LAS CORTES DE
LEGISLATIVA.
CÁDIZ:
CONSTITUCIÓN, COMPOSICIÓN
Y OBRA
CONSTITUCIÓN:
En mayo de 1808, en plena Guerra de la Independencia, la Junta Suprema Central
convocó unas cortes extraordinarias. No obstante, estas cortes tardaron bastante tiempo en
formarse y reunirse por culpa de las dificultades de la guerra. De hecho, muchas provincias no
pudieron enviar diputados y, finalmente, la mayoría de éstos resultaron ser de Cádiz y
alrededores y también de las colonias americana. El ambiente liberal de la ciudad influyó en que
gran parte de los elegidos simpatizara con las ideas liberales.
Las cortes se reunieron por primera vez en 1810 y ya en las primeras sesiones los
diputados liberales obtuvieron un gran triunfo: gracias en parte a la actuación de Muñoz
Torrero, se aprobó la existencia de una sola cámara y se reconoció la soberanía nacional; así, de
un plumazo quedaba abolido el Antiguo Régimen.
COMPOSICIÓN:
En cuanto a la composición de las Cortes de Cádiz, nada menos que un tercio de sus
representantes eran clérigos. También había algunos miembros de la nobleza (aunque casi
ninguno de la alta nobleza), así como un número importante de abogados, funcionarios y
militares. No había artesanos ni obreros ni campesinos; más bien abundaba la clase media de las
ciudades.
Aunque en esta época aún no había partidos políticos en España, muy pronto en las
cortes pudieron distinguirse tres grupos:
-Absolutistas: querían mantener el Antiguo Régimen.
-“Jovellanistas”: deseaban modernizar España pero que el
rey siguiera teniendo
grandes poderes.
-Liberales “doceañistas”: (Muñoz Torrero, por ejemplo) pretendían acabar con el
absolutismo y establecer en España el sistema liberal.
OBRA LEGISLATIVA.
Poco a poco, estas cortes fueron aprobando una serie de leyes que trataban de acabar
con el Antiguo Régimen:
-Establecieron la libertad de imprenta.
-Suprimieron la Inquisición.
-Acabaron con el poder de juzgar a los campesinos, propio de los señores feudales.
-Autorizaron la venta de tierras del estado que estaban sin cultivar.
-Suprimieron los gremios.
Por último, el diecinueve de marzo de 1812 fue promulgada la primera constitución que
ha tenido España. Se trata de una de las constituciones más avanzadas y “modernas” de la época
(si bien es conservadora en algunos aspectos como el religioso). En ella el soberano ya no es el
rey sino la nación y se suprime el absolutismo: de ahora en adelante el poder legislativo
pertenecerá a las cortes, el poder judicial a los jueces, y sólo el poder ejecutivo será ejercido por
el monarca. Además, al ciudadano se le reconocen una serie de derechos: libertad de imprenta,
propiedad privada, igualdad ante la ley, enseñanza privada pública y gratuita… No obstante, la
constitución es más conservadora en el tema de la religión, pues el catolicismo sigue siendo la
confesión oficial. Por último, se adopta el sufragio universal masculino e indirecto.
En resumen, es una constitución más avanzada y progresista que la de la Revolución
Francesa. Es, además, la más larga de nuestras constituciones. No obstante, estuvo muy poco
tiempo en vigor, pues el regreso de Fernando VII lo impidió. Sólo al morir este rey acabó en
España el Antiguo Régimen, y se estableció el liberalismo, aunque en su versión más
conservadora.
2. La Guerra de la Independencia: causas, desarrollo y consecuencias.
La Guerra de La Independencia fue un hecho de enorme trascendencia para la historia
española. En ella los estamentos privilegiados fueron incapaces de hacer frente al enemigo
francés mientras que el pueblo, la burguesía y las clases medias se crecieron y acabaron
tomando en buena medida el mando de la situación. Así, esta guerra fue el principio del fin del
Antiguo Régimen. Los acontecimientos que precedieron a la guerra fueron los siguientes:
-En 1788 Carlos IV subió al trono. Como su reinado coincidió con la Revolución
Francesa este rey, temiendo un peligroso contagio revolucionario, paró todas las reformas
ilustradas de su padre y apartó del gobierno a los ministros de éste (Floridablanca, Jovellanos,
etc.).
-En 1799 Napoleón iniciaba una política imperialista destinada a conquistar Europa. En
España el poder había recaído en Manuel Godoy, un personaje odiado por todos y nefasto para
la historia de España, que, sin embargo, logró tener en sus manos la voluntad del rey y de la
reina. Por miedo a una posible invasión francesa, Godoy pactó a principios del siglo XIX con
Napoleón, de modo que las tropas españolas ayudaron a éste en la batalla de Trafalgar, lo que
hizo a nuestro país sufrir una gran derrota. Poco después Godoy firmó con Napoleón el Tratado
de Fontainebleau: España permitía que las tropas francesas entraran en nuestro territorio para
invadir Portugal. A cambio, una vez conquistado, el país vecino sería repartido entre Francia y
España. Desgraciadamente, al permitir la entrada de un ejército extranjero, Godoy le estaba
entregando su propio país al enemigo.
-En 1808 las tropas francesas se habían adentrado ya en España, lo cual era
prácticamente una invasión. Temiéndose lo peor, Carlos IV abandonaba Madrid para trasladarse
al sur. Este hecho fue aprovechado por la nobleza palaciega para rebelarse en Aranjuez contra el
rey, enormemente desprestigiado, exigiendo que Godoy fuera depuesto y que Carlos IV
abdicara en su hijo Fernando. Al monarca no se le ocurrió otra cosa que pedir ayuda a
Napoleón. Éste vio lo débil que era la monarquía española y se reafirmó en su intención de
invadir España. Pidió a padre e hijo que acudieran a Francia y, una vez allí, obligó a ambos a
abdicar y a darle el trono a su propio hermano, José Bonaparte. La conquista se había hecho,
pues, de una forma aparentemente legal y pacífica. Lo curioso es que José Bonaparte resultó ser
un rey asombrosamente bueno para España: desamortizó buena parte de las tierras del clero,
acabó con los mayorazgos y con el régimen señorial, estableció la igualdad ante la ley de todos
los españoles y abolió la Inquisición (Estatuto de Bayona). A pesar de sus buenas intenciones, el
pueblo español siempre lo odió por su condición de extranjero e invasor.
-El dos de mayo de 1808 estalló en Madrid un motín popular contra los franceses.
Aunque fue duramente reprimido, a los pocos días la rebelión se había extendido por toda
España, y el alcalde de la localidad de Móstoles declaraba oficialmente la guerra a los franceses.
Nuestro país sufría, sin embargo, un vacío de poder: los reyes españoles estaban “prisioneros”
en Francia, el ejército era incapaz de hacer frente a las tropas enemigas y las clases privilegiadas
se mostraban también inútiles ante la situación. Así, fue el propio “pueblo” quien actuó y
organizó la resistencia: en todas las ciudades o pueblos de cierta importancia se organizaban
juntas locales, que a su vez se ponían a las órdenes de su Junta Provincial y de la Junta Suprema
Central, de carácter nacional. Estas juntas las formaban los notables de las ciudades: campesinos
acomodados, burgueses, gentes de profesión liberal, miembros del clero y también algunos
nobles ilustrados. Pero la vieja nobleza tradicional, con sus viejas costumbres y su mentalidad
feudal,quedó en un segundo plano cuando no fuera de juego. Ésta es una guerra distinta, donde
distintos grupos sociales se unen contra un mismo enemigo y donde, además, el pueblo tiene
una importantísima participación luchando mediante guerrillas.
Salvo unos pocos afrancesados (en general, intelectuales que pensaban que sólo de
Francia podían llegarnos la libertad y el progreso), todo el país se une, como hemos dicho,
contra el enemigo francés. Sin embargo, el llamado “Frente Patriótico” abarca a personas con
ideas muy distintas: desde absolutistas que quieren que continúe al Antiguo Régimen, hasta
burgueses e intelectuales que pretenden acabar del todo con el feudalismo. Por su parte, el
pueblo llano, muy ignorante, apenas tiene una ideología clara, pero idealiza al rey Fernando, y
desea que vuelva.
Napoleón siempre pensó que la conquista de España iba a ser algo rápido y muy fácil.
Pero la situación se le complicó porque durante meses Zaragoza y Barcelona resistieron,
impidiendo el avance francés por todo el Levante. Por otra parte, en julio de 1808 el ejército
invasor fue derrotado en Bailén, lo que impidió que los franceses tomaran Andalucía. Ante esto,
el propio Napoleón llegó con refuerzos a España en otoño y logró conquistar Madrid.
Teóricamente ya tenía dominado el país, pero la población siguió hostigando al invasor en todo
el territorio mediante guerrillas.
A partir de 1812 las cosas empezaron a ir mal para el emperador: la campaña de Rusia
le tenía totalmente ocupado. Además, las fuerzas españolas habían pedido ayuda, y un ejército
británico, perfectamente equipado y de concepción muy moderna, al mando del general
Wellington, se había presentado en la península para ayudar a españoles y portugueses.
Finalmente, en 1813, Napoleón, viéndose incapaz de luchar en varios frentes a la vez, decidió
abandonar la península.
Pero a la vez que España luchaba contra los franceses, las fuerzas rebeldes movían sus
hilos e iban desmantelando toda la estructura del Antiguo Régimen. Ya hemos visto que al
empezar la guerra el Frente Patriótico se organizó en Juntas Provinciales, que a su vez
obedecían a una Junta Suprema Central. Esta última desde el principio reconoció a Fernando
como legítimo rey de España. Posteriormente, Napoleón llegó con su ejército y logró controlar
la mayor parte de la península. En 1810 Cádiz era una de las pocas ciudades que aún se resistía
al enemigo y allí se trasladó la Junta Suprema Central. A fin de formar un nuevo gobierno
español legítimo, esta Junta consiguió, después de mucho tiempo, convocar las cortes y formar
una regencia de cinco miembros.
Sin embargo, éstas no fueron las típicas cortes al estilo medieval (es decir, divididas en
tres estamentos). No se contó un voto por estamento porque en ellas existió una cámara única,
donde tanto valían los votos de los privilegiados como los de los no privilegiados. Además,
Cádiz había sido siempre una ciudad muy liberal en cuanto a ideas políticas. Eso y el ambiente
de la guerra hicieron que las gentes con ideas más liberales cobraran fuerza como diputados en
las cortes.
Las Cortes de Cádiz lograron promulgar, en 1812, la primera de las constituciones que
ha tenido España. Aunque los diputados liberales tuvieron gran influencia en esta constitución,
también había en las cortes diputados absolutistas a los que hubo que contentar en ciertas cosas:
así, la Constitución de 1812 acabó dando a la religión católica muy amplios derechos. Por lo
demás, fue la más avanzada de las constituciones de la época, además de ser una de las
primeras. En ella se reconocía la libertad de imprenta, la igualdad ante la ley, la libertad civil y
el derecho a la propiedad. La monarquía se veía notablemente limitada, se convertía en
parlamentaria. A las cortes le correspondían amplios poderes y la justicia se hallaba
exclusivamente en manos de los tribunales. Finalmente, la Constitución proclamaba la
Soberanía Nacional y el sufragio universal masculino pero indirecto. Esta constitución fue el
primer paso para desmantelar, por tanto, el sistema feudal y el Antiguo Régimen.
Descargar

LAS CORTES DE CÃ DIZ

GUERRA DE LA INDEPENDENCIA ESPAÑOLA (1808 − 1814)

GUERRA DE LA INDEPENDENCIA ESPAÑOLA (1808 − 1814)

NapoleónCortes de CádizHistoria de España del siglo XIXInvasión napoleónicaGodoy

Las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812

Las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812

FranciaReformasIlustradosGobiernoLeyesLibertadPrensaSociedadIdeologíaRegencia

Constitución de 1812

Constitución de 1812

Cortes de CádizHistoriaDerecho EspañolLegislación españolaConstituciones democráticas

Bloque 9 Antecedentes:

Bloque 9 Antecedentes:

Guerra de la independenciaLiberalismoCortes de CádizRevolución políticaConflicto militarSoberanía nacionalSeparación de poderesAbsolutismoConstitución de 1812Fernando VII

Procesos históricos contemporáneos de España

Procesos históricos contemporáneos de España

Guerra de la Independencia españolaAfrancesadosReformistasLevantamiento del 2 de mayoFernando VIIConstitución española de 1812Siglo XIXHistoria contemporánea españolaNapoleón Bonaparte

Con el tratado de Fountainebleau, en 1807, Carlos IV daba... para   que   entrara   a ...

Con el tratado de Fountainebleau, en 1807, Carlos IV daba... para que entrara a ...

Historia de EspañaSiglos XVIII y XIXCortes de CádizJosé BonaparteConstitución 1812

Proceso revolucionario de Cádiz

Proceso revolucionario de Cádiz

Cortes de CádizPensamiento liberalConstitución de 1812Historia de España del siglo XIXLiberalismo español

Crisis española de 1808

Crisis española de 1808

LiberalismoCortes de CádizJuntas de GobiernoGodoyGuerra de la independenciaAfrancesadosRevolución FrancesaAbsolutismoConstitución de 1812Fernando VIICarlos IVCrisis del Antiguo RégimenEjército napoleónicoMotín de Aranjuez

La crisis del Antiguo Régimen. Guerra y revolución (1788-1814)

La crisis del Antiguo Régimen. Guerra y revolución (1788-1814)

Historia de EspañaCortes de CádizCarlos IVGodoy