DICTAMEN Nº: 114/2011
TÍTULO: Consulta 129/2011 sobre el proyecto de Decreto Legislativo por el que
se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes sobre el
régimen presupuestario de Euskadi y se regula el régimen presupuestario
aplicable a las fundaciones y consorcios del sector público de la Comunidad
Autónoma de Euskadi.
ANTECEDENTES
1.
Por Orden de 4 de abril de 2011, del Consejero de Economía y Hacienda, con
entrada en esta Comisión el 14 del mismo mes y año, se somete a dictamen de la
Comisión el proyecto de Decreto Legislativo de referencia.
2.
Por Resolución de 19 de abril de 201, la Presidenta de la Comisión, de acuerdo
con el artículo 9.1. d) de la Ley 9/2004, de 24 de noviembre, de la Comisión
Jurídica Asesora de Euskadi, califica como urgente la consulta, dado el carácter
esencial del plazo de seis meses previsto en la delegación.
3.
Integran el expediente remitido, además del texto del propio proyecto, y de actos
de comunicación:
a)
Órdenes, de 9 y de 10 de febrero de 2011, del Consejero de Economía y
Hacienda, por las que, respectivamente, se da inicio al procedimiento para la
elaboración del texto normativo que dictaminamos y se aprueba con carácter
previo el mismo.
b)
Memoria justificativa del proyecto y Memoria Económica, elaboradas ambas
por la Dirección de Presupuestos.
c)
Informe jurídico emitido por la Dirección de Servicios del Departamento
consultante.
d)
Informe de la Dirección de Normalización Lingüística de las Administraciones
Públicas.
e)
Escrito de Emakunde señalando que se trata de modificaciones no
sustanciales desde el punto de vista de incidencia de género.
f)
Informe de la Oficina de Control Económico.
g)
Memoria sucinta del procedimiento.
CONSIDERACIONES
I
INTERVENCIÓN DE LA COMISIÓN
4.
El presente dictamen se emite con el carácter preceptivo que el artículo 3.1.b) de
la Ley 9/2004, de 24 de noviembre, de la Comisión Jurídica Asesora de Euskadi,
señala para los proyectos de decretos legislativos.
5.
Efectivamente se trata de un proyecto de decreto legislativo aprobando la
refundición legislativa autorizada por la disposición final segunda de la Ley
5/2010, de 23 de diciembre, por la que se aprueban los Presupuestos Generales
de la Comunidad Autónoma de Euskadi para el ejercicio 2011, y cuyo texto es el
siguiente:
“Se autoriza al Gobierno para que en el plazo de seis meses desde la entrada
en vigor de la presente ley proceda a dictar un decreto legislativo que, de
acuerdo con lo dispuesto en los párrafos 2, 3 y 4 del artículo 52 de la Ley
7/1981, de Gobierno:
a) refunda en un único texto las disposiciones legales vigentes en materia de
régimen presupuestario contenidas en el texto refundido aprobado por el
Decreto Legislativo 1/1994, de 27 de septiembre, con las modificaciones
introducidas en el mismo por otras leyes posteriores a su entrada en vigor,
incluyendo la regularización, aclaración y armonización de los textos legales que
han de ser refundidos, y,
b) regule los presupuestos de las fundaciones y los consorcios del sector
público de la Comunidad Autónoma de Euskadi a los que se refieren las letras
b) y c) del artículo 7.4 del Texto Refundido de la Ley de Principios Ordenadores
de la Hacienda General del País Vasco como integrantes de los Presupuestos
Generales de Euskadi y efectúe las modificaciones en el contenido de la norma
estrictamente necesarias para dotar a los citados consorcios y fundaciones del
mismo régimen presupuestario aplicable actualmente a los organismos
autónomos administrativos y a las sociedades públicas, respectivamente.”
Dictamen 114/2011
Página 2 de 13
II DESCRIPCIÓN DEL ANTEPROYECTO
6.
El proyecto sometido a dictamen viene, por un lado, a refundir la Ley de Régimen
Presupuestario de Euskadi (en adelante, LRPE) aprobada por Decreto Legislativo
1/1994, de 27 de septiembre, incluyendo las modificaciones sufridas a través de
la Ley 10/1996, de 27 de diciembre, Ley 5/2005 de 29 de diciembre, Ley 9/2006,
de 28 de diciembre, correspondientes a la aprobación de los Presupuestos
Generales de la Comunidad Autónoma de Euskadi para los ejercicios 1997, 2006
y 2007 respectivamente, así como la Ley 12/2007, de 16 de noviembre, sobre
modificación de los artículos 125 y 126 de la LRPE, refundición que incluye la
regularización, aclaración y armonización de los textos.
7.
Por otro lado, y con el fin de cohonestar la actual regulación del régimen
presupuestario con la vigente composición del sector público de la Comunidad
Autónoma de Euskadi, se regulan los presupuestos de las fundaciones y de los
consorcios de dicho sector público.
8.
El Decreto Legislativo proyectado, tras una breve parte expositiva en la que se
exponen los términos de la delegación parlamentaria, aprueba el texto refundido
de la LRPE en su artículo único.
9.
En cuanto a su parte final, su disposición adicional señala que las referencias
normativas efectuadas en otras disposiciones a la LRPE deben entenderse al
nuevo texto. Su disposición derogatoria deroga tanto al actualmente vigente
Decreto Legislativo como las cuatro leyes referidas, y su disposición final se
refiere a su entrada en vigor.
10.
El texto refundido contiene los 131 artículos de la LRPE, manteniendo también su
anterior correlación. Su estructura y sus rúbricas son del todo coincidente con la
vigente LRPE, salvo en el artículo 2.2, en el que la incorporación de las
fundaciones y consorcios del sector público ha obligado a incluir dos nuevos
apartados.
11.
Incorpora también las cuatro disposiciones adicionales de la LRPE.
III ASPECTOS COMPETENCIALES
12.
Tratándose de la refundición de un texto legal, los aspectos competenciales
aplicables al mismo son los propios de la ley a refundir
Dictamen 114/2011
Página 3 de 13
13.
En nuestro DCJA 98/2008, con ocasión de un anteproyecto de modificación de la
LRPE, tuvimos ocasión de analizar brevemente la competencia aquí concernida,
señalando al respecto que el Estatuto de Autonomía para el País Vasco (EAPV)
establece en su artículo 40 que, para el adecuado ejercicio y financiación de sus
competencias, el País Vasco dispondrá de su propia Hacienda Autónoma.
14.
Dijimos también que su artículo 44, más claramente si cabe, establece que los
Presupuestos Generales del País Vasco contendrán los ingresos y gastos de la
actividad pública general, y serán elaborados por el Gobierno Vasco y aprobados
por el Parlamento Vasco de acuerdo con las normas que éste establezca.
15.
El procedimiento de elaboración y gestión presupuestaria constituye, por tanto,
una de las materias propias de la Hacienda General del País Vasco, tal y como
queda recogido también en el artículo 1 del Decreto Legislativo 1/1997, de 11 de
noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Principios
Ordenadores de la Hacienda General del País Vasco (LPOHGPV).
16.
En cuanto a los límites o condicionantes ubicados más allá del ordenamiento
autonómico, señalamos cómo el Tribunal Constitucional ha señalado, en relación
a las normas que rigen la elaboración y aprobación de los presupuestos de las
Comunidades Autónomas, que esos límites pueden venir impuestos, además de
por el propio Estatuto y las reglas y principios constitucionales específicamente
dirigidos a las comunidades autónomas, por las leyes estatales dictadas dentro
del marco constitucional para delimitar las competencias del Estado y las
comunidades autónomas, y por “las reglas y principios constitucionales aplicables a todos
los poderes públicos que conforman el Estado entendido en sentido amplio ” (por todas, STC
116/1994, de 18 de abril).
17.
En cuanto a las leyes estatales, el Alto Tribunal se ha referido singularmente a la
Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Ley Orgánica
8/1980) como parte integradora del bloque de la constitucionalidad al que debe
quedar sometida nuestra Ley de Presupuestos, y más concretamente a su
artículo 21 (por todas STC 3/2003), aunque actualmente también deban tenerse
en cuenta a estos efectos la Ley de Estabilidad Presupuestaria (Ley 18/2001) y su
Ley Orgánica Complementaria (5/2001), si bien, en ambos casos, su aplicación
en nuestra Comunidad Autónoma debe entenderse sin perjuicio de la dispuesto
en la Ley del Concierto Económico.
18.
Finalmente, por lo que se refiere a las reglas y principios constitucionales
aplicables a todos los poderes públicos que conforman el Estado, el propio
Tribunal Constitucional ha identificado entre ellos los de anualidad, unidad y
Dictamen 114/2011
Página 4 de 13
universalidad ─incorporados tanto en la Constitución como en nuestro
ordenamiento autonómico— como consustanciales a la institución presupuestaria
y al sistema parlamentario.
19.
En cualquier caso, ninguno de estos límites resulta afectado por el presente
proyecto, cuya única novedad consiste en la inclusión en su ámbito de los
presupuestos de las fundaciones y consorcios del sector público.
20.
Lo anterior nos lleva a examinar también la competencia de la Comunidad
Autónoma para aprobar este proyecto desde del punto de vista del artículo 10.2
del EAPV —Organización, régimen y funcionamiento de sus instituciones de
autogobierno dentro de las normas de propio Estatuto—, en la medida en que la
parte de su contenido que podríamos considerar como novedosa tiene como
finalidad adecuar el texto de la LRPE actualmente vigente a la nueva
configuración institucional y del sector público prevista en la LPOHGPV.
21.
Lo que nos conduce, al igual que en el mencionado DCJA 98/2008, a examinar
también los límites de esta competencia, desde la perspectiva del artículo
149.1.18 de la Constitución (CE) puesto que, tal y como ha señalado el Tribunal
Constitucional, “… si existe alguna institución cuyo encuadramiento pueda realizarse del
modo más absoluto dentro de la amplia rúbrica, régimen jurídico de las Administraciones
Públicas, ésta es precisamente la personificación de tales Administraciones para su
constitución, funcionamiento y actuación en cualquiera de sus posibilidades legales ”. (STC
14/1986, de 31 de enero).
22.
Y como concluimos en el mencionado dictamen, tampoco desde esta perspectiva
puede plantearse objeción competencial alguna al proyecto, puesto que ni
siquiera pretende incluir nuevas fórmulas de personificación en la actividad de la
Administración de la Comunidad Autónoma o de su sector público, sino sólo
determinar el régimen presupuestario aplicable a las ya existentes.
23.
En definitiva, la Comunidad Autónoma dispone de competencia para la
aprobación del proyecto sometido a dictamen.
IV PROCEDIMIENTO DE ELABORACIÓN
24.
De su contraste con lo dispuesto por la Ley 8/2003, de 22 de diciembre, del
procedimiento de elaboración de disposiciones de carácter general, puede
afirmarse que se han cumplido los trámites y se ha incorporado la documentación
según lo previsto en dicha ley.
Dictamen 114/2011
Página 5 de 13
25.
Se han incorporado tanto la Memoria justificativa de la iniciativa como la Memoria
económica, en la que se concluye que la aprobación de la norma no implicará
coste económico ni incidencia presupuestaria alguna.
26.
Se incorpora un informe jurídico que efectúa un análisis tanto de la delegación
como del contenido de la iniciativa.
27.
Dado el contenido y la finalidad de la norma, que no afecta de un modo directo a
los derechos e intereses legítimos de la ciudadanía, se ha considerado
improcedente realizar el trámite de audiencia e información pública.
28.
Se ha incorporado también el informe del Departamento de Cultura relativo a la
incidencia del proyecto en la normalización del uso del euskera y su adecuación a
la normativa vigente en materia lingüística.
29.
Emakunde ha confirmado que no es preciso realizar una evaluación de impacto
en relación con el género, dado que las modificaciones en el texto de la LRPE no
resultan sustanciales.
30.
El informe de la Oficina de Control Económico confirma también la ausencia de
incidencia económica anunciada por la memoria de la iniciativa.
31.
Por último, recordar que, en cumplimiento de lo establecido en el artículo 52.5 y 6
de la Ley 7/1981, de 30 de junio, sobre Ley de Gobierno (LG), tras la aprobación
[artículo 18.b) de la misma Ley] del Decreto Legislativo proyectado, el Gobierno
deberá dirigir una comunicación al Parlamento con el texto refundido que nos
ocupa, y el Parlamento lo someterá a debate y votación de totalidad, por el
procedimiento de lectura única, siendo de aplicación el artículo 191 del
Reglamento del Parlamento Vasco (RPV), con previsión expresa del 162.2 del
mismo Reglamento, que prescribe un debate regido por las normas de los de
totalidad y una sola votación.
32.
Cumplido el referido trámite parlamentario, procederá la promulgación por parte
del Lehendakari [artículo 7.b) LG] como supremo representante de Euskadi, es
decir, en ejercicio de una facultad equiparada a la de promulgación de las leyes y
diferente de la firma y orden de publicación de decretos.
33.
Tras esa promulgación, procederá la publicación oficial en el BOPV del texto
refundido y, por ende, su entrada en vigor.
Dictamen 114/2011
Página 6 de 13
V EL RÉGIMEN DE DELEGACIÓN LEGISLATIVA Y SU APLICACIÓN AL CASO
34.
La Comisión ha analizado el régimen de la delegación legislativa, y en particular
el de la refundición, en nuestros dictámenes 2/2002, 100/2007 y 131/2007.
35.
El presente caso presenta algunas particularidades que recomiendan, además de
recordar lo anteriormente señalado sobre la refundición, realizar algún comentario
adicional sobre las condiciones concretas de esta delegación. El hecho de que la
norma delegante se haya incluido en una Ley de Presupuestos —excluida de la
función consultiva de esta Comisión— y que incorpore una habilitación adicional a
la refundición de textos normativos, aconsejan igualmente realizar este examen,
teniendo en cuenta que, tal y como ha señalado el Tribunal Constitucional en su
Sentencia 61/1997 de 20 marzo, en un proceso constitucional en que se
cuestionara la validez de la Ley delegada, resultaría posible también examinar la
Ley de delegación.
36.
El artículo 52.2 LG prevé la delegación legislativa para la realización de un texto
articulado —en cuyo caso debe acordarse mediante ley de bases—, o para
refundir varios textos legales en uno sólo —en cuyo caso debe acordarse
mediante Ley ordinaria—.
37.
El Tribunal Constitucional, referido a los dos supuestos de delegación legislativa
que igualmente distingue el artículo 82.2 CE, ha señalado que el de la Ley de
bases para la formulación de un texto articulado (art. 82.4 CE) se enmarca con
frecuencia en un proceso de reforma legislativa (STC 205/1993, de 17 de junio,
FJ 3), y supone un mayor margen para la actuación del Gobierno que el que se
da en el supuesto de la refundición de varios textos legales en uno solo (art. 82.5
CE).
38.
Ello no obstante, el propio Tribunal Constitucional precisa que «no es menos cierto
que la labor refundidora que el Legislador encomienda al Gobierno aporta también un
contenido innovador, sin el cual carecería de sentido la delegación legislativa ». En esta
dirección, afirma que «el Texto Refundido, que sustituye a partir de su entrada en vigor a
las disposiciones legales refundidas, las cuales quedan derogadas y dejan de ser aplicables
desde ese momento, supone siempre un juicio de fondo sobre la interpretación sistemática de
los preceptos refundidos, sobre todo en el segundo tipo de refundición prevista en el artículo
82.5 de la Constitución, es decir, el que incluye la facultad de regularizar, aclarar y armonizar
los textos legales que han de ser refundidos, pues ello permite al Gobierno, como hemos dicho
en la STC 13/1992, de 6 de febrero, FJ 16, la explicitación de normas complementarias a las
que son objeto de la refundición, con el fin de colmar lagunas, y en todo caso le habilita para
llevar a cabo una depuración técnica de los textos legales a refundir, aclarando y armonizando
Dictamen 114/2011
Página 7 de 13
preceptos y eliminando discordancias y antinomias detectadas en la regulación precedente,
para lograr así que el Texto Refundido resulte coherente y sistemático » (STC 166/2007, de
4 de julio, FJ 8).
39.
En el caso sometido a nuestro dictamen, la ley habilitante incluye una doble
delegación al Gobierno. La primera de ellas consiste en realizar una refundición
legislativa en la que se incluye la regularización, aclaración y armonización de los
textos legales que han de ser refundidos. En este caso, tal y como señalamos en
los dictámenes mencionados, los límites marcados por el reiterado régimen de
normación delegada consisten en (artículo 52.2 y 4 LG):
a)
respetar el límite temporal para el dictado del texto refundido;
b)
ceñirse al ámbito, o perímetro, a que se refiere el contenido de la delegación;
y
c)
no exceder la regularización, aclaración y armonización de los textos legales a
refundir.
40.
Su inclusión en una Ley de Presupuestos no debe considerarse como un
obstáculo para admitir la delegación, siempre que ello no suponga una restricción
ilegítima de las competencias del poder legislativo, y nada se haya hurtado al
debate parlamentario ni se haya menoscabado las potestades legislativas del
Parlamento y el respeto a las minorías parlamentarias como consecuencia de la
utilización de un procedimiento legislativo especial, como es el presupuestario
(SSTC 27/1981, de 20 de julio, FJ 2; 65/1987 de 21 de mayo, FJ 5; 134/1987, de
21 de julio, FJ 6; 76/1992, de 14 de mayo, FJ 4; y 61/1997, de 20 marzo, FJ 3).
Tampoco el debate presupuestario y "el contenido primordial que caracteriza a la Ley de
Presupuestos" tienen por qué quedar desvirtuados por la introducción en ésta de
una peculiar delegación legislativa, como la aquí contemplada, que se desarrolla
enteramente dentro de la propia materia presupuestaria.
41.
No obstante, tal y como hemos adelantado, la delegación no se ha limitado a
habilitar al Gobierno a realizar la refundición, incluyendo un segundo mandato
dirigido a regular los presupuestos de las fundaciones y los consorcios del sector
público de la Comunidad Autónoma de Euskadi a los que se refieren las letras b)
y c) del artículo 7.4 LPOHGPV. Este segundo supuesto constituye una labor
legislativa que se añade a la labor de refundición, pero que no forma parte de la
misma, sino que constituye una actuación innovadora —aunque materialmente
bien perfilada y delimitada— del régimen jurídico de los presupuestos generales
de Euskadi.
Dictamen 114/2011
Página 8 de 13
42.
La habilitación en su conjunto se ha producido, como ya hemos señalado, a
través de la Ley de Presupuestos la cual, a estos efectos, debe ser considerada
como una ley ordinaria, y no —aunque sólo sea a efectos terminológicos— como
una ley de bases, tal y como establece con carácter general la LG para cuando
su objeto sea la elaboración de textos articulados. De ahí que su resultado sea
nominalmente el de un texto refundido y no el de un texto articulado, aunque su
contenido incluya tanto el resultado de la refundición —incluida la labor de
regularización, aclaración y armonización— como el de la labor legislativa
innovadora.
43.
En nuestro DCJA 2/2002 analizamos —aunque en materia sustancialmente
diferente— si la mera inobservancia del artículo 52 LG viciaba a la autorización
para refundir, pues la LG no goza de una fuerza formal pasiva que impida a otras
normas del mismo rango modificar o derogar lo en ella prescrito. Tal y como
dijimos entonces, el ordenamiento vasco se separa en esta cuestión de lo que es
habitual en otras comunidades autónomas en las que la delegación legislativa
está prevista y regulada en el Estatuto de Autonomía o en los reglamentos de sus
parlamentos. En el primer caso, la norma estatutaria se erige en un límite
infranqueable para el legislador ordinario. En el segundo, el Reglamento de la
Cámara obliga a ésta a respetar las condiciones y el procedimiento que impone a
la delegación legislativa en el ejecutivo.
44.
También afirmamos en el mencionado DCJA 2/2002, no creer que el encargo que
el artículo 33.3 in fine EAPV hace a la ley para que regule las relaciones del
Gobierno con el Parlamento, y que ha realizado la LG, confiera a ésta una
posición ordinamental que la sustraiga del riesgo de ser modificada o derogada
singularmente por otra posterior, aunque verse sobre otra materia. Por su parte,
la referencia a la delegación legislativa que actualmente hace el artículo 191 del
Reglamento del Parlamento Vasco (RPV) sólo alude al control parlamentario de
su ejercicio por el Gobierno que prevé el artículo 52 LG, pero nada dice acerca de
sus requisitos y sus límites.
45.
Como señalamos entonces, la singularidad del régimen descrito es de la máxima
importancia, pues es consustancial a la delegación legislativa que a través de ella
se encuadre el ejercicio de la potestad para producir normas con fuerza de ley en
un marco necesariamente más estrecho que aquél en el que se mueve el titular
originario del poder legislativo (STC 51/1982). Sin embargo, conforme al juego de
los artículos 52 LG y 162 y 191 RPV, si bien el encuadramiento carece de la
rigidez necesaria en cuanto a los requisitos y límites, ello se compensa con la
reserva de la aprobación parlamentaria de la norma resultante de la delegación,
Dictamen 114/2011
Página 9 de 13
pues, aunque esta se haga en lectura única, quien ha de darla es el Parlamento
en Pleno.
46.
Pese a ello, desde una perspectiva de técnica legislativa, la Comisión considera
que, dado el limitado alcance de las novedades introducidas, hubiera resultado
más apropiado acometer previamente la modificación planteada sobre la LRPE,
autorizando al Gobierno, en la misma norma modificativa, para ejecutar la
refundición que ahora se plantea. Ésta fue la fórmula utilizada en la anterior
refundición del régimen presupuestario, así como en otros antecedentes más
inmediatos, como el Decreto Legislativo 2/2007, de 6 de noviembre, de
aprobación del Texto Refundido de la Ley de Patrimonio de Euskadi, o el Decreto
Legislativo 1/2007, de 11 de septiembre, de aprobación del texto refundido de la
Ley de Tasas y Precios Públicos de la Administración de la Comunidad Autónoma
del País Vasco. Es evidente que la configuración de la Administración
Institucional de la Comunidad Autónoma y su sector público, surgida como
consecuencia de la modificación de la LPOHGP en el año 2007, reclamaba una
adecuación del régimen presupuestario de algunas de esas entidades, pero la
fórmula legislativa utilizada para realizar esa adaptación —más propia de
reformas legislativas de mayor calado que por su extensión o complejidad
requieren de un importante soporte técnico en su redacción—, aun logrando su
objetivo, no es la única posible, y tampoco parece que sea la más ortodoxa.
47.
Advertido lo anterior, cabe igualmente señalar que, en el supuesto de la
delegación para la elaboración de textos articulados, la ley delegante, en cuanto
incide sobre materias que ya son objeto de regulación legal, debe establecer el
alcance de las exigencias de la reforma que el legislador delegante quiere
introducir, dando a conocer así al poder delegado los cambios que sobre la
legislación precedente debe llevar a cabo a través del Decreto Legislativo.
48.
En el presente caso se da cumplimiento a la anterior premisa, de tal forma que la
propia disposición habilitante contiene también la base o directriz única sobre la
que el ejecutivo ha tenido que desarrollar su función legislativa regulando el
régimen jurídico de los presupuestos de los consorcios y las fundaciones del
sector público. No hay, por tanto, ni una renuncia a su función legislativa por parte
del Parlamento, ni una habilitación al Gobierno para innovar libremente el
ordenamiento. De hecho, al establecer parámetros concretos y objetivos, como
son las referencias a los organismos autónomos administrativos y las sociedades
públicas, la propia disposición establece con precisión lo que materialmente
constituye la base sobre la que debe construirse la nueva regulación, mientras
que, por otro lado, de acuerdo con el régimen anteriormente descrito, el
Dictamen 114/2011
Página 10 de 13
Parlamento, de acuerdo con lo previsto en artículo 191 RPV, mantiene la última
decisión sobre el correcto cumplimiento de los términos de la delegación.
49.
De esta técnica, en la que se acumulan las dos fórmulas de delegación legislativa
al ejecutivo por parte del Parlamento, podría también plantearse algún efecto
negativo sobre la seguridad jurídica, dado que el resultado se anuncia como un
texto refundido, pero, desde esta perspectiva, la inclusión en el título de la
disposición de los dos objetivos de la iniciativa —refundición y régimen
presupuestario de consorcios y fundaciones del sector público— permite eliminar
los posibles equívocos sobre el contenido del proyecto, aunque el producto
legislativo no pueda ser también denominado como texto articulado.
50.
En cuanto al plazo otorgado para la aprobación, éste debe ser considerado
esencial, en el mismo sentido señalado por el Consejo de Estado (Dictámenes
409/1999, y 2535/2003, entre otros). En el caso que nos ocupa, nos encontramos
aun dentro del plazo otorgado para su vencimiento, por lo que resulta de posible
respeto, lo cual se recomienda encarecidamente, a fin de evitar la necesidad de
una nueva habilitación parlamentaria para el caso de mantener la voluntad de
refundir.
VI ANÁLISIS DEL ANTEPROYECTO
51.
El texto presentado responde correctamente a la doble habilitación recibida. Por
un lado, refunde en un único texto legal el contenido aprobado por el Decreto
Legislativo 1/1994 y las reformas operadas por las leyes siguientes: Ley 10/1996,
de 27 de diciembre, Ley 5/2005 de 29 de diciembre y Ley 9/2006, de 28 de
diciembre, correspondientes, respectivamente, a la aprobación de los
Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Euskadi para los
ejercicios 1997, 2006 y 2007, así como la Ley 12/2007, de 16 de noviembre,
sobre modificación de los artículos 125 y 126 de la LRPE.
52.
Con ello se integra la redacción de: i) los artículos 21 y 54.2, referidos a los
créditos de pago correspondientes a transferencias corrientes con destino a
organismos autónomos mercantiles, entes públicos de derecho privado,
sociedades públicas, y ahora también a fundaciones del sector público, y al
carácter limitativo de las dotaciones; ii) el artículo 128, referido a la prórroga de
las autorizaciones contenidas en leyes de presupuestos generales que extienden
su vigencia al ejercicio siguiente; iii) el párrafo 2 de la disposición adicional
segunda y la disposición adicional cuarta; iv) los artículos 31, 83.1, 87, 95.1, 97.3
y 102 del vigente texto; v) los párrafos 5 y 6 del artículo 66, así como el inciso
Dictamen 114/2011
Página 11 de 13
final del párrafo 2 y el párrafo 4 del artículo 97 y; vi) artículos 125.1 y 126.1,
referidos a la elaboración y aprobación de los presupuestos.
53.
En el ámbito de la refundición, la facultad de regularizar, aclarar y armonización
otorgada al Gobierno ha sido utilizada para, además de corregir erratas y mejorar
algunas expresiones del texto vigente, sustituir la denominación concreta del
departamento por una referencia más atemporal, y eliminar las referencias a la
Comisión Económica —con posterioridad denominada Comisión Delegada de
Planificación y Asuntos Económicos—, dado que ha sido suprimida mediante
Decreto 38/2011, de 22 de marzo.
54.
Merece la pena destacar también la adecuación de la redacción del artículo
124.E) en dos aspectos. El primero de ellos, adecua en su apartado a) la
documentación a presentar en la Cuenta de Liquidación del Ejercicio
Presupuestario de los Organismos Autónomos Mercantiles, Entes Públicos de
derecho privado, Sociedades Públicas y Fundaciones del sector público de la
Comunidad autónoma, teniendo en cuenta la estructura que la propia norma
establece para la presentación de sus presupuestos. En el segundo, la referencia
a las cuentas anuales incluida su apartado b), no hace sino adaptar la
terminología de la norma a la legislación mercantil vigente.
55.
En cuanto a la regulación de los presupuestos de los Consorcios y las
Fundaciones del sector público de la Comunidad Autónoma, el proyecto resulta
igualmente respetuoso con la delegación parlamentaria, dotando a los primeros,
de acuerdo con su naturaleza, del mismo régimen presupuestario aplicable
actualmente a los organismos autónomos administrativos. En cuanto a las
Fundaciones del sector público, se propone la aplicación de mismo régimen que a
las sociedades públicas, lo que resulta igualmente coherente con la naturaleza
jurídico-privada de ambas instituciones.
56.
Para ello, se han incorporado a estos entes en todos aquellos artículos del
proyecto en los que la vigente norma hace referencia en esta materia a los
organismos autónomos administrativos y a las sociedades públicas
respectivamente.
57.
Por lo demás, el texto se adecua a las Directrices para la elaboración de
proyectos de Ley, Decretos, Órdenes y Resoluciones, aprobadas por el Consejo
de Gobierno con fecha 23 de marzo de 1993. Cabe únicamente mencionar que
en segundo párrafo de la parte expositiva, se refiere al Decreto Legislativo
1/1997, cuando en realidad debe y quiere referirse sin duda al Decreto Legislativo
1/1994, de 27 de septiembre.
Dictamen 114/2011
Página 12 de 13
CONCLUSIÓN
La Comisión dictamina que, dentro del plazo otorgado por la ley delegante, puede
elevarse al Consejo de Gobierno para su aprobación el proyecto de Decreto
Legislativo de referencia, para su posterior comunicación al Parlamento Vasco.
Dictamen 114/2011
Página 13 de 13
Descargar

DICTAMEN Nº: TÍTULO: Consulta 129/2011

CONCEPTO DE TECNICA LEGISLATIVA:

CONCEPTO DE TECNICA LEGISLATIVA:

Sociedad y EstadoTécnica legislativaEstado y DerechoFunciones del EstadoClasificación de las funciones estatalesLa sumisión del Estado al DerechoFunción legislativa

Organigrama de la estructura del gobierno colombiano

Organigrama de la estructura del gobierno colombiano

Organigrama del Ministerio del InteriorEstructura gubernamentalPresidenciaDerecho Constitucional de Colombia

EL PROCESO ADMINISTRATIVO

EL PROCESO ADMINISTRATIVO

Adminstración pública en MéxicoPrincipios de delegación, control y direcciónDerecho AdministrativoBurocracia

Técnicas para el diseño de presupuestos

Técnicas para el diseño de presupuestos

Proceso administrativoInvenciones permanentesBase ceroPresupuesto de operación y financieroControl presupuestalMaestro