Que, el numeral 8 del artículo 191 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control
Constitucional confiere al Pleno de la Corte Constitucional la facultad de expedir, interpretar y
modificar, a través de resoluciones, los reglamentos internos necesarios para el funcionamiento
de la Corte Constitucional;
Que, el Pleno de la Corte Constitucional para el período de transición, de conformidad con la
Undécima Disposición Transitoria de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control
Constitucional dictó el Reglamento de Sustanciación de Procesos de Competencia de la Corte
Constitucional, publicado en el Registro Oficial N.º 127 del 10 de febrero del 2010;
Que, la Primera Corte Constitucional del Ecuador fue posesionada en sus funciones el día 6 de
noviembre de 2012, de conformidad con los artículos 434 de la Constitución de la República y
183 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional;
Que, para la eficaz aplicación de los principios y reglas establecidas en la Constitución y en la
Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, es necesario que la Corte
Constitucional cuente con la interpretación constitucional atinente a los requisitos de
admisibilidad de la acción extraordinaria de protección;
En ejercicio de sus facultades constitucionales y legales expide la siguiente:
RESOLUCIÓN
PRIMERO.- Agréguese a continuación del cuarto inciso del artículo 35 del Reglamento de
Sustanciación de Procesos de Competencia de la Corte Constitucional, el siguiente inciso:
“El cómputo del término de veinte días establecido en el artículo 60 de la Ley
Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional se contará a partir
de que la última decisión judicial a la que se imputa la violación del derecho
constitucional o del debido proceso se encuentre ejecutoriada”.
SEGUNDO.- La presente Resolución surtirá efectos para todas las causas que se encuentren
en conocimiento de la Sala de Admisión en funciones, a partir de esta fecha y sin perjuicio de
su publicación en el Registro Oficial.
DISPOCISIÓN FINAL.- Publíquese y cúmplase.
Dado en el Distrito Metropolitano de San Francisco de Quito, a los 5 días del mes de marzo del
2013.
f.) Dr. Patricio Pazmiño Freire, Presidente.
Razón: Siento por tal que la Resolución que antecede fue aprobada por el Pleno de la Corte
Constitucional, con 6 votos de los señores jueces y señoras juezas: Marcelo Jaramillo Villa,
Wendy Molina Andrade, Tatiana Ordeñana Sierra, Alfredo Ruiz Guzmán, Manuel Viteri Olvera y
Patricio Pazmiño Freire, sin contar con la presencia del señor juez y señoras juezas Antonio
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
3
Gagliardo Loor, Ruth Seni Pinoargote y María del Carmen Maldonado Sánchez, en sesión
ordinaria del 05 de marzo de 2013.
f.) Dr. Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL.
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 05 de marzo del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General.
<< Ir a sumario >>
CORTE CONSTITUCIONAL PARA EL PERIODO DE TRANSICIÓN
Quito, D.M., 15 de febrero del 2012.
SENTENCIA N.º 012-12-SEP-CC-2012
CASO N.º 1088-11-EP
Juez Constitucional Ponente: Dr. Patricio Pazmiño Freire
I. ANTECEDENTES
Resumen de admisibilidad
La presente acción extraordinaria de protección fue presentada por el señor Víctor Manuel Díaz
Almeida y Nelson Vicente Díaz Andrade el 28 de junio del 2011. Esa misma fecha, la
Secretaría General de la Corte Constitucional certifica que en referencia a la acción
extraordinaria de protección N.º 1088-11-EP, no se ha presentado otra demanda con identidad
de objeto y acción.
Con fecha 13 de septiembre del 2011, la Sala de Admisión, conformada por la doctora Ruth
Seni Pinoargote y los doctores Edgar Zárate Zárate y Hernando Morales Vinueza, avoca
conocimiento de la causa N.º 1088-11-EP, resolviendo, en el marco de los artículos 61 y 62 de
la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, admitir la causa N.º
1088-11-EP al reunir los requisitos de procedibilidad contenidos en la Constitución de la
Repúblicay en la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional,
disponiendo que se proceda al sorteo correspondiente para la sustanciación de la acción. El
auto de admisión de la presente causa fue notificado el 16 de septiembre del 2011.
De conformidad con el sorteo realizado en la sesión del Pleno del Organismo del 12 de octubre
del 2011, al doctor Patricio Pazmiño Freire le corresponde sustanciar la causa N.º 1088-11-EP.
El 31 de octubre del 2011, el doctor Patricio Pazmiño Freire avoca conocimiento de la causa,
en consonancia con la normativa aplicable al caso correspondiente al Título II, Capítulo VIII de
la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional y a los artículos 18 y 19
del Reglamento de Sustanciación de Procesos de Competencia de la Corte Constitucional. El 7
de noviembre del 2011 las partes fueron notificadas del avoco dentro del proceso.
* Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, publicada en el
suplemento del Registro Oficial Nº 52 de 22 de octubre de 2009.
* Constitución de la República de Ecuador, publicada en el Registro Oficial Nº 449 de
20 de Octubre de 2008.
Argumentos jurídicos planteados en la demanda
Los señores Víctor Manuel Díaz Almeida y Nelson Vicente Díaz Andrade presentan acción
extraordinaria de protección en contra de la Sentencia emitida por los señores jueces de la
Segunda Sala de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia con fecha 30 de mayo del 2011 a
las 10h00.
Argumentan que el señor Víctor Manuel Díaz Almeida actualmente tiene 83 años de edad y es
legítimo propietario de la casa ubicada en la Avenida Atahualpa N.º 3089, del barrio San José
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
4
del Vínculo, parroquia Sangolquí del cantón Rumiñahui, conforme se acredita con el certificado
conferido por el señor registrador de la propiedad de dicho cantón. Ese bien inmueble fue
arrendado al señor Nelson Díaz desde el 15 de junio del 2007. Este contrato tuvo vigencia
hasta el 5 de marzo del 2009, fecha en la cual se expidió una orden de desalojo en contra del
arrendatario por falta de pago de las mensualidades de arrendamiento.
Indican que el señor Segundo Samuel Larco Amores, consuegro del señor Víctor Manuel Díaz
Almeida, presenta una denuncia acusándolos de haber cometido el delito de falsedad
ideológica en la suscripción del contrato de arrendamiento. Sobre el tema, los accionantes
indican que la validez del contrato de arrendamiento fue declarado por el juez décimo séptimo
de lo civil de Pichincha en Sentencia ejecutoriada. Según los accionantes “la validez del
contrato no ha sido ni siquiera cuestionada por cuanto nadie ha demandado su falsedad,
consecuentemente no existe sentencia que declare a este contrato de arrendamiento como
falso y que en ella se ordene el enjuiciamiento penal”, lo que presuntamente vulneraría el
principio de prejudicialidad contenido en el artículo 180, tercer inciso del Código de
Procedimiento Civil.
En ese mismo sentido indican que la detención realizada al señor Víctor Manuel Díaz Almeida
ha violado diversos tratados internacionales de derechos humanos e informes de organismos
internacionales de derechos humanos, toda vez que al tener 83 años de edad y una situación
de salud precaria, se ha solicitado en varias ocasiones la aplicación de medidas sustitutivas a
la prisión, sin obtener pronunciamiento alguno de la Tercera Sala de la Corte Provincial de
Garantías Penales de Pichincha, presuntamente vulnerando su derecho a la libertad e
integridad personal, contenidos en la Constitución de la República y en la Convención
Americana de Derechos Humanos.
Pretensión concreta
Los accionantes solicitan que se enmienden las violaciones constitucionales que ocurrieron
dentro del proceso y además se conceda el arresto domiciliario al señor Víctor Manuel Díaz
Almeida, designando su domicilio en la Avenida Atahualpa N.º 3089, del barrio San José del
Vínculo, parroquia Sangolquí del cantón Rumiñahui.
Contestación a la demanda
Dentro del expediente no consta ningún pronunciamiento o informe proveniente de los
legitimados pasivos, jueces de la Segunda Sala de lo Penal de la Corte Nacional de Justicia,
del fiscal general del Estado y del señor Larco Amores
Segundo Samuel, a pesar de haber sido notificados en sus respectivos lugares de trabajo y
casillero judicial, respectivamente.
II. CONSIDERACIONES Y FUNDAMENTOS DE LA CORTE CONSTITUCIONAL
Competencia
La Corte Constitucional, para el periodo de transición, es competente para conocer y resolver
sobre las acciones extraordinarias de protección contra sentencias, autos definitivos y
resoluciones con fuerza de sentencia, de conformidad con lo previsto en los artículos 94, 429 y
437 de la Constitución de la República, y el artículo 27 del Régimen de Transición, publicado
con la Constitución de la República en el Registro Oficial N.º 449 del 20 de octubre del 2008,
en concordancia con el artículo 191 numeral 2 literal d y Tercera Disposición Transitoria de la
Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, artículo 3 numeral 8,
literal b y artículo 35 tercer inciso del Reglamento de Sustanciación de Procesos de
Competencia de la Corte Constitucional.
Legitimación activa
Según el artículo 59 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional,
la acción extraordinaria de protección puede ser interpuesta por cualquier persona o grupo de
personas que han o hayan debido ser parte en un proceso. Dentro del presente caso, los
señores Víctor Manuel Díaz Almeida y Nelson Vicente Díaz Andrade son legitimados activos en
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
5
la presente causa, toda vez que formaron parte del proceso 0006-2011-LVR, seguido en su
contra por el señor Segundo Lacro Amores, y cuya resolución expedida por los señores jueces
de la Segunda Sala de lo Penal de la corte Nacional de Justicia, del 30 de mayo del 2011 a las
10h00, es actualmente impugnada mediante la presente acción extraordinaria de protección.
Cuestión previa sobre la naturaleza, alcance y efectos de la acción extraordinaria de protección
Tal como esta Corte lo ha expuesto en diferentes oportunidades, la justicia ordinaria debe
también ser responsable en el cumplimiento y garantía de los derechos contenidos en la
Constitución, más aún respecto de los principios y derechos en los que se enmarca el debido
proceso y el derecho a la seguridad jurídica, por lo que resulta lógico que existan mecanismos
que tutelen aquellos derechos presuntamente vulnerados dentro de procesos de justicia
ordinaria.
En ese sentido, es preciso advertir que todos los poderes del Estado deben respetar la
Constitución, y como tal la justicia ordinaria se enfrenta ante situaciones que guardan relación
directa con derechos constitucionales, por lo que inadvertir dicha relación significaría restar
primacía a la Constitución y desconocer su carácter vinculante y de aplicación directa por todos
los funcionarios y autoridades públicas del país, sin importar su pertenencia a cualquier poder
del Estado.
El cambio de paradigma constitucional, generado por la aprobación de la Constitución del
2008, prevé la posibilidad extraordinaria de tutelar los derechos constitucionales que pudieran
ser vulnerados durante la emisión de una sentencia definitiva o auto definitivo resultado de un
proceso judicial. De esta manera, la acción extraordinaria de protección debe ser entendida
como una garantía constitucional que tiene por objeto verificar el cumplimiento del debido
proceso y garantizar además los derechos constitucionales que, presuntamente, podían haber
sido vulnerados dentro de procesos jurisdiccionales, por lo que cabe recordar que la acción
extraordinaria de protección no puede ser confundida con un recurso procesal o una nueva
instancia dentro del proceso, sino que es de naturaleza extraordinaria y deben cumplirse
ciertos requisitos para que sea procedente.
En ese sentido, el artículo 94 de la Constitución de la República dispone los requisitos que
deben ser cumplidos para que la acción extraordinaria de protección sea procedente, dentro de
los cuales consta su pertinencia en contra de sentencias o autos definitivos en los que se haya
violado por acción u omisión derechos reconocidos en la Constitución y en los cuales se hayan
agotado todos los recursos ordinarios o extraordinarios dentro del término legal.
Por este motivo, la Corte Constitucional debe aclarar que solo se pronunciará respecto de la
posible violación de derechos reconocidos y garantizados en la Constitución de la República de
Ecuador o en Instrumentos Internacional de Derechos Humanos, de los cuales el Ecuador sea
signatario, y no de temas que son competencia de la justicia ordinaria y se relacionan a
circunstancias de mera legalidad.
La Corte conocerá si existe violación al debido proceso u otro derecho reconocido en la
Constitución de la República, con estricto respeto y apego a la Competencia de la Máxima
Corte de justicia ordinaria para resolver en derecho y conforme a las reglas del debido proceso,
los casos sometidos a su conocimiento.
Determinación de problemas jurídicos
i. La inexistencia de los centros adecuados para el cumplimiento de condenas a penas
privativas de libertad de personas pertenecientes al grupo de atención prioritaria de adultos
mayores (mayor de 65 años de edad) ¿vulnera el derecho contenido en el artículo 38 numeral
7, en concordancia con el artículo 77 numeral 12 de la Constitución de la República, obligando
a aplicar medidas o penas alternativas a la privación de la libertad?
En base al problema jurídico planteado, esta Corte se referirá primeramente a la situación de
vulnerabilidad en la que se encuentra el señor Víctor Manuel Díaz Almeida, y su pertenencia a
un grupo de atención prioritaria; seguidamente se pronunciará respecto a la necesidad de
contar con centros de rehabilitación adecuados para personas adultas mayores y por último
verificará si en el presente caso se ha vulnerado o no los derechos del señor Víctor Manuel
Díaz Almeida.
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
6
a) Situación de vulnerabilidad en la que se encuentra el señor Víctor Manuel Díaz Almeida
En primer lugar, llama la atención de esta Corte la situación de vulnerabilidad en la que se
encuentra el señor Víctor Manuel Díaz Almeida, al ser un ciudadano mayor de edad de 84 años
y con graves trastornos de salud, lo que lo sitúa dentro de los grupos de atención prioritaria
protegidos especialmente por la Constitución, tal como consta en los artículos 36, 37 y 38 de la
Constitución de la República, en especial el derecho a acceder a una vivienda que asegure su
vida digna (artículo 37 numeral 7) y la creación de regímenes especiales para el cumplimiento
de medidas privativas de libertad, mediante la creación de centros adecuados para tal efecto
(artículo 38 numeral 7), los cuales no han sido previstos en el presente caso, tal como la Corte
pronunciará.
b) La necesidad de contar con centros de rehabilitación adecuados para personas adultas
mayores
La adopción de la Constitución del 2008 trajo consigo un cambio paradigmático dentro del
derecho penal y del sistema de rehabilitación social en Ecuador. Dentro de este marco se
establecieron nuevos mecanismos para garantizar los derechos de las personas privadas de
libertad, tomando como fundamento su situación de vulnerabilidad. En ese sentido, el 22 de
julio del 2008, la Asamblea de Montecristi aprobó la Ley Reformatoria al Código de Ejecución
de Penas y Código Penal para la Transformación del Sistema de Rehabilitación Social, en cuyo
artículo 6 disponía:
Art. 6.- Interprétese el artículo 57 sustituido del Código Penal, de la siguiente manera: Se
entenderá por "prisión correccional" y "casa de prisión" a lugares especializados para la
rehabilitación de adultos mayores, que serán administrados por el Ministerio de Inclusión
Económica y Social en coordinación con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
(negrillas nos pertenecen),
En ese mismo sentido, esta Corte Constitucional se pronunció respecto a la aplicabilidad del
artículo 57 del Código Penal dentro de la Causa N.º 0015-2007-DI, en la cual esta Corte
observó que la norma citada:
(…) consagra un mecanismo de diferenciación, en la medida en que establece condiciones
favorables para las personas de sesenta años o más (sic), no para excluirles de la aplicación
de sanciones por la comisión de delitos sancionados con reclusión ni para sustituirles la pena,
sino para que la condena aplicable sea cumplida en
Ley Reformatoria al Código de Ejecución de Penas y Código Penal para la Transformación del
Sistema de Rehabilitación Social, publicada en el Registro Oficial Suplemento nº 393 de 31 de
julio de 2008. lugares distintos a los que debería cumplirse la reclusión, es decir en casas de
prisión, como se encuentra previsto en el Código Penal.
Si bien es cierto el caso citado hace referencia a una Declaratoria de Inaplicabilidad de norma
anterior a las reformas planteadas por la Asamblea Constituyente el 22 de julio del 2008,
también es cierto que esta Corte Constitucional plantea con bastante claridad el contenido
esencial del derecho fundamental contenido en el artículo 38 numeral 7 de la Constitución de la
República, en concordancia con el artículo 57 del Código Penal, pues señala de manera clara
la finalidad y objetivo que persigue aquel derecho protegido al plantear dicha diferenciación, en
este caso el derecho de las personas adultas mayores a cumplir sanciones o condenas en
lugares previstos y adecuados a su situación de vulnerabilidad, contenido esencial que fue
fortalecido por la reforma legal antes señalada.
La Corte Constitucional previó dentro del caso citado que la diferenciación aplicada en el
artículo 57 del Código Penal tiene como finalidad garantizar la calidad de vida de las personas
que por su edad se tornan vulnerables en relación a su estado de salud, a su condición físicaanímica y a su capacidad laboral, por lo que el cumplimiento de una condena debe realizarse
en lugares que presten las mejores condiciones para evitar su mayor deterioro dentro de
“nuestro sistema carcelario que en general presta condiciones precarias”. En igual sentido se
ha pronunciado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, al observar que toda
persona privada de libertad debe tener acceso a algunos elementos esenciales para el respeto
a su vida digna, como espacio suficiente para su distracción, ventilación y calefacción
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
7
apropiadas, además de ciertas condiciones indispensables para la garantía de sus derechos
fundamentales. De igual manera dichas instalaciones deberán:
(…) tomar en cuenta las necesidades especiales de las personas enfermas, las portadoras de
discapacidad, los niños y niñas, las mujeres embarazadas o madres lactantes, y los adultos
mayores, entre otras (negrillas nos pertenecen)
Al respecto, el artículo 38 numeral 7 de la Constitución de la República dispone que los centros
de privación de libertad de adultos mayores deban ser adecuados para tal efecto, lo que, en
consonancia con el artículo 38 numerales 1, 4, 5 y 8 de la Constitución, implica contar con el
adecuado desarrollo y protección integral de sus derechos y
* Corte Constitucional para el Periodo de Transición, Resolución Nº 0015-2007-DI, 31
de marzo de 2009. Juez Ponente: Hernando Morales Vinueza.
* Ibíd.
* Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de
Libertad en las Américas, aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos en su 131º período ordinario de sesiones, celebrado del 3 al 14 de marzo de
2008.
necesidades, en los cuales se propenda a desarrollar programas para evitar todo tipo de
maltrato o violencia, sistemas destinados a fomentar la realización de actividades recreativas y
espirituales, y mecanismos de protección, cuidado y asistencia especial cuando sufran
enfermedades crónicas o degenerativas.
Dentro de estas circunstancia, el Estado ecuatoriano ha suscrito un Acuerdo de Solución
Amistosa entre el Estado y los representantes de las víctimas del caso 12.631 ante la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos, en el cual se insta al Estado ecuatoriano la creación de
una “casa de prisión para las personas de la tercera edad y de centros especializados para
establecer una reclusión diferenciada entre las distintas internas, condenadas y no
condenadas”, Acuerdo el cual no solo genera efectos vinculantes para el caso concreto, sino
que además estimula la creación de políticas públicas por parte del Estado para la consecución
de los fines y principios constitucionales y obligaciones internacionales.
El objeto de crear dichos establecimiento preferenciales para personas adultas mayores
justamente se refleja en las necesidades y circunstancias especiales en las que estas se
encuentran, así por ejemplo, se deben tomar en cuenta las “medidas especiales para satisfacer
las necesidades particulares de salud de las personas privadas de libertad pertenecientes a
grupos vulnerables o de alto riesgo, tales como: las personas adultas mayores (…)”
Por este motivo, Ecuador se encuentra en la actualidad realizando las gestiones necesarias
para la creación de una Casa de Prisión para Adultos Mayores en Quevedo, sin embargo,
dicha Casa de Prisión no presta servicios en la actualidad, dando paso a que resulte
indispensable que los jueces de garantías penales establezcan un tratamiento diferenciado
positivo respecto de las circunstancias en las que debe cumplirse una pena privativa de libertad
para mayores adultos.
Justamente en base a la compleja y vulnerable situación en la que se encuentran dichas
personas, en aplicación del artículo 38 numeral 7, y en concordancia con el artículo 77 numeral
12 de la Constitución de la República, se ha previsto la posibilidad de aplicar medidas
alternativas y sustitutivas a la privación de libertad hasta que el Estado cuente con casas o
centros de prisión que garanticen los derechos de los adultos mayores como grupo de atención
prioritaria en los términos establecidos por la Constitución y Tratados Internacionales de
Derechos Humanos.
Por lo expresado, es de profunda preocupación para esta Corte Constitucional el hecho de que
el señor Víctor Manuel Díaz Almeida se encuentre en una grave situación de vulnerabilidad y
que además se violenten sus derechos
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
8
* Protocolización del acuerdo de solución amistosa celebrado entre el Estado
Ecuatoriano y los representantes de las víctimas del caso 12.631 ante la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos. Registro Oficial Nº 635, de 16 de julio de 2009.
Quito.
* Principios y Buenas Prácticas sobre la Protección de las Personas Privadas de
Libertad en las Américas, Documento aprobado por la Comisión en su 131º período
ordinario de sesiones, celebrado del 3 al 14 de marzo de 2008. Principio X.
constitucionales dentro de la sentencia impugnada, en primer lugar por ser una persona adulta
mayor o de tercera edad; en segundo lugar debido a su precario estado anímico y de salud, en
tercer lugar respecto a su situación como persona privada de libertad que se encuentra
cumpliendo su condena en un centro de privación de libertad que no es adecuado a su estado
de salud y avanzada edad, incurriendo de esta manera en una doble violación de los artículos
38 numeral 7, y 77 numeral 12 de la Constitución de la República, pues no solamente existe
una omisión constitucional al no prever la existencia de casas de prisión para personas
mayores a 65 años de edad, como lo estipula el artículo 38 numeral 7 de la Constitución, sino
que además se ve obligado a cumplir su condena en un lugar que no cumple con las
condiciones previstas en la Constitución de la República y en instrumentos internacionales de
Derechos Humanos.
III. DECISIÓN
En mérito de lo expuesto, administrando justicia constitucional y por mandato de la Constitución
de la República del Ecuador, el Pleno de la Corte Constitucional, para el periodo de transición,
expide la siguiente:
SETENCIA
1. Declarar vulnerados los derechos constitucionales contenidos en los artículos 38 numeral 7 y
77 numeral 12 de la Constitución de la República.
2. Aceptar la presente acción extraordinaria de protección propuesta por los señores Víctor
Manuel Díaz Almeida y Nelson Vicente Díaz Andrade, en contra de la sentencia emitida por la
Segunda Sala de la Corte Nacional de Justicia el 30 de mayo del 2011 a las 10h00, dentro del
juicio penal N.º 0006-LVR-2011.
3. Reparar los derechos constitucionales del señor Víctor Manuel Díaz Almeida, para lo cual se
ordena al Tribunal Séptimo de Garantías Penales de Pichincha que en consideración a la
situación de vulnerabilidad, de edad y de salud, aplique la medida sustitutiva pertinente y más
favorable al accionante, de conformidad con la Constitución y la Ley.
4. Disponer al Tribunal Séptimo de Garantías Penales de Pichincha que informe a la Corte
Constitucional sobre el cumplimiento de la presente sentencia en un término máximo de 72
horas.
5. Notifíquese, publíquese y cúmplase.
f.) Dr. Patricio Pazmiño Freire, PRESIDENTE.
f.) Dr. Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL (e).
Razón: Siento por tal, que la sentencia que antecede fue aprobada por el Pleno de la Corte
Constitucional, para el período de transición, con nueve votos de los doctores: Roberto Bhrunis
Lemarie, Patricio Herrera Betancourt, Alfonso Luz Yunes, Hernando Morales Vinueza, Ruth
Seni Pinargote, Fabián Sancho Lobato, Manuel Viteri Olvera, Edgar Zárate Zárate y Patricio
Pazmiño Freire, en sesión extraordinaria del día miércoles quince de febrero del dos mil doce.
Lo certifico.
f.) Dr. Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL (e).
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
9
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 04 de marzo del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General.
CAUSA 1088-11-EP Razón: Siento por tal, que la Sentencia que antecede fue suscrita por el
doctor Patricio Pazmiño Freire, Presidente de la Corte Constitucional, el día sábado veinticinco
de febrero de dos mil doce.- Lo certifico.
f.) Dr. Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL (E). CORTE CONSTITUCIONAL.- Es
fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.- Quito, a 04 de marzo del 2013.- f.)
Ilegible.- Secretaría General.
CAUSA N.º 1088-11-EP
PLENO DE LA CORTE CONSTITUCIONAL.
Quito D.M, 19 de febrero del 2013 a las 11h10.
VISTOS.- Incorpórese al expediente N.º 1088-11-EP, el escrito presentado por los legitimados
activos, señores Víctor Manuel Díaz Almeida y Nelson Vicente Díaz, el 29 de febrero de 2012,
mediante el cual solicitan aclaración respecto de la Sentencia N.º 012-12-SEP-CC-2012,
dictada por el Pleno de la Corte Constitucional el día 15 de febrero de 2012 y notificada a las
partes el día 25 de febrero de 2012.
Atendiendo lo solicitado se CONSIDERA:
PRIMERO.- El Pleno de la Corte Constitucional, es competente para atender el pedido de
ampliación presentado, de conformidad con lo previsto en el artículo 162 de la Ley Orgánica de
Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional y el artículo 29 del Reglamento de
Sustanciación de Procesos de Competencia de la Corte Constitucional.
SEGUNDO.- De conformidad con lo previsto en el artículo 162 de la Ley Orgánica de Garantías
Jurisdiccionales y Control Constitucional “Las sentencias y dictámenes constitucionales son de
inmediato cumplimiento, sin perjuicio de la interposición de los recursos de aclaración o
ampliación, y sin perjuicio de su modulación”. Por tanto, se reitera que las sentencias
constitucionales no pueden ser objeto de modificación o reforma; sin embargo, cabe la
posibilidad que éstas sean ampliadas o aclaradas, en razón de la presentación de los recursos
correspondientes.
TERCERO.- Conforme se desprende del escrito presentado por el legitimado activo, el recurso
tiene por objeto lo siguiente: “(…) aclarar sobre la situación del señor Nelson Vicente Díaz
Andrango”.
CUARTO.- La sentencia N.º 012-12-SEP-CC-2012, dictada por la Corte Constitucional, aceptó
la acción extraordinaria de protección, propuesta en contra de la sentencia emitida por la
Segunda Sala de la Corte Nacional de Justicia, el 30 de mayo de 2011 a las 10h00, dentro del
juicio penal N.º 0006-LVR-2011. Como medida de reparación de los derechos constitucionales
del señor Víctor Manuel Díaz Almeida, ordenó al Tribunal Séptimo de Garantías Penales de
Pichincha que en consideración a la situación de vulnerabilidad, de edad y de salud, aplique la
medida sustitutiva pertinente y más favorable al accionante, de conformidad con la Constitución
y la Ley.
En consideración de lo señalado, se observa que en todas sus partes es clara y completa.
Conforme se evidencia del escrito presentado, los fundamentos de la solicitud están
encaminados a que se modifique el contenido de la sentencia, refiriéndose a la situación de
Nelson Vicente Díaz, sin embargo se debe señalar que la Corte Constitucional declaró la
vulneración de los derechos constitucionales del señor Víctor Manuel Díaz Almeida, respecto a
su condición de vulnerabilidad por ser una persona de la tercera edad.
Por las razones expuestas, el Pleno de la Corte Constitucional resuelve negar el pedido de
aclaración y ampliación formulado por los señores Víctor Manuel Díaz Almeida y Nelson
Vicente Díaz; y disponer que se esté a lo resuelto en la sentencia N.º 01212-SEP-CC, dictada
por el Pleno de la Corte Constitucional el día 15 de febrero de 2012.
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
10
NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.
f.) Dr. Patricio Pazmiño Freire, PRESIDENTE.
Razón: Siento por tal, que el auto que antecede fue aprobado por el Pleno de la Corte
Constitucional, con siete votos de los señores jueces y señoras juezas: María del Carmen
Maldonado Sánchez, Marcelo Jaramillo Villa, Wendy Molina Andrade, Tatiana Ordeñana Sierra,
Alfredo Ruiz Guzmán, Ruth Seni Pinoargote y Patricio Pazmiño Freire, sin contar con la
presencia de los doctores Antonio Gagliardo Loor y Manuel Viteri Olvera, en sesión
extraordinaria del 19 de febrero de 2013. Lo certifico.
f.) Dr. Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL.
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 04 de marzo del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General.
<< Ir a sumario >>
CORTE CONSTITUCIONAL PARA EL PERIODODE TRANSICIÓN
Quito, D. M., 29 de marzo del 2012
SENTENCIA N.º 081-12-SEP-CC
CASO N.º 1316-10-EP
Jueza ponente: Dra. Ruth Seni Pinoargote
I. ANTECEDENTES
Resumen de admisibilidad
La demanda se presenta en la Sala de lo Contencioso Tributario de la Corte Nacional de
Justicia el 15 de septiembre del 2010 a las 16h05, y en la Corte Constitucional, para el período
de transición, el 16 de septiembre del 2010 a las 10h29. El secretario general de la Corte
Constitucional, con fecha 16 de septiembre del 2010 a las 17h15, certifica que no se ha
presentado otra demanda con identidad de objeto y acción.
Mediante providencia del 24 de noviembre del 2010 a las 17h05, la Sala de Admisión de la
Corte Constitucional, previo a resolver sobre la admisibilidad de la causa, dispone que el
accionante aclare y complete su demanda. Dado cumplimiento a lo ordenado en providencia
del 24 de noviembre del 2010, la Sala de Admisión de la Corte Constitucional, mediante auto
del 07 de diciembre del 2010 a las 15h57, admite a trámite la acción extraordinaria de
protección N.º 1316-10-EP, ordenando que se proceda con el sorteo de rigor.
Por su parte, la Dra. Ruth Seni Pinoargote, jueza sustanciadora, en virtud del sorteo
correspondiente y de conformidad con la normativa constitucional y legal aplicable al caso, con
fecha 09 de marzo del 2011 a las 11h17, avoca conocimiento de la causa y dispone que se cite
con la demanda a los señores jueces de la Sala Especializada de lo Contencioso Tributario de
la Corte Nacional de Justicia; a la Dirección Regional del Servicio de Rentas Internas de El Oro;
al procurador general del Estado y al legitimado activo, y conforme el artículo 14 de la Ley
Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, se convoca a las partes para
el 16 de marzo del 2011 a las 15h00, para ser oídas en la audiencia pública.
Detalle de la demanda
El Dr. Walter Eraldo Cuenca Herrera, en su calidad de gerente general y como tal
representante legal de la Compañía Grupo Camaronero Cía. Ltda., fundamentado en los
artículos 437 de la Constitución y 58 y siguientes de la Ley Orgánica de Garantías
Jurisdiccionales y Control Constitucional, comparece con acción extraordinaria de protección
en contra de la sentencia del 17 de agosto del 2010 a las 16h10, emitida por la Sala
Especializada de lo Contencioso Tributario de la Corte Nacional de Justicia, mediante la cual
“casa la sentencia y declara la validez de las resoluciones impugnadas” dentro del proceso N.º
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
11
4092009, que llegó a su conocimiento en virtud de la interposición de los recursos de casación
y de hecho, respectivamente, presentados por el Servicio de Rentas Internas de El Oro, en
contra de la resolución de la Tercera Sala del Tribunal Distrital de lo Fiscal N.º 2 de Guayaquil.
Señala que dentro del proceso sustanciado ante la Tercera Sala del Tribunal Distrital de lo
Fiscal de Guayaquil, se analizaron de manera pormenorizada los argumentos expuestos por
parte de su representada y de la Administración Tributaria que dieron origen a la resolución que
reconoce sus derechos y que declara con lugar la demanda de impugnación propuesta por
José Luis Aguirre Celi, por los derechos que representa al Grupo Camaronero Cía. Ltda.
GRUCAM Cía. Ltda., dejando sin efecto las actas de Determinación Tributaria N.º
0720060100001, por el impuesto a la Renta del Ejercicio Fiscal 2001, y 0720060100002, por el
impuesto a la Renta del Ejercicio Fiscal 2002, respectivamente, emitidas por el director regional
del Servicio de Rentas de El Oro.
Lo anterior sirvió de base para que la Sala de ese Tribunal dictara la sentencia que
posteriormente ha sido impugnada por el Servicio de Rentas Internas y que la Sala
Especializada de lo Contencioso Tributario declara su validez que ahora, de manera errónea el
impugnante, es decir, el SRI, pretende desconocer.
Resaltan que quien impugna la sentencia que da origen al pronunciamiento de la Sala de lo
Tributario de la Corte Nacional de Justicia es el Servicio de Rentas Internas de El Oro, no su
representada, toda vez que el Grupo Camaronero Cía. Ltda., es beneficiaria de la resolución
del inferior, cuyo mandato ha sido declarado válido por la Corte Nacional de Justicia.
En el escrito de ampliación y aclaración de la demanda, el accionante sostiene que la Corte
Nacional de Justicia, al expedir el fallo en el que se acepta la casación interpuesta por la
Dirección Regional del Servicio de Rentas Internas dentro del proceso N.º 409-2009, vulnera el
debido proceso por falta de motivación, puesto que en la misma se limitan a manifestar que la
sentencia emitida por el Tribunal Distrital de lo Fiscal de Guayaquil carecía de motivación y que
se habían limitado a transcribir textos del Código Tributario; hecho que en general vulnera su
derecho a la tutela judicial efectiva, es decir, si bien se manifiesta que la sentencia de instancia
carece de motivación, ellos incurren en lo mismo, pues no establecen el porqué de esa falta de
motivación; manifiestan además, que los argumentos del actor no cuestionan el ejercicio de la
facultad determinadora de la administración, lo que se impugna son actos de procedimiento,
sobre lo cual nada dice la Sala juzgadora ni la Sala de Casación, decisión que vulnera su
derecho al debido proceso, tutela judicial efectiva y seguridad jurídica.
Solicita la reparación integral de sus derechos y que la sentencia se retrotraiga al momento en
que se evidencia la violación de sus derechos, dejando sin efecto la sentencia emitida por la
Sala Especializada de lo Contencioso Tributario de la Corte Nacional de Justicia del 17 de
agosto del 2010 a las 16h10.
Contestación a la demanda
El Econ. Antonio Avilés Sanmartín, en su calidad de director regional El Oro del Servicio de
Rentas Internas en lo principal señala: La acción extraordinaria de protección nació de manera
fundamental para proteger los derechos constitucionales y el debido proceso en sentencias,
autos definitivos y resoluciones con fuerza de sentencia, en los que se haya violado los
derechos reconocidos por la Constitución. Bajo dicha consideración se debe analizar lo que
efectivamente ocurrió dentro del recurso de casación, y entonces salta a la vista que en todo el
escrito de la acción constitucional, existe expresa manifestación de la aceptación que la
empresa GRUPAM Cía. Ltda., le otorga al fallo de casación, que motiva la presente acción. Es
decir, muy por el contrario a una violación de derechos, el accionante expresa conformidad con
el contenido de la resolución de la Corte Nacional, lo cual constituye un primer contrasentido
con la propia naturaleza jurídica de esta acción.
Es curiosa la aparente confusión del accionante, quien a pesar del sentido con el cual fue
dictado el fallo de casación, procede a interpretar dicha resolución judicial de una manera
descabellada y arbitraria.
Los jueces, al momento de resolver el recurso de casación planteado por la administración
tributaria, utilizan de manera irrebatible el término casar para significar con ello que la sentencia
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
12
del inferior quedaba anulada o revocada, en definitiva quitándole efecto jurídico; por otro lado,
tal vez de forma imprecisa “se declara la validez de las resoluciones impugnadas”, parte que
merece mucha atención por cuanto el accionante GRUCAM Cía. Ltda., a través de su
representada, pretende desviar el verdadero sentido del fallo de casación al indicar que las
resoluciones impugnadas son expresa referencia a la sentencia dictada por los jueces
distritales de la Tercera Sala del TDF N.º 2, afirmación que no resiste el menor análisis, por
cuanto, en primer lugar, no se hace referencia a la sentencia de instancia, debido a que esta es
una sola, por lo que no cabe el uso del plural; en segundo lugar, el contexto del fallo de
casación y todo el análisis jurídico incluido en él, apunta a quitar la validez a la sentencia del
Tribunal Distrital de lo Fiscal, no a ratificarla, como erradamente considera el accionante,
cuestión que es por demás visible en el texto; por tanto, la tesis de que lo que se pretende es
confirmar la sentencia del Tribunal de lo Fiscal carece de validez jurídica.
Obviamente, como los actos administrativos impugnados eran las actas de determinación, la
falta de precisión en la resolución de casación es la que crea esta confusión, pero que al final
de cuentas no da mérito para la interposición de ningún incidente o recurso y menos aún de
una acción extraordinaria de protección, tal cual en forma errónea se ha planteado, lo que
refleja el ánimo del accionante de entorpecer la labor administradora de justicia y de manera
directa la facultad recaudadora de la Administración Tributaria.
Parece que el accionante, con el único afán de oponerse sin razón a la decisión judicial,
pretende valerse de cualquier argumento fútil para tratar de fundamentar su errónea posición,
vemos que hace alusión a la interposición de un recurso de hecho, a la evacuación de una
audiencia informal, cuestiones tan circunstanciales que fueron ventiladas de conformidad con
las normas de procedimiento correspondientes, que no merecen mayor comentario si se
considera que el expediente de casación contempla todas y cada una de las actuaciones
judiciales, entre ellas la admisión del recurso de hecho y por ende el conocimiento de los
fundamentos del recurso de casación presentado.
Solicita que se rechace la presente acción.
Audiencia pública
Conforme a la razón sentada por el abogado Esteban Secaira Vaca, actuario de la Dra. Ruth
Seni Pinoargote, jueza sustanciadora, se establece que el 30 de marzo del 2011 a las 15h00,
tuvo lugar la audiencia pública, misma que contó con la participación del Dr. Ramiro García, en
representación del legitimado activo; del Dr. José Suing, en representación de la Sala
Especializada de lo Contencioso Tributario de la Corte Nacional de Justicia; del Dr. Juan Carlos
Córdova, por parte del Servicio de Rentas Internas Regional de El Oro. No se contó con la
presencia de la Procuraduría General del Estado, pese a estar debidamente notificada.
II. CONSIDERACIONES Y FUNDAMENTOS DE LA CORTE CONSTITUCIONAL
Competencia de la Corte.
La Corte Constitucional es competente para conocer y resolver el presente caso, de
conformidad con lo previsto en el artículo 27 del Régimen de Transición, publicado con la
Constitución de la República en el Registro Oficial N.º 449 del 20 de octubre del 2008; artículos
94 y 437 de la Constitución de la República; 60 a 64 de la Ley Orgánica de Garantías
Jurisdiccionales y Control Constitucional, en concordancia con el artículo 34 del Reglamento de
Sustanciación de Procesos de competencia de la Corte Constitucional. Por otra parte, no se ha
omitido solemnidad sustancial alguna que pueda incidir en la resolución de la causa, por lo que
se declara su validez.
Consideraciones de la Corte acerca de la acción extraordinaria de protección.
Dentro de las denominadas garantías jurisdiccionales, la Constitución de la República ha
instituido la denominada acción extraordinaria de protección, con la finalidad de revisar el
debido cumplimiento, observancia y respeto de los derechos determinados en la Constitución y
en los instrumentos internacionales de derechos humanos, en lo que respecta al debido
proceso y la tutela judicial efectiva en los procesos judiciales, sean estos ordinarios o
constitucionales.
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
13
En tal virtud, se debe tener presente que la naturaleza de esta acción persigue dos finalidades:
por un lado, corrige los posibles errores judiciales que se han cometido dentro de un proceso y,
por otro, sirve como herramienta para alcanzar la uniformidad constitucional del ordenamiento
jurídico, sentando precedentes indispensables para precautelar la plena vigencia de los
derechos garantizados por la Constitución.
Mediante la acción extraordinaria de protección no puede pretenderse que se ventilen asuntos
de mera legalidad, ya que son observados por los órganos jurisdiccionales competentes en las
instancias correspondientes; incurrir en este despropósito supondría convertir a esta garantía
en otra instancia ordinaria, lo cual se debe evitar.
Determinación de los problemas jurídicos a resolverse.
Después de un examen minucioso del expediente y la documentación que se adjunta, se
puede determinar con claridad los siguientes problemas jurídicos cuya resolución es necesaria
para decidir el caso:
a) ¿Corresponde establecer los efectos de una sentencia de casación a través de una acción
extraordinaria de protección?
b) La sentencia impugnada ¿vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva, la seguridad jurídica
y el debido proceso?
Resolución a los problemas jurídicos planteados
a) ¿Corresponde establecer los efectos de una sentencia de casación a través de una acción
extraordinaria de protección?
El Tribunal Distrital de lo Fiscal N.º 2, Tercera Sala, mediante sentencia del 03 de agosto del
2009, dentro del juicio de impugnación 6689-4345-06, resuelve declarar con lugar la demanda
de impugnación propuesta por José Luis Aguirre Celi, por los derechos que representa del
Grupo Camaronero Cía. Ltda. GRUCAM Cía. Ltda., dejando sin efecto el Acta de
Determinación Tributaria N.º 0720060100001, por el impuesto a la Renta del Ejercicio Fiscal
2001 y el Acta de Determinación Tributaria N.º 0720060100002, por el impuesto a la Renta del
Ejercicio Fiscal 2002, emitidas por el director regional del Servicio de Rentas Internas de El
Oro.
El Servicio de Rentas Internas interpuso recurso de hecho de esta decisión, tras haber sido
negado el de casación, el mismo que fue aceptado a través de auto del 15 de diciembre del
2009.
La Sala Especializada de lo Contencioso Tributario de la Corte Nacional de Justicia, mediante
sentencia del 17 de agosto del 2010, dentro del recurso 409-2009 “Casa la sentencia y declara
la validez de las resoluciones impugnadas”.
Esta decisión, a criterio del accionante, deriva en dos situaciones: La primera, que la Sala
Especializada de lo Contencioso Tributario casa la sentencia; y la segunda, que en la misma
sentencia, dicha Sala declara la validez de las resoluciones impugnadas. Es decir, más allá de
casar la sentencia, “reconoce el derecho que ha sido legítimamente aceptado por el inferior”.
Este particular modo de interpretar los efectos de la sentencia por parte del accionante nos
conduce al siguiente análisis:
El artículo 94 de la Constitución de la República establece que la acción extraordinaria de
protección procede contra sentencias o autos definitivos en los que se ha violado derechos
constitucionales.
Por su parte, el artículo 437 agrega a las resoluciones con fuerza de sentencia y le otorga
particular importancia al debido proceso entre los derechos protegidos, sin excluir a los demás
derechos. Por lo tanto, corresponde al juez constitucional verificar si el juez ordinario, en la
tramitación de la causa, ha vulnerado el debido proceso u otro derecho constitucional. Si
eventualmente se verificara la existencia de tal violación, deberá dejar sin efecto la decisión
impugnada y consecuentemente retrotraer la actuación del juez desde el momento mismo que
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
14
se determinó tal vulneración, procediendo a devolver el proceso para que, de ser posible, otro
juez actúe dentro del marco constitucional.
Por lo tanto, la Corte Constitucional no entra a dilucidar aspectos sin relación con el problema
constitucional, no dicta sentencias en lugar de los jueces que conocen de las causas,
menos aún, tal cual es la pretensión del recurrente, le corresponde determinar los efectos de
una sentencia, que bien pudo oportunamente dilucidarse mediante los pedidos horizontales de
aclaración y ampliación, aspecto que además es atribuible a la negligencia de la persona titular
de los derechos constitucionales supuestamente vulnerados.
b) La sentencia impugnada ¿vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva, la seguridad jurídica
y el debido proceso?
En virtud de lo analizado en el párrafo que antecede, es evidente que la sentencia del 17 de
agosto del 2010, expedida por la Sala Especializada de lo Contencioso Tributario de la Corte
Nacional de Justicia, no vulnera derecho alguno de los invocados en la demanda, y que las
pretensiones alegadas carecen de fundamento jurídico en tanto aparecen contradictorias y
confusas, lo que evidencia además el desconocimiento del verdadero sentido y naturaleza
jurídica de la acción extraordinaria de protección; y contrario a lo que sugiere la demanda, la
actuación de los jueces al dar cumplimiento a las diferentes diligencias judiciales dentro de los
términos y plazos establecidos en la ley, han garantizado el debido proceso exigido por el
artículo 76 de la Constitución de la República.
En esa medida, mal puede existir atentado a la tutela judicial o a la seguridad jurídica efectiva
previstos en los artículos 75 y 82 de la Constitución de la República.
III. DECISIÓN
En mérito de lo expuesto, administrando justicia constitucional y por mandato de la Constitución
de la República del Ecuador, el Pleno de la Corte Constitucional, para el período de transición,
expide la siguiente:
SENTENCIA
1. Declarar que no ha existido vulneración de derechos constitucionales.
2. Negar la acción extraordinaria de protección presentada por el Dr. Walter Eraldo Cuenca
Herrera.
3. Notifíquese, publíquese y cúmplase.
f.) Dr. Patricio Pazmiño Freire, PRESIDENTE.
f.) Dra. Marcia Ramos Benalcázar, SECRETARIA GENERAL.
Razón: Siento por tal, que la sentencia que antecede fue aprobada por el Pleno de la Corte
Constitucional, para el período de transición, con seis votos de los doctores: Roberto Bhrunis
Lemarie, Patricio Herrera Betancourt, Alfonso Luz Yunes, Hernando Morales Vinueza, Ruth
Seni Pinoargote y Patricio Pazmiño Freire; sin contar con la presencia de los doctores Nina
Pacari Vega, Manuel Viteri Olvera y Edgar Zárate Zárate, en sesión extraordinaria del día
jueves veintinueve de marzo del dos mil doce.
Lo certifico.
f.) Dra. Marcia Ramos Benalcázar, SECRETARIA GENERAL CORTE CONSTITUCIONAL.- Es
fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.- Quito, a 28 de febrero del 2013.- f.)
Ilegible.- Secretaría General.
CAUSA 1316-10-EP
Razón: Siento por tal, que la Sentencia que antecede fue suscrita por el doctor Patricio
Pazmiño Freire, Presidente de la Corte Constitucional, el día miércoles 09 de mayo de dos mil
doce.- Lo certifico.
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
15
f.) Dra. Marcia Ramos Benalcázar, Secretaria General.
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 28 de febrero del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General.
CASO N.º 1316-10-EP
PLENO DE LA CORTE CONSTITUCIONAL.- Quito, D.M., 19 de febrero del 2013 a las 11h15.VISTOS: Agréguese al expediente la solicitud de ampliación y aclaración presentada por el
doctor Ramiro García Falconí, en calidad de abogado defensor del legitimado activo, Grupo
Camaronero Grucam Cía. Ltda., respecto de la sentencia dictada por la Corte Constitucional,
para el periodo de transición, el 29 de marzo de 2012. Agréguese también el escrito presentado
por el economista Antonio Avilés Sanmartín en su calidad de director regional del Servicio de
Rentas Internas del Oro, en relación al avoco conocimiento de esta causa, se establece lo
siguiente:
PRIMERO: La ampliación procede cuando no se hubieran resuelto alguno de los puntos
controvertidos; por su parte, la aclaración tendrá lugar si el fallo fuere oscuro o ambiguo.
SEGUNDO: Atendiendo lo solicitado por el legitimado activo, una vez analizada la sentencia en
cuestión, se determina que la misma es clara y completa en cuanto a su estructura y decisión,
pudiendo identificarse inequívocamente todas las razones y argumentos fácticos y jurídicos
considerados para concluir en la decisión tomada, a partir de la exposición de los problemas
jurídicos planteados y la posterior resolución motivada de aquellos.
TERCERO: Con relación a la solicitud del señor director regional del Servicio de Rentas
Internas del Oro, es necesario indicar que la Disposición Transitoria Octava de la Ley Orgánica
de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional dispone el sorteo de los procesos que se
encontraban en conocimiento de los miembros de la Corte Constitucional para el periodo de
transición, entre los nuevos jueces. Ante aquello, tal como se lo informó en el avoco notificado
el 26 de diciembre de 2012, el Pleno de la Corte Constitucional, en sesión extraordinaria del 29
de noviembre de 2012, procedió al sorteo entre otras, de la causa No. 1316-10-EP, en razón de
encontrarse pendiente de resolver una solicitud de ampliación y aclaración y en cumplimiento
del artículo 29 del Reglamento de Sustanciación de Procesos de Competencia de la Corte
Constitucional, respecto de este tipo de solicitudes.
CUARTO: El artículo 440 de la Constitución de la República determina que: “Las sentencias y
los autos de la Corte Constitucional tendrán el carácter de definitivos e inapelables”; de manera
concordante, el artículo 162 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control
Constitucional dispone que: “Las sentencias y dictámenes constitucionales son de inmediato
cumplimiento, sin perjuicio de la interposición de los recursos de aclaración o ampliación, y sin
perjuicio de su modulación”.
En tal virtud, el conocimiento y resolución de solicitudes de ampliación y aclaración en ningún
momento puede entenderse como el juzgamiento más de una vez de la misma causa, lo cual
tampoco trastoca en lo mínimo los principios de cosa juzgada ni seguridad jurídica, pues el
objeto materia de análisis en este tipo de solicitudes es el texto de la sentencia emitida, la cual
podrá ser aclarada o ampliada, conforme lo ha dispuesto el artículo 162 antes citado. Por
las consideraciones expuestas, el Pleno de la Corte Constitucional resuelve negar la solicitud
de ampliación y aclaración presentada por el legitimado activo, así como lo solicitado por el
director regional del Servicio de Rentas Internas del Oro, en relación a corregir el avoco
realizado en cuanto a su procedencia.
NOTIFÍQUESE Y ARCHÍVESE.f.) Dr. Patricio Pazmiño Freire, PRESIDENTE.
Razón: Siento por tal, que el auto que antecede fue aprobado por el Pleno de la Corte
Constitucional, con siete votos de los señores jueces y señoras juezas: María del Carmen
Maldonado Sánchez, Marcelo Jaramillo Villa, Wendy Molina Andrade, Tatiana Ordeñana Sierra,
Alfredo Ruiz Guzmán, Ruth Seni Pinoargote y Patricio Pazmiño Freire, sin contar con la
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
16
presencia de los doctores Antonio Gagliardo Loor y Manuel Viteri Olvera, en sesión
extraordinaria del 19 de febrero de 2013.
Lo certifico.
f.) Dr. Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL.
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 28 de febrero del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General.
<< Ir a sumario >>
CORTE CONSTITUCIONAL PARA EL PERIODO DE TRANSICIÓN
Quito, D. M., 08 de mayo del 2012
SENTENCIA N.º 192-12-SEP-CC
CASO N.º 1225-11-EP
Juez constitucional sustanciador: Dr. Hernando Morales Vinueza
I. ANTECEDENTES
Resumen de admisibilidad
La presente acción ha sido propuesta por el señor Luis Alberto Rosero Sánchez, quien
comparece fundamentado en los artículos 94 y 437 de la Constitución de la República y
artículos 60 y 61 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, y
deduce acción extraordinaria de protección en contra del auto del 29 de junio del 2011,
expedido por los jueces de la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi,
dentro del juicio de rendición de cuentas N.º 2011-0278, seguido en su contra por el señor
Mario Enrique Albán Mena.
De conformidad con el artículo 62 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control
Constitucional, los procesos N.º 0278-2011 y 0359-2011 fueron remitidos a esta Corte
mediante oficio N.º 153-SRSC-2011 del 18 de julio del 2011, suscrito por el Dr. Miguel Tenorio
Ramón, secretario relator de la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi.
La Sala de Admisión de la Corte Constitucional, integrada por los doctores Ruth Seni
Pinoargote, Edgar Zárate Zárate y Hernando Morales Vinueza, jueces constitucionales,
mediante auto del 31 de agosto del 2011 a las 17h13, admitió a trámite la acción propuesta.
Efectuado el sorteo correspondiente, de conformidad con el artículo 195 de la Ley Orgánica de
Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional y artículo 18 del Reglamento de
Sustanciación de Procesos de Competencia de la Corte Constitucional, correspondió al Dr.
Hernando Morales Vinueza actuar como juez sustanciador.
Mediante providencia expedida el 8 de noviembre del 2011 a las 08h49 (fojas 27 y vta.), el juez
sustanciador dispuso notificar a los jueces de la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de
Justicia de Cotopaxi, a fin de que presenten su informe de descargo debidamente motivado
sobre los fundamentos de la acción propuesta, así como a los señores Mario Enrique Albán
Mena, por ser parte en el proceso judicial en que se expidió la decisión judicial que se impugna,
al Dr. Jaime Hernández Orozco, delegado de la Defensoría del Pueblo de Pichincha, y al
procurador general del Estado, para los efectos previstos en el artículo 12 de la Ley Orgánica
de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional.
Detalle de la acción propuesta
Antecedentes de hecho y fundamentos de derecho
El legitimado activo, en lo principal, manifiesta que mediante acta de remate remitida en la
ciudad de Ambato el 26 de abril del 2007, por parte del Ministerio del Ambiente, Distrito
Regional de Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y Bolívar, el accionante y el señor Mario
Enrique Albán Mena fueron adjudicatarios de madera en pie, especies PINUS RADIATA, en un
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
17
volumen de 17.614,80 metros cúbicos (m3) sólidos del bosque CULTEX; predio ubicado en la
provincia de Cotopaxi, sector Romerillos, por el cual pagaron la cantidad de $ 261.500,00 USD,
y que la madera, una vez explotada, tendría un valor comercial de $ 40,00 por cada metro
cúbico.
Que para formar la sociedad, el señor Albán, acudió a la Cooperativa de Ahorro y Crédito “Ilaló”
a fin de obtener un crédito por la suma de $ 140.000,00 USD, con lo cual, en conjunto pagaron
el valor del remate, recibiendo la respectiva Licencia de Aprovechamiento Forestal N.º 06407
para la explotación de madera del bosque antes referido, disponiendo la administración de la
actividad al señor Albán, así como lo referente a la explotación y manejo económico de la
madera, esto es, venta de madera explotada, pago a los trabajadores, transporte y otras
actividades económicas derivadas de la explotación.
Que por los negocios de madera, el señor Albán ha recibido varios valores económicos,
negándose a efectuar cuentas; que el accionante ha efectuado varios abonos económicos por
valores adeudados por el señor Albán a la cooperativa “Ilaló”; que el señor Albán vendió
madera a las empresas FIESTA y AGLOMERADOS COTOPÀXI S. A.; que vendió madera a
los señores Walter Hidrobo y Crisolago Haro, además de hacer pagos al señor Miguel Medina
con dinero proveniente de la explotación de madera del bosque CULTEX.
Que el señor Albán no efectuó algunos pagos que debía hacerlo puntualmente a varias
personas, así como a los transportistas de la madera.
Señala el accionante que el señor Albán, a pesar de que recibió valores provenientes de la
actividad de explotación de madera en el bosque CULTEX, incluyendo el pago del préstamo de
su deuda con la Cooperativa de Ahorro y Crédito “Ilaló”, que fue pagada con dineros
provenientes de dicha actividad. El 3 de abril del 2008 presentó demanda de rendición de
cuentas en su contra, reclamando valores por la administración y explotación de madera del
bosque CULTEX, demanda que correspondió conocer al juez tercero de lo civil de Cotopaxi
(Latacunga), proceso judicial en el cual no pudo ejercer el derecho a la defensa; que en
sentencia expedida por dicho juez, se determinó que el demandado (Luis Alberto Rosero
Sánchez) debía rendir cuentas al actor Albán Mena, y ante la falta de las mismas, basado en
un juramento deferido del actor (quien manifestó no haber recibido ningún valor por la
explotación de la madera) se ordenó que el demandado (Luis Rosero Sánchez) pague la suma
de $ 129.847,00 USD, sin que se haya tomado en cuenta los valores que recibió dicho actor
durante el periodo que administró la actividad en el bosque CULTEX ni los valores que
sirvieron para pagar su deuda con la cooperativa “Ilaló”.
Que el señor Albán lo demandó en la ciudad de Latacunga (provincia de Cotopaxi) cuando
sabe que tiene su domicilio en la ciudad de Quito, provincia de Pichincha, sin que exista causa
alguna para demandarle en otra provincia, lo cual genera la nulidad del proceso, conforme lo
previsto en el artículo 346 numerales 1 y 2 del Código de Procedimiento Civil.
Añade que se ha vulnerado sus derechos consagrados en el artículo 76 numeral 7 literales a,
b, c y k de la Constitución de la República, pues se le ha privado de ejercer el derecho a la
defensa, se le impidió contar con el tiempo y los medios adecuados para preparar su defensa,
no fue escuchado en momento oportuno y en igualdad de condiciones, además que no fue
juzgado por juez competente.
Que al interponer recurso de nulidad ante la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi, la Sala de
lo Civil, dentro del juicio N.º 378-2011, resolvió rechazar el recurso de nulidad “por
improcedente”, con lo cual se ha confirmado la vulneración de los derechos constitucionales
invocados.
Petición concreta
El accionante solicita que la Corte Constitucional acepte su acción, declare la violación de sus
derechos por parte de la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi, dentro
del juicio N.º 278-2011, y se ordene la reparación de los mismos.
Contestación a la demanda
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
18
Jueces de la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi, accionados Los
doctores Carlos Hugo Páez Moscoso, Aníbal Patricio Santacruz Moya y Ruth Amelia Yazán
Montenegro, jueces de la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi,
mediante escrito que obra de fojas 41 a 43, expusieron lo siguiente: Que con fundamento en el
artículo 130 numeral 13 del Código Orgánico de la Función Judicial rechazaron, por
improcedente, el pedido de nulidad de la causa formulado por el demandado Luis Rosero
Sánchez (accionante en la presente causa constitucional).
Que el proceso subió a conocimiento de la Sala en virtud del recurso de hecho interpuesto por
el señor Rosero Sánchez, pues se le había negado el recurso de apelación por parte del juez a
quo, respecto de la providencia del 6 de abril de 2011 y rectificada mediante providencia del 4
de mayo del 2011, por la cual negó el pedido de nulidad del proceso “hasta la fecha en que se
notifica la sentencia”; que en segunda instancia, el demandado solicita la revocatoria del auto
del 10 de junio del 2011 que negó el recurso de hecho, petición que fue negada mediante auto
del 15 de junio del 2011, ante lo cual se solicitó por parte del accionado, ampliación, que
también fue negada por la Sala, por lo que solicita la declaratoria de nulidad del auto del 10 de
junio del 2011, con la finalidad de retardar la etapa de ejecución del fallo de primera instancia;
por tanto, la sala negó dicha petición mediante auto del 29 de junio del 2011, que es materia de
la presente acción constitucional.
Que el señor Rosero Sánchez pretende convertir a la acción extraordinaria de protección en
recurso de tercera instancia, desnaturalizando la esencia de dicho recurso constitucional; que
la demanda contiene criterios y opiniones imprecisos y contradictorios; que en el proceso de
rendición de cuentas ni en el auto que se impugna se han vulnerado derechos constitucionales,
por el contrario, se ha respetado el debido proceso, sin que el ahora accionante haya quedado
en indefensión, y la resolución impugnada está debidamente motivada.
Mario Enrique Albán Mena, tercero interesado
El señor Mario Enrique Albán Mena, en calidad de tercero interesado, comparece mediante
escrito que obra de fojas 14 a 15 y expone que el juicio de rendición de cuentas que propuso
contra Luis Alberto Rosero Sánchez se sustanció en el trámite ordinario como dispone el
artículo 662 del Código de Procedimiento Civil; que en dicho proceso se expidió sentencia
declarando con lugar la demanda, disponiéndose que el demandado, en el plazo de 30 días,
rinda cuentas a las que está obligado respecto de la administración de la actividad de
explotación y venta de madera del bosque CULTEX, sentencia que se encuentra ejecutoriada,
por lo que se encuentra en fase de ejecución.
Que la acción extraordinaria de protección ha sido dirigida en contra del auto del 29 de junio del
2011, expedida por la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi, mediante
el cual se puso fin a una serie de incidentes, promovidos por el demandado Rosero Sánchez
con la intención de impedir la ejecución del fallo.
Que el auto impugnado no tiene el carácter de sentencia, auto o resolución con fuerza de
sentencia, por lo que solicita que se inadmita la presente acción extraordinaria de protección.
Procuraduría General del Estado
El Ab. Marcos Arteaga Valenzuela, director nacional de patrocinio y delegado del procurador
general del Estado, mediante escrito que obra de fojas 34 del proceso, señala que corresponde
a los jueces accionados presentar un informe sobre los argumentos en que se fundamenta la
demanda propuesta en la presente acción.
II. CONSIDERACIONES Y FUNDAMENTOS DE LA CORTE CONSTITUCIONAL
Competencia de la Corte Constitucional y validez del proceso
La Corte Constitucional, para el periodo de transición, es competente para conocer y resolver la
presente causa, de conformidad con lo previsto en los artículos 94, 429 y 437 de la
Constitución de la República, en concordancia con el artículo 191 numeral 2 literal d y
Disposición Transitoria Tercera de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control
Constitucional, y artículo 3 numeral 8 literal b del Reglamento de Sustanciación de Procesos de
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
19
Competencia de la Corte Constitucional. La presente acción ha sido tramitada de conformidad
con el ordenamiento jurídico constitucional y legal aplicable al caso, por lo que se declara su
validez.
Objeto de la acción extraordinaria de protección
El objeto de la acción extraordinaria de protección es el aseguramiento y efectividad de los
derechos y garantías fundamentales, evitando un perjuicio irremediable, al incurrir el accionar
de los jueces en violación de normas fundamentales, sea por acción u omisión, en una
sentencia, auto o resolución, en ejercicio de su actividad jurisdiccional. No es de competencia
de la Corte Constitucional analizar el fondo del asunto controvertido en el proceso judicial de
rendición de cuentas seguido por Mario Enrique Albán Mena en contra de Luis Alberto Rosero
Sánchez, esto es, determinar si dicho demandado debe o no rendir las cuentas que se le exige,
sino observar si en la sustanciación del referido proceso judicial, se vulneraron las garantías del
debido proceso u otros derechos constitucionales, pues este es el objeto de la nueva garantía
constitucional, que conlleva el control de constitucionalidad de las actuaciones de los jueces,
que con anterioridad a la vigencia de la actual Constitución de la República se encontraban
exentos del mismo; control que deviene del carácter normativo de la Carta Fundamental y del
principio de supremacía constitucional, según el cual, toda autoridad se encuentra sujeta al
control de constitucionalidad, mediante las diversas acciones de jurisdicción constitucional.
Problemas jurídicos a ser resueltos por la Corte Constitucional Para resolver sobre el fondo de
la presente causa, la Corte Constitucional estima necesario sistematizar los argumentos
planteados por la accionante, a fin de verificar si existe o no vulneración de derechos
constitucionales, a partir de los siguientes problemas jurídicos:
a) ¿La decisión judicial que se impugna se encuentra en firme o ejecutoriada?
b) ¿El demandado Luis Rosero Sánchez (accionante en la presente causa) fue juzgado por
juez competente?;
c) ¿La decisión judicial que se impugna, vulnera los derechos constitucionales invocados por el
accionante?
A partir del planteamiento de estos problemas jurídicos, la Corte Constitucional analiza la causa
en los siguientes términos:
a) ¿La decisión judicial que se impugna se encuentra en firma o ejecutoriada? El artículo 437
de la Constitución de la República establece que procede la acción extraordinaria de protección
contra sentencias, autos o resoluciones firmes o ejecutoriados, es decir, aquellas decisiones
judiciales sobre las cuales ya no caben recursos ordinarios ni extraordinarios previstos en el
ordenamiento jurídico.
Al respecto, se advierte que en el proceso judicial de rendición de cuentas N.º 243-2008,
tramitado en el Juzgado Tercero de lo Civil de Cotopaxi (en la ciudad de Latacunga), se expidió
sentencia el 10 de junio del 2010 a las 17h29 (fojas 132 a 134 vta. del juicio 243-2008),
aceptando la demanda propuesta por Mario Enrique Albán Mena en contra de Luis Alberto
Rosero Sánchez, y se dispuso que este rinda las cuentas reclamadas por la parte actora;
ejecutoriada dicha sentencia, en la fase de ejecución, el demandado Rosero Sánchez solicitó
que se declare la nulidad “hasta la fecha en que se notificó con la sentencia por falta de
solemnidad como es la notificación del mandamiento de ejecución de la sentencia dictada el 10
de junio de 2010”, petición que fue rechazada por el juez de la causa mediante providencias del
5 y 6 de abril del 2011.
Ante ello, el demandado solicita ampliación de las providencias por las que se negó su pedido
de nulidad, petición que también fue rechazada mediante providencia del 4 de mayo del 2011.
El demandado interpone recurso de apelación contra la última providencia; dicho recurso fue
negado por estimar el juez a quo que la providencia impugnada no constituye auto que cause
gravamen irreparable al demandado; contra este auto, el accionado (legitimado activo en la
presente acción constitucional) interpone recurso de hecho, por lo cual el proceso pasa a
conocimiento de la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi, la cual, dentro
del proceso N.º 2782011, expide el auto del 10 de junio del 2011 a las 11h02 (fojas 4 a 5 del
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
20
juicio 278-2011), mediante el cual rechazó el recurso de hecho interpuesto por el demandado
Rosero Sánchez.
El demandado solicitó la revocatoria del auto expedido por el tribunal ad quem, el cual
mediante providencia del 15 de junio del 2011 a las 15h16 (fojas 9 del juicio 278-2011) rechazó
la petición; el demandado solicita ampliación de dicha providencia, que también fue rechazado
por la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi, mediante providencia del
23 de junio del 2011 a las 09h49 (fojas 15 del juicio 278-2011). El accionado solicita que se
declare la nulidad del auto del 10 de junio del 2011, petición que fue rechazada por el tribunal
de alzada mediante auto del 29 de junio del 2011 a las 09h21, el cual es objeto de la presente
acción extraordinaria de protección. Al no haberse interpuesto más recursos –pues no cabe
ningún otro– respecto del auto del 29 de junio del 2011 a las 09h21, es evidente que el mismo
se halla ejecutoriado o en firme. En consecuencia, la acción extraordinaria de protección
propuesta cumple una de las condiciones previstas en la Constitución de la República y en la
Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional.
b) ¿El demandado, Luis Rosero Sánchez, (accionante en la presente causa), fue juzgado por
juez competente?
El argumento central de la presente acción extraordinaria de protección propuesta por el
ciudadano Luis Alberto Rosero Sánchez es que el señor Mario Enrique Albán Mena presentó la
demanda de rendición de cuentas en su contra, ante uno de los jueces de lo Civil de la ciudad
de Latacunga, provincia de Cotopaxi, cuando su domicilio lo tiene en la ciudad de Quito,
provincia de Pichincha, lo cual implica que habría sido juzgado por un juez que carecía de
competencia, en razón del territorio. Nuestra Constitución consagra, en su artículo 76 numeral
7 literal k, el derecho de las personas a “ser juzgado por una jueza o juez independiente,
imparcial y competente”.
El Código de Procedimiento Civil, en la sección Segunda del Título I del Libro I (artículos 24 a
31) establece las reglas de la competencia, que deben ser observadas por los jueces y las
partes litigantes, a fin de hacer efectivas las garantías del debido proceso, entre ellas, ser
juzgado por jueces competentes. Si bien por regla general, toda persona debe ser demandada
ante el juez de su domicilio, el Código de Procedimiento Civil establece la posibilidad de
proponer acciones judiciales ante jueces que no son del domicilio del demandado.
Así el artículo 29 del citado cuerpo normativo dispone:
“Además de la jueza o el juez del domicilio, son también competentes:
1) El del lugar en que deba hacerse el pago o cumplirse la obligación;
2) El del lugar donde se celebró el contrato, si al tiempo de la demanda está en él presente el
demandado, o su procurador general, o especial para el asunto de que se trata;
3) La jueza o el juez al cual el demandado se haya sometido expresamente en el contrato;
4) El del lugar en que estuviere la cosa raíz materia del pleito.
Si la cosa se hallare situada en dos o más cantones o provincias, el del lugar donde esté la
casa del fundo; mas, si el pleito se refiere sólo a una parte del predio, el del lugar donde
estuviere la parte disputada; y si ésta perteneciere a diversas circunscripciones el demandante
podrá elegir la jueza o el juez de cualquiera de ellas;
5) El del lugar donde fueron causados los daños, en las demandas sobre indemnización o
reparación de éstos; y,
6) El del lugar en que se hubiere administrado bienes ajenos, cuando la demanda verse sobre
las cuentas de la administración”.
De la revisión del proceso civil de rendición de cuentas se advierte que el actor, Mario Enrique
Albán Mena, y el demandado, Luis Alberto Rosero Sánchez, fueron adjudicatarios de madera
en pie, por un volumen de 17.614,80 metros cúbicos en la provincia de Cotopaxi, adjudicación
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
21
hecha por el Ministerio del Ambiente, a fin de explotarla y comercializarla. Si bien la madera
objeto de explotación se hallaba en la provincia de Cotopaxi, el actor señaló en su demanda
que el demandado, Luis Alberto Rosero Sánchez, se ha resistido a rendirle cuentas sobre la
administración del negocio antes referido, y solicita que se le cite “en la Av. Ilaló s/n y las
Alondras, de la parroquia Alangasí (esquina) frente a la fábrica Ecuaquímica, perteneciente al
cantón Quito, provincia de Pichincha”.
El mismo actor reconoce que el demandado tiene su domicilio en el cantón Quito, provincia de
Pichincha; sin embargo comparece ante uno de los jueces de lo Civil de Latacunga, provincia
de Cotopaxi, sin siquiera invocar ninguna de las causales previstas en el artículo 29 del Código
Adjetivo Civil, a fin de justificar la competencia de dicho juez. Parecería que la competencia del
juez tercero de lo civil de Cotopaxi se halla fundamentada en la causal 6 de la citada norma
legal, por encontrarse en la ciudad de Latacunga la madera explotada y comercializada bajo la
administración del demandado Luis Alberto Rosero Sánchez. Sin embargo, en la etapa de
prueba abierta en el juicio N.º 243-2008, que se tramitó en el Juzgado Tercero de lo Civil de
Cotopaxi, el actor Mario Enrique Albán Mena solicitó como prueba a su favor lo siguiente: “6.Por cuanto no se puede obligar al demandado a trasladar sus libros fuera de la oficina
mercantil, dígnese señalar día y hora a fin de realizar una inspección judicial de las de la
contabilidad (sic), facturas, etc., que reposan en la oficina de Luis Alberto Rosero Sánchez, la
misma que está ubicada en la Av. Ilaló sin número y calle las Alondras (esquina) frente a la
fábrica Ecuaquímica de la parroquia Alangasí, perteneciente al cantón Quito, provincia de
Pichincha…” (fojas 29 y vta. del juicio No. 243-2008).
De ello se infiere lo siguiente: a) Los documentos relativos al negocio emprendido por el actor
Mario Enrique Albán Mena y el demandado Luis Alberto Rosero Sánchez (legitimado activo en
la presente acción extraordinaria de protección) y del cual se demanda rendición de cuentas,
se encuentran en la oficina mercantil del demandado, que lo tiene en su domicilio en la
parroquia Alangasí de la ciudad de Quito; b) Si la oficina mercantil del demandado Luis Rosero
Sánchez se halla en la parroquia Alangasí del cantón Quito, es en esta ciudad donde se debe
rendir las cuentas reclamadas, pues, como el mismo actor lo admite “no se puede obligar al
demandado a trasladar los libros fuera de la oficina mercantil”;
c) Si la obligación del demandado Luis Alberto Rosero Sánchez, de rendir las cuentas
demandadas, debe cumplirse en la ciudad de Quito –y no en la ciudad de Latacunga– es
evidente que el juez tercero de lo Civil de la ciudad de Cotopaxi carecía de competencia para
sustanciar el proceso judicial incoado por Mario Enrique Albán Mena.
c) ¿La decisión judicial que se impugna vulnera los derechos constitucionales invocados por el
accionante?
Si bien el demandado Luis Alberto Rosero Sánchez, al contestar la demanda incoada en su
contra, nada dijo respecto de la incompetencia del juez tercero de lo civil de Cotopaxi, ello no
releva a la autoridad judicial de la obligación de observar las normas jurídicas, a fin de asegurar
su competencia y garantizar la validez del proceso, así como observar que su actuación se
enmarque en el respeto a las garantías del debido proceso, consagradas en la Constitución de
la República.
El artículo 346 del Código de Procedimiento Civil señala como solemnidades sustanciales
comunes a todos los juicios: “
2.- Competencia del juez o tribunal, en el juicio que se ventila”; el artículo 349 ibídem dispone:
“Los jueces y tribunales declararán la nulidad aunque las partes no hubieren alegado omisión,
cuando se trate de las solemnidades 1, 2 3, 4, 6 y 7 del Art. 346 comunes a todos los juicios e
instancia…”.
Si bien el demandado no interpuso ningún recurso de impugnación contra la sentencia
expedida por el juez a quo, así como tampoco dirige la presente acción extraordinaria de
protección contra dicho fallo judicial, ello de ninguna manera valida un proceso judicial en que
se omitió una solemnidad sustancial. Y si el juez de primera instancia carecía de competencia
para conocer la demanda de rendición de cuentas, en razón del territorio, el tribunal de alzada
que expidió la decisión judicial que se impugna en la presente acción constitucional, es también
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
22
incompetente por la misma razón. Por tanto, no puede la Corte Constitucional desentenderse
del hecho de que se ha juzgado a una persona por jueces que carecen de competencia para
conocer y resolver la causa sometida a su conocimiento, lo cual implica vulneración del
derecho consagrado en el artículo 76 numeral 7 literal k de la Constitución de la República.
En el juicio N.º 243-2008, el juez tercero de lo civil de Cotopaxi, al advertir que la oficina
mercantil del demandado Luis Rosero Sánchez, en la cual se hallan los documentos relativos al
negocio de explotación y comercialización de madera (libros de contabilidad, facturas, etc.), se
encuentra en la ciudad de Quito, y que por tanto, es allí donde se debe rendir las cuentas
demandadas por el actor Albán Mena, debió declarar la nulidad del proceso por su falta de
competencia (en razón del territorio), por tratarse de omisión de solemnidad sustancial; sin
embargo, el referido juez continuó el trámite del proceso judicial hasta expedir sentencia en
contravención de las normas contenidas en el los artículos 346 y 349 del Código de
Procedimiento Civil, incurriendo en violación del derecho consagrado en el artículo 76 numeral
1 de la Carta Suprema de la República, norma que obliga a toda autoridad administrativa o
judicial a “garantizar el cumplimiento de las normas y los derechos de las partes”.
Además, esa omisión de observar y aplicar las normas constitucionales y legales referidas en
la presente sentencia por parte de los jueces de primera y de segunda instancia que
conocieron y sustanciaron el juicio de rendición de cuentas propuesto por Mario Enrique Albán
Mena en contra de Luis Alberto Rosero Sánchez, constituye vulneración del derecho a la
seguridad jurídica, que se fundamenta en el respeto a la Constitución y en la existencia de
normas jurídicas previas, claras, públicas y aplicadas por las autoridades competentes, como
ordena el artículo 82 de la Constitución de la República.
Por ser la acción extraordinaria de protección una de las garantías jurisdiccionales previstas en
el texto constitucional, de conformidad con el artículo 86 numeral 3 de la Carta Suprema de la
República, en caso de constatarse la vulneración de derechos se debe declararla y ordenar la
reparación integral, material e inmaterial y las circunstancias en que deban cumplirse.
En la especie, se vulneró derechos del accionante, Luis Alberto Rosero Sánchez (demandado
en el juicio de rendición de cuentas propuesto por Mario Albán Mena), desde el inicio del
proceso judicial, pues el juez tercero de lo civil de Cotopaxi carecía de competencia para
conocerlo; por tanto, la forma de reparación de derechos es dejando sin efecto todo el juicio
tramitado en el Juzgado Tercero de lo Civil de Cotopaxi y en la Sala de lo Civil de la Corte
Provincial de Justicia de Cotopaxi, sin perjuicio de que el actor de la causa (Mario Enrique
Albán Mena) pueda intentar su demanda de rendición de cuentas ante los jueces competentes
y dentro de la jurisdicción territorial correspondiente.
III. DECISIÓN
En mérito de lo expuesto, administrando justicia constitucional y por mandato de la Constitución
de la República del Ecuador, la Corte Constitucional, para el periodo de transición, expide la
siguiente:
SENTENCIA
1. Declarar vulnerados los derechos constitucionales al debido proceso y la seguridad jurídica,
previstos en los artículos 76 numerales 1 y 7 literal k y 82 de la Constitución de la República.
2. Aceptar la acción extraordinaria de protección planteada por el señor Luis Alberto Rosero
Sánchez. 3. Dejar sin efecto todo lo actuado en el proceso judicial
N.º 243-2008, seguido en el Juzgado Tercero de lo Civil de Cotopaxi y en el juicio N.º 278-2011
tramitado en la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi.
4. Notifíquese, publíquese y cúmplase.
f.) Dr. Patricio Pazmiño Freire, PRESIDENTE.
f.) Dra. Marcia Ramos Benalcázar, SECRETARIA GENERAL.
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
23
Razón: Siento por tal, que la sentencia que antecede fue aprobada por el Pleno de la Corte
Constitucional, para el período de transición, con nueve votos de los doctores: Roberto Bhrunis
Lemarie, Patricio Herrera Betancourt, Alfonso Luz Yunes, Hernando Morales Vinueza, Nina
Pacari Vega, Ruth Seni Pinoargote, Manuel Viteri Olvera, Edgar Zárate Zárate y Patricio
Pazmiño Freire, en sesión extraordinaria del día martes ocho de mayo del dos mil doce.
Lo certifico.
f.) Dra. Marcia Ramos Benalcázar, SECRETARIA GENERAL.
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 04 de marzo del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General. CAUSA 1225-11-EP Razón:
Siento por tal, que la sentencia que antecede fue suscrita por el doctor Patricio Pazmiño Freire,
Presidente de la Corte Constitucional, el día lunes 30 de julio de dos mil doce.- Lo certifico.
f.) Dr, Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL (E).
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 04 de marzo del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General.
CASO No. 1225-11-EP
PLENO DE LA CORTE CONSTITUCIONAL. Quito, D. M., 19 de febrero del 2013 a las 11h12.
VISTOS: En cumplimiento de la Disposición Transitoria Octava de la Ley Orgánica de
Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, el Pleno de la Corte Constitucional, en
sesión extraordinaria del 29 de noviembre de 2012, procedió al sorteo de causas de
competencia de la Corte Constitucional, correspondiendo al doctor Fabián Marcelo Jaramillo
Villa, el conocimiento del pedido de aclaración presentado por el señor Mario Enrique Albán
Mena, respecto de la sentencia N.º 192-12-SEP-CC,dictada por la Corte Constitucional, para el
periodo de transición, el 08 de mayo de 2012, dentro de la causa N. º 1225-11-EP. Al respecto
el Pleno de la Corte Constitucional realiza las siguientes CONSIDERACIONES: PRIMERA.- El
artículo 94 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional dispone
que:
“La persona demandante, el órgano emisor de la disposición demandada y aquellos quienes
intervinieron en el proceso de su elaboración y expedición, podrán solicitar la aclaración o
ampliación de la sentencia en el término de tres días a partir de su notificación y será resuelta
dentro del término de ocho días a partir de su presentación". Asimismo, el Reglamento de
Sustanciación de Procesos de Competencia de la Corte Constitucional, en su artículo 29,
determina que: "De la sentencia y dictámenes adoptados por el Pleno de la Corte
Constitucional se podrá solicitar aclaración y/o ampliación, en el término de tres días contados
a partir de su notificación. Cuando se presentare un pedido de aclaración y/o ampliación, la
jueza o juez que sustanció la causa elaborará el proyecto de providencia, en un término no
mayor a cinco días, para conocimiento y resolución del Pleno"; en consecuencia, el Pleno de la
Corte Constitucional es competente para atender el pedido de aclaración presentado.
SEGUNDA.- El recurso de aclaración tiene por objeto, lograr que la Corte subsane la falta de
claridad conceptual que contenga una sentencia que genere dudas razonables en la adopción
de la decisión final de la resolución. No obstante, en caso de proceder la aclaración, aquella no
podrá modificar el alcance o contenido de la decisión y solo debe limitarse a desvanecer las
dudas que se produzcan en los conceptos o frases contenidos en ella, y precisar el sentido que
se quiso dar al redactarla.
La Corte Constitucional de Colombia ha establecido dentro de sus precedentes que “uno de los
principios fundamentales del Derecho Procesal, es el del agotamiento de la competencia
funcional del juzgador una vez dictada por este la sentencia con la cual culmina su actividad
jurisdiccional, razón está por la cual, dicha sentencia, como regla general, no es revocable ni
reformable por el juez que la pronunció (…) conforme a este principio, se aclara lo que ofrece
duda, lo que es ambiguo, lo que es susceptible de ocasionar perplejidad en su intelección y,
solamente respecto de la parte resolutiva de los fallos o cuando lo expuesto en la parte motiva
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
24
influye en aquella. Es decir, mientras esa hipótesis no se encuentre establecida a plenitud, se
mantiene incólume la prohibición al juzgador de pronunciarse de nuevo sobre la sentencia ya
proferida, pues, se repite, ella es intangible para el juez que la hubiere dictado, a quien le está
vedado revocarla o reformarla, aún a pretexto de aclararla”.
TERCERA.- Mediante escrito presentado el 02 de agosto de 2012 a las 15h20, el señor Mario
Enrique Albán Mena, solicita la aclaración de la sentencia N. º 192-12-SEP-CC del 08 de mayo
de 2012, emitida por el Pleno de la Corte Constitucional, para el periodo de transición, dentro
de la causa N. º1225-11-EP, pero en su pedido no precisa qué parte de la sentencia expedida
(palabra, fragmento, párrafo u oración) le resulta oscura o inentendible, lo cual impide a esta
Corte Constitucional emitir un pronunciamiento en tal sentido.
CUARTA.- Analizada la sentencia que se solicita se aclare, se determina que la misma es
clara y se encuentra debidamente motivada en cuanto declara que en la sustanciación
de los procesos judiciales N. º 243-2008 y 278-2011, tramitados ante el juez tercero de lo
Civil de Cotopaxi y la Sala de lo Civil de la Corte Provincial de Justicia de Cotopaxi,
respectivamente, se vulneraron los derechos consagrados en los artículos 76, numerales 1
y 7 literal k y 82 de la Constitución de la República. En consecuencia, por las consideraciones
expuestas, el Pleno de la Corte Constitucional resuelve negar la petición de aclaración
formulada por el señor Mario Enrique Albán Mena y disponer que se esté a lo resuelto en la
sentencia N.º 0192-12-SEP-CC, dictada por el Pleno de la Corte Constitucional el 08 de mayo
de 2012. NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.- f.) Dr. Patricio Pazmiño Freire, PRESIDENTE.
* Tomado de la Sentencia C-1153 de 2005, Juez Ponente el Dr. MARCO GERARDO
MONROY CABRA, en referencia al Auto 004 de 2000 M.P. Alfredo Beltrán Sierra
Razón: Siento por tal, que el auto que antecede fue aprobado por el Pleno de la Corte
Constitucional, con siete votos de los señores jueces y señoras juezas: María del Carmen
Maldonado Sánchez, Marcelo Jaramillo Villa, Wendy Molina Andrade, Tatiana Ordeñana Sierra,
Alfredo Ruiz Guzmán, Ruth Seni Pinoargote y Patricio Pazmiño Freire, sin contar con la
presencia de los doctores Antonio Gagliardo Loor y Manuel Viteri Olvera, en sesión
extraordinaria del 19 de febrero de 2013. Lo certifico.
f.) Dr. Jaime Pozo Chamorro, SECRETARIO GENERAL.
CORTE CONSTITUCIONAL.- Es fiel copia del original.- Revisado Por: Ilegible.- f.) Ilegible.Quito, a 04 de marzo del 2013.- f.) Ilegible.- Secretaría General.
<< Ir a sumario >>
SERVICIO DE RENTAS INTERNAS
No. NAC-DGECCGC13-00001
A QUIENES REALICEN IMPORTACIONES DE BEBIDAS CONTENIDAS EN BOTELLAS
PLÁSTICAS GRAVADAS CON EL IMPUESTO REDIMIBLE A LAS BOTELLAS PLÁSTICAS
NO RETORNABLES, A LOS RECICLADORES Y A LOS CENTROS DE ACOPIO
El artículo 83 de la Constitución de la República del Ecuador establece que son deberes y
responsabilidades de los habitantes del Ecuador acatar y cumplir la Constitución, la ley y las
decisiones legítimas de autoridad competente, cooperar con el Estado y la comunidad en la
seguridad social y pagar los tributos establecidos por la ley.
De conformidad con el artículo 226 de la Constitución de la República del Ecuador, las
instituciones del Estado, sus organismos, dependencias, las servidoras o servidores públicos y
las personas que actúen en virtud de una potestad estatal ejercerán solamente las
competencias y facultades que les sean atribuidas en la Constitución y la ley. Tendrán el deber
de coordinar acciones para el cumplimiento de sus fines y hacer efectivo el goce y ejercicio de
los derechos reconocidos en la Constitución.
El artículo 300 de la Constitución de la República del Ecuador establece que el régimen
tributario se regirá por los principios de generalidad, progresividad, eficiencia, simplicidad
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
25
administrativa, irretroactividad, equidad, transparencia y suficiencia recaudatoria. Se priorizarán
los impuestos directos y progresivos. La política tributaria promoverá la redistribución y
estimulará el empleo, la producción de bienes y servicios, y conductas ecológicas, sociales y
económicas responsables. De acuerdo a lo establecido en el artículo 7 del Código Tributario,
en concordancia con el artículo 8 de la Ley de Creación del Servicio de Rentas Internas, es
facultad del Director General del Servicio de Rentas Internas expedir las resoluciones,
circulares o disposiciones de carácter general y obligatorio necesarias para la aplicación de las
normas legales y reglamentarias.
Por su parte, la Ley de Fomento Ambiental y Optimización de los Ingresos del Estado,
publicada en el Suplemento del Registro Oficial No. 583 de 24 de noviembre del 2011, creó el
Impuesto Redimible a las Botellas Plásticas no Retornables con la finalidad de disminuir la
contaminación ambiental y estimular el proceso de reciclaje.
De conformidad con el referido cuerpo legal, el hecho generador de este impuesto es
embotellar bebidas en botellas plásticas no retornables, utilizadas para contener bebidas
alcohólicas, no alcohólicas, gaseosas, no gaseosas y agua, o su desaduanización para el caso
de bebidas importadas, debiendo el Servicio de Rentas Internas determinar el valor de la tarifa
que aplicará para cada caso en particular.
El tercer artículo innumerado del Capítulo II del Título innumerado agregado a continuación del
Título Tercero de la Ley de Régimen Tributario Interno señala que por cada botella plástica
gravada con este impuesto, se aplicará la tarifa de hasta dos centavos de dólar de los Estados
Unidos de América del Norte (0,02 USD), valor que se devolverá en su totalidad a quien
recolecte, entregue y retorne las botellas, para lo cual se establecerán los respectivos
mecanismos tanto para el sector privado cómo público para su recolección, conforme disponga
el respectivo reglamento.
En este sentido, el primer artículo innumerado del Capítulo II, referente al Impuesto Redimible a
las Botellas Plásticas no Retornables, del Título innumerado agregado a continuación del
artículo 214 del Reglamento para la Aplicación de la Ley de Régimen Tributario Interno define
las palabras: bebida, embotellador, importador, reciclador y centro de acopio, para efectos de la
aplicación de este impuesto.
El primer inciso del tercer artículo innumerado del Capítulo II, referente al Impuesto Redimible a
las Botellas Plásticas no Retornables, del Título innumerado agregado a continuación del
artículo 214 del Reglamento para la Aplicación de la Ley de Régimen Tributario Interno
establece que para la liquidación del impuesto a pagar, los embotelladores multiplicarán el
número de unidades embotelladas por la correspondiente tarifa, valor del cual descontarán el
número de botellas recuperadas y transferidas al reciclador o centros de acopio hasta el mes
siguiente, multiplicado por la referida tarifa. Y en ningún caso se podrán descontar valores
utilizados anteriormente.
De igual manera, el primer inciso del cuarto artículo innumerado ibídem, establece que los
embotelladores, importadores, recicladores y centros de acopio tienen la obligación de devolver
a los consumidores el valor del impuesto pagado cuando estos entreguen las botellas objeto de
gravamen con este impuesto, cumpliendo con las condiciones establecidas en dicho artículo.
El último inciso del artículo ibídem señala que el Servicio de Rentas Internas devolverá
exclusivamente a los centros de acopio, recicladores e importadores el monto del impuesto por
el número de botellas recuperadas o recolectadas o su equivalente en kilogramos. Para
obtener esta devolución los beneficiarios de la misma deben cumplir con los requisitos y demás
condiciones establecidas en los actos normativos expedidos por el Servicio de Rentas Internas.
En consideración de lo mencionado en el último inciso del cuarto artículo innumerado ibídem,
esta Administración Tributaria expidió la Resolución No. NAC-DGERCGC1200031, publicada
en el Registro Oficial No. 635 de 7 de febrero de 2012, la cual fue reformada mediante
Resolución No. NAC-DGERCGC12-00298, publicada en Registro Oficial No. 720 de 8 de
junio de 2012, a través de la cual se establece el mecanismo y los requisitos que deben
cumplirse para la devolución del Impuesto Redimible a las Botellas Plásticas no Retornables
a los importadores, recicladores y centros de acopio.
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
26
En la referida Resolución No. NAC-DGERCGC1200031 se establece que la devolución
del referido impuesto es aplicable siempre que los importadores, recicladores y centros de
acopio no hayan obtenido, previamente, la devolución del impuesto a través del mecanismo
previsto en el tercer artículo innumerado del Capítulo II del Título innumerado agregado a
continuación del Título Tercero de la Ley de Régimen Tributario Interno.
Con base en la normativa constitucional, legal y reglamentaria anteriormente citada, el Servicio
de Rentas Internas recuerda a quienes realicen importaciones de bebidas contenidas en
botellas plásticas gravadas con este impuesto, a los recicladores y a los centros de acopio, lo
siguiente:
1. Los importadores de bebidas contenidas en botellas plásticas gravadas con este impuesto,
recicladores y centros de acopio para acceder a la devolución de dicho impuesto, de
conformidad con la ley, deben cumplir de manera obligatoria con todos los requisitos previstos
en la normativa correspondiente, entre los que se encuentra la presentación de las copias de
los comprobantes de venta hacia la siguiente cadena de comercialización, que respalden las
transferencias de las botellas plásticas sobre las que se efectuó la devolución de impuesto a
los consumidores y recolectores.
2. En relación con lo mencionado en el numeral anterior, la “siguiente cadena de
comercialización” se la entiende conforme lo detallado en el siguiente cuadro:
Sin perjuicio de lo señalado, el Servicio de Rentas Internas, en ejercicio de sus facultades
legalmente establecidas, revisará la correcta aplicación de lo dispuesto en esta Circular.
Comuníquese y publíquese.- Dictó y firmó la Circular que antecede, Carlos Marx Carrasco
Vicuña, Director General del Servicio de Rentas Internas, en Quito D. M., a 01 de marzo del
2013. Lo certifico.f.) Dra. Alba Molina P., Secretaria General, Servicio De Rentas Internas
<< Ir a sumario >>
No. NAC-DGERCGC13-00085
EL DIRECTOR GENERAL DEL SERVICIO DE RENTAS INTERNAS
Considerando:
Que el artículo 83 de la Constitución de la República del Ecuador establece que son deberes y
responsabilidades de los habitantes del Ecuador acatar y cumplir con la Constitución, la ley y
las decisiones legítimas de autoridad competente, cooperar con el Estado y la comunidad en la
seguridad social y pagar los tributos establecidos por la ley;
Que conforme al artículo 226 de la Constitución de la República del Ecuador, las instituciones
del Estado, sus organismos, dependencias, las servidoras o servidores públicos y las personas
que actúen en virtud de una potestad estatal ejercerán solamente las competencias y
facultades que les sean atribuidas en la Constitución y la ley;
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
27
Que el artículo 300 de la Constitución de la República del Ecuador señala que el régimen
tributario se regirá por los principios de generalidad, progresividad, eficiencia, simplicidad
administrativa, irretroactividad, equidad, transparencia y suficiencia recaudatoria. Se priorizarán
los impuestos directos y progresivos. La política tributaria promoverá la redistribución y
estimulará el empleo, la producción de bienes y servicios, y conductas ecológicas, sociales y
económicas responsables;
Que el artículo 1 de la Ley de Creación del Servicio de Rentas Internas, publicada en el
Registro Oficial No. 206 de 02 de Diciembre de 1997, establece la creación del Servicio de
Rentas Internas (SRI) como una entidad técnica y autónoma, con personería jurídica, de
derecho público, patrimonio y fondos propios, jurisdicción nacional y sede principal en la ciudad
de Quito. Su gestión estará sujeta a las disposiciones de la citada Ley, del Código Tributario,
de la Ley de Régimen Tributario Interno y de las demás leyes y reglamentos que fueren
aplicables y su autonomía concierne a los órdenes administrativo, financiero y operativo;
Que de conformidad con lo establecido en el artículo 8 de la Ley de Creación del Servicio de
Rentas Internas, el Director General del SRI expedirá resoluciones de carácter general y
obligatorio, tendientes a la correcta aplicación de normas legales y reglamentarias;
Que en concordancia, el artículo 7 del Código Tributario establece que el Director General del
Servicio de Rentas Internas dictará circulares o disposiciones generales necesarias para la
aplicación de las leyes tributarias y para la armonía y eficiencia de su administración;
Que el artículo 73 del Código Tributario establece que la actuación de la administración
tributaria se desarrollará con arreglo a los principios de simplificación, celeridad y eficacia;
Que según se desprende del numeral 9 del artículo 2 de la Ley de Creación del Servicio de
Rentas Internas, es facultad de esta Administración solicitar a los contribuyentes o a quien los
represente cualquier tipo de documentación o información vinculada con la determinación de
sus obligaciones tributarias o de terceros, así como para la verificación de los actos de
determinación tributaria, conforme con la Ley;
Que el literal e) del numeral 1 del artículo 96 del Código Tributario dispone que son deberes
formales de los contribuyentes o responsables cumplir con los deberes específicos que la
respectiva ley tributaria establezca;
Que el primer inciso del artículo 98 del mismo cuerpo legal establece que siempre que la
autoridad competente de la respectiva Administración Tributaria lo ordene, cualquier persona
natural, por sí o como representante de una persona jurídica, o de ente económico sin
personalidad jurídica, en los términos de los artículos 24 y 27 del Código Tributario, estará
obligada entre otras, a proporcionar informes o exhibir documentos que existieran en su
poder, para la determinación de la obligación tributaria de otro sujeto;
Que el artículo 20 de la Ley de Creación del Servicio de Rentas Internas señala que las
entidades del sector público, las sociedades, las organizaciones privadas, las instituciones
financieras y las organizaciones del sector financiero popular y solidario y las personas
naturales estarán obligadas a proporcionar al Servicio de Rentas Internas toda la información
que requiere para el cumplimiento de sus labores de determinación, recaudación y control
tributario;
Que en concordancia con lo indicado, de conformidad con lo establecido en el artículo 99 del
Código Tributario las declaraciones e informaciones de los contribuyentes, responsables, o
terceros, relacionadas con las obligaciones tributarias, será utilizadas para los fines propios de
la administración tributaria;
Que el inciso primero del artículo 106 de la Ley de Régimen Tributario Interno, reformado por la
Ley Orgánica de Redistribución de los Ingresos para el Gasto Social, publicada en el
Suplemento del Registro Oficial No. 847 de 10 de diciembre de 2012, señala que las personas
naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras domiciliadas en el país, que no entreguen la
información requerida por el Servicio de Rentas Internas, dentro del plazo otorgado para el
efecto, serán sancionadas con una multa de 1 a 6 remuneraciones básicas unificadas del
trabajador en general, la que se regulará teniendo en cuenta los ingresos y el capital del
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
28
contribuyente, según lo determine el reglamento. Para la información requerida por la
Administración Tributaria no habrá reserva ni sigilo que le sea oponible y será entregada
directamente, sin que se requiera trámite previo o intermediación, cualquiera que éste sea, ante
autoridad alguna;
Que el segundo inciso del artículo 106 ibídem establece que las instituciones financieras
sujetas al control de la Superintendencia de Bancos y Seguros y las organizaciones del sector
financiero popular y solidario, sujetas al control de la Superintendencia de Economía Popular y
Solidaria que no cumplan cabal y oportunamente con la entrega de la información requerida por
cualquier vía por el Servicio de Rentas Internas, serán sancionadas con una multa de 100
hasta 250 remuneraciones básicas unificadas del trabajador en general por cada
requerimiento. La Administración Tributaria concederá al menos 10 días hábiles para la entrega
de la información solicitada;
Que el último inciso del artículo 106 ibídem señala que la información bancaria sometida a
sigilo o sujeta a reserva, obtenida por el Servicio de Rentas Internas bajo este procedimiento,
tendrá el carácter de reservada de conformidad con lo establecido en el inciso final del artículo
101 de la Ley de Régimen Tributario Interno únicamente y de manera exclusiva podrá ser
utilizada en el ejercicio de sus facultades legales. El Servicio de Rentas Internas adoptará las
medidas de organización interna necesarias para garantizar su reserva y controlar su uso
adecuado.
El uso indebido de la información será sancionado civil, penal o administrativamente, según
sea el caso;
Que el principio constitucional de eficiencia implica una racionalización a favor de la
incorporación tecnológica; simplificación en pro de la sencillez, eficacia y economía de trámites;
y, modernización para fortalecer los nuevos cometidos estatales, fortaleciendo la simplicidad
administrativa;
Que el principio de igualdad debe ser considerado bajo una perspectiva de “igualdad entre
iguales”, es decir aplicado al mismo segmento de contribuyentes, con las mismas condiciones,
naturaleza jurídica y similares obligaciones tributarias, características todas que responden y
les son propias a su condición jurídica y que deben reflejarse en la información que se reporta
a esta Administración Tributaria;
Que mediante Resolución No. NAC-DGERCGC12-00101, publicada en el Suplemento del
Registro Oficial No. 659 de 12 de marzo de 2012, y reformada por la Resolución No. NACDGERCGC12-00568, publicada en el Suplemento del Registro Oficial No. 788 de 13 de
septiembre de 2012, el Servicio de Rentas Internas estableció el Anexo Reporte de
Operaciones y Transacciones Económicas y Financieras (ROTEF), cuya presentación es
obligatoria para las instituciones del sistema financiero privado que se encuentran bajo la
vigilancia y control de la Superintendencia de Bancos y Seguros, indicadas en el artículo 2 del
mencionado acto normativo;
Que el artículo 6 de la referida Resolución No. NACDGERCGC12-00101 establece que la
información contenida en el Anexo ROTEF deberá presentarse de manera mensual, en el mes
posterior al siguiente al que corresponda la información (mes subsiguiente), según el
calendario señalado en dicho artículo, considerando el noveno dígito del Registro Único de
contribuyentes (RUC) del sujeto pasivo;
Que esta Administración Tributaria ha considerado la pertinencia de extender el plazo para la
presentación de la información contenida en el Anexo Reporte de Operaciones y
Transacciones Económicas y Financieras (ROTEF) a los sujetos pasivos obligados a su
presentación;
Que es deber de la Administración Tributaria expedir los actos normativos necesarios para
facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias de los sujetos pasivos, así como también
para fortalecer los controles respecto de las transacciones efectuadas por los contribuyentes; y,
En uso de sus facultades legales,
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
29
Resuelve:
Artículo 1.- En la Resolución No. NAC-DGERCGC1200101, publicada en el Suplemento del
Registro Oficial No. 659 de 12 de marzo de 2012, y reformada por la Resolución No. NACDGERCGC12-00568, publicada en el Suplemento del Registro Oficial No. 788 de 13 de
septiembre de 2012, sustitúyase la Disposición Transitoria Única por la siguiente:
Disposición Transitoria Única.- La información correspondiente a los meses del ejercicio fiscal
2012 y 2013 deberá entregarse según el siguiente calendario:
Artículo 2.- Todas las unidades del Servicio de Rentas Internas deberán considerar lo dispuesto
en la presente Resolución dentro de sus respectivos procesos de control. Disposición Final.La presente Resolución entrará en vigencia a partir del día siguiente al de su publicación en el
Registro Oficial.
Comuníquese y publíquese.
Dictó y firmó la Resolución que antecede, Carlos Marx Carrasco V., Director General del
Servicio de Rentas Internas, en Quito D. M., a 01 de marzo del 2013.
Lo certifico.- f.) Dra. Alba Molina P., Secretaria General, Servicio de Rentas Internas.
<< Ir a sumario >>
No. NAC-DGERCGC13-00086
LA DIRECCIÓN GENERAL DEL SERVICIO DE RENTAS INTERNAS
Considerando:
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
30
Que el numeral 3 del artículo 7 de la Ley de Creación del Servicio de Rentas Internas,
establece entre los deberes de su Director General, la dirección, organización, coordinación y
control, de la gestión institucional;
Que la Ley No. 106, publicada en el Segundo Suplemento del Registro Oficial No. 852 de 29 de
diciembre de 1995, en Beneficio de las Instituciones Educativas Fiscales del País, dispone que
las entidades públicas remitan anualmente al Ministerio de Educación, la lista de los bienes
muebles declarados obsoletos o en desuso;
Que el literal e) de la Disposición General Séptima de la Ley para la Reforma de las Finanzas
Públicas, publicada en el Suplemento del Registro Oficial No. 181 de 30 de abril de 1999,
prevé: "Si no se acredita la legítima tenencia de los bienes incautados provisionalmente, el
Servicio de Rentas Internas los declarará en abandono y podrá rematarlos, destruirlos o
donarlos, salvo que se interponga recurso de apelación ante el Tribunal Distrital de lo Fiscal, el
mismo que está obligado a resolverlo en el término de treinta (30) días, en mérito a los
comprobantes de venta y más documentos autorizados que legitimen la tenencia de los bienes
incautados. De haber impugnación, la incautación provisional de bienes se convertirá en
incautación definitiva, si así lo resuelve el Tribunal Distrital de lo Fiscal, caso en el cual el
Servicio de Rentas Internas podrá rematarlos, destruirlos o donarlos";
Que en consideración de lo dispuesto en la Disposición General Séptima de la Ley para la
Reforma de las Finanzas Públicas, el 20 de enero de 2005, la Dirección General del Servicio de
Rentas Internas, expidió la Resolución No. NAC-DGER2005-0029 (Instructivo para el Remate,
Donación y Destrucción de Bienes Incautados Definitivamente y Declarados en Abandono),
publicada en el Registro Oficial No. 514 de 28 de enero de 2005;
Que el 03 de octubre de 2006, mediante Acuerdo No. 025CG, publicado en el Registro Oficial
No. 378 de 17 de octubre de 2006, la Contraloría General del Estado, emitió el Reglamento
General Sustitutivo para el Manejo y Administración de Bienes del Sector Público, aplicable
para la gestión de los bienes de propiedad o en custodia de las entidades públicas;
Que el artículo 13 de dicho reglamento, determina que el Guardalmacén de Bienes o quien
haga sus veces, informe por escrito a la máxima autoridad y al Jefe Financiero, sobre los
bienes inservibles, obsoletos o en desuso, debiendo este último designar a uno de los
servidores de Control Previo, para que realice la inspección de los mismos. Así mismo, los
artículos 53 y 79 ibídem, establecen que en caso de inconveniencia del remate de los bienes,
por cualquier causa, debe procederse a su trasferencia gratuita, y si ésta también es
inconveniente, a su destrucción;
Que el artículo 104 del Código Orgánico de Planificación y Finanzas Públicas, publicado en el
Segundo Suplemento del Registro Oficial No. 306 de 22 de octubre de 2010, prohíbe a las
instituciones públicas, realizar donaciones o asignaciones no reembolsables, por cualquier
concepto, a personas de derecho privado, con excepción de aquellas que corresponden a los
casos regulados por el Presidente de la República, establecidos en su reglamento. A su vez, el
referido Reglamento del Artículo 104 del Código Orgánico de Planificación y Finanzas
Públicas, expedido mediante Decreto No. 544, publicado en el Registro Oficial No. 329 de 26
de noviembre de 2010, autoriza transferir recursos públicos a favor de personas de derecho
privado, exclusivamente para la ejecución de programas o proyectos de inversión, en beneficio
directo de la colectividad;
Que los bienes que puedan considerarse pruebas en procesos penales, deben sujetarse a sus
normas especiales, por lo que no es procedente aplicar la Ley para la Reforma de las Finanzas
Públicas;
Que debido a que la disposición de los bienes declarados en abandono, en aplicación de la
Disposición General Séptima de la Ley para la Reforma de las Finanzas Públicas, no se
justifica en que los bienes son inservibles, obsoletos o están en desuso, no es posible aplicar la
Ley en Beneficio de las Instituciones Educativas Fiscales del País, ni la inspección establecida
en el artículo 13 del Reglamento General Sustitutivo para el Manejo y Administración de Bienes
del Sector Público; y,
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
31
Que con las precisiones que anteceden, es conveniente mantener un único régimen de
disposición de bienes en el Servicio de Rentas Internas, y por lo tanto, derogar el Instructivo
para el Remate, Donación y Destrucción de Bienes Incautados Definitivamente y Declarados
en Abandono.
En ejercicio de la atribución que le confiere el numeral 3 del artículo 7 de la Ley de Creación del
Servicio de Rentas Internas,
Resuelve:
Art. 1.- Derogar la Resolución No. NAC-DGER2005-0029 de la Dirección General del Servicio
de Rentas Internas, publicada en el Registro Oficial No. 514 de 28 de enero de 2005, que
contiene el Instructivo para el Remate, Donación y Destrucción de Bienes Incautados
Definitivamente y Declarados en Abandono.
Art. 2.- Delegar a los directores regionales del Servicio de Rentas Internas, las atribuciones
otorgadas a la máxima autoridad institucional en el Reglamento General Sustitutivo para el
Manejo y Administración de Bienes del Sector Público, en cuanto a la disposición de los bienes
declarados en abandono, conforme a la Disposición General Séptima de la Ley para la
Reforma de las Finanzas Públicas.
Publíquese.- Dado en Quito D. M., a 01 de marzo del 2013.
Firmó la resolución que antecede, Carlos Marx Carrasco V., DIRECTOR GENERAL DEL
SERVICIO DE RENTAS INTERNAS, en Quito D. M., a 01 de marzo del 2013. Lo certifico.f.) Dra. Alba Molina, Secretaria General, Servicio de Rentas Internas.
<< Ir a sumario >>
GOBIERNO AUTÓNOMO DESCENTRALIZADO MUNICIPAL DEL CANTÓN LORETO
Considerando:
Que, el costo de la ejecución de obras públicas, por parte del Gobierno Autónomo
Descentralizado, debe ser recuperado y reinvertido en beneficio colectivo;
Que, el Art. 264 de la Constitución de la República del Ecuador, en relación con las
competencias, numeral 6, faculta, de manera privativa a las municipalidades, la competencia
de crear, modificar o suprimir mediante ordenanzas, tasas y contribuciones especiales de
mejoras;
Que, el Art. 300 de la Constitución de la República del Ecuador, determina que solo por acto
competente se podrán establecer, modificar, exonerar y extinguir tasa y contribuciones. Las
tasas y contribuciones especiales se crearán y regularán de acuerdo con la ley;
Que, en sesión ordinaria de fecha 2 de febrero del año dos mil doce, se aprobó por parte del I.
Concejo cantonal del Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal del cantón Loreto, la
Ordenanza PARA LA DETERMINACIÓN, GESTIÓN, RECAUDACIÓN E INFORMACIÓN DE
LAS CONTRIBUCIONES ESPECIALES DE MEJORAS, POR OBRAS EJECUTADAS EN EL
CANTÓN LORETO, la cual entro en vigencia una vez publicada en el Registro Oficial No. 708,
de fecha 23 de mayo del 2012;
Que, deben garantizarse formas alternativas de inversión y recuperación del costo de las obras
realizadas, permitiendo al Gobierno Autónomo Descentralizado y al contribuyente obtener
beneficios recíprocos;
Que, la contribución especial de mejoras debe pagarse, de manera equitativa, entre todos
quienes reciben el beneficio de las obras realizadas por el Gobierno Autónomo
Descentralizado;
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
32
Que de conformidad con lo establecido en el Art. 57, literal c del Código Orgánico de
Organización Territorial, Autonomía y Descentralización, es atribución del Concejo Municipal
exonerar o disminuir el cobro de contribución especial de mejoras; y,
En uso de la facultad legislativa prevista en el artículo 240 de la Constitución de la República,
artículo 7 y literal a) del artículo 57 del Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía
y Descentralización,
Expide:
LA ORDENANZA REFORMATORIA A LA ORDENANZA PARA LA DETERMINACIÓN,
GESTIÓN, RECAUDACIÓN E INFORMACIÓN DE LAS CONTRIBUCIONES ESPECIALES DE
MEJORAS, POR OBRAS EJECUTADAS EN EL CANTÓN LORETO.
Artículo. 1.- En el artículo 11, elimínese la palabra “rural”.
Artículo 2.- A continuación del inciso primero del Art. 13, insértese uno que diga: “El porcentaje
de cobro será de 15% de todas y cada una de las obras susceptibles de cobro por contribución
especial de mejoras, a excepción de las obras que son financiadas por las entidades de
crédito, de las cuales se cobrará el valor a ser rembolsado a dichas entidades.”
Artículo 3.- A continuación del inciso primero del Art. 20, insértese uno que diga: “A los
contribuyentes que durante el primer año realicen el pago total de la deuda, se les realizará el
descuento del 10%.”.
Artículo 4.- A continuación del inciso primero del Art. 21, insértese uno que diga: “Los concejos
municipales o distritales podrán disminuir o exonerar el pago de la contribución especial de
mejoras en consideración de la situación social y económica de los contribuyentes.”.
Artículo 5.- Insértese a continuación de la Disposición General Cuarta, la siguiente: “Quinta.Previo al proceso de contratación deberá ser socializada toda obra con la participación
ciudadana.”.
Dado en la sala de sesiones del Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Loreto, a
los 25 días del mes de febrero del año dos mil trece.
f.) Lic. Luis Aguinda, Secretario General.
CERTIFICACIÓN: Certifico la ordenanza reformatoria que antecede, se conoció, discutió y
aprobó en sesiones de fechas: 10 de diciembre del 2012 y 25 de febrero del 2013. Loreto, 25
de febrero del 2013.
f.) Lic. Luis Aguinda, Secretario General.
ALCALDÍA DEL CANTÓN LORETO.- Sanciónese la Ordenanza reformatoria para la
determinación, gestión, recaudación e información de las contribuciones especiales de
mejoras, por obras ejecutadas en el cantón Loreto. Ejecútese.
Loreto, 05 de marzo del 2013.
f.) Lcdo. René Grefa Aguinda, Alcalde del Cantón Loreto.
Certificación: El señor Lcdo. René Grefa Aguinda, Alcalde del cantón Loreto, proveyó y firmó el
decreto que antecede, el 05 de marzo del 2013.
f.) Lic. Luis Aguinda, Secretario General.
Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013
33
Descargar

Correo Legal / Miércoles 06 de marzo del 2013 1 SUMARIO